Tag

imágenes

Browsing

El virus SARS-CoV-2 pudo haber estado propagándose en China desde agosto del año pasado, sugiere una investigación de Harvard Medical School, en Estados Unidos.

Los resultados están basados en las búsquedas en internet de los distintos síntomas de la enfermedad Covid-19 y en imágenes satelitales de los estacionamientos de hospitales de la ciudad china de Wuhan, donde parece que se registró el primer brote; el análisis de estos estacionamientos ha dado pistas a los científicos de los patrones de viaje de los ciudadanos a los centros hospitalarios.

En el artículo, publicado en un repositorio de la propia Universidad de Harvard, los investigadores muestran tanto un aumento del tráfico en los estacionamientos de los hospitales como de las búsquedas en la red de los síntomas de la enfermedad, meses antes de diciembre de 2019, cuando se documentó el inicio de la pandemia.

«Aunque no podemos confirmar si el incremento del volumen estaba directamente relacionado con el nuevo virus, nuestra evidencia apoya otros recientes trabajos que demuestran que la emergencia ocurrió antes de que se identificara en el mercado de mariscos de Wuhan».

En este sentido, insisten, se observa «una tendencia al alza» en el tráfico hacia los centros hospitalarios y en el volumen de búsquedas en internet «a partir de finales del verano y principios del otoño de 2019».

Mientras que las búsquedas del síntoma respiratorio de la tos muestran fluctuaciones estacionales que coinciden con las temporadas anuales de gripe, la diarrea es un síntoma más específico del Covid-19 y sólo muestra una asociación con la epidemia actual, indican los autores en su escrito.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de científicos recogió 111 imágenes de satélite de Wuhan (múltiples sitios por imagen) desde el 9 de enero de 2018 hasta el 30 de abril de 2020.

Entre el período analizado hubo una tendencia general al alza de aumento de la ocupación de los hospitales; en concreto, a partir de agosto de 2019 se detectó un incremento en la ocupación de los estacionamientos, culminando con un pico en diciembre de ese año.

Si bien los hospitales tienen, tanto en otoño como en invierno, días de alto volumen relativo, entre septiembre y octubre, cinco de los seis hospitales analizados mostraron diariamente su mayor número de ocupación. Esto coincide además con los elevados niveles de consultas en el buscador chino Baidu de los términos «diarrea» y «tos».

Los autores también apuntan que se ve una gran disminución del volumen de ocupación de hospitales y de los datos de las consultas de búsqueda tras el cierre sanitario de Wuhan el 23 de enero de 2019.

Estos hallazgos corroboran asimismo la hipótesis de que el virus emergió de forma natural en el sur China, concluyen los autores.

Por su parte, Pekín calificó como «ridículo» el estudio publicado; científicos dijeron que la investigación no ofrecía pruebas convincentes sobre cuándo comenzó el brote.

Paul Digard, virólogo de la Universidad de Edimburgo, afirmó que el uso de búsquedas en internet e imágenes de satélite sobre tráfico en los hospitales para detectar brotes de enfermedades «es una idea interesante con alguna validez». No obstante, indicó que los datos son solo correlativos y, como destacaron los científicos de Harvard, no pueden identificar la causa.

«Es un trabajo interesante, pero no estoy seguro de que nos haga avanzar mucho», dijo Keith Neal, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Nottingham.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, afirmó que «creo que es ridículo, increíblemente ridículo, llegar a esta conclusión basado en observaciones superficiales como el volumen de tráfico».

Luego de más de 9 horas, el incendio que ha consumido gran parte de la catedral de Notre Dame en París, Francia, ha logrado controlarse, al grado de que gran parte de los bomberos que trabajan se han comenzado a retirar.

Autoridades indicaron que los trabajos de contención seguirán durante las próximas horas, para apagar cualquier llama que quede, y evitar que otras vuelvan a encenderse.

En redes sociales comenzaron a circular las primeras imágenes del interior de la catedral. Fue la periodista Nicole Cousins, quien compartió el material de la agencia Reuters.

En las imágenes se aprecia como quedaron diversas partes de la catedral. Una de ellas muestra la vista general desde la entrada de la catedral.

Se observan grandes columnas de humo en el atrio principal, así como que la cruz que se encontraba en el altar permaneció en su lugar pese al incendio.

En otra de las imágenes se puede ver como uno de los techos se quebraron debido al fuego que consumió la parte alta del inmueble.

Más de 500 bomberos colaboraron para sofocar el incendio que se originó desde las 18:50 horas, y que acabó con al menos dos tercios de la cubierta de la catedral; adicional provocó el desplome de la aguja del templo, la cual estaba echa de más de 500 toneladas de madera.

En su mensaje a medios, el presidente Emmanuel Macron dijo que lo pasó en la catedral era «evidentemente, un drama terrible». Informó que gracias al valor del personal que trabajó para contener el fuego, la fachada y las dos torres principales no se derrumbaron.

El presidente francés insistió que «Notre Dame de París es nuestra historia, nuestra literatura, nuestro imaginario, el lugar donde hemos vivido todos nuestros grandes momentos, nuestras epidemias, nuestras guerras, nuestras liberaciones. Es el epicentro de nuestra vida, es el punto de referencia de donde parten las distancias y de donde se mide desde París. Es tantos libros, tantas pinturas. Es una catedral que es la de todas las francesas y todos los franceses, hasta de los que nunca han venido».

Tras el retiro de la protección ecuatoriana a Julian Assange y su entrega a la justicia británica, comenzaron a conocerse más detalles sobre la larga y turbulenta estadía del cofundador de WikiLeaks en la embajada de Ecuador en Londres.

El gobierno del ex presidente Rafael Correa, quien no confiaba en las autoridades del Reino Unido, encargó la seguridad de la sede diplomática a una firma de seguridad española. Así, las imágenes captadas por las cámaras de UC Global, fueron publicadas por el periódico El País y muestran más detalles sobre el extravagante encierro de Assange.

Desde la Embajada ecuatoriana, el activista continuó dirigiendo su grupo de Internet, realizó conferencias de prensa ante cientos de admiradores desde un balcón, montaba su patineta en ropa interior por los pasillos de la sede diplomática y fue el anfitrión de un desfile de visitantes, incluidas Lady Gaga y Pamela Anderson, de quien se rumoraba era su novia y le llevaba sandwiches veganos.

En una carta escrita en el 2014 por Juan Falconí Puig, entonces embajador ecuatoriano en Londres, describía la incómoda situación de los funcionarios por la presencia y comportamiento de Assange. El asilo estuvo lejos de ser un dolor de cabeza únicamente político: también había temas de convivencia. Entre las principales preocupaciones de Falconí, según reportó el New York Times, destacaban la afición de Assange por montar una patineta y jugar fútbol con los visitantes. El skate, según Falconí, «dañaba pisos, paredes y puertas».

El embajador dijo que los juegos de fútbol habían destruido el mobiliario de la embajada. Cuando un agente de seguridad detuvo el juego y se llevó el balón, Assange «comenzó a temblar, a insultar y a empujar al agente», mientras reclamaba el balón y luego «se lo lanzó».

Además, entre 2012 y 2018, Ecuador gastó 6.2 millones de dólares en la seguridad y manutención de Assange, según la cancillería ecuatoriana. No solo se trataba de su alimentación o cuidados básicos: algunas operaciones requerían gastos excepcionales.

Cuando se dañó una cañería del baño, que Assange solía abrir durante sus conversaciones privadas para hacer ruido, y mitigar el temor a ser grabado, la embajada mandó a traer un plomero de confianza desde España en una misión diplomática de 4,000 euros, pues no quería contratar a cualquier persona bajo la sospecha de que la inteligencia británica no desaprovecharía la oportunidad de usar el ingreso de un plomero.

Otros testimonios de los empleados españoles de la firma de seguridad indican que Assange solía dar entrevistas vestido solo de la cintura para arriba, la parte que se veía en cámara. Para abajo, estaba en ropa interior.

Con un nuevo embajador, Ecuador le entregó nuevas reglas de convivencia que incluían una cláusula de anulación de asilo si las violaba. Assange demandó a Ecuador por vulnerar sus derechos, lo que empeoró aún más las relaciones. El recurso fue rechazado.

 

 

 

Con información de El País y AFP

Este jueves se dio a conocer la nueva portada de la revista ¡HOLA!, que en esta ocasión presenta a la protagonista de ROMA, Yalitza Aparicio.

Sin embargo lo que ha llamado la atención no ha sido la entrevista que concedió a la publicación, sino las imágenes que aparecen en ella.

A través de las redes sociales, los usuarios han acusado a la revista de haber aplicado un exceso de filtros a las imágenes de la oaxaqueña.

Circulan mensajes como “ahora Yalitza es blanca, delgada y con estilazo” o “No es Yalitza Aparicio así”. Afirman que se editaron las fotos a tal grado que el estilo de la también docente quedó en el olvido.

 

“Y de pronto ves que Yalitza es más blanca, más alta y más delgada!!!” se lee en otro de los mensajes en contra del retoque a las imágenes. Incluso algunos usuarios han recomendado a ¡HOLA! pedir consejo a la revista VOGUE sobre cómo tomar una fotografía.

“Creo que sí vemos más allá de todos los filtros y el Photoshop podemos lograr ver a Yalitza Aparicio, si es ella Verdad @holamexico?”, reclaman a la publicación.

 

Twitter Inc. dijo este lunes que comenzaría a poner una advertencia frente a las imágenes que muestran las cruces gamadas nazis (esvásticas) y otros elementos que determinen son imágenes de odio, y prohibirá su uso en cualquier foto de perfil en la red social.

 

El paso es uno de los muchos que Twitter dijo que tomaría como medidas enérgicas contra los nacionalistas blancos y otros grupos violentos y radicales, que se han vuelto inoportunos en un servicio que una vez tuvo una visión de absoluta libertad de expresión.

 

Twitter dijo en un comunicado que cerraría cuentas afiliadas a organizaciones no gubernamentales que promueven la violencia contra civiles, y prohibiría los nombres de usuarios que constituyan una amenaza violenta o insultos racistas.

 

Dijo que también eliminaría los tweets que invitan a actos de violencia o glorifican a las personas que los cometen.

 

Twitter, una compañía de San Francisco fundada en 2006, se había autodenominado como «el ala de la libertad de expresión» y trató de mantenerse al margen de las batallas entre los usuarios. Pero eso ha cambiado tras actos de hostigamiento a mujeres y minorías de Twitter, derivando en algunas expulsiones de la red, lo que limita su capacidad de expresión.

 

Un aumento en el nacionalismo blanco en los Estados Unidos también ha cambiado los estándares de la industria tecnológica. En agosto, las redes sociales comenzaron a eliminar a los nacionalistas blancos después de que cientos se reunieron en Charlottesville, Virginia, y uno de ellos fue acusado de asesinar a una mujer de 32 años al atropellarla con su automóvil.

 

En octubre, Twitter prometió endurecer las reglas sobre los casos de acoso sexual online, la intimidación y otras formas de mala conducta.

 

Los tweets aún pueden incluir imágenes de odio, pero los usuarios tendrán que hacer clic en una advertencia para verlos, dijo la compañía. Las imágenes de odio se prohibirán en las fotos de perfil y se restringirán aún más cuando lo exijan las leyes nacionales, tales como Alemania.

 

La esvástica Nazi fue el único ejemplo específico de una imagen perturbadora que Twitter dio, pero la compañía dijo que trataría de advertir sobre todos los símbolos históricamente asociados con grupos de odio o que muestran a las personas por debajo de la buena conducta.

 

Twitter aseguró que había decidido no categorizar la bandera de la Confederación de Estados Unidos como imagen de odio, citando su lugar en la historia.

 

La emergencia desatada por el sismo que afectó a México la tarde de este martes, es reportada a todo el mundo por medio de imágenes que muestran las labores de rescate que diversos grupos de auxilio y miles de voluntarios de la sociedad civil llevan a cabo de manera ininterrumpida entre los escombros de los edificios que colapsaron.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dan Gillmor está considerado el padre del periodismo participativo. Su famosa frase “mis lectores saben más que yo” viene a resumir el papel que en la sociedad de la información desempeñan los ciudadanos. La irrupción del periodismo 3.0, el que se nutre de las aportaciones de los usuarios, se hace especialmente visible en las noticias de gran impacto. Ayer, las primeras imágenes que se conocieron del brutal atentado en La Rambla de Barcelona procedían precisamente de teléfonos móviles de los viandantes. Un aluvión de vídeos domésticos inundó en pocos minutos las cadenas de televisión y páginas web de los diarios. Lo mismo ocurrió en los recientes ataques terroristas en Niza, Estocolmo o Berlín.

 

Desde la cadena BBC hasta el diario The Guardian, los grandes medios informativos británicos pidieron a los ciudadanos que enviaran vídeos y fotos sobre la cadena de atentados de Londres en 2005. La fusión entre los medios convencionales, por un lado, y los lectores-usuarios-ciudadanos, por otro, contribuyó a enriquecer la información del peor atentado ocurrido en Reino Unido.

 

La información, sin embargo, tiene sus límites. Las autoridades, tanto autonómicas como estatales, reclamaron ayer a los usuarios de redes sociales y a los medios que no difundieran imágenes de las víctimas mortales y de los heridos en el atentado de Barcelona. Con buen criterio, el Consejo Audiovisual de Cataluña recordó la conveniencia de evitar “la intrusión en la privacidad de las víctimas”, recomendó utilizar solamente imágenes y declaraciones expresamente autorizadas por las personas afectadas y sugirió pixelar instantáneas y vídeos para que las víctimas no sean identificadas.

 

El tratamiento periodístico de los atentados terroristas requiere cumplir determinadas normas deontológicas para no invadir la privacidad de las víctimas ni caer en coberturas excesivas o morbosas. No se trata de imponer la censura ni de alentar la autocensura. Se trata simplemente de sensibilidad y responsabilidad. No es de recibo que tuiteros, blogueros o usuarios de Internet irrumpan en el foro público con fotografías o vídeos lacerantes, como en más de una ocasión se ha podido comprobar.

 

En los especiales emitidos con motivo del primer aniversario de los atentados de marzo de 2004 en los trenes de Cercanías de Madrid, los medios se comprometieron a no difundir primeros planos de las víctimas. Atendían así la petición de respeto a la intimidad formulada por las asociaciones de afectados del 11-M y por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien solicitó a las televisiones que eludieran la reiterada difusión de escenas “demasiado crudas”.

 

Conjugar el deber de informar y el derecho de las víctimas a su privacidad es una de las ecuaciones más complejas en tiempos en los que las imágenes circulan a toda velocidad y sin frenos por las redes sociales. Solo el periodismo puede dirigir este frenético tráfico.

 

 

Texto publicado en El País por Rosario G. Gómez

Foto: Archivo APO