El nuevo embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, aseguró que las relaciones bilaterales entre ambos países se encuentran ahora en una etapa de «reajuste» tras la llegada a La Casa Blanca del presidente, Joe Biden, lo que da por terminadas las políticas de «corte conservador» del expresidente Donald Trump.

En entrevista con Milenio, Salazar explicó que parte de «ese reajuste tiene que ver con la problemática que representa para ambos países el tráfico ilegal de armas en la frontera, por lo que ambos deben garantizar que este tipo de cuestiones se resuelven».

En este sentido, ha dicho sentir «dolor» por ver los estragos de la violencia derivada del narcotráfico que se vive en el país desde, hace al menos, una década, gracias en gran medida al contrabando de armas.

«Me duele en el corazón. Es un tiempo doloroso, doloroso más para la gente afectada», ha aseverado antes de aceptar la responsabilidad de Estados Unidos en el tráfico ilegal de armas en la frontera. Dichas armas, ha señalado acaban en la mayoría de los casos en manos de grupos de la delincuencia organizada en México, especialmente los
cárteles de la droga,

Este es, sin embargo, un «problema compartido», tal y como ha indicado. «En Estados Unidos también sufren por esta epidemia de violencia»,

Asimismo, ha afirmado que el tema migratorio «tiene en jaque» la frontera sur, donde miles de migrantes, haitianos y centroamericanos son contenidos por la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM) y ha adelantado que es necesario implementar un nuevo modelo migratorio entre las partes.

Salazar ha hecho hincapié en que Washington espera construir una nueva relación con México dado que La Casa Blanca no se centrará «en el pasado».

En ese sentido, el nuevo embajador subrayó que la administración del presidente Biden quiere un trato entre iguales con México, por lo que resaltó la importancia de privilegiar el diálogo y trabajar en la construcción de marcos legales duraderos que beneficien a los países.

En un mensaje en Palacio Nacional, donde el pasado martes entregó sus cartas credenciales al presidente López Obrador, Salazar indicó que era un orgullo para él iniciar su gestión porque «mis raíces mexicanas y estadounidenses siempre han estado presentes en la vida de mi familia. Una familia que refleja a millones de hogares en mi país y que es un testimonio de nuestro pasado compartido y del futuro esperanzador que juntos podemos construir en ambos lados de la frontera. Somos dos naciones con un mismo pueblo».

Y fue justo Ken Salazar quien este jueves asistió como invitado especial al Desfile Militar, evento en el que AMLO hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos para poner fin al bloqueo contra Cuba.

El embajador estadounidense escuchó el discurso de López Obrador desde las gradas que se instalaron para los invitados frente a Palacio Nacional, a un costado del templete en el que estuvo AMLO.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario