Tag

China

Browsing

El presidente chino, Xi Jinping, felicitó este miércoles al demócrata Joe Biden por su victoria en las elecciones presidenciales estadounidenses, informó la prensa estatal.

Estados Unidos y China «deben comprometerse a no buscar conflictos ni confrontaciones, al respeto mutuo y a un espíritu de cooperación» para promover la «noble causa» de la paz mundial y el desarrollo, dijo Xi en su telegrama, citado por los medios.

También el vicepresidente chino Wang Qishan felicitó a la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, por ser elegida como la próxima vicepresidenta de Estados Unidos.

El mensaje de Jinping llega después de que Pekín evitase dar este paso en los días posteriores a los comicios ante la polémica desatada por el presidente Donald Trump. El Ministerio de Exteriores chino evitó en un primer momento el
reconocimiento de Biden como presidente electo y la felicitación no llegó hasta el 13 de noviembre, diez días después de las elecciones.

El telegrama del presidente chino se da después de que la Administración General de Servicios estadounidense haya dado luz verde a la transición, pese a que Trump sigue sin reconocer una derrota y habla abiertamente de fraude en la votación.

Xi Jinping, al igual que los líderes de Corea del Norte (Kim Jong-un), de Brasil (Jair Bolsonaro), de Rusia (Vladimir Putin), y de México (Andrés Manuel López Obrador), eran de los pocos que no habían felicitado a Biden por su triunfo.

En el caso de nuestro país, AMLO ha insistido en que la postura del gobierno es la de esperar a que las autoridades encargadas del proceso electoral en Estados Unidos decidan sobre el ganador.

“Queremos actuar con prudencia. Esperemos que las autoridades resuelvan y entonces nos vamos a pronunciar y reconocer lo que se decida en instancias competentes en los Estados Unidos de América”, afirmó el mandatario en una de sus conferencias matutinas.

En el marco de la felicitación, se informó que Joe Biden ofrecerá un mensaje a la nación este miércoles sobre los desafíos que enfrenta el país de cara a la festividad del Día de Acción de Gracias, que este año estará marcada por un aumento de casos de coronavirus.

El discurso buscará dar ánimos a los estadounidenses y se concentrará en los sacrificios que están haciendo de cara a las festividades de final de año, dijo su despacho, en momentos en que funcionarios de todo el país han pedido a las personas que permanezcan en sus hogares y eviten grandes aglomeraciones que pueden propagar el COVID-19.

Biden, quien reveló el ayer a su equipo de política exterior y seguridad nacional, dando comienzo a la transición formal de poder en La Casa Blanca, ha prometido que su gobierno tendrá como prioridad la lucha contra la pandemia.

Durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), se destacó la importancia de un comercio «libre y abierto» para superar la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

De forma retoma, y desde Malasia, la cumbre se realizó este viernes con la presencia de los mandatarios Xi Jinping y Donald Trump.

«Reconocemos la importancia de un comercio e inversiones libres, abiertos, justos, no discriminatorios, transparentes y predecibles para impulsar la recuperación económica en un tiempo tan exigente», indica el comunicado acordado por los líderes de las 21 economías integrantes del APEC.

La cumbre había creado expectativas por las tensiones entre el presidente chino Xi Jinping y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que llamó la atención pues a diferencia del resto de los mandatarios conectados que utilizaron el fondo oficial de esta edición, que mostraba la residencia oficial del primer ministro de Malasia, Trump prefirió usar el fondo de la oficina donde se encontraba.

El de hoy ha sido uno de los pocos actos de Trump desde su derrota en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre ante el presidente electo, el demócrata Joe Biden.

Trump, que no había participado en la cumbre de APEC desde 2017, no ofreció ningún discurso público, mientras que Xi Jinping realizó la víspera una encendida defensa de la globalización y la apertura económica y garantizó que China no se desconectará de la economía global.

En su intervención en la cumbre de hoy, el líder chino hizo un llamamiento a las economías de Asia Pacífico a construir «un clima de negocios abierto, justo y no discriminatorio» en su defensa del multilateralismo y la apertura económica y aseguró que China «considerará activamente» unirse al Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP).

El CPTPP, también conocido por sus siglas TPP11, entró en vigor en diciembre de 2018 y está integrado por once naciones, entre ellas Japón, la tercera economía mundial, Chile, México y Perú. Es una versión actualizada del TPP, firmado en 4 de febrero de 2016 pero que entró en crisis a raíz de la decisión del presidente Donald Trump de retirar a su país de esa iniciativa en 2017.

El primer ministro de Malasia, Muhyuddin Yassin, dijo durante la rueda de prensa posterior a la cumbre que la guerra comercial entre China y EUA ha quedado» eclipsada» por la pandemia y defendió una mayor integración económica en la región.

Es la primera vez en tres años que el APEC acuerda una declaración, ya que en la cumbre de Chile hace un año fue cancelada por las protestas antigubernamentales y en la de Papúa Guinea, en 2018, el enfrentamiento entre China y EUA impidieron un comunicado conjunto por primera vez en la historia del foro.

Las economías que integran el APEC son Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, Chile, China, Hong Kong, China, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Rusia, Singapur, Taiwán, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam.

China felicitó este viernes al candidato demócrata, Joe Biden, por su triunfo en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, siendo una de las últimas potencias que lo hace y de la que se esperaba fijara postura.

Analistas prevén que Biden haga escasas modificaciones a la actual política de Washington hacia China en materia de comercio, tecnología y seguridad.

China, al igual que México y Rusia, evitó sumarse a las felicitaciones a Biden y a su compañera de fórmula Kamala Harris el pasado fin de semana luego de que, según las proyecciones, en los comicios del 3 de noviembre obtuvieron suficientes votos del Colegio Electoral para llegar a La Casa Blanca.

«Respetamos la elección del pueblo estadounidense», dijo el vocero del Ministerio de Exteriores, Wang Wenbin. «Felicitamos al señor Biden y a señora (Kamala) Harris».

Sin ofrecer un motivo para la demora en su reconocimiento, Wang agregó que el gobierno chino espera que «el resultado se confirmará, de acuerdo con las leyes y procedimientos estadounidenses».

Recordemos que las relaciones entre Washington y Beijing están en su punto más bajo de las últimas décadas en medio de una guerra arancelaria sobre las ambiciones chinas en materia tecnológica y de superávit comercial, acusaciones de espionaje y tensión sobre los derechos humanos, la pandemia de coronavirus, Hong Kong y el control del Mar Meridional de la China.

El presidente Donald Trump también calificó al gigante asiático de amenaza para la seguridad, impuso limitaciones a las exportaciones y sancionó a firmas chinas. Apenas ayer emitió un decreto que prohíbe a los estadounidenses invertir en valores de empresas que según Washington pertenecen a las fuerzas armadas chinas o están bajo su control.

Los analistas prevén que Biden, quien debe asumir el poder el próximo 20 de enero, tratará de reanudar la cooperación con Beijing en los ámbitos de cambio climático, Corea del Norte, Irán y el coronavirus.

El ahora presidente Donald Trump pasó años trabajando en proyectos comerciales en China donde mantiene una cuenta bancaria, informó este martes el diario The New York Times (NYT).

La información llega en momentos en los que el presidente trata de mostrar a su rival demócrata, Joe Biden, como débil ante Pekín.

Trump viene repitiendo en los últimos días que Hunter Biden, hijo del candidato, vendió a Ucrania y China el acceso a la influencia de su padre cuando era vicepresidente en la época de Barack Obama.

NYT informó que es Trump quien tenía una oficina en China durante la campaña presidencial de 2016 y estaba asociado con una gran empresa controlada por el gobierno chino.

Además, el presidente tenía una cuenta bancaria en China hasta ahora desconocida que era manejada por la corporación Trump International Hotels Management, según documentos fiscales de Trump examinados por el periódico. Además de China, el mandatario hizo lo mismo en Gran Bretaña e Irlanda.

Las declaraciones de impuestos muestran que la firma de Trump «pagó USD 188,561 en impuestos a China mientras procuraba conseguir allí permisos para hacer negocios entre 2013 y 2015», dice el diario.

Alan Garte, abogado de Trump Organization, dijo que la compañía «abrió una cuenta en un banco chino que tiene oficinas en Estados Unidos para pagar impuestos locales». «No se materializó ningún acuerdo, transacción u otros negocios y desde 2015 la oficina está inactiva», dijo al New York Times.

«Aunque la cuenta bancaria sigue abierta, no ha sido usada para otro propósito», añadió.

Desde que entró a la Casa Blanca en 2017, Trump ha definido a China como la mayor amenaza para Estados Unidos y la democracia mundial.

En 2008 intentó infructuosamente la construcción de un edificio de oficinas en Guangzhou y en 2012 abrió una oficina en Shangai, informó el periódico. Además, la Trump Hotel Collection negoció emprender un proyecto en Pekín con la State Grid Coroportation, la quinta compañía de electricidad más grande de China, dijeron fuentes a la agencia AFP. Pero el proyecto fue luego abandonado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró hoy la decisión de China y Corea del Sur de unirse a la red COVAX, diseñada para financiar la investigación de vacunas contra la COVID-19 y garantizar que de ser descubiertas sean distribuidas en todo el planeta.

«Cuantos más países participen en COVAX, mayor es la oportunidad de tener vacunas de forma rápida y justa», dijo el epidemiólogo de la OMS Bruce Aylward en rueda de prensa.

Y es que China, que ensaya cuatro vacunas experimentales contra el coronavirus en etapa 3 de pruebas clínicas, anunció este viernes que se sumará a la alianza mundial.

La nación asiática firmó un acuerdo el jueves con GAVI, el colíder de la alianza, informó el ministerio chino de Relaciones Exteriores. En un principio China no accedió a unirse a la alianza y dejó pasar el plazo para hacerlo, el cual venció en septiembre.

«Estamos dando este paso concreto para asegurar la distribución equitativa de vacunas, en especial a los países en desarrollo y esperamos que más países con capacidad también se unan y apoyen a COVAX», dijo la portavoz de la cancillería, Hua Chunying, en un comunicado.

Por su parte el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que con estas incorporaciones y otras en los últimos días el número de países que ya forman parte de esta iniciativa global se eleva a 171.

El objetivo de la red COVAX es conseguir la fabricación y distribución de 2.000 millones de dosis de vacuna contra la COVID-19 antes del final de 2021.

Nueve candidatas a vacuna se han unido a la red COVAX, entre ellas dos que se encuentran en la última fase de experimentación, la de la estadounidense Moderna y la de la británica AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford.

Otros laboratorios comprometidos pero con investigaciones menos avanzadas son los estadounidenses Inovio y Novavax, el alemán CureVac, el Instituto Pasteur francés en alianza con Merck (EUA) y Themis (Austria), el chino Clover Biopharmaceuticals y los de las universidades de Hong Kong y Queensland (Australia).

Tedros también celebró hoy que Moderna haya anunciado que no ejercerá derechos de patente sobre su posible vacuna contra la COVID-19 mientras dure la pandemia.

«Apreciamos este gesto de solidaridad», señaló el experto etíope, quien durante la rueda de prensa pidió a Azerbaiyán y Armenia, en el contexto del reinicio de las hostilidades por la región de Nagorno Karabaj, que negocien un alto el fuego, teniendo en cuenta la difícil situación que ya enfrenta el mundo debido a la pandemia

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este martes que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus, por lo que llamó a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

«El populismo y el nacionalismo han fracasado. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo», insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. La COVID-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

Señaló que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones.

«Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros», señaló.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Durante la Asamblea General de la ONU, Jair Bolsonaro aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas», dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente», añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump utilizó su discurso ante la Asamblea General para arremeter de nuevo contra China, a la que acusa de plantear «falsedades» sobre la  expansión del coronavirus, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

El inquilino de La Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna, dando pie a «una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», pero alega que, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

Además, ha criticado que el Gobierno chino, «y la Organización  Mundial de la Salud, que está ‘de facto’ controlada por China», aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la  enfermedad», añadió el republicano.

El presidente Donald Trump advirtió este lunes que no aprobará un acuerdo sobre TikTok si el grupo chino dueño de la popular aplicación conserva el control.

Estos comentarios generaron preocupación por el destino del acuerdo alcanzado el fin de semana para eludir el bloqueo ordenado por Estados Unidos contra la aplicación, que Trump considera un riesgo para la seguridad nacional.

El mandatario fue interrogado en una entrevista con la cadena Fox News sobre la posibilidad de que la compañía china ByteDance conserve un 80% de las acciones y respondió que si las empresas estadounidenses Oracle y Walmart no tienen un «control total», no va a aprobar un acuerdo.

Trump indicó que Oracle y Walmart «tienen una asociación» para TikTok y aseguró que «van a tener un control total».
«Van a tener una partida de control. Todo va a ir a la nube», afirmó.

Sin embargo, los detalles de la participación no están claros y según los diferentes recuentos varían los porcentajes de acciones que se quedarían en manos de Estados Unidos y de China y sobre todo quien controlaría los datos y los algoritmos.

La red social TikTok está bajo la amenaza de una prohibición en Estados Unidos, donde tiene más de 100 millones de usuarios, ya que Washington acusa a la empresa, sin dar pruebas, de estar espiando para el gobierno de Pekín.

El sábado, la popular aplicación confirmó un proyecto para crear una asociación llamada TikTok Global con Oracle como socio tecnológico y con Walmart como aporte comercial para Estados Unidos.

ByteDance, que a su vez está bajo la presión del gobierno chino para no ceder a las pretensiones de Estados Unidos, afirmó que conservaría un 80% de control en la empresa TikTok Global tras salir a bolsa. La empresa china indicó que el plan no implica «transferencia ni del algoritmo ni de tecnología» e indicó que informaciones en este sentido son «rumores».

El comunicado de las empresas estadounidenses ofrece otra versión sobre las mayorías de control.

«Con la creación de TikTok Global, Oracle/Walmart harán sus inversiones y las acciones de TikTok Global van a ser distribuidas a sus dueños, los estadounidenses van a ser mayoritarios», afirmó el vicepresidente de Oracle, Ken Glueck.

El plan desvelado el fin de semana permitiría que Oracle compre un 12.5% de TikTok y Walmart un 7.5%, según una oferta que valoraría la plataforma en 60,000 millones de dólares.

El porcentaje que quedaría en manos chinas es objeto de controversia dado que ByteDance tiene un 40% de participación estadounidense.

Oracle y Walmart indicaron que TikTok Global va a pagar «más de 5,000 millones» en impuestos para Estados Unidos, como parte del plan, lo que según funcionarios estadounidenses va a crear 25,000 nuevos empleos en el país.

Las descargas de las aplicaciones chinas TikTok y WeChat estarán prohibidas en Estados Unidos a partir de este domingo, confirmó hoy el Departamento de Comercio al argumentar amenazas a la «seguridad nacional».

«El Partido Comunista de China ha demostrado que tiene los medios y la intención de utilizar estas aplicaciones para amenazar la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos», dijo el departamento estadounidense en un comunicado.

El gobierno de EUA cumple así la amenaza del presidente Donald Trump contra estas dos aplicaciones chinas, en un contexto de grandes tensiones entre los dos gigantes económicos. Washington deja, sin embargo, una puerta abierta para TikTok, una aplicación muy popular entre los jóvenes para compartir videos cortos, antes de prohibirle por completo operar en su territorio.

«El presidente deja hasta el 12 de noviembre para resolver los problemas de seguridad nacional que plantea TikTok. Las prohibiciones podrían levantarse si es necesario», dijo el Departamento de Comercio.

TikTok, que pertenece al grupo chino ByteDance, estaba operando bajo condiciones en Estados Unidos desde principios de agosto.

Trump, quien lo acusa de espiar para el gobierno chino, firmó entonces un decreto para exigir la venta de sus actividades estadounidenses antes del 20 de septiembre, bajo pena de prohibición en el país.

Los gigantes estadounidenses Microsoft y Walmart hicieron una oferta para comprar esas actividades de TikTok, pero ByteDance la rechazó el domingo pasado. El grupo californiano de software Oracle presentó una oferta para convertirse en «socio tecnológico de confianza» de TikTok, aunque no se han divulgado detalles.

«Aunque las amenazas planteadas por WeChat y TikTok no son idénticas, son similares. Cada una recopila cantidades significativas de datos de los usuarios», apuntó el Departamento de Comercio.

La plataforma WeChat, que pertenece al gigante chino Tencent, brinda servicios de mensajería, pagos remotos y reservas, entre otros.

El primer lote de la vacuna Spútnik V, creada por Rusia contra el Covid-19, superó las 15.000 dosis, según informó hoy el servicio de prensa de la farmacéutica Binnopharm.

El viernes se anunció el inicio de la producción en serie de la vacuna, sin especificar las cantidades, pero este lunes la empresa reveló que «el primer lote industrial de la vacuna fue de 15,500 dosis», según la agencia TASS.

La semana pasada, Rusia anunció que la campaña de vacunación masiva contra el Covid-19 comenzará dentro de un mes en el país.

El director del Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya, Alexandr Ginzburg, que desarrolló la primera vacuna registrada en el país contra la enfermedad, indicó que en los próximos siete o diez días comenzarán los estudios posteriores al registro del preparado, en los que serán vacunadas decenas de miles de personas.

Guinzburg señaló que los estudios tendrán una duración de entre cuatro y seis meses, pero que ello no será impedimento para iniciar la vacunación masiva de la población, que como han declarado las autoridades del país tendrá carácter voluntario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió con cautela la noticia de que Rusia había registrado la primera vacuna del mundo contra el Covid-19, señalando que esta, como el resto, deberá seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

La vacuna rusa no figuraba entre las seis que, según señaló la OMS la semana pasada, estaban más avanzadas.

Al respecto, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que en caso de que la vacuna rusa sea aprobada por el gobierno, y se demuestre que es efectiva, él sería el primero en aplicársela.

«Si vemos que da resultados, que es eficaz, establecemos comunicación, y si hay disponibilidad, adelante y para que no quede duda de la importancia que tiene, yo sería el primero en dejarme vacunar, porque me importa mucho, pero tenemos que conocer bien lo que está sucediendo y garantizar que sea algo efectivo», explicó en la mañanera.

Sobre los esfuerzos que se están haciendo por parte de diversos gobiernos y empresas para combatir el Covid-19, AMLO dijo que no se deben de tener ideologías, al argumentar que la salud es primero.

Precisó que de igual forma entraría en contacto con los presidentes de otros gobiernos, como China o Estados Unidos, que logren tener la vacuna primero.

En ese sentido señaló que si para asegurar la vacuna, los gobiernos le llegan a solicitar a México algún tipo de «depósito», este se cubriría de forma inmediata, pues su gobierno a trabajado para asegurar que no falten los recursos que se necesitan para afrontar la crisis de salud.

Por su parte las autoridades chinas han aprobado la primera patente de una vacuna contra el Covid-19, con la esperanza de que pueda ser fabricada en masa a corto plazo.

La agencia de protección intelectual ha dado luz verde a la patente de una vacuna creada por la Academia de Ciencias Militares y la empresa Cansino Biologics y que ya fue en marzo la primera en entrar en la fase de ensayos clínicos, según la agencia de noticias Xinhua.

La vacuna, que ha superado las dos primeras fases, ya habría demostrado crear inmunidad frente al virus en roedores. «Puede crear una respuesta inmune celular y humoral en un corto periodo de  tiempo», indica el documento presentado por la prensa oficial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este jueves que no se debe temer una transmisión del nuevo coronavirus a través de la comida, esto luego de que China anunciara haber descubierto partículas del covid-19 en alimentos importados.

«No creemos que el coronavirus pueda transmitirse a través de alimentos. Si lo hemos entendido bien, China buscó el virus en envoltorios, lo comprobó con centenares de miles y solo lo encontró en muy pocos, menos de diez dieron positivo», explicó la científica Maria Van Kerkhove, responsable de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS.

Dijo que lo que se sabe es que el virus puede quedar en la superficie durante un tiempo, por lo que «hemos dado indicaciones, a través de la FAO (la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación)» para que los trabajadores del sector alimentario se encuentren en seguridad en su entorno de trabajo, afirmó Van Kerkhove.

Y es que las autoridades chinas anunciaron el jueves haber encontrado partículas del virus durante un control rutinario en alitas de pollo congeladas procedentes de Brasil y en envoltorios de gambas importadas desde Ecuador.

«Nuestra alimentación respecto al Covid es segura», defendió Michael Ryan, director de situaciones de emergencia sanitaria de la OMS, quien recordó que no hay ninguna prueba de que los alimentos o las cadenas alimentarias participen en la transmisión del virus.

«No se deben exagerar este tipo de informaciones», aseguró Ryan. «La gente ya tiene suficiente miedo de la pandemia», añadió.

En otros temas, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó hoy sobre el surgimiento de un «nacionalismo de vacunas» por la carrera, de hallar un remedio contra la pandemia COVID-19, una enfermedad que afecta ya a más de 20,4 millones de personas en el planeta.

«El exceso de demanda está creando ya un nacionalismo de vacunas y hay riesgo de que suban los precios de ellas», subrayó Tedros, quien añadió que la OMS quiere evitar que haya especulación con estos productos mediante iniciativas como el Acelerador ACT, con el que se quiere generalizar el acceso a vacunas, tratamientos y diagnósticos en los países en desarrollo.

Tedros recordó que la OMS necesita 100,000 millones de dólares para financiar ésta y otras herramientas que buscan universalizar las herramientas de respuesta contra la pandemia de Covid-19, y que de ese dinero 31,300 millones de ellos los requiere «de forma urgente».

El epidemiólogo de la OMS Bruce Aylward señaló en la misma rueda de prensa que la vacuna rusa es una de las 26 que se encuentra en fase de ensayos clínicos según la lista de más de 170 candidatas de la organización; se especificó que se encuentran en conversaciones con Rusia para intentar «entender el producto».

El presidente Donald Trump afirmó este martes que la «gran» relación que tenía con su homólogo chino, Xi Jinping, ha cambiado en medio de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, de la que responsabiliza a Pekín por no haber controlado el brote en su inicio.

«Solía tener una muy buena relación con él. Tenía una gran relación con el presidente Xi. Le aprecio, pero ya no siento lo mismo ahora», dijo Trump en una entrevista con Fox Sports radio.

El mandatario aseguró que el cambio en la relación con Xi se debe la crisis de la Covid-19, cuyo brote original se ubicó en la ciudad china de Wuhan y que ha provocado más de 160,000 fallecidos en Estados Unidos.

«Ciertamente mis sentimientos son diferentes. Tenía una muy, muy buena relación, y no he hablado con él desde hace tiempo», agregó.

Las relaciones entre Washington y Pekín se encuentran en uno de sus momentos más tensos de las últimas décadas.

La pasada semana Estados Unidos trasladó al ámbito político y militar su estrategia de presión hacia China, con sanciones a la líder hongkonesa, Carrie Lam, y avisos sobre movimientos navales chinos cerca de Taiwán.

Poco después, Pekín anunciaba sanciones a once funcionarios estadounidenses, entre ellos los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, por inmiscuirse en los asuntos de Hong Kong después de que Washington hubiese tomado medidas similares el pasado viernes contra otros tantos altos cargos de este territorio autónomo chino.

Todo ello, después de que Trump amenazase con prohibir las populares aplicaciones TikTok y WeChat, de capital chino y declaradas un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Trump, quien buscará la reelección en noviembre frente al virtual candidato demócrata, Joe Biden, ha criticado desde su llegada a La Casa Blanca a China por aprovecharse comercialmente de EUA y negoció un acuerdo comercial con el gigante asiático cuyo cumplimiento se ha visto alterado por la crisis económica desatada.

Sin embargo, China continúa comprando bienes estadounidenses y particularmente materias primas bajo el acuerdo comercial de Fase 1, pese al aumento de las tensiones sobre Hong Kong y otros temas, dijo este martes el asesor económico de La Casa Blanca, Larry Kudlow.

Consultado si los deteriorados lazos en otros frentes entre las dos mayores economías del mundo podrían provocar que el tratado comercial sea desechado, Kudlow afirmó, «No, no». «La única área en la que estamos comprometidos es en comercio», aseguró a periodistas.

Funcionarios de alto rango de ambos países se reunirán en una videoconferencia «de rutina» el sábado para evaluar la implementación del acuerdo Fase 1 seis meses después de que el tratado desactivó una guerra comercial que perjudicó a ambas naciones y a la economía mundial.

El presidente Donald Trump dio hoy hasta el 15 de septiembre a la aplicación de vídeos sociales TikTok, propiedad de la china ByteDance, para pasar a manos de capital estadounidense o enfrentarse a su prohibición de operar por motivos de seguridad nacional.

El mandatario dijo que TikTok tendrá que cerrar el 15 de septiembre si no acepta ser comprada por parte de Microsoft, que está inmersa en negociaciones para su adquisición, u otra empresa de capital estadounidense.

«No me importa si es Microsoft u otra compañía grande, una compañía segura, una compañía muy estadounidense tiene que comprarla», aseguró Trump desde La Casa Blanca este lunes.

Asimismo, aseguró que el Departamento del Tesoro deberá «recibir mucho dinero» de la operación de la venta, sin especificar en qué concepto o cómo se llevaría a cabo.

TikTok, que en Estados Unidos tiene más de 80 millones de usuarios, es una de las redes sociales que más ha crecido en los últimos años, donde se ha convertido en el principal entretenimiento para muchos adolescentes y un canal de marketing para importantes celebridades.

La Administración Trump, así como importantes congresistas demócratas, han insistido que el uso tan extendido de TikTok pone en riesgo la privacidad de los datos de estadounidenses y la seguridad nacional, ya que está expuesta a través de ByteDance a instrucciones e intervención del gobierno chino.

Microsoft anunció este domingo que continúa las pláticas para explorar la posible compra de TikTok en Estados Unidos, y prometió completar la operación a más tardar en septiembre próximo.

La decisión fue dada a conocer por la empresa con sede en Redmond, Washington después de que su CEO, Satya Nadella, conversara con el presidente Trump, quien el viernes anunció su intención de prohibir en el país la red social china.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aseguró también este domingo que Trump tiene capacidad de forzar la venta a capital nacional de las operaciones estadounidenses de TikTok y que además esta estrategia cuenta con apoyo de los líderes demócratas en el Congreso.

La Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional (IEEPA) permite al presidente bloquear transacciones y congelar activos en caso de considerar que existe una «amenaza inusual y extraordinaria» a la seguridad nacional o la economía del país.

El Ministerio de Exteriores de China se opone a la venta forzada de TikTok, una operación que en su opinión viola los principios de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Gobierno chino ve la intención de vender TikTok como un capítulo más de la guerra comercial entre Pekín y Washington, que intenta contener el cada vez mayor poderío tecnológico del gigante asiático, que ya ha visto como la firma de telecomunicaciones Huawei ha tenido que enfrentarse a restricciones.

Los intentos para presionar a TikTok son vistos también con preocupación por gigantes tecnológicos con ambiciones globales como Alibaba y Tencent.

China ofreció un crédito de 1,000 millones de dólares para apoyar el acceso de los países de Latinoamérica y el Caribe a una vacuna contra el Covid-19 una vez esté lista, confirmó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

«El canciller chino destacó que la vacuna desarrollada en su país será un bien público de acceso universal y que su país destinará un préstamo de mil millones de dólares para apoyar el acceso de las naciones de la región al antídoto», relató la cancillería en un comunicado.

El anunció fue hecho luego de una reunión virtual entre el canciller chino, Wang Yi, y sus homólogos de Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

Más de 150 vacunas están siendo desarrolladas a nivel global con el objetivo de ayudar a poner fin a la pandemia que ha causado más de 616,000 muertes alrededor del mundo. Pero aún está por verse si alguna de ellas tendrá éxito.

Datos iniciales de los ensayos de tres potenciales vacunas contra el Covid-19, incluida una de la empresa china Cansino Biologics, aumentaron la confianza en que el antídoto puede entrenar al sistema inmune para luchar contra el coronavirus sin efectos secundarios graves.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha dicho que el descubrimiento de una vacuna es apenas el primer paso y que es de vital importancia garantizar su acceso, sobre todo a los países más desfavorecidos y golpeados por la pandemia, como los latinoamericanos

Adicional, se informó que la vacuna experimental desarrollada por China National Pharmaceutical Group (Sinopharm) podría estar lista para su uso público a finales de este año. Anteriormente, la empresa preveía que la vacuna estaría disponible en 2021.

El presidente de Sinopharm, Liu Jingzhen, dijo a la emisora estatal CCTV que la compañía espera terminar la fase final de las pruebas en humanos dentro de unos tres meses.

Sobre el ofrecimiento de China, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que México está muy agradecido con Xi Jinping y con su gobierno, por el envío de materiales y equipos médicos, los cuales agradeció personalmente cuando sostuvo una llamada con Jinping.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) rechazó este miércoles «los ataques infundados» en las declaraciones en las que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a China de «comprar» al director general de la agencia de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

«La OMS no tiene constancia de tales declaraciones, pero rechazamos enérgicamente cualquier ataque ‘ad hominem’ y las acusaciones infundadas», dijo la OMS en un comunicado, en el que insta a todos los países a «permanecer centrados en la gestión de la pandemia, que está causando una trágica pérdida de vidas y sufrimiento».

Pompeo habría hecho estas declaraciones en una reunión a puerta cerrada con legisladores británicos que tuvo lugar ayer en la Henry Jackson Society de Londres durante su visita a Reino Unido, según ha informado este miércoles la prensa británica.

«Cuando más importaba, cuando había una pandemia en China, el doctor Tedros fue comprado por el Gobierno chino», habría afirmado Pompeo. «Digo esto con una firme base de Inteligencia, se hizo un acuerdo», habría señalado, según fuentes consultadas por ‘The Times’ y ‘The Telegraph’, entre otros medios británicos.

Recordemos que el presidente Donald Trump anunció en mayo pasado la salida de su país de la OMS, alegando una mala gestión de la pandemia de coronavirus. Tanto el presidente como Pompeo han acusado a la OMS de ocultar la supuesta responsabilidad de China en la aparición y propagación de la COVID-19, llegando a hablar del «virus chino».

El presidente Donald Trump firmó una ley para imponer sanciones a China en respuesta a la Ley de Seguridad Nacional aprobada por Pekín para Hong Kong, y ha anunciado  la firma de una orden ejecutiva para poner fin al trato preferencial del que gozaba dicho territorio.

Trump explicó que la llamada ‘Ley de Autonomía de Hong Kong’ autoriza la imposición de sanciones a personas extranjeras, entidades e instituciones financieras que contribuyen «a las acciones de China para eliminar la autonomía de Hong Kong».

«La ley aborda el incumplimiento por parte de China de ciertas obligaciones de la Declaración Conjunta Sino-Británica», agregó el mandatario.

En el marco del anuncio, Trump  aseguró que ningún gobierno ha sido más duro con China que el suyo, y aprovechó para atacar a su contrincante demócrata, al decir que Joe Biden se aliado con Pekín una y otra vez.

«Ahora Hong Kong va a ser tratado igual que China continental», añadió Trump indicando que perderá privilegios, como un tratamiento económico especial y el acceso a exportaciones de tecnología sensibles.

Trump aseguró que muchas personas van a abandonar Hong Kong, por el final de las preferencias que ayudaban a la región a ser un enlace comercial.

Esta nueva decisión del gobierno estadounidense, se suma a la confrontación que el país mantiene con China, especialmente respecto al manejo de la pandemia de coronavirus, que Trump atribuye a China.

La reacción china no se hizo esperar, y anunció que para proteger sus intereses legítimos, China aportará la respuesta necesaria e impondrá sanciones a las personas y entidades estadounidenses pertinentes.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China llamó a EUA a corregir «sus errores», y a abstenerse de poner en marcha la ‘Ley de Autonomía de Hong Kong’, así como a dejar de interferir en los asuntos internos de China, incluidos los de Hong Kong.

Siete candidatos, entre ellos Jesús Seade, aspiran a dirigir la Organización Mundial de Comercio (OMC), una institución que se enfrenta a enormes desafíos en plena crisis económica mundial, resultado de la pandemia de Covid-19.

A pocas horas de que venza el límite para registrar candidaturas, el ex ministro británico de Comercio Exterior, Liam Fox, se sumó a la disputa,  apoyado por el primer ministro británico Boris Johnson.

Además de Seade Kuri y Fox, un egipcio, una nigeriana, un moldavo, una keniana y una surcoreana aspiran a suceder al brasileño Roberto Azevedo, que dimitió el pasado 14 de mayo, antes del final de su mandato alegando razones «familiares», lo que obligó a los 164 miembros a buscar un sucesor en tres meses, en lugar de los nueve en que nornalmente realiza la sucesión.

En plena crisis económica mundial causado por la pandemia de Covid-19, varios desafíos esperan al próximo director o directora de la OMC: preparar la conferencia ministerial de 2021, sacar a la organización de su estancamiento y tratar de impulsar el diálogo con Estados Unidos.

Washington ha amenazado con irse de la OMC, organización a la que califica de «desperdicio» y paraliza desde diciembre el tribunal de apelaciones del órgano de solución de conflictos de la OMC, encargado de los diferendos comerciales internacionales.

Estados Unidos, que considera que recibe un trato «desigual» del encargado del comercio mundial, reclama su refundación y la retirada de China de la lista de países en desarrollo.

El procedimiento para la designación del jefe de la OMC no es una elección sino un mecanismo de consenso que funciona por eliminación. Aunque como último recurso es posible someter la elección a votación, nunca se ha utilizado.

En pleno recrudecimiento de las tensiones internacionales entre Estados Unidos y China, la tarea no se prevé mucho más fácil este año. Sin consenso, uno de los vicedirectores de la OMC asumirá las riendas temporalmente.

El continente africano, que nunca ha tenido un director de la OMC, espera que ahora sea su turno, aunque no existe una regla en este sentido. Aunque los africanos no han logrado proponer un candidato único.

La Unión Africana, sorprendida por la salida precipitada de Roberto Azevedo, había retenido tres nombres, pero solo el egipcio Hamid Mamdouh, de 67 años, antiguo funcionario de la OMC que también tiene nacionalidad suiza, ha presentado su candidatura.

Nigeria ha propuesto a Ngozi Okonjo Iweala, una decisión que es objeto de un diferendo jurídico con la Unión Africana. Pese a esta discrepancia, «la candidata de Nigeria gana terreno en África», dijo una fuente diplomática.  Okonjo, antigua ministra de Finanzas y de Relaciones Exteriores y presidenta de la Alianza Mundial para las Vacunas y la Vacunación (Gavi), asegura que cuenta con un «apoyo enorme».

Junto a Okonjo-Iweala se presentan otras dos mujeres: la ministra de Comercio de Corea del Sur, Yoo Myung-hee, de 53 años, y la ministra de Deporte de Kenia, Amina Mohamed, de 58 años, que ya fue candidata frente a Azevedo en 2013.

A sus 73 años, Jesús Seade, que también tiene nacionalidad libanesa, es el candidato de mayor edad. Exdirector adjunto de la OMC, ha desempeñado puestos de responsabilidad en el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Moldavia presentó por su parte la candidatura de su antiguo ministro de Relaciones Exteriores, Tudor Ulianovschi, que con 37 años es el aspirante más joven.