Tag

Ecuador

Browsing

La futura presidenta, Claudia Sheinbaum, desestimó los llamados al diálogo del Gobierno ecuatoriano tras la ruptura de relaciones que se dio en abril por la irrupción de las fuerzas policiales a la embajada de México en Quito para detener al exvicepresidente, Jorge Glas.

La virtual presidenta electa afirmó que México está exigiendo una disculpa pública y la reparación de daños.

“No es un asunto de sentarse a platicar”, dijo Sheinbaum, al ser consultada sobre una reciente declaración de la canciller ecuatoriana, Gabriela Sommerfeld, quien manifestó la disposición del gobierno de Daniel Noboa a iniciar un diálogo con las autoridades de nuestro país para recomponer las relaciones.

La futura mandataria defendió la postura que ha mantenido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) desde que se inició la crisis.

“No es menor la agresión de Ecuador a México”, indicó Sheinbaum al respaldar la demanda que presentó en abril el Gobierno mexicano contra Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Entonces solicitó la suspensión del país andino de la Organización de Naciones Unidas hasta que emita una disculpa por sus actos que han considerado como una “violación flagrante” al Derecho internacional.

Poco después de esa acción, Ecuador presentó otra demanda contra México acusándolo de interferir en sus asuntos internos.

En más temas internacionales, Claudia Sheinbaum y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, sostuvieron ayer una llamada telefónica en la que conversaron sobre la necesidad de profundizar las relaciones entre ambos países para atender la problemática migratoria, el tráfico de drogas y la crisis climática mundial.

La Casa Blanca dijo en comunicado que Harris y Sheinbaum entraron en contacto para abordar los problemas comunes que aquejan a México y Estados Unidos.

Ambas líderes resaltaron la importancia de que las mujeres ocupen puestos de liderazgo y se comprometieron a trabajar juntas para hacer frente a la crisis climática mundial e impulsar las energías renovables.

Asimismo, hablaron sobre la profundización de la colaboración entre ambos países para abordar las causas que originan la migración, el fortalecimiento de los lazos comerciales y el crecimiento económico, y el combate al tráfico de personas, drogas ilícitas y armas de fuego.

Sheinbaum agradeció a Harris por la llamada y dijo en un breve mensaje de su cuenta de X, que compartían el hecho de haber sido las primeras mujeres en ser electas a sus respectivos cargos.

La llamada telefónica se da dos días después de un encuentro que tuvo Sheinbaum con Elizabeth Sherwood-Randall, asesora del presidente de Estados Unidos, Joe Biden en materia de seguridad nacional, y con el embajador estadounidense en México, Ken Salazar, con quienes conversó sobre migración, seguridad y comercio.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), la más alta instancia judicial de Naciones Unidas, desestimó este jueves la solicitud presentada por México de medidas provisorias urgentes contra Ecuador por la invasión de su embajada en Quito, en abril pasado.

“La Corte considera en forma unánime que las circunstancias, tal como se presentan ahora ante la Corte, no son tales que requieran el ejercicio de su facultad (…) de indicar medidas” provisorias, leyó el presidente del tribunal, el juez Nawaf Salam.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

La CIJ había anunciado a finales de la semana pasada, que sería este jueves cuando se pronunciará sobre el reclamo planteado por México.

El pasado 5 de abril, fuerzas ecuatorianas fuertemente armadas irrumpieron en la representación diplomática de México y detuvieron al exvicepresidente de Ecuador Jorge Glas, que estaba asilado.

La operación provocó la ruptura de relaciones entre los dos países y un pedido urgente presentado por México ante la corte con sede en La Haya para que se exija a Ecuador la protección de los archivos de la embajada.

México también solicitó a la CIJ que ordenara a Ecuador permitir el desalojo de la embajada y de las residencias privadas del personal diplomático.

Igualmente, pidió que Ecuador se abstenga de cualquier acto que pueda afectar la implementación de las órdenes de la CIJ y de toda “conducta que agrave y amplíe la disputa” entre los dos países.

Estos pedidos fueron formalizados por México el 11 de abril. Por tratarse de demandas de medidas provisorias, la CIJ les dedicó al tema una atención preferencial y urgente. Los dos países presentaron sus alegatos orales ante la CIJ el 30 de abril y el 1 de mayo.

Ahora, con la negativa a las medidas provisorias, los jueces de la CIJ analizarán el fondo de la cuestión, en que México acusa a Ecuador de “violar la legislación internacional”.

México demandó a la CIJ la suspensión de Ecuador de la ONU hasta que presente disculpas por lo ocurrido.

En su presentación, la delegación de México sostuvo ante el tribunal de la ONU que la invasión armada a su embajada “debe tener consecuencias”.

“Hay líneas en el derecho internacional que no deben cruzarse. Lamentablemente, la República del Ecuador las ha cruzado”, dijo Alejandro Celorio, representante de su país en este caso.

El agente de la delegación ecuatoriana, el diplomático Andrés Terán Parral, alegó que el asalto a la embajada de México ocurrió “en circunstancias muy excepcionales”.

El detonante de la crisis se gestó a fines de 2023, cuando Glas, vicepresidente durante el gobierno de Rafael Correa, fue acusado de malversación de fondos y condenado en un proceso en separado. El político se refugió entonces en la embajada de México, alegando persecución política.

Luego de un dramático agravamiento de las tensiones, México otorgó a Glas la condición de asilado. Pocas horas más tarde, la embajada fue invadida.

Imágenes ampliamente divulgadas mostraron a agentes ecuatorianos retirando a rastras a Glas de la legación diplomática.

Ecuador alegó que la concesión del asilo a Glas fue ilegítima, ya que se trataba de un condenado en busca de escapar de la justicia común.

Ecuador presentó, también ante la CIJ, una demanda contra México por alegado “abuso” de las prerrogativas diplomáticas para proteger a Glas. México respondió que cabe al país receptor analizar si hay elementos para considerar que una persona es objeto de persecución.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), máximo tribunal de la ONU, anunció este viernes que será el próximo 23 de mayo cuando se pronuncie sobre la solicitud de medidas provisorias presentado por nuestro país contra Ecuador por la invasión de su embajada en Quito.

El jueves próximo, “el juez Nawaf Salam, presidente del Tribunal, dará lectura a la Resolución de la Corte”, anunció hoy la CIJ en un comunicado.

El pasado 5 de abril, fuerzas de seguridad de Ecuador invadieron la embajada mexicana en ese país y se llevaron bajo arresto al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien se encontraba en la legación diplomática con carácter de asilado.

Días más tarde, México presentó ante la CIJ un pedido de medidas provisorias (que requieren trámite urgente por parte de la Corte) que exijan a Ecuador la protección de las instalaciones de la embajada y sus archivos.

La demanda mexicana también solicitó el inicio de procedimientos contra Ecuador por “cuestiones jurídicas relativas a la solución de disputas internacionales por medios pacíficos y relaciones diplomáticas, y la inviolabilidad de una misión diplomática”.

Recordemos que los dos países presentaron sus argumentos orales ante la CIJ el 30 de abril y el 1 de mayo, en La Haya.

En esas audiencias, México sostuvo ante la CIJ que la invasión armada a su embajada “debe tener consecuencias”, y Ecuador alegó que ese asalto ocurrió en “circunstancias muy excepcionales”.

Ante la gravedad del episodio, México rompió sus relaciones con Ecuador, y retiró a su personal diplomático del territorio ecuatoriano. Jorge Glas continúa bajo arresto, aunque México reivindica que aún goza del estatus de asilado.

En tanto, Ecuador sostiene que la concesión del asilo a Glas por parte de México fue ilegal, ya que se trata de un acusado por la justicia común.

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, se mostró este viernes abierto a restablecer relaciones con México, pero lo condicionó a que se respete “la no intervención en temas judiciales” de su país y descartó tajantemente la liberación del exvicepresidente Jorge Glas.

“Respecto a México, siempre tendremos la apertura para arreglar nuestras diferencias”, afirmó el mandatario en un evento en Madrid, última escala de una gira europea que lleva a cabo.

“En la parte diplomática, estamos abiertos a restablecer relaciones, siempre y cuando se respete un principio muy importante, que es la no intervención y (…) no inmiscuirse en temas judiciales” internos de Ecuador, subrayó.

Noboa dijo tener “buena voluntad” para superar la crisis diplomática desatada por el asalto policial a la embajada mexicana en Quito para capturar a Glas, antes de la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en noviembre en la ciudad ecuatoriana de Cuenca.

“Pero lamentablemente, hasta el día de hoy, la única condición ha sido que nosotros devolvamos a un criminal sentenciado a una cárcel de máxima seguridad, lo subamos a un avión y lo mandemos ahí. Eso no podemos hacerlo”, agregó.

El exvicepresidente ecuatoriano Glas fue capturado el 5 de abril por fuerzas policiales que irrumpieron en la embajada de México, país que le había dado asilo político. Esto llevó a México a romper relaciones con Ecuador y a exigir la liberación de Glas, quien a su juicio sigue gozando del estatus de asilado.

Ecuador sostiene que la concesión del asilo a Glas fue ilegal, ya que se trata de un acusado por la justicia común.

“Dejaríamos un pésimo precedente si es que cedemos” a la petición de liberarlo, dijo Noboa, quien reiteró que “la decisión que tomamos era la adecuada y la responsable”.

“El tema de México creo que va a ser un punto histórico en cómo no se pueden usar embajadas para solapar cualquier tipo de criminalidad”, apuntó.

Noboa culmina en España una gira europea que lo llevó a Italia, donde sostuvo encuentros con el presidente Sergio Mattarella y con el papa Francisco, y luego a Francia, donde fue recibido por el presidente Emmanuel Macron.

El presidente Andrés Manuel López Obrado (AMLO) negó que haya tenido un acercamiento con el Gobierno ecuatoriano tras el asalto a la Embajada mexicana en Quito, hecho que provocó un rompimiento de relaciones entre ambos países y la demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Cuestionado durante su conferencia de prensa matutina sobre los avances en la demanda y un posible acercamiento con el presidente Daniel Noboa, López Obrador aseguró que no ha habido contacto.

“No, además es un asunto también de principios, es un asunto de fondo. Es que fue muy grave lo que sucedió, o sea, imagínense que hay alguien que tiene asilo y que entran a la Embajada y se lo llevan, eso es violatorio de todas las normas de política exterior”, sostuvo el presidente.

López Obrador señaló que lo que está pidiendo su Gobierno, así como otros países, es que México u otra nación pueda dar asilo al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien está en prisión por corrupción tras su arresto durante el allanamiento a la Embajada mexicana en Quito la noche del 5 de abril.

Dijo que el objetivo de su Gobierno también es trasladar a México a Glas, quien se resguardaba en la sede diplomática mexicana desde diciembre pasado.

Asimismo, López Obrador señaló que la demanda contra el Gobierno de Ecuador ante la CIJ avanza, pues sostuvo que Ecuador violó la soberanía de México al invadir la Embajada y el derecho de asilo para Glas.

“Eso es lo que estamos planteando y queremos que se castigue al Gobierno de Ecuador, no al pueblo de Ecuador, que es un pueblo hermano, sino al Gobierno de Ecuador por este acto autoritario, prepotente, suspendiéndolo de Naciones Unidas en tanto no ofrezcan una disculpa pública y sobre todo haga un compromiso de no repetición”, expuso.

Recordemos que México rompió relaciones con Ecuador el 5 de abril, cuando la Policía ecuatoriana irrumpió en la Embajada mexicana para detener a Glas.

Tras ello, México presentó una demanda ante la CIJ y en respuesta, Ecuador contrademandó acusando al Gobierno mexicano de violar las normas internacionales por el asilo que le dio a Glas mientras pesaban sobre él procesos penales por corrupción.

La irrupción a la embajada mexicana en Ecuador “debe tener consecuencias”, dijo este martes México ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) al cierre del primer día de audiencias por el caso.

“El ingreso por la fuerza de Ecuador a nuestra embajada y el ataque contra el personal y la dignidad de nuestro personal diplomático debe tener consecuencias”, dijo Alejandro Celorio, Consultor Jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, luego de los alegatos.

México presentó este martes sus argumentos en la demanda contra Ecuador ante la CIJ, principal tribunal de la ONU, y en su ponencia dijo que la actitud de las autoridades ecuatorianas eran una “grave amenaza” a las relaciones internacionales.

El asalto a la embajada “plantea una grave amenaza al mantenimiento de las relaciones internacionales y es motivo de grave preocupación para la comunidad internacional”, añadió Celorio Alcántara.

“Hay líneas en la legislación internacional que no se deben cruzar. Lamentablemente, Ecuador las ha cruzado”, expresó el diplomático mexicano.

La invasión de a embajada “muestra el desprecio del Ecuador por las normas fundamentales, universalmente aceptadas y de larga data. Esta conducta crea un riesgo inminente de que pueda ocurrir otra violación”, expresó.

Mañana será el turno de la delegación de Ecuador de presentar sus alegatos orales ante la Corte de La Haya. A partir de eso, el tribunal deberá agendar una fecha para pronunciarse sobre el caso.

Recordemos que la noche del 5 de abril, después de varios días de tensión, fuerzas armadas ecuatorianas invadieron la embajada de México en Quito, algo sin precedentes en la región. Los hombres armados, elementos de seguridad, se llevaron por la fuerza al ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, procesado por la justicia de Ecuador y a quien las autoridades mexicanas habían concedido estatus de asilado.

En su demanda, México pide a la CIJ que declare que Ecuador violó sus obligaciones internacionales, y que suspenda la membresía ecuatoriana a la ONU hasta que las autoridades de ese país emitan un pedido público de disculpas.

México también pide que la Corte siente como precedente que un país que actúe “como lo hizo Ecuador (…) será expulsado de la ONU, de acuerdo con el procedimiento previsto en el artículo VI de la Carta de las Naciones Unidas”.

Además, solicita que la CIJ ordene a Ecuador “tomar los pasos inmediatos y adecuados para la protección de la sede diplomática, su propiedad y archivos, evitando toda intromisión en ellos”.

Ha solicitado que la CIJ ordene que Ecuador permita al gobierno mexicano desalojar las instalaciones diplomáticas y las residencias de su personal. Solicita que “Ecuador se abstenga de cualquier acto o conducta que puedan perjudicar los derechos de México con relación a cualquier decisión que la Corte pueda emitir”.

Sin embargo, el caso tuvo ayer lunes un inesperado giro cuando Ecuador formalizó ante la misma Corte de la ONU una demanda contra México por el asilo concedido a Glas.

Ecuador alega que México “ha incumplido, entre otras, sus obligaciones de no otorgar asilo a personas que se encuentren procesadas o en juicio por delitos comunes o hayan sido condenadas por tribunales ordinarios”, como es el caso de Glas.

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, afirmó hace una semana que tiene “cero arrepentimiento” por haber ordenado la invasión a la embajada mexicana.

Con relación a la contrademanda ecuatoriana, una fuente de prensa de la CIJ explicó que los dos casos son “legalmente diferentes”, y en principio las audiencias de esta semana se concentran en las demandas mexicanas.

“Legalmente son dos casos diferentes en esa fase, son casos separados”, dijo.  La Corte podrá más adelante, añadió la fuente, decidir fusionar las dos demandas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) calificó este lunes como un “despropósito” y una “desfachatez” la denuncia interpuesta en Ecuador contra el diplomático Roberto Canseco por presunta obstrucción de la justicia al intentar evitar el asalto a la embajada de México en Quito el 5 de abril.

“No pues es un despropósito (la denuncia), es un acto de prepotencia supina, una desfachatez”, aseveró el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

Se refirió así a la denuncia interpuesta en Ecuador contra Canseco, la cual fue recibida por la Fiscalía General de Ecuador el pasado 25 de abril, en la que se le acusa al diplomático de obstrucción de la Justicia. Que es independiente de la denuncia que el país interpuso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Las autoridades ecuatorianas señalan a Canseco por intentar evitar el asalto a la Embajada de México en Quito y la posterior detención de Jorge Glas, exvicepresidente de Rafael Corral, al que el Gobierno de López Obrador había otorgado asilo.

“¿Cómo un servidor público, un diplomático de nuestro país, que actúa con dignidad, que es un orgullo para la política exterior de nuestro país en defensa del derecho de asilo, cómo va a ser denunciado por los invasores, por los que violan el derecho internacional, el derecho de asilo, nuestra soberanía?”, cuestionó López Obrador.

Asimismo, expresó “todo nuestro apoyo” para el diplomático y para toda la misión de México en Ecuador, al tiempo que pidió a los senadores darles una distinción como la medalla Belisario Domínguez, uno de los máximos reconocimientos para un ciudadano.

“Nosotros los vamos a reconocer, a toda la misión, y de manera especial a este servidor público, Roberto Canseco, de veras es un ejemplo a seguir, no sólo en el servicio exterior mexicano, sino en todo lo que tiene que ver con todos los servidores públicos de nuestro país”, dijo.

La crítica de López Obrador se dio apenas unos minutos antes de que el Gobierno de Ecuador confirmara la contrademanda a México ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya al considerar que el Estado contravino el convenio que regula el asilo diplomático cuando otorgó este beneficio a Jorge Glas.

La polémica entre ambos empezó tras el allanamiento de la Policía en la Embajada de México el 5 de abril para llevarse al ex vicepresidente Glas, resguardado ahí desde diciembre ante un proceso de corrupción.

Y ha crecido porque un tribunal de Ecuador declaró el 12 de abril la detención de Glas dentro de la sede diplomática como ilegal y arbitraria, aunque quedó encarcelado al tener pendiente de purgar la condena por el caso Sobornos y por asociación ilícita en el caso Odebrecht.

El pasado 15 de abril, Glas envió una carta a López Obrador en la que pide ayuda y asegura “está en la peor prisión de Ecuador” y que se encuentra en “huelga de hambre”.

Ecuador anunció este lunes que presentó una demanda en contra de México ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la concesión, presuntamente ilegal, del asilo político al exvicepresidente Jorge Glas, quien posteriormente fue arrestado tras una irrupción en la embajada de ese país en Quito.

La cancillería ecuatoriana indicó en un comunicado que según la denuncia México ha incumplido “sus obligaciones de no otorgar asilo a personas que se encuentren procesadas o en juicio por delitos comunes o hayan sido condenadas por tribunales ordinarios competentes”.

Y es que poco después de la concesión del asilo un grupo de policías y militares ecuatorianos irrumpieron en las instalaciones de la embajada de México en la capital ecuatoriana y detuvieron a Glas.

Glas ocupó la vicepresidencia entre 2013 y 2017 tras lo cual fue procesado por la justicia de su país y recibió dos sentencias por corrupción: una de seis años de prisión por el caso Odebrecht y otra de ocho años por recibir sobornos a cambio de autorizar obras públicas.

A inicios de este año la justicia lo requirió nuevamente en un caso de presunta malversación de fondos destinados a la reconstrucción de dos provincias afectadas por un potente terremoto en 2016.

El ingreso a la embajada de México de elementos de un cuerpo de élite de la Policía Nacional de Ecuador la noche del 5 de abril para detener a Glas desató una crisis política entre ambos países que escaló hasta la ruptura de relaciones diplomáticas y una denuncia de México contra Ecuador en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

La inédita acción fue rechazada por casi toda la comunidad internacional, pero Ecuador argumentó que México no podía proteger a personas acusadas de delitos comunes por lo cual calificó al asilo de “ilícito”.

Tras ello México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador y denunció al país andino ante la Corte Penal Internacional.

El presidente ecuatoriano Daniel Noboa ha dicho a medios que no se arrepiente de haber ordenado el allanamiento a la embajada mexicana porque considera que algunos gobiernos utilizan el refugio político para “lograr impunidad”.

Las tensiones entre los dos países comenzaron días antes del allanamiento a la sede diplomática por unas declaraciones que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre las últimas elecciones de Ecuador.

En su comunicado de hoy, la cancillería ecuatoriana sostuvo que esas declaraciones violaron “el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados conforme la Carta de las Naciones Unidas, la Carta de la Organización de los Estados Americanos y otros instrumentos”.

La denuncia de Ecuador en contra de México llega un día antes de que la CIJ comience con sus audiencias en las que escuchará planteamientos iniciales de ambos equipos en la denuncia que México presentó.

Un grupo de abogados presentaron este domingo ante la Fiscalía General de la República (FGR) una denuncia penal en contra del presidente de Ecuador, Daniel Noboa, y otras autoridades de aquel país por la violenta irrupción a la embajada de México en Quito el pasado 5 de abril.

En una conferencia de prensa, los penalistas dijeron que Noboa “debe ser investigado y sancionado” por ordenar el allanamiento a la sede diplomática, por la violencia ejercida en contra de los funcionarios de la embajada y por la privación de la libertad y secuestro del exvicepresidente Jorge Glas, quien buscaba ahí asilo desde diciembre.

Además, por las lesiones y detenciones ilegales contra funcionarios mexicanos, y el espionaje y hostigamiento en contra de la sede diplomática y por los daños que se hayan causado.

Raúl Armando Jiménez Vázquez, catedrático de Derecho Penal Internacional de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que la Fiscalía es competente para investigar los hechos presuntamente ilícitos.

Esto, debido a que el Código Penal Federal establece que se consideran como ejecutados en territorio nacional, los delitos cometidos por mexicanos o extranjeros en las embajadas y delegaciones de México.

Añadió que la FGR está “dotada” para investigar, perseguir, procesar y sancionar a los presuntos responsables de los crímenes tipificados en el Código Federal y en los instrumentos aplicables del Derecho Internacional Convencional, “bien sea que se comentan en su territorio o contra sus nacionales”.

Explicó que en el caso de las conductas de la ministra de Gobierno de Ecuador, Mónica Palencia, quien es mexicana por nacimiento se puede materializar el delito de traición a la patria, además de otros ilícitos relacionados con la intervención ilegal de los teléfonos y comunicaciones de la Embajada de México, y hostigamiento.

Los denunciantes señalaron la existencia de otros posibles delitos como motín, terrorismo internacional, asociación delictuosa, allanamiento de morada y asalto, lesiones, privación ilegal de la libertad y daño en propiedad ajena.

Los litigantes expresaron su confianza en que los supuestos delitos cometidos por Noboa y otras autoridades sean sancionados por el sistema judicial mexicano.

La denuncia se presentó previo a que la Corte Internacional de Justicia, el máximo tribunal de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), empiece a escuchar los argumentos de México y Ecuador respecto a lo sucedido.

La polémica entre ambos empezó tras el allanamiento de la Policía en la Embajada de México el 5 de abril para llevarse al exvicepresidente Glas, resguardado ahí desde diciembre ante un proceso de corrupción.

Y ha crecido porque un tribunal de Ecuador declaró el 12 de abril la detención de Glas dentro de la sede diplomática como ilegal y arbitraria, aunque quedó encarcelado al tener pendiente de purgar la condena por el caso Sobornos y por asociación ilícita en el caso Odebrecht.

México solicitó a Suiza y a la Iglesia católica mediar ante el gobierno de Ecuador para que entregue al exvicepresidente Jorge Glas, quien fue detenido a inicios de mes por las fuerzas policiales ecuatorianas al interior de la embajada mexicana en Quito.

La canciller Alicia Bárcena dijo este lunes que el Gobierno federal pidió apoyo a la embajada de Suiza y la Nunciatura Apostólica en Quito para visitar a Glas en su centro de reclusión e “interceder ante las autoridades para que nos lo entreguen”.

El exvicepresidente ecuatoriano, quien fue sentenciado por corrupción y requerido por la justicia en otro caso por el mismo delito, permanece detenido en una cárcel de máxima seguridad en Guayaquil tras ser detenido el 5 de abril dentro de la embajada de México, lo que llevó al rompimiento de las relaciones entre ambos países.

Poco antes de ser detenido Glas, había recibido asilo de parte de México, tras refugiarse en nuestra embajada desde diciembre pasado.

Bárcena también confirmó que México recibió una carta de Glas e indicó que siguen haciendo gestiones para que Ecuador entregue al exvicepresidente con un salvoconducto. “En este momento (estamos) preocupados sobre todo por su estado de salud”, agregó la canciller.

Glas fue trasladado el 8 de abril a un hospital tras sufrir una descompensación porque se negó a ingerir alimentos, según la Secretaría Nacional de Atención a Privados de la Libertad de Ecuador. Sin embargo, su abogado defensor Andrés Villegas señaló que su cliente ingresó por una sobredosis de medicinas.

La semana pasada el expresidente colombiano Ernesto Samper dio a conocer una carta que Glas envió a López Obrador en la que le agradecía el asilo y pedía ayuda internacional. “Estoy en la peor prisión de Ecuador y en huelga de hambre. Ayúdeme. Aquí hay una persecución brutal contra todos los progresistas”, señalaba.

Samper y otros líderes progresistas que conforman el Grupo de Puebla propusieron una misión humanitaria que verifique el estado de salud del exfuncionario ecuatoriano.

El Grupo de Puebla abogó para que se reconozca la figura del “habeas corpus restaurativo”, es decir, que al ser declarada la ilegalidad de la captura del exvicepresidente “se debe reconocer el derecho de asilo que ya había sido reconocido por México”.

En medio de todo esto, tiene lugar la denuncia que México presentó contra Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia, el principal órgano judicial de las Naciones Unidas con sede en La Haya, por el allanamiento de su embajada. La Corte celebrará audiencias públicas la próxima semana para revisar la denuncia.

El presidente Daniel Noboa recibió este fin de semana un importante respaldo a su gestión, luego de que los ecuatorianos avalaron en un referendo y consulta popular que se modifique la Constitución y algunas normas para endurecer la lucha contra el crimen organizado.

La mayoría de los ecuatorianos votó “sí” a las 9 preguntas enfocadas en seguridad y que incluyen permitir la extradición de criminales ecuatorianos, algo prohibido hasta ahora; continuar con el despliegue en las calles de las fuerzas armadas, y aumentar las penas para algunos delitos como terrorismo y narcotráfico, según un conteo oficial rápido divulgado la noche de ayer por la autoridad electoral.

Las únicas dos preguntas por las que los ecuatorianos votaron “no” fueron una relacionada con someter al arbitraje internacional las diferencias con empresa internacionales y otra para modificar el código laboral para permitir por primera vez contratos por horas.

La consulta era vista también como un termómetro del gobierno de Noboa, un empresario millonario de 36 años que asumió el poder apenas en noviembre pasado por un periodo de apenas 18 meses, aunque puede presentarse a la reelección en febrero próximo.

Para algunos analistas, ahora el mandatario deberá mostrar resultados tras recibir el respaldo de la gente a su plan de seguridad.

Ecuador lleva desde inicios del 2021 sumido en un clima de inseguridad, con un aumento récord de asesinatos que ubicaron la tasa de muertes violentas al cierre de 2023 a 40 por cada 100,000 habitantes, una de las más altas del continente.

El año pasado hubo más de 7.600 crímenes. Las autoridades lo atribuyen a la acción de bandas criminales relacionadas con el narcotráfico.

Ahora, para que tengan efecto los cambios hechos en las preguntas de referendo, que implican cambios a la Constitución y que incluyen el tema de la extradición y las fuerzas armadas, el Ejecutivo deberá publicar los ajustes a la carta magna en la gaceta oficial.

Para las preguntas de consulta popular aprobadas, el gobierno debe mandar proyectos de reformas a la Asamblea, la cual debe tramitarlos en no más de 60 días, aunque puede hacer modificaciones. En el Legislativo, el gobierno no tiene una mayoría firme.

Aun antes de conocerse los resultados oficiales, Noboa se pronunció en su cuenta de Instagram y aseguró que “ahora tendremos más herramientas para luchar contra la delincuencia y devolverle la paz a las familias ecuatorianas”.

Como parte de su estrategia para combatir la violencia en el país, Noboa declaró a Ecuador en conflicto armado interno, lo que permitió a las fuerzas armadas realizar patrullajes conjuntos con la policía en las calles y en las cárceles del país, además y que identificó a unas veinte bandas criminales como “terroristas”.

Paralelo a la consulta y votación, la policía ecuatoriana capturó este lunes a Fabricio Colón Pico, presunto líder criminal acusado de amenazar de muerte a la Fiscal General y que era considerado por las autoridades como uno de los más buscados del país.

Colón fue detenido la madrugada de hoy en la localidad de Puerto Quito, al suroeste de la capital, tras “labores investigativas que duraron varios meses”, según indicó la policía en su cuenta de X. La publicación adjuntaba una fotografía del detenido.

Colón Pico, que se fugó de una prisión del centro del país el pasado 8 de enero, ha sido identificado por la policía como uno de los líderes de la banda criminal ‘Los Lobos’ que actúa en el sur de la capital. Fue denunciado ante la justicia por la fiscal general Diana Salazar, por amenazarlas de muerte a ella y su hija menor de edad a mediados del año pasado.

La fuga de prisión de Colón Pico y días antes del importante líder criminal Adolfo Macías, alias ‘Fito’, provocó que el presidente Daniel Noboa decretara a inicios de año un estado de excepción y casi de inmediato el estado de conflicto armado interno, luego de la irrupción de un grupo armado a un canal de televisión de Guayaquil, donde amenazaron en vivo a trabajadores y periodistas.

En el mismo operativo también fueron detenidos otros dos presuntos delincuentes que participaron en la fuga de la prisión junto a Colón Pico, precisó la fiscalía en su cuenta de X.

Los líderes del Cártel de Sinaloa y de los comandos de frontera de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se encuentran dentro de la lista de “objetivos militares de grupos terroristas” publicada por el Gobierno de Ecuador.

La lista se publica como parte del “conflicto armado interno” que tiene declarado contra las bandas del crimen organizado.

La Presidencia de Ecuador difundió la madrugada de este viernes el listado con nombres y fotos de los principales líderes de los grupos del crimen organizado transnacional cuya actividad ilícita, principalmente ligada con el narcotráfico, tiene incidencia en territorio ecuatoriano.

Como objetivos de máxima importancia figuran Ismael ‘El Mayo’ Zambada, considerado el heredero de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán dentro del Cártel de Sinaloa, y también Giovanny Andrés Rojas, alias el ‘Araña’, quien se presume está a cargo de los comandos fronterizos de la Segunda Marquetalia, la mayor disidencia de las FARC.

Con la difusión de esta lista se constata el vínculo que ejerce Ecuador dentro de las rutas del narcotráfico como país de conexión entre la producción de cocaína en Colombia con los cárteles de México que se encargan de hacerla llegar hasta Estados Unidos.

Entre los capos criminales de Ecuador que figuran en esta lista está José Adolfo Macías, alias ‘Fito’, considerado el líder de Los Choneros, la banda criminal más grande y antigua que opera en el país, y que se encuentra prófugo desde inicios de año, cuando se fugó de la cárcel donde cumplía una pena de 34 años de cárcel por narcotráfico, delincuencia organizada y asesinato.

También está en el  listado Wilmer Chavarría (‘Pipo’), que ejerce presuntamente de líder de Los Lobos, la principal competencia de Los Choneros, y de quien se especula que dirige esta organización criminal desde fuera de Ecuador.

Asimismo, del grupo de Los Lobos también se encuentra Carlos Angulo, alias ‘El Invisible’, al que la Policía ecuatoriana ha señalado como el presunto autor intelectual del asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio el año pasado.

Con la declaración de “conflicto armado interno” por parte del presidente Daniel Noboa a principios de enero, estas bandas criminales pasaron a ser consideradas como grupos terroristas y actores beligerantes no estatales a ser neutralizados por la Policía y las Fuerzas Armadas.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) celebrará el próximo 30 de abril y 1 de mayo audiencias públicas para escuchar los argumentos de México y Ecuador sobre las medidas cautelares solicitadas contra Quito tras asaltar la Embajada mexicana para detener al exvicepresidente Jorge Glas el 5 de abril.

El máximo tribunal de Naciones Unidas, situado en La Haya, dedicará dos días de audiencias a escuchar los argumentos sobre las medidas cautelares solicitadas por México contra Ecuador, a la espera del inicio del juicio y de la sentencia final del procedimiento que enfrenta a ambos países.

El 30 de abril escuchará los argumentos orales de México, y al día siguiente será el turno de Ecuador. Después, el tribunal se retirará a deliberar sobre la necesidad de esas medidas cautelares, que anunciará en cuestión de semanas, pero sin entrar aún en el contenido mismo del procedimiento, algo para lo que todavía no hay fecha de inicio.

México inició el caso argumentando la existencia de una disputa centrada en “cuestiones legales sobre la resolución de disputas internacionales por medios pacíficos y relaciones diplomáticas, y la inviolabilidad de una misión diplomática”.

Antes de entrar a deliberar en el caso, México consideró necesario emitir medidas cautelares contra Ecuador y solicitó a la CIJ exigir a Quito “tomar medidas apropiadas e inmediatas para proporcionar plena protección y seguridad de las instalaciones diplomáticas, su propiedad y archivos, previniendo cualquier forma de intrusión contra ellas”.

Además, pide que la Corte debería instar al Gobierno ecuatoriano a permitir que México “despeje las instalaciones diplomáticas y la residencia privada de los agentes diplomáticos”, y que “no se tome ninguna acción que pueda perjudicar los derechos de México con respecto a cualquier decisión” que la CIJ pueda emitir sobre el fondo de la disputa.

En medio de este conflicto, recordemos que el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, aseguró el pasado lunes que no se arrepiente de haber ordenado ese asalto de la embajada mexicana.

Ante la condena casi unánime de la comunidad internacional por romper la inviolabilidad de una sede diplomática, Noboa admitió que “fue una decisión muy difícil de tomar”, pero que lo hizo porque su Gobierno considera que fue México el primero en violar las convenciones internacionales.

Justificó que la Convención sobre Asilo de Caracas señala que no se le puede dar asilo a una persona procesada en tribunales ordinarios por delitos comunes.

Y es que sobre el exvicepresidente Glas pesaba una orden de detención por malversación de fondos públicos e ingreso en prisión preventiva por caso de obras de reconstrucción tras el fuerte terremoto ocurrido en 2016.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este miércoles que “todos” los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), respaldan a México por el asalto a la Embajada mexicana en Quito.

“Pues todos, todos, todos, ayudando, apoyando a México, respaldando a México”, señaló el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

AMLO hizo esta evaluación tras la reunión virtual de ayer, convocada por la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, en la que México pidió que se sumaran a su denuncia contra Ecuador en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) tras el asalto a la Embajada mexicana en Quito el pasado 5 de abril.

México recibió el apoyo de los presidentes que asistieron, en la que además fue reiterado el rechazo a Ecuador por los hechos violentos en la embajada mexicana en Quito, el pasado 5 de abril.

El presidente pidió en la cumbre que se sumen a su denuncia contra Ecuador en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) tras el asalto a la embajada mexicana en Quito para sacar al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas.

“Nosotros agradecemos la solidaridad de la mayoría de los pueblos y de los gobiernos de América Latina y el Caribe, y queremos también proponerles, que si lo consideran viable y factible, que nos acompañen suscribiendo la denuncia en el tribunal de justicia internacional”, dijo el mandatario en su mensaje inicial.

El mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó que el asalto a la embajada mexicana en Ecuador es inaceptable, afecta a todos los países, e incluso enfatizó que no ocurrió algo similar ni en “los tiempos sombríos de dictaduras”.

Agregó que un pedido formal de disculpas por parte de Ecuador sería un “primer paso en la dirección correcta” y brindó su respaldo una propuesta de Bolivia para que la CELAC envíe una misión a Quito a fin de constatar la evolución de la situación y la salud del exvicepresidente Jorge Glas.

En su turno, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, aseguró que Ecuador apoyará a México en su denuncia ante la Corte Internacional de Justicia. “Ecuador e Israel están prácticamente dándose la mano en la competencia por la barbarie. Yo los invito a profundizar el sistema interamericano de derechos humanos”, expresó Petro.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, enfatizó en el rechazo de su país a la irrupción policial en la Embajada de México en Ecuador y reiteró su “firme apoyo” al país norteamericano.

“Cuente México con nuestro firme apoyo en las acciones que emprendan ante este inaceptable quebrantamiento del Derecho Internacional”, dijo Díaz-Canel, para quien los países de la CELAC tienen “la obligación de defender de manera firme y sin titubeos el Derecho Internacional”.

Por su parte el mandatario guatemalteco Bernardo Arévalo indicó que los actos de violencia por parte de las fuerzas de seguridad del Ecuador “en contra de la integridad y la dignidad del personal diplomático mexicano es una violación flagrante” de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961.

Señaló además que el ingreso violento de las fuerzas de seguridad a la Embajada mexicana “será un hecho que marcará la historia de la región desde una perspectiva grave y penosa”.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a través de su canciller, Denis Moncada Colíndres, expresó que el asalto a la embajada mexicana en Ecuador “no tiene precedente”; dijo que era “inadmisible” que un Gobierno de la región actúe de esa manera “mancillando la soberanía nacional de otro país latinoamericano”.

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, otro de los participantes en la reunión, fue más allá al anunciar el cierre de la Embajada y consulados de su país en Ecuador, en apoyo a México.

Maduro calificó el asalto de la Policía de Ecuador a la Embajada de México como un “acto de barbarie” y expresó su apoyo a la propuesta de México de expulsar a Ecuador de la Organización de Naciones Unidas (ONU) “hasta que se disculpe ante la comunidad internacional y restituya la situación a su estado legal original”.

Agregó que “el presidente Daniel Noboa debió haber dado la cara este martes frente a toda América Latina y el Caribe, debió haberse presentado él y asumir su responsabilidad frente a Ecuador, frente a América Latina, frente al Caribe, frente al mundo y no ha dado la cara”.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, manifestó que su país acompañará a México en la demanda ante la CIJ contra Ecuador.

“Nosotros como país no solamente nos solidarizamos con el pueblo, con el Gobierno mexicano y vamos a acompañar también en las esferas internacionales y estratos judiciales esta demanda que nos parece absolutamente correcta para sentar un precedente definitivo para que esto no vuelva a repetirse nunca”, expresó Arce.

López Obrador utilizó su conferencia de esta mañana para retransmitir las participaciones de los mandatarios ayer durante la reunión.