Tag

Estados Unidos

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunirá el próximo lunes con el enviado especial para el clima del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, John Kerry, con el fin de evaluar el programa Sembrando Vida.

«Vamos al municipio de Balancán, cerca de Guatemala, y viene de visita a esta cita John Kerry, enviado del presidente (Joe) Biden para cuestiones del cambio climático y viene para ver el programa Sembrando Vida», anunció López Obrador en su conferencia matutina.

El encuentro tendrá lugar en el estado de Tabasco, tierra natal de López Obrador.

Sembrando Vida es uno de los programas estrella del gobierno de López Obrador, que entrega apoyos de 4,500 pesos mensuales a los campesinos que siembren árboles en sus tierras.

Sin embargo, de acuerdo con una investigación realizada por GATOPARDO, lejos de mejorar la vida de los beneficiarios y las condiciones del medio ambiente, Sembrando Vida, está condenado al fracaso, ya que entre otras cosas, no están tomando en cuenta que las plantas que se siembran no están madurando. Además, para poder acceder al programa, en muchos casos los campesinos tuvieron que desmontar sus terrenos y quitar plantas y árboles que ya estaban en los terrenos.

La investigación a cargo de la periodista Nadia Sanders señala que algunos de los campesinos aseguran que muchos de los terrenos no son aptos para los planes que tiene el gobierno federal. Además el gobierno estaría haciendo poco para garantizar la durabilidad del proyecto, pue sno se les pide a los agricultores que firmen contratos.

Aun así, México está exportando este programa a países de Centroamérica para desarrollar la región y frenar la migración forzada, e incluso ha pedido al gobierno de Estados Unidos que lo apoye.

El presidente Biden agradeció días atrás en una carta a López Obrador por la «financiación e implementación» del programa en Centroamérica, y se comprometió a aumentar la «inversión» de Estados Unidos en la región.

Kerry llegará a México poco más de una semana después de que el secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, estuvieran en Ciudad de México para rediseñar la estrategia de seguridad entre Estados Unidos y México

El gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, busca restablecer a mediados del próximo mes el programa ‘Quédate en México’, que obliga a los solicitantes de asilo a quedarse en territorio mexicano mientras se resuelven sus casos en Estados Unidos.

Así lo expresó el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) en una moción presentada en las últimas horas ante un tribunal federal de Texas.

En su escrito, el DHS explicó que «está preparado» para volver a aplicar los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), si las autoridades mexicanas aceptan a los solicitantes de asilo que devuelva Estados Unidos a su territorio.

Con este fin, el gobierno estadounidense indicó que ha mantenido conversaciones «múltiples» con sus contrapartes en nuestro país para explicar sus planes de reactivar este programa y garantizar «una decisión independiente de México de aceptar la vuelta de los registrados en los MPP».

Recordemos que en agosto pasado, la corte texana ordenó a la Administración de Biden restablecer los MPP, al considerar que La Casa Blanca había cancelado este programa de forma inadecuada, en respuesta a una demanda de los estados de Texas y de Misuri, con gobiernos republicanos.

Poco después, el Tribunal Supremo de EUA confirmó el fallo de la corte texana, forzando así al gobierno federal a restaurar una medida que Biden ha calificado de «inhumana».
Y

es que el gobierno del expresidente Donald Trump puso en marcha en 2019 los MPP, obligando a más de 60,000 solicitantes de asilo a regresar a México a esperar a que sus casos en se resolvieran.

Esta política fue diseñada para impedir que los inmigrantes que llegan a través de la frontera sur del país evitaran ser deportados solicitando asilo en Estados Unidos. Para que nuestro país aceptara esta medida, Trump amenazó a las autoridades mexicanas con la imposición de aranceles.

A su llegada a La Casa Blanca en enero pasado, Biden ordenó suspender los MPP, coincidiendo con un aumento de la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera.

La frontera terrestre entre Estados Unidos y México se reabrirá el 8 de noviembre, dijo este viernes el canciller Marcelo Ebrard.

Fue el pasado miércoles cuando se informó que Estados Unidos reabriría sus fronteras terrestres con México y Canadá, luego de poco más de 18 meses de permanecer cerradas debido a la pandemia del coronavirus.

El miércoles, el canciller indicó que los gobiernos de México y Estados Unidos se encontraban analizando y definiendo los detalles para la reapertura.

Tal como se adelantaba, los cruces fronterizos solo se permitirán para los ciudadanos que muestren un certificado de vacunación válido.

El titular de la SRE dijo que Estados Unidos aceptará todas las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, de las que se aplican en México solo Sputnik y CanSino no serán aceptadas para ingresar al país.

«La cercanía que tenemos en este momento con Estados Unidos en materias que tienen que ver con millones de personas no se veía desde hacía muchos años», añadió Ebrard.

Recordemos que la reapertura de la frontera, hasta ahora cerrada a viajes no esenciales, había sido una demanda reiterada por el gobierno de nuestro país, por lo que en meses recientes aceleró la vacunación en los 45 municipios fronterizos para facilitar un acuerdo al respecto.

«La nueva política de viaje de Estados Unidos que exige vacunación para los viajeros extranjeros a EE.UU. comenzará el 8 de noviembre. Este anuncio y la fecha se aplican tanto a los viajes internacionales aéreos como los terrestres», señaló un portavoz de la Casa Blanca, Kevin Muñoz, en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó este miércoles tener «relaciones de trabajo estables» con su homólogo estadounidense, Joe Biden, como parte de los esfuerzos de ambos países por mejorar las relaciones bilaterales.

«Estamos en contacto con la administración estadounidense. Y en general, en mi opinión, tenemos relaciones estables de trabajo con el presidente Biden», afirmó durante su intervención en el foro «Semana de la Energía de Rusia».

Putin aseguró que Rusia está dispuesta a trabajar con cualquier presidente que sea elegido por el pueblo estadounidense.

«Siempre lo he dicho, antes de las elecciones de (el presidente Donald) Trump y después, y antes de las últimas elecciones. Trabajaremos con el presidente de Estados Unidos que sea elegido por los votantes estadounidenses, el pueblo estadounidense», dijo.

El mandatario ruso se refirió a la visita de la subsecretaria de Estado de EUA para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, a Rusia, que aborda con sus colegas rusos los contactos futuros con el presidente Biden.

«Así que nuestras relaciones con la actual administración estadounidense son bastante constructivas», afirmó el mandatario.

Nuland se reunió este martes con el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, y sostuvo hoy encuentros con el jefe adjunto de la Administración Presidencial, Dmitri Kozak, experto como ella en Ucrania, y el asesor para Asuntos Internacionales del Kremlin, Yuri Ushakov.

La diplomática estadounidense valoró el análisis «honesto y productivo» de las relaciones entre EUA y Rusia hecho durante la reunión con Ushakov en Moscú. «Seguimos comprometidos con la posibilidad de lograr una relación estable y predecible» entre Rusia y Estados Unidos, añadió la diplomática.

Estados Unidos y México analizarán y precisarán en los próximos días los detalles para la reapertura de actividades en la frontera, esto luego de que se llegara a un acuerdo entre ambos países para retomar los cruces a partir de los primeros días de noviembre.

Recordemos que las actividades de transito han estado restringidas desde el año pasado en la frontera debido a la pandemia del coronavirus.

Está previsto que sea este miércoles cuando el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, anuncie formalmente que su país levantará las restricciones fronterizas tanto con Canadá y como con México.

Los cruces que se permitirán serán los de los ciudadanos completamente vacunados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el canciller Marcelo Ebrard, dijeron esta mañana que habían sido notificados por autoridades de la administración de Joe Biden sobre el tema.

«Me confirmó el secretario Mayorkas ayer por la noche que a partir de los primeros días de noviembre, ellos van a determinar la fecha exacta, la daremos a conocer en cuanto la conozcamos, pero es iniciando noviembre, ya muy cerca, se van a reanudar las actividades», dijo el canciller.

Indicó que se van a permitir los viajes terrestres y aéreos a Estados Unidos para las personas que están vacunadas. «La base de la movilidad global va a ser la vacunación», agregó el funcionario.

El titular de la SRE dijo que Estados Unidos aceptará todas las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, de las que se aplican en México, solo Sputnik y CanSino no serán aceptadas para ingresar al país.

«La cercanía que tenemos en este momento con Estados Unidos en materias que tienen que ver con millones de personas no se veía desde hacía muchos años», añadió Ebrard.

Recordemos que la reapertura de la frontera, hasta ahora cerrada a viajes no esenciales, ha sido una demanda reiterada por el gobierno de México, por lo que en meses recientes aceleró la vacunación en los 45 municipios fronterizos para facilitar un acuerdo al respecto.

Ebrard recordó que ambos México y Estados Unidos acordaron crear un grupo de trabajo sobre la frontera durante la visita a México de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en junio. Desde entonces han estado «trabajando estrechamente» y compartiendo información.

El secretario de Relaciones Exteriores reveló que hay otras reuniones programadas para estudiar los certificados de vacunación que serán necesarios para el cruce fronterizo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que viajará a Nueva York el 9 de noviembre para ofrecer un mensaje en la sede las Naciones Unidas por la presidencia que México asumirá en el Consejo de Seguridad.

«Voy a ir a las Naciones Unidas el 9 de noviembre porque México va a asumir la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU y voy a participar en una reunión en la ONU, voy a hablar de lo que considero el principal problema del mundo: la corrupción que produce desigualdad», adelantó el mandatario.

En junio de 2020, la Asamblea General de Naciones Unidas eligió a México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2021-2023.

México, que ya ocupó un asiento no permanente en otras cuatro ocasiones, la última entre 2009 y 2010, llegó a la elección con el respaldo unánime de los países de América Latina y del Caribe y como único candidato a este puesto.

Los 33 países adheridos al Grupo Regional de América Latina y el Caribe, conocido por sus siglas Grulac, mostraron su apoyo a la candidatura mexicana. Nuestro país obtuvo el apoyo de 187 países, cuando eran necesarios 125.

El viaje de López Obrador a Nueva York será el segundo del mandatario fuera del país después de acudir en julio del año pasado a Washington para la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), todavía con Donald Trump en la presidencia de EUA.

Supone además su primera intervención en persona ante la ONU, aunque con anterioridad ya ha participado virtualmente en reuniones de foros internacionales

Y aunque la visita a la ONU implica su traslado a Estados Unidos, descartó que vaya a aprovechar para reunirse con el presidente Joe Biden: «No (voy a reunirme con Biden), voy a Naciones Unidas. Estamos invitando al presidente Biden a que venga a México».

Sobre el tema de Estados Unidos, AMLO agradeció el apoyo y la solidaridad de la administración Biden, esto luego de la reunió de la semana pasada entre comitivas de México y Estados Unidos sobre temas de seguridad, y que estuvo encabezada por el secretario de Estado, Antony Blinken, y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Al respecto, esta mañana el canciller Marcelo Ebrard presentó la carta que Biden envió en respuesta a la misiva que López Obrador le envió en septiembre pasado.

Según el contenido, Biden está dispuesto a abordar las causas del flujo migratorio hacia territorio estadounidense. El estadounidense señaló que comparte «la misma visión del sistema migratorio» que AMLO, e indicó que desde que asumió el cargo redirigió los recursos del «innecesario muro fronterizo» hacia inversiones como la tecnología y modernización de los puertos de entrada terrestres.

«Estamos trabajando para mejorar el procesamiento y para que identifique mejor a las personas que tienen solicitudes legítimas de asilo y otras formas de protección, mientras desechamos rápidamente a las que no lo tienen», indica en la carta el presidente Biden. Añade que ha «dejado claro al Congreso de Estados Unidos que también es hora de que actúen para proporcionar un camino hacia la ciudadanía y un sistema de inmigración legal, justo y eficiente».

Enfatizó que para disuadir a los posibles migrantes de que huyan de sus hogares se deben abordar las causas fundamentales de la migración, entre las que mencionó la falta de oportunidades económicas, la débil gobernanza, la corrupción, la violencia y la inseguridad.

Para Biden, un aspecto fundamental de este enfoque requiere de la asociación con México para «garantizar que la migración regional es segura, ordenada y humana». Biden recordó que pidió al Congreso unos 861 millones de dólares adicionales para su presupuesto de cara a 2022.

Estados Unidos cree que ya es hora de que haya «una actualización» tras 13 años de Iniciativa Mérida, por medio de la cual Washington ha enviado más de 3,000 millones de dólares a nuestro país para ayudar a luchar contra el narcotráfico.

Así lo expresaron los secretarios de Estado, Antony Blinken, de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, este jueves en una llamada con periodistas, a un día de que inicie el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad (DANS), en la Ciudad de México.

Los funcionarios explicaron que el objetivo del diálogo de mañana es poner al día «el marco de seguridad» entre ambos países para responder a los nuevos desafíos y revitalizar la cooperación en esta materia. En concreto, revelaron que el nuevo plan podría llevara el nombre de «Marco bicentenario EE.UU.-México para la seguridad, la salud pública y comunidades más seguras».

Uno de los funcionarios estadounidenses consideró que, después de 13 años de la Iniciativa de Mérida, realmente «ya es hora de una actualización», conforme se revisa la cooperación bilateral de seguridad en una amplia gama de asuntos.

Recordemos que el canciller Marcelo Ebrard adelantó esta semana que su principal petición en el DANS sería pedir a Blinken acabar con la Iniciativa Mérida, acuerdo que arrancó en 2008 con el expresidente Felipe Calderón.

Pese a no ser un tema oficial, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló que era posible que se aborde el tema migratorio.  Preguntados sobre si habrá algún anuncio migratorio, los responsables estadounidenses indicaron que uno de los componentes claves del nuevo marco de seguridad será abordar el tráfico y el contrabando de seres humanos.

«Creo que uno de los ámbitos en los que pretendemos colaborar dentro de este marco de seguridad más amplio es adoptar medidas o medidas adicionales para abordar la actividad criminal asociada con el movimiento de individuos», dijo uno de los funcionarios.

En ese sentido, apuntaron que tras este diálogo lo siguiente será desarrollar un plan de acción para el 1 de diciembre, con vistas a tener preparado un marco de seguridad para los próximos tres años hacia el 30 de enero de 2022.

Estados Unidos anunció este miércoles sanciones contra el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), especiosamente contra cuatro mexicanos que fueron identificados como miembros de la organización criminal.

Recordemos que el gobierno de Estados Unidos ha catalogado al CJNG como el responsable del tráfico de fentanilo y otras drogas hacia su territorio.

A dos días del primer encuentro entre autoridades de ambos países para el Diálogo de Alto Nivel de Seguridad (DANS), la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro anunció en un comunicado que fueron designados como narcotraficantes los integrantes del CJNG: Aldrin Miguel Jarquin, José Jesús Jarquin, César Enrique Díaz De León Sauceda y Fernando Zagal Anton, de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico.

Con esta decisión las autoridades prohíben toda transacción de estadounidenses o personas dentro de los Estados Unidos que involucre cualquier propiedad o interés de los cuatro mexicanos designados.

Los cuatro sancionados son señalados de manejar las operaciones del CJNG a través del puerto de Manzanillo en el estado de Colima, y sus alrededores.

«Este puerto de la costa del Pacífico es utilizado como un punto de entrada importante para la cocaína colombiana y precursores químicos importados de Asia, incluidos los empleados para sintetizar fentanilo para su distribución final en Estados Unidos», dijo la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro, Andrea Gacki.

Adicional, como consecuencia de las sanciones, quedan congelados los activos que esas personas puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se les prohíbe transacciones financieras con entidades EE.UU.

El Tesoro advirtió de que las luchas por el control de Manzanillo y otros puntos estratégicos en Colima por parte del CJNG han convertido a ese estado en uno de los más peligrosos del país, y subrayó que el año pasado allí fue asesinado un juez federal.

En dos días llegan a México el Secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, el de Homeland Security, Alejandro Mayorkas, y el Procurador Merrick Garland para reunirse con el canciller Marcelo Ebrard en el Diálogo de Alto Nivel que se enfocará en temas de seguridad.

A estas pláticas llegan los funcionarios del gobierno de Joe Biden, que están con un tema central en su agenda: evitar la injerencia de China en el mundo en general y en América en particular.

Si bien Ebrard tiene entre sus temas prioritarios cerrar el capítulo de la Iniciativa Mérida y abrir uno nuevo en materia de seguridad, para Garland, Blinken y Mayorkas no habrá pasado desapercibido que en la Cumbre de Celac, fue Ebrard quien presentó con bombo y platillo la videoconferencia del Jefe de Estado chino, Xi Jinping.

Con este antecedente vale la pena preguntarnos ¿con qué ánimo llegarán Mayorkas, Garland y Blinken al diálogo con Ebrard?

En un momento en donde la doctrina de política exterior de Biden es ya muy clara: su tema principal es China, México ha decidido inexplicablemente acercase a ese país. Inexplicablemente porque, desde la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), estamos ambos países en una situación se suma cero. Lo que China gana con Estados Unidos, México lo pierde y viceversa.

Entonces, cuando Estados Unidos decide que su estrategia es frenar a China, resulta incomprensible que México no opte por aprovechar la circunstancia para acercarse aún más al vecino del norte.

Para Biden, que enfrenta enormes problemas internos y de política internacional, China es uno de los pocos frentes en donde logra respaldo bipartidista. Tanto demócratas como de republicanos están en favor de contener a China. En la más reciente encuesta de Gallup, el 79 por ciento de los estadounidenses expresó tener una opinión muy desfavorable sobre China. Aquí no hubo diferencias notables entre miembros o simpatizantes de cada partido.

Por ello, a diferencia de prácticamente el resto de las acciones de Donald Trump, en la relación con China Biden no solo ha mantenido la postura de fuerza y contención que implementó su antecesor, sino que la ha aumentado: mantiene las tarifas a los productos chinos; ha seguido con las críticas del manejo del coronavirus por parte de China; ha criticado los abusos en materia de Derechos Humanos de ese país y ha expresado abierto apoyo a un Taiwán independiente.

Para el gobierno de Biden, el papel de Estados Unidos actualmente es lograr que prevalezca la democracia sobre el autoritarismo y ahí China es el principal rival. Esto explica muchas de las acciones de política interna e internacional que ha llevado a cabo el gobierno.

Así las cosas, se antoja complicado el encuentro del 8 de octubre entre Ebrard y la comitiva de Estados Unidos. El memorándum que quiere firmar el gobierno mexicano con el estadounidense, para ser viable, requiere que la relación que tenemos con China cambie. Nuestro desarrollo está atado a Estados Unidos. No es muy difícil de entender esto. O cuando menos, no debería serlo.

Si el gobierno mexicano cree que puede abrazar a Xi Jinping y a la vez pedir cooperación y confianza de Estados Unidos, muy pronto se dará cuenta de que está muy equivocado.

 

Columna completa en El Universal

La aprobación del presidente Joe Biden ha caído tras una serie de polémicas que ha protagonizado el mandatario, principalmente en lo que tiene que ver con su política exterior, revela la nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

El 50% de los entrevistados dijo que aprueba la gestión de Biden, mientras que el 49% la desaprueba. El 54% la aprobaba en agosto y el 59% en julio.

La nueva encuesta se realizó luego de la evacuación de las tropas estadounidenses en Afganistán, la actuación de la policía montada contra los refugiados haitianos en la frontera con México, la evolución de la pandemia del coronavirus, y la negociación de la aprobación de las políticas económicas, impositivas y de infraestructura en el Congreso.

Desde julio, la tasa de aprobación de Biden ha caído levemente entre los demócratas (92% a 85%) y más entre los independientes que no se inclinan por uno u otro partido (62% a 38%). Apenas el 11% de los republicanos aprueban la gestión del presidente, una cifra similar a la de julio. La aprobación bajó entre los estadounidenses blancos (49% a 42%) y negros (86% a 64%).

En entrevistas posteriores, algunos de los que tenían dudas sobre el desempeño de Biden aún lo consideraban preferible al presidente Donald Trump. Dijeron que Biden enfrentaba una pandemia que comenzó durante la presidencia anterior, un retiro de Afganistán negociado en nombre de Trump y una economía favorable a las grandes empresas y los ricos debido a los recortes de impuestos de Trump.

Apenas el 34% considera que Estados Unidos va por buen camino, comparado con el 50% que lo aseguraba en los primeros meses del mandato de Biden.

La encuesta revela que el 47% aprueba su manejo de la economía, comparado con el 60% que lo hacía en marzo, pero similar a agosto.

El 57% aprueba el manejo de la pandemia de coronavirus, muy por debajo del 66% en julio. Con todo, sigue siendo el rubro más fuerte de Biden en la encuesta. Casi nueve de cada 10 demócratas aprueban el manejo de la pandemia, comparado con dos de cada 10 republicanos.

En materia de política exterior, el 43% aprueba su manejo de la política exterior en general, pero sólo el 34% el manejo de la situación en Afganistán. Entre los demócratas, apenas el 54% aprueba su manejo de la situación en Afganistán. Solo el 10% de los republicanos lo aprueban.

El 46% de los estadounidenses aprueban la gestión de Biden en materia de seguridad nacional, en tanto el 52% la desaprueban. Apenas el 35% aprueba el manejo de la inmigración, comparado con el 43% en abril, cuando ya era uno de los rubros peores para Biden. Dentro de su propio partido, el 60% aprueba su gestión junto con el 6% de los republicanos.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó un 1.6% en el segundo trimestre respecto a los tres meses precedentes, sin cambios respecto al cálculo previo, informó este jueves la Oficina de Análisis Económico (BEA).

El tercer y último cálculo de la actividad económica trimestral, que en tasa anual creció al 6.7%, levemente por encima del 6.6% de la anterior estimación, refleja el impacto positivo de la reapertura de negocios, las vacunaciones y los programas de estímulo del gobierno.

De nuevo, el informe oficial recalcó que en el trimestre pasado los pagos gubernamentales en forma de préstamos y fondos a autoridades locales y estatales aumentaron, mientras que los beneficios sociales a los hogares, como las transferencias directas, se redujeron.

Así, el valor de la actividad económica en EUA, la primera economía mundial, supera ya los niveles previos a la pandemia de la COVID-19.

No obstante, los analistas consideran que dadas las dificultades que aún encaran las cadenas de suministro globales y la progresiva retirada de algunos planes de ayuda federal, como el refuerzo de los subsidios de desempleo, la actividad se podría ralentizar ligeramente en la segunda parte del año.

Hace una semana, la Fed disminuyó levemente el crecimiento previsto para el cierre de 2021 al 5.9%, frente al 7% estimado tres meses atrás, aunque supone una cifra todavía sólida tras la contracción del 3.4% de 2020.

La gran preocupación económica en Estados Unidos sigue siendo la inflación, que está en sus niveles máximos en una década.

Pese a que en agosto la inflación anual se redujo en una décima, al 5.3%, todavía se mantiene a niveles muy elevados y lleva tres meses consecutivos por encima del 5%.

En este sentido, esta semana la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el presidente de la Fed, Jerome Powell, reconocieron en una comparecencia ante el Congreso que la inflación durará «más de lo esperado» en sus cálculos de los últimos meses.

Yellen anticipó que la inflación probablemente estará más cerca del 4% este año, y en cualquier caso reconoció que estará claramente por encima del 2%, que es la meta anual de la Fed.

Por otro lado, el mercado laboral en EUA sigue registrando progresos, aunque a un ritmo más lento del esperado, y la tasa de desempleo cerró agosto en el 5.2%, frente al 6.7% de final de 2020.

Dos senadores republicanos de Florida en Estados Unidos, acusaron al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de no haber cumplido un tratado internacional de cooperación contra la delincuencia por el que debería haber extraditado a Estados Unidos al mandatario venezolano Nicolás Maduro, quien estuvo en México para la cumbre de la CELAC.

En una carta los senadores Marco Rubio y Rick Scott le escribieron a López Obrador para expresarle su «decepción» por sus acciones y declaraciones «incompatibles con los valores democráticos» al haber invitado a Maduro y al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel a las festividades del Día de la Independencia de México.

Tras recordarle que México es signatario de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional que estipula que los signatarios deben cooperar en la extradición de delincuentes, le reclamaron no haberlo hecho con Maduro.

«Como usted conoce, el 26 de marzo de 2020 el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) acusó formalmente a Maduro de participar en una conspiración de narcoterrorismo y de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos», escribieron Rubio y Scott a López Obrador.

«Como tal, Maduro debió haber sido extraditado a los Estados Unidos para enfrentar un juicio por estos cargos tan pronto como pisó suelo mexicano», explicaron los legisladores.

Rubio es el miembro de más alto rango del Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental, Crimen Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer del Senado estadounidense, mientras que Scott fue gobernador de Florida y al igual que Rubio ha tratado desde hace tiempo de acercarse a las comunidades venezolanas y cubanas del sur de Florida.

En la carta ambos senadores describieron a Maduro como un «narcodictador» y a Díaz- Canel como «un títere de la dictadura cubana» y le pidieron una respuesta por sus acciones a López Obrador.

Los senadores le dijeron a AMLO que esperan que su decisión de haber invitado a Maduro y Díaz-Canel «no sea indicativo de un alejamiento de los principios de su país en el respeto por la democracia y la libertad».

Recordaron asimismo que las protestas callejeras en Cuba en julio pasado fueron una reacción enfática en contra de ese régimen y le dijeron a López Obrador que otorgarle legitimidad a ese régimen antidemocrático es una falta de respeto a la lucha del pueblo cubano por su libertad.

Al final de la misiva instaron a López Obrador a tomar medidas al respecto y le expresaron que están listos para ayudarle a tomar esas medidas y profundizar la relación entre México y Estados Unidos. Los legisladores terminaron diciéndole que esperan una respuesta.

El gobierno de Estados Unidos propuso este miércoles la declaración de extinción de 23 especies animales, entre ellos el pájaro carpintero de pico de marfil, de la que responsabilizó al cambio climático y la desaparición de sus hábitat naturales.

El anuncio lo hizo el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, que asegura que estas especies deben salir de la Lista de Especies en Peligro dado que se han extinguido.

El pájaro carpintero de pico de marfil, quizá el más conocida de los animales declarados extintos, solía encontrarse en los pantanos de Arkansas, Luisiana, Misisipi y Florida.

Otras de las especies mencionadas en el reporte oficial son varios tipos de mejillones del sureste de Estados Unidos, once aves de Hawai y dos pequeños peces endémicos de Ohio y Texas.

«Con el cambio climático y la pérdidas del hábitat natural cada vez más especies están al borde de la desaparición, es el momento de ser más proactivos e innovadores en los esfuerzos para salvar la fauna de Estados Unidos», indicó la secretaria de Interior, Deb Haaland.

Estos 23 animales fueron añadidos a la lista de especies protegidas en la década de 1960.

Los científicos de la agencia señalaron, no obstante, que los esfuerzos de protección son efectivos, y recordaron que desde 1975 casi medio centenar de animales han salido de la lista de especies protegidas, entre ellas el águila calva o el pelícano pardo.

Todo indicaba que la llegada de Biden significaría un viraje de los desplantes de su antecesor que tanto dañaron la imagen de Estados Unidos en el mundo. A La Casa Blanca llegaba un expertazo en temas internacionales. Durante décadas presidió el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y después estuvo ocho años de Vicepresidente con Obama encargado de temas de política exterior que, entre otras cosas, lo trajeron de visita a México en más de una ocasión.

La llegada de gente profesional; pragmática y estratégica auguraba una recomposición de Estados Unidos ante sus aliados que, si bien no sería sencilla, sí sería posible. Pero tan solo en estos primeros ocho meses de gobierno lo que hemos visto es a un Biden actuando como Trump: agresivo; impulsivo y poco leal con aliados tradicionales de Estados Unidos.

Trump-ada 1: La retirada de Afganistán

Cuando el 8 de julio, Joe Biden ofreció una conferencia de prensa para anunciar la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán después de veinte años de guerra en aquel país, aseguró que la salida sería ordenada y que los Talibanes no serían una amenaza para los ciudadanos afganos ni un refugio para el terrorismo internacional. Menos de un mes después vimos la caída de Kabul a manos de los talibanes y una salida de los estadounidenses desordenada y poco preocupada por los afganos que los ayudaron. La salida fue una buena decisión, muy mal instrumentada. Recordé aquella frase de un guerrillero del Frente Nacional de Liberación de Vietnam sobre Estados Unidos cuando la salida de Saigón “Sólo existe algo peor que ser enemigo de Estados Unidos: ser su amigo”.

Así como los norteamericanos pudieron entrar y salir de Afganistán, de un momento a otro aun habiendo pasado veinte años en aquel país, así pueden ayudar y abandonar a cualquier otro aliado. Esa fue la primera Trump-ada de Biden.

Trump-ada 2: El trato a los migrantes haitianos

Si la salida de Afganistán fue tan caótica, quizás fue porque no había de otra, pensamos algunos. Pero al ver el manejo de la crisis migratoria de los haitianos que han llegado a la frontera de Coahuila con Texas en busca de asilo para ser o sacados de vuelta a México o volados de regreso a Puerto Príncipe como ganado, es evidente que hay un problema agudo en el gobierno de Biden. Las imágenes de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo atrapando a los migrantes con la rienda de montar o golpeándolos con fuetes coronaron la visión de que entre los gobierno de Trump y Biden, no hay una diferencia en el trato inhumano a los migrantes.

Trump-ada 3: La estocada a Francia

El anuncio del acuerdo entre Australia; Gran Bretaña y Estados Unidos, AUKUS, para compartir con los australianos tecnología que les permitiera tener submarinos de propulsión nuclear fue una estocada a Francia porque el país perdió un contrato de 40 mil millones de dólares de ventas pactadas con Australia para submarinos convencionales sin que los estadounidenses ni los australianos les dieran un aviso previo.

¿Cómo es que el gobierno de Biden no pensó que debía informar al de Macron de algo así para lograr de AUKUS un acuerdo aprobado y avalado hasta por Francia? El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, denunció la puñalada por la espalda que recibió por parte de Estados Unidos. Para el Palacio del Elíseo, el cambio de Trump a Biden no resultó tan positivo como esperaban.

La idea de que el gobierno de Biden sería uno de poco drama y mucha estrategia se está cayendo a pedazos. Una razón para ello es la fijación de Biden con China que al parecer le está nublando visión. En la siguiente entrega ese nueva Guerra Fría con China será mi análisis.

Columna completa en El Universal

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, bloqueó este martes un nuevo intento de los demócratas para aprobar un aumento del techo de endeudamiento y evitar que Estados Unidos incurra en una suspensión de pagos de la deuda nacional el próximo 18 de octubre.

La negativa de McConnell significa que los demócratas tendrán que buscar otras opciones para aumentar la deuda.

«No había ninguna posibilidad de que los republicanos hicieran un esfuerzo para ayudar a los demócratas a conservar su tiempo y energía con el fin de que puedan reanudar tan rápido como sea posible su embestida a través de un socialismo partidista», arremetió despectivamente McConnell.

Horas antes, el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, había anunciado su deseo de llegar a un acuerdo con los republicanos para que los demócratas aprobaran el aumento del techo de deuda con una mayoría simple de 50 escaños sin tener que superar la barrera de 60 votos necesaria para la mayoría de leyes.

Actualmente, el Senado está dividido en 50 escaños para los republicanos y 50 para los demócratas, aunque los demócratas tienen la mayoría porque cuentan con el voto del desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris, que ejerce como presidenta de la Cámara Alta.

Recordemos que ayer por la noche, los republicanos también bloquearon un paquete legislativo en el que los demócratas habían vinculado la aprobación de un aumento del techo de deuda con otra medida para financiar la Administración y evitar que se quede sin fondos la medianoche del jueves.

Los republicanos quieren que los demócratas utilicen un mecanismo legislativo llamado «reconciliación» que permite aprobar de forma excepcional proyectos con tan solo 50 votos. Sin embargo, los demócratas llevan semanas debatiendo entre ellos cómo usar este mecanismo para aprobar un gran plan de gasto social del presidente estadounidense, Joe Biden, por lo que añadirle el tema de la deuda resultará con toda probabilidad en más discusiones y demoras.

Por eso, ante la insistencia de los republicanos, varios demócratas de alto rango, incluido Schumer, dijeron este martes que esa opción no está sobre la mesa. «Ir con la deuda a través del proceso largo, complicado y difícil de reconciliación con el límite de la deuda es muy, muy arriesgado», avisó Schumer en declaraciones a la prensa.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, advirtió también este martes que Estados Unidos podría incumplir sus obligaciones sobre el pago de la deuda el 18 de octubre.

Esta situación sobre el techo de deuda, que lleva a Estados Unidos al abismo cada pocos años, se produce porque el gobierno gasta mucho más dinero del que obtiene a través de impuestos federales. Solo en 2021, se estima que el gobierno incurrirá en gastos por 5.8 billones y tendrá 3.5 billones de ingresos, lo que dejará un déficit de 2.3 billones, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso.

El gobierno solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso, que tiene el poder de elevar ese techo según crea conveniente. EUA nunca ha tenido que recurrir a la suspensión de pagos de su deuda soberana, pero estuvo cerca en 2011 con Barack Obama en La Casa Blanca.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dieron la madrugada de este viernes luz verde a la tercera dosis, o dosis de refuerzo, de la vacuna de Pfizer/BioNTech para las personas mayores de 65 años, así como personas en situación de riesgo.

Como consecuencia, esta tercera dosis podrá estar disponible para estos grupos, que suponen millones de estadounidenses, en los próximos días.

La decisión de la CDC avala las recomendaciones previas de la Agencia de Medicamentos y Alimentos (FDA) que había aprobado su uso con estos límites.

«Creo que podemos servir mejor a las necesidades de salud pública de la nación ofreciendo dosis de refuerzo para los de mayor edad, las residencias de ancianos, la gente con condiciones médicas previas, y para los adultos con alto riesgo por su exposición por ocupación a la COVID-19», señaló Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Recordemos que el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, había defendido que la tercera dosis de Pfizer fue administrada para el conjunto de la población de mayores de 16 de años, algo que las autoridades sanitarias rechazaron a falta de más datos.

La de Pfizer/BioNTech es la única vacuna que cuenta con aprobación total para su uso por parte de la FDA, ya que las otros dos disponibles en el país, las de Moderna y Johnson & Johnson, cuentan con autorización de emergencia.

Actualmente, el 64% de la población estadounidense se encuentra vacunada con esquema completo; el ritmo de vacunación ha caído en los últimos meses, lo que ha elevado la preocupación entre las autoridades sanitarias.

En las últimas semanas, Estaos Unidos registra una media de en torno a 150,000 contagios diarios y cerca de 1,500 muertes, cifras no vistas desde el comienzo del año.