Tag

Estados Unidos

Browsing

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, viajará este miércoles a Ucrania, donde se reunirá con el presidente de ese país, Volodímir Zelenski, para tratar la amenaza de invasión por parte de Rusia, después de varios contactos diplomáticos con Moscú durante la semana pasada.

Recordemos que las reuniones que han sostenido las delegaciones estadounidenses y rusa no han arrojado resultados o acuerdos concretos.

En un comunicado, el departamento de Estado informó que, un día después de su visita a Kiev, el jueves Blinken viajará a Berlín para reunirse con la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, con quien también tratará las opciones sobre la mesa para responder a hipotéticos avances por parte de Rusia en Ucrania.

A la reunión con Baerbock la seguirá otra en la que, además de los máximos representantes diplomáticos de EE.UU. y Alemania, estarán también los de Reino Unido y Francia.

Por lo que respecta a su viaje a Ucrania, Blinken se verá, además de con Zelenski, con el ministro de asuntos exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, y con los empleados y familias de la embajada estadounidense en Kiev, a quienes explicará cuáles son los planes de su departamento en caso de que Rusia proceda con una invasión de Ucrania.

La semana pasada se produjeron varias reuniones en Ginebra, Bruselas y Viena en las que representantes rusos mantuvieron encuentros con responsables estadounidenses, así como de la OTAN y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Ante ese panorama, Zelenski propuso al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebrar una reunión trilateral con el presidente ruso, Vladímir Putin, para rebajar la tensión en la región.

Putin ha acusado a Zelenski de entregar la dirección de Ucrania a manos extranjeras, en concreto de Estados Unidos, Alemania y Francia.

La tensión fronteriza entre ambos países y la aspiración de Ucrania a ingresar en la OTAN centró las consultas mantenidas la semana pasada.

Además, hoy, Blinken sostuvo una llamada con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la que pidió poner fin a la crisis ucraniana por la vía diplomática.

Blinken «subrayó la importancia de continuar con la vía diplomática para desescalar las tensiones en torno a la preocupante acumulación militar rusa en Ucrania y sus alrededores», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Estados Unidos acusó este viernes a Rusia de «trabajar activamente» para crear un pretexto con el fin de invadir o entrar en Ucrania.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo en una rueda de prensa que tienen información de que Moscú ha posicionado a un grupo de efectivos para orquestar una operación con vistas a crear un pretexto para entrar en suelo ucraniano.

Kirby indicó que esa supuesta operación rusa sería lo que se denomina en el argot militar estadounidense de «bandera falsa», es decir, una operación «diseñada para que parezca un ataque contra ellos (los rusos) o su gente, o gente que habla ruso en Ucrania, como una excusa para entrar» en Ucrania.

Además, el portavoz destacó que Washington dispone de indicios de que «actores de influencia rusa» han comenzado a difundir provocaciones falsas por parte de Ucrania, tanto en medios estatales como en redes sociales para «intentar justificar por anticipado algún pretexto para una incursión».

Kirby afirmó que no es la primera vez que Estados Unidos ve a Rusia actuar de esta manera y aclaró que cuando Washington habla de «operativos rusos» que preparan un pretexto para entrar en suelo ucraniano se refiere a «una mezcla de individuos dentro del gobierno ruso».

Estos operativos pueden ser desde agentes de los servicios de inteligencia y de seguridad, hasta incluso soldados. «A menudos son híbridos», apuntó Kirby.

Sobre si el presidente ruso, Vladímir Putin, estaría al tanto de estas maniobras, el portavoz estadounidense opinó que «es difícil que este tipo de actividades se hagan sin el conocimiento, o sin el visto bueno de los niveles más altos del gobierno ruso».

Pese a estas acusaciones de EUA, Kirby señaló que Washington no cree que Putin haya tomado ya la decisión de atacar Ucrania y manifestó el deseo del Ejecutivo estadounidense de que «la diplomacia prevalezca»: «La Administración no está dispuesta a abandonar los esfuerzos para resolver esto diplomáticamente», aseguró.

Aun así, reiteró la advertencias a Rusia de que «habrá consecuencias graves si hay otra incursión» en Ucrania.

La cerveza, el tequila y el aguacate se ubicaron como los principales agroproductos mexicanos de mayor exportación al mercado estadounidense de enero a noviembre de 2021, informó este miércoles la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Además, dijo que las exportaciones agroalimentarias entre México y Estados Unidos ascendieron a 35,275 millones de dólares en los primeros 11 meses del año pasado, un aumento del 15 comparado con el mismo periodo del año anterior.

En un comunicado, la Sader precisó que, de enero a noviembre de 2021, el valor de exportación de la cerveza se situó en 4,479 millones de dólares, lo que significó un alza de 17% en comparación con los 3,819 millones de dólares registrados en el mismo lapso durante 2020, mientras que en términos de volumen, el alza fue de 13%.

Por su parte las ventas de tequila sumaron 3,350 millones de dólares en los primeros 11 meses de 2021, un aumento de 41% respecto a los 2,370 millones de dólares del mismo de 2020. En volumen se observó un incremento de 15%, según datos del Departamento de Comercio y Buró de Censos de Estados Unidos.

En tanto, el valor de las exportaciones de aguacate a Estados Unidos aumentaron un 20% en los primeros 11 meses del año pasado respecto a igual lapso de 2020, al pasar de 2,066 millones de dólares a 2,487 millones de dólares. En volumen el alza fue del 9%.

La Sader también indicó que de enero a noviembre el crecimiento del volumen de las exportaciones de hortalizas se aceleró a un 8% y entre las hortalizas que registraron incrementos más significativos se encuentran la cebolla (26%), lechuga (20%), pimiento (15%) y espárrago (14%).

La tasa interanual de inflación en Estados Unidos subió en diciembre pasado hasta el 7%, dos décimas por encima de la de noviembre, además de que significa la cifra más alta registrada desde 1982.

Se trata de la mayor subida interanual desde junio de 1982, y está en línea con las predicciones de la mayoría de analistas, que ya preveían un aumento de los precios cercano al 7%.

En cuanto al incremento mes a mes, los precios de consumo aumentaron en diciembre cinco décimas con respecto a los de noviembre. Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, la inflación subyacente en diciembre fue del 0.6 %, con una tasa anual del 5.5%.

Los precios de la energía bajaron en diciembre por primera vez desde hace varios meses, un 0.4%, mientras que los de los alimentos subieron un 0.5%, según el informe del gobierno estadounidense. En concreto, el precio de la gasolina se redujo un 0.5% en diciembre con respecto al mes anterior, aunque en el acumulado del año se ha disparado casi un 50%.

El dato de este miércoles añade presión a la Reserva Federal (Fed), que tiene un doble mandato de fomento del pleno empleo y estabilidad de precios.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, se postula para un segundo mandato al frente del organismo y en su comparecencia ayer en el Senado recalcó que la prioridad del organismo en este momento es la lucha contra la elevada inflación, aunque ello suponga poner menos énfasis en el objetivo de pleno empleo.

Powell, que en 2018 accedió al cargo a propuesta del expresidente republicano Donald Trump, ha sido nominado por el actual mandatario, el demócrata Joe Biden, para un segundo mandato de cuatro años al frente del banco central estadounidense y previsiblemente contará con el apoyo de suficientes senadores para garantizarse el puesto.

«No hay ninguna base legal para preferir el pleno empleo a la estabilidad de precios o viceversa. Son iguales. Sin embargo, en distintos momentos uno de ellos puede desviarse más del objetivo y ese es en el que debemos centrarnos un poco más», explicó Powell en su intervención en el Congreso. «A veces es el pleno empleo y a veces es la inflación. Yo creo que ahora es la inflación», añadió el presidente de la Fed.

Cuestionado sobre la posibilidad, apuntada por varios gobernadores del banco central, de que a lo largo de 2022 se produzcan entre tres y cuatro aumentos de los tipos de interés, Powell se limitó a contestar que el organismo usará todas las herramientas a su disposición.

México solicitó establecer un panel de solución de controversias en el marco del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, para resolver una «diferencia de interpretación» con Washington sobre reglas de origen del sector automotriz, informó el gobierno federal.

El panel solicitado por México buscará determinar que la interpretación y la aplicación por parte de Estados Unidos de las disposiciones del capítulo 4, referido a las reglas de origen automotrices, así como las reglamentaciones uniformes del T-MEC, «son incorrectas», detalló la Secretaría de Economía.

«Estados Unidos impone a los productores automotrices requisitos incompatibles con el T-MEC a efecto de calcular el Valor de Contenido Regional (VCR) de vehículos de pasajeros, camiones ligeros y sus partes», subrayó la depdencia que encabeza Tatiana Clouthier.

El argumento del gobierno de México sostiene que el apéndice automotriz del tratado otorga a los productores de automóviles distintas metodologías que les permiten considerar partes y componentes no originarios de Norteamérica en el cálculo del VCR, y que con ello el vehículo sea considerado originario a fin de obtener los beneficios arancelarios del T-MEC.

«Estados Unidos no coincide con esa posición y no permite a los productores de automóviles beneficiarse de esas metodologías», reclama México, quien considera que la decisión de un panel «brindará certidumbre a la industria automotriz en beneficio de la competitividad de la región».

Una vez presentada la solicitud se designará a los integrantes del panel y se emitirá un calendario procesal. La decisión deberá conocerse este año, según los plazos que establece el T-MEC.

No es el primer panel que se abre en la era T-MEC; Washington anunció el pasado martes que le ganó a Canadá un litigio sobre las cuotas lácteas canadienses.

Recordemos que el panel es una nueva fase de un diferendo iniciado el pasado 20 de agosto, cuando nuestro país solicitó celebrar consultas con Estados Unidos para resolver sus desacuerdos en torno a las reglas de origen automotriz, uno de los puntos más espinosos en la larga renegociación del tratado impulsada por el expresidente estadounidense Donald Trump.

Las consultas, que duraron 75 días, no alcanzaron para resolver las controversias.

Y es que la industria automotriz regional es considerada la joya de la corona del multimillonario intercambio comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, que alcanzó alrededor de 1.2 billones de dólares en 2019, previo al impacto de la pandemia.

No es la primera vez que México externa sus diferencias con la interpretación de Estados Unidos del T-MEC. En diciembre pasado, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) amenazó con «todo tipo de represalias» comerciales contra Estados Unidos si ese país aprobaba créditos fiscales para vehículos eléctricos fabricados en territorio estadounidense porque, a su juicio, estaría vulnerando el tratado.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este jueves que reza para que nunca se repita algo similar al asalto al Capitolio, ocurrido hace un año a manos de los seguidores del expresidente Donald Trump.

«Estoy rezando para que nunca tengamos otro día como el día que tuvimos hace hoy un año. De eso voy a hablar», dijo Biden en declaraciones a la prensa al llegar al Capitolio.

Recordemos que el 6 de enero del pasado año, unas 10,000 personas, la mayoría simpatizantes de Trump, marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio para impedir que se ratificara la victoria del ahora presidente estadounidense.

El expresidente, que se negó a aceptar su derrota contra Biden en las elecciones de 2020, dio un mitin ante sus seguidores justo antes del asalto, en el que alentó a la multitud a marchar hacia el Capitolio y «luchar» para evitar que se certificara el resultado electoral.

Un año después, la trágica jornada, que dejó cinco personas fallecidas y 140 agentes heridos, continúa marcando gran parte de la agenda política de Estados Unidos.

Para subrayar la importancia de la conmemoración, el Capitolio acoge este jueves diversos eventos de «reflexión» y «recuerdo» de lo sucedido, que incluyen discursos de Biden y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris.

En su mensaje, Biden acusó a Trump de haber creado una «red de mentiras» en detrimento del interés nacional. «Lo ha hecho porque valora el poder por encima de los principios, porque antepone su propio interés al interés de su país».

El demócrata acusó a su predecesor de haber intentado bloquear el traspaso democrático del poder. «Por primera vez en nuestra historia, un presidente no solo perdió las elecciones; trató de evitar el traspaso de poder pacífico cuando una turba violenta irrumpió en el Capitolio (…) No era un grupo de turistas. Era una insurrección armada», añadió.

El presidente de Estados Unidos responsabilizó también a Trump de crear una «red de mentiras» sobre las elecciones de 2020 y del incidente en el Capitolio, debido a que que su ego fue «herido». «Le importa más que nuestra democracia y nuestra Constitución. No puede aceptar que perdió».

Aunque no mencionó por su nombre a Trump, Biden dedicó buena parte de su discurso a criticar a su predecesor. «El expresidente de Estados Unidos de América ha creado y difundido una red de mentiras sobre las elecciones de 2020. Lo ha hecho porque valora más el poder que los principios», afirmó Biden.

Denunció que Trump y sus aliados han decidido que la única forma de ganar para ellos es suprimir el voto y subvertir las elecciones, en un contexto de crecientes reformas a nivel estatal que, en la práctica, prometen dificultar el voto de las minorías y las personas con menos recursos económicos.

«No puedes amar nuestro país solo cuando ganas. No puedes obedecer la ley solo cuando te conviene. No puedes ser patriótico cuando abrazas las mentiras y las permites», agregó el mandatario.

Visiblemente irritado, Biden insistió en que hay «cero pruebas» de las denuncias de fraude electoral que Trump difundió tras las elecciones de 2020 y que han provocado que la mayoría de los votantes republicanos sigan todavía sin creer que Biden ganara de forma legítima los comicios.

«Él no solo es un expresidente. Es un expresidente derrotado, por un margen de más de 7 millones de sus votos, en unas elecciones completas, libres y justas», remató.

Rápidamente Donald Trump reaccionó a los señalamientos del mandatario, y lo acusó de haberlo usado «para dividir».

«Usó mi nombre hoy para tratar de dividir aún más a Estados Unidos», expresó en un comunicado Trump, quien el martes pasado canceló una rueda de prensa que tenía prevista para hoy en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida.

Trump insistió en que se deberían discutir las elecciones presidenciales «amañadas» de 2020, en las que perdió ante el demócrata. «Se salieron con la suya y está llevando a la destrucción de nuestro país», manifestó Trump.

El republicano señaló que Biden y su administración están destruyendo el país con «políticas locas de fronteras abiertas, elecciones corruptas, políticas energéticas desastrosas, mandatos inconstitucionales y cierres de escuelas devastadores». Igualmente criticó a los medios de comunicación, al rechazar que se refieran al supuesto fraude electoral como la «Gran Mentira».

«Los demócratas quieren adueñarse de este día 6 de enero para avivar los miedos y dividir a Estados Unidos», enfatizó el republicano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) manifestó su confianza en los agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos que se encuentran en nuestro país, quienes dijo respetan la soberanía mexicana.

«Si me preguntas si confiamos diría que sí, en que no van a cometerse actos ilegales, ilícitos que afecten nuestra soberanía», precisó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

López Obrador respondió esto luego de que ayer, se publicaran notas periodísticas en la que denuncia el supuesto fracaso de las acciones de la DEA para evitar que el narcotráfico mexicano siga reclutando a agentes mexicanos.

«No tenemos información de que estén haciendo actividades sin informar al Gobierno de México», dijo el presidente. Refirió que cambiaron las leyes en México para regular la presencia de agentes extranjeros en el país. «Ahí está claro cuántos pueden estar, no se permite que estén con armas, hay un número, tienen que avisar sobre sus actividades», añadió.

AMLO recordó que con el marco normativo anterior no se respetaban estas condiciones, por lo que ahora la relación entre Estados Unidos y México es a partir de la responsabilidad y del respeto mutuo. Aseguró que por ello ahora los agentes de la DEA «no podrían hacer algo a espaldas de nosotros».

Asimismo, indicó que el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, ha sido un gran conducto para estrechar los lazos con el país vecino y destacó su origen mexicano.

Recordemos que en 2020, la Cámara de Diputados aprobó la reforma de la Ley de Seguridad Nacional que retiraba la inmunidad de los agentes extranjeros en el país. La iniciativa obliga a los agentes de otros países a compartir su información con las autoridades mexicanas, les prohíbe arrestar a personas, les exige una autorización para llevar armas, establece que no tienen inmunidad judicial y amenaza con la expulsión de las agencias si quebrantan la ley.

El presidente Joe Biden hizo un llamado este martes a estar alerta, aunque no alarmarse, mientras Estados Unidos alcanza récords de casos nuevos de COVID-19 y el gobierno busca aliviar las preocupaciones sobre la escasez de pruebas, cierres escolares y otros estragos provocados por Ómicron del coronavirus.

Biden dio su mensaje antes de reunirse con el equipo de La Casa Blanca encargado de responder a la pandemia.

La idea dijo, es transmitir la urgencia de su gobierno para hacer frente a la nueva variante y convencer a los estadounidenses de que la actual oleada se parece poco al inicio de la pandemia o al mortal invierno del año pasado.

«Aún pueden contraer COVID, pero es muy poco probable, muy improbable, que se enfermen gravemente», dijo Biden sobre las personas vacunadas.

«No hay excusa para que alguien no esté vacunado», agregó. «Esto sigue siendo una pandemia de no vacunados».

El mandatario ha enfatizado anteriormente que las vacunas, dosis de refuerzo y medicamentos terapéuticos han mitigado el peligro para la mayoría de los estadounidenses que están completamente vacunados.

En comparación con el año pasado, más estadounidenses cuentan con empleo, la mayoría de los niños acuden a las escuelas y las cifras de muertes causadas por la enfermedad y los casos graves han disminuido, sobre todo entre los vacunados.

Sin embargo, en las últimas semanas los estadounidenses han visto advertencias funestas sobre hospitales que alcanzaban su capacidad debido a la escasez de personal, miles de cancelaciones de vuelos durante las vacaciones, en parte debido a que los miembros de la tripulación estaban enfermos o en cuarentena, e informes intermitentes sobre el cierre de escuelas debido a la variante más contagiosa.

Estados Unidos registró ayer más de un millón de nuevos casos de COVID-19, un récord desde el inicio de la pandemia, según el recuento independiente realizado por la Universidad Johns Hopkins.

En concreto, se reportaron un millón 082 mil 549 nuevos casos, aunque se ha advertido que la cifra puede estar distorsionada y podría ser incluso mayor, debido al retraso en la entrega de datos debido al fin de semana y las fiesta de fin de año.

La media de siete jornadas de casos diarios de la Johns Hopkins, que elimina oscilaciones, se ubicó en 480.273 contagios diarios.

Este repunte se enmarca en la expansión de la variante Ómicron de COVID-19 en el país, que las autoridades consideran más contagiosa pero con casos menos graves.

En lo que respecta a la cifra de fallecidos, Estados Unidos ha registrado en la última semana una media de 1,200 al día.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han insistido en la importancia de la vacunación y urgen a los ciudadanos de más de 18 años a recibir las dosis de refuerzo disponibles. El 62% de la población del país ha recibido la pauta completa de vacunación, mientras que el 33% cuenta ya con la dosis de refuerzo.

Hoy, el presidente Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, se reunirán con el equipo de asesores médicos de La Casa Blanca para analizar la situación en el arranque de año.

Recordemos que Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia del mundo con más de 825,000 muertos desde el inicio de la pandemia a comienzos de 2020.

Benditas remesas. Así presume el presidente López Obrador la enorme cantidad de dinero que los paisanos envían a México. Este año vamos a recibir más de 50 mil millones de dólares y las estimaciones para 2022 son que llegarán a 56 mil 700 millones. Estamos hablando de cantidades enormes, pero ¿es algo que el presidente deba presumir? Por supuesto que no.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no entiende que presumir las cantidades históricas de remesas que recibe México es una muestra del enorme fracaso que somos como país para generar oportunidades para los mexicanos.

Con tanto mexicano que se va a Estados Unidos, lo que tenemos es una fuga de talentos que regresan al país migajas a cambio de lo que significa su salida de México. Para muestra, un ejemplo.

Jorge estudió primaria, secundaria y preparatoria en México. Después hizo la carrera de medicina en la UNAM. Hoy está haciendo su residencia en Miami, Florida. ¿Por qué? Porque si la hace en México, le pagan 6 mil pesos al mes. En Florida le pagan 10 mil dólares al mes. A partir de esta residencia, Jorge espera hacer su especialidad en oftalmología y ser un gran médico dedicado al cuidado de los ojos en Estados Unidos. Jorge quiere ganar en dólares porque sabe que si se queda en México será difícil tener un sueldo digno.

Así, toda la inversión en Jorge para que estudiara en México la van a capitalizar en Estados Unidos. Si al mes Jorge envía algo de dinero a sus papás en México, la cantidad palidece frente a la inversión que ya se hizo en él en nuestro país. Lejos de presumir que los paisanos mandan mucho dinero a México habría que preocuparse por nuestra enorme fuga de talentos. Actualmente lo que estamos haciendo es subsidiar a Estados Unidos a través de estos mexicanos.

Para acabarla de amolar, si de menos existieran planes para el aprovechamiento o para incentivar inversiones con esas remesas, algo podría capitalizar México con ese dineral. Sin embargo, los datos muestran que las remesas no están volviendo más dinámica la inversión en México y en cambio se destinan a consumo de bienes muy básicos.

En este año el aumento de las remesas se comenzó a notar desde mayo, cuando entraron 4 mil 526 millones de dólares. En julio fueron 4 mil 545 mdd; en agosto 4 mil 749 mdd y en octubre 4 mil 819 mdd. Sin embargo, si revisamos el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de esos mismos meses e incluso al cierre del año, no se ve mayor dinamismo. Por el contrario, se registró una desaceleración.

Esto es así incluso si se observan las zonas del país que más reciben remesas, como Michoacán. Ahí no hay registro de que con las remesas se destinen a proyectos de infraestructura o en inversión en proyectos de emprendimiento o nuevos negocios. Si el presidente López Obrador quiere estar presumiendo, mejor que genere las condiciones para que se den este tipo de inversiones que acabarían impulsando la economía del país. Ahí sí, que se ponga a presumir todo lo que quiera.

Pero en las remesas ocurre lo que en tantos otros rubros en México ahora: hay una enorme oportunidad que se está desperdiciando.

Apostilla: En estos días en mi podcast Broojula podrán escuchar episodios dedicados exclusivamente a explicar y entender la reforma energética que impulsa el presidente López Obrador. Son entrevistas con expertos en la materia con el ánimo de despolitizar un tema tan complejo. Los pueden escuchar todos los días en www.eluniversal.com.mx o consultar todos los episodios en https://spoti.fi/315xjLC

Columna completa en El Universal

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, aseguró este jueves que no ha hablado con el presidente Joe Biden, sobre la posibilidad de presentarse a la reelección en 2024.

«No voy a hablar de nuestras conversaciones, pero diré esto sin ambigüedad alguna: No hablamos ni hemos hablado de reelección, porque no hemos cumplido nuestro primer año y estamos en medio de una pandemia», dijo Harris en una entrevista publicada hoy por el diario The Wall Street Journal.

Sus declaraciones se producen tan solo tres días después de que la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, asegurara que Joe Biden, de 79 años, tiene «toda la intención» de buscar la reelección en los comicios de 2024.

Además, lo dicho por Harris se da en medio de informaciones que apuntan a la existencia de un debate interno en las filas demócratas sobre la idoneidad de que Biden sea el candidato para las próximas elecciones presidenciales, así como de supuestos toces entre Harris y Biden.

Preguntada sobre si asumía que Biden concurrirá nuevamente, Harris insistió en que era una cuestión sobre la que no pensaba y sobre la que no había hablado con el demócrata.

Por otra parte, Harris, que participó sin éxito en la carrera electoral de las primarias del Partido Demócrata para ser la candidata a la presidencia antes de ser nominada la primera vicepresidenta mujer del país, insistió en las prioridades de su gobierno.

«Estamos reconstruyendo nuestra economía y restableciendo el papel de Estados Unidos entre nuestros aliados y socios en todo el mundo», dijo.

Y es que en las últimas semanas han crecido los rumores sobre discusiones dentro del Partido Demócrata sobre las posibilidad de que Biden se presente en 2024 debido a la caída de su popularidad y sus 79 años, que le convierten en el mandatario de mayor edad en el historia de Estados Unidos.

La opción lógica para suceder a Biden sería Kamala Harris, ya que muchos vicepresidentes han sido candidatos presidenciales en la historia del país, pero contra esto juega el hecho de que Harris, primera mujer que llega a la Vicepresidencia, ha visto menguado su perfil público y sufre también una caída de su popularidad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que le corresponde a México arrestar a los hijos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, esto tras la recompensa que ofreció Estados Unidos por su captura.

«Si están en territorio nacional, a quien corresponde detenerlos es a la autoridad nuestra, no se permite que ninguna fuerza extranjera actúe en esta materia y en ninguna otra en nuestro territorio, nosotros somos los que tenemos que hacer nuestro trabajo”, contestó en la mañanera al ser cuestionado sobre el tema.

El mandatario se refirió a la lista que publicó Washington este miércoles en la que ofrece cinco millones de dólares por información que conduzca al arresto o condena de Ovidio Guzmán López, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Joaquín Guzmán López, hijos de «El Chapo» Guzmán.

El Departamento de Estado de los EUA también señaló como organización narcotraficante a dos grupos mexicanos salidos del cartel Beltrán Leyva: Los Rojos y Guerreros Unidos, a los que considera responsables de gran parte del tráfico de heroína desde México hacia Estados Unidos.

López Obrador dijo que el presidente Joe Biden no ha hablado con él del tema y recordó que en su gobierno ya «no se permite» que agentes extranjeros «intervengan» en operativos. Aun así, reconoció que Estados Unidos tiene su derecho de actuar.

“Hay una preocupación del gobierno de Estados Unidos porque han perdido la vida muchos estadounidenses, más de 100,000, por el consumo de estas drogas que son muy peligrosas, y por eso tomaron esta decisión”, justificó AMLO.

El presidente recordó el operativo Rápido y Furioso con el que Estados Unidos introdujo armas a México en 2010 para rastrear a delincuentes. “Eso es una violación flagrante a nuestra soberanía y eso no lo podemos permitir bajo ninguna circunstancia”, añadió.

Sobre el polémico operativo conocido como «El Culiacanazo», en el que las fuerzas federales arrestaron a Ovidio Guzmán, hijo de «El Chapo», pero lo liberaron horas después para que se desactivaran diversos actos violentos que llevaba a cabo el Cártel de Sinaloa, el presidente insistió en que «sí» es prioridad para su gobierno capturar al narcotraficante, pero defendió su decisión de liberarlo ante el riesgo que corría la población civil.

“Si hicimos bien, si hicimos mal, ya la historia lo dirá. Yo fui el que tomé la decisión de parar el operativo”, sostuvo López Obrador.

AMLO también recordó que el expresidente Donald Trump amagó con enviar militares a México tras este acto y la matanza de la familia LeBaron en noviembre de 2019, cuando murieron nueve personas, la mayoría también de nacionalidad estadounidense, en un atentado en el norte del país.

“Hubo el ofrecimiento de que podían enviar fuerzas para la captura de responsables o de este hijo de Guzmán Loera y de los responsables de los asesinatos en Bavispe, y no lo permitimos, nos hicimos cargo nosotros, es nuestra responsabilidad”,remató.

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos confirmó este miércoles que acelera la reducción de su programa de compra de bonos, el estímulo económico que puso en marcha ante la crisis que generó la pandemia de COVID-19, y adelantó que planea eliminarlo por completo en marzo del próximo año.

«La economía es robusta y ya no necesita este apoyo monetario», dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, quien por otra parte justificó esperar hasta marzo para acabar de forma paulatina con la compra de deuda porque, según dijo, a la economía no le convienen los golpes bruscos.

Tras una reunión de dos días de los gobernadores del banco central estadounidense, la Fed dejó por el momento sin cambios la tasa de interés en el rango de entre 0% y 0.25%, pese a que la inflación se ubicó en noviembre en una tasa interanual del 6.8%, la cifra más alta en casi 40 años.

Powell defendió la decisión de dejar la tasa como está al menos hasta que finalice el programa de estímulos. Sin embargo, varios de los gobernadores que participaron en esta reunión indicaron en sus pronósticos individuales que esperan hasta tres subidas el próximo año.

En paralelo, la Fed rebajó las previsiones de crecimiento económico de Estados Unidos al 5.5% este año, cuatro décimas menos que en septiembre, mientras que subió las de inflación al 5.3%, frente al 4.2% estimado previamente. Para 2022, el banco central estima que la inflación se modere al 2.6%, cuatro décimas menos de lo calculado en septiembre, y pronostica que el crecimiento del país será del 4%, dos décimas más de lo previsto entonces.

En su rueda de prensa posterior a la reunión, Powell admitió que la inflación en el país ya es «generalizada» en todos los sectores y pronosticó que seguirá por encima del objetivo de la institución que es del 2% hasta entrado 2022.

Los abogados del exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, dijeron eSTE miércoles que están revisando «millones de documentos» que les han entregado fiscales en Nueva York en los que no aparece el nombre de su cliente o alguna conexión con el narcotráfico.

Por este motivo, dijeron al juez que van a necesitar más asistencia del gobierno estadounidense para clarificar las pruebas que se entregan en contra de García Luna.

El abogado César de Castro dijo además durante una audiencia celebrada hoy en la corte federal de Brooklyn que García Luna fue alguien muy importante en México que se reunía con altos funcionarios estadounidenses a menudo, incluidos de la CIA y el FBI, y que por lo tanto quiere tener acceso a reportes sobre esas reuniones e informes «que serán material central para nuestra defensa».

En el juicio a García Luna, que en principio iniciará el 24 de octubre de 2022, el jurado decidirá si el funcionario mexicano es culpable o inocente de delitos de narcotráfico por supuestamente haber recibido millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa para permitir que la organización criminal operara sin interferencias.

Recordemos que García Luna fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del presidente Felipe Calderón. El exsecretario se ha declarado inocente.

En la audiencia de hoy, De Castro expresó su intención de pedir a la fiscalía una especificación de cargos, es decir, una explicación concisa de las acusaciones que hace fiscalía y respuestas específicas a las preguntas de los abogados.

«La defensa tiene derecho a pedir asistencia», dijo el juez Brian Cogan. «Parece que están buscando un puerto en un océano».

De Castro dijo también que el gobierno de México presentó recientemente en Florida una demanda por presunto lavado de dinero contra García Luna, lo que representará más trabajo. Con la acción judicial, las autoridades mexicanas buscan recuperar unos 250 millones de dólares que habrían robado García Luna y varios socios y familiares, aseguran. «Este caso cambia continuamente para nosotros,» dijo De Castro.

Por otro lado, en la audiencia se discutió el proceso para lidiar con todas las pruebas que incluyen información confidencial. Esas pruebas debe ser sometidas a un proceso judicial paralelo en el que se decide cuáles podrán ser incluidas en un juicio y cuáles no. El juez Cogan accedió a la petición de los fiscales de entregar las pruebas confidenciales que sean aprobadas en un plazo de cinco meses. Después de eso, la fiscalía, abogados y el juez se reunirán para discutirlas.

La fiscalía asegura que los pagos que García Luna recibía por parte del Cartel de Sinaloa eran hechos por líderes del cártel, entre ellos, Ismael «El Mayo» Zambada, quien no ha sido arrestado, y Jesús «El Rey» Zambada, quien sí fue arrestado y testificó en el juicio a Joaquín «El Chapo» Guzmán, un exlíder del cártel.

Según los fiscales, García Luna ordenaba a miembros de la policía federal de nuestro país que protegieran las rutas que usaba el cártel y aportaba personal de seguridad para los altos cargos de la organización delictiva. También entregó al cártel información sobre investigaciones que hacía la policía.

Los Gobiernos de México y Estados Unidos presentaron un plan de trabajo derivado del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), relanzado el pasado 9 de septiembre, mediante el cual ambos países trabajarán de manera conjunta para fortalecer la relación bilateral.

Por ahora, el mecanismo incluye más de 10 proyectos concretos basados en cuatro pilares: reconstruir juntos, promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica, además de asegurar las herramientas para la prosperidad futura y la inversión.

En un comunicado conjunto, las Secretarías de Relaciones Exteriores, de Economía y Hacienda, los gobiernos recordaron que el primer pilar del DEAN busca el fortalecer las cadenas de suministro y coordinar su gestión en situaciones de crisis y la cooperación entre México-Estados Unidos en tecnologías ambientales.

Además de mejorar las condiciones fronterizas para facilitar el comercio bilateral legal y el tránsito de personas y la asociación para la facilitación comercial para equipo médico. El segundo tiene como objetivo la asociación entre México y EUA para abordar las causas de la migración irregular en el sur de México y el norte de Centroamérica.

En tanto, el tercer pilar busca la cooperación México-Estados Unidos en redes de telecomunicaciones y TIC de vanguardia y fortalecer la cooperación en materia de ciberseguridad y la cooperación digital sobre normas de privacidad fronteriza.

Mientras que el cuarto pilar impulsará una campaña de apoyo al crecimiento económico mediante la innovación y la creatividad. Además de una recuperación inclusiva a través de iniciativas para invertir en emprendedores y Mipymes y programas de formación técnica en sectores prioritarios.

En tanto, se informó que este martes comenzaron los trabajos del nuevo marco de seguridad binacional con el que se pone fin definitivamente a la iniciativa Mérida. Con el nuevo marco, México y EUA aspiran a ofrecer respuestas más integrales y rápidas para proteger a los ciudadanos de ambos países y combatir el crimen organizado.

«El acta de defunción de la Iniciativa Mérida ya se había extendido, hoy extendemos el acta de nacimiento del Entendimiento Bicentenario», dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard en un acto encabezado también por el embajador estadounidense en México, Ken Salazar.

Ambos gobiernos se comprometieron a trabajar en un ambiente de respeto mutuo y con celeridad porque no quieren que se repita la tragedia de la semana pasada que mató a 55 migrantes e hirió a más de cien al volcar un camión en el sur de México, el ejemplo más reciente de cómo operan las redes de tráfico de migrantes.

«Como nos han dicho los dos presidentes, (Joe) Biden y (Andrés Manuel) López Obrador. lo tenemos que hacer ahora», subrayó Salazar. «Son acciones, pero acciones inmediatas».

El Entendimiento Bicentenario, cuyos ejes cerraron Ebrard y su homólogo estadounidense, Anthony Blinken en octubre, se centrará en combatir el trafico de armas, de migrantes, la trata, los crímenes cibernéticos y el lavado de dinero y en judicializar los casos de corrupción ligados al crimen organizado, dijo la titular de la SSPC, Rosa Icela Rodríguez.

El objetivo, añadió, será desarticular todas esas redes que operan a ambos lados de la frontera, cortar sus cadenas de suministro y lograr sentencias más largas para esos delitos.

Recordemos que la Iniciativa Mérida se impulsó desde 2008 durante las administraciones de los expresidentes George Bush y Felipe Calderón, pero López Obrador insistió en que no estaba interesado en el equipo militar que centró la cooperación del pasado y se utilizó en el combate a los grupos de narcotraficantes, sino que aspiraba a que se reforzaran los esfuerzos centrados en las causas del consumo de drogas y la migración.

La tasa interanual de inflación en Estados Unidos subió en noviembre hasta el 6.8%, seis décimas por encima de la de octubre, lo que supone el registro más alto de los precios al consumidor en este país en casi 40 años.

Los precios subieron en un mes ocho décimas, según publicó la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

El 6.8% registrado representa la cifra de inflación interanual más alta desde junio de 1982, a finales del gran período inflacionario de la década de los 70 en Estados Unidos, que se produjo a causa de unos precios del petróleo desbocados.

El dato de noviembre se situó incluso por encima de las predicciones de la mayoría de los analistas, que esperaban una tasa superior al 6% pero sin llegar a rondar el 7% como se confirmó.

Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, la inflación subyacente en octubre fue del 0.5%, con una tasa anual del 4.9%. Los precios de la energía subieron en octubre un 3.5% y los de los alimentos subieron un 0.7%, según el informe del gobierno.

El dato de este viernes añade presión a la Reserva Federal (Fed), que tiene un doble mandato de fomento del pleno empleo y estabilidad de precios.

Este dato de la inflación podría llevar a los responsables del banco central estadounidense a acelerar el ritmo o el tamaño de la retirada de los estímulos. En noviembre, la Fed dejó sin cambios los tipos de interés en el rango de entre 0% y 0.25% y anunció el inicio de la rebaja de las inyecciones de liquidez en 15,000 millones de dólares al mes.

Durante las últimas semanas, varios medios financieros de Estado Unidos han especulado con la posibilidad de que después de su reunión de la próxima semana, el banco central estadounidense anuncie que duplica el tamaño de la rebaja de estas inyecciones de liquidez, de manera que en lugar de retirar 15,000 millones mensuales, retiraría 30.000.

La Reserva Federal tiene previsto celebrar su última reunión del año de política monetaria el 14 y 15 de diciembre.