El gobierno de Estados Unidos llevó a cabo este martes su primera ejecución federal en 17 años, la de Daniel Lewis Lee, condenado por matar a una  familia de Arkansas como parte de una conspiración supremacista.

En 1996, Lee y otros cuatro miembros de una organización supremacista mataron al traficante de armas William Mueller, su mujer y la hija de ambos, de tan solo 8 años. De acuerdo con la Fiscalía, robaron armas y 50,000 dólares en efectivo para coadyuvar a sus planes de establecer una nación blanca.

Lee, que fue condenado a pena de muerte en 1999, finalmente ha sido ejecutado esta mañana, poco después de las 08:00 hora local, con una inyección letal en la prisión federal de Terre Haute, en Indiana.

«Yo no lo hice», dijo Lee antes de ser inyectado. «He cometido muchos errores en mi vida, pero no soy un asesino. Están matando a  un hombre inocente», fueron sus palabras según informa la cadena estadounidense NBC.

Y aunque Lee debía haber sido ejecutado ayer, la jueza federal Tanya S. Chutkan, del Distrito de Columbia, suspendió la ejecución al aceptar una demanda contra los nuevos protocolos de ejecución de la Administración de Donald Trump.

Chutkan coincidió con los demandantes en que los nuevos protocolos podrían suponer una violación de la Octava Enmienda de la Constitución, que prohíbe expresamente las «penas crueles», debido a que la droga utilizada ahora para las ejecuciones de presos «produce sensación de ahogamiento y asfixia» provocando «dolor excesivo, terror y pánico».

Sin embargo, el Departamento de Justicia apeló y la Corte Suprema decidió, por cinco votos a favor y cuatro en contra, que debía procederse a la ejecución de Lee porque «los demandantes no han establecido que puedan tener éxito en sus demandas sobre la Octava Enmienda». Lee fue ejecutado apenas 31 minutos después de la resolución.

«Esta mañana, en la primera ejecución federal en 17 años, Daniel Lewis Lee fue ejecutado por inyección letal (…) Lee finalmente enfrentó la justicia que merecía», indicó el Fiscal General de los Estados Unidos, William P. Barr.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario