Tag

Estados Unidos

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) consideró positivo que por primera vez se use el mecanismo rápido del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para asuntos laborales tras una demanda de los trabajadores de General Motors en México.

Cuestionado sobre este asunto, López Obrador dijo que de inmediato se va a responder a la petición de Estados Unidos.

«Porque es parte en efecto del tratado, es algo bueno, porque antes el tratado no contemplaba la situación laboral y ahora el tratado contempla de que los trabajadores tiene que recibir salarios justos y prestaciones, pero además que tienen que elegir libremente y también de manera democrática a sus representantes sindicales», dijo.

AMLO dijo que si en una empresa que «exporta» a Estados Unidos hay «malos tratos a los trabajadores» y no «se están pagando salarios justos y no hay democracia, se tiene que intervenir».

Indicó que se establece un diálogo de gobierno a gobierno y se le pide a la empresa que cumpla con sus obligaciones laborales.

Y es que el gobierno de Estados Unidos pidió a nuestro país, a través de un mecanismo del T-MEC, que investigue los informes sobre posibles violaciones graves de los derechos de los trabajadores de una planta de General Motors en Guanajuato.

Esta petición se hizo a través de la Oficina del Representante de Comercio (USTR), organismo encabezado por Katherine Tai.

Por su parte, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) informó que el pasado 20 y 21 de abril, en la planta de General Motors de Silao, Guanajuato, se realizó el evento de consulta para la legitimación de su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT).

«En el marco de este proceso, la STPS acreditó diversas causales de invalidez de la consulta, incluyendo irregularidades graves que fueron determinantes para su desarrollo y para el resultado de la votación», dijo la dependencia a través de un comunicado.

Por ello se declaró la nulidad del procedimiento y ordenó al sindicato reponerlo en un plazo improrrogable de 30 días naturales.

«A través de la implementación de estas medidas, la STPS ratifica su compromiso en reparar la afectación a los derechos de democracia sindical y negociación colectiva, y hacer valer los principios establecidos en la Constitución, en la Ley Federal del Trabajo y en los convenios y tratados internacionales que México ha suscrito en materia laboral», concluyó el boletín.

En tanto, Katherine Tai dijo este miércoles que se aliará con el gobierno de nuestro país para tratar de evitar una feroz competencia salarial para los trabajadores estadounidenses y mexicanos.

Tai dijo ante el Comité de Finanzas del Senado que utilizará las nuevas disposiciones laborales específicas para las fábricas que están contempladas en el T-MEC para abordar los problemas laborales en México.

«Este uso del mecanismo de respuesta rápida demuestra que actuaremos cuando a los trabajadores en ciertas instalaciones se les nieguen sus derechos bajo las leyes necesarias para cumplir con las obligaciones laborales de México», dijo Tai.

Este caso coincide con la primera denuncia laboral que se presenta contra México en Estados Unidos bajo el T-MEC por parte de la AFL-CIO, la central obrera más grande de Estados Unidos.

La petición de la AFL-CIO establece que a los trabajadores de la planta de autopartes Tridonex en Matamoros se les negó representación sindical independiente en violación del tratado. Según se ha reportado, cientos de trabajadores han buscado desde 2019 ser representados por un nuevo sindicato que encabeza la activista y abogada Susana Prieto.

Prieto ha denunciado que cerca de 600 trabajadores de Tridonex fueron despedidos el año pasado, los cuales apoyaban la formación del nuevo sindicato, por lo que dichos despedidos han sido señalados como represalia.

La empresa matriz de Tridonex es Cardone Industries, que tiene sede en Filadelfia, y es controlada por la canadiense Brookfield Asset Management.

La aprobación de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se desplomó 22 puntos tras lo ocurrido en la línea 12 del Metro, que hasta el momento ha dejado 26 muertos y más de 90 heridos.

Según la más reciente encuesta de El Financiero, la aprobación de Sheinbaum pasó del 71% que registraba en abril al 49% en mayo, es decir, una caída de 22 puntos en solo 30 días. La desaprobación de la mandataria capitalina subió al pasar del 26% al 49% en el mismo periodo.

A pesar del desplome de la popularidad de Sheinbaum, el 45% de los encuestados considera que el principal responsable del accidente es el actual canciller, Marcelo Ebrard, quien era Jefe de Gobierno de la capital cuando se inauguró la línea en 2012.

El 21% de los entrevistados apunta como responsable a Miguel Ángel Mancera, sucesor de Ebrard; mientras que solo un 14% cree que Sheinbaum Pardo es la responsable de los hechos; el 13% no sabe y el 7% apunta a otro responsable.

Fue el pasado 3 de mayo, cuando viga del viaducto elevado de la línea 12 del Metro, entre la estaciones Olivos y Tezonco, colapsaron provocando la caída de un tren con pasajeros que quedó encallado en forma de «V».

Sobre la respuesta que se dio al percance, el 47% de los encuestados considera que Sheinbaum actuó mal o muy mal, mientras que el 29% cree que lo hizo bien o muy bien; el 22% opinó que ni bien ni mal.

Sobre lo que viene en relación a la tragedia, el 60% prevé que la tragedia quedará impune, el 33% opina que habrá un castigo a los responsables y el 7% no lo sabe.

Sobre las condiciones en que funciona el Metro, uno de los más transitados del mundo con cerca de 5 millones de usuarios al día, el 81% de los encuestados considera que el mantenimiento es malo o muy malo, y solo el 6% defiende que es bueno o muy bueno.

Además, el 76% critica que la condición de sus instalaciones es mala o muy mala, mientras el 10% la considera buena o muy buena.

Recordemos que el 82.7% de los mexicanos considera que la tragedia del Metro fue por una «negligencia» de las autoridades, según un sondeo de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

Fuente: El Financiero

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony Blinken, admitió este viernes ante la ONU que varias acciones de su país durante los últimos años han minado el orden internacional, pero prometió que el gobierno de Joe Biden actuará para repararlo.

«Sé que algunas de nuestras acciones en años recientes han minado el orden basado en normas y han llevado a otros a cuestionar si aún estamos comprometidos con él», señaló Blinken en un discurso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El jefe de la diplomacia estadounidense pidió que ese compromiso se juzgue por las acciones que el gobierno de Biden está tomando en el ámbito internacional, entre las que destacó el regreso al Acuerdo de París sobre el clima, su continuidad en la Organización Mundial de la Salud (OMS), sus planes para volver al Consejo de Derechos Humanos de la ONU o sus negociaciones para volver a cumplir con el acuerdo nuclear con Irán.

Todas ellas son medidas que deshacen pasos dados por la Administración de Donald Trump, a la que Blinken evitó mencionar directamente.

El secretario de Estado destacó también el apoyo de su país a la plataforma COVAX para facilitar vacunas contra la covid-19 a todos los países y cómo Estados Unidos está afrontando con «humildad y transparencia» los problemas internos de su democracia, sin tratar de esconderlos del resto del mundo.

«Seguimos teniendo profundas diferencias entre los Estados miembros de la ONU y dentro de este Consejo, pero Estados Unidos no escatimará ningún esfuerzo para buscar terreno común con cualquier país que cumpla con su compromiso con el orden que fundamos juntos y que debemos defender y revitalizar juntos», señaló Blinken.

El responsable estadounidense de Exteriores insistió en la necesidad de más cooperación internacional y advirtió que el orden global en vigor desde la creación de Naciones Unidas, tras la Segunda Guerra Mundial, está en peligro.

«El nacionalismo está resurgiendo, la represión crece, las rivalidades entre países se están haciendo más profundas y los ataques contra un orden basado en normas se están intensificando», apuntó.

El gobierno federal envió una queja formal a Estados Unidos por financiar a las organizaciones Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Artículo 19, que según lo que informó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), son «opositoras y golpistas».

El mandatario confirmó este viernes que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) envió una nota diplomática ayer a la Embajada de Estados Unidos en nuestro país, previo a la reunión virtual de este viernes con la vicepresidenta de ese país, Kamala Harris.

«Es un acto de intervencionismo que viola nuestra soberanía, entonces por eso estamos pidiendo que nos aclaren, por qué un gobierno extranjero no puede entregar dinero a grupos políticos de otro país, la Constitución nuestra lo prohíbe», dijo AMLO.

La queja ocurre luego de que ayer jueves, en su conferencia matutina, le fuera informado el tema por la reportera de Contralínea, revista que documentó que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) donó 25.7 millones de pesos a MCCI de 2018 a 2020.

AMLO recordó que el fundador de MCCI es el empresario Claudio X. González, quien por años se ha posicionado en contra del movimiento que encabeza el morenista, además de que promovió la creación del movimiento ‘Sí por México’, que agrupa a organizaciones y partidos que se oponen al actual gobierno federal.

El presidente exhibió las presuntas facturas que demuestran que MCCI recibió 50 millones de pesos de USAID de 2018 a la fecha, además de 29.3 millones de pesos para Artículo 19, «una asociación que lo ataca».

«No se puede recibir dinero de otro país para propósitos políticos, es traición a la patria. Es injerencia, es intervencionismo y es promover el golpismo», enfatizó López Obrador.

El mandatario calificó de «práctica equivocada» el financiamiento de grupos «opositores» por parte de Estados Unidos, aunque descartó que el país vecino promoviese un golpe de Estado en nuestro país, a pesar de insistir que las asociaciones son «golpistas».

El mandatario aclaró que la nota diplomática es para pedir información sobre los recursos. «Imagínense, dinero de la Embajada de Estados Unidos para pagar la propaganda en contra nuestra, ahí tendrían que aclarar a quién le han entregado ese dinero con transparencia, decir a dónde han destinado ese dinero», manifestó.

El mandatario descartó abordar la queja con la vicepresidenta Harris, con quien se reunió de forma virtual esta mañana para abordar el tema migratorio antes de su visita presencial a México el 8 de junio.

«No (tensa el encuentro) porque es otro tema, es otra agenda completamente distinta, esto es porque salió ayer aquí y nos llamó la atención, ya van dos veces que esta revista plantea cosas que yo no conocía, es una muy buena revista», indicó.

En un posicionamiento que difundió en sus redes sociales, MCCI dijo que los señalamientos que el presidente lanzó desde la mañana de ayer, demostraban el «grave desconocimiento» sobre el sistema de la cooperación internacional. Reiteraron la absoluta legalidad con que se han conducido en su trabajo.

«Rechazamos enérgicamente el uso de conceptos como injerencismo, intervencionismo o golpismo, proferidos desde el Palacio Nacional, para descalificar nuestro trabajo. Nuestro compromiso con la sociedad mexicana y con la democracia es inamovible y pedimos que cese el ataque que se ha vuelto ya una constante en el discurso oficial», aclaró MCCI.

El consejo asesor de contenido de Facebook, un órgano independiente que vigila lo que se publica en la red social y sus consecuencias, avaló este miércoles el cierre de la cuenta del expresidente de los Estados Unidos Donald Trump, alegando que con sus mensajes «creó un ambiente donde había un grave riesgo de violencia».

Facebook cerró la cuenta de Trump después de que éste alentara a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio el 6 de enero, con un polémico discurso en el que el magnate neoyorquino puso en duda la legitimidad del triunfo del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

En un primer momento, se trató de una medida temporal, pero esta se hizo definitiva al día siguiente, después de que los seguidores de Trump asaltaran la sede del poder legislativo estadounidense. El consejo asesor de contenido tenía la última palabra y, con una decisión vinculante, ha descartado una posible reapertura de la cuenta.

«El consejo ha concluido que, al mantener una narrativa sin fundamento sobre el fraude electoral y reiterados llamamientos a la acción, Trump creó un ambiente donde era posible un grave riesgo de violencia», han determinado los expertos, que ven un riesgo «claro e inmediato» en los mensajes que publicó a principios de enero el aún presidente.

Sin embargo, el panel indicó que «no fue apropiado que Facebook impusiera una pena indeterminada y estandarizada de suspensión indefinida» por lo que llamó a la plataforma a «revisar este asunto para determinar y justificar una respuesta proporcionada» en los próximos seis meses.

Señaló que la compañía impuso inapropiadamente una suspensión indeterminada sin estándares claros. Así, ordenó a Facebook determinar una respuesta que sea consistente con las reglas aplicadas a otros usuarios de la plataforma.

«Facebook dejó la suspensión indefinida y remitió todo el asunto a la junta de supervisión, aparentemente esperando que la junta hiciera lo que no había hecho», dijo Michael McConnell, copresidente del organismo, durante una conferencia de prensa después de publicar su decisión.

McConnell agregó: «Las sanciones indefinidas de este tipo no pasan la prueba internacional o estadounidense en cuanto a claridad, consistencia y transparencia».

El de Facebook no fue el único veto sufrido por Trump, que también se quedó fuera de Twitter, una red social que utilizó antes y después de llegar a la Casa Blanca para ampliar el alcance de sus mensajes e incluso realizar anuncios públicos de índole política.

Tras conocerse la decisión del consejo asesor, Donald Trump reiteró sus denuncias sobre el supuesto fraude en las elecciones.

«Si el cobarde e incapaz líder de la minoría (republicana en el Senado) Mitch McConnell… hubiera batallado para exponer toda la corrupción que apareció en aquel momento, y con más hallazgos desde entonces, hubiéramos tenido un resultado muy diferente» de la elección presidencial de noviembre, dijo Trump en un comunicado divulgado por su oficina.

Trump, quien ha dicho que sí contempla postularse nuevamente a La Casa Blanca, repitió que hay abundantes pruebas de fraude electoral e instó a sus seguidores «a no rendirse jamás».

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, visitará México el próximo 8 de junio, según informó este miércoles el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“Sí, va a estar en México creo que el 8 de junio, pasando las elecciones” intermedias del 6 de junio, expresó el mandatario en su rueda de prensa matutina, aunque no ofreció mayores detalles.

Destaca que con lo informado, la demócrata sí esperara a que concluya la jornada electoral para visitar México pese a ser la migración un tema de gran interés para ambos países, a diferencia de la visita que López Obrador hiciera a Estados Unidos en el marco de la contienda que dicho país vivía, y que se justificó con la importancia que el TMEC tenía para la región.

La visita presencial de Harris ocurrirá después de un primer encuentro virtual que tendrá lugar este viernes entre la vicepresidenta y el mandatario, quienes han informado que discutirán temas como la migración y las propuestas para enfrentar dicha problemática.

López Obrador insistirá a la vicepresidenta que Estados Unidos apoye la ampliación a Centroamérica de dos de los programas sociales más emblemáticos de su gobierno: Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Recordemos que López Obrador propuso Sembrando Vida al presidente Joe Biden en el marco de la Cumbre de Líderes sobre el Clima; sugirió que los beneficiarios accedan después de 3 años a visas temporales para trabajar en Estados Unidos con la posterior opción de residencia o ciudadanía.

“Ya Canadá tiene un buen programa de visas temporales porque Canadá, y sobre todo Estados Unidos, necesita la fuerza de trabajo de México y de Centroamérica, entonces es ordenar y dar esta opción, esta alternativa”, argumenta el mandatario.

Estas declaraciones de AMLO se producen un día después de la reunión bilateral con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, con quien firmó un acuerdo de intención para ampliar a ese país dichos programas sociales.

«Platiqué ampliamente con el presidente de Guatemala, él también expresó su apoyo para que Estados Unidos invierta en Centroamérica, que se ayude a los países centroamericanos que quedaron muy mal, devastados, por inundaciones, hay mucha necesidad, mucha pobreza», dijo López Obrador.

López Obrador ha insistido en que sus proyectos ayudarán a aliviar la creciente ola migratoria de la región, reflejada en las cifras récord de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza Estadounidense (CBP), que reportó 172,000 indocumentados detenidos en marzo.

«Entender que no es mala la migración, las naciones más prósperas del mundo se han hecho con migrantes y la mejor enseñanza, o el mejor ejemplo, es Estados Unidos, esa gran nación se construyó con migrantes, entonces no se va a resolver esto con medidas coercitivas», remató el presidente.

México se consolidó como el primer socio comercial de Estados Unidos en los primeros tres meses del año con un récord de exportaciones de casi 33,400 millones de dólares en marzo, según datos oficiales de ambos países.

«México se mantuvo como el principal socio comercial de Estados Unidos durante el primer trimestre de 2021 con un comercio total de 153,906 millones de dólares», informó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía (SE).

El intercambio con México representó 14.8% del comercio de Estados Unidos con el resto del mundo de enero a marzo, detalló la funcionaria.

Esto coloca a México por encima de Canadá, que representó el 14.5% del comercio de Estados Unidos con 150,825 millones de dólares, y de China, con 14.3% del intercambio y 148,181 millones de dólares, añadió la SE.

En total, México exportó un valor de 89,868 millones de dólares a Estados Unidos en el primer trimestre de 2021 e importó 64,037 millones de dólares. Esto representa un aumento anual de 2.71% frente a las exportaciones de 87,496,5 millones de dólares en los tres primeros meses de 2020, y también un crecimiento de 6.23% en las importaciones provenientes de Estados Unidos.

En particular, las importaciones de productos mexicanos en Estados Unidos alcanzaron casi 33,399 millones de dólares en marzo, «las más altas en la historia», detalló por su parte el Buró del Censo de Estados Unidos.

En contraste, las exportaciones estadounidenses a México alcanzaron cerca de 23,508 millones de dólares en marzo, por lo que México consiguió un superávit de casi 9,890 millones de dólares.

En todo 2020, México recibió más de 212,671 millones de dólares de importaciones estadounidenses y exportó cerca de 325,394 millones de dólares, con un superávit cercano a los 112,722 millones de dólares.

Las cifras se revelan cuando está por cumplirse un año de la entrada en vigor, el 1 de julio, del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Estados Unidos se marcó el objetivo de lograr la vacunación completa de 160 millones de ciudadanos antes del 4 de julio, fecha en la que celebra su Día de la Independencia, y de que el 70% de los adultos del país, cerca de 230 millones, hayan recibido para entonces al menos una dosis.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también prometió aumentar los esfuerzos y la inversión pública para lograr que la vacuna llegue con más facilidad a las zonas rurales y para intensificar las campañas informativas que lleven a los que se niegan a vacunarse.

El presidente Biden pidió dejar a un lado las reticencias a la vacunación contra la COVID-19 y rechazó cualquier connotación política en la inmunización. «Vacunarse no es demócrata o republicano, la ciencia está detrás de las vacunas», dijo.

En su discurso en La Casa Blanca para anunciar la nueva fase de vacunación, Biden también reclamó que se sigan manteniendo las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para prevenir los contagios y ayudar, junto con las vacunaciones, a acabar con la pandemia.

El gobierno estadounidense prefirió no hablar de inmunidad de rebaño, pero entiende que alcanzarlas supondrá «empezar a acercarse a la normalidad», subrayaron altos funcionarios de la Administración.

Por otro lado, y en cuanto la Administración federal de Fármacos y Alimentos (FDA) lo autorice, como se espera en los próximos días, Biden instará a los estados a vacunar con celeridad a los adolescentes de entre 12 y 15 años para que tengan una dosis al menos antes del 4 de julio y estén completamente inmunizados para el regreso a clases en otoño próximo.

En este momento, según los datos del gobierno estadounidense, ya hay 105 millones de estadounidenses (el 31%) completamente vacunados y 147 millones (el 56%) que han recibido al menos una dosis.

El amplio ritmo de vacunación ha contribuido a la fuerte bajada de casos, hospitalizaciones y muertes por coronavirus, sobre todo entre las personas mayores: los decesos en este colectivo han bajado el 80% desde enero.

Con el objetivo que se marca hoy Biden, el porcentaje de totalmente inmunizados llegaría casi a la mitad de la población el 4 de julio, un 48%, y al 70% el de los que ya tienen al menos una dosis.

Según se ha explicado, se ordenará a la red de farmacias, unas 40,000, que vacunen sin cita previa y se anime a los estados a que permitan también la administración de la vacuna sin cita en los sitios que tengan habilitados.

Además, la Agencia Federal de Emergencias (FEMA) apoyará los centros locales y aumentará el número de unidades móviles para vacunar, que se dirigirán sobre todo a las zonas en las que el acceso es más complicado. Y habrá inversiones para facilitar el acceso a la vacuna.

Estados Unidos va a comenzar a reunir esta semana a algunas familias migrantes separadas durante el gobierno del expresidente Donald Trump, anunció este lunes el secretario de Departamento de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas.

Mayorkas indicó que cuatro madres que huyeron de «situaciones extremadamente peligrosas en sus países de origen» van a ser reunidas con sus hijos tras haber sido separados en la frontera entre Estados Unidos y México.

El funcionario celebró este avance después de que el gobierno de Joe Biden estableciera un equipo especialmente dedicado a rastrear a las familias y reunirlas, encabezado por el propio secretario.

«El grupo de trabajo ha realizado un progreso crítico en unos pocos meses y va a seguir trabajando sin descanso para darle a las familias la oportunidad de reunirse y sanar», indicó Mayorkas, que es el primer latino y el primer inmigrante en encabezar este Departamento que se ocupa, entre otras tareas, de la seguridad en la frontera.

La política de Trump de «tolerancia cero» a la inmigración irregular comenzó a ser aplicada en 2017 y fue anunciada formalmente en 2018.

Mediante la separación de las familias, en su mayoría centroamericanos huyendo de la violencia, el gobierno de Trump buscaba disuadir a los migrantes de que emprendieran el viaje hacia su país.

Su implementación, que se estima afectó a cerca de 5,000 menores, fue suspendida ante una ola de indignación nacional y mundial.

Mayorkas expresó su alegría ante el inicio del proceso de reunificación y por el hecho de que estas «cuatro madres puedan abrazar a sus hijos después de tantos años». El colaborador del presidente demócrata indicó que esto es sólo el «principio» del programa.

Recordemos que Joe Biden denunció la política de su predecesor como una «vergüenza moral y nacional».

No está claro cuántos niños todavía están lejos de sus padres, pero se estima que son cerca de 1,000. Muchos de ellos son originarios de zonas rurales y comunidades ubicadas en áreas montañosas de difícil acceso, una tarea logística complicada además por la pandemia.

El gobierno no clarificó si se va a permitir a las familias la residencia legal en Estados Unidos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este viernes que «pronto» se dará la reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos, cerrada desde el comienzo de la pandemia para la mayoría de actividades.

El mandatario fue cuestionado sobre la reciente alerta de viajes emitida por Estados Unidos que advertía de no viajar a México por la delincuencia existente en alguna regiones, así como por la situación de la pandemia en nuestro país.

«Hay muy buen ambiente en las relaciones con Estados Unidos», respondió López Obrador, quien reiteró que la próxima semana hablará con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, sobre el fenómeno migratorio.

Fue en ese punto donde adelantó que la «apertura de las fronteras se va a dar pronto, completa». Dijo que del lado estadounidense hay también la demanda de que se normalicen ya las relaciones y los intercambios completos. «No vemos que se prolongue mucho. Vamos a llegar pronto a un acuerdo».

Recordemos que el 21 de marzo de 2020, México y Estados Unidos acordaron cerrar su frontera para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos. El pasado 18 de marzo, coincidiendo con una nueva ola migratoria, México anunció que restringiría su tránsito terrestre también en su frontera sur, alegando que se debía frenar la propagación del coronavirus.

El pasado 20 de abril, el gobierno del presidente Joe Biden extendió una vez más, hasta el 21 de mayo, las restricciones de los viajes no esenciales por las fronteras con México y Canadá, como parte de las medidas para contener la pandemia de la covid-19.

En el marco de lo expuesto por el presidente López Obrador, se informó que el número de menores no acompañados detenidos por el servicio de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos en la frontera con México ha descendido casi un 84% desde el mes anterior, además de que ha descendido el tiempo de detención de los menores.

De acuerdo con estimaciones de La Casa Blanca compartidas con la cadena CNN, actualmente hay 954 menores bajo
custodia respecto a los 5,767 que se registraron en marzo pasado y el tiempo medio de retención es de 28 horas frente a los aproximadamente cinco días del mes anterior.

En marzo, la Patrulla Fronteriza detuvo a 18,663 menores no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México, según los datos de la agencia; unas cifras sin precedentes en las dos últimas administraciones de Trump y Barack Obama.

Entre los motivos de este repunte se encuentran la devastación que dejaron dos grandes huracanes que azotaron América Central el año pasado, la pandemia y la percepción de que las restricciones de entrada se han relajado bajo la Administración Biden.

La Casa Blanca todavía tiene que lidiar con un número cada vez mayor de niños bajo custodia de Servicios Sociales: más de 22,276 al 27 de abril, de acuerdo con el organismo federal estadounidense.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump dijo este jueves que está «100% considerando» presentarse a las elecciones presidenciales de 2024 y contempla como su posible fórmula a Ron DeSantis, actual gobernador de Florida y uno de sus más férreos aliados.

Durante una entrevista con el canal Fox, el republicano dijo que la idea de una fórmula Trump-DeSantis parece que «encanta».

Trump, que terminó su mandato de cuatro años el pasado 20 de enero, tras ser derrotado en noviembre por el demócrata Joe Biden, ha señalado en varias ocasiones la posibilidad de emprender una campaña para la presidenciales de 2024.

«Estoy estudiando muy seriamente, más que seriamente, pero por razones legales no quiero realmente hablar de eso todavía. Es demasiado pronto», aseguró Trump.

El republicano, que se estableció en Palm Beach, Florida, desde enero pasado, ha recibido a un grupo de políticos en su club Mar-a-Lago en busca de su «bendición» para las elecciones legislativas de 2022, que son por ahora su prioridad, según analistas republicanos.

Trump, que fue el padrino político de DeSantis en las elecciones de 2018, ha sido muy cercano al gobernador. «Ha hecho un gran trabajo como gobernador», expresó este jueves Trump durante la entrevista al cana Fox.

DeSantis es «un amigo mío» y «un gran tipo», dijo Trump a la periodista Maria Bartiromo. «Apoyé a Ron y, después de que lo respaldara, despegó como un cohete», recordó.

DeSantis fue en febrero pasado el anfitrión de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), en Orlando, en la que fue el candidato republicano favorito para las elecciones de 2024 en una encuesta de ese foro.

Entre tanto, Trump y su vicepresidente Mike Pence, que no asistió a la CPAC, se alejaron después de que este se rehusara a ayudarlo en su empeño de revertir los resultados electorales de noviembre pasado, en los que ganó Biden.

En más de Trump, el magnate siguió atacando al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, al decir que los republicanos harían bien en encontrar un nuevo líder si esperan recuperar el Senado en 2022.

«Necesitamos un buen liderazgo. Mitch McConnell no ha hecho un gran trabajo. Creo que deberían cambiar a Mitch McConnell», dijo el expresidente.

Y es que según analistas, la fractura entre Trump y McConnell podría complicar las cosas para los republicanos en su intento de recuperar la mayoría del Senado, ya que los votantes y los legisladores están divididos entre los leales a Trump y al partido tradicional.

McConnell atrajo la ira de Trump al reconocer que el presidente Joe Biden había ganado y al culpar a Trump del mortal ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, después de que el Senado absolvió al expresidente de un cargo de incitación a la insurrección.

Hace menos de un mes, Trump llamó a McConnell «hijo de puta» en una cena para donantes del Comité Nacional Republicano en su club Mar-a-Lago, según un asistente. McConnell no ha respondido a los ataques de Trump y rara vez se refiere al expresidente en público.

Foto: Twitter @MiguelDiazOK1

El presidente Joe Biden, quien este jueves cumple 100 días en el poder, ofreció la noche de ayer su primer discurso ante las dos cámaras del Congreso, en el que defendió su ambicioso proyecto de gobierno, destacando que Estados Unidos «está de vuelta otra vez».

El demócrata pidió una y otra vez a los republicanos, cuyo voto necesita para sacar adelante muchas de las propuestas que ha presentado, que le apoyen en sus planes económicos y sociales.

Durante poco más de una hora, Biden habló de la vacunación contra la COVID-19, de sus planes de infraestructuras y gasto social y de política exterior, así como temas que han tomado importancia en sus primeros 100 días de gobierno: la inmigración, los tiroteos y la brutalidad policial contra las minorías.

«Estamos vacunando a la nación, creando cientos de miles de trabajos, entregando resultados reales que la gente puede ver y sentir en sus vidas», dijo el mandatario.

Gran parte de su discurso lo dedicó a promover su plan de inversiones en infraestructuras por valor de 2.25 billones de dólares, acompañado por otro plan dirigido a ayudar a las familias y los ciudadanos en situación más vulnerable, por un importe de 1.8 billones de dólares.

Para financiar ambos proyectos el presidente defendió que hay que subir los impuestos a las grandes empresas y a las grandes fortunas. En ese sentido consideró que «ya es hora» de que las grandes corporaciones y los más ricos del país, que son un 1% , «paguen su parte justa» de impuestos.

Biden citó un estudio reciente que apunta que el 55% de las grandes empresas pagó «cero» impuestos federales el año pasado, y lograron 40,000 millones de dólares en beneficios, mientras que muchas evadieron los pagos y se acogieron a beneficios y deducciones por emplear a sus trabajadores en otros países.

En ese sentido aseguró que el gobierno acabará con los vacíos que permiten a los más ricos pagar muy por debajo de lo que deberían según sus ganancias y advirtió de que el gobierno actuará con mano dura contra los millonarios que pretendan «engañar» sobre sus ganancias.

Recordó que tanto el rescate aprobado en marzo pasado por un valor de 1.9 billones de dólares, así como los proyectos de gasto social y en infraestructura, están dirigidos a frenar el deterioro económico ocasionado por la pandemia de COVID-19.

En ese tema, el mandatario pidió todos los estadounidenses que superen las dudas y se vacunen cuanto antes, porque «cada pinchazo es una dosis de esperanza». «Nuestro progreso de estos últimos cien días contra una de las peores pandemias de la historia es uno de los mayores logros logísticos que ha visto jamás nuestro país», afirmó Biden.

De acuerdo a datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 43% de los estadounidenses ya han recibido al menos la primera dosis de la vacuna; mientras que el 29.5% de los adultos están completamente inmunizados.

Biden prometió, además, que su país será un «arsenal de vacunas» para el resto del mundo y jugará un papel de liderazgo similar al que desempeñó durante la Segunda Guerra Mundial.

Además de la pandemia y la recuperación económica, el presidente llamó a los republicanos para hacer frente a los grandes desafíos que afronta su país: la inmigración, las armas y el racismo.

Biden instó a poner fin a «la agotadora guerra» partidista sobre la política migratoria y pidió al Congreso que apruebe su reforma migratoria, que busca regularizar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país, un proyecto que está estancado en el Senado ante la falta de apoyo de los conservadores.

«Si creen que necesitamos una frontera segura, apruébenla. Si creen en una vía hacia la ciudadanía, apruébenla. Si realmente quieren resolver el problema, les he enviado el proyecto, ahora apruébenlo», reclamó el mandatario a los republicanos,

Del mismo modo, urgió a la oposición a que se una a los demócratas para restringir el acceso a las armas de fuego e imponer una verificación de los antecedentes legales del comprador en las transacciones de armamento.

«No me digan que no se puede hacer. Lo hicimos en el pasado, y funcionó», añadió Biden, quien también defendió prohibir los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad, armas y dispositivos habituales en los tiroteos masivos.

El líder estadounidense sostuvo que el problema de las armas no debería ser un asunto partidista.

Asimismo, instó a los republicanos a aprobar el proyecto de reforma de la Policía el mes siguiente, es decir mayo, que coincidiría con el primer aniversario del asesinato del afroamericano George Floyd. «La nación apoya esta reforma. El Congreso debe actuar», aseguró.

Finalmente, el mandatario animó a las dos cámaras del Congreso que apoyen al gobierno en su empeño por proteger a la comunidad LGTBQ y también a las víctimas de la violencia de género, en este último caso restringiendo el acceso a las armas de sus atacantes

Posterior al mensaje de mandatario, el senador republicano Tim Scott, el único legislador afroamericano de su partido en la Cámara Alta, fue el encargado de dar respuesta al discurso del presidente Joe Biden, afirmando que el país no es racista, .

«Cuando Estados Unidos se une, hacemos avances tremendos, pero fuerzas poderosas quieren separarnos», dijo Scott, que no precisó a qué fuerzas se refería.

Scott recordó que hace cien años los niños aprendían en la escuela que el color de su piel era su característica más importante y que si su apariencia era de una manera determinada eran considerados inferiores. Señaló que si actualmente ocurre lo mismo es porque «hay gente haciendo dinero y ganando poder fingiendo que no ha habido ningún progreso en absoluto y redoblando las divisiones».

«Escúchenme claramente, EE.UU. no es un país racista».

Asimismo, criticó el rescate económico de 1.9 billones de dólares impulsado por Biden y aprobado en el Congreso en marzo, sin un solo voto republicano. Scott calificó esa ley de «partidista» y acusó a la Administración de haber separado a los estadounidenses.

Además, acusó al presidente de incumplir su promesa de unir a la nación y de gobernar para todos los estadounidenses.

La pandemia de COVID-19 en la India, donde se han registrando cifras superiores a los 350 mil contagios diarios, más de un tercio del total global, es «desgarradora», señaló hoy el máximo responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«La situación en la India es más que desgarradora, y la OMS está haciendo allí todo lo que está en sus manos, movilizando equipamiento y enviando ayuda que incluye concentradores de oxígeno, hospitales móviles prefabricados y material de laboratorio», señaló el director general Tedros Adhanom en rueda de prensa.

El experto indicó que la OMS ha situado a 2,600 miembros de su personal en el país para apoyar la respuesta de las autoridades sanitarias indias en el terreno.

Tedros añadió que a nivel mundial la pandemia sigue intensificándose, con los casos subiendo por novena semana consecutiva y las muertes por sexta.

«Ha habido tantos casos globalmente en la semana pasada como en los primeros cinco meses de la pandemia», detalló el máximo responsable de la OMS, quien indicó que en algunas regiones del mundo, entre ellas América y Europa, los casos semanales están descendiendo ligeramente.

Según la OMS, los casos globales de COVID-19 desde el inicio de la pandemia ascienden a 146 millones, de los que 3.1 millones fallecieron, mientras que las redes sanitarias nacionales indican que en el planeta ya se han distribuido más de mil millones de dosis de vacunas anticovid.

La jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove, dijo que a lo largo de la pandemia hubo otros países que registraron una trayectoria de aumento de casos similar a la que vive India, pero en ningún caso alcanzó una magnitud similar ni hundió a los hospitales de la misma manera.

Y es que los casos de COVID-19 crecen de forma alarmante en India desde hace nueve semanas y sólo la última alcanzaron los 5.7 millones de infecciones, aunque la OMS está convencida de que los casos reales fueron muchos más.

Van Kerkhove sostuvo que situaciones como ésta son el resultado de que no se sigan las medidas de salud pública recomendadas de forma estricta: distanciamiento físico, uso de mascarillas adecuadas y evitar las aglomeraciones, y recomendó que se sigan aplicando en la medida de lo posible.

Por otra parte, el director ejecutivo de la alianza para las vacunas GAVI, Seth Berkley, confirmó que el mecanismo COVAX ha recibido entre marzo y abril 90 millones de vacunas menos y que debían ser producidas en India. Ese suministro ha permanecido en el país para atender las necesidades de vacunación internas frente a la violenta ola de la pandemia que afronta.

Sobre la situación que golpea India, el presidente Joe Biden prometió este lunes ayuda de emergencia para enfrentar la nueva ola de COVID-19, esto durante una conversación telefónica con el primer ministro Narendra Modi.

Biden «comprometió firmemente el apoyo de Estados Unidos al pueblo de India» y dijo que su país «suministrará una amplia asistencia de emergencia, que incluye suministros para la provisión de oxígeno, materiales para vacunas y también terapéuticos», dijo La Casa Blanca.

Modi, según una declaración de su gobierno, «expresó su más sincero agradecimiento por el ofrecimiento de ayuda».

El presidente Joe Biden inauguró este jueves la cumbre climática global a la que convocó, y que estaba dirigida a que los líderes mundiales profundicen los recortes de emisiones, con la declaración de que Estados Unidos y otras grandes economías «tenemos que conseguirlo».

Estados Unidos prometió reducir a la mitad la cantidad de vapores de carbón y petróleo que emite.

«Reunirnos en este momento es para algo más que preservar el planeta», dijo Biden desde un estudio de tipo televisivo a una cumbre virtual que reunió a 40 líderes mundiales. «Se trata de proveer un futuro mejor para todos», dijo, y lo llamo «un momento de peligro, pero también de oportunidad».

«Los indicios son inconfundibles. La ciencia es innegable. El costo de la inacción sigue acumulándose», dijo.

El gobierno de Biden está trazando una visión de país próspero, con energía limpia, en que las fábricas producen baterías modernas para la exportación, los trabajadores dependen de una red eléctrica nacional eficiente y equipos sellan plataformas petrolíferas y gasíferas y minas de carbón abandonadas.

Su compromiso de reducir las emisiones estadounidenses por hasta 52% para el 20230 marca el regreso del país a los esfuerzos climáticos mundiales luego de cuatro años de retirada bajo el presidente Donald Trump. Japón, un importante consumidor de carbón, anunció su propio objetivo de reducción de 46% el jueves antes de la apertura de la cumbre.

La promesa de Biden requeriría el mayor esfuerzo climático realizado por Estados Unidos, elevando a casi el doble las reducciones a las que se había comprometido el gobierno de Barack Obama en el histórico acuerdo climático de París de 2015.

Los científicos dicen que los cambios climáticos causados por plantas de carbón, motores de automóviles y el consumo de combustibles fósiles en general agravan ya las sequías, las inundaciones, los huracanes, incendios forestales y otros desastres y que se acaba el tiempo para evitar extremos más catastróficos de calentamiento global.

Pero funcionarios del gobierno, al hablar del nuevo objetivo, revelaron aspiraciones y viñetas en lugar de planes concretos, líneas de presupuesto o propuestas legislativas para conseguirlo.

Biden y la vicepresidenta Kamala Harris inauguraron la cumbre del Día de la Tierra, Biden desde la Casa Blanca ante líderes mundiales, incluyendo los de China, Rusia, India, los estados del Golfo Pérsico, aliados europeos y asiáticos y naciones costeras e islas que lidian ya con los efectos de los cambios climáticos.

Estados Unidos superó este miércoles las 200 millones de vacunas contra el coronavirus aplicadas, según informó Joe Biden, remarcando que ha cumplido con su promesa de superar esta cifra de inmunizaciones antes de sus primeros 100 días de mandato.

«Hemos alcanzado los 200 millones de vacunas en el 92º día de mandato», ha asegurado Biden en un mensaje que ofreció; calificó los hechos como «un logro increíble para la nación», ya que al ritmo de vacunación que había en el país cuando asumió el cargo, se hubiera tardado «más de 220 días, siete meses y medio» en lograr esta cifra.

A partir del lunes, ha agregado Biden, todos los mayores de 16 años serán elegibles para recibir el fármaco en todo el país. También ha apuntado a cifras más específicas de la estrategia de inoculación, como que cuando asumió el cargo, solo el 8% de los mayores de 65 años había recibido su primera vacuna, mientras que ahora supera el 80%.

Esto ha provocado, según ha detallado Biden, un «descenso espectacular de las muertes entre los mayores de 65 años: una reducción del 80 por ciento».

Por otro lado, ha destacado el esfuerzo de inmunización que se ha llevado a cabo en los profesores, personal escolar, conductores de autobús y trabajadores de guarderías, lo que ha permitido que las escuelas del país poco a poco estén volviendo a las clases presenciales.

No obstante, a pesar de que Estados Unidos ya ha logrado vacunar a más de la mitad de toda su población adulta, Biden ha puesto en marcha un incentivo financiero para quienes aún no se han vacunado.

A través de un crédito fiscal, se permitirá a las empresas con menos de 500 empleados compensar totalmente el costo de proporcionar hasta 80 horas, o 10 días laborables, de tiempo libre remunerado a los empleados que lo necesiten para vacunarse.

«Ningún estadounidense que trabaje debería perder un solo dólar de su sueldo por haber decidido cumplir con su deber patriótico de vacunarse», dijo Biden.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), solo el 43% de los trabajadores de todo el país ha recibido al menos una dosis, siendo uno de los grupos donde se observa mayor indecisión para inmunizarse contra el virus.

Por último, Biden ha vuelto a insistir y a animar a la población a vacunarse. «A los estadounidenses de 16 años o más, os toca ahora. Ahora. Así que, vacunaros antes de finales de mayo», ya que ha prometido que para el 4 de julio, jornada en que el país celebra su independencia, podrían volver a cierta normalidad, aunque este miércoles ha agregado que todo depende del ritmo de vacunación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) expuso en términos generales el plan que contempla el gobierno federal para reforzar los controles migratorios en la frontera sur del país, con la finalidad de proteger a los menores de edad que llegan a México con el fin de cruzar a Estados Unidos.

«Se acordó reforzar lo que ya se venía haciendo pero ahora dar prioridad a la protección de los niños», dijo el mandatario al ser cuestionado sobre la reunión que sostuvo ayer con gobernadores y presidentes municipales de estados de la franja fronteriza.

Para llevar a cabo esta estrategia, adelantó, se aumentará la presencia de las Fuerzas Armadas en la región para brindarles protección a los pequeños migrantes, en una estrategia conjunta con los representantes de los estados.

Aunque no dio cifras exactas del despliegue de fuerzas, diciendo que prefería no «dar números», López Obrador señaló que es necesario dar seguridad a los migrantes que intentan cruzar la frontera en su objetivo para llegar a Estados Unidos.

Parte de esa seguridad es «ordenar el flujo migratorio», para evitar que las personas pasen por algún problema. «No queremos desgracias, no queremos actuar sin prevenir ante una situación delicada», dijo AMLO.

Al respecto recordó lo ocurrido en el municipio de Camargo, en Tamaulipas en enero pasado cuando se hallaron 19 cuerpos calcinados en una camioneta en el poblado de Santa Anita; 16 de los cuales eran de origen guatemalteco. «Fue un hecho lamentable» puntualizó y afirmó que «si eso no lo queremos para adultos, mucho menos lo queremos para niños».

Señaló que se actuará contra los traficantes de personas que operan en la zona, quienes dijo, cobran mucho por cruzar la frontera a las personas y ahora, han llegado a utilizar a los menores.

Indicó que aproximadamente en una semana tendrán listo el plan en el que participarán dependencias como la Secretaría de la Defensa Nacional, la de Marina, la de Seguridad Pública, de Bienestar, de Medio Ambiente, de Salud y el DIF que hará refugios para niños, entre otras.

Recordemos que ayer trascendió que el gobierno federal abrirá 17 campamentos en la frontera sur los cuales serán operados por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF), para atender el incremento de migrantes centroamericanos, principalmente menores de edad.

«Entre más podamos contener en el sur, mejor. Sin dejar de atender otros puestos migratorios y tener también refugios y albergues para migrantes y niños» en otros lados, dijo López Obrador, remarcando que la estrategia es «de sur a norte».

Además, habló sobre el programa ‘Sembrando Vida’ y su expansión hacia países de Centroamérica para crear puestos de trabajo y frenar la migración.

De acuerdo con autoridades migratorias, actualmente se tienen registrados en territorio nacional 5.300 menores migrantes. Sin embargo, cada uno de ellos viene acompañado por al menos cinco personas, lo que significa al menos un total de 24,000 personas que están en México de manera irregular.