Tag

Kim Jong-un

Browsing

El líder norcoreano Kim Jong Un inauguró este viernes una fábrica de fertilizantes, en su primera aparición pública después de semanas de especulaciones sobre su salud, informó la agencia de prensa oficial KCNA este sábado.

«El dirigente supremo Kim Jong Un cortó la cinta en la inauguración de la planta de fertilizantes de fosfato de Sunchon», señala la KCNA. «Asistió a la ceremonia» y «todos los participantes gritaron ‘hurra'» cuando apareció, añadió.

Kim también visitó la planta y fue «informado sobre el proceso de producción», aseguró KCNA.

El líder norcoreano no había hecho ninguna aparición pública desde el 11 de abril, cuando presidió el politburó. Al día siguiente, los medios estatales afirmaron que estaba inspeccionando unos aviones de caza en una base militar.

Los interrogantes sobre la salud de Kim Jong Un se dispararon por su ausencia en las celebraciones del 15 de abril. Ese día es el más importante del calendario político norcoreano porque todo el país conmemora el nacimiento del fundador del régimen, Kim Il Sung, su abuelo.

El viernes, según KCNA, «el dirigente supremo dijo con profunda emoción que (su abuelo) Kim Il Sung y (su padre) Kim Jong Il, que trabajaron duro para resolver el problema de la alimentación para el pueblo, estarían extremadamente satisfechos si supieran que se construyó la planta moderna de fertilizantes de fosfato».

Las especulaciones sobre el estado de salud de Kim Jong Un surgieron el 21 de abril del Daily NK, un medio de comunicación digital dirigido principalmente por desertores norcoreanos.

Citando a fuentes no identificadas en el país, afirmó que Kim Jong Un, de unos 35 años, tuvo que someterse a un tratamiento urgente debido al tabaquismo, la obesidad y la fatiga.

La cadena CNN informó entonces que Estados Unidos estaba «monitoreando (informaciones de) inteligencia» según las cuales el líder norcoreano estaba en peligro de muerte después de una operación.

El asesor especial de seguridad nacional del presidente surcoreano Moon Jae-in restó importancia a estos rumores el 26 de abril, asegurando que Kim Jong Un estaba «vivo y sano».

Según este asesor, Moon Chung-in, el líder estaba en Wonsan, una localidad costera del este de Corea del Norte, desde el 13 de abril.

El estado de salud del líder norcoreano es un secreto de Estado muy bien guardado, en un país opaco y donde la libertad de prensa no existe.

En 2011 pasaron dos días después de la muerte de Kim Jong Il para que la noticia saliera del círculo muy cerrado de los dignatarios de Pyongyang. En 2014, su hijo y sucesor Kim Jong Un desapareció de la vida pública durante casi seis semanas y reapareció con un bastón.

El líder norcoreano Kim Jong Un está «vivo y bien» de salud, aseguró un importante asesor de seguridad del presidente de Corea de Sur, Moon Jae-in, minimizando así los rumores que en los últimos días han apuntado lo contrario.

«Nuestra posición en el gobierno es firme», dijo el asesor especial de Moon sobre seguridad nacional, Moon Chung-in, en una entrevista con la cadena CNN. «Kim Jong Un está vivo y bien», destacó.

El funcionario dijo que Kim se encontraba en Wonsan, una ciudad turística en el este del país, desde el 13 de abril. «Hasta el momento no se han detectado movimientos sospechosos», agregó.

Las conjeturas sobre la salud de Kim se han multiplicado desde su notable ausencia de las celebraciones del 15 de abril por el natalicio de su abuelo Kim Il Sung, el fundador de Corea del Norte, que se considera el día más importante en el calendario político del país.

Kim no ha hecho una aparición pública desde que presidió una reunión del Buró Político del Partido de los Trabajadores el 11 de abril, y al día siguiente los medios estatales informaron que había inspeccionado aviones de combate en una unidad de defensa aérea.

Su ausencia en las celebraciones del 15 de abril ha desatado una serie de rumores no confirmados sobre su estado de salud, incluso sobre su posible muerte, versiones descartadas ahora por funcionarios en Seúl.

«No tenemos nada que confirmar y hasta ahora no se ha detectado ningún movimiento especial dentro de Corea del Norte», señaló la oficina presidencial de Corea del Sur en un comunicado la semana pasada.

Daily NK, un medio de comunicación en línea dirigido principalmente por desertores norcoreanos, informó hace unos días que Kim se estaba recuperando después de someterse a un procedimiento cardiovascular a principios de este mes.

El pasado lunes, el periódico oficial Rodong Sinmun informó que Kim había enviado un mensaje de agradecimiento a los trabajadores del gigantesco proyecto de turismo costero Wonsan Kalma. Fue el último de una serie de informes en los últimos días de declaraciones emitidas o acciones tomadas en nombre de Kim, aunque ninguno llevaba fotos del dirigente.

Imágenes de satélite revisadas por 38North, un grupo de expertos con sede en los Estados Unidos, mostraron un tren que es aparentemente utilizado por Kim en una estación en Wonsan la semana pasada.

Las declaraciones surcoreanas tuvieron lugar justo dos años después de la primera cumbre entre Kim y Moon en la Zona Desmilitarizada que divide la península.

Además, coincidieron con que la prensa norcoreana reprodujera este lunes dos nuevos mensajes de Kim Jong Un, pero sin mostrar otras evidencias de que su estado de salud se encuentre estable y no en gravedad.

El primer mensaje reconoce el esfuerzo de los trabajadores que construyeron diversas instalaciones en la zona turística de Wonsan-Kalma, en la oriental provincia de Kangwon, informaron los medios estatales, el diario Rodong Sinmun y la emisora, Korean Central Broadcasting Station.

Horas después la Korean Central News Agency reprodujo el telegrama de Kim al presidente sudafricano Cyril Ramaphosa por la conmemoración del Día de la Libertad, citó la agencia surcoreana Yonhap.

La prensa internacional reporta que el líder norcoreano, Kim Jong Un, fue sometido a una operación quirúrgica debido a problemas cardiovasculares, lo que lo ha llevado a ausentarse en las últimas semanas, y dejar de participar en ceremonias importantes del país.

El 15 de abril Pyongyang conmemoró el aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il Sung, abuelo de Kim, y pese a ser la fecha más importante del calendario político anual, Kim no apareció según  consta en las fotografías difundidas por la prensa oficial.

Daily NK, un medio de comunicación digital dirigido principalmente por desertores norcoreanos, afirma que Kim fue operado en abril pasado por problemas cardiovasculares y está convaleciente en una mansión de la provincia de Phyongan del Norte.

«El tabaquismo excesivo, la obesidad y la fatiga motivaron el tratamiento cardiovascular urgente al que fue sometido Kim», afirma el medio, citando una fuente norcoreana no identificada.

Por si parte CNN informa que Washington está estudiando información según la cual Kim Jong Un está «en grave peligro después de una operación quirúrgica».

Por su parte la presidencia surcoreana indicó que en un comunicado que «no tenemos nada que confirmar y no se ha detectado ningún movimiento en particular en Corea del Norte». Algunos altos cargos surcoreanos ponen en duda la credibilidad de la información de Daily NK.

La agencia de prensa surcoreana Yonhap consideró, citando declaraciones de un alto responsable surcoreano que no quiso revelar su identidad, que las informaciones que apuntan que Kim está gravemente enfermo «no son ciertas».

La última aparición pública de Kim fue el 11 de abril, cuando presidió una reunión de la oficina política del partido durante la cual había pedido medidas más severas para luchar contra el nuevo coronavirus. Pyongyang, que cerró sus fronteras y aplicó restricciones a la población, afirma que no ha registrado ningún caso de Covid-19.

Analistas indican que no es la primera vez que la ausencia de Kim despierta especulaciones. En 2014, no fue visto durante seis semanas y posteriormente reapareció con un bastón. Los servicios de inteligencia surcoreanos citados por la agencia Yonhap afirmaron en aquel momento que fue operado para extirparle un quiste en un tobillo.

«Nadie sabe qué pasa en Corea del Norte», resume Martyn Williams, del instituto 38 North, consagrado a analizar los movimientos políticos de ese país. «Kim Jong Il (padre del actual dirigente) murió varios días antes de que fuera anunciado oficialmente y tomó a todo el mundo por sorpresa», recordó.

«Kim Jong Un ha sido declarado ‘desaparecido’, pero siempre reapareció. Aunque es verdad que su ausencia esta semana es más que notable», admitió.

La cobertura de la actualidad norcoreana es muy complicada, especialmente cuando se trata de la vida privada de Kim, que es uno de los secretos mejor guardados del régimen.

China, respaldo diplomático y principal suministrador de bienes a Corea del Norte, tampoco quiso ahondar en el tema.

Corea del Norte amenazó este jueves con reanudar sus insultos al presidente estadounidense Donald Trump y llamarlo «viejo loco» si sigue provocando a Pyongyang con sus declaraciones.

La vicecanciller Choe Son Hui lo dijo así días después de que Trump habló de una posible opción militar hacia el norte y volvió a referirse al líder Kim Jong Un como el «hombre cohete».

Las perspectivas de reanudar la diplomacia nuclear entre los dos países empiezan a disiparse. Corea del Norte ha insinuado últimamente que levantará su alto a los ensayos nucleares y con misiles de largo alcance si el gobierno de Trump no le hace concesiones significativas antes de fin de año.

Choe dijo que las declaraciones de Trump «incitaron las oleadas de odio de nuestro pueblo hacia Estados Unidos» porque revelaron «falta de cortesía al aludir al liderazgo supremo de dignidad» de Corea del Norte.

Dijo que Corea del Norte responderá con expresiones igualmente duras si Trump vuelve a usar frases similares y demuestra que está provocando intencionalmente a Corea del Norte.

«Si cualquier lenguaje y expresiones que alimentan la atmósfera de confrontación se vuelven a usar a propósito en un momento tan crucial como el actual, eso se debe diagnosticar como la recaída en la chochez de un viejo loco», dijo Choe.

Trump dijo el martes en Londres que su relación con Kim era «realmente buena», pero le reclamó que debería cumplir su promesa de desnuclearizar. Añadió: «tenemos las fuerzas armadas más poderosas que hayamos tenido jamás y somos de lejos el país más poderoso del mundo y esperamos no tener que usarlas, pero si es necesario, las usaremos».

También dijo que a Kim «le gusta lanzar cohetes, ¿no? Por eso lo llamo el `hombre cohete».

En 2017, Trump y Kim intercambiaron amenazas de destrucción cuando Corea del Norte realizó con gran repercusión varios ensayos misilísticos con vistas a adquirir la capacidad de lanzar ataques nucleares al territorio continental estadounidense. Trump dijo que descargaría «fuego y furia» sobre Corea del Norte y llamó desdeñosamente a Kim «hombrecito cohete». Kim puso en duda el sano juicio de Trump y dijo que «domaría con fuego al viejo loco estadounidense mentalmente trastornado».

Corea del Norte anunció el martes que mantendrá reuniones de trabajo sobre temas nucleares con Estados Unidos el próximo sábado, lo cual confirmaría la reanudación de las negociaciones después del fracaso de la cumbre de Hanói en febrero pasado.

Las dos partes acordaron mantener una reunión de «contacto preliminar» el 4 de octubre y negociaciones de trabajo el día después, dijo la viceministra de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Choe Son Hui, en un comunicado difundido por la agencia de prensa oficial KCNA.

«Mi deseo es que estas reuniones de trabajo impulsen la positiva evolución de las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos», dijo la responsable.

El anuncio de Corea del Norte fue confirmado por el gobierno de los Estados Unidos poco después.

«Puedo confirmar que oficiales de Estados Unidos y de Corea del Norte planean reunirse la semana que viene», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, sin dar mayores detalles.

Las negociaciones entre Pyongyang y Washington se encuentran en un punto muerto desde la segunda cumbre, en febrero en Hanói, entre el dirigente norcoreano Kim Jong Un, y el presidente Donald Trump.

Los dos dirigentes se reunieron de nuevo brevemente en junio en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas y acordaron reanudar el diálogo sobre el apartado nuclear.

Sin embargo, estas discusiones no se reanudaron hasta ahora. Pyongyang no ocultó su decepción ante la negativa estadounidense de anular sus maniobras militares con Seúl. Las relaciones sí mejoraron cuando el exconsejero para la Seguridad de Trump, John Bolton, conocido por su tono duro hacia Corea del Norte, salió del gobierno.

Donald Trump volvió a hacer historia luego de que este domingo se convirtiera en el primer presidente de los Estados Unidos en pisar suelo norcoreano, al reunirse con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, para reactivar las negociaciones sobre el programa nuclear.

Más de un año después de su primera cumbre en Singapur, los dos dirigentes se reunieron de nuevo, esta vez en la emblemática Zona Desmilitarizada (DMZ), que separa las dos Coreas desde el final de la guerra de Corea.

Acompañado por el líder de Pyongyang, el magnate estadounidense cruzó la línea de demarcación que materializa la frontera y dio varios pasos en territorio norcoreano, para luego dar media vuelta. Ambos posaron luego para los fotógrafos detrás de la línea de demarcación, en el pueblo de Panmunjom, donde fue firmado el armisticio de 1953.

«Es un gran día para el mundo», dijo el republicano, afirmando sentirse «orgulloso de haber cruzado esa línea». Por su parte, Kim Jong-un dijo esperar «superar los obstáculos» gracias a su «maravillosa» relación con Trump.

«El hecho que los dos países, a pesar de una larga relación de hostilidades, puedan estrecharse las manos por la paz en un lugar que simboliza la división (…) demuestra que el presente es mejor que el pasado», destacó Kim Jong-un.

El líder norcoreano ya había cruzzado la frontera hacia el Sur el año pasado para su primera cumbre en la DMZ con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Trump aprovechó para informar que invitó a su homólogo norcoreano a Estados Unidos, aunque no precisó la fecha. «Esto se hará en algún momento», dijo.

Kim Jong Nam, el hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-n, que fue asesinado en Malasia en 2017, había sido informante de la CIA, reveló este lunes el diario estadounidense The Wall Street Journal.

El diario citó a una persona anónima «con conocimiento del asunto» y dijo que muchos detalles de la relación de Kim Jong Nam con la agencia estadounidense no estaban claros. El diario citó a la persona diciendo que «hubo un nexo» entre la CIA y Kim Jong Nam.

«Varios ex funcionarios estadounidenses dijeron que era poco probable que el hermanastro, que había vivido fuera de Corea del Norte durante muchos años y que no tenía una base de poder conocida en Pyongyang, pudiera proporcionar detalles sobre el funcionamiento interno del país», relató el Journal.

Sin embargo, los ex funcionarios también dijeron que Kim Jong Nam había estado casi seguramente en contacto con los servicios de seguridad de otros países, particularmente de China, agregó.

Funcionarios de Corea del Sur y Estados Unidos dijeron que autoridades norcoreanas habían ordenado el asesinato de Kim Jong Nam, que había sido crítico con el gobierno dinástico de su familia. Pyongyang ha negado dicha acusación.

En febrero de 2017, dos mujeres fueron acusadas de envenenar a Kim Jong Nam al pasarle por la cara VX líquido, un arma química prohibida, en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Malasia liberó a la vietnamita Doan Thi Huong en mayo y a la indonesia Siti Aisyah en marzo.

Según el WSJ, la fuente dijo que Kim Jong Nam había viajado a Malasia en febrero de 2017 para reunirse con su contacto de la CIA, aunque tal vez no haya sido el único propósito del viaje.

El periódico surcoreano Chosun Ilbo reveló este viernes que Kim Hyok Chol, enviado especial de Corea del Norte a Estados Unidos, fue ejecutado por el régimen norcoreano después de que Kim Jong-un y Donald Trump no llegaran a un acuerdo en la cumbre que se celebró en febrero pasado en Hanoi.

Al respecto, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que su país está revisando los informes sobre el ejecutamiento de Kim Hyok Chol, representante especial de la Comisión de Asuntos Estatales de Corea del Norte, y quien lideró las negociaciones con el representante especial de Estados Unidos, Stephen Biegun.

Se señala que el funcionario fue quien estuvo a cargo de las conversaciones a nivel práctico con sus homólogos estadounidenses.

“Hemos visto el informe… estamos haciendo todo lo posible para comprobarlo”, dijo Pompeo en conferencia de prensa desde Berlín, Alemania.

Según lo relatado por el periódico, Kim Hyok Chol habría sido ejecutado en marzo pasado en el aeropuerto Mirim en Pyongyang, acusado de “ser reclutado por los imperialistas estadounidenses y traicionar al líder supremo”.

Hasta ahora no hay más fuentes que confirmen la información, y el gobierno norcoreano no ha hecho declaraciones al respecto.

El líder norcoreano Kim Jong-un invitó al presidente ruso, Vladimir Putin, a visitar Corea del Norte y la oferta fue «aceptada», informó este viernes la prensa estatal de Pyongyang.

Durante la cumbre celebrada en Vladivostok, el líder norcoreano sugirió a Putin visitar su país «en el momento oportuno». Kim calificó el encuentro con el presidente ruso como «abierto y amistoso».

«Acabamos de tener un intercambio de opiniones muy sustancial», dijo Kim tras recordar los vínculos históricos entre Rusia y Corea del Norte.

Por su parte Putin aseguró que la desnuclearización de la península coreana «es posible», pero que Pionyang exige a cambio garantías de seguridad.

«Es posible… Corea del Norte necesita garantías de seguridad. Eso es todo», dijo Putin en rueda de prensa. Sobre el tema, Kim agregó que la paz en la península norcoreana dependía de Estados Unidos.

Al tocar el tema de los Estados Unidos, en sus declaraciones a la prensa, Kim Jong-un afirmó que considera que el gobierno de Donald Trump actuó con «mala fe» durante la cumbre que sostuvo con el republicano en Hanói el pasado mes de febrero, poniendo en un «punto crítico» la situación en la península.

Y es que recordemos que la semana pasada, el régimen norcoreano lanzó una advertencia al gobierno de los Estado Unidos, específicamente contra Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, al pedir que no participe más en las negociaciones entre ambos países.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se reunirá con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, el próximo 25 de abril en la ciudad rusa de Vladivostok, anunció este martes el asistente del presidente ruso, Yuri Ushakov.

Será el primer encuentro entre ambos mandatarios y la primera visita al extranjero del presidente del Consejo de Estado norcoreano, el máximo órgano rector de ese país, después de su reelección en ese puesto.

El tema central de las conversaciones entre ambos líderes será una solución pacífica al problema nuclear de la península de Corea, según ha declarado Ushakov.

«Por supuesto, las conversaciones se centrarán en una solución política y diplomática al problema nuclear de la península de Corea», afirmó el asistente de Putin.

Asimismo, Ushakov aseguró que esta visita se considera «un evento clave en los últimos años» que será importante «para facilitar la resolución política y diplomática de los problemas de la península de Corea y garantizar la seguridad del noreste de Asia en general».

Previamente, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, anunció el inicio de «la fase final» de la preparación del encuentro entre Putin y Kim.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, visitará Rusia este mes, anunció hoy el Kremlin, para reunirse con el presidente ruso Valdimir Putin, quien tendrá la oportunidad de surgir como intermediario en las largamente estancadas conversaciones nucleares y elevar el perfil de Rusia en asuntos regionales.

Kim visitará Rusia «en la segunda mitad de abril» a invitación de Putin, según el breve comunicado del Kremlin, que no dio más detalles.

Los medios rusos han recogido rumores en los últimos días sobre la que sería la primera reunión entre los dos mandatarios.

Putin tiene previsto viajar a China este mes y algunos medios señalaron que podría reunirse con Kim en Vladivostok, una ciudad portuaria en el extremo oriental del país, cerca de la frontera con Corea del Norte.

Kim dijo la semana pasada que está abierto a una tercera cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump, pero dio a Washington como plazo el fin de año para ofrecer términos mutuamente aceptables para que Pyongyang acceda a ceder sus instalaciones, armas y misiles nucleares.

El líder norcoreano culpó del colapso de la cumbre de febrero con Trump a lo que describe como exigencias unilaterales por parte de Estados Unidos.

Rusia participó en las conversaciones entre seis países lideradas por los chinos y cuyo objetivo fue persuadir a Corea del Norte a abandonar sus programas nucleares a cambio de garantías de asistencia y seguridad. Sin embargo, Corea del Norte se retiró de esas conversaciones en 2009.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, se reunieron por segunda ocasión este miércoles.

Ambos líderes se saludaron de mano y posaron frente a las banderas de sus países mientras sonreían ante los fotógrafos. Trump dijo que esperaba que fuera una cumbre “muy exitosa”.

En tanto que, Kim afirmó: “hemos superado todos los obstáculos y hoy estamos aquí”.

En respuesta, Trump dijo: “es un honor estar con el presidente Kim, es un honor que estemos juntos en Vietnam. Es grandioso estar con usted, tuvimos una primera cumbre muy exitosa”, añadió. “Algunos querían que fuera más rápido, pero estoy muy feliz de cómo está ocurriendo”.

Trump aseguró que la relación entre ambos líderes es “realmente muy buena”.

El presidente estadounidense pasó la noche en Hanoi preparándose para dos días de conversaciones con Kim. Antes de su primer saludo este miércoles, Trump se reunió con funcionarios vietnamitas, que son los anfitriones de la sesión y quieren presentar su capital como una ciudad de paz.

Después de reunirse con Kim en el hotel colonial francés Metropole Hotel, ambos líderes asistirán a una pequeña cena, anunciada por la Casa Blanca como un encuentro social. Trump estará acompañado por el secretario de Estado Mike Pompeo y por el secretario de la Casa Blanca interino Mick Mulvaney.

El presidente estadounidense Donald Trump se reunirá por segunda ocasión con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, en una cumbre que en esta ocasión se celebrará en Hanoi, Vietnam, del 27 al 28 de febrero de este año.

El anuncio de la reunión lo hizo Donald Trump a través de sus redes sociales, en donde destacó que se impulsará la paz entre ambas naciones.

“Mis representantes acaban de dejar Corea del Norte después de una reunión muy productiva y han acordado un lugar y fecha para una segunda cumbre con Kim Jong-Un”.

“Tendrá lugar en Hanoi, Vietnam, el 27 y 28 de Febrero. Deseo reunirme con el Presidente Kim y avanzar la causa de la paz”, dijo el mandatario.

Trump adelantó que se llevaría a cabo esta reunión con el líder norcoreano en su informe “Del Estado de la Unión”, el pasado martes.

A principios de la siguiente semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciará la hora y el lugar de su segunda cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Trump señaló a la prensa este jueves que ambas partes ya acordaron el lugar y la fecha de la cumbre, que la Casa Blanca dijo anteriormente que se llevaría a cabo a fines de febrero.

El calendario de Trump para anunciar detalles sobre la cumbre nuclear coincide con su Discurso del Estado de la Unión, que ofrecerá el martes. La administración exige a Corea del Norte que ponga término a sus programas de misiles nucleares y balísticos.

Funcionarios estadounidenses declararon a Bloomberg a principios de este mes que planean celebrar la cumbre en Vietnam.

Es probable que la cumbre se lleve a cabo en la capital, Hanoi, pero las ciudades de Danang, lugar de la reunión de Cooperación Económica Asia-Pacífico de 2017, y Ho Chi Minh en el sur del país también han sido consideradas, informaron fuentes cercanas al tema.

El presidente Donald Trump realizará una segunda cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, a fines de febrero, informó este viernes La Casa Blanca.

Se detalló que uno de los objetivos de la reunión, será persuadir a Pyongyang para que abandone su programa nuclear.

El anuncio se conoció después de que Trump se reunió con el líder de inteligencia norcoreana, Kim Yong-chol, quien previamente mantuvo un encuentro a puerta cerrada en un hotel con el secretario de Estado, Mike Pompeo.

La vocera de La Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que Trump se reunió durante 90 minutos con Kim Yong Chol para hablar sobre la desnuclearización y una segunda cumbre. Adelantó que el presidente estadounidense espera reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en un lugar que se anunciará más adelante.

Recordemos que Trump se reunió por primera vez con Kim en junio en Singapur y alcanzó un vago acuerdo de desnuclearización, pero desde entonces se han logrado pocos avances tangibles. Hasta el momento, no se han divulgado públicamente detalles sobre cómo podría ocurrir la cancelación del programa nuclear norcoreano.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunirá este domingo con el líder norcoreano Kim Jong-un para impulsar los esfuerzos de desnuclearización, así lo informó el Departamento de Estado.

El anuncio del encuentro se produjo horas después de que Corea del Norte planteara el estancamiento de las negociaciones y dijera que no renunciaría a sus armas nucleares a cambio de un tratado de paz.

Pompeo, que está tratando de organizar una nueva cumbre entre Kim y Donald Trump, también viajará a los países aliados de Washington, Japón y Corea del Sur, así como al principal aliado de Corea del Norte, China, confirmó la portavoz Heather Nauert.

Será el cuarto viaje que Pompeo haga a territorio del viejo enemigo estadounidense, con el fin de lograr un acuerdo para poner fin a los programas de misiles balísticos y nucleares de Corea del Norte.

«Creo que muestra un impulso que está plasmándose en su cuarto viaje», dijo Nauert a los periodistas. «Todos reconocen que hay un camino por recorrer», declaró, pero agregó: «Nos sentimos lo suficientemente seguros como para tomar un avión para continuar estas negociaciones».

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO