Tag

China

Browsing

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, defendió que su polémico viaje a Taiwán «ha merecido la pena» y cuestionó la respuesta de China, a cuyo presidente ha acusado de actuar «como un matón asustado» por ordenar las mayores maniobras militares recientes en esa zona.

«Lo que China está haciendo es lo que suele hacer», dijo Pelosi en varias entrevistas televisivas, con las que ha intentado salir al paso de las críticas recibidas por un viaje realizado al margen de la Administración de Joe Biden y que, a ojos de Pekín, resultó una «provocación».

La tercera mayor autoridad de Estados Unidos ha asegurado que ha recibido un apoyo «abrumador» por parte de los dos principales partidos de su país, señalando que Pekín no puede «aislar» a Taiwán limitando las relaciones de la isla con otros gobiernos.

Y es que recordemos que China reivindica como parte de su territorio Taiwán, que de facto funciona como país independiente.

Para Pelosi, si Xi ha reaccionado con negativamente a la visita se debe a «sus propias inseguridades», ya que considera que el mandatario chino, que aspira a un tercer mandato, se encuentra en una posición «frágil», con «problemas» principalmente en el ámbito económico.

El Ejército chino emprendió la semana pasada ejercicios militares sin precedentes en torno a Taiwán, hasta el punto de dejar bloqueada la isla.

El Gobierno taiwanés ha acusado a Pekín de preparar lo que podría ser una invasión, una hipótesis que el presidente Joe Biden descartó esta semana.

China anunció este viernes que suspendía su cooperación con Estados Unidos en varios ámbitos clave, incluyendo el clima y la defensa, en represalia a la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

China lleva a cabo desde ayer maniobras militares en torno a Taiwán, las mayores hasta la fecha, pese a la condena de Estados Unidos y otros aliados occidentales.

Hoy, el ministerio chino de Exteriores volvió a arremeter contra Estados Unidos, suspendiendo las conversaciones y la cooperación en ámbitos, incluidos los relativos a la lucha contra el cambio climático, esto luego de que los dos países más contaminantes del mundo se comprometieron el año pasado a trabajar juntos para acelerar la acción climática, y prometieron reunirse regularmente para «abordar la crisis climática».

Pelosi, que también fue sancionada por China por la visita, defendió su viaje a Taiwán y aseguró este viernes que Estados Unidos «no permitirá» que China aísle a la isla.

Taiwán también condenó la respuesta de Pekín a la visita, y el primer ministro, Su Tseng-chang, pidió a sus aliados que presionen para reducir la tensión. «No esperábamos que el malvado vecino de al lado mostraría su poderío en nuestras puertas y arbitrariamente pondría en peligro las rutas marítimas más transitadas del mundo con sus ejercicios militares».

China calificó los ejercicios bélicos, que se mantendrán hasta el próximo domingo, como una respuesta «necesaria» a la visita de Pelosi.

Taiwán afirmó que 68 aviones de combate y 13 barcos de guerra chinos cruzaron la llamada «línea media» del estrecho que separa la isla de China continental este viernes. La línea media es una coordenada no oficial pero de aceptación general, a medio camino entre las costas de China continental y las de Taiwán.

Las acciones de China incluyeron un «ataque con misiles convencionales» en la costa al este de Taiwán, dijo el ejército chino. La cadena estatal CCTV informó de que los misiles chinos habían sobrevolado Taiwán, lo que supondría una gran escalada si se confirma oficialmente.

Y es que el Partido Comunista Chino considera a Taiwán como parte de su territorio y ha prometido tomarlo algún día, por la fuerza si es necesario.

Pero la escala y la intensidad de las maniobras provocaron la indignación de Estados Unidos y otros países. Estas maniobras constituyen «una escalada significativa», estimó el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, tras mantener conversaciones con cancilleres del este de Asia en Camboya. Para Blinken, la visita de Pelosi no «justificaba» los ejercicios lanzados por Pekín.

Japón presentó una queja diplomática formal contra China, ya que cinco misiles cayeron presuntamente en su zona económica exclusiva (ZEE) .

Y Australia, que mantiene una relación complicada con China, su mayor socio comercial, tachó de «desproporcionadas y desestabilizadoras» las maniobras militares.

La hipótesis de una invasión de Taiwán, con 23 millones de habitantes, es poco probable. Pero, desde la elección en 2016 de la actual presidenta, Tsai Ing-wen han aumentado las amenazas de llevarla a cabo. Tsai, que a diferencia del gobierno anterior pertenece a un partido independentista, se niega a reconocer que la isla y la parte continental forman parte de «una misma China».

China disparó múltiples misiles este jueves cerca de Taiwán, en las maniobras militares más extensas en la zona, un día después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, finalizara su visita por la isla.

Los ejercicios comenzaron a mediodía e incluyeron fuego real en aguas del norte, sur y este de Taiwán, que Pekín reclama como propias; esto lleva a que la zona del estrecho esté en su peor momento en un cuarto de siglo.

El Ejército chino dijo alrededor de las 15:30 horas local que realizó múltiples disparos de misiles convencionales en aguas del este de Taiwán como parte de los ejercicios planificados en seis zonas diferentes que se extenderán hasta el mediodía del domingo.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que se habían disparado 11 misiles balísticos chinos Dongfeng en aguas cercanas a la isla. La última vez que esto ocurrió fue en 1996.

Las autoridades taiwanesas dijeron que los ejercicios violan las normas de Naciones Unidas, invaden su espacio y amenazan la libre navegación aérea y marítima.

Taiwán es un país autogobernado desde 1949, cuando los comunistas de Mao Zedong tomaron el poder en Pekín tras derrotar a los nacionalistas del Kuomintang (KMT) de Chiang Kai-shek en una guerra civil, lo que llevó al gobierno del KMT a retirarse a la isla.

La visita no anunciada de Pelosi desafió las advertencias de China, que considera la isla como una provincia rebelde.

Antes del inicio oficial de las maniobras, barcos y aviones militares chinos cruzaron brevemente la línea divisoria del estrecho de Taiwán varias veces por la mañana. A mediodía, buques de guerra de ambas partes estaban en la zona y muy cerca unos de otros. Taiwán envió aviones y desplegó sistemas de misiles para rastrear aviones chinos que cruzaban la línea.

China, que lleva tiempo diciendo que se reserva el derecho a tomar Taiwán por la fuerza, dice que sus diferencias con la isla son un asunto interno. Taiwán dijo que las páginas web de sus ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores y de la oficina presidencial fueron atacadas por los hackers, y advirtió de la «guerra psicológica» que se avecina.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, calificó la visita de Pelosi a Taiwán como un acto «demencial, irresponsable y altamente irracional» por parte de Estados Unidos, informó la cadena estatal CCTV.

Reiteró que China había hecho el máximo esfuerzo diplomático para evitar la crisis, pero que nunca permitiría que se perjudicaran sus intereses fundamentales.

En Broojula, Ana Paula Ordorica hace un amplio análisis sobre la visita de Pelosi a Taiwán, con el comentario de Fausto Pretelin, analista internacional y columnista de El Economista.

China ha bloqueado la importación de cítricos y pescado de Taiwán, en represalia por la visita de la legisladora estadounidense Nancy Pelosi, pero evitó afectar las relaciones de tecnología y manufactura más importantes del mundo.

Hoy, Beijing bloqueó las importaciones de cítricos y de pez sable y caballa congelados de Taiwán después de la visita a la isla de Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, China no ha interrumpido el flujo de chips y otros componentes industriales, una medida que hubiera afectado severamente la frágil economía global.

Asimismo, esta semana China bloqueó la importación de otros alimentos de Taiwán como galletas y mariscos, aunque los plazos no estaban claros. El sitio web de la aduana mostró que la importación de esos productos estaba «suspendida».

La fruta, el pescado y otros alimentos son una pequeña parte de las exportaciones de Taiwán a China, pero la medida perjudica a sectores que se considera partidarios de la presidenta Tsai Ing-wen.

Beijing ha utilizado el bloqueo de importaciones de bananas, vino, carbón y otros bienes como palancas en disputas con Australia, Filipinas y otros Estados.

Beijing anunció también cuatro días de operaciones militares con disparos de artillería en las aguas en torno de Taiwán, lo que podría demorar o trastornar el transporte marítimo de la isla, uno de los mayores comerciantes globales.

El Partido Comunista dice que la visita de Pelosi podría envalentonar a Taiwán para declarar permanente su independencia de facto de décadas. Según Beijing, eso provocaría una guerra.

El continente y la isla, divididos desde 1949 a raíz de una guerra civil, no tienen relaciones oficiales, pero sí mantienen lazos comerciales multimillonarios, sobre todo en la provisión de chips para las fábricas chinas armadoras de los teléfonos celulares y otros artefactos electrónicos que utiliza el mundo.

Construyeron ese negocio durante las décadas en que Beijing amenazaba imponer el régimen del Partido Comunista mediante un ataque a la isla autónoma.

El comercio bilateral aumentó 26% el año pasado a 328,300 millones de dólares. Taiwán, que fabrica la mitad de los chips del mundo y tiene tecnologías que el continente no puede igualar, dijo que las ventas a las fábricas chinas aumentaron 24.4% a 104,300 millones de dólares.

El mundo atraviesa varias crisis en este momento. Desde la pandemia – que no se ha acabado – amenazas de otras enfermedades como la viruela del mono, inflación no vista en décadas, la guerra en Ucrania y sus consecuencias para los suministros alimenticios; calentamiento global que ha generado un verano de temperaturas récord en Europa y algunas ciudades de Estados Unidos; tensiones crecientes entre las dos grandes potencias – China y Estados Unidos – que ayer se complicaron más con la visita de Nancy Pelosi a Taiwán…la lista podría continuar.

Si en algún momento ha sido válida la frase de Mafalda de “Paren al mundo, me quiero bajar”, ese momento parece que es ahora. Y sin embargo ahí está otra frase célebre, la de Maquiavelo: “Nunca desperdicies la oportunidad ofrecida por una buena crisis”.

Si Maquiavelo viviera y pudiera ver lo que está haciendo México y como está el país desaprovechando el conjunto de crisis que enfrenta el mundo actualmente, volvería a morir. Estamos desperdiciando absolutamente todas las oportunidades que todas estas crisis juntas le presentan a México. Crisis y oportunidades que, posiblemente puedan no volver a presentarse. O quizás sí, en quien sabe cuántas generaciones.

Desde que Donald Trump decidió declarar una guerra comercial con China, México pudo haber levantado la mano para presentarse como el sustituto ideal para las importaciones y exportaciones estadounidenses. Lo pudo haber hecho con un plan concreto, pero en su lugar nos quedamos mirando al bravucón naranja que gobernaba ese país y simplemente reaccionamos a sus desplantes.

Se instauró el plan Quédate en México en donde tuvimos que invertir recursos humanos – la Guardia Nacional – y monetarios para hacerle el trabajo a la Patrulla Fronteriza estadounidense, a cambio de lo que en ese momento decidió Donald Trump: que no se nos impusieran aranceles.

Jared Kushner, el yerno de Trump, acaba de publicar sus memorias. En ellas cuenta como después de viajar a México y entrevistarse con el canciller Marcelo Ebrard, regresó a Washington y le presumió a su suegro que su plan de amenazar a México con aranceles si no controlaban la migración había funcionado: «Tu truco funcionó, le dije (a Trump). El Canciller me mostró sus cartas. México se doblará».

En el minuto que salió Trump de la presidencia, López Obrador pudo haber corrido a los brazos de Biden para idear una estrategia en la que México fuera parte de la solución a un problema conjunto, como lo es el migratorio, y que a su vez generara mejores visas para mexicanos dispuestos a ir a trabajar y a invertir en Estados Unidos. Pero no. AMLO prefirió ser de los últimos mandatarios en felicitar a Biden y desde entonces la relación bilateral ha ido de tropiezo en tropiezo.

No hemos sabido presentarnos como la alternativa para que América del Norte pueda llenar los recovecos que hay en las cadenas de suministro, primero por el Covid y después por la guerra en Ucrania. En lugar de aprovechar el near y friendshoring, el presidente López Obrador prefiere cantarle serenata al cubano, Díaz Canel, y ponerle “Uy qué miedo” de Chico-Che a Biden.

En materia de energía y combate al cambio climático, lejos de pensar en las generaciones futuras y como dejarles un México más limpio a todos los mexicanos, prefiere envolverse en la bandera de la falsa soberanía al decir que está protegiendo nuestro patrimonio al defender a Pemex. En realidad, lo que ocurre es que está metiendo dinero bueno – que podría destinarse a educación o salud – a un barril sin fondo, como lo es Pemex y la CFE.

Es muy desmotivante ver como se nos va de las manos la oportunidad de llegar a donde por décadas se nos prometió. Este no es simplemente otro gobierno más que decepciona porque las oportunidades desaprovechadas no las habíamos tenido antes jamás.

Columna completa en El Universal

La presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, llegó este martes a Taiwán, ignorando las advertencias que hiciera el gobierno Chino, que denunció las acciones «extremadamente peligrosas» de Washington y amenazó con ataques «selectivos» de represalia.

Las imágenes difundidas por cadenas internacionales mostraron a la legisladora demócrata, de 82 años, a su llegada al aeropuerto Songshan de Taipéi, donde fue recibida por el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu.

La visita muestra el «apoyo incondicional» de Estados Unidos a la isla, aunque «no contradice» la política de Washington hacia China, dijo un comunicado del gabinete de Pelosi. En tanto la cancillería taiwanesa aseguró que la visita muestra el apoyo «sólido» de Washington a la isla.

China, que considera a Taiwán como una provincia rebelde, anunció poco antes que sus aviones caza habían cruzado el estrecho de Taiwán y prometió «acciones militares selectivas» de represalia.

Advirtió que Estados Unidos cargará con la responsabilidad y «pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China», según una portavoz de la diplomacia china.

El gobierno de Pekín afirmó que Estados Unidos está desplegando acciones «extremadamente peligrosas» y advirtió que «quienes juegan con fuego, morirán quemados». El ejército taiwanés negó que aviones chinos hubiesen cruzado el estrecho.

China y Taiwán están separadas de hecho desde 1949, cuando las tropas comunistas de Mao Zedong derrotaron a los nacionalistas, que se refugiaron en la isla. Estados Unidos reconoció en 1979 al gobierno de Pekín como representante de China, aunque siguió dando respaldo militar a Taiwán.

Pelosi, que llegó a la isla en el marco de una gira asiática, es la funcionaria de más alto rango en visitar Taiwán desde su predecesor Newt Gingrich en 1997.

Rusia se sumó al tema y expresó su «solidaridad absoluta» con su aliado chino, en un gesto en concomitancia con la negativa de Pekín a condenar la invasión rusa de Ucrania.

La «reunificación» de China es un objetivo prioritario para el presidente chino, Xi Jinping, quien la semana pasada le dijo formalmente a Biden por teléfono que evitara «jugar con fuego».

Expertos han señalado que los políticos y altos funcionarios estadounidenses suelen mantener sus visitas a Taiwán en completo secreto hasta que aterrizan, con el fin de no provocar reacciones por parte del gobierno chino. Además, la visita de Pelosi a Taiwán fue objeto de todo tipo de conjeturas en los últimos días.

La prensa destacó que la visita de Pelosi a Taiwán podría tener un trasfondo: se produciría en momentos en que el Senado de Estados Unidos se prepara para aprobar una legislación que destinaría cerca de 52 mil millones de dólares en subsidios a la producción de semiconductores, así como créditos fiscales de 24 mil millones para sus plantas.

Pero, ¿cuál sería la relación de esto con Pelosi? Su esposo Paul Pelosi, compró y vendió en días recientes acciones de NVIDIA, una empresa de chips, cuyas acciones se dispararon en ese lapso, cerca del 10% de su valor. Y es justo en Taiwán donde tiene su sede TSMC, el fabricante de chips más grande del mundo, la cual podría ser una de las empresas que recibiría subsidios para la planta que tiene en Arizona.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, inició este lunes una gira por Asia, en medio de crecientes tensiones con China por la cuestión de Taiwán.

En medio de las expectativas sobre si Pelosi va a efectuar una visita a Taiwán, la líder de la Cámara Baja estadounidense se reunió con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, quien abogó por la estabilidad del vínculo entre Washington y Pekín.

«El primer ministro Lee destacó la importancia de que haya una relación estable entre Estados Unidos y China para la paz y la seguridad regional», según un comunicado difundido por el ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur.

La delegación encabezada por Pelosi visitará Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón, pero las expectativas sobre una posible escala en Taiwán centran la atención de la gira.

Las cadena CNN y la taiwanesa TVBS afirmaron este lunes, sin identificar sus fuentes, que Pelosi tiene a Taiwán incluida en su gira.

Los reportes sobre un plan para visitar Taiwán han indignado a China y provocó molestias incluso en La Casa Blanca, en medio de intentos del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de suavizar las fricciones con Pekín.

El ministerio chino de Relaciones Exteriores advirtió que una visita de Pelosi a Taiwán «amenazaría seriamente la paz y la estabilidad» del estrecho de Taiwán.

«Si la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, visita Taiwán, China tomará contramedidas firmes y decididas para defender su soberanía e integridad territorial», dijo el portavoz del ministerio Zhao Lijian, sin detallar cuáles.

Y es que China considera a Taiwán como una de sus provincias que aún no ha conseguido reunificar con el resto de su territorio desde el final de la guerra civil china y evoca reiteradamente la posibilidad de recuperarla, por la fuerza si fuera necesario.

El gobierno chino se opone a cualquier iniciativa que otorgue legitimidad internacional a las autoridades taiwanesas y a todo contacto oficial entre Taiwán y otros países.

El despacho de Pelosi confirmó el viaje a Asia sólo una vez que la líder demócrata ya había despegado, tras días de especulaciones y negativas a confirmar el itinerario.

«Nuestra delegación mantendrá reuniones de alto nivel para discutir cómo podemos seguir avanzando en nuestros intereses y valores compartidos, incluyendo la paz y la seguridad, el crecimiento económico y el comercio, la pandemia de covid-19, la crisis climática, los derechos humanos y la gobernanza democrática», dijo Pelosi en la nota.

El comunicado no hace ninguna referencia a Taiwán, pero los políticos y altos funcionarios estadounidenses suelen mantener sus desplazamientos a esta isla en secreto hasta que aterrizan.

Esta isla de 23 millones de habitantes, lleva años lidiando con el temor de una invasión, pero esta amenaza se ha intensificado durante la presidencia de Xi Jinping.

Estados Unidos sostiene una «ambigüedad estratégica» con respecto a si sus tropas intervendrían en un conflicto. En el plano diplomático reconoce a Pekín y no a Taipéi, pero respalda al gobierno democrático de Taiwán y se opone a un cambio por la fuerza en el estatuto de la isla.

Los políticos estadounidenses suelen visitar discretamente Taiwán, pero un desplazamiento de Pelosi marcaría un hito desde la última visita de un líder de la Cámara de Representantes en 1997. La importancia de la visita radica en que por su cargo, Pelosi es el tercer puesto de representación más importante de Estados Unidos, después del presidente y la vicepresidenta.

México pidió explicaciones a la empresa china Shein, gigante de la moda de bajo costo, por la comercialización de un diseño de artesanas mayas.

El gobierno mexicano, vía la Secretaría de Cultura, envió una carta de extrañamiento a la empresa de moda en la cual pide se explique públicamente con qué fundamentos se comercializa y privatiza una propiedad colectiva, indicó la dependencia.

La firma hizo «uso de elementos culturales cuyo origen está plenamente documentado», detalló Cultura.

Y es que Shein ofreció en su portal una blusa que describe como «Top Ribete en abanico con estampado floral», por 7 dólares.

«Este tipo de acciones ponen en desventaja el trabajo artesanal, frente a uno realizado de manera masiva e industrial, afectando la economía de las y los portadores y creadores originarios, en este caso, ubicados en las comunidades mayas», expone la carta de la secretaría de Cultura.

Previamente la marca artesanal YucaChulas mostró en sus redes sociales que la pieza, salvo por las orillas del cuello, mangas y el remate de los arcos finales, corresponde a una que confeccionó en 2017.

«Las blusas o huipiles cortos, como este, se realizan en diversas comunidades mayas de los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo como parte de la identidad de este pueblo mayense y como una alternativa económica para su sustento cotidiano», argumentó la dependencia.

La elaboración de cada una de estas piezas implica horas de trabajo debido a la precisión que requiere cada trazo, así como lograr la combinación de colores para dar profundidad a cada diseño floral, añadió.

Los diseños «forman parte de su cosmovisión al estar relacionados con la alegría por la vida, son reflejo de sus emociones y sentimientos, por ello forman parte de su identidad como pueblo y cultura maya», apunta la dependencia.

En mayo de 2021 el gobierno mexicano también exigió explicaciones a las marcas de ropa Zara de España y Anthropologie y Patowl de Estados Unidos por utilizar elementos culturales de pueblos indígenas en sus colecciones, alegando una «apropiación cultural indebida».

En noviembre de 2020, México le había hecho el mismo reclamo a la modista francesa Isabel Marant, quien luego ofreció disculpas al gobierno del país y a una comunidad indígena de Michoacán.

El gobierno convocó en noviembre de 2021 a casas de moda extranjeras para que dialogaran durante un fin de semana con artesanos textiles indígenas.

En respuesta, esta tarde, Shein anunció que retiró de su sitio web la blusa en cuestión, e indicó que no fue su intención infringir la propiedad intelectual válida de nadie y que hacerlo no es su modelo de negocio.

Naciones Unidas estimó que la población mundial alcanzará los 8,000 millones el próximo 15 de noviembre y que India sustituirá a China como el país más poblado del mundo el próximo año.

En un reporte publicado en el Día Mundial de la Población, la ONU dijo que la población mundial creció menos del 1% en 2020 por primera vez desde 1950.

De acuerdo con sus últimas proyecciones, la población mundial podría crecer hasta los 8,500 millones en 2030, hasta 9,700 millones en 2050 y alcanzar un pico de 10,400 millones durante la década de 2080. Después, la cifra se mantendría en ese nivel hasta 2100.

El reporte sostiene que más de la mitad del incremento previsto hasta 2050 se concentrará en apenas ocho naciones: Congo, Egipto, Etiopía, India, Nigeria, Pakistán, Filipinas y Tanzania.

El informe, «Perspectivas de la Población Mundial 2022», señala que en la actualidad hay 7,942 millones de habitantes en la Tierra y pronostica que los 8,000 millones se alcancen a mediados de noviembre de este año.

John Wilmoth, director de la División de Población de la ONU, dijo que la fecha en la que la proyección de la entidad cruza esa barrera es el 15 de noviembre, pero señaló que «no aseguramos que esa sea la fecha real… y creemos que la incertidumbre es de al menos más o menos un año».

Sin embargo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó 2022 como un año histórico con el nacimiento del habitante 8,000 millones de la Tierra.

«Esta es una ocasión para celebrar nuestra diversidad, reconocer nuestra humanidad común y maravillarnos con los avances en salud que han ampliado la esperanza de vida y reducido drásticamente las tasas de mortalidad materna e infantil», apuntó Guterres en un comunicado. «Al mismo tiempo, es un recordatorio de nuestra responsabilidad compartida de cuidar nuestro planeta y un momento para reflexionar sobre dónde seguimos sin cumplir nuestros compromisos mutuos».

El reporte proyecta que el próximo año India, que tiene una población actual de 1,412 millones, superará a China, que cuenta con 1,426 millones de habitantes, pero Wilmoth apuntó que hay más incertidumbre sobre esa fecha que sobre la del récord de habitantes.

Wilmoth apuntó que la ONU adelantó la fecha desde 2027, especialmente como resultado del censo de China en 2020. India tenía previsto elaborar el suyo en 2021, pero lo demoró por la pandemia. Naciones Unidas revisará su proyección cuando se conozcan esos datos.

Según la previsión de Naciones Unidas, en 2050 Estados Unidos seguirá siendo el tercer país más poblado del mundo. Se espera que Nigeria sea el cuarto, seguido de Pakistán, Indonesia, Brasil, Congo, Etiopía y Bangladesh. Rusia y México, que están entre los 10 más poblados en 2022, perderían su noveno y 10mo puesto en 2050.

Por otra parte, el informe señaló que la esperanza de vida global mejoró en casi 9 años desde 1990, a 72.8 años para los bebés nacidos en 2019, y se espera que alcance los 77.2 años en 2050, a medida que la tasa de mortalidad sigue reduciéndose.

Shuan Shuan, la panda gigante más longeva de México, murió ayer a los 35 años en el zoológico de la capital mexicana superando la expectativa de vida de su especie que es de 15 años.

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México dijo que Shuan Shuan murió en el Zoológico de Chapultepec poco después de cumplir los 35 años sin precisar las causas del deceso.

«Con cientos de dibujos y un pastel gigante, con dátiles y manzana, su alimento favorito, como parte de su enriquecimiento ambiental, Shuan Shuan vivió su último día lleno de alegría», indicó la Sedema.

Acompañado de directivos del Zoologico de Chapultepec y sus cuidadores, la secretaria dijo que Shuan Shuan dejó una gran alegría a toda la población.

Shuan Shuan, que significa doble doble, fue la séptima y última cría de Pe-Pe y Ying-Ying que fueron los primeros pandas gigantes que llegaron a México en septiembre de 1975 como un regalo de China y al gobierno mexicano tras tres años de restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Shuan Shuan se convirtió en una referencia mundial y un orgullo de México al integrar el selecto grupo de ocho pandas gigantes vivos que sobrepasaron los 30 años de edad.

Y es que la esperanza de vida promedio de los pandas gigantes en vida silvestre es de 15 años, pero los más longevos bajo cuidado humano pueden alcanzar hasta los 30 años.

En el Zoológico de Chapultepec han nacido ocho crías de pandas que han contribuido a la conservación de la especie que estuvo bajo amenaza de extinción debido a la baja natalidad, la alta mortalidad infantil y la destrucción de su ambiente natural, lo que obligó a las autoridades chinas a endurecer sus leyes para garantizar la supervivencia del mamífero.

En China hay actualmente más 1,800 pandas gigantes en vida silvestre y más de 500 en centros de reproducción y zoológicos, la mayoría en su país de origen.

Por su parte la embajada de China en México agradeció al Zoológico de Chapultepec por su «minucioso cuidado a la panda gigante Shuan Shuan», quien dijo, vivió una vida feliz y longeva en México.

«Recordaremos para siempre a la embajadora de amistad China-México: la panda gigante Shuan Shuan», remató la representación diplomática.

Foto: Twitter @EmbChinaMex

China no dudará en iniciar una guerra si Taiwán declara su independencia, dijo un portavoz del ministerio de Defensa este viernes, después de una reunión entre el ministro chino de Defensa y su par estadounidense en Singapur.

«Si alguien se atreve a separar a Taiwán de China, el ejército chino no dudará en iniciar una guerra, cueste lo que cueste», dijo Wu Qian citando al ministro de Defensa Wei Fenghe durante una reunión con el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin.

El ministro también dijo que Pekín «aplastará» cualquier complot de independencia de la isla y defenderá «con determinación la unificación de la patria».

Los líderes de ambos países mantuvieron sus primeras conversaciones cara a cara en Singapur, al margen del llamado Diálogo de Shangri-la, un foro sobre seguridad.

Wei insistió en que Taiwán pertenece a China y que Estados Unidos no debería usar Taiwán para contener a China, según el ministerio.

Austin, por su lado, instó a Pekín a abstenerse de nuevas acciones desestabilizadoras hacia Taiwán, según precisó el Pentágono.

China considera esta isla de 24 millones de habitantes como una de sus provincias, aunque no controle el territorio. Taiwán, una isla democrática autogobernada, vive bajo la constante amenaza de una invasión por parte de China. Pekín considera la isla como su territorio y ha prometido tomarla algún día, por la fuerza si es necesario.

China acusó este martes que Estados Unidos, Gran Bretaña y otras potencias extranjeras intentan sabotear sus relaciones internacionales orquestando críticas en torno al viaje de la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelet Bachelet.

Beijing ha frenado durante mucho tiempo la misión de investigación encabezada por Michelle Bachelet, que se centra en las denuncias de confinamiento masivo, trabajos forzados y medidas de control de natalidad obligatorias impuestas a los miembros de las minorías musulmanas uigur y kazaja, entre otras.

El vocero del Ministerio de Exteriores de China, Wang Wenbin, respondió a las críticas afirmando que «Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones occidentales han montado repetidamente farsas políticas en torno a la visita a China» de Bachelet.

«Primero han presionado abiertamente y han exigido con firmeza que la alta comisionada visite China y Xinjiang, y realizaron la llamada investigación con presunción de culpabilidad», dijo Wang durante su conferencia de prensa diaria.

Acusó que dichos países se lanzaron y no escatimaron en esfuerzos para perturbar y sabotear la visita, creando condiciones y obstáculos para la misma, agregó el funcionario.

Por otra parte, el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, recibió a Bachelet en la ciudad sureña de Guangzhou y le transmitió que Beijing se opone a la «politización» de los derechos humanos y a la imposición de un doble rasero, apuntó el Ministerio de Exteriores.

Es el primer viaje a China de un alto comisionado de la ONU para los derechos humanos desde 2005.

Su visita se centra en las denuncias de abusos contra las minorías musulmanas en la región noroccidental de Xinjiang, pero los grupos de derechos temen que su visita ayude a blanquear los abusos.

Se estima que China encerró a un millón o más miembros de las minorías musulmanas, incluyendo la uigur y la kazaja, en lo que los críticos describen como una campaña para borrar sus distintas identidades culturales. Beijing asegura que no tiene nada que ocultar y da la bienvenida a quienes, sin prejuicios políticos, visiten Xinjiang y vean lo que catalogó como una campaña exitosa para restaurar el orden y la cohesión étnica.

Desde Guangzhou, Bachelet viajará a Kashgar, que en su día fue una parada de la Ruta de la Seda, y Urumqi, la capital de la región de Xinjiang, Tanto la ONU como China ha prohibido que medios extranjeros acompañen a Bachelet y no está claro ni con quién se reunirá ni cuánto acceso tendrá durante la visita.

El Partido Comunista chino no permite la oposición política y limita estrictamente la libertad de expresión, además del derecho de reunión y de expresión religiosa. China es además uno de los cinco miembros permanentes de Consejo de Seguridad de la ONU, lo que le concede derecho a veto, y ha firmado, pero no ratificado, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos administrado por la agencia de Bachelet.

Beijing ha recibido críticas por negarse a condenar la invasión rusa de Ucrania además de por su estricta política de «cero COVID» frente a la pandemia del coronavirus, que ha alterado la vida de decenas de millones de ciudadanos y ha trastocado las cadenas de suministro globales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó hoy el uso de emergencia de la vacuna anticovid Convidecia, producida por la farmacéutica china CanSino, tercera del gigante asiático que logra el visto bueno del organismo, tras las desarrolladas por Sinovac y Sinoharm.

La vacuna es la primera contra la COVID que la OMS aprueba este año, y se incorpora a una cada vez más larga lista que ya incluía anteriormente a las manufacturadas por Pfizer-BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson, AstraZeneca, Bharat Biotech, Novavax, además de las chinas Sinovac y Sinopharm.

La vacuna de CanSino se basa en un adenovirus modíficado, y es junto a la de Johnson & Johnson la única de la lista de la OMS para la que es suficiente una única dosis para su primera pauta completa.

En los análisis en laboratorio ha mostrado una eficacia del 92% contra el desarrollo de formas graves de la enfermedad, aunque el porcentaje baja al 64% en cuanto a protección contra la infección sintomática.

La aprobación de uso de emergencia da a estas vacunas la posibilidad de entrar en el programa COVAX, creado por la OMS en cooperación con otras agencias para distribuir a bajo precio y de forma equitativa dosis de vacunas anticovid en todo el mundo.

Otras vacunas que actualmente están en sus últimos trámites para ser aprobadas por la OMS son la desarrollada por la farmacéutica francesa Sanofi o la de la también china Clover Biopharmaceuticals.

En cuanto al proceso de aprobación de la vacuna rusa Sputnik V, éste parece estar detenido debido a la falta de determinados datos de los análisis en laboratorio, pese a haber sido una de las primeras de las que se anunciaron resultados positivos en pacientes, a finales de 2020.

Dos años después de la infección por COVID-19, cerca del 55% de los que fueron hospitalizados aún presenta al menos un síntoma de la enfermedad, según revela un estudio publicado en The Lancet.

La investigación, desarrollada en el Hospital Jin Yin-tan de Wuhan, China, contó con 1,192 pacientes que necesitaron tratamiento hospitalario entre enero y mayo de 2020, al comienzo de la pandemia causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Los expertos siguieron su evolución al cabo de seis meses, de un año y de dos años después de recibir el alta médica y constataron que su salud mental y física mejoró con el tiempo, independientemente de la gravedad de la enfermedad.

El 55% reportó la presencia de al menos un síntoma de COVID-19 después de dos años, frente al 68% detectado después de seis meses.

El estudio sugiere que, a pesar de los progresos físicos y psíquicos que efectúan, el estado de salud y la calidad de vida de los pacientes que han pasado la enfermedad tienden a ser peores que los de la población general.

Esta situación afecta sobremanera a aquellos hospitalizados con COVID de larga duración, que después de dos años de su alta, presentan síntomas como fatiga, dificultad para respirar y alteraciones del sueño.

«Nuestros hallazgos indican que se necesitan más de dos años para que cierta proporción de hospitalizados que sobrevivieron a la COVID pueda recuperarse totalmente», explica en un comunicado Bin Cao, principal autor de este trabajo y profesor del China-Japan Friendship Hospital (China).

El 52% de los participantes en este estudio, de un promedio de edad de 57 años en el momento del alta, informó de que la fatiga o la debilidad muscular fueron los síntomas más comunes al cabo de seis meses, frente al 30% registrado a los dos años.

Asimismo, el 89%, independientemente de su gravedad, retomó su actividad laboral a los dos años, destaca el informe, que cita otros síntomas posCOVID como el dolor de articulaciones, palpitaciones, mareos y jaquecas.

Respecto a la calidad de vida, el 23% reportó en los cuestionarios la presencia de «dolor o malestar», mientras que el 12% comunicó síntomas de «ansiedad o depresión». Pacientes con COVID de larga duración también registraron problemas de movilidad (5%) y una caída en los niveles de actividad (4%).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que México no es «colonia de Rusia, ni de China ni de Estados Unidos», esto al ser cuestionado sobre la posible presencia de espías rusos en nuestro país, tal como lo informó Washington.

«Hay que mandarles telegramas, avisándoles de que México no es colonia de ningún país extranjero, que México es un país libre, independiente, soberano. Que no somos colonia de Rusia, ni de China ni de Estados Unidos. Que México es un país independiente, libre y soberano», afirmó el presidente.

Ayer, el jefe del Comando Norte estadounidense, Glen VanHerck, afirmó durante una reunión en el Senado de su país, que México es la nación con más agentes de inteligencia rusos desplegados en el mundo.

Cuestionado sobre el tema, López Obrador dijo: «Es una declaración, nosotros no vamos a cuestionar nada, somos respetuosos de la libre manifestación de las ideas». Sin embargo, agregó que México es un país libre, independiente, soberano, donde toda persona, mexicana o extranjera, puede hacer actividades lícitas, mientras que a aquellos que pretendan hacer algo ilegal, se les detiene.

En referencia a la guerra en Ucrania, el mandatario pidió que se entienda que el Ejecutivo tiene como política en materia exterior la no intervención en conflictos.

«Nosotros no vamos a Moscú a espiar a nadie, ni vamos a Pekín a espiar qué están haciendo en China, ni vamos a Washington, ni siquiera a Los Ángeles. No nos metemos en esto», concluyó el mandatario sobre el tema.

Recordemos que esta semana el tema ha causado polémica en México, luego de que la Cámara de Diputados instalara el Grupo de Amistad México-Rusia, lo que desató críticas por parte de algunos partidos de la oposición debido al conflicto bélico que se vive desde el pasado 24 de febrero entre rusos y ucranianos.

Un día después, los diputados decidieron instalar el Grupo de Amistad México-Estados Unidos, donde el embajador Ken Salazar afirmó que en se tiene que estar en solidaridad con Ucrania y contra Rusia.

“Tenemos que estar en solidaridad con Ucrania y contra Rusia, el embajador de Rusia estuvo ayer y dijo que México y Rusia son cercanos, eso nunca puede pasar, nunca puede pasar, Ucrania está peleando por la libertad, recuerdo que en la segunda guerra mundial no había ninguna distancia entre México y Estados Unidos, estuvimos unidos contra Hitler que estaba matando a inocentes por donde quiera, no podemos decir ‘eso está pasando en otro lado del mundo’, porque nos puede afectar aquí en México”, declaró el embajador.

Un Boeing 737-800 de China Eastern Airlines con 132 personas a bordo se estrelló el lunes en las montañas del sur de China durante un vuelo local, después de un descenso repentino desde la altitud de crucero.

Medios de comunicación informaron que los trabajadores de rescate no habían encontrado ninguna señal de sobrevivientes.

La aerolínea dijo que lamentaba profundamente la muerte de los pasajeros y de la tripulación, sin especificar el número de personas fallecidas.

En redes sociales comenzaron a circular imágenes de vídeo de la cámara de control de un vehículo que aparentemente mostraban un avión precipitándose detrás de los árboles.

El avión volaba desde la ciudad suroccidental de Kunming, capital de la provincia de Yunnan, a Cantón, capital de la provincia del mismo nombre, que tiene frontera con Hong Kong.

China Eastern dijo que la causa del accidente, en el que el avión descendió a unos 9,400 metros por minuto, según el sitio de seguimiento de vuelos FlightRadar24, estaba bajo investigación.

Un responsable de los servicios de rescate dijo que el avión se desintegró y provocó un incendio que destruyó plantas de bambú, según medios locales.

El avión, con 123 pasajeros y nueve tripulantes a bordo, perdió el contacto sobre la ciudad de Wuzhou, según informaron la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) y la compañía aérea. El vuelo partió de Kunming a las 13:11 hora local, según los datos de FlightRadar24, y debía aterrizar en Cantón.

Los datos meteorológicos en internet mostraban condiciones parcialmente nubladas con buena visibilidad en Wuzhou en el momento del accidente.

El presidente Xi Jinping pidió a los investigadores que determinen la causa del siniestro lo antes posible y que garanticen una seguridad aérea «absoluta», informó la cadena estatal CCTV.

El proveedor de datos de aviación OAG dijo este mes que la compañía estatal China Eastern Airlines era la sexta mayor del mundo por capacidad de asientos semanales programados y la mayor de China. Además, el historial de seguridad del sector aéreo chino ha sido uno de los mejores del mundo en la última década.

El modelo 737-800 que se estrelló el lunes tiene un buen historial de seguridad y es el predecesor del modelo 737 MAX, que lleva más de tres años en tierra en China tras los accidentes mortales de 2018 en Indonesia y 2019 en Etiopía.

Los investigadores tratarán de recuperar las dos cajas negras del avión, la grabadora de datos de vuelo y la grabadora de voz de la cabina, para ayudar a esclarecer el accidente.