Tag

migrantes

Browsing

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, comenzará a devolver a los solicitantes de asilo a México a través del restablecimiento de un programa de la era de Donald Trump conocido como «Quédate en México», informó el sitio Axios este miércoles.

Pese a que las devoluciones comenzarán la próxima semana, la administración Biden les ofrecerá la opción de recibir una vacuna contra el COVID-19.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Instituto Nacional de Migración de México (INM) no se han pronunciado al respecto.

Recordemos que a finales de octubre, un memorando del Departamento de Seguridad Nacional mostró que el gobierno había hecho un nuevo intento de poner fin al programa de inmigración iniciado bajo el entonces presidente Trump, que obligó a los solicitantes de asilo a esperar en México para las audiencias en los tribunales estadounidenses.

La administración Biden puso fin por primera vez al programa conocido formalmente como los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), a principios de este año. Pero un juez federal ordenó al gobierno que lo reiniciara, diciendo que la administración no había seguido el procedimiento reglamentario adecuado. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó en agosto una apelación del gobierno del fallo del tribunal inferior.

Funcionarios dijeron a fines de octubre que la administración continuaría tomando medidas para reiniciar el programa a mediados de noviembre, para cumplir con la decisión del juez.

De cara a la reunión que sostendrán el próximo jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que ningún mandatario estadounidense ha tenido un compromiso tan profundo con los migrantes como Joe Biden.

«Ningún presidente ha hecho un compromiso más profundo en beneficio de los migrantes que el presidente Biden, él se comprometió a regularizar la situación de 11 millones de migrantes, nosotros vemos muy bien esa decisión», manifestó López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Recordemos que el presidente viajará el próximo jueves a Washington, donde participará en la Cumbre de Líderes de América del Norte junto a Biden y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

En su viaje a Nueva York la semana pasada, el mandatario ya había adelantado que pediría Biden que «no se maltrate a los migrantes mexicanos» y que se cumpliera el compromiso de regularizar la situación de los mexicanos que viven y trabajan en Estados Unidos.

El presidente consideró que «merecen justicia» los cerca de 38 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, de los que aproximadamente 5 millones son indocumentados.

Por ello, manifestó el apoyo el gobierno de México a la reforma migratoria que se espera presente el presidente Biden para regular a los casi 11 millones de inmigrantes sin papeles que viven en Estados Unidos.

Adelantó que «si el presidente Biden presenta la iniciativa para la regularización de los 11 millones de migrantes, nosotros vamos a estar atentos, pendientes, dándole seguimiento, tomando nota de la postura que asuman los legisladores de un partido u otro».

López Obrador avisó que desde México señalará a los legisladores estadounidenses que se opongan a la regularización migratoria, sean demócratas o republicanos.

«Si legisladores de un partido bloquean esta iniciativa, nosotros lo vamos a señalar en su momento, lo vamos a dar a conocer desde aquí, que un partido, sus legisladores, no ayudaron a algo que es justo, humanitario», argumentó.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard añadió que en la cumbre de Washington, a la que López Obrador viajará en un vuelo comercial, también se abordará el reconocimiento en la región de todas las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También se hablará de acciones conjuntas para proveer de vacunas contra COVID-19 a Latinoamérica y se estudiará la posibilidad de producir en Norteamérica vacunas para diversas enfermedades.

«El día de hoy voy a recibir en la Cancillería a la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, que hizo el viaje para revisar la agenda conjunta, vamos a tener una reunión bilateral con el primer ministro Trudeau», reveló Ebrard.

El Instituto Nacional de Migración de México informó este miércoles que ha entregado 800 tarjetas de visitante por razones humanitarias y de Residente Permanente a personas que viajaban con la caravana de migrantes que partió el 23 de octubre de Tapachula, Chiapas y que ahora se encuentra en paso por Oaxaca.

Según explicó el Instituto Nacional de Migración (INM), parte de las personas que aceptaron el ofrecimiento que les hiciera el gobierno federal son personas vulnerables, es decir, menores, mujeres embarazadas o personas enfermas, mientras que otras eran personas que ya tenían «una respuesta positiva de refugio, así como sus familiares».

Recordemos que el INM había hecho esta propuesta hace días pero muchos de los migrantes desconfiaban porque para recibir los documentos tenían que dejar la caravana y trasladarse a otros estados y temían ser devueltos a sus países.

Las visas se entregaron en los estados de Puebla, Veracruz, Oaxaca, Morelos, Hidalgo y Guerrero, agregó el INM.

En los últimos días, cada vez más migrantes, la mayoría centroamericanos, se han acercado a las autoridades porque después de recorrer más de 300 kilómetros, muchos con niños en brazos, no resistieron más.

Los migrantes, en su mayoría centroamericanos, buscan llegar a la frontera con Estados Unidos, y este miércoles avanzó otros 12 kilómetros en Oaxaca, con lo que suma poco más de 315 kilómetros recorridos en total.

El contingente llegó este miércoles a Santo Domingo Zanatepec, en el Istmo de Tehuantepec de Oaxaca, luego de dejar la localidad de El Jícaro, donde descansaron.

La caravana migrante sigue su recorrido por el país, y avanzó este martes otros 11 kilómetros por Oaxaca, con lo que suma un total de cerca de 300 kilómetros luego de que saliera de Tapachula, Chiapas.

La caravana llegó este martes a San Pedro Tapanatepec, en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, segundo estado del país que atraviesa en los más de quince días de travesía.

Mientras el contingente avanzaba, el activista Irineo Mujica, de Pueblo Sin Fronteras, que ha fungido como vocero de la caravana, aseguró que la caravana cambió el rumbo y no se detendrá en la Ciudad de México, donde habían anunciado harían una parada, para exigir su regularización ante el Instituto Nacional de Migración (INM).

«Hemos intentado todo lo legal para hacer que esta Administración realmente respete los derechos humanos, pero nos siguen tratando como animales. Y por esa razón nos vamos a la frontera norte, al estado de Sonora, a un albergue donde yo estoy y todos son bienvenidos», afirmó Mujica en un encuentro con los medios..

El dirigente invitó a los migrantes que se han quedado rezagados a unirse a la caravana en nueve días, siendo el punto de reunión en Coatzacoalcos, en Veracruz.

Durante el camino este martes, decenas de migrantes se entregaron a agentes del INM para tratar de regularizar su estancia en México. Antes de entrar a una oficina migratoria, Pedro, de Venezuela, explicó: “Nos están ofreciendo como una tarjeta para poder circular en México por un año y como uno está cansado pues sí decidimos eso. Vengo con mi esposa, mi hija y mi suegra», explicó en entrevista con la agencia Efe.

La mayoría de los migrantes de la caravana, unos 1,700 según las autoridades, aunque los organizadores del contingente hablan de hasta 4,000, se instaló en el parque y cancha municipal de San Pedro Tapanatepec, donde descansarán para luego seguir su camino hacia la localidad de El Jícaro, donde pasarán la noche para retomar mañana su camino hacia el municipio de Santo Domingo Zanatepec, ubicado a 23 kilómetros de distancia.

La  caravana avanza en el marco del flujo migratorio récord que se registra en la zona hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo más de 1.5 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021.

Además, México ha detectado más de 190,000 inmigrantes indocumentados de enero a septiembre, cerca del triple que en 2020, además de haber deportado a casi 74,300, de acuerdo con la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) condenó este miércoles el actuar de la Guardia Nacional en el estado de Chiapas, donde disparó contra un vehículo en el que viajaban 14 migrantes y dejar un muerto y varios heridos, uno de los cuales perdió la vida, sumando así dos decesos.

El mandatario calificó el suceso como «un hecho muy lamentable», e indicó que dio instrucciones para que se ponga a disposición del Ministerio Público a los elementos de la Guardia Nacional que dispararon.

«Sí, no se detuvieron. Pero (los migrantes) no hicieron más que salir rápido sin detenerse. De frente estaba la patrulla de la Guardia Nacional. No dispararon, no agredieron, y los de la Guardia Nacional dispararon. Y esto no se debe hacer. Hay otras formas de detener a quienes están violando las leyes», dijo el mandatario.

El caso de los migrantes, que inicialmente estaba en manos del Ministerio Público de Chiapas, pasó a la Fiscalía General de la República luego de que se determinó que los elementos de la Guardia Nacional implicados en el hecho «son señalados como sujetos activos» del delito de homicidio calificado y por tanto la competencia del caso es federal.

Recordemos que la Guardia Nacional admitió el pasado lunes que agentes de la institución dispararon contra un vehículo en el que viajaban migrantes, provocando varios heridos y un muerto, este último de origen cubano. El conductor fue puesto a disposición de la fiscalía, los heridos trasladados al hospital y los supervivientes quedaron bajo custodia de las autoridades como presuntas víctimas de un delito de tráfico de personas.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) lamentó la muerte del migrante cubano y las lesiones a otros indocumentados, y pidió una investigación «pronta y efectiva».

Los migrantes supervivientes indicaron en sus declaraciones que nadie del vehículo en el que viajaban estaba armado.

El gobierno federal recibió de enero a octubre 108,195 peticiones de migrantes que buscan refugio, un número récord que supera a cualquier periodo similar o año completo, informó este martes la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

La cifra es más de tres veces la del mismo periodo de 2020, cuando hubo 31,995 peticiones en el punto más álgido de la pandemia, pero también es poco más de 73% mayor que las cerca de 62,400 solicitudes de los primeros 10 meses de 2019.

Esta es la primera vez que la Comar, que depende de la Secretaría de Gobernación (Segob), recibe más de 100,000 solicitudes de asilo en un año, lo que ya supera las 70,346 peticiones de todo 2019 y las 41,004 de todo 2020, los años con la mayor cantidad.

Tan solo en octubre de 2021 se rompió el récord mensual de 18,034 peticiones, frente a las 13,065 de agosto pasado, la anterior cifra más alta. A diferencia de años anteriores, los solicitantes de Haití son los más numerosos, con 37,849 solicitudes en lo que va de 2021, casi un 35% del total.

En segundo lugar están los originarios de Honduras, que representan el 31 % del total, con 33.578 peticiones. Les siguen Cuba (con 7,915 solicitudes), El Salvador (5,433), Chile (5,294), Venezuela (5,113), Guatemala (3,799), Nicaragua (2,655), Brasil (2,499), Colombia (1,046) y el resto de otros países no especificados.

Pese a este número histórico de solicitudes, la Comar solo reporta haber resuelto 31,787 casos en 2021, poco menos de la tercera parte de los recibidos.

El organismo ha recibido casi 280,000 solicitudes desde 2013, cuando iniciaron los registros, pero desde entonces solo ha reconocido a cerca de 66,400 personas como refugiadas.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó que se detectaron seis casos de dengue entre integrantes de la caravana migrante que avanza rumbo a la Ciudad de México, y que hoy partió del municipio de Mapastepec, en Chiapas.

La autoridad migratoria indicó que el reporte médico informa que cinco de las personas con esta sintomatología son menores de edad, uno de ellos grave con dengue hemorrágico, por lo que fue internado en el Hospital Rural de Mapastepec.

El Instituto precisó que los acompañantes adultos de tres de los menores se negaron a recibir atención médica con el argumento de que la caravana continuaría su camino.

«El INM se mantiene en contacto con las autoridades federales y municipales para colaborar y brindar la atención que sea necesaria a esta población en situación de riesgo».

El Instituto reiteró el llamado a las personas integrantes de la caravana para que acepten la emisión de tarjetas de visitante por razones humanitarias, especialmente para los más vulnerables, como lo son las niñas, niños, adolescentes y mujeres embarazadas.

Y es que ante el ofrecimiento de las tarjetas de visitantes, los integrantes d la caravana han señalado que la intención de la autoridad es desarticular la caravana, «han hecho una oferta engañosa a las mujeres y sus hijos menores d edad. Pretenden enviarnos a otros Estados (…) concentrarnos en albergues, y en la lista no se encuentra la CDMX«, declaró uno de los migrantes.

La comunicación del INM sobre los casos de dengue también han sido tomados como parte de la campaña de estigmatización en contra migrantes que avanzan en la caravana.

A la par que la caravana avanza, se ha informado sobre la muerte por disparo de arma de un migrante cubano que se había adelantado al resto del grupo.

«La Fiscalía General del Estado (FGE), a través de la Fiscalía de Distrito Istmo Costa, abrió carpeta de investigación por el delito de homicidio calificado, contra quien o quienes resulten responsables, por la muerte de una persona del sexo masculino, originario de la República de Cuba, quien fuera localizado sin vida en el municipio de Pijijiapan», informaron las autoridades.

La Fiscalía estatal dijo que el cubano presentaba «en su anatomía lesiones provocadas por arma de fuego». Activistas que acompañan a la caravana denunciaron este lunes que en las últimas horas la Guardia Nacional atacó a balazos a varios migrantes, causando al menos 13 heridos.

Mujica aseguró que acudieron al centro médico donde se atiende a varios migrantes heridos de bala por la Guardia Nacional y pidió a la ONU que atendiera el suceso. Además, se interpuso una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Ante el revuelo de lo sucedido, la Guardia Nacional emitió un comunicado en el que admitió que agentes de la institución dispararon contra un vehículo con migrantes a bordo que supuestamente los intentaron embestir, dejando cuatro heridos y un fallecido, si bien no aclararon si se trata del migrante de origen cubano.

La caravana ha avanzado poco más de 100 kilómetros en total tras partir de Tapachula, de los más de 1,100 kilómetros que hay hasta la Ciudad de México, donde quieren llegar para exigir papeles migratorios, antes de avanzar hacia Estados Unidos.

Recordemos que la región vive una ola migratoria sin precedentes desde comienzos de año, con un flujo histórico de 147,000 indocumentados detectados en México de enero a agosto, el triple de 2020.

Foto: Twitter @EuniceRendon 

Las autoridades de Estados Unidos han registrado en lo que va de 2021 más de 1.7 millones migrantes detenidos en territorio estadounidense, un máximo histórico que exhibe la crisis migratoria que atraviesa la región.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detalló que un total de 608,000 migrantes procedentes de México han sido arrestados tras entrar en suelo estadounidense.

Estos datos triplican el promedio de arrestos registrados en años anteriores y muestran que el grupo más afectado está formado por ciudadanos mexicanos, seguidos de haitianos, ecuatorianos y cubanos. Entre los grupos más afectados bajo la Administración del presidente, Joe Biden, se encuentran también personas procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

En un intento por desalentar los viajes hacia el país, el gobierno de EUA ha mantenido en vigor el Título 42 aprobado por la Administración del expresidente Donald Trump, que agiliza las expulsiones como medida de salud pública ante la pandemia de coronavirus.

El Partido Republicano ha culpado a Biden de «tener la mano blanda» en cuestiones migratorias, mientras que organizaciones de defensa de Derechos Humanos aseguran que el flujo migratorio se debe al aumento de los desastres naturales y el incremento de la violencia y de la pobreza en varios países de Latinoamérica.

Al respecto, la organización Human Rights Watch (HRW) señaló que nuevos documentos e informes del gobierno de Estados Unidos muestran malos tratos, abusos y violaciones de los Derechos Humanos de los solicitantes de asilo que llegan a la frontera estadounidense por parte de agentes desplegados en la zona.

En el informe ‘Te tratan como si no valieses nada’, el Departamento de Seguridad Nacional ha documentado una serie de abusos cometidos por parte de la Patrulla Fronteriza y agentes del CBP en la zona.

«La conducta de los agentes de migración en la frontera es apabullante», ha aseverado Clara Long, directora asociada de HRW. «Estos documentos internos dejan claro que los abusos son un secreto a voces dentro en el Gobierno», añadió.

El gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, busca restablecer a mediados del próximo mes el programa ‘Quédate en México’, que obliga a los solicitantes de asilo a quedarse en territorio mexicano mientras se resuelven sus casos en Estados Unidos.

Así lo expresó el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) en una moción presentada en las últimas horas ante un tribunal federal de Texas.

En su escrito, el DHS explicó que «está preparado» para volver a aplicar los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), si las autoridades mexicanas aceptan a los solicitantes de asilo que devuelva Estados Unidos a su territorio.

Con este fin, el gobierno estadounidense indicó que ha mantenido conversaciones «múltiples» con sus contrapartes en nuestro país para explicar sus planes de reactivar este programa y garantizar «una decisión independiente de México de aceptar la vuelta de los registrados en los MPP».

Recordemos que en agosto pasado, la corte texana ordenó a la Administración de Biden restablecer los MPP, al considerar que La Casa Blanca había cancelado este programa de forma inadecuada, en respuesta a una demanda de los estados de Texas y de Misuri, con gobiernos republicanos.

Poco después, el Tribunal Supremo de EUA confirmó el fallo de la corte texana, forzando así al gobierno federal a restaurar una medida que Biden ha calificado de «inhumana».
Y

es que el gobierno del expresidente Donald Trump puso en marcha en 2019 los MPP, obligando a más de 60,000 solicitantes de asilo a regresar a México a esperar a que sus casos en se resolvieran.

Esta política fue diseñada para impedir que los inmigrantes que llegan a través de la frontera sur del país evitaran ser deportados solicitando asilo en Estados Unidos. Para que nuestro país aceptara esta medida, Trump amenazó a las autoridades mexicanas con la imposición de aranceles.

A su llegada a La Casa Blanca en enero pasado, Biden ordenó suspender los MPP, coincidiendo con un aumento de la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera.

El gobierno de Estados Unidos informó este viernes que los últimos migrantes, en su mayoría haitianos, que acamparon en los últimos días debajo de un puente en Texas, en la frontera con nuestro país, abandonaron el lugar o fueron expulsados.

«Desde esta mañana, ya no hay migrantes en el campamento debajo del puente de Del Río», Texas, dijo Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Interior, a periodistas en La Casa Blanca, señalando que Estados Unidos deportó a unas 2,000 personas en avión a Haití.

Así lo confirmó también el juez del condado de Val Verde, Lewis Owens, quien ha estado vigilando el número de personas en el improvisado campamento; informó que sólo quedaban «rezagados» de las hasta 15,000 personas que acamparon a orillas del Río Grande hace una semana.

La agencia Reuters explicó que las tiendas de campaña improvisadas fueron desinstaladas esta tarde por trabajadores del gobierno.

Por su parte, el alcalde de Del Río, Bruno Lozano, dijo en conferencia de prensa que el fin del campamento representa una «noticia excepcional».

Además del polémico uso de los vuelos de expulsión por parte del gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que han transportado a al menos a 1,400 personas de vuelta a Haití, México también ha tratado de trasladar a los haitianos en autobús y en avión a sus estados del sur, lejos de la frontera norte.

Otros miles se encuentran en centros de detención estadounidenses y varios cientos han sido liberados en Texas.

Fue este mismo viernes que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) consultó formalmente a Brasil si recibiría a algunos haitianos que estaban acampando a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, según dos fuentes con conocimiento de la solicitud.

Muchos de los haitianos que llegan a la frontera con Estados Unidos han vivido previamente en Brasil y Chile, mientras que otros han transitado por países sudamericanos.

Biden se ha enfrentado a fuertes críticas en los últimos días por las expulsiones a Haití, incluso en una carta de renuncia del enviado especial a ese país, Daniel Foote, quien dijo que la nación caribeña era un estado colapsado.

El gobierno estadounidense amplió en mayo la protección temporal contra la deportación a los haitianos desde su territorio, alegando la crisis política, los abusos de derechos, la delincuencia y la falta de acceso a alimentos, agua y atención sanitaria en la nación más pobre del hemisferio occidental.

La dimisión de Foote se produjo tras la indignación generalizada que provocaron las imágenes de un guardia fronterizo estadounidense a caballo desplegando una soga similar a un látigo contra los migrantes haitianos que eran perseguidos cerca de su campamento.

Este viernes estaban programados al menos otros cinco vuelos para llevar a haitianos desde el campamento fronterizo, según mostró el sitio en internet de seguimiento de vuelos Flightaware.

El enviado especial del gobierno de Joe Biden para Haití renunció en protesta por las expulsiones «inhumanas» de migrantes haitianos a su país, dijeron funcionarios estadounidenses este jueves.

Daniel Foote fue designado al puesto en julio luego del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse. Desde antes de las expulsiones de los migrantes haitianos de Del Río, Texas, se sabía que el diplomático de carrera sentía profunda insatisfacción con lo que consideraba la falta de urgencia en Washington y la lentitud de los esfuerzos para mejorar las condiciones en el país caribeño.

Foote escribió al secretario de Estado, Antony Blinken, que renunciaba inmediatamente «con profunda desilusión y disculpas a los que buscan cambios cruciales».

«No permitiré que me asocien con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde funcionarios estadounidenses están encerrados en cuarteles seguros debido al peligro que significan las pandillas armadas en la vida cotidiana», escribió. «El enfoque de nuestra política para Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones han sido ignoradas y descartadas, cuando no modificadas para proyectar una narrativa distinta de la mía».

Dos funcionarios con conocimiento directo del asunto confirmaron la renuncia bajo la condición de anonimato por no estar autorizados a hablar públicamente sobre ello.

Uno de los funcionario dijo que Foote solicitó con insistencia una mayor supervisión de los planes para Haití y que el gobierno no consideraba que sus pedidos fueran apropiados.

La renuncia repentina de Foote deja un vacío en los planes de Estados Unidos para Haití y suma una nueva voz prominente y crítica a la respuesta del gobierno a los haitianos acampados en la frontera de Texas con México.

Se prevé que la embajadora de Estados Unidos en Haití, Michele Sison, otra diplomática de carrera, deje el puesto próximamente tras su designación como secretaria adjunta de asuntos internacionales de organización del Departamento de Estado.

Y es que el campamento se ha reducido considerablemente desde que superó las 13,000 personas el sábado, muchas de ellas expulsadas y muchas liberadas en Estados Unidos con órdenes de presentarse ante las autoridades de migración.

La Casa Blanca enfrenta fuertes críticas de ambos partidos. Los demócratas y muchos grupos defensores de los inmigrantes dicen que la expulsión de miles de haitianos sin darles la oportunidad de pedir asilo viola los principios estadounidenses. Además los han enfurecido las imágenes ampliamente difundidas de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo empleando tácticas agresivas contra los migrantes.

Representantes de los gobiernos de México y Haití sostuvieron la tarde de ayer una reunión para dar seguimiento a las necesidades de los migrantes de origen haitiano que se encuentran en diferentes estados del país, y que han generado una grave crisis principalmente en la frontera con Estados Unidos.

La reunión estuvo encabezada por autoridades de la Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), así como de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), y fue en seguimiento a la mesa de diálogo que se estableció el pasado 17 de septiembre.

Las autoridades de ambos países informaron que se acordó proporcionar espacios físicos para la instalación de oficinas consulares de la República de Haití en dos puntos: Talismán, Chiapas y Tenosique, Tabasco.

Además, se indicó que se llevará a cabo una gira de trabajo conjunta en ambas localidades para poder conocer la problemática a fondo y poder brindar soluciones.

Otro de los acuerdos que se cerró fue el programar vuelos para todas aquellas personas de origen haitiano que deseen regresar a su país de manera voluntaria, y se anunció que se incorporarán a la siguientes sesiones las autoridades consulares de Chile y Brasil, países que han concedido refugio a un gran número de haitianos.

Los funcionarios e ambos países coincidieron en la importancia de mantener una migración ordenada, segura y regular, así como atender las causas que alientan la migración de las personas originarias de Haití, como lo es la situación económica y social en la isla.

Y es que desde ayer se informó que nuestro país comenzó a retirar por vía terrestre y aérea a los migrantes haitianos que acampaban en la frontera con Estados Unidos, lo que supone  un nuevo nivel de apoyo a Washington en momentos en que un enorme campamento de refugiados en Texas se desbordaba.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo ayer que había discutido la situación de los haitianos con su homólogo estadounidense, el secretario de Estado Antony Blinken. Ebrard manifestó que la mayoría de los haitianos ya tenían estatus de refugiado en Chile o Brasil, y que no lo buscaban en México.

Un funcionario del gobierno mexicano, que habló bajo condición de anonimato, reveló a la agencia AP que tres autobuses con migrantes salieron de Ciudad Acuña rumbo a Piedras Negras, donde abordaron un vuelo con destino a Villahermosa, Tabasco, mientras que el lunes salió un vuelo desde Monterrey rumbo a Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala.

Recordemos que Tapachula cuenta con el centro de detención de migrantes más grande de Latinoamérica.

El plan era, según el funcionario, trasladar a Tapachula a todos los haitianos que habían solicitado asilo en México, debido a que la mayoría de ellos habrían presentado sus solicitudes en Tapachula y sólo pueden permanecer legalmente en México mientras su caso es procesado si se quedan en el sur.

El canciller Marcelo Ebrard abordó la crisis de las decenas de miles de migrantes haitianos varados en la frontera en una llamada con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

«La conversión versó sobre este tema en particular y la necesidad de una respuesta regional, no solo sobre este flujo que ha atravesado todos los países de América Latina», reveló esta mañana el canciller al participar en la conferencia matutina del Presidente.

La llamada, que sucedió la noche de ayer, ocurre después de que cerca de 13,000 migrantes irregulares, en su mayoría de Haití, llegaran al puente internacional que une Del Río, en Texas, con Ciudad Acuña, en Coahuila. Ahí, los migrantes instalaron un campamento improvisado en el que la mayoría han permanecido.

Los haitianos provienen de Brasil y Chile después de que, en agosto, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) informó de la ampliación del programa del Estatus de Protección Temporal (TPS), para los migrantes haitianos que estaban en suelo estadounidense antes del 29 de julio, y no para quienes llegan como se ha difundido entre los migrantes.

El secretario de Relaciones Exteriores ha pedido una solución regional al enunciar que los migrantes atraviesan Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México. «Se tiene que tener una respuesta, pensamos nosotros, de carácter regional y con apoyo también de las Naciones Unidas para apoyar que la situación en Haití pueda mejorar lo más pronto posible», manifestó.

Planteó un apoyo humanitario por la crisis política tras el magnicidio del presidente Jovenel Moïse en julio pasado y el terremoto de magnitud 7.2 que dejó más de 2,000 muertes y 12,000 damnificados en agosto.

Ebrard aclaró que aún no hay un acuerdo definitivo con Estados Unidos, que ha deportado 560 haitianos en los últimos días. Señaló que la intención de los haitianos no es quedarse en México, aunque ha estimado que apenas 15% de ellos han pedido refugio en el país.

“Tienen condición de refugiados en esos países (Brasil y Chile), entonces no están solicitando ser refugiados en México, salvo un pequeño porcentaje. Lo que están pidiendo es que se les deje libre el paso prácticamente hacia los Estados Unidos”, apuntó.

Foto: Twitter @Jolisourire21

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) advirtió este lunes de una «situación insostenible» para miles de migrantes varados en nuestro país, y anunció que desarrolla una «intervención de emergencia» en la frontera sur.

«MSF lanza una intervención de emergencia en la ciudad de Tapachula, Chiapas, donde unas 40,000 personas están atrapadas por el fracaso del sistema de asilo», dijo la ONG.

Explicó que la situación de miles de personas migrantes es alarmante debido a las condiciones de hacinamiento y la falta de acceso a servicios médicos y sociales, y que se sufran por igual en la frontera sur como en la frontera con Estados Unidos.

Y es que en la última semana se formaron cuatro caravanas migrantes que partieron desde Tapachula, Chiapas, en la frontera con Guatemala, y que tenía como destino llegar al norte del país. Sin embargo, estas fueron disueltas tras avanzar unos cuantos kilómetros por parte de agentes de migración y de la Guardia Nacional, en unos hechos que fueron criticados por distintas ONG’s debido a las imágenes que se compartieron en redes sociales sobre los operativos.

«Estas personas se encuentran con pocas alternativas de albergue, hacinadas o en situación de calle con condiciones sanitarias precarias y riesgo de contagio por la covid-19», afirmó Christoph Jankhöfer, coordinador del proyecto de migrantes de MSF en México.

Las personas migrantes en Tapachula son provenientes de países como Honduras, Guatemala, El Salvador, Venezuela, Haití o Cuba, y una «parte significativa» de la comunidad son mujeres y niños.

Al respecto, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó este lunes que entre enero y agosto de 2021 se han recuperado los cuerpos de 46 migrantes que perdieron la vida durante su travesía por nuestro país.

«Entre los meses de enero y agosto de 2021, elementos de Grupos Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) de la Secretaría de Gobernación han recuperado 46 cuerpos de personas migrantes que fallecieron durante su ingreso y tránsito por territorio mexicano», apuntó la nota emitida por el INM.

Destacó que estos decesos se debieron a diversas causas como ahogamiento (22 casos), accidentes, armas de fuego, problemas de salud, deshidratación en el desierto y asaltos.

«La mitad de ellos no portaban algún tipo de identificación, por lo que se encuentran en calidad de desconocidos; del resto, seis son originarios de Honduras, cinco de Guatemala, tres de Haití, tres de Nicaragua, dos de Cuba, y uno de Venezuela, así como tres cuerpos de personas mexicanas», agregó.

De las muertes registradas, 37 corresponden a hombres, 8 mujeres, y un último fallecido se trataba de un varón menor de edad.

Sin embargo, organizaciones y colectivos han alertado que la cifra podría ser mucho mayor debido a que los migrantes enfrentan cada año enormes peligros en su ruta por México debido a la presencia del crimen organizado o a la corrupción de las autoridades.

Del 1 de enero al 31 agosto México identificó a 147,033 personas migrantes en condición irregular en el país, informó el Instituto Nacional de Migración (INM).

La cifra representa el triple de lo registrado durante el mismo periodo de 2020 cuando el número de personas extranjeras registradas por su estancia irregular en el país ascendía a 48,398.

El INM, que depende de la Secretaría de Gobernación, precisó que de las 147,033 personas migrantes extranjeras, 145,863 son originarias de América y los restantes 1,170 de Asía, África, Europa y Oceanía.

Entre las naciones de estos últimos continentes sobresalen los provenientes de Bangladesh, Senegal, India, Rusia, Ghana y Nepal, con más de 100 identificados por cada país.

El Instituto apuntó que tan solo el 1 de septiembre se identificaron a 1,118 personas migrantes en condición irregular en 22 estados del país.

La lista la encabezó Tabasco (272), seguido de Chiapas (214), Sonora (114), Chihuahua (105) y Tamaulipas (102), mientras que una proporción menor al centenar se registró en Ciudad de México y en los estados de Veracruz, San Luis Potosí, Jalisco, Puebla, Coahuila, Zacatecas, entre otras.

Recordemos que apenas el martes, el INM indicó que de enero a la fecha había identificado a 34,427 menores de edad, acompañados y no acompañados, que transitaban territorio nacional en condición irregular. Además, señaló que el flujo de esa población también se triplicó con respecto al mismo periodo en 2020 en el que se identificaron a 11,703 menores de edad, acompañados y no acompañados.

El informe se revela luego de que ayer, agentes migratorios y de la Guardia Nacional dispersaran la tercera y última caravana migrante que partió de Tapachula, Chiapas. Los tres grupos, partieron con centenares de migrantes, en su mayoría haitianos, centroamericanos y venezolanos.

Pero las fuerzas de seguridad las disolvieron, al tiempo en que organizaciones y agencias de la ONU denunciaron que los agentes emplearon uso excesivo de la fuerza.

Cuestionado sobre el tema, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló que la próxima semana enviará una carta a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, para insistir que atienda las «causas» de la migración forzada y ofrezca visas temporales de trabajo para centroamericanos.

Además, dijo,  en su más reciente visita a Tapachula, dio instrucciones de que se respetaran los derechos humanos de los migrantes, que no se les golpeara o lesionara.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que la próxima semana enviará una carta a su homólogo estadounidense, Joe Biden, para insistir en que atienda las «causas» de la migración y ofrezca visas temporales de trabajo para centroamericanos.

«Así se lo voy a volver a plantear al presidente Biden la semana próxima a más tardar. Le enviaré una carta porque no podemos solo estar deteniendo, reteniendo, hay que atender las causas», dijo López Obrador durante su conferencia matutina al referirse al tema migratorio.

El mandatario insistió en su plan de extender el programa Sembrando Vida a Guatemala, Honduras y El Salvador, y que Estados Unidos entregue visas temporales de trabajo a los 330,000 campesinos que se apunten al plan para que «puedan ir a trabajar seis meses y regresar a ver sus plantaciones».

Y es que ante dos intentos previos, una tercera caravana migrante conformada por centenares de personas, en su mayoría haitianos, venezolanos y centroamericanos, salió ayer desde Tapachula, Chiapas, con el objetivo de llegar a la frontera con Estados Unidos.

López Obrador dijo que el gobierno federal intenta «mantener» a los migrantes en el sureste del país porque si siguen su recorrido hacia Estados Unidos corren «muchos riesgos de violación de los derechos humanos, sobre todo en la frontera norte».

Puso como ejemplo la matanza de San Fernando de 2010 por parte de los Zetas contra los migrantes y el asesinato de guatemaltecos que fueron quemados en Tamaulipas meses atrás.

«Estamos haciendo una labor para contener la afluencia migratoria hasta donde podamos y al mismo tiempo seguimos insistiendo con el gobierno de Estados Unidos para que se atienda lo más pronto posible para que se actúe y se les dé oportunidades a los que por necesidad tienen que abandonar sus pueblos», insistió.

El mandatario sostuvo que en su más reciente visita a Tapachula, dio instrucciones de que se respetaran los derechos humanos, de que no se les golpear, lesionara y que mucho menos se fuera a agredir a los migrantes y que se perdieran vidas.

Recordemos que esta semana se hizo viral un video que mostraba cómo dos agentes migratorios pateaban a un migrante haitiano al intentar disolver una caravana que se dirigía hacia el norte. Este caso fue abordado ayer por el presidente durante su Tercer Informe de gobierno. López Obrador dijo que fue un «caso excepcional», que los funcionarios fueron dados de baja y que bajo su mandato no se han violado derechos humanos de migrantes.