Tag

biden

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que pedirá la integración económica del continente en la próxima Cumbre de Líderes de América del Norte, que tendrá lugar en la Ciudad de México en enero próximo.

«Sí quiero en esa Cumbre de América del Norte tratar de nuevo la integración de América porque está demostrado que nos ayuda la integración económica con respeto a nuestras soberanías», señaló el mandatario en su rueda de prensa diaria, esta vez en el oriental estado de Veracruz.

López Obrador se refirió a la reunión que ha anunciado para el 9 de enero, a la que asistirán sus homólogos de Estados Unidos, Joe Biden, y de Canadá, Justin Trudeau.

Esta sería la segunda ocasión de un encuentro tripartito, tras el último que tuvieron en noviembre de 2021 en Washington, donde los tres abordaron temas relacionados con la pandemia, la migración y el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El mandatario señaló que «a México le está yendo bien, entre otras causas, razones, por el tratado». «México es de los países, sino es que el país más atractivo para la inversión extranjera, por el Tratado con Estados Unidos y Canadá», afirmó.

Al respecto, dijo que insistirá en que América se integre como un bloque comercial y económico, tal como sucede en Europa.

“Pensamos que hay que ampliar la unión de países de América, así como la Comunidad (Económica) Europea se convirtió en la Unión Europea, así es lo que estamos nosotros proponiendo porque entonces América se convertiría en la región más importante del mundo», manifestó.

AMLO destacó los beneficios que ha traído el T-MEC. Dijo que ha dado buenos resultados en la integración con Estados Unidos pues ahora México es el principal socio económico comercial de Estados Unidos en el mundo, tras haber arrebatado dicha posición a Canadá.

La cumbre trilateral, conocida popularmente como la de los «tres amigos» y que se organizaba normalmente de forma anual, se celebró el año pasado por primera vez desde 2016, después de cuatro años paralizada durante el mandato de Donald Trump.

Pese a las declaraciones de López Obrador, esta semana La Casa Blanca se negó a confirmar la asistencia de Biden al encuentro, aunque John Kirby, uno de los portavoces, dijo que el presidente estadounidense «está deseando» mantener ese encuentro.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dificultaría la búsqueda de asilo en la frontera con México bajo varios planes que se están considerando y que tienen similitudes con las políticas impulsadas por el expresidente Donald Trump.

Dos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y una persona familiarizada con el asunto, que hablaron bajo anonimato con la agencia Reuters, dijeron que la administración está discutiendo una regulación de vía rápida para negar el asilo a los migrantes adultos solteros si no buscan primero protección en otros países.

Las fuentes dijeron que no habían visto una copia de la regulación propuesta, por lo que no podían dar más detalles.

Desde que Biden asumió el cargo en enero de 2021, su administración ha tenido que lidiar, tanto operativa como políticamente, con un número récord de migrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México de forma ilegal.

Autoridades fronterizas estadounidenses realizaron 2.2 millones de detenciones de migrantes en la frontera en el año fiscal 2022, que finalizó el 30 de septiembre, aunque muchas de ellas incluían a personas que cruzaban la frontera repetidamente.

Otro funcionario estadounidense dijo que el gobierno de Biden también está considerando otras medidas disuasorias de la era Trump que incluyen que los agentes de la Patrulla Fronteriza realicen revisiones aceleradas de asilo.

Otra posibilidad era aumentar una práctica conocida como «medición», que limita el número de migrantes que pueden acercarse a un puerto de entrada para pedir asilo.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional dijo este viernes que no se había tomado ninguna decisión para hacer cambios en la política.

Biden venció a Trump en las elecciones presidenciales del 2020 prometiendo deshacer las políticas de inmigración de su predecesor y «reafirmar el compromiso de Estados Unidos con los solicitantes de asilo y los refugiados».

Las políticas que se están considerando, si se adoptan, significarían un fuerte retroceso a esas promesas y ya han provocado la preocupación de defensores de la inmigración.

Recordemos que políticas similares de Trump fueron impugnadas en los tribunales y anuladas.

Para que se les conceda asilo en Estados Unidos, los inmigrantes que entran al país deben demostrar que buscan protección contra la persecución en otro lugar por su raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas o pertenencia a un grupo social determinado.

El portal Axios informó por primera vez de las discusiones en torno a una nueva prohibición de asilo a principios de esta semana. No se ha informado previamente de las otras medidas que se están considerando.

Tras la noticia de Axios, un funcionario de Biden dijo en un comunicado que Estados Unidos trataría de acelerar los tiempos de tramitación del asilo, desarticular las redes de contrabando que se aprovechan de los inmigrantes y trabajar con otros países de la región para gestionar el flujo de inmigrantes.

Los republicanos, que tomarán el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en enero, han atacado la gestión de Biden en la frontera y han amenazado con destituir a su principal funcionario, el secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas.

El mes pasado, un juez federal estadounidense invalidó una orden fronteriza de la era COVID-19 conocida como Título 42.

Implementada en marzo de 2020 bajo el mandato de Trump, permitía a las autoridades expulsar rápidamente a migrantes detenidos al cruzar la frontera sin darles la oportunidad de solicitar asilo.

El juez retrasó la fecha de entrada en vigor del fallo hasta el 21 de diciembre para dar tiempo a las autoridades fronterizas a prepararse. Una semana más tarde, una coalición de estados con fiscales generales republicanos lanzó un recurso legal para revertir la decisión.

La administración se está preparando para la posibilidad de que entre 9,000 y 14,000 inmigrantes al día intenten cruzar la frontera si se levanta el Título 42, según el Departamento de Seguridad Nacional, aproximadamente el doble del registro diario reciente.

La Casa Blanca sigue sin confirmar si el presidente estadounidense, Joe Biden, visitará nuestro país en enero próximo, para participar en la Cumbre de Líderes de Norteamérica, conocida popularmente como la de los «tres amigos».

En conferencia de prensa, John Kirby, uno de los portavoces de La Casa Blanca, se negó a confirmar si Biden asistirá a la cita, tal como lo revelara el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero dijo que el presidente «está deseando» mantener ese encuentro con su homólogo mexicano y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Recordemos que el pasado viernes, López Obrador anunció que la cumbre se celebrará en enero, en vez de diciembre como estaba inicialmente previsto, y aseguró que contará con la asistencia de Biden y Trudeau. Dio como fecha tentativa el 9 y 10 de enero.

Pese a que Ña Casa Blanca se ha negado a dar detalles, López Obrador reveló algunos pormenores de la visita, como por ejemplo que el avión de Biden aterrizará en el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), construido y recién inaugurado por el gobierno de López Obrador y que ha causado polémica por su lejanía con el centro de Ciudad de México.

La última Cumbre de Líderes de América del Norte se produjo en noviembre de 2021 en Washington y uno de los principales temas fue el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Esta cumbre trilateral solía celebrarse de manera anual, pero no se llevó a cabo durante los cuatro años del gobierno de Donald Trump.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard, quien participó en la reunión preparatoria de la Cumbre de Líderes de América del Norte, dijo que México y Estados Unidos acordaron continuar avanzando en temas de seguridad alimentaria.

Ebrard dijo a medios que se está preparando la cumbre «va a ser en enero y estamos tratando de tener claro en cada uno de los campos más importantes como puede ser el de agricultura».

Recordó que este sector «es muy importante, son todas las exportaciones e importaciones de México, (estamos viendo) cuáles son las decisiones o los puntos en los que nos tenemos que poner de acuerdo».

Contó que el presidente López Obrador les pidió trabajar con el equipo de Estados Unidos «en este como en otros temas y que estemos listos antes de la cumbre, que se va a llevar a cabo, para presentar las opciones o soluciones que haya que presentar».

El Partido Republicano se quedó con el control de la Cámara de Representantes en Estados Unidos, al haber alcanzado el umbral de 218 escaños necesarios, más de una semana después de la jornada electoral del pasado 8 de noviembre.

Ocho días después de las ‘midterm’, los republicanos han obtenido el asiento que necesitaban para arrebatarle a los demócratas el control de la Cámara Baja, lo que les permitirá tener la iniciativa legislativa en el país.

Además, el Partido Republicano podrá obstaculizar la agenda legislativa de los demócratas, lo que presumiblemente se convertirá en un bloqueo a cada una de las medidas promulgadas por el presidente Joe Biden.

No obstante, pese a que los republicanos controlen la Cámara de Representantes y puedan presentar sus propias iniciativas, deben pasar por la firma del mandatario estadounidense, quien tiene el poder de promulgar o vetar las leyes que emanan del Congreso.

En este sentido, la victoria en la Cámara Baja de la bancada republicana, que liderará el congresista Kevin McCarthy, pondrá fin al segundo mandato de la demócrata Nancy Pelosi como presidenta de la Cámara de Representantes.

A pesar de que los sondeos pronosticaban una mayoría holgada de los republicanos en ambas cámaras ante la caída de la popularidad de Biden y el hecho de que la noche electoral arrancara con una victoria aplastante del gobernador Ron DeSantis en Florida, los demócratas han logrado unos resultados mejores de lo esperado, manteniendo el control del Senado y no perdiendo tantos asientos en la Cámara de Representantes como se preveía.

Tras conocer la victoria de los republicanos en la Cámara de Representantes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha mostrado su disposición a trabajar con todos los legisladores en la Cámara Baja.

«Las elecciones de la semana pasada demostraron la fuerza y la resistencia de la democracia estadounidense. Hubo un fuerte rechazo a los negadores de las elecciones, a la violencia política y a la intimidación. Hubo una declaración enfática de que, en Estados Unidos, la voluntad del pueblo prevalece», sostuvo el mandatario estadounidense en un comunicado difundido por La Casa Blanca.

En tanto, Biden ha subrayado la importancia de llevar a cabo una agenda legislativa con la que se reduzcan con los costos a la clase trabajadora y se proteja el derecho a elegir y preservar la democracia estadounidense.

«Como dije la semana pasada, el futuro es demasiado prometedor para quedar atrapado en la guerra política. El pueblo estadounidense quiere que hagamos cosas por él. Quieren que nos centremos en las cuestiones que les importan y en mejorar sus vidas», agregó el presidente afirmando que trabajará con «cualquiera que esté dispuesto» a colaborar con él para conseguir dichos resultados.

El presidente chino, Xi Jinping, reiteró hoy a su homólogo estadounidense, Joe Biden, de que iniciar una guerra comercial, tecnológica, buscar el desacoplamiento económico o cercenar las cadenas de suministros «no sirven a los intereses de nadie».

En su primer encuentro en persona con Biden desde que ambos lideran sus respectivos países, Xi consideró que dichas prácticas van contra los principios de la economía de mercado y socavan las reglas internacionales del comercio.

«Nos oponemos a politizar y a utilizar como armas las relaciones económicas y comerciales, así como los intercambios en ciencia y tecnología», dijo Xi, según la información sobre el encuentro difundida por el Ministerio chino de Exteriores.

El gobernante chino consideró que en las circunstancias actuales, su país y Estados Unidos comparten más intereses de los que les separan, y que el principal de ellos es el de «prevenir el conflicto y la confrontación y alcanzar una coexistencia pacífica».

Xi recalcó, además, que las economías china y estadounidenses están «profundamente integradas» y que ambas encaran nuevos retos en materia de desarrollo, por lo que cada una debería beneficiarse del desarrollo de la otra.

Además, Xi advirtió a Biden de que Taiwán, a quien China reclama como propio, es «la primera línea roja que no se debe cruzar» y aseguró que espera que Estados Unidos haga «honor a su promesa» de no apoyar una eventual independencia de la isla.

«Taiwán forma parte de los intereses centrales de China, y son la base de las relaciones políticas entre China y Estados Unidos. Esta es la primera línea roja que no se debe cruzar. Cualquiera que busque separar a Taiwán de China estará violando los intereses fundamentales de China y el pueblo chino jamás lo permitirá. Esperamos ver paz y estabilidad en el estrecho de Taiwán, pero la paz y la ‘independencia’ de Taiwán son irreconciliables», sostuvo.

La reunión de Xi y Biden es su primer encuentro en persona como jefes de Estado desde que se vieron en enero de 2017 en el Foro de Davos, y ahora se enmarca en la cumbre de líderes del G20,

«Resolver la cuestión taiwanesa es un asunto de los chinos y un asunto interno de China. Es la común aspiración del pueblo chino alcanzar la reunificación nacional y salvaguardar su integridad territorial», añadió Xi.

Y es que las tensiones en torno a Taiwán se exacerbaron apenas en agosto pasado a raíz de un viaje a la isla de la presidenta de la Cámara baja de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a lo que Pekín respondió con los mayores ejercicios militares en torno a la isla en décadas, además de sanciones comerciales sobre Taipéi.

Washington es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de un conflicto bélico con China. La isla  se ha gobernado de manera autónoma desde 1949, aunque China reclama su soberanía, que considera una provincia rebelde para cuya reunificación no ha descartado el uso de la fuerza.

El presidente Joe Biden aseguró este viernes en su participación en la COP27 que Estados Unidos cumplirá su objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y pidió a los demás países «mejorar» sus ambiciones frente a un cambio climático que amenaza «la vida del planeta».

«Nos estamos esforzando en hacer lo que nos toca para evitar un infierno climático», dijo Biden ante representantes de casi 200 países reunidos en Egipto.

Recordemos que Estados Unidos es el segundo mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, sólo por detrás de China, y también el mayor productor mundial de petróleo y gas, cuya combustión genera CO2 y metano, los dos principales gases causantes del calentamiento.

Ante esto, Washington se ha comprometido a recortar entre un 50% y un 52% sus emisiones en 2030 respecto a los niveles de 2005. Un objetivo que cumplirá, aseguró Biden y aprovechó para lanzar un llamado de atención generalizado. «Todos los países deben hacer más», dijo el mandatario.

Biden permaneció apenas tres horas en Sharm el Sheij, de donde partió hacia Camboya para asistir a una cumbre del sudeste asiático.

En su corta visita a Egipto, Biden mantuvo una reunión con su homólogo Abdel Fatah al Sisi, en la cual, según la Casa Blanca, planteó la cuestión de los derechos humanos, en momentos en que el encarcelado disidente Alaa Abdel Fatah realiza una prolongada huelga de hambre.

Biden realiza su gira luego de las elecciones legislativas del martes pasado en Estados Unidos.

A falta de resultados definitivos, el Congreso se dirige a una ajustada mayoría republicana que será insuficiente para desmantelar la histórica ley de transición energética aprobada en agosto y que prevé medidas climáticas por 370,000 millones de dólares.

Biden afirmó que la invasión rusa de Ucrania, que cortó la llegada de hidrocarburos rusos a los países occidentales, refuerza la «urgencia» de una transición que deje atrás la dependencia de las energías fósiles, y advirtió que la crisis climática pone en riesgo la propia «vida del planeta».

Biden no hizo referencia alguna en cambio a una cuestión candente en esta COP27: la exigencia de los países en desarrollo de que las naciones más industrializadas, históricamente responsables del grueso de las emisiones, alimenten un fondo para compensarlos por las pérdidas y daños del cambio climático.

El debate sobre la creación de ese fondo figura en la agenda de la COP27, aunque oficialmente hay un plazo de dos años para llegar a un acuerdo.

Paralelamente, se ha abierto otra delicada discusión: cómo actualizar la cifra de 100,000 millones de dólares anuales que los países ricos se habían comprometido a entregar a los pobres, para mitigar sus emisiones de gases y adaptarse a la nueva realidad.

Esa cifra fue prometida en 2009 para 2020, pero actualmente faltan unos 17,000 millones de dólares para alcanzar ese monto.

Fuentes diplomáticas apuntan a que Estados Unidos no está contribuyendo a la altura de su capacidad económica. En ese sentido, Biden anunció que su país contribuirá en 11,400 millones al año, frente a los 7,600 millones aportados en 2020 según la plataforma especializada Carbon Brief.

Los estadounidenses esperan el resultado final de las elecciones de mitad de término en Estados Unidos, aunque el presidente Joe Biden celebró lo que, según él, es un éxito de los demócratas para evitar la «ola roja» republicana de la que tanto se hablaba.

«No ocurrió», dijo Biden en una conferencia de prensa la noche de ayer, su primer discurso desde el cierre de la jornada electoral. «Fue un buen día, creo, para la democracia».

Según avanza el recuento de votos, es muy probable que los republicanos obtengan la mayoría en la Cámara de Representantes, pero con una victoria mucho menor de la que esperaban ellos y las encuestas.

Si se cumplen las predicciones actuales, son las elecciones de mitad de mandato en la que el presidente y su partido tienen un mejor resultado en dos décadas.

En el Senado, los demócratas ganaron un escaño muy disputado, el de John Fetterman en Pensilvania. Así, la composición final depende ahora de tres escaños: Arizona y Nevada, donde el recuento de votos podría tardar varios días, y Georgia, donde está prevista una segunda vuelta para el 6 de diciembre.

Resultados AQUÍ

Biden prefirió no esperar a los resultados definitivos para celebrar que su partido ha evitado un golpe mucho mayor del que se preveía después de que los republicanos volcaran la campaña en su incapacidad para gestionar la creciente inflación.

Ayer mismo, Biden reiteró su «intención» de presentarse a un segundo mandato en 2024, una decisión que, prometió, tendrá tomada «a principios del próximo año».

Y es que buena parte de las miradas ya están puestas en el 2024 y en la próxima campaña presidencial.

Trump, que había apostado por una victoria contundente para anunciar su candidatura a la reelección, tuvo que reconocer que los resultados de las elecciones del martes fueron «algo decepcionantes».

Aunque tardó poco en corregir y a través de su red social, Truth Social, aclaró que «fue una victoria muy grande».

El expresidente ha prometido un «anuncio muy grande» el próximo 15 de noviembre, aparentemente buscando adelantarse a uno de sus posibles rivales por la nominación republicana, el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Sin embargo, DeSantis salió fortalecido de las elecciones, después de conseguir la reelección por un holgado margen.

El Partido Demócrata resistió mejor de lo esperado en las elecciones de ayer en Estados Unidos, privando al Partido Republicano y en especial al expresidente Donald Trump de la «ola» roja que se esperaba y en la cual se apoyaría para anunciar su posible candidatura a 2024.

Los republicanos parecen conseguir las victorias necesarias para hacerse con la mayoría en la Cámara de Representantes, pero con una distancia mucho más corta que la que anticipaban.

En cuanto al Senado, el campo del presidente Joe Biden, le arrebató el escaño más disputado a los republicanos en esta elección.

La victoria del demócrata John Fetterman en Pensilvania, en una noche extremadamente tensa marcada por un arduo recuento de votos, ofreció a Biden la esperanza de retener el control de esta cámara, donde los republicanos habían tenido una leve ventaja en las encuestas.

La composición final del Senado depende de algunos estados clave como Arizona, Nevada, Georgia y Wisconsin, donde el conteo de estos votos podría llevar varios días.

El veredicto de las elecciones fue más claro en las disputas por las gubernaturas: Greg Abbott, promotor de políticas migratorias duras en Texas, se alzó con el triunfo, mismo caso de la estrella emergente Ron DeSantis en Florida, consolidando su estatus como uno de los principales candidatos potenciales a La Casa Blanca en 2024.

Entre los gobernadores estatales (36 de estos cargos estaban en juego), el partido de Biden logró retener el control del estado de Nueva York, donde los republicanos creían que podían derrocar a la gobernadora Kathy Hochul. También le arrebataron dos gobernaciones a los republicanos: en Maryland y Massachusetts, donde Maura Healey será la primera mujer abiertamente lesbiana en liderar un estado.

El campo demócrata todavía no se había manifestado sobre Arizona, donde el desenlace de la contienda entre la trumpista Kari Lake, dada como favorita, y la demócrata Katie Hobbs sigue en indefinición.

Resultados completos AQUÍ

Para evitar cualquier crítica a los resultados republicanos, Donald Trump salió a decir que su partido estaba teniendo una «gran noche», y acusó a los demócratas y a los medios de «noticias falsas» de hacer todo lo posible para minimizar los éxitos obtenidos.

El multimillonario había apostado a una contundente victoria de sus candidatos para lanzarse con los mejores auspicios a la carrera presidencial de 2024. Prometió «un anuncio muy grande» el peóximo 15 de noviembre.

Organizadas dos años después de la elección presidencial, las elecciones de mitad de término actúan casi sistemáticamente como un referéndum sobre el habitante de La Casa Blanca. Pero, ¿Cuál es la lectura de la jornada electoral de ayer?

En Broojula, Ana Paula Ordorica conversa con Gerónimo Gutiérrez, socio consultor de Beel Infrastructure Partners y exembajador de México en Estados Unidos, sobre las elecciones que marcarán el futuro del país y que tendrá repercusiones en la relación con México.

Arizona; EUA: Ayer fueron las elecciones intermedias en Estados Unidos. Usualmente se sabe que éstas son un referéndum sobre el presidente que está en La Casa Blanca y que salvo muy contadas excepciones, el resultado favorece al partido que está en el gobierno. No obstante, las elecciones de ayer fueron mucho más que un referéndum sobre el desempeño de Biden. Aquí van cinco datos sobre el proceso electoral estadounidense:

  1. Un país dividido y enojado. Los estadounidenses están divididos entre los que creen que Joe Biden se robó la elección del 2020 y los que aceptan que no hubo fraude porque nunca se ha probado que lo hubo. Algunos demócratas votaron con preocupación por el futuro de su democracia pero los tres temas principales que llevaron a los estadounidenses a votar ayer fueron la inflación, la inseguridad y el aborto. Los tres son temas que tienen enojado al electorado, no motivados.
  2. Fue una noche en la que no todos los resultados se definieron la noche de las elecciones. Esto ocurrió en 2020 y se repitió anoche. Tiene que ver con la cantidad de votaciones anticipadas, más de 40 millones de votos. Muchos estados no permiten el conteo de votos antes del día de las elecciones. Lo lamentable es que como los demócratas son quienes más votan anticipadamente, muchos republicanos utilizan la ausencia de resultados la misma noche de las elecciones para argumentar fraude.
  3. La omnipresencia de Trump. Los negacionistas tuvieron un desempeño nada desdeñable. Casi una centena ganaron anoche. Increíble que sin presentar una sola prueba de fraude electoral, tantos estadounidenses le crean la gran mentira a Trump. Si bien Trump puede no ser tan popular y ni siquiera es seguro que lo quieran en la boleta electoral en el 2024, su manera de pensar y su estilo de política llegó para quedarse por un buen tiempo en el partido republicano.
  4. ¿Marea roja o riachuelo? Normalmente el partido en La Casa Blanca tiene malos resultados en las elecciones intermedias salvo contadas excepciones, como en el 2002 cuando el efecto patriótico del país que acababa de ser atacado en las Torres Gemelas, generó que George W Bush y los republicanos crecieran en esas intermedias. Era evidente que en medio de la inflación más pronunciada de los últimos 40 años, estas elecciones no serían fáciles para los demócratas. Sin embargo, la polarización es tan pronunciada, que lejos de ser una marea roja, ayer fue más un riachuelo para los republicanos.
  5. Para los demócratas los resultados de las elecciones de ayer muestran que se han alejado de las principales preocupaciones de los estadounidenses comunes y corrientes. El aborto logró movilizar a muchos electores en el verano, pero ante el panorama económico y de seguridad, el enojo demócrata tras la reversión de Roe v Wade que permite a los estados penalizar el aborto se desvaneció y ayer ya no tuvo la fortaleza para frenar el avance de los republicanos.

Columna completa en El Universal

El presidente Joe Biden y su homólogo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sostuvieron ayer una conversación telefónica en momentos en que un alto número de migrantes venezolanos llegan a la frontera entre ambos países.

El gobierno de Biden anunció la semana pasada que aceptaría hasta 24,000 migrantes venezolanos en los aeropuertos de Estados Unidos. México, por su parte, ha accedido a recibir a los venezolanos que ingresen ilegalmente a territorio estadounidense por vía terrestre y sean expulsados.

Pero al mismo tiempo, Biden está restringiendo los viajes de venezolanos hacia Estados Unidos con la ayuda de una orden de la era de su predecesor Donald Trump conocida como Título 42, la cual suspende los derechos para solicitar asilo consagrados en las leyes nacionales e internacionales con el argumento de evitar la propagación del COVID-19.

En ese sentido, La Casa Blanca señaló en un comunicado que los presidentes discutieron «las labores conjuntas de gestión migratoria, incluyendo las acciones para reducir el número de individuos que cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, y para expandir los recursos legales como una alternativa a la migración irregular».

Después de la llamada telefónica, López Obrador señaló en Twitter que Biden confirmó que viajará a México para la Cumbre de América del Norte, encuentro al que también se sumará el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Recordemos que los tres gobernantes se reunieron el año pasado en Washington, reanudando los encuentros que quedaron suspendidos durante el gobierno del presidente Trump.

«Tuvimos una cordial conversación con el presidente Joe Biden sobre migración, seguridad y cooperación para el desarrollo», tuiteó López Obrador desde Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde hoy encabezó la reunión de seguridad y la conferencia matutina.

La Casa Blanca señaló que Biden y López Obrador también hablaron sobre las labores conjuntas para combatir el tráfico de fentanilo y los esfuerzos para procesar a los traficantes de armas de fuego.

En su conferencia de esta mañana, el presidente López Obrador fue cuestionado sobre el tema, y dijo que fue muy buena entrevista, donde el presidente Biden fue muy afectuoso y respetuoso, que reconoció las buenas relaciones que hay entre ambos gobiernos.

«Hablamos del intercambio económico, comercial. Hablamos de que México es el principal socio comercial de Estados Unidos esto de acuerdo a los últimos datos», indicó.

Confirmó que el tema principal fue el migratorio. «Celebramos que se haya tomado la decisión de otorgar visas temporales a hermanos venezolanos y que también se esté planteando hacer lo mismo con hermanos centroamericanos, y que se continúa con el plan de apoyar a los países de Centroamérica y a otros países para que la gente no se vea en la necesidad de abandonas sus pueblos y familias».

AMLO dijo que Biden está muy consciente de que debe haber migración por deseos de superación, por gusto, más no obligatoria o por falta de oportunidades en los lugares de origen, ya sea por falta de trabajo o por violencia.

«Hablamos también seguridad, del tema del fentanilo, lo que se está haciendo en México y se va a compartir para que se aplique en los dos países, sobre todo la campaña de información a los jóvenes sobre los daños que causa el fentanilo y otras drogas sintéticas», sostuvo.

Añadió que se trató el terma del control de armas, apuntando que todo fue en un ambiente de mucho respeto y afecto.

Tal como lo adelantó ayer, dijo que Biden confirmó que va a visitar México para la Cumbre de América del Norte, que aunque no se definió la fecha o el lugar, se hizo una invitación a que asista acompañado de su esposa.

«Voy a cometer una indiscreción, aunque es por teléfono siempre hay golondrinas en el alambre: invitamos a la señora Biden, que es maestra y que lleva buena relación con mi esposa, Beatriz. Vamos a hacer lo mismo con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeu y su esposa, para que además de tratar todos estos temas, podamos tener una convivencia más familiar».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará mañana más acciones para bajar el precio de la gasolina, adelantó esta tarde La Casa Blanca.

«Habrá un anuncio mañana en la política del presidente sobre cuál es el siguiente paso adelante y lo que él va a hacer para dar cierto alivio al pueblo estadounidense», dijo la portavoz de La Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

La portavoz no concretó si Biden recurrirá a las reservas estratégicas con la liberación de más barriles de petróleo, como han adelantado algunos medios estadounidenses.

Y es que según el portal Politico, que cita a dos fuentes de la industria petrolera, Biden pondrá en el mercado entre 10 y 15 millones de barriles de petróleo para hacer bajar los precios de los combustibles.

Esa liberación se produciría en el marco del plan que delineó en marzo pasado el presidente estadounidense para mitigar el aumento de precios provocada en gran parte por la guerra entre Rusia y Ucrania.

En concreto, Biden anunció en marzo que Estados Unidos añadiría al mercado global un total de 180 millones de barriles de petróleo (1 millón al día durante 180 días o seis meses), de los cuales todavía hay disponibles 15 millones de barriles dentro esa cifra autorizada.

Recordemos que los precios de la gasolina en Estados Unidos crecieron la semana pasada después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus 10 aliados (OPEP+), liderada por Arabia Saudí y Rusia, decidiera reducir su producción en 2 millones de barriles diarios (mbd), lo que supone el mayor recorte de la oferta petrolera desde mayo de 2020.

La media de los precios de la gasolina en Estados Unidos está actualmente en los 3.87 dólares por galón, por debajo de la cifra récord de 5.02 dólares por galón que se alcanzó en junio pasado, según registros de la Asociación Automovilística estadounidense (AAA).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que las relaciones con Estados Unidos son muy buena y no hay pleitos entre los gobiernos, y como muestra dijo que La Casa Blanca lo buscó ayer para que hoy sostuvierra una llamada con el presidente Joe Biden.

«Nosotros no queremos pleito y tan es así que ayer me comentó Marcelo Ebrard que lo buscaron de la Casa Blanca porque quiere hablar conmigo el presidente Biden. Si fuesen mal las relaciones pues no se procurarían estos encuentros y conversaciones”, dijo el mandatario.

López Obrador indicó que la llamada telefónica se llevará a cabo esta tarde, en punto de las 17:30 horas, por lo que la atenderá desde Ciudad Victoria, Tamaulipas, a donde viaja este martes.

Aunque indicó que no conoce los temas que se abordarán, la comunicación se producirá en medio de las consultas solicitadas por Washington y Canadá respecto a la política energética de México, en el marco de la resolución de controversias del T-MEC.

Ayer el embajador estadounidense en México, Ken Salazar, señaló que Washington mantiene las consultas energéticas que inició junto a Canadá en julio pasado con el argumento de que la política de López Obrador favorece a las empresas del Estado en detrimento de las extranjeras.

Y es que AMLO había afirmado la semana pasada que La Casa Blanca desistió de seguir con las consultas y de escalar a un panel de controversia dentro del T-MEC.

Cuestionado por la contradicción de las versiones, López Obrador insistió ahora en que las relaciones son buenas.

«Es buena la relación, muy buena, y ya el presidente Biden lo ha dicho muchas veces, y se lo agradecemos, que nuestra relación se da en un pie de igualdad», sostuvo, aunque reiteró que la soberanía de México en energía es algo que «no está sujeto a ninguna negociación, a ningún tratado, es un asunto de principios».

El presidente López Obrador indicó probablemente se aborde el tema de la cumbre trilateral que celebrarán con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el presidente Biden en diciembre próximo en nuestro país, además de que coincide con las recientes medidas que el gobierno estadounidense anunció para contener la migración.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló este lunes que la visita que se tiene programada para finales de mes por parte del enviado especial del presidente Joe Biden para el clima, John Kerry, será para abordar temas de energías renovables, la industria automotriz y el litio.

“Estamos viendo la agenda, yo quisiera que coincidiera con este viaje que voy a realizar a Baja (California) Sur, a Sonora y Sinaloa por el programa de salud. Aprovechar y encontrarnos allá en Hermosillo (Sonora), va a estar el secretario Kerry en Hermosillo o en Peñasco”, indicó el mandatario esta mañana.

López Obrador afirmó que aunque todavía no está clara la agenda del funcionario estadounidense, se espera que esté en Puerto Peñasco, donde podrían abordar los detalles del plan Sonora, que tiene que ver con un modelo de una planta solar en ese lugar..

“Y replicarlo en otros lugares de Sonora que tienen gran potencial, que tienen sol suficiente. Se está trabajando”, apuntó. La idea, añadió, es producir energía renovable en el norte del país y en la frontera con Estados Unidos.

Además, precisó, esto irá acompañado del plan para desarrollar el litio en la zona, además de ver la posibilidad de plantas para la producción de baterías. “Queremos empezar con los planes de exploración y producción de litio”, dijo.

Asimismo, señaló que en la agenda busca abordar el desarrollo de la industria automotriz, específicamente para automóviles eléctricos en Sonora.

“Todo esto acompañado con plan de logística que tiene que ver con rehabilitación que ya se inició, ya se tienen los recursos del Puerto de Guaymas y la modernización de aduanas en San Luis Río Colorado y en Nogales”, sostuvo.

Recordó que el plan Sonora es una estrategia integral de energías renovables y desarrollo industrial en la que están trabajando todas las dependencias del gobierno federal.

La visita refleja la atención que ha recibido el gobierno de nuestro país de parte de Kerry, quien ha visitado el país cuatro veces para reunirse con el presidente López Obrador.

La última vez que el enviado del presidente estadounidense, Joe Biden, estuvo en el país fue el 14 de junio pasado, cuando dialogó con López Obrador sobre temas energéticos, luego de que la propuesta de reforma, que buscaba limitar a 46% la participación del sector privado en la generación de electricidad, fuera desestimada por el Congreso.

Según datos reportados este jueves, la inflación en Estados Unidos se mantuvo prácticamente sin cambios durante septiembre, a pesar de los aumentos en la tasa de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) para controlarla.

Los precios aumentaron 8.2% interanual, según el Índice de Precios al Consumo (CPI) publicado por el Departamento de Trabajo.

El dato da cuenta de una muy ligera moderación frente al 8.3% del mes pasado, pero se ubica por encima del 8.1% que esperaban los analistas.

Analistas han advertido que con esto se abre la puerta a aumentos más agresivas en las tasas de interés por parte de la Fed, quien ha reiterado en diferentes ocasiones que está decidido a hacer frente a la inflación de manera decidida.

Fue sobre todo el alza de precios mes a mes la que marcó la tenacidad de la inflación: el incremento volvió a ser superior a la medición del período anterior, con 0.4% entre agosto y septiembre frente a un modesto 0.1% entre julio y agosto. Los analistas pronosticaron un alza de 0.3%.

El incremento de precios de alquileres, alimentos y cuidados médicos fueron los principales factores que contribuyeron al aumento mensual, indicó el Departamento de Trabajo.

Los precios de la gasolina en estaciones de servicio cayeron en tanto 4.9%, continuando con su tendencia bajista luego de dispararse tras el inicio de la guerra en Ucrania.

En tanto, la inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles de alimentación y energía, permaneció estable entre agosto y septiembre, en 0.6%, pero en la medición a 12 meses creció a 6.6%.

Tras conocerse los datos, el presidente Joe Biden sostuvo que Estados Unidos tiene «más trabajo por hacer» para reducir la inflación.

Destacó «algunos avances en la lucha» contra el problema que afecta el poder de compra de los estadounidenses, pero admitió que «los precios aún son demasiado altos».

«Los estadounidenses están sofocados por el costo de la vida, eso ha sido cierto durante años y no necesitan que el informe de hoy se lo diga», indicó Biden, quien consideró que es «crucial» dar a las familias de clase media «un respiro».

Sin embargo, defendió su agenda económica que, aseguró, ha puesto al país en una posición más fuerte que ninguna otra economía para afrontar estos retos.

Recordó la Ley de Reducción de la Inflación, aprobada por el Congreso que, según el presidente, contribuirá a bajar el precio de la energía en los próximos meses.

Esto llega a menos de un mes de las elecciones de mitad de término en las que el Partido Demócrata se juega el control del Congreso. La situación económica y la inflación es uno de los temas que marcarán las elecciones legislativas del 8 de noviembre.

A inicios de semana, Biden admitió que es «posible» que Estados Unidos entrara en una «muy ligera recesión».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, admitió la posibilidad de una «ligera» recesión tras las previsiones económicas que dio a conocer el Fondo Monetario Internacional (FMI), en medio del aumento de la inflación y la incertidumbre tras la invasión rusa de Ucrania.

«No creo que haya una recesión», dijo Biden en entrevista con la CNN. «Si la hay, será una recesión muy ligera. Es decir, bajaremos ligeramente».

Y es que de acuerdo a su informe de perspectivas económicas globales, publicado ayer, el FMI mantiene en 3.2% su previsión de crecimiento global para este 2022, advirtiendo que los riesgos que ya han ralentizado la evolución económica mundial van a persistir y pueden empeorarla.

Señala que la economía global se frenará más de lo esperando en 2023, un año en el que buena parte del mundo estará en riesgo de recesión o acabará cayendo en ella, según el Fondo Monetario. Rebajó en dos décimas, hasta 2.7%, su previsión de crecimiento para el próximo año.

Para Estados Unidos, el FMI anticipa que este año crecerá 1.6% y en 2023 su desempeño económico se reducirá al 1.0%.

Estados Unidos no sería el único país que enfrenta esta situación. En entrevista con la agencia AFP, el economista jefe del FMI, Pierre-Olivier Gourincha, indicó que Rusia es ya el único país del G20 en recesión este año y seguirá por el mismo camino en 2023 e incluso después.

«Prevemos una recesión para 2022, ciertamente menos pronunciada que la prevista inicialmente pero que continuará en 2023. Y si miramos más allá, creemos que la tendencia continuará a la baja, no hay una recuperación a la vista para la economía rusa», indicó el experto.

En el mismo sentido, el gobierno alemán presentó este miércoles sus proyecciones económicas de otoño para 2023, que muestran una inminente recesión en la llamada locomotora europea, derivado del impacto de la crisis energética y la elevada inflación.

Alemania entrará en recesión económica en 2023, cuando su PIB caiga un 0.4%, según las proyecciones del gobierno presentadas este miércoles por el ministro de Economía y vicecanciller, Robert Habeck.

La nueva predicción es una revisión claramente a la baja del pronóstico de primavera, que estimaba un crecimiento del 2.5%, y coincide con los pronósticos de los principales institutos de estudios económicos.

El nuevo dato del gobierno coincide con el pronóstico realizado en su informe conjunto por los cuatro institutos de estudios económicos más importantes de Alemania.

El FMI, por su parte, había estimado que la economía alemana caerá en 2023 un 0.3% después de un crecimiento del 1.5% en este año. El FMI considera que Alemania es el más afectado de los países industrializados por la crisis actual. En verano el Fondo había estimado que Alemania crecería en 2023 un 2.7%.

El presidente Joe Biden afirmó este jueves que el huracán Ian podría ser el «más letal» de la historia de Florida, esto sin que por el momento se conozca una cifra de víctimas que el fenómeno dejó a su paso por el estado, ya que preciso, todavía no está claro el panorama.

No obstante, indicó que han llegado informaciones de que es posible que se haya producido «una pérdida de vidas sustancial».

Biden habló durante una visita a la oficina central de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) donde recibió una actualización de los esfuerzos frente al huracán, que tocó tierra ayer y que este jueves sigue avanzando a lo largo de Florida.

El mandatario habló hoy por teléfono con el gobernador del estado, el republicano Ron DeSantis, para ofrecerle «el máximo apoyo federal».

Más tarde, en declaraciones a los periodistas, Biden reveló su intención de visitar Florida y Puerto Rico, aunque no precisó una fecha, y apuntó que si DeSantis, uno de sus principales críticos, está disponible se reunirá con él.

Durante su discurso en la FEMA, el mandatario subrayó que se han desplegado 1,000 miembros de esta agencia federal en Florida, a donde se han enviado millones de litros de agua, comidas y cientos de generadores de electricidad

Afirmó que el gobierno federal cubrirá el 100% del costo que suponga limpiar todos los escombros dejados por el huracán a su paso, así como los esfuerzos de rescate para salvar vidas. Además, enfatizó, asumirá la mayor parte del costo de reconstrucción de los edificios públicos como escuelas y estaciones de bomberos.

A los ciudadanos que hayan perdido sus casas o que tengan daños materiales en sus viviendas, Biden señaló que, si sus seguros no cubren todo, el gobierno federal proporcionará asistencia individual, con 37,900 dólares para reparaciones, y otros 37,900 si se han perdido bienes como vehículos.