En un hito para la medicina, cirujanos estadounidenses trasplantaron el corazón de un cerdo en un paciente humano, en el hospital de Maryland, quien informó que el receptor se encuentra en buen estado tres días después de la cirugía experimental.

Si bien es demasiado pronto para saber si la operación funcionará en realidad, sí representa un hito en una cruzada de varias décadas por trasplantar algún día órganos de origen animal para salvar vidas humanas.

Doctores del Centro Médico de la Universidad de Maryland señalaron que el trasplante demostró que el corazón de un animal genéticamente modificado puede funcionar en el cuerpo humano sin que se presente un rechazo inmediato.

El paciente, David Bennett, de 57 años, sabía que no había garantía alguna de que el experimento funcionara, pero se estaba muriendo, no era elegible para recibir un corazón humano y no tenía más opciones, dijo su hijo en entrevista con la agencia The Associated Press.

«Era morir o someterme a este trasplante. Quiero vivir. Sé que las posibilidades son bajas, pero es mi última opción», dijo Bennett un día antes de la cirugía, según el comunicado difundido por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

Existe una enorme escasez de órganos humanos donados para trasplantes, lo que ha llevado a los científicos a intentar descifrar la manera de utilizar órganos de animales en su lugar. El año pasado se realizaron poco más de 3,800 trasplantes de corazón en Estados Unidos, una cifra récord, según United Network for Organ Sharing (UNOS), organismo que supervisa al sistema nacional de trasplantes.

Cabe señalar que los intentos previos de este tipo de trasplantes, conocidos como xenotrasplantes, han fracasado, en buena medida porque el cuerpo de los pacientes rechaza rápidamente los órganos animales. Uno de los casos más conocidos se registró en 1984, cuando la bebé Fae, una niña que agonizaba, sobrevivió 21 días con el corazón de un babuino.

La diferencia en esta ocasión es que los cirujanos de Maryland utilizaron el corazón de un cerdo que fue sometido a edición genómica para retirarle un azúcar de las células responsables del rechazo casi inmediato de órganos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados (FDA), que supervisa los experimentos de xenotrasplantes, dio luz verde a la cirugía con una autorización de emergencia por «uso compasivo», la cual se aplica cuando el paciente no tiene más opciones.

Apenas en septiembre pasado, investigadores de Nueva York realizaron un experimento que dejaba entrever que este tipo de cerdos podrían facilitar los trasplantes de animales a humanos. Los doctores conectaron temporalmente el riñón de un cerdo a un cadáver humano y vieron que comenzó a funcionar.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario