Tag

FMI

Browsing

El gasto público para acelerar las campañas de vacunación con el fin de terminar con la pandemia del COVID-19 va a generar beneficios y estimular el crecimiento, estimó este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«La vacunación va a pagarse por sí sola, proporcionando un excelente valor al dinero invertido en la producción global de vacunas y su distribución», indicó el FMI en su informe sobre el estado de las finanzas públicas «Monitor Fiscal», divulgado en el marco de sus reuniones semestrales que se realizan esta semana de forma virtual.

Los economistas calculan que si se controla la pandemia antes de lo esperado, lo que implica que la mayoría de los países tengan un acceso amplio y asequible a la vacuna para principios de 2022, esto va a implicar un «crecimiento económico más fuerte» y más de un billón de dólares en ingresos fiscales para las economías avanzadas para 2025.

Lo señalado por el Fondo llega luego de que ayer presentara su informe sobre perspectivas para la economía global, en el que pronostica un crecimiento del 6% para este año, tras la contracción de 3.3% en 2020, que marcó la peor caída del PIB en tiempos de paz en un siglo.

Para Latinoamérica, el Fondo pronosticó un crecimiento del 4.6%, pero advirtió que la expansión a largo plazo está supeditada a la evolución de la pandemia.

El FMI destacó las respuestas rápidas implementadas por los gobiernos para intentar contener el daño a la economía, que suman cerca de 16 billones de dólares.

Sin embargo, advirtió que terminar con la crisis de salud sigue siendo crucial para que la recuperación sea sólida y afirmó que la distribución de vacunas para los países pobres ha sido «muy injusta».

El Fondo también reiteró su sugerencia de que los países utilicen impuestos para los más ricos para financiar sus programas. «Para ayudar a satisfacer las necesidades de financiación, los responsables de las políticas públicas podrían considerar contribuciones temporales para el covid-19, aplicadas para las rentas más altas o a la riqueza», indicó.

El FMI pronosticó que la economía de Estados Unidos se expandirá un 6.4% en 2021, su crecimiento más rápido desde 1984, y un 3.5% en 2022. Destacó que su crecimiento se ha visto respaldado por el paquete de ayuda de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden.

Los países vecinos de EUA, Canadá y México, podrían beneficiarse mediante sus lazos comerciales de los grandes estímulos fiscales que impulsa el gobierno del demócrata, dijo el FMI.

Para México, la proyección de crecimiento para 2021 es del 5.0%, 0.7 puntos porcentuales más que lo previsto en enero pasado; y del 3.0% para 2022, 0.5 puntos porcentuales más que en su anterior reporte.

La aplicación de las vacunas contra el COVID-19 y las ayudas gubernamentales acelerarán el crecimiento económico mundial, que alcanzará un récord este año tras la recesión que trajo consigo la pandemia del nuevo coronavirus, pronosticó este martes el Fondo Monetario Internacional.

El FMI proyectó  un crecimiento económico mundial de 6% para todo el 2021 comparado con el 5.5% pronosticado en enero pasado. Sería la expansión más rápida de la economía mundial en los registros del FMI, que datan de 1980.

El crecimiento económico para el 2022, añadió la institución, será de un 4.4%, menos que el año previo pero todavía fuerte y mejor que el 4.2% pronosticado anteriormente.

Los economistas del Fondo calculan ahora que la economía global se contrajo en un 3.3% en 2020. Esa es la peor cifra anual en la base de datos del FMI, aunque no tan grave como la caída del 3.5% que había estimado hace tres meses.

Los especialistas del FMI dicen que sin la fuerte ayuda que otorgaron algunos gobiernos, que sostuvo a las empresas y a la gente durante los cierres de actividades por la crisis de salud, la recesión del año pasado podría haber sido tres veces peor.

El FMI pronostica ahora que la economía de Estados Unidos, la más grande del mundo, se expandirá un 6.4% en 2021, su crecimiento más rápido desde 1984, y un 3.5% en 2022. Destacó que el crecimiento de Estados Unidos se ha visto respaldado por el paquete de ayuda de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden, mientras que la aceleración en la aplicación de vacunas está permitiendo a los estadounidenses regresar en mayor número a restaurantes, bares, tiendas y aeropuertos.

Los países vecinos de EUA, Canadá y México, podrían beneficiarse mediante sus lazos comerciales de los grandes estímulos fiscales que impulsa el gobierno del demócrata, dijo el FMI.

Para México, la proyección de crecimiento para 2021 es del 5.0%, 0.7 puntos porcentuales más que lo previsto en enero pasado; y del 3.0% para 2022, 0.5 puntos porcentuales más que en su anterior reporte.

El Fondo pronosticó que China, la segunda economía más grande del mundo, registrará un crecimiento del 8.4% este año y del 5.6% en 2022. Hace un año, China impuso medidas draconianas para frenar los contagios de COVID-19 y obtuvo una ventaja en la recuperación económica.

El FMI espera que los 19 países que comparten el euro se expandan colectivamente un 4.4% este año y un 3.8% en 2022. Japón, prevé la agencia, registrará un crecimiento del 3.3% este año y del 2.5% el próximo.

Según los cálculos del FMI, el repunte global perderá impulso gradualmente y volverá a los niveles anteriores al COVID, de un crecimiento apenas superior al 3%. Los países volverán a encontrarse con los obstáculos que enfrentaron antes de la pandemia, como el envejecimiento de la fuerza laboral en la mayoría de los países ricos y en China.

Las proyecciones para las economías emergentes, aunque indican cierta mejoría, quedaron rezagadas frente a sus pares desarrollados. El FMI elevó solo en 0.4 puntos porcentuales su previsión de expansión para el grupo, a 6.7% en 2021, en comparación con las cifras de enero.

«Las recuperaciones a diferentes ritmos están en curso en todas las regiones y grupos de diversos ingresos, relacionadas con el avance de sus campañas de vacunación, el alcance del respaldo monetario y los factores estructurales, como la dependencia del turismo», dijo el FMI en su reporte central.

De hecho, el Fondo rebajó las estimaciones del desempeño del PIB en la región del Caribe, en vista de su fuerte dependencia de la actividad turística, imposibilitada de rehabilitarse.

El FMI puso énfasis en el alto grado de incertidumbre que rodea a sus proyecciones y dijo que las mejorías podrían revertirse fácilmente por numerosas razones, ya que mucho depende de las acciones para superar la crisis del coronavirus.

«Las estimaciones podrían mejorar mucho más si existen progresos en las vacunaciones, en tanto que las variantes del virus que evaden las inoculaciones podrían generar una drástica caída», añadió.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó este martes al alza su previsión de crecimiento económico mundial, pasando al 5.5% en 2021, lo que significa tres décimas más de lo anticipado en octubre pasado.

Se indicó que dicha variación es gracias a las expectativas de recuperación por la vacuna contra el COVID-19, y el apoyo fiscal adicional en Estados Unidos y Japón.

Las dos grandes economías mundiales, EUA y China, se expandirán este año un 5.1% y un 8.1%, respectivamente, según el nuevo informe de Perspectivas Económicas Globales del Fondo.

Aunque la caída de la economía global en 2020 de -3.5% es menos pronunciado que lo proyectado en octubre que fue de -4.4%, sigue siendo la peor contracción global en época de paz desde la Gran Depresión, apuntó en rueda de prensa Gita Gopinath, economista jefe del FMI.

Gopinath destacó que la mejoría de cara a este año se debe, además de las expectativas generadas por un fortalecimiento de la actividad gracias a las vacunas contra el Covid-19,  está «el voluminoso respaldo fiscal anunciado en algunos países, incluido el más reciente en EUA y Japón, así como el desembolso de los fondos Nueva Generación de la Unión Europea (UE) que ayudará a aumentar la actividad económica entre las economías avanzadas con favorables efectos con sus socios comerciales».

El FMI también elevó las previsiones de crecimiento de América Latina para este año; pasó al 4.1%, cinco décimas más que lo pronosticado en octubre. El reporta señala que en 2020, la contracción de la economía regional fue de -7.4%.

Para este año, el FMI espera que las economías de Brasil y México, se expandirán un 3.6% y un 4.3%, respectivamente. El reporte del FMI no incluye previsiones de más países latinoamericanos.

«Hay muchos niveles diferentes de contracción en la región, muchos factores influyen, incluido el apoyo fiscal suministrado. Son tiempos muy desafiantes para América Latina», afirmó Gita Gopinath.

Sobre las economías emergentes, el informe del Fondo advirtió de «dificultades particulares» para los países exportadores de petróleo y basados en el turismo debido a la previsible lentitud en la normalización del los viajes internacionales y las «deprimidas perspectivas» de los precios del petróleo.

Se indicó que los volúmenes del comercio global crecerán un 8% en 2021, para luego expandirse un 6% en 2022.

Para 2022 el Fondo mantuvo sus cálculos de que la economía global crecerá un 4.2%, aunque advirtió que dicho pronóstico está marcado por una «excepcional incerteza» y que la recuperación es «incompleta» y «desigual».

El FMI recortó sus previsiones de crecimiento para la zona euro, a 4.2%. Italia es el país cuyo pronóstico quedó más deteriorado, con un recorte de 2.2 puntos porcentuales para un crecimiento de 3%, seguido de España, donde el FMI rebajó sus previsiones a 5.9%.

Si se comparan las economías desarrolladas, Estados Unidos y Japón van a alcanzar el nivel previo a la crisis en la segunda mitad de 2021, mientras que la zona euro y Reino Unido tardarán hasta 2022 para llegar a este punto.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, presidirá la junta de gobernadores del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) el próximo año, informó este jueves el propio Herrera.

«Estoy muy honrado por la nominación para presidir la junta de gobernadores del Banco Mundial y el FMI para el año 2021. Esta es la segunda ocasión que un mexicano ocupa este cargo, el anterior fue el entonces secretario de Hacienda, Antonio Carrillo Flores, en 1956», escribió en su cuenta de Twitter.

El funcionario aclaró que su nombramiento deberá ser ratificado el próximo 4 de noviembre por la junta de gobernadores del FMI.

La junta de gobernadores es el órgano de mayor jerarquía en ambas instituciones financieras, y se integra por los ministros de finanzas o gobernadores de bancos centrales de los 189 países miembros.

Hacienda precisó que Herrera usará su rol para buscar que ambas instituciones redoblen sus esfuerzos para apoyar la recuperación económica global, den atención prioritaria a los países de ingresos bajos y medios altamente afectados por la pandemia de Covid-19 y que contribuyan a fortalecer el sistema financiero internacional.

Además, en esta función el secretario presidirá algunas de las comisiones más importantes tanto del FMI como del Banco Mundial.

Dicha junta sesionará durante las reuniones de primavera del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, en Washington, y en la reunión anual en octubre de 2021, en la ciudad de Marrakech, Marruecos.

Recordemos que Arturo Herrera asumió el cargo en julio de 2019, tras la renuncia de Carlos Urzúa, quien acompañó al presidente López Obrador desde campaña y una vez que llegó al poder en diciembre de 2018.

Herrera fue asesor del Banco Mundial en el sector público en varios países de América Latina y El Caribe, y también fue responsable de la Unidad de Gobernanza para el sudeste asiático.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró este martes sus perspectivas para América Latina y el Caribe al pronosticar un desplome de la economía de la región del 8.1% este año, debido al impacto de la pandemia de Covid-19.

La nueva proyección es 1.3 puntos menor que su perspectiva de junio pasado; sin embargo, el informe señala que América Latina y el Caribe será la región más golpeada del mundo por los efectos económicos de la crisis sanitaria, dado que muchos países estarán «severamente afectados al enfrentar profundas recesiones».

Puntualiza que las economías de la región sufrirán su mayor contracción al menos desde 1960 debido a la pandemia.

La caída de este año superará el retroceso de 2.5% registrado en 1983, en plena crisis de la deuda externa, y el 1.9% de la debacle financiera de fines de la década pasada, según cifras del Banco Mundial que se remontan a 1960.

En su informe de Perspectivas Económicas Globales, el FMI también revisó la perspectiva para 2021, la cual empeora ligeramente respecto a la anterior situar el crecimiento en la región en el 3.6%, frente al 3.7% que pronosticó en junio.

Detalla que las dos grandes economías de la región, Brasil y México, caerán un 5.8% y un 9% este año, respectivamente, según estos pronósticos, mientras que en 2021 volverán al crecimiento con tasas respectivas del 2.8 % y un 3.5%.

Entre los que menos sufrirán económicamente los efectos de la pandemia se encuentran Paraguay y Uruguay, con contracciones previstas este año del 4% y el 4.5%, respectivamente. Contrariamente, Venezuela y Perú serán los más perjudicados por las consecuencias de la pandemia, y su actividad económica caerá este año un 25% y un 13.9% respectivamente.

El Fondo celebra esta semana, de manera virtual, su tradicional asamblea anual conjunta con el Banco Mundial en la que discutirá los principales retos económicos para salir de la crisis causada por la pandemia del coronavirus.

En el caso de la economía estadounidense, rebajó sus previsiones de contracción para 2020, hasta el -4.3%, con lo que mejora en 3.7 puntos porcentuales su anterior estimación de junio. Para 2021, el FMI empeora levemente su pronóstico al situar la expansión económica de EUA en 3.1%, 1.4 puntos porcentuales menos de lo anticipado hace cuatro meses.

El Fondo destaca que la caída económica en Estados Unidos de este año, pese a ser «histórica», ha sido amortiguada por el paquete de estímulo fiscal adoptado por el Congreso en primavera y el respaldo monetario «sin precedentes» ofrecido por la Reserva Federal (Fed).

Para la economía mundial, pronosticó una caída del 4.4% en 2020, ocho décimas mejor que el -5.2% que calculó en junio, gracias a la «fuerte recuperación» de China, que será la única gran economía que crezca (1.9%), y a los masivos estímulos fiscales y monetarios derivados de la pandemia.

«Pronosticamos una recesión menos severa en 2020, aunque todavía fuerte, respecto a junio. Pese a que la economía mundial está recuperándose, la cuesta será larga, desequilibrada e incierta», indicó Gita Gopinath, economista jefe del Fondo, en la presentación del informe.

Para 2021, el FMI prevé que la economía mundial se recupere con una expansión del 5.2%, un dato que no obstante es dos décimas menos de lo esperado en junio.

La recesión causada por la pandemia de coronavirus en 2020 será menos severa de lo previsto, aunque la recuperación va a ser «larga, desigual e incierta», advirtió este martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

«El panorama es menos nefasto hoy. Estimamos que la evolución en el segundo y tercer trimestre fue mejor a lo esperado, lo que permite una pequeña revisión al alza del pronóstico global para 2020», dijo Georgieva en un discurso previo a la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que comienza la próxima semana, en formato virtual.

El 24 de junio, el FMI publicó una actualización de sus previsiones, en la que estimó una contracción de la economía global de 4.9%, frente a una proyección de una caída del PIB mundial de 3% hecha en abril.

La titular del FMI no adelantó cifras este martes antes de la publicación la próxima semana del informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO).

«Menos desastroso no quiere decir que sea alentador», insistió la directora del FMI en un intercambio con Minouche Shafik, de la London School of Economics (LSE). Para 2021, el FMI sigue proyectando una recuperación «parcial» y «desigual».

Para Latinoamérica y el Caribe el FMI pronosticó en junio una contracción del PIB de 9.4% en 2020 y las contadas actualizaciones muestran un escenario dispar.

En su discurso, Georgieva indicó que en los lugares donde persista la pandemia «es crítico mantener los salvavidas» para la economía, las empresas y los trabajadores.

Este martes la Organización Mundial del Comercio (OMC) señaló que la caída del comercio mundial será más suave a lo esperado, anticipando una contracción de 9.2%, frente al 12.9% estimada en abril para 2020.

«El comercio mundial muestra signos de recuperarse de una profunda caída inducida por el covid-19, pero los economistas de la OMC advierten que cualquier recuperación podría verse interrumpida por los efectos de la pandemia en curso», indicó el organismo con sede en Ginebra.

Por su parte la Comisión Económica para América Latina y el Caribe  (CEPAL), advirtió que América Latina y el Caribe vive su peor crisis económica en un siglo, con una contracción estimada de su PIB de -9,1%, por lo que el PIB per cápita a fines del 2020 sería igual al de 2010, es decir, un retroceso de una década con un fuerte aumento en la desigualdad y la pobreza.

Al presentar el informe económico anual, que realiza un balance de las economías de la región en el último año, en especial el impacto sufrido por la crisis de la COVID-19, Alicia Bárcena precisó que los países de la región tendrán que mantener un amplio gasto fiscal y políticas de estímulo para poder superar el fuerte impacto que dejó la pandemia.

La CEPAL destacó que la austeridad fiscal no es una respuesta adecuada para atender los retos que se enfrentan por la crisis sanitaria.

«Los esfuerzos nacionales deberán ir acompañados de una mayor movilización de recursos externos, a través del acceso a fuentes accesibles de financiamiento en condiciones favorables, tanto en los mercados internacionales como por parte de las instituciones financieras internacionales», señaló Bárcena.

Apuntó que las naciones tendrán que evitar el colapso de sus economías con políticas de estímulos a la demanda agregada, administrar las presiones que genera el choque externo sobre los sistemas cambiarios y monetarios, y gestionar adecuadamente los flujos de capitales para potenciar la efectividad de las políticas fiscal y monetaria.

Latinoamérica y el Caribe serán la región con una menor recuperación en 2021, de apenas el 3.7 %, tras una contracción récord en 2020 por la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, advirtió este viernes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se trata del pronóstico de crecimiento más bajo regional del mundo para 2021, después del hundimiento del 9.4% anticipado para este año.

«Latinoamérica ya era la que venía creciendo a una tasa más moderada», explicó Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, al presentar el informe regional.

Por ello, y dados los problemas «estructurales» de la región, como la falta de productividad, la baja inversión y problemas de regulación, la región seguirá estando a la cola el próximo año.

Latinoamérica concentra ya cerca del 25% de los casos de contagios confirmados Covid-19 en todo el mundo.

«La pandemia todavía se está expandiendo con rapidez, lo que indica que se necesitará que las medidas de distanciamiento social se mantengan en vigor por un mayor tiempo, lo que deprimirá la actividad económica en la segunda mitad de 2020 y dejará aún más cicatrices», agregó el economista.

Recordemos que el miércoles pasado, el FMI ajustó sus perspectivas para el conjunto regional de América Latina y el Caribe al pronosticar que su actividad económica se desplomará un 9.4% este año por el impacto de la pandemia del coronavirus. Indicó que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraigan un 9.1% y 10.5% respectivamente en 2020.

Werner aprovechó para recomendar cautela a los países de América Latina a la hora de reabrir sus economías y dejar a la ciencia y a los datos guiar el proceso de  reapertura de la región.

Respecto a las prioridades en las políticas de las autoridades, el  director explicó que la prioridad inmediata de los gobiernos consiste  en proteger las vidas de las personas. Dado el espacio fiscal  limitado de los países, Werner indica que los países deberán repensar los gastos e incrementar la eficiencia de los mismos a través de  «maneras creativas» para alcanzar a diferentes segmentos de la sociedad, especialmente en aquellos sitios en los que los niveles de informalidad son altos.

En cuanto a la política monetaria, el FMI aconsejó que los bancos centrales mantengan una política expansiva, dada la perspectiva de inflación moderada, las brechas en la producción y las altas tasas de desempleo. Así, el recorte en los tipos de interés y otras medidas proyectadas para mercados específicas deberían ser consideradas hasta donde sea posible para apoyar la actividad económica y asegurar el apropiado funcionamiento de los mercados financieros.

En ese sentido, apuntó que el Banco de México (Banxico) todavía tiene espacio suficiente para  seguir recortando los tipos de interés, los cuales se ubican  actualmente en el 5% después de haber sufrido cinco recortes consecutivos en lo que va del año.

Por otro lado, Werner ha asegurado que la relocalización de las cadenas de valor y los suministros tras la pandemia de Covid-19, que  comenzó en Asia y produjo una disrupción en dichas cadenas al localizarse buena parte de ellas en el continente, beneficiará a México por la búsqueda de la proximidad, sobre todo en el caso de compañías estadounidenses.

Apuntó la entrada en vigor del acuerdo de libre comercio entre  Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC), el cual dijo, se prevé favorezca la inversión en el país.

«La combinación de la entrada en vigor del T-MEC claramente debería beneficiar a México y que (las cadenas de producción) se reubiquen de otras latitudes a territorio mexicano es un fenómeno que va a ocurrir», dijo  Werner.

Sin embargo, advirtió que el T-MEC no va a compensar en los próximos dos años la pérdida de confianza e incertidumbre que está afectando la inversión en nuestro país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una caída del 10.5% de la economía en 2020. «Está muy pesimista», dijo el mandatario.

«Yo estoy muy optimista a partir de datos objetivos, datos reales, datos duros. Sostengo que nos vamos a recuperar pronto», sostuvo el mandatario en su conferencia matutina.

López Obrador recordó que se pronosticaba una caída del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, y «no fue así», sino que se quedó en el 1.4%.

AMLO reconoció que «el trimestre más difícil, sin duda, es este: abril, mayo y junio. Abril, mayo y junio»; en ese sentido, afirmó que en julio ya no va a haber pérdida de empleos.

Sobre la situación del empleo en el país, López Obrador recordó que en abril se perdieron 555,000 empleos, en mayo 340,000, y con eso dijo, «ya tocamos fondo». Adelantó que en lo que va de junio, se tienen datos preliminares de que se han perdido 85,000 empleos; incluso dijo que en junio ha habido días en que se han registrados nuevos empleos.

El mandatario estimó que para finales de mes, habrá una pérdida total de aproximadamente 130,000 puestos de
trabajo formales.

«Sigo sosteniendo que (el crecimiento) va a ser una V, ya hay elementos. No como algunos que dicen que va a ser una L», reiteró.

En sus ya singulares afirmaciones, AMLO dijo que México saldrá adelante, y dijo que si «estamos amargados, con odios, nos enfermamos. Eso no es bueno. Entre más estemos contentos, felices, alegres, nos va a ir muchísimo mejor. Hay un dicho que es muy certero: ‘Al mal tiempo buena cara'»

El presidente aprovechó para hablar de la candidatura de Jesús Seade, actual subsecretario para América del Norte a la dirección de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El mandatario insistió en que Seade es un experto en comercio internacional, por lo que reiteró su apoyo a la candidatura del subsecretario.

«Este organismo se fortalecería mucho con la dirección de Jesús Seade, ese es mi punto de vista», apuntó.

La pandemia de Covid-19 está ocasionando daños más profundos y extendidos a la actividad económica que lo previsto inicialmente, dijo este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI) al ajustar a la baja sus proyecciones sobre crecimiento económico.

El FMI detalló que su nueva proyección indica que el Producto Interno Bruto (PIB) global se contraerá 4.9% en 2020, lo que contrasta con el 3% que informó en abril pasado. Añadió que la recuperación en el 2021 será débil, ya que el crecimiento mundial se situaría en 5.4% en comparación con el avance de 5.8% estimado en el reporte anterior.

Aunque muchas economías han empezado a reactivarse, la institución dijo que las características singulares de las cuarentenas y el distanciamiento social han deteriorado la inversión y el consumo.

«Por lo tanto, existe un choque generalizado en la demanda agregada que incluye interrupciones en las cadenas de suministros provocadas por los confinamientos», dijo el FMI en su informe Perspectivas de la Economía Global de junio.

La actividad en Estados Unidos registrará un declive de 8% y la zona euro se contraerá 10.2%. China, donde las empresas empezaron a reabrir en abril, será la única gran economía que presentará un crecimiento positivo en 2020, que llegará al 1%.

Las economías de Latinoamérica, donde los contagios de Covid-19 siguen creciendo, sufrieron los mayores ajustes en las estimaciones del FMI. La actividad económica de América Latina y el Caribe se desplomará un 9.4% en 2020.

«En América Latina, donde la mayoría de los países aún luchan por contener infecciones, prevemos que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraigan un 9.1% y un 105%, respectivamente, en 2020», detallan los expertos.

En cuanto a nuestro país, detalla que la proyección se ve afectada debido, en gran parte, a sus lazos con Estados Unidos. En su informe previo, el organismo proyectaba una caída de 6.6% de la economía nacional.

México es así el país de América Latina con la previsión más negativa, así como una de las cinco naciones en el mundo que se espera tenga un mayor golpe a su economía.

Las perspectivas para el 2021 mejoran ligeramente para ambos países respecto a lo proyectado en abril pasado, ya que el FMI espera ahora que la economía brasileña avance un 3.6% y que la mexicana lo haga un 3.3%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que si bien la pandemia de Covid-19 está infligiendo enormes y crecientes costos humanos en todo el mundo, la crisis sanitaria también está repercutiendo gravemente en la actividad económica.

Como resultado de la pandemia, el FMI proyecta que la economía mundial sufra una brusca contracción del 3% en 2020, mucho peor que la registrada durante la crisis financiera de 2008–09.

Partiendo de un escenario en el que la pandemia se disipe en el segundo semestre de 2020 y que las medidas de contención pueden ser levantadas gradualmente, se proyecta que la economía mundial crezca 5.8% en 2021, conforme la actividad económica se normalice gracias al apoyo brindado por las políticas.

En el caso de México, proyectó una contracción de 6.6% este año, y un repunto en 2021 de 3.0%. Dicho escenario vislumbrado por el FMI sería el segundo peor de la historia para el país, solo por debajo de lo sucedido en 1995 cuando el PIB cayó en  6.9%.

El organismo internacional enfatizó que el pronóstico de crecimiento mundial está sujeto a una extrema incertidumbre. Dijo que las secuelas económicas dependen de factores cuyas interacciones son difíciles de predecir, como por ejemplo la trayectoria de la pandemia, la intensidad y eficacia de los esfuerzos de contención, el grado de las perturbaciones en la oferta, las repercusiones del endurecimiento drástico de las condiciones en los mercados financieros mundiales, variaciones de los patrones de gasto, cambios de comportamiento (como una renuencia de las personas a visitar centros comerciales y utilizar transporte público), efectos en la confianza y volatilidad de los precios de las materias primas.

Advirtió que para evitar un fatal desenlace, es crucial adoptar políticas eficaces.

«Las medidas necesarias para reducir el contagio y proteger vidas harán mella a corto plazo en la actividad económica, pero también deben ser consideradas como una inversión importante para la salud humana y económica a largo plazo», indicó el FMI.

Puntualizó que la prioridad inmediata es contener las secuelas del brote de Covid-19, sobre todo incrementando el gasto sanitario a fin de reforzar la capacidad y los recursos del sector de la salud mientras se adoptan medidas para reducir el contagio. Además señaló, las políticas económicas tendrán que amortiguar el impacto que la disminución de la actividad tendrá en las personas, las empresas y el sistema financiero; reducir los efectos persistentes y más permanentes derivados de la inevitable y fuerte desaceleración; y garantizar que la recuperación económica pueda empezar rápidamente una vez que se disipe la pandemia.

Indicó que las autoridades de cada gobierno tendrán que implementar importantes medidas focalizadas en los ámbitos fiscal, monetario y financiero para respaldar a los hogares y las empresas afectadas.

«Estas medidas ayudarán a preservar las relaciones económicas durante la paralización y son esenciales para permitir que la actividad se normalice gradualmente una vez que se disipe la pandemia y que se levanten las medidas de contención». Detalló que la respuesta fiscal en los países afectados ha sido rápida y considerable en muchas economías avanzadas como Alemania, Australia, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido; aunque también dijo, muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, han empezado a proporcionar o han anunciado importantes medidas de apoyo fiscal a favor de los sectores y trabajadores duramente afectados.

Finalizó indicando que será necesario reforzar las medidas fiscales si persisten las paralizaciones de la actividad económica, o si el repunte de la actividad cuando se levanten las restricciones es demasiado débil.

Para Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, el mundo se enfrenta a una crisis sin precedentes por la pandemia del Covid.19.

Aseguró que la aparición y propagación del nuevo coronavirus ha perturbado el orden social y económico a una velocidad fulgurante y a una escala que no ha visto jamás.

«El virus está causando una trágica pérdida de vidas, y el confinamiento necesario para combatirlo ha afectado a miles de millones de personas. Lo que era normal hace apenas unas semanas: ir a la escuela, ir al trabajo, estar con la familia y los amigos, es ahora un riesgo enorme», indicó Georgieva.

Al asegurar que confían en que se superará el desafío que representa la pandemia, dijo que llegó el momento para el cual se creó el FMI: «estamos aquí para desplegar la fuerza de la comunidad internacional, de manera que podamos ayudar a proteger a los más vulnerables y revitalizar la economía».

Dijo que las medidas que se adopten determinarán el ritmo y la fortaleza de la recuperación, mismas que se analizarán por lo 189 países miembros del FMI la próxima semana en las ya tradicionales «Reuniones de Primavera» que ahora se realizarán de manera virtual.

«El crecimiento mundial se tornará marcadamente negativo en 2020 (…) De hecho, anticipamos las peores secuelas económicas desde la Gran Depresión», enfatizó la Directora Gerente.

En ese sentido, dijo que hace tres meses, proyectaban un crecimiento positivo del ingreso per cápita en más de 160 de los países miembros del FMI; ahora con la pandemia, esperan que más de 170 países experimentarán un crecimiento negativo del ingreso per cápita para 2020, y añadió que las desalentadoras perspectivas conciernen tanto a las economías avanzadas como a las economías en desarrollo.

Explicó que las necesarias medidas de contención adoptadas para frenar la propagación del virus están afectando la economía mundial de una forma grave, especialmente a los sectores del comercio minorista, la hostelería, el transporte y el turismo.

Enfatizó que los países de mercados emergentes y de bajo ingreso como África, América Latina y gran parte de Asia, enfrentan un riesgo aún mayor, pues sus sistemas sanitarios son más débiles, muchos se enfrentan al desafío de luchar contra el virus en ciudades densamente pobladas y azotadas por la pobreza, donde el distanciamiento social difícilmente es una opción.

El FMI dijo que para lograr una recuperación, hay cuatro prioridades:

  • Continuar con las medidas de contención imprescindibles y respaldar los sistemas sanitarios.
  • Proteger a las personas y empresas afectadas con medidas fiscales y para el sector financiero que sean amplias, oportunas y focalizadas.
  • Reducir la tensión del sistema financiero y evitar el contagio.
  • Planificar la recuperación.

En ese sentido, dijo que el FMI tiene una capacidad de préstamo de 1 billón de dólares, recursos que se han puesto a disposición de los países miembros. Indicó que han recibido un número sin precedente de solicitudes de financiamiento de emergencia: de más de 90 países hasta ahora. 

La pandemia del coronavirus ha llevado a la economía mundial a una recesión, y serán necesarios fondos masivos para ayudar a las naciones en desarrollo, dijo este viernes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

«Está claro que hemos entrado en una recesión» que será peor que en 2009 después de la crisis financiera mundial, señaló la titular del FMI en una conferencia de prensa virtual.

Con la «parada repentina» de la actividad económica global, «nuestra estimación actual para las necesidades financieras generales de los mercados emergentes es de 2.5 billones de dólares», dijo.

Y advirtió que la estimación «está en el extremo inferior».

Los gobiernos en los mercados emergentes, que han sufrido un éxodo de capital de más de 83,000 millones de dólares en las últimas semanas, pueden cubrir gran parte de estas necesidades, pero claramente no tendrán recursos suficientes, especialmente porque muchos estaban fuertemente endeudados antes de la crisis.

Georgieva indicó que más de 80 países ya han solicitado ayuda de emergencia al FMI, la mayoría naciones de bajos ingresos.

Reconoció que en el FMI son consientes de que las propias reservas y recursos internos no serán suficientes para muchos países ante la emergencia que se vive, y agregó que el FMI apunta a reforzar su respuesta «para hacer más, hacerlo mejor, hacerlo más rápido que nunca».

Georgieva habló con periodistas después de una reunión virtual con el comité directivo del FMI, en la que solicitó oficialmente un aumento en los instrumentos de emergencia de rápido despliegue del Fondo, que actualmente están en un nivel de 50,000 millones de dólares.

La directora gerente del FMI saludó el paquete de cerca de 2 billones de dólares de estímulo económico de Estados Unidos, aprobado por el Senado y que hace unas horas aprobó la Cámara de Representantes. El presidente Donald Trump debe promulgarlo para que entre en vigor.

«Es absolutamente necesario proteger a la economía más grande del mundo de una caída abrupta de las actividades económicas», dijo.

La recesión mundial por la pandemia de Covid-19 podría ser peor que la que siguió a la crisis financiera de 2008 y requerirá una respuesta sin precedentes, advirtió este lunes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante una conferencia telefónica del G20.

Kristalina Georgieva pidió a las economías avanzadas brindar más apoyo a los países de bajos ingresos, que enfrentan una salida masiva de capital, y dijo que el FMI está «listo para desplegar toda (su) capacidad de préstamo de un billón de dólares».

En un comunicado, Georgieva dijo que advirtió a los ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 que dadas las detenciones masivas de actividad para frenar la propagación del virus, las perspectivas para el crecimiento global en 2020 «son negativas», y advirtió «una recesión al menos tan mala como durante la crisis financiera mundial o peor».

La economía mundial se contrajo un 0.6% en 2009 por la crisis de 2008, pero en ese momento los principales mercados emergentes, como China e India, estaban creciendo a un ritmo rápido.

En contraste, la pandemia de coronavirus está causando un desastre económico y humano en todo el mundo, y algunos analistas anticipan una contracción del 1.5%.

«Los costos humanos de la pandemia de coronavirus ya son inconmensurables y todos los países deben trabajar juntos para proteger a las personas y limitar el daño económico». Sin embargo, los mercados emergentes y los países de bajos ingresos enfrentan un desafío significativo y pueden necesitar apoyo financiero adicional e incluso alivio de la deuda, añadió Georgieva.

«Los inversores ya han eliminado 83,000 millones de dólares de los mercados emergentes desde el comienzo de la crisis, la mayor salida de capital jamás registrada», dijo.

Casi 80 de los 189 países miembros del FMI ya solicitaron asistencia financiera de emergencia al organismo multilateral para enfrentar el brote del nuevo coronavirus, señaló, sin precisar de qué países se trata.

A pesar de la gravedad de la situación, Georgieva dijo que el FMI espera una recuperación en 2021, para lo cual, dijo, es primordial priorizar la contención y fortalecer los sistemas de salud, en todas partes.

«El impacto económico es y será grave, pero cuanto más rápido se detenga el virus, más rápida y fuerte será la recuperación», afirmó.

En una declaración aparte, el Banco Mundial señaló a la conferencia del G20 que aprobó un paquete de ayuda inmediata de 14,000 millones de dólares para enfrentar el impacto del coronavirus.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) desestimó un pedido de ayuda de Venezuela de 5,000 millones de dólares para enfrentar el brote de coronavirus en el país, que atraviesa una aguda crisis económica en medio de cuestionamientos a la legitimidad del gobierno.

La institución multilateral con sede en Washington rechazó el pedido de financiamiento del presidente venezolano, Nicolás Maduro, dado a conocer la mañana de ayer, argumentando la controversia sobre la autoridad del mandatario.

«Desafortunadamente, el Fondo no está en condiciones de considerar esta solicitud», dijo un vocero del organismo. «El compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI. No hay claridad sobre el reconocimiento en este momento», agregó.

La legitimidad del Ejecutivo venezolano está en cuestión desde el 23 de enero de 2019, cuando el líder opositor, Juan Guaidó, se declaró presidente interino al considerar fraudulenta la reelección de Maduro en 2018.

Maduro, quien asumió un segundo mandato hasta 2025, sigue en el poder con apoyo interno de los militares y externo, en particular, de Rusia y China. Pero Guaidó ha sido reconocido por más de 50 países, incluido Estados Unidos, principal socio del FMI.

Por ahora, los 189 miembros del FMI no han adoptado una posición común sobre qué gobierno reconocen en Caracas.

Venezuela vive un colapso económico agudizado desde la llegada al poder de Maduro en 2013, que provocó la huida del país de casi cinco millones de personas, según la ONU.

El FMI ha dicho que está listo para ayudar al país tan pronto exista un gobierno reconocido y las autoridades legítimas hagan la solicitud.

La última ayuda financiera del Fondo a Venezuela se remonta a 2001. Y la última visita técnica, a 2004. En 2018 y 2019, el organismo hizo críticas a la opacidad de las cifras proporcionadas por el gobierno venezolano.

Maduro pidió ayuda al FMI en una carta dirigida a la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, divulgada este martes por el canciller Jorge Arreaza, en la que requiere «una facilidad de financiamiento por 5,000 millones de dólares del fondo de emergencia del Instrumento de Financiamiento Rápido».

Este mecanismo permite a todos los países miembros del FMI obtener asistencia financiera sin necesidad de tener un programa económico acordado con el organismo.

Esos fondos, escribió Maduro, «contribuirán significativamente para robustecer» los «sistemas de detección y respuesta» ante la pandemia del nuevo coronavirus, que deja casi 8,000 fallecidos en todo el mundo desde su surgimiento en China en diciembre.

Venezuela reportó hasta ahora 36 enfermos y ningún fallecido, pero la crítica situación económica del país y las carencias de su sistema de salud hacen temer un desastre sanitario.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, advirtió este miércoles que el impacto económico de la epidemia del nuevo coronavirus, Covid-19, en China será de corta duración en el mejor de los casos, aunque advirtió que llega en un momento frágil para la economía mundial.

Presionada por muchos otros riesgos, incluida la guerra comercial aún sin resolver entre Estados Unidos y China, la economía global no está en una buena posición como para lidiar con un impacto prolongado, dijo Georgieva en el blog del organismo.

«La verdad es que la incertidumbre se está convirtiendo en la nueva normalidad», señaló en un artículo titulado «Encontrar una base sólida para la economía global».

El nuevo coronavirus «es nuestra incertidumbre más apremiante (…) Es un claro recordatorio de cómo una recuperación frágil podría verse amenazada por eventos imprevistos».

Hasta la fecha, el virus surgido en China ha dejado 2,000 muertos y ha enfermado a al menos 74,000 personas, con otras 900 contagiadas y cinco muertos en una treintena de países. La crisis sanitaria ha generado interrupciones en el transporte y obligado a muchas empresas a cerrar sus puertas.

La empresa estadounidense Apple, que depende de la producción china, advirtió esta semana que esto limitará el suministro de sus teléfonos iPhone.

Georgieva repitió la opinión del FMI de que es probable que el nuevo coronavirus solo tenga un efecto a corto plazo, marcado por una fuerte disminución en el PIB de China seguido de una fuerte recuperación.

Pero advirtió que la situación podría empeorar, con consecuencias más graves para otros países a medida que el impacto se extienda.

«Un brote duradero y más severo provocaría una desaceleración del crecimiento más aguda y prolongada en China», escribió.

«Su impacto global se amplificaría a través de interrupciones más sustanciales de la cadena de suministro y una caída más persistente de la confianza de los inversores, especialmente si la epidemia se extiende más allá de China».

En más del coronavirus, China anunció que expulsará a tres periodistas del diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ), en represalia por el título, considerado racista, de un comentario editorial.

Pekín tomó muy mal el título «China es el verdadero hombre enfermo de Asia», publicado el 3 de febrero, frase derivada de una expresión considerada ofensiva y racista, que usaban para describir a China algunos occidentales en el siglo XIX.

Este miércoles el gobierno chino anunció el retiro de la acreditación, que obra además como visa, de los tres periodistas de este diario.

Les dio cinco días para salir del país, precisó el WSJ. Los periodistas afectados son el director adjunto de la corresponsalía en Pekín, Josh Chin, y la reportera Chao Deng, ambos de nacionalidad estadounidense, y el australiano Philip Wen.

Al anunciar la sanción, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, explicó que el diario no había presentado las disculpas solicitadas por Pekin por ese título considerado «discriminatorio por motivos raciales» y «sensacionalista».

«Nuestra intención no era ofender con ese título», reaccionó horas después del anuncio de la expulsión William Jones, director general del grupo Dow Jones, que publica el Wall Street Journal.

La mejora en las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos redujo incertidumbres, pero la abrupta caída de India puede ser un lastre para la economía mundial, dijo este lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI advirtió que los resultados económicos «dependen en gran medida de evitar una nueva escalada» de las tensiones entre Washington y Pekín.

En la actualización de su informe económico mundial de octubre (WEO), la entidad rebajó en una décima de punto, a 3.3%, su expectativa de crecimiento para este año y para 2021 la recortó un poco más, situándose en 3.4%.

En cuanto a la región de América Latina, se indicó que sigue creciendo poco, por lo que se rebajaron las proyecciones a 1.6% en 2020 y de 2.3% para 2020, por debajo del promedio mundial. No obstante Brasil, su mayor economía, mejoró y se espera que crezca 2.2% este año y 2..3% en 2021 tras revisarse al alza las estimaciones.

El FMI recortó el pronóstico regional por una rebaja de las expectativas de crecimiento de México para 2020 y 2021 y el mal desempeño de Chile atribuido a la agitación social desatada en octubre en ese país cuya economía era considerada ejemplar.

Para México, el recorte colocó la expectativa de 2020 en 1.0%, del 1.3% anteriormente proyectado. Para el 2021, ajustó en 1.6%, 0.3 puntos abajo de su anterior estimación.

Para el mundo, la relación entre China y Estados Unidos, las mayores economías globales, sigue perturbada por «disputas no resueltas» que continúan siendo un factor de problemas potenciales.

«El riesgo de una prolongación de un crecimiento económico global lento sigue siendo tangible a pesar de señales tentativas de estabilización», dice el informe. <2Errores de políticas en esta etapa podrían debilitar más a la de por si lábil economía mundial», advirtió el Fondo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó la semana pasada un acuerdo con China que relaja el conflicto comercial entre las potencias. No obstante, siguen vigentes aranceles a dos tercios de los productos que Estados Unidos importa de China.

La tregua condujo a mejorar el pronóstico de crecimiento del PIB de China a 6.0% en 2020, con una leve caída a 5.8% en el año siguiente. El informa enfatizó que la economía china ya estaba en desaceleración. Para Estados Unidos, el FMI recortó sólo en una décima, pasando a 1.6% su expectativa de crecimiento para 2020 y mantuvo esa misma tasa para el año que viene.

El panorama económico mejoró algo para la Unión Europea y el Gran Bretaña al aclararse también las perspectivas para el Brexit.

Respecto a su informe de octubre, el FMI recortó nuevamente la previsión de crecimiento esperado para India en 1.2 puntos porcentuales en este año y 0.9 puntos porcentuales para 2021. India ha sido uno de los países que creció más rápidamente y se convirtió en un factor clave para el crecimiento económico mundial cuando las economías avanzadas se expandían a tasas mucho más bajas.

Pero el FMI redujo las proyecciones debido a una caída mayor de la esperada EN la demanda interna y a crecientes presiones en el sistema financiero indio.