Tag

estrategia

Browsing

Tras convertirse en el cuarto país del mundo en superar las 100 mil muertes por Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió la estrategia de su gobierno para enfrentar la pandemia, que ha dejado también más de un 1 millón de contagios.

“Lo que se ha hecho es lo que consideramos ha dado resultados, es muy lamentable lo que ha sucedido y los conservadores, nuestros adversarios, quisieron utilizar la desgracia del pueblo de México por esta pandemia para culparnos», dijo el mandatario en su conferencia matutina.

México se convierte así en el décimo primer país con más contagios y el cuarto con más fallecidos absolutos, de acuerdo al conteo que realiza la Universidad Johns Hopkins. Además, con casi 785 muertes de covid-19 por millón de habitantes, México es el décimo país con más decesos en proporción a su población.

Aun así, el presidente sostuvo que su gobierno ha controlado la pandemia mejor que otras naciones.

“A nuestros adversarios se les olvida ver lo que está sucediendo en otros países y comparar, México es de los países de América con menos fallecidos en proporción a su población», justificó AMLO.

Incluso dijo que «con mucho respeto, la situación en España es peor, pues en proporción a su población, en México han fallecido menos personas. «Hemos hecho todo y lo vamos a seguir haciendo», sostuvo.

AMLO aprovechó el tema para criticar un artículo publicado en el diario español El País, titulado «México, un país roto» en el que reportaba las 100 mil muertes. «Cómo se atrevían a sostener eso cuando en España la situación de la pandemia afectó más, cosa que nosotros lamentamos mucho, pero es ese afán de dominación colonial que no se aleja del todo», sentenció el presidente.

Como ya se ha hecho costumbre, el presidente culpó a los gobiernos anteriores de haberles heredado una infraestructura hospitalaria insuficiente, aunque dijo, su administración «supo controlar la pandemia en el momento más difícil» para disminuir el número de contagios en lo que incrementaba la capacidad hospitalaria.

«Nosotros vamos a seguir cumpliendo con nuestra responsabilidad, lo han hecho muy bien los médicos, las enfermeras, los responsables de llevar a cabo esta estrategia, son de los mejores del mundo, nunca se había tenido un secretario de Salud con tanto conocimiento», dijo AMLO en relación a Jorge Alcocer, a quien la oposición ha criticado fuertemente por su falta de acción ante la pandemia.

“El que no aspira, no respira”. Esa fue la frase que me dijo alguna vez un Secretario de Gobernación al referirse a los políticos en México y el mundo. Es perfectamente normal que un servidor público aspire a un mejor cargo popular. Por ello es legítimo y comprensible que el actual Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell (HLG) tenga sus propias aspiraciones. Lo que resulta realmente inexplicable es que, en lugar de concentrarse en hacer excepcionalmente bien el encargo actual para así poder tejer un camino más sólido y bien ganado hacia un mejor puesto, haga lo contrario.

Su trabajo como encargado de enfrentar la COVID19 es que se contagie y muera el menor número de mexicanos. Y la principal tarea al estar en los hechos ya al frente de la COFEPRIS es lograr agilizar los procesos burocráticos para que México tenga varias vacunas y tratamientos para los que enfermen de coronavirus y que esto suceda al mismo tiempo que en Estados Unidos; Europa y América Latina.

Además, esa ha sido la instrucción presidencial que recibieron el canciller, Marcelo Ebrard, el titular de la COFEPRIS, José Alonso Novelo, y el propio Subsecretario.

Pero López-Gatell está haciendo exactamente lo contrario. Según varias fuentes a las que he tenido acceso, desde distintos ámbitos tanto públicos como en las empresas intentando agilizar la llegada de la vacuna y tratamientos a México, el nombre recurrente para explicar diques y obstáculos para que ello suceda es HLG.

Ya sabemos que ha estado en contra del uso del cubrebocas y de la aplicación de pruebas. Pero en el tema de los tratamientos y las vacunas, realmente hay incredulidad ante la actitud que ha asumido López-Gatell. Sobretodo al ver que otros países ya tienen planes y estrategias para vacunación mientras que en México el Subsecretario no ha presentado nada y se ha dedicado a declarar en contra de todas las vacunas que se están trabajando actualmente en el mundo.

Primero ha obstaculizado vía la COFEPRIS que tiene cooptada, la entrada del tratamiento Remdesivir que, para mayores señas, fue uno de los utilizados para salvarle la vida a Donald Trump. A México es un medicamente que no se le permite actualmente la entrada. Prohibición que ocurre sin explicación.

Lo mismo pasa con los procesos para compra de vacunas. Mientras en la cancillería se ha hecho un trabajo profesional para tratar de que México tenga acceso a la o las primeras vacunas que logren su aprobación, una vez que ese enlace con laboratorios y/o empresas se logra, la bolita queda en la cancha de la Secretaría de Salud para los tramites de aprobación y planes de distribución. Pues todo ello está frenado en el dique llamado López-Gatell.

Haciendo un recuento de las declaraciones de HLG, lleva desde el 25 de junio y hasta la fecha hablando en contra de cada esfuerzo por lograr que una vacuna llegue a México. En la conferencia vespertina del 9 de noviembre, tras el anuncio de Pfizer de 90 por ciento de efectividad en su vacuna, declaró que la información venía sólo de la prensa. Afirmó “tenemos que ser mesurados y no porque salga una buena noticia debe apresurase el análisis ni dejarnos llevar por presiones políticas.”

¿A qué presiones políticas se referirá López-Gatell? Tal parece que siente que si llega la vacuna a México, alguien más (¿Ebrard?) y no él, recibirá los réditos políticos. Su aspiración es criminal. Está matando a los mexicanos.

 

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló esta mañana que la pandemia de coronavirus «estuvo mal manejada» en España, esto al asegurar que la estrategia en México para superar la crisis sanitaria y económica servirá de «ejemplo» para otros países.

«Quiero mucho al pueblo español pero estuvo mal manejado el problema de la pandemia. Desgraciadamente, tuvieron más fallecidos que en México y en lo económico lo mismo. Se les cayó más la economía que a nosotros», dijo el mandatario.

Los comentarios de AMLO se dan a pesar de que México registra más fallecidos a causa de la pandemia en cifras absolutas.

Según el conteo de la Universidad Johns Hopkins, España registra 419,849 contagios y 28,971 muertos. México registra 573,888 contagios y 62,076 decesos.

Sin embargo, con relación a la población, España ocupa el quinto lugar en muertos por cada millón de habitantes, mientras que México es el número 12.

López Obrador aseguró que no se ha tenido que recurrir a deuda en esta crisis, por lo que aseguró que el caso de México «va a ser un ejemplo» para los otros países.

«El modelo nuestro ha funcionado porque lo que se aplicaba en todo el mundo cuando había una crisis consistía en endeudar el país para rescatar a instituciones financieras (…). Ahora decidimos rescatar de abajo a arriba», dijo el presidente.

López Obrador aseguró que la estrategia de su gobierno fue «apretarse el cinturón lo más que se pueda» para no contratar deuda y entregar apoyos a pequeñas empresas.

«Algunos países lo que hicieron fue contratar deuda, entregar dinero a las corporaciones, se les cayó la economía más que a nosotros y se endeudaron por completo», dijo el mandatario.

Asimismo, dijo que llegará el momento de «evaluar» cómo enfrentó cada país la pandemia y aseguró que escribirá «la experiencia de qué hicimos nosotros a diferencia de qué hicieron otros países».

Por lo que se refiere a la economía, el PIB en nuestro país cayó 17.1% en el segundo trimestre del año frente al trimestre previo, mientras que el de España cayó 18.5% en el mismo periodo.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la estrategia que su gobierno ha seguido contra la pandemia de Covid-19, luego de que este fin de semana se superaran los 60 mil muertos a cusa del virus, que era uno de los escenarios catastróficos contemplados por las autoridades de salud.

Como ha venido sucediendo, López Obrador indicó que es «muy buena la estrategia» que se ha seguido, y dijo que todo se trata de ataques a su gobierno.

«Sí fue notorio que el fin de semana nuestros adversarios, los medios conservadores se dedicaron a esas dos cosas, la nota era; ‘Se cumplió con el escenario catastrófico, ya hay 60 mil fallecidos’, cosa muy fuerte, muy dolorosa, pero ese fue el tenor, o sea, eso lo pueden ver en cualquier periódico, no en todos desde luego, pero parecía coro».

Ante su optimismo, se le preguntó al presidente sobre lo que han expresado los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien aseguró que la pandemia en México está subestimada, en gran medida al número de pruebas que se han para identificar casos de Covid-19.

El mandatario indicó que si bien la OMS hizo tales declaraciones, el tema se «aclaró», aunque no ofreció detalles de ello.

AMLO negó que su gobierno esté manipulando las cifras de la pandemia, en especial la cifra correspondiente a muertes, tal y como se ha acusado.

«Nosotros no somos iguales, cree el león que todos son peludos. ¡Cómo vamos nosotros querer manipular! Hay cosas inocultables, desgraciadamente no se pueden ocultar los fallecidos, no es nada más medir con el número de pruebas o el número de contagios, el dato más duro y lamentable es el número de fallecidos, ¿eso cómo se oculta?», dijo el presidente.

AMLO calificó las comparaciones entre países como algo de «mal gusto», sobre todo considerando que se trata de una tragedia (la pérdida de vidas humanas).

Y aunque rechazó las comparaciones, fue ´él quien explicó que México tiene menos fallecidos que Estados Unidos, Brasil, Chile, Perú, España, Inglaterra e Italia.

López Obrador insistió en que ha funcionado la estrategia que las autoridades sanitarias y los expertos definieron para hacer frente a la pandemia, la cual calificó como «tremenda».

AMLO dijo que una cuestión que le ha pegado mucho a México es que hay muchas enfermedades crónicas. Recordó que nuestro país es de las naciones con más obesidad, problemas de diabetes, hipertensión, entre otras.

Señaló que de los mexicanos que han fallecido a causa del Covid-19, la mayoría ha tenido enfermedades crónicas.

El Gobierno de Guanajuato dio por concluida este lunes su estrategia de seguridad denominada “Golpe de timón” tras cumplir con su principal objetivo: capturar al líder del Cártel Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz, alias «El Marro».

“Lo que nos queda es seguir trabajando en la desarticulación de esta organización y de cualquier otro tipo de organización criminal que haga presencia en el estado de Guanajuato, tratando de afectar la paz y la tranquilidad”, aseguró el secretario estatal de Seguridad Pública, Alvar Cabeza de Vaca.

Guanajuato es desde 2018 el estado más violento con un promedio de 13 homicidios dolosos al día, de los que 91% están vinculados con la pelea entre el Cártel Santa Rosa de Lima y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerado el grupo criminal más poderoso del país.

Ambas organizaciones criminales buscan controlar el territorio estatal para el tráfico de drogas, extorsión, secuestro y en particular robo de combustible, el huachileo.

La violencia desató un conflicto entre el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el del estado de Guanajuato que encabeza el panista Diego Sinhue Rodríguez.

Recordemos que en un operativo conjunto el pasado 2 de agosto, fuerzas federales y estatales capturaron en el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas a «El Marro», quien ahora está en el penal federal de máxima seguridad del Altiplano.

La semana pasada, un juez federal impuso prisión preventiva y vinculó a proceso al capo por delincuencia organizada en el robo de hidrocarburos.

En una rueda de prensa, Cabeza de Vaca afirmó este lunes que los principales objetivos de la estrategia “Golpe de timón” eran capturar a Yépez Ortiz, desmantelar su cártel y recuperar la comunidad de Santa Rosa de Lima, del municipio de Villagrán, donde por mucho tiempo las fuerzas policiales ni siquiera podían entrar.

“Este grupo que se apoderó de esta comunidad, aprovechó la necesidad de la gente, las reclutaban y las utilizaban como escudo para enfrentar a la autoridad, causando con ello un daño muy grande», reconoció el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez.

El fiscal general del estado, Carlos Zamarripa, reportó la captura de 970 presuntos integrantes del Cártel Santa Rosa de Lima, el aseguramiento de 388 armas de fuego y el decomiso de 602.000 dosis de diversas drogas durante la estrategia «Golpe de timón».

En tanto, añadió, al CJNG le decomisaron 393 armas de fuego y cerca de 270,000 dosis de droga con 833 presuntos miembros detenidos de este cártel, encabezado por Nemesio Oseguera, conocido como «El Mencho».

Por otro lado, Zamarripa confirmó la desaparición de Elihú Ojeda, funcionario de comunicación social de la Fiscalía General del Estado.  La tarde del sábado, Ojeda salió del municipio de Valle de Santiago rumbo a Salamanca, ciudad a la que no llegó, indicó el fiscal sin dar más detalles.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que si el Covid-19 seguirá presente por un tiempo más, el anuncio del acuerdo para producir la eventual vacuna en México llega a reforzar el plan de reactivación económica que su gobierno ha puesto en marcha.

El mandatario afirmó que si bien la salud pública es algo fundamental, se ha buscado que la la pandemia no afecte «tanto» la economía.

«Nosotros, así como decidimos aplicar una estrategia para para proteger nuestra economía, para cuidar empleos, para evitar el empobrecimiento de la gente, el que no faltaran los alimentos, el que no se desatara la carestía, el que no se padeciera de hambre y que lo más pronto posible nos levantáramos, bueno, con esto (vacuna) ya sabemos que hay salida, hay una luz que indica que vamos saliendo del túnel en que nos encontrábamos», explicó el mandatario.

Detalló que la estrategia que se ha seguido en México, y que ha dado resultado, ha consistido en atender a «los de abajo frente a la crisis, rescatar a los de abajo», impulsando el consumo y que no le faltaran ingresos a la gente.

López Obrador aseguró que la economía no se cayó «tanto» como se pensaba. Señaló que la economía mexicana se cayó menos que la de Reino Unido, España, Italia, entre otros países.

El mandatario insistió en que con la estrategia que se ha puesto en marcha, la recuperación va a ser en forma de ‘V’: se presentó una caída, se tocó fondo y ahora comenzará a repuntar la economía.

«Con esta noticia se transmite más confianza, hay más certidumbre y vamos a mejorar hacia adelante, ese es el mensaje», añadió López Obrador.

Apuntó que la noticia de la producción de la vacuna en México es una buena noticia, aunque reconoció que todavía llevará algún tiempo; resaltó que se están acortando los procesos, y gracias a los esfuerzos que se realizan en todo el mundo, se está haciendo en poco tiempo un trabajo que se pensaba tomaría más.

Detalló que los resultados finales de los ensayos de la vacuna se tendrían en noviembre, y en caso de ser positivos, se empezaría la fabricación de la vacuna a partir del primer trimestre del próximo año.

«Todavía desgraciadamente vamos a seguir padeciendo de la pandemia y necesitamos seguirnos cuidando. Esto es muy importante. Claro, no es lo mismo cuidarnos y cuidarnos sin una esperanza de tener una vacuna, a ahora que nos tenemos que seguir cuidando y va a haber posteriormente una vacuna», sostuvo el presidente.

López Obrador aprovechó para indicar que la pandemia ha traído la lección de trabajar en la higiene personal y en seguir una alimentación sana.

«Todo lo que tenemos que recoger como enseñanza de esta etapa de sufrimiento, de padecimiento, recoger estas lecciones. Entonces pensar en eso, que ya falta poco, pero no dejar de cuidarnos», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió esta mañana que la conducción de la pandemia de Covid-19 ha sido técnica y no política, por lo que afrimó que no habrá cambios en la estrategia para afrontarla.

En ese sentido, reiteró su confianza al secretario de Salud, Jorge Alcocer, y al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

“Este equipo especial ha estado a la altura de las circunstancias y tienen todo nuestro respaldo”, remarcó.

Sobre los señalamientos al subsecretario, dijo que todo se debe a cuestiones políticas, «yo diría por politiquería»; indicó que sus adversarios, quienes no han estado de acuerdo con la estrategia que se ha establecido, han lanzado una campaña en contra del López-Gatell; sin embargo dijo, lo considera un profesional de primer orden.

Fue en ese punto donde afirmó que sin López-Gatell al frente de la estrategia, reinaría el caos.

«¿Saben por qué quisieran que ya no estuviese Hugo López-Gatell? Porque entonces no habría información y reinaría el caos. ¿Para qué también se inventó la política? Para poner orden en el caos. Entonces, nuestros adversarios, si no informáramos, imagínense», sostuvo el mandatario.

A quienes critican al subsecretario de salud, AMLO dijo que deberían de remitirse a los «resultados» de la lucha contra la pandemia. Destacó que México está en el quinto lugar en fallecimientos, por detrás de Estados Unidos, Brasil, Chile y Perú; y comparado con países de Europa, afirmó que son más los fallecidos en España, en Francia e Inglaterra.

«¿Qué hicimos bien?, ¿qué hicieron bien los profesionales, los expertos en salud? Pues se aplanó la curva. Sí, nos llevó más tiempo, pero no se saturaron los hospitales, no ha habido casos de saturación de hospitales, nadie se ha quedado sin ser atendido», expuso el presidente.

No dejó pasar la oportunidad para atacar a los medios. Recordó que algunos medios como Reforma o Proceso han caído en el amarillismo en cuanto a la cobertura de la pandemia. Ante eso, hizo un llamado a que se actúe de manera responsable y que entre todos sigan haciéndole frente a la pandemia.

Señaló que en febrero pasado, cuando llegó la pandemia al país, había apenas 2 mil 800 camas de terapia intensiva para atender a pacientes de Covid-19. Ahora dijo, hay 12 mil aparatos, además de que apenas el 40% de las camas están ocupadas.

“El sistema de salud no estaba preparado para atender una emergencia de esta magnitud. ¿Qué hemos hecho? Hemos levantado el sistema de salud. No teníamos qquipos, no teníamos ventiladores, no teníamos infraestructura hospitalaria. Tuvimos que reconvertir hospitales, hacer hospitales para atender enfermos de COVID-19 (…) además se contrató y capacitó en terapia intensiva a personal de la salud para atender a personas enfermas de coronavirus».

Finalmente, López Obrador recordó que enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión y obesidad han influido en la mortalidad por COVID-19 en nuestro país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a defender este lunes al encargado de diseñar la estrategia contra la pandemia de Covid-19 en el país, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

La defensa de AMLO a López-Gatell llega luego de que, nuevo gobernadores pidieran su renuncia ante el fracaso de la estrategia contra el coronavirus, y el avance de la pandemia.

«Nosotros apoyamos al doctor López-Gatell; ha hecho un buen trabajo y vamos saliendo de un tema muy doloroso que es el de la pandemia», expresó López Obrador en su conferencia matutina.

Y es que el pasado viernes, nueve de los 32 gobernadores del país suscribieron un documento en el que pedían «la salida inmediata» del subsecretario López-Gatell, porque su estrategia «no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles de mexicanos».

Más tarde, el gobierno de Chihuahua, que encabeza el gobernador Javier Corral, se desmarcó de dicho comunicado y dijo que «no participó en la discusión ni conoció el texto en el que, por error, se incluyó su firma».

López Obrador admitió que «hay diferencias políticas» con estos los gobernadores firmantes, y reconoció que «es legítimo y normal» que haya oposición en una democracia.

«Nosotros estamos construyendo una democracia, no una dictadura. Se tiene que garantizar el derecho a disentir, pero debe haber ciertos límites», expresó el mandatario.

Como ya se ha hecho costumbre, López Obrador arremetió una vez más contra el periódico Reforma, por haber publicado la noticia bajo el título «Fuera López-Gatell, exigen 9 estados».

«¿Cómo es eso? Exigen nueve gobernadores, pero no nueve estados. El estado es la entidad federativa completa. ¿Hicieron una consulta en las nueve entidades federativas?», cuestionó el presidente.

Acusó que lo publicado por el diario, son «errores que se cometen por el enojo» contra su gobierno.

El mismo viernes, el subsecretario descartó su renuncia. Dijo que los gobernadores tienen ante el coronavirus distintos sentimientos, distintas percepciones que pueden causar «frustración, angustia y preocupación ante la realidad».

Pese al llamado de los mandatarios locales, el subsecretario dijo que les sigue expresando su respeto, además de que confiaba que pudieran seguir colaborando como hasta ahora lo han hecho.

Y es que la gestión de López-Gatell ha sido criticada por su rechazo a realizar pruebas masivas a la población, puesto que defiende que es «imposible» conocer la magnitud real de la epidemia y prefiere atender otros parámetros.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó esta mañana que se logró establecer una «estrategia conjunta» con el gobierno de Guanajuato, para combatir la violencia en el estado, ya que recordó que es el que más homicidios registra en el país.

«El gobernador ha decidido participar en la estrategia conjunta, independientemente de las diferencias que tenemos», dijo el presidente en la conferencia de prensa matutina, que hoy se realizó desde Irapuato, Guanajuato.

AMLO visita así el municipio donde a inicios de mes, un grupo armado atacó un centro de rehabilitación asesinando a 27 jóvenes.

López Obrador celebró el inicio de «una nueva etapa» en la relación entre las autoridades federales y estatales, pues reconoció que lo faltaba para lograr resultados en materia de seguridad, era una mejor coordinación.

«Como autoridades, tenemos la responsabilidad con el pueblo y en este caso, en vez de estarnos echando la culpa unos a otros, lo que se ha decidido es sumarnos para darle seguridad al pueblo de Guanajuato», dijo el presidente.

Por su parte, Rodríguez confirmó que tomó la decisión de asistir todas las mañanas a la reunión de seguridad estatal, para coordinarse con las autoridades federales mediante el análisis de la situación de violencia en el estado.

«Nos queda claro que es a través del Gobierno federal, en cuanto mas unión y comunicación haya, más resultados se pueden dar en detenciones de grupos delincuenciales. Por eso mi cambio de postura. Yo mencioné que no asistía ni asistiría a las mesas de seguridad», dijo el gobernador, quien admitió que su rechazo a participar en las mesas de coordinación «no abonaba nada a la construcción de la paz».

Diego Sinhue informó que desde el pasado 5 de julio, «cambió de postura», y ya acude a las reuniones de seguridad.

Sostuvo que el gobierno federal y el estatal están «más unidos que nunca» y que la presencia del presidente en Irapuato es una «gran muestra» de la preocupación por resolver el problema de la violencia.

México ha tenido una mala gestión de la pandemia que ha hecho que esta esté «fuera de control» por lo que debe buscar recomponer el camino para evitar mayores afectaciones en el sistema de salud y a nivel económico, alertó la organización mexicana Signos Vitales.

«La pandemia está fuera de control y esto seguramente hará que venga un nuevo confinamiento. Vamos a tener recuperación muy lenta y se avizora una década perdida», dijo Enrique Cárdenas, presidente del Comité Ejecutivo de Signos Vitales, al presentar el trabajo: «La Pandemia en México. Dimensión de la tragedia».

El reporte refiere que la respuesta del gobierno mexicano ha sido la de restarle importancia a la pandemia, lo que trajo como consecuencia que ni el sistema de salud mexicano, ni la población, estuvieran preparadas para enfrentar esta enfermedad.

Al participar en la presentación del reporte, el exsecretario de salud, Salomón Chertorivski,, dijo que esta es «la peor crisis de nuestro país en lo que va del siglo». Precisó que la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19 tomó al país en un momento «de crisis económica y de salud».

Especialmente, destacó, que el sistema de salud estaba pasando por una transición del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar, además de importantes recortes presupuestarios «lo que agarró al sistema muy debilitado».

Lamentó que pese a que se tuvieron dos meses y medio para prepararse a la llegada de la pandemia, no se hizo, lo que repercutió en que hoy el país acumule más de 270 mil infectados y cerca de 33 mil muertes.

Chertorivski aseguró que una de las principales claves en el poco control de la pandemia fue que la campaña de confinamiento falló por la falta de un ingrediente fundamental: «poder tener ingresos sustitutos para aquellos mexicanos que no podían dejar de trabajar».

El informe también expone que la reacción del gobierno para combatir la recesión económica relacionada con la pandemia fue tardía, además de que muchas medidas sanitarias fueron improvisadas y estuvieron mal diseñadas, al no contar con un sustento presupuestal ni un marco legal adecuado, ni las estrategias necesarias para una coordinación efectiva entre autoridades federales y los gobiernos estatales.

Por su parte, Luis Foncerrada, asesor económico de American Chamber/México, señaló que una de las principales afectaciones de la pandemia en México es la falta de empleo y la amenaza del desplome en el crecimiento económico.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se han perdido más de un millón de empleos formales a raíz de la pandemia, pero expertos consideran que la cifra podría ser mayor.

Los expertos afirmaron que, en lo económico, se pronostica que el PIB caerá más de 8% en 2020, además de que tendrá una recuperación muy lenta, y para fines de 2020 habrá cerca de 95 millones de personas en pobreza, casi el doble que la actual.

El informe señala que la respuesta de México ante la pandemia fue «lenta, tibia y basada en argumentos que no se ajustaban con la realidad» que se estaba viviendo en el mundo y en el país.

María Amparo Casar, miembro del comité Ejecutivo de Signos Vitales y presidenta Ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, señaló que México parecía estar viviendo dos crisis distintas «la que nos pinta el gobierno y las que nos pintan periodistas y científicos».

Criticó que la narrativa del gobierno esté llena de imprecisiones, opacidad, «no tenemos acceso a información completa y vemos la negativa del gobierno de aprender de experiencias internacionales», lamentó.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), recordó que a cien días de haber iniciado la Jornada de Sana Distancia en el país, resulta evidente el rotundo fracaso que ha sido la estrategia sanitaria aplicada por el gobierno federal para enfrentar el Covid-19.

Recordó que el 4 de mayo pasado, el subsecretario Hugo López-Gatell estimó que el número de decesos sería de 6 mil, aunque más tarde elevó la estimación a 35 mil fallecidos.

«Hoy esta cifra se antoja corta. No se advierte que se haya ‘aplanado’ todavía la curva de casos en México», lamentó la Coparmex.

Entre los desaciertos que hay, acusaron que la estrategia de comunicación del gobierno federal ha estado muy lejos de ser efectiva; la calificaron de confusa.

Señalaron que desde el principio de la pandemia no ha habido mensajes claros ni sobre la gravedad de la amenaza ni sobre la respuesta del gobierno federal, abusando de explicaciones técnicas para «oscurecer la exposición».

Acusaron que «resulta evidente que las autoridades de salud han adoptado criterios políticos en sus decisiones».

Explicaron que cuando los mensajes que emiten las autoridades son confusos y contradictorios, se pueden generar conductas de temor entre la población que pueden ser tan dañinas como el virus mismo.

La Coparmex afirmó que incluso la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido al gobierno de México que emita “mensajes coherentes” para luchar contra la pandemia.

Para ejemplificar las contradicciones que hay en el actuar del gobierno federal, la Confederación puso dos ejemplos: mientras el presidente invita a la población a reiniciar actividades normalmente, animando en discursos públicos a la ciudadanía a comenzar a salir “sin miedo” de los confinamientos, el responsable de la OMS recordó que México es actualmente el séptimo país que más casos diarios reporta y el tercero en fallecimientos por jornada, por lo que sigue “en una situación realmente difícil”.

«El Subsecretario de Salud es un ejemplo vivo de contradicciones», dijo la Coparmex. Explicó que mientras calificó de innecesario el uso de cubrebocas y ahora, sin explicar por qué, cambió de postura y hoy ya habla de los beneficios del cubrebocas, el presidente no hace caso a dicha recomendación.

Incluso señaló que las autoridades locales hacen caso omiso de las recomendaciones López-Gatell.

La bancada del PAN en la Cámara de Diputados propuso al doctor Mario Molina, premio Nobel de Química, para encabezar la estrategia sanitaria contra el Covid-19 en el país.

“A través de un punto de acuerdo le vamos a solicitar al presidente Andrés Manuel López Obrador incluir al doctor Molina como asesor del Comité Técnico de especialistas que determinan las causas de muertes y analizan la enfermedad», informó en un comunicado la bancada blanquiazul.

Indicaron que la labor de Molina podría ayudar a frenar la ola de contagios y hospitalizados en el país por Covid-19.

El diputado Iván Rodríguez Rivera señaló que por más que el gobierno se esfuerce en demostrar una supuesta estabilidad en el número de muertes y contagios, la situación en el país no mejora, acusando la negligencia del subsecretario Hugo López-Gatell.

Los diputados del PAN sostuvieron que las aportaciones y experiencia de Molina, pueden ser muy valiosas para detener y aplanar la pandemia, reto que el Gobierno no ha alcanzado. Recordaron que las recientes declaraciones de Molina son convincentes y deben ser consideradas en los planes estratégicos que tiene la Secretaría de Salud para los estados.

«El uso de cubrebocas, las recomendaciones médicas y sus opiniones científicas, deben ser aprovechadas, ya que la novatez del subsecretario en este tema, hace que la pandemia se vuelva un patrón común entre la vida de los ciudadanos. Absurdo hacernos a la idea de vivir con el coronavirus, existen etapas y formas para erradicar esta enfermedad entre las comunidades”, señalaron los legisladores.

El diputado Rodríguez Rivera señaló que la 4T, ha dejado a gobernadores y médicos una bomba de tiempo en sus manos, que por una conducción ajena a los criterios de objetividad, podría ser fatal al corto plazo.

 

Foto:  Twitter @CentroMMolina

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que el país «ha podido evitar un desbordamiento» del sistema de salud por la pandemia de Covid-19, que dijo, va «de acuerdo a lo que se proyectó».

«Se está atendiendo la pandemia. Lo más importante de todo es que a pesar del sufrimiento de la pérdida de vidas humanas, hemos podido evitar un desbordamiento. Eso lo podemos descartar», dijo AMLO en su conferencia matutina.

El presidente destacó que una de las cosas que se ha hecho con mucha responsabilidad es tener las camas de hospitalización suficientes, pese a que Ciudad de México ya se aproxima a una saturación.

Recordemos que ayer, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que en capital ya estaban ocupadas el 80% de las camas de hospitalización general, por lo que empezaron trabajos para ampliar la capacidad. Explicó que en cuanto a las camas de terapia intensiva, se encuentran ocupadas al 65%.

«En estos días, sobre todo aquí en la Ciudad de México, desgraciadamente han perdido la vida muchas personas. Lo lamentamos. Siempre mi pésame a familiares, pero estamos haciendo todo lo que corresponde. Nada que ver con los países que desgraciadamente han sido muy afectados», añadió López Obrador.

El presidente aplaudió la labor de los profesionales que han estado al frente de la estrategia federal, pues dijo, «funcionó la estrategia de los médicos mexicanos y de los científicos mexicanos de aplanar la curva».

AMLO dijo que si no se hubiesen tomado las medidas de la sana distancia y no nos hubiese ayudado la gente como lo ha hecho, entonces se hubiese desbordado por completo la pandemia y no se hubiera podido atender a los mexicanos que requirieran hospitalización.

López Obrador aprovechó para atacar la cobertura de la contingencia que está haciendo la prensa, a la que acusó de «falta de profesionalismo» por comparar a México con otros países de menor población.

«Los que no nos ven con buenos ojos, medios de comunicación, ya no los voy a mencionar, siempre andan comparando y las notas son de lo más alarmistas», acusó.

Ante la crítica de distintos exsecretarios de Salud a la estrategia del actual gobierno federal para enfrentar la pandemia del Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que los exfuncionarios están en su derecho de opinar, aunque dijo, sus opiniones tienen una carga política.

López Obrador criticó que durante su tiempo como funcionarios, y como responsables del sector salud, dejaron un «cementerio» de hospitales y centros de salud.

«Respeto esas posturas, pero tiene que ver con los intereses políticos, partidistas, todos ellos estuvieron en gobiernos opositores a nuestro movimiento y yo creo que ya los mexicanos saben quién es quién», expuso el mandatario.

Acusó que todos los que lo critican dejaron el sistema de salud lleno de corrupción, pues se robaban el dinero de las medicinas, además de que cientos de hospitales quedaron inconclusos. Ahora, dijo, se está «levantando» al sector salud.

Indicó que los exsecretarios de Salud, tienen todo el derecho de opinar, de manifestarse, de criticar, de disentir, aunque es la gente la que tiene que opinar sobre las actuaciones de cada uno.

«Lo voy a repetir, que eso que llamaban Seguro Popular ni era seguro ni era popular. No había medicinas, no había médicos y mucha corrupción, muchísima corrupción, entonces, es natural que ellos no vean con buenos ojos lo que nosotros estamos haciendo. Pero qué bueno que hay este debate», añadió AMLO.

Reiteró su confianza a a actuación y decisiones del Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, que además de ser un experto en tema, es un hombre honesto. Lo mismo dijo del subsecretario Hugo López-Gatell, quien dijo es una gente honesta, humanista, con una postura en favor de la gente, en favor del pueblo, no a favor del mercantilismo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) agradeció el comportamiento de toda la población, y dijo que, hasta ahora, ha sido exitoso el tratamiento que se ha dado en México a la contingencia sanitaria.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario reconoció que estamos en la etapa más difícil de la pandemia, en la cual se necesita unión de elementos, voluntades, esfuerzos y recursos para continuar con el tratamiento de la pandemia como se ha venido haciendo.

Reconoció la participación de la población que ha permanecido en sus casas, pues más de la mitad de la población está «desmovilizada» en el país, sin necesidad de usar medidas coercitivas, “por eso hablaba que México está en los primeros lugares en nivel de concientización política, es de los países con menos analfabetismo político”, dijo.

Añadió que el comportamiento de los mexicanos ha sido ejemplar y convocó a que continúen de la misma manera, al tiempo que reconoció el trabajo de médicos, enfermeras, camilleros y todos los trabajadores de la salud, tanto de hospitales públicos como privados, a quienes denominó héroes y heroínas.

“No olvidemos que el sistema de salud en nuestro país estaba en ruinas, en el suelo, empezando por el déficit de médicos, de especialistas. Con la suma de esfuerzos y voluntades estamos contando con camas de hospitalización, camas para terapia intensiva y especialistas en esta misma área y se está consiguiendo a todos los que se puedan necesitar”, resaltó.

Y aunque dijo que aún no se puede cantar victoria, pues afirmó que viene también la etapa más difícil para la economía, resaltó que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) que reportó esta mañana el INEGI no fue tan fuerte como se preveía.

“Algunos pronosticaron que iba a ser mayor la caída y afortunadamente no fue así; 1.6 con relación al trimestre anterior del año pasado”, destacó el mandatario.

En ese sentido, destacó que pese a la contingencia sanitaria, la recaudación fiscal hasta abril reporta un aumento en términos reales lo cual será benéfico para la hacienda pública.

Indicó que la emergencia económica podría prolongarse hasta el cuarto trimestre del año (agosto-septiembre-octubre), aunque señaló, ya se tiene una estrategia para reactivar la economía.

La sorpresa respecto al informe del presidente López Obrador del domingo de Ramos hubiese sido que abandonara la Cuarta Transformación para encarar la crisis sanitario-económica del Covid-19. No sólo no la abandonó, sino que dobló la apuesta al proclamar su profundización y anunciar el fin del neoliberalismo no sólo en México, sino en el mundo.

El presidente basa su optimismo para enfrentar con éxito el reto de salud y sobreponerse al tsunami económico que ya golpean a México en su naturaleza transitoria y en la fortaleza de la 4T. La transitoriedad es, obviamente, relativa. AMLO percibe su presidencia e impacto en la sociedad mexicana no en términos de años, ni de décadas, sino quizá de siglos. Está convencido de que su gobierno representa un punto de quiebre en la historia como aquellos pocos hitos que fundan un país. Siente también que la transformación es un proceso que ya se dio, cuyo suceso pertenece al pasado y que por ende la labor de su gobierno es sólo asegurar su irreversibilidad. Por eso no se puede echar para atrás.

El presidente cuenta con 25 prioridades inamovibles para la implementación de su programa de gobierno. Pedirle que las modifique es anatema y cualquier evento externo que las ponga en riesgo, no importa cuán relevante, debe ser puesto de lado para que no estorbe, incluido el coronavirus y sus víctimas.

Visto en un contexto que va más allá de décadas, la crisis del Covid-19 parece transitoria, un detalle, un bache en el camino que con el tiempo terminará olvidándose y no se notará en el curso del progreso nacional. Esta valoración es equivocada en dos dimensiones: la 4T no puede ser considerada como un momento fundacional del México moderno, o por lo menos, no todavía. Por otra parte, esta crisis no es un detalle en la larga historia, sino que tendrá un impacto duradero en todo el mundo y un altísimo costo humano, en vidas; social, en la forma de relacionarse; y económico, por los desequilibrios que producirá, varios de ellos permanentes.

Subestimar la profundidad de la crisis que se vive es un gran error. El reto que se enfrenta es, quizá, el más severo de los últimos cien años. La sociedad mexicana está siendo vapuleada por un choque sanitario sin precedentes y para el cual el cuerpo humano no tiene todavía anticuerpos. Hasta ahora en México no ha empezado la fase más crítica de la pandemia. Sin embargo, es iluso, y desde el punto de vista de planeación negligente, pensar que el mexicano será inmune al SARS CoV-2. Las curvas de crecimiento basadas en fallecimientos, las de contagiados confirmados no sirven por el bajo número de pruebas, no colocan al país en la trayectoria de naciones como Japón o Corea del Sur que han manejado la pandemia de manera ejemplar, sino que indican una aceleración del contagio similar al promedio, por lo que debe esperarse un muy rápido incremento en el número de decesos en las próximas semanas que se contarán no en cientos, sino miles. El sistema de salud quedará abrumado y con poca preparación a pesar de que el retraso de la expansión en territorio nacional debería haber permitido pertrecharse de equipos de pruebas y curativos. Vienen días muy difíciles.

En el ámbito económico se enfrenta un choque masivo de oferta con el cierre de cadenas productivas en manufactura y servicios de todo tipo. Un choque más, de demanda, por el colapso del consumo y la inversión que implican el aislamiento y la falta de liquidez. La caída en ventas e ingresos para familias y empresas restringen de manera severa la liquidez, que puede fácilmente traducirse en una crisis de solvencia en serie que ponga en riesgo no sólo la actividad económica, sino la recuperación al final del proceso.

Además, se enfrenta un tercer choque por el incremento de la incertidumbre y la volatilidad, que impacta los instrumentos en pesos por la alta tenencia, antes del Covid-19, de valores denominados en moneda nacional que aprovechaban el diferencial de tasas de interés. Inversionistas de muchos países, y nacionales también, se endeudaban en dólares, euros o yenes a tasas cercanas a cero y compraban deuda en pesos para ganar tasas superiores a 7%. Esta estrategia, llamada carry-trade, funcionó durante varios años, pero ya no es atractiva por el incremento en la volatilidad de los mercados internacionales y del riesgo país.

Resulta irónico que varios de los líderes populistas que ahora gobiernan (Donald Trump, Jair Bolsonaro, Boris Johnson, López Obrador) hayan llegado al poder gracias a crisis previas y ahora les toque enfrentar la más profunda. Todos ellos se formaron en la oposición y utilizaron las crisis y a las medidas para paliarlas como catapulta para su posicionamiento y campañas. Por ello la dificultad que encuentran para modificar los parámetros que probaron exitosos para ganar el favor de un electorado cansado de gobiernos ineficaces y de la corrupción, a favor de un esquema para enfrentar con éxito el cuádruple choque del Covid-19.

Ante este panorama desolador uno esperaría un plan integral, liderado por el gobierno, para paliar los efectos más graves de la crisis que ahora inicia. El presidente, sin embargo, tiene otros datos y espera que cada uno enfrente el vendaval a cappella tanto en términos sanitarios, como económicos. La escalofriante realidad que se observa en el extranjero no ha hecho mella en los planes de gobierno ni ha impreso un sentido de urgencia, ya que la crisis es sólo “transitoria”.

Curiosamente, valdría mucho más la pena un plan si la crisis fuere transitoria, ya que sólo requeriría de un puente de liquidez para cruzar las aguas turbulentas, que cuando se está seguro de que el río es tan ancho y profundo que no merece la pena invertir en la construcción de un puente que no llegará a la otra orilla. Sin embargo, si esa fuera la evaluación, entonces sería indispensable preparar a los hogares para que allí se atienda la abrumadora mayoría de los casos, realizar cientos de miles de pruebas para confinar a contagiados asintomáticos, aislar a la población vulnerable por su edad y/o padecimientos crónicos, y tener un sólido programa para poder regresar a laborar: pruebas y más pruebas para identificar infectados y curados, estrictos protocolos sanitarios y de higiene en centros de trabajo y medios de transporte, uso universal y obligatorio de mascarillas seguras, estricta etiqueta social saludable y cierre de actividades en centros donde se inicien contagios.

En resumen: comportarse como Japón y Corea del Sur. Mientras, a cappella.

Twitter: @eledece

 

Columna publicada originalmente en El Universal