Tag

inflación

Browsing

El Banco de México  (Banxico) recortó este jueves su tasa de interés en 25 puntos base hasta dejarla en el 4% con el fin de proveer de liquidez a los mercados y tras dos últimos anuncios de política monetaria sin cambios.

La Junta de Gobierno del Banco de México tomó esta decisión por unanimidad tras analizar los riesgos para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros.

Esta resolución es la séptima rebaja de la tasa de interés desde que comenzó la contingencia sanitaria por la Covid-19 al país, ya que hasta marzo de 2020, cuando la pandemia de coronavirus empezó a tener graves efectos económicos para México, los tipos estaban en el 7%.

La tasa de referencia no se ubicaba por debajo de 4.25% desde junio de 2016.

Banxico destacó que «la actividad económica en México mejoró durante el cuarto trimestre a un ritmo ligeramente mayor al previsto, si bien permanece por debajo de los niveles previos a la pandemia, en un entorno incierto y con riesgos a la baja».

Indicó que las expectativas de la inflación general para el cierre de 2021 aumentaron ligeramente y las de mediano y largo plazo se mantuvieron estables en niveles superiores a la meta de 3%.

«La inflación general anual se redujo de 4.09% en octubre, su mayor nivel del 2020, a 3.54% en enero de 2021, mientras que la subyacente disminuyó de 3.98% a 3.84%», señaló.

El Banco de México pronosticó aumentos en la inflación general en el segundo trimestre de 2021, asociados principalmente a los efectos de la reducción en los precios de los energéticos del año pasado, y una trayectoria decreciente a partir del segundo semestre.

Precisó que la trayectoria de la inflación es incierta debido a «riesgos de corto y de mediano plazo».

Además, enfatizó que los bancos centrales de otros países «reiteraron su intención de mantener posturas monetarias acomodaticias por un periodo prolongado» y la buena reacción de los mercados financieros globales «ante la expectativa de un importante paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos».

Los precios al consumidor en México crecieron 0.86% en enero frente al mes anterior dejando la inflación anual en el 3.54%, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En el mismo mes del año anterior, los datos correspondientes reflejaron un avance en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de 0.48% mensual, con lo que la inflación quedó en un 3.24% a tasa anual.

La tasa a 12 meses fue superior al 3.15% registrado en diciembre pasado y al 3.24% a enero de 2020, según los datos del INEGI. El indicador se ubicó asimismo dentro del objetivo de inflación del Banco de México (Banxico), en torno del 3% anual.

«Impulsado por los precios de los energéticos, el índice nacional de precios al consumidor se incrementó 0.86% mes contra mes en enero 2021, la mayor alza desde 2017 para el primer mes del año», dijo en Twitter el presidente del INEGI, Julio A. Santaella.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó el 0.36% mensual y dejó la tasa anual en el 3.84%, señaló el INEGI en un comunicado.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.55% y los servicios crecieron un 0.14%, con una tasa anual del 5.41% y del 2.13%, respectivamente. En los no subyacentes, los agropecuarios se incrementaron 0.54% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno crecieron un 3.81%. De este modo, la partida de no subyacentes subió 2,40 % mes contra mes y un 2,63 % interanual.

El Índice de Precios de la Canasta de Consumo mínimo, conformado por 176 productos y servicios, marcó un aumento mensual del 1.17%, para quedar en un alza anual del 4.12%.

El INEGI también anunció que en enero el Índice de Precios al Productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 1.04% respecto del mes anterior, alcanzando una variación anual de 5.22%.

Recordemos que la inflación subió 0.38% en diciembre de 2020 frente al mes anterior, quedando la inflación anual en 3.15%. En 2019 la inflación anual fue del 2.83% y en 2018 los precios al consumidor se elevaron un 4.83%

Expertos del sector privado mejoraron su proyección de crecimiento del PIB para este 2021, según la encuesta mensual de enero hecha por el Banco de México (Banxico) entre especialistas del sector privado.

El crecimiento estimado es ligeramente superior al previsto en diciembre, cuando los especialistas calculaban un aumento del 3.54% de la economía para este año. La nueva proyección es del 3.74%.

El sector privado considera que la economía volverá a crecer en 2021 tras el desplome del 8.3% registrado en 2020 por la crisis del coronavirus, de acuerdo con datos preliminares del Instituto de Geografía y Estadística (Inegi).

El pronóstico de los especialistas del sector privado sigue alejado del presentado por el gobierno, que proyecta un aumento en el PIB del 4.6% para 2021.

Los analistas consultados en el estudio mejoraron también ligeramente sus previsiones para 2022, con un prónostico de crecimiento del 2.61%, por encima de la proyección previa del 2.59%.

Las respuestas a la encuesta se recogieron entre el 19 y el 28 de enero, un proceso en el que participaron 36 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado mexicano y extranjero.

El sondeo de Banxico también apunta una subida en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2021. Cuando acabe el año, los expertos consultados esperan que la inflación general se sitúe en el 3.65%, frente al 3.57% estimado hace un mes.

Para 2022, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en el 3.55%, una cifra ligeramente superior al 3.53% proyectado por los especialistas en diciembre.

Las previsiones para el tipo de cambio mejoraron frente al último mes, según el informe mensual. El sector privado calculó que la divisa mexicana cerrará el año intercambiándose en 20.18 unidades por dólar, mientras en la encuesta anterior la cotización proyectada era de 20.65.

El pronóstico también mejoró para el final de 2022: los analistas calculan ahora que el peso se intercambiará en 20.59 unidades por dólar, cuando en diciembre situaron la cotización en 21.07 pesos por unidad estadounidense.

Los especialistas consultados consideran que los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México, a nivel general, se asocian con las condiciones económicas internas (44%), la gobernanza (31%); y las finanzas públicas (12%). A nivel particular, los principales factores son: la debilidad en el mercado interno (19% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (16% de las respuestas); la incertidumbre política
interna (15% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (9% de las respuestas); y la política de gasto público (9% de las respuestas).

La inflación interanual de México se aceleró más de lo esperado durante la primera quincena de enero debido a un incremento en los precios de los energéticos y algunos alimentos, disminuyendo expectativas de una baja en la tasa de interés referencial en febrero.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó los datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) correspondientes a la primera mitad de enero, el cual presentó un aumento de 0.51% respecto a la quincena inmediata anterior, con lo que la inflación anual se colocó en 3.33%.

En el mismo periodo de 2020 las cifras fueron de 0.27 por ciento quincenal y de 3.18% anual. El dato contrasta con el 3.08% de la segunda quincena de diciembre.

La inflación subyacente interanual, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina algunos productos de alta volatilidad, registró un alza de 0.24% quincenal y de 3.83 por ciento anual.

Al interior del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías se incrementaron 0.39% y los de los servicios 0.06% quincenal.

En tanto, el índice de precios no subyacente subió 1.37% quincenal y 1.84% anual. Dentro de dicho índice, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.31% quincenal y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 2.17%.

Una encuesta publicada esta semana por Citibanamex anticipó que el Banco de México (Banxico) retomaría su ciclo de relajación monetaria y recortaría en febrero su tasa clave en 25 puntos base. Banxico mantuvo en diciembre su tasa de referencia en un 4.25% y dijo que la «pausa» en su ciclo de recortes brindaba el espacio para confirmar una trayectoria convergente de la inflación hacia su meta permanente del 3% +/- un punto porcentual.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 0.38% en diciembre, frente al mes previo y con ello la inflación anual se ubicó en 3.15%, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La inflación de 2020 es mayor a la registrada en 2019 que fue de 2.83%, y menor a la de 4.83% de 2018, indicó el Instituto.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general debido a que elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, como los agropecuarios, energéticos y tarifas del gobierno, avanzó 0.55% mensual y dejó la tasa anual en 3.80%.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías tuvieron un aumento mensual en diciembre de 0.77% y los servicios 0.30%, mes contra mes. En términos anuales, las mercancías subieron 5.52% y los servicios 1.95%.

«Apoyado en caídas de los precios de frutas y verduras, en diciembre 2020 el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un alza de 0,38 % mes contra mes, la menor para dicho mes en 8 años», apuntó Julio Santaella, presidente del Inegi. Precisó que la inflación anual alcanzó la menor tasa desde mayo 2020.

La tasa de los no subyacentes bajó 0.13% mensual en diciembre y alcanzó un incremento anual de 1.18%. Al interior del índice no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron un 3.96% en 2020, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno bajaron 0.81%.

Los datos presentados son cercanos a la meta del Banco de México (Banxico) de una inflación anual de 3% con un rango de más/menos un punto porcentual.

Por otro lado, el Inegi informó que durante diciembre de 2020, el Índice Nacional de Precios Productor (INPP) presentó un incremento de 0.27% mensual, con una tasa anual de 3.71%. Esto fue «impulsado principalmente por los precios de bienes y servicios de uso intermedio», indicó Santaella.

En el mismo mes de 2019 incrementó 0.45% mensual, mientras que aumentó 1% anual.

Por grupos de actividades económicas, los precios de las actividades primarias en 2020 aumentaron 7.44%, mientras que los de las secundarias crecieron 4.60% y los de las actividades terciarias 1.55% a tasa mensual.

Expertos del sector privado mejoraron el pronóstico de contracción del PIB para el cierre de 2020, ante la crisis económica que ha generado la pandemia del Covid-19.

De acuerdo a la encuesta correspondiente a diciembre hecha por el Banco de México (Banxico) entre especialistas del sector privado, la contracción de la economía mexicana se situará en 8.99%.

La caída estimada es ligeramente inferior a la prevista en noviembre, cuando los especialistas calculaban una caída del 9.10 % para este año, mientras en octubre las expectativas eran de un decrecimiento del 9.44%.

Según datos oficiales, tras el desplome de un 18.7% interanual de la economía en el segundo trimestre del año por la pandemia, el PIB rebotó un 12.1% el tercer trimestre, frente a los tres meses anteriores, gracias a la reactivación social y económica del país.

Los analistas consultados en el estudio mejoraron ligeramente sus previsiones para 2021, que ahora son de un crecimiento del 3.54%, por encima de la proyección previa del 3.29%.

Ese pronóstico sigue alejado del presentado por el gobierno federal, que proyecta un aumento en el PIB del 4.6% para el próximo año.

Dicha encuesta fue recabada por el Banco de México entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 8 y 13 de diciembre.

El sondeo de Banxico también reflejó una rebaja en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2020. Cuando acabe el año, los expertos consultados esperan que la inflación general se sitúe en el 3.38%, frente al 3.63% estimado hace un mes.

Para 2021, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en el 3.57%, una cifra ligeramente inferior al 3.61% proyectado por los especialistas en noviembre.

En cuanto al tipo de cambio de cambio, el sector privado calculó que el peso cerrará el año intercambiándose en 20.12 unidades por dólar, desde un 20.57 pesos por dólar de la encuesta anterior. El pronóstico también mejoró para 2021, ya que los analistas calculan que el peso se intercambiará en 20.65 unidades por dólar.

Sobre las cuestiones que los analistas consultados por el Banco de México mencionaron entre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos seis, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones económicas internas (46%), la gobernanza (26%), y las condiciones externas (15%).

A nivel particular, los principales factores son: la debilidad en el mercado interno (22% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (19% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (14% de las respuestas); la incertidumbre política interna (11% de las respuestas) los problemas de inseguridad pública (7% de las respuestas); y la política de gasto público (7% de las respuestas).

Los precios al consumidor crecieron 0.08% en noviembre frente al mes anterior, mientras que la inflación anual se ubicó en 3.33%, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mismo mes del año anterior, los datos correspondientes reflejaron un avance en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de 0.81% mensual, con lo que la inflación quedó en un 2.97% a tasa anual.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, retrocedió el 0.08% mensual y dejó la tasa anual en el 3.66%, señaló el Inegi.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías disminuyeron 0.31% y los servicios crecieron un 0.16%, con una tasa anual del 4.99% y del 2.22%, respectivamente.

En los no subyacentes, los agropecuarios cayeron un 0.40% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno crecieron un 1.32%.

De este modo, la partida de no subyacentes subió 0.56% mes contra mes y subió un 2.33% interanual.

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, marcó un aumento mensual del 0.63%, para quedar en un alza anual del 3.08%.

El Inegi también anunció que en noviembre el Índice de Precios al Productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación a la baja del 0.21% respecto del mes anterior, alcanzando una variación anual al alza de 3.91%.

Recordemos que el INPC subió 0.56% en diciembre de 2019 respecto al mes anterior y al cierre del año la inflación anual fue del 2.83%. La meta del Banco de México es del 3%.

Analistas del sector privado esperan que la economía nacional se contraiga un 9.10% al cierre de este año, una mejoría desde la estimación previamente que era del 9.44%, reveló este martes la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del Banco de México (Banxico).

Para 2021, también se realizó un ajuste, pasando de un 3.21 proyectado en octubre pasado, a un 3.29 en esta nueva edición correspondiente a noviembre.

Los especialistas consultados por el Banxico ajustaron a un 3.63%, desde un 3.92%, su expectativa para la inflación al cierre del 2020 y para 2021 la ajustaron a 3.61% desde el 3.60% proyectado en octubre.

Adicional, redujeron ligeramente a 20.57 la previsión del tipo de cambio, desde las 21.74 unidades estimadas el mes previo. Para 2021 el tipo de cambio sería de 21.20 pesos por dólar.

La media de las proyecciones fueron calculadas con base en las respuestas de 34 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, recibidas entre los días 18 y 27 de noviembre.

Los especialistas consultados consideraron que, a nivel general, los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México, se asocian con las condiciones económicas internas (46%), la gobernanza (25%); y las condiciones externas (20%).

A nivel particular, los principales factores son: la incertidumbre sobre la situación económica interna (21% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (19% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (17% de las respuestas); la incertidumbre política interna (11% de las respuestas); y la política de gasto pública (8% de las respuestas.

La inflación interanual se desaceleró en la primera quincena de noviembre más de lo que esperaba el mercado, para ubicarse en su nivel más bajo en cinco meses y adentrarse nuevamente en el rango de la meta del Banco de México (Banxico), reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Índice Nacional  de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de un 3.43%, por debajo del 4.09% de la segunda quincena de octubre.

Al interior del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías bajaron 0.30%, mientras que los precios de los servicios aumentaron 0.10% quincenal.

La desaceleración de la variable en su medición interanual estuvo ligada sobre todo a una disminución de precios en prendas de vestir y calzado, así como en los rubros de transporte y comunicaciones, según lo publicado por el INEGI.

El Banco de México, que tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual, hizo una pausa en su ciclo de política monetaria a inicios de noviembre y mantuvo su tasa en un 4.25%, argumentando que la inflación mantiene una trayectoria convergente hacia su meta.

En tanto, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación interanual del 3.68%, por debajo del 3.89% esperado por analistas.

En los primeros 15 días de noviembre, los precios al consumidor aumentaron apenas un 0.04%, mientras que el índice subyacente retrocedió un 0.11%.

Especialistas del sector privado revisaron su pronóstico de contracción del PIB para este 2020 ante la crisis de la COVID-19. La nueva proyección se sitúa en -9.82%

La caída proyectada es ligeramente inferior a la prevista en agosto, cuando los especialistas calculaban una caída del 9.97% de la economía para este año, mientras en julio las expectativas eran de un decrecimiento del 10.02%.

Los analistas consultados por el Banco de México (Banxico) aumentaron ligeramente sus previsiones para 2021, que ahora proyectan un crecimiento del 3.26%, superior a la previsión anterior que era del 3.01%.

Dicho pronóstico se encuentra lejos del presentado por el gobierno, que proyecta un aumento en el PIB del 4.6% para el próximo año.

El sondeo del banco central también reflejó un aumento en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2020. Los especialistas consultados esperan que la inflación general se sitúe en el 3.89%, frente al 3.82% estimado hace un mes.

Para 2021, esperan que la inflación general cierre en el 3.57%, cifra ligeramente inferior al 3.60% proyectado en julio pasado.

Para el tipo de cambio, proyectan que cierre el año en 22.14 pesos por dólar; en la encuesta anterior la cotización proyectada era de 22.61 unidades por billete. Para 2021 el tipo de cambio que proyectan es  22.33.

En relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses, los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones económicas internas (42% de las respuestas); la gobernanza (23%), y las condiciones externas (18%).

A nivel particular, los principales factores son la debilidad en el mercado interno (22% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (17%); la incertidumbre sobre la situación económica interna (14%); la política de gasto público (13%), y la incertidumbre política interna (12%).

La inflación se mantuvo en la primera quincena de septiembre por encima de la meta oficial del Banco de México (Banxico), lo que podría obligar a la entidad monetaria a desacelerar el ritmo de recortes a la tasa clave de interés.

El índice de precios al consumidor registró un alza de un 4.10%, comparado con el 4.11% de la segunda quincena de agosto, de acuerdo con cifras divulgadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Analistas anticipaban una inflación del 4.05%, según un sondeo de la agencia Reuters.

Banxico, que ha recortado la tasa clave en 375 puntos base desde agosto del año pasado hasta su nivel actual de un 4.5%, tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual.

Banxico recortaría nuevamente la tasa de interés de referencia en su anuncio de política monetaria este mismo jueves.

Tras cinco bajas seguidas de 50 puntos base (pb), en esta ocasión se prevé que la disminución sea de 25 pb ante el repunte de la inflación local.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación en su medición anual del 3.99%.

En los primeros 15 días de septiembre, los precios al consumidor aumentaron un 0.16%, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.17%.

Los precios al consumidor en México crecieron 0.39% en agosto frente al mes anterior, mientras que la inflación anual fue de 4.05%, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dato correspondiente a agosto es el más alto de los últimos 15 meses, es decir, desde mayo del año pasado, cuando tuvo una variación de 4.28%.

La inflación se encuentra por encima del rango objetivo del Banco de México (Banxico), que es del 3%, +/- un punto porcentual.

En el mismo mes del año anterior, los datos correspondientes reflejaron un leve retroceso en el índice nacional de precios al consumidor (IPC) de 0.02% mensual, con lo que la inflación quedó en un 3.16% a tasa anual.

Agosto fue el tercer mes de la llamada «nueva normalidad», lo que implica una reactivación económica en la mayor parte del país, con la gradual reapertura de industrias, restaurantes, hoteles y otras actividades turísticas en varias regiones del país.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, avanzó el 0.32% mensual y dejó la tasa anual en el 3.97%, precisó el Inegi.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.47% y los servicios crecieron un 0.15%, con una tasa anual del 5.36% y del 2.46%, respectivamente.

En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 0.63% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron un 0.44%.

De este modo, la partida de no subyacentes subió un 0.63% mes contra mes y un 4.30% interanual.

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, marcó un aumento mensual del 0.39%, para quedar en una caída anual de 0.02%.

El Inegi también anunció que en agosto el índice de precios al productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 0.52% respecto del mes anterior, por lo que alcanzó una variación anual al alza de 5.12%.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este lunes que durante la primera quincena de agosto de 2020, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento de 0.24% respecto a la quincena inmediata anterior.

En tanto, la inflación anual presentó un incremento de 3.99%

Así, la inflación interanual se aceleró a su mayor nivel en 14 meses, superando proyecciones de analistas, lo que advierten, podría obligar al Banco de México (Banxico) a ralentizar el ritmo de recortes a la tasa clave de interés.

Analistas anticipaban una inflación del 3.89%, según un sondeo realizado por la agencia Reuters.

Dicho dato de inflación se trata de su medición más alta desde la primera mitad de junio de 2019, cuando fue de un 4.0%, el límite máximo del rango meta del banco central.

Recordemos que a mediados de agosto, Banxico redujo la tasa de interés por décima ocasión consecutiva, a su actual nivel de un 4.5%, y anticipó que tomaría las acciones que se requirieran ante el golpe del coronavirus a la actividad productiva.

Su próximo aviso de política monetaria está programado para el 24 de septiembre.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, mostró un alza de 0.18 por ciento quincenal y de 3.93 por ciento anual; al mismo tiempo, el índice de precios no subyacente aumentó 0.43 por ciento quincenal y 4.18 por ciento anual.

Al interior del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías crecieron 0.26 por ciento y los de los servicios 0.09 por ciento quincenal.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios subieron 0.75 por ciento y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 0.19 por ciento quincenal.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este viernes que durante julio el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 0.66% respecto al mes inmediato anterior, por lo que la tasa de inflación interanual se ubicó en 3.62%.

En el mismo mes de 2019 las variaciones fueron de 0.38% mensual y de 3.78% anual.

Así, el INPC se volvió a ubicar un mes más dentro del objetivo inflacionario establecido por el Banco de México (Banxico) que fue del 3% +/- un punto porcentual. Además, dicha cifra representa el nivel más alto del indicador desde febrero pasado, cuando se ubicó en 3.7%.

El índice de precios subyacente aumentó 0.40% mensual y 3.85% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente se acrecentó 1.48% mensual y 2.92% anual.

Dentro del índice de precios subyacente, se tuvo un incremento a tasa mensual en los precios de las mercancías de 0.64% y en los servicios de 0.13%

Al interior del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios descendieron (-)0.03 por ciento mensual, en tanto que los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 2.70 por ciento.

El índice de precios de la canasta básica registró una variación mensual de 1.29% y anual de 4.42%. En el mismo mes de 2019 las cifras correspondientes fueron de 0.06% y de 2.93%, respectivamente.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) es un indicador económico que mide, a lo largo del tiempo, la variación promedio de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país.

Dichas variaciones de precios repercuten directamente en el poder adquisitivo y en el bienestar de los consumidores, razón por la cual el INPC es un indicador trascendente y de interés general para la sociedad en su conjunto.

El Banco de México (Banxico) publicó este lunes la encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado correspondiente a julio de 2020, en la que los encuestados ajustaron a la baja su previsión de crecimiento para la economía mexicana.

Los analistas consultados proyectaron una contracción de 10.02% para la economía en 2020, desde el 8.97% que habían anticipado en la encuesta anterior.

Y aunque los especialistas redujeron su perspectiva de crecimiento para este año, para 2021 anticiparon que el Producto Interno Bruto (PIB) pueda crecer en 2.88%, cifra mayor a la estimada el mes pasado, cuando proyectaron un repunte del 2.79%.

Para la inflación general correspondiente al cierre de 2020, los especialistas consultados disminuyeron en relación a la encuesta previa la probabilidad otorgada a los intervalos de 2.6 y 3.0% y de 3.1 a 3.5%, al tiempo que aumentaron la probabilidad asignada a los intervalos de 3.6 a 4.0% y de 4.1 a 4.5%, siendo el intervalo de 3.6 a 4.0% al que mayor probabilidad se otorgó en esta ocasión.

Así, los encuestados esperan que la inflación llegue a un nivel de 3.64% este año, por encima del 3.31% estimado en junio pasado.

Para el cierre de 2021, los analistas aumentaron con respecto a junio la probabilidad asignada al intervalo de 3.6 a 4.0%, en tanto que disminuyeron la probabilidad otorgada al intervalo de 3.1 a 3.5%, siendo este último intervalo al que mayor probabilidad se continuó asignando.

Se prevé que la inflación en 2021 llegue a un nivel de 3.56%, ligeramente mayor a lo expresado en la encuesta anterior que fue de 3.55%.

En cuanto al tipo de cambio, los analistas prevén que se cierre el año en 22.69 pesos por dólar, mientras que en 2021, estiman que el cierre sea de 22.68 pesos por dólar.

Al ser consultados sobre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses, los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones económicas internas (40%), la gobernanza (25%) y las condiciones externas (24%).

A nivel particular, los principales factores son la debilidad del mercado externo y la economía mundial (22% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (18% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (16% de las respuestas); la incertidumbre política interna (13% de las respuestas); y los problemas de inseguridad pública (8% de las respuestas).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer este jueves que en junio pasado, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 0.55% respecto al mes anterior, así como una inflación anual de 3.33%.

Así, se alcanzó el nivel más alto de la inflación desde febrero pasado, cuando se ubicó en 3.7%. Adicional, la inflación acumula tres meses continuos con avances.

En el mismo mes del año anterior, los datos correspondientes reflejaron un avance en el INPC de solo 0.06% mensual, con lo que la inflación quedó en un 3.95% a tasa anual.

Junio fue el primer mes de la llamada «nueva normalidad», e implicó una ligera reactivación económica en buena parte delpaís tras el coronavirus, especialmente a partir del día 15.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, avanzó 0.37% mensual y dejó la tasa anual en 3.71%.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.60% y los servicios crecieron un 0.11%, alcanzando una tasa anual del 4.69% y del 2.65%, respectivamente.

En los no subyacentes, los agropecuarios cayeron un 2.09% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron un 3.85%. De este modo, la partida de no subyacentes subió un 1.12% mes contra mes y creció un 2.16% interanual.

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, marcó un aumento mensual del 1.59%, para quedar en un alza anual de 3.14%.

El Inegi también anunció que en junio el Índice de Precios al Productor, excluyendo el petróleo, presentó una variación a la baja del 0.10% respecto del mes anterior, por lo que alcanzó una variación anual al alza de 2.67%.

La reactivación económica en México de junio llegó tras dos meses de suspensión de todas las actividades económicas no esenciales debido a la crisis del coronavirus, lo que tuvo un fuerte impacto en la producción y el consumo.