Tag

OCDE

Browsing

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) manifestó su preocupación sobre la supuesta suspensión en México de la aplicación de la prueba estándar del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA).

En un comunicado, la OCDE señaló que «no ha recibido ninguna información a este respecto y desde su introducción en 2000, ningún país de la OCDE se ha retirado de la prueba PISA».

Además, destacó que México ha sido uno de los pioneros en PISA, participando activamente en el desarrollo e implementación de este estándar global de éxito educativo desde que se implementó por primera vez en el año 2000.

Y es que este fin de semana, la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló que México suspendió la aplicación de la prueba PISA para estudiantes de secundaria y dijo que no estaba claro si eso implicaba la salida total del programa.

Indicó que un funcionario de PISA en París confirmó a MCCI que la participación de México en PISA «está suspendida» y que hasta donde tienen conocimiento no se están aplicando las pruebas de campo.

«Entendemos que el involucramiento de México en PISA está suspendido (…) No hemos podido conocer detalles en los últimos dos meses», dijo Tue Halgreen, analista senior de las oficinas centrales de PISA en Francia, en un correo electrónico enviado a MCCI.

Sobre el tema, la OCDE dijo que durante estos años la prueba PISA ha arrojado información invaluable sobre la calidad y la equidad de la educación en México y quizá de manera más importante, ha enfocado la atención pública sobre «la urgencia de mejorar las oportunidades educativas de las comunidades más marginadas».

La OCDE dijo que mientras la pandemia «erosiona la educación y profundiza gravemente las múltiples deficiencias y desigualdades de los sistemas educativos en el mundo», este tipo de información se ha vuelto más crucial para asegurarse de que el futuro de los estudiantes y profesores no se vea comprometido, particularmente de aquellos que viven en mayor marginalidad.

Destacó que la siguiente ronda de la prueba PISA incluirá a los 37 países que integran a la OCDE y a una cifra sin precedentes de 50 países y economías que no son miembros, además de 25 en proceso de preparación para la siguiente prueba.

Es decir, que 112 países y economías del mundo se han comprometido con el propósito común de la prueba PISA. Con excepción de Bolivia, Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, todos los países de América participan o se preparan para participar en PISA.

El último informe de PISA 2018 ubicó a México en los últimos lugares entre los países de la OCDE y de acuerdo con los resultados, la mitad de los estudiantes mexicanos no alcanza niveles suficientes para desenvolverse en la sociedad: el 45% no logra los aprendizajes suficientes en lectura, un 56% en matemáticas y un 47% en ciencias.

Al respecto, esta mañana el presidente López Obrador negó los señalamientos que difundió MCCI y aseguró que México va a seguir aplicando la prueba PISA.

«México sí va a seguir en la prueba PISA, todo lo que sea bueno. Si me dicen ‘¿México va a permitir que se apliquen pruebas para que se mejore la enseñanza?’ Digo sí, todo lo que nos convenga”, respondió al ser cuestionado sobe el tema.

AMLO insistió en que «todo lo que signifique apoyar la educación» es aprobado por su gobierno, pues uno de los objetivos de su administración es mejorar y garantizar la educación en el país.

El mandatario atribuyó la noticia de PISA a las fake news que muchas veces son publicadas o repicadas por diarios famosos como The New York Times, Wall Street Journal o Financial Times, a quienes no es la primera vez señala, pues en repetidas ocasiones ha dicho que «no tienen ética en el manejo de su información».

Por su parte la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, confirmó que no será suspendida la prueba de PISA, adelantando que para el próximo año está programada la aplicación internacional, con una fase piloto que sirva de antecedente, para ser aplicada este año.

Recordó que originalmente se tenía programada la prueba para el presente año, con su respectiva fase piloto a desarrollarse en 2020, pero por la emergencia sanitaria se tomó la decisión de aplicar la fase piloto en otro periodo del año.

Aseguró que es voluntad de la dependencia a su cargo continuar con la aplicación de la prueba PISA, y reconoció la importancia que tiene la evaluación para las maestras y maestros como un diagnóstico para detectar las fortalezas y debilidades que contribuyan a un plan de trabajo con base en los resultados que se obtengan.

La titular de la SEP indicó que para aplicar la prueba PISA las y los estudiantes deberán estar en las escuelas, por lo que ya se analizan los mecanismos que permitan su realización.

Mathias Cormann fue elegido este lunes como el nuevo secretario general de la OCDE, sustituyendo a José Ángel Gurría, a partir del 1 de junio próximo.

Cormann, ministro de Finanzas de su país entre 2013 y 2020, fue nombrado en una reunión de los embajadores de los 37 países que componen la Organización par la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Su mandato, de cinco años, comenzará coincidiendo con la conferencia ministerial anual de la OCDE, que se celebrará entre el 31 de mayo y el 1 de junio. Será el sexto secretario general de la organización desde su creación en 1960 y el primero de un país de la región Asia-Pacífico.

Cormann, de 51 años de edad, se impuso a la otra candidata que había llegado hasta la fase final de la elección, la exministra sueca y antigua comisaria europea Cecilia Malmström.

Los dos habían obtenido el mismo número de apoyos en la quinta ronda de consultas que había llevado a cabo el representante británico Christopher Sharrock, que como decano de los embajadores era el responsable de dirigir el proceso desde que se abrió a comienzos de septiembre.

Sharrock convocó el pasado día 12 a sus otros 36 colegas y organizó con ellos un voto confidencial en el que la balanza se inclinó en favor del australiano, y anunció en consecuencia que propondría que fuera Cormann quien tomara el relevo de Gurría, que lleva quince meses en el cargo.

Cualquier país podría haber impuesto su veto a esa propuesta, pero era una acto poco probable, por el riesgo de desestabilizar el funcionamiento de la organización.

Cormann dejó a finales de octubre su cargo de ministro de Finanzas de Australia para dedicarse a su candidatura a la OCDE, que se ha tenido que enfrentar sobre todo a críticas de organizaciones ecologistas.

Le reprochaban haber sido uno de los más altos responsables de un Gobierno australiano señalado durante años por su defensa del uso de los combustibles fósiles en general, en particular del carbón, uno de los principales productos de exportación del país.

En un comunicado, aseguró que mantendrá las grandes prioridades de Gurría, y entre ellas la de «alentar y promover una acción ambiciosa y eficaz a escala mundial sobre el cambio climático» con el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono «de aquí a 2050».

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dio positivo por coronavirus en una prueba PCR este jueves, por lo que se mantendrá en aislamiento durante siete días, según ha anunciado en un comunicado el Palacio del Elíseo.

«El presidente de la república ha sido diagnosticado como positivo por COVID-19 hoy», ha explicado la Presidencia de Francia. El Elíseo indicó que Macron se ha sometido a una prueba PCR «tras la aparición de los primeros síntomas».

Se informó que pese al aislamiento, Macron continuará trabajando y asumiendo sus actividades a distancia.

Tras saberse del positivo de Macron, el primer ministro francés, Jean Castex, no ha acudido este jueves a la comparecencia que tenía prevista en el Senado para presentar la estrategia del Gobierno galo para la vacunación contra el coronavirus. Según ha explicado el presidente de la Cámara Alta, Castex se ha puesto en aislamiento por haber estado en contacto con Macron.

La confirmación del positivo por coronavirus de Macron llega días después de que el presidente galo almozara este lunes con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en el Palacio del Elíseo.

Días antes, el presidente de Francia participó en Bruselas en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que se celebró el jueves y el viernes de la semana pasada.

Al respecto, se informó que la canciller alemana, Angela Merkel, dio negativo a Covid-19 en una prueba que se le realizó tras haber asistido a la última cumbre de la Unión Europea, en la que compartió con Emmanuel Macron.

La líder alemana se sometió a un PCR «como siempre, tras un Consejo Europeo», indicó una portavoz del Gobierno alemán. Durante los encuentros mantenidos en la cumbre, Merkel llevó en todo momento su mascarilla y observó «todas las normas de distanciamiento y seguridad» preceptivas, se añadió.

El palacio del Elíseo informó hoy de que Macron dio positivo en un test del coronavirus, por lo que se mantendrá aislado durante siete días.

Ante esa situación, han quedado asimismo en cuarentena el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; el del Consejo Europeo, Charles Michel, y el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, ya que todos ellos se reunieron con Macron el pasado lunes.

Sánchez dio negativo a una prueba que se le aplicó este jueves, sin embargo informó el gobierno español que permanecerá en aislamiento.

En aislamiento ha quedado asimismo el primer ministro portugués, Antonio Costa, quien se encontró con el presidente francés el miércoles.

El anuncio del gobierno francés, llevó este jueves al aislamiento a los jefes de gobierno de España y Portugal, al presidente del Consejo Europeo, además de diversas autoridades galas.

Todos ellos están en aislamiento según se anunció en sus respectivas capitales. Por su parte el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, dijo vía Twitter que inició una cuarentena y se someterá a una prueba de coronavirus.

Macron también asistió al sorteo de los grupos del Mundial de rugby que acogerá Francia en 2023 el pasado lunes, un día en el que también mantuvo una reunión con las 150 personas que integran la Convención Ciudadana sobre el Clima.

La esposa del presidente francés, Brigitte, se había realizado una prueba el martes, que dio negativo, antes de realizar una visita a un hospital de París y de momento no presentan síntomas.

Más tarde se informó que el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, también entraría a una cuarentena preventiva hasta tener el resultado de una prueba PCR, ya que también coincidido el lunes con el presidente Emmanuel Macron.

En su informe semestral publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revisó su previsión de crecimiento mundial para 2021: 4.2% frente al 5% calculado anteriormente.

Para 2020 también ajustó su perspectiva, pero al alza; indicó que el PIB mundial retrocederá finalmente un 4.2% frente al 4.5% previsto en sus previsiones anteriores, publicadas en septiembre.

En el caso de nuestro país, la OCDE indicó que la economía crecerá 3.6% en 2021, luego de contraerse un 9.2% este año. La organización advirtió que el mayor desafío será contener nuevos brotes de covid-19.

La Organización indicó que México está sufriendo “aumentos significativos en pobreza, desigualdad y brecha de género” por culpa de la pandemia.

El mundo recuperará su crecimiento previo a la crisis sanitaria a finales de 2021, cuando en general todos los países saldrán de la zona roja: 3.2% en Estados Unidos; 3.6% en la zona euro; 7.9% en India y 8% en China, el único país que no cerrará 2020 con cifras negativas ya que crecerá un 1.8%.

Para 2022, la OCDE prevé un crecimiento mundial de 3.7%.

«La perspectiva de una salida de la crisis mejoró gracias a (…) los progresos realizados en la concepción de una vacuna eficaz, pero las perspectivas a corto plazo siguen siendo inciertas y la reanudación de la actividad se lleva a cabo a un ritmo vacilante», afirmó la OCDE.

Aunque dijo que «hay esperanza», Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, advirtió que los desafíos logísticos para distribuir la vacuna a gran escala son enormes.

Según la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone, hasta ahora la economía mundial ha perdido el equivalente del PIB anual de Alemania y Francia juntos.

Gurría insistió en que «es un falso dilema» enfrentar la lucha contra la epidemia con el salvamento de la economía porque «vencer el virus es la única forma eficaz de proteger a la población, pero también a la economía».

En ese sentido, Boone subrayó que «hay que evitar reproducir los errores de la crisis precedente de precipitarse para sanear las cuentas públicas».

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, indicó este jueves de que con la segunda ola epidémica que se está viviendo en muchos países, la recuperación económica global en 2021 podría ser finalmente inferior al 5% que se había calculado en septiembre.

«Quizás habrá un menor rebote» por el «nuevo coletazo» de la pandemia de Covid-19, haciendo referencia a una posible revisión a la baja de las previsiones que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicará el próximo 1 de diciembre.

Teniendo en cuenta lo avanzado que está este año, no cree que haya cambios significativos en sus predicciones de 2020, para el que se había calculado en septiembre un retroceso del 4.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, las restricciones que se están aplicando para contener la propagación del nuevo coronavirus van a provocar un menor impulso económico a comienzos de 2021 que afectará al ritmo de recuperación. Y eso teniendo en cuenta que con las noticias de las vacunas «hay un cambio de ambiente» para mejor.

Gurría explicó que este año el comercio mundial sufrirá un hundimiento de entre el 10 y el 15%, aunado a que también caerán las inversiones «que significan el crecimiento de mañana».

Eso afecta de forma particular a los países en desarrollo, donde además aplicar el confinamiento es más complicado para una parte importante de la población, como los trabajadores informales, ya que «sus alternativas son el virus o el hambre».

Gurría, que finaliza su tercer y último mandato de cinco años al frente de la OCDE en junio del año próximo, reveló que para cuando eso llegue le han hecho propuestas para ser miembro de consejos de administración de empresas, para trabajar en fundaciones o para «volver al servicio multilateral en alguna organización».  «Hace 15 años que no buscaba trabajo», comentó con ironía en una entrevista con la agencia EFE.

Insistió en que lo importante por ahora es que haya «un proceso fluido para encontrar» a su sucesor entre los diez candidatos que han sido designados, y que el nuevo secretario general «sea electo por méritos».

El producto interior bruto (PIB) de los países de la OCDE registró en el segundo trimestre del año una caída sin  precedentes del 9.8% como consecuencia de la pandemia, muy por encima del descenso del 2.3% registrado en el primer trimestre de 2009, en el pico de la crisis financiera.

Se trata de la mayor caída experimentada por los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según subrayó hoy esta en un comunicado donde precisó que la estimación es provisional.

De enero a marzo, el PIB en la OCDE había caído un 1.8% respecto al trimestre anterior, donde subió un 0.2 %.

El retroceso en este segundo trimestre fue especialmente pronunciado en las siete principales economías del mundo (G7): en Reino Unido retrocedió un 20.4% y en Francia, uno de los países que aplicaron medidas de confinamiento más estrictas, un 13.8%.

El PIB del resto del G7 también se situó a la baja, con descensos del 12.4% en Italia, del 12% en Canadá, del 9.7% en Alemania, del 9.5% en Estados Unidos y del 7.8% en Japón, país donde las medidas para afrontar la epidemia de la Covid-19 fueron menos duras que en Europa.

En el primer trimestre, las caídas habían sido de aproximadamente el 5% en Francia (-5.9%) e Italia (-5.4%), el 2% en Reino Unido (-2.2%), Alemania (-2%) y Canadá (-2.1%) y habían sido contenidas en Estados Unidos (-1.3%) y Japón (-0.6%).

En la misma línea se situaron la zona euro en su conjunto (-12.1%) y la Unión Europea (-11.7%), que en el trimestre anterior habían registrado descensos respectivos del 3.6% y del 3.2%.

Del G20, cuyo PIB de enero a marzo cayó un 3.5%, no se ofrecieron datos de este segundo trimestre.

José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), informó este viernes que no buscará permanecer al frente del organismo otro periodo.

«Hoy informé al Consejo de la OCDE que no buscaré un nuevo mandato (…) seguiré trabajando duro hasta el junio de 2021 con mi excelente personal, para fortalecer a la OCDE», publicó Gurría en sus redes sociales.

El secretario de la OCDE se dijo orgulloso del trabajo que ha hecho al frente del organismo, y de los logros colectivos que se ha conseguido.

Indicó que seguirá trabajando para ayudar a los países a abordar los desafíos que la actualidad presenta. Agradeció a los líderes y ministros por la confianza y apoyo recibidos.

El también exsecretario de Hacienda mexicano asumió las riendas de la OCDE en 2006, por un periodo de cinco años; ya en el organimso, Gurría renovó su mandato por dos periodos más, con lo que acumulará 15 años al frente de la Organización.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé una recesión mundial de 6% para 2020 si la pandemia de Covid-19 «permanece bajo control» y de 7.6% en caso de una segunda ola.

De acuerdo con las perspectivas económicas publicadas este miércoles, para 2021, la OCDE anticipa un fuerte rebote en el primer caso con un crecimiento de 5.2%, que se verá limitado al 2.8% si se produce una segunda ola de la pandemia.

«La elección entre salud y economía es un falso dilema. Si la pandemia no es controlada, no habrá recuperación económica robusta», advirtió por videoconferencia el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, en referencia al impacto de la pandemia que obligó a confinar a la mitad de la humanidad.

A principios de marzo, mientras que el coronavirus ya había golpeado de lleno a China pero todavía no a las otras grandes economías del planeta, la OCDE apostaba por un crecimiento mundial de 2.4% para este año.

Se registre o no una segunda ola del nuevo coronavirus, «al final de 2021 la pérdida de ingresos superará a la de todas las recesiones anteriores de los últimos cien años salvo en periodo de guerra, con consecuencias terribles y duraderas para las poblaciones, las empresas y los gobiernos», afirmó la economista en jefe de la OCDE, Laurence Boone.

La zona euro se verá particularmente afectada con un retroceso previsto del Producto Interior Bruto (PIB) de 9.1% en el escenario más favorable, y de 11.5% en caso de segunda ola en 2020.

En América Latina, Argentina tendrá un retroceso de 8.3% y 10.1% en su PIB respectivamente según ambos escenarios posibles. El impacto será algo más leve en Brasil: -7.4% o -9.1%.

En el caso de México, la OCDE apunta que la pandemia empujará a la economía a una recesión severa en 2020, impulsada por la contracción global, la caída en el turismo, menores precios del petróleo y las medidas de confinamiento interno necesarias tomadas.

Señala que el PIB caería en 8.6% este año si hay un segundo brote en lo que resta del año, y si se mantiene solo el brote actual, la economía se contraería en un 7.5%, con una recuperación en la segunda mitad del año liderado por las exportaciones y el consumo.

Advierte que en ambos escenarios, el nivel del PIB se mantendría más bajo que en a fines de 2019, ya que los sectores de turismo y exportación tardarán un tiempo en volver a los niveles previos a la pandemia.

Y aunque reconoce que México ha implementado una amplia gama de medidas fiscales, financieras y monetarias para enfrentar la crisis, la OCDE indica que dada la gravedad de la recesión, se justificarían medidas adicionales, las cuales deberían centrarse en proporcionar ayuda (ingreso) los trabajadores afectados, tanto en el sector informal como en el formal; añade que se debe evitar que desaparezcan empresas, así como reforzar la inversión privada, que será clave para lograr una recuperación en empleos, lo cual requerirá reducir la carga reguladora e incertidumbre.

Para Estados Unidos, la OCDE prevé una caída del PIB de 7.3% u 8.5%, respectivamente según los escenarios. China, que el año pasado creció 6.1%, sufrirá en 2020 una contracción de 2.6% en su economía, que puede ser de 3.7% si el virus regresa con fuerza.

Gurría instó a que la crisis actual sea la ocasión para una transición hacia un «crecimiento más sólido y más duradero». «El objetivo no es regresar a la normalidad», porque «la normalidad es lo que nos llevó adonde nos encontramos actualmente».

Para que las economías puedan recuperarse, la OCDE propone reforzar los sistemas de salud y facilitar las evoluciones de los oficios reforzando al mismo tiempo la protección de los ingresos, así como volver más resistentes a las cadenas de abastecimiento.

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) acordaron este viernes, de forma unánimemente, invitar a Costa Rica a convertirse en miembro de la Organización.

El Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, y el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, firmarán un Acuerdo de Adhesión en los próximos días.

La adhesión de Costa Rica, que ampliará el número de miembros de la OCDE a 38 países, se hará efectiva tras adoptar a nivel nacional las medidas necesarias para adherirse a la Convención de la OCDE, y depositar su instrumento de adhesión en poder del Gobierno de Francia, depositario de la Convención. 

El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, indicó que «nos complace mucho dar la bienvenida a Costa Rica a la familia de la OCDE en un momento en que el multilateralismo es más importante que nunca. La mejor forma de afrontar los retos mundiales actuales es que las economías emergentes, en desarrollo y avanzadas trabajen de forma conjunta en la búsqueda de soluciones».

Como parte de su proceso de adhesión, Costa Rica se ha sometido con éxito a las revisiones técnicas minuciosas de 22 Comités de la OCDE y ha puesto en marcha importantes reformas que han permitido al país armonizar su legislación, políticas y prácticas con las normas de la OCDE tales como la competencia, las estadísticas, la lucha contra el cohecho, el gobierno corporativo de las empresas públicas, los mercados financieros, la transparencia fiscal y la gestión de productos químicos industriales.

En abril de 2015, el Consejo de los países miembros de la OCDE invitó a Costa Rica a iniciar las conversaciones de adhesión. Costa Rica será el cuarto país miembro de la Organización de la región de América Latina y el Caribe, junto con México, Chile y Colombia.

La OCDE es una organización internacional que promueve políticas para mejorar el bienestar económico y social de los habitantes del mundo. Ofrece un foro en el que los gobiernos pueden trabajar en conjunto para compartir experiencias y buscar soluciones a los retos económicos, sociales y de gobernanza que enfrentan.

Los 37 miembros de la OCDE son: Alemania, Austria, Australia, Bélgica, Canadá, Chile, Colombia, Corea, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Luxemburgo, México, Países Bajos, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Eslovaca, Suecia, Suiza y Turquía.

La epidemia de nuevo coronavirus, Covid-19, frenará significativamente la economía mundial en 2020, así lo indicó este lunes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que decidió recortar su previsión de crecimiento en el mundo de 2.9% a 2.4%.

China, locomotora del crecimiento mundial desde hace tres décadas, debería crecer un 4.9% en 2020, 0.8 puntos porcentuales menos que en la anterior previsión, indicó la OCDE.

«El crecimiento era tenue, pero estaba estabilizándose cuando golpeó el Covid-19. Las restricciones sobre los movimientos de personas, bienes y servicios, y las medidas de contención aplicadas, como el cierre de fábricas, han hecho retroceder al sector industrial y recortado la demanda interna en China», señala la OCDE en su reporte «Coronavirus: the world economy at risk».

Enfatizó que el impacto sobre el resto del mundo a través de los viajes de negocios y el turismo, las cadenas de suministro, las materias primas y la caída de la confianza, está agravándose.

En ese sentido dijo, el crecimiento de la zona euro perderá 0.3 puntos porcentuales, hasta 0.8%, mientras que Italia, el principal foco del coronavirus en Europa, perderá 0.4 y tendrá crecimiento cero en 2020.

Estados Unidos resiste mejor, con una previsión de crecimiento del 1.9% del Producto Interior Bruto (PIB).

«La contracción de la producción en China tuvo efectos en todo el mundo, prueba de la importancia creciente de China en las cadenas de suministro mundiales y en los mercados de materias primas», explica la organización con sede en París.

La OCDE redujo sus previsiones en la «hipótesis que el pico endémico llegará a China en el primer trimestre 2020 y que en otros países la epidemia será más moderada y circunscrita».

Sin embargo, una epidemia más duradera, que se ampliará a Asia-Pacífico, Europa y América del Norte podría incluso dividir por dos el crecimiento mundial este año, advirtió la organización.

«Los gobiernos tienen que tomar medidas eficaces, movilizando medios suficientes, para prevenir la infección y el contagio», indica la OCDE, con el objetivo de «preservar los ingresos de los grupos sociales y de las empresas vulnerables durante la epidemia».

Para el caso concreto de México, la OCDE indicó que la economía registrará un crecimiento de 0.7%, pronóstico inferior al 1.2% previsto en enero pasado.

Asia, y en especial China, se vuelve a colocar una vez más a la cabeza del informe Pisa de la OCDE publicado este martes, donde Chile y Uruguay aparecen como los países latinoamericanos más destacados, según este estudio que mida la calidad, equidad y eficiencia de los sistemas escolares de cada país.

Publicado cada tres años desde el 2000, por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, este informe, que evalúa las competencias en ciencias, matemáticas y comprensión de textos escritos de alumnos de 15 años, se ha convertido en una referencia mundial para organismos especializados y gobiernos.

El informe concluye este año que uno de cada cuatro estudiantes en los países de la OCDE «no puede completar incluso las tareas de lectura más básicas», lo que significa que es probable que tengan dificultades «para encontrar su camino en la vida en un mundo digital cada vez más volátil».

Los ejercicios fueron presentados en mayo de 2018 a 600,000 jóvenes de 79 países y territorios, una muestra que representa a 32 millones de alumnos.

Varios países asiáticos figuran entre los mejores educados del mundo en lectura, ciencias y matemáticas, mientras los países latinoamericanos mejor educados en estas materias son Chile (puesto 43 de 79), Uruguay (48), Costa Rica (49) y México (53). Ninguno de ellos sobrepasa el promedio de la OCDE.

Los otros países de América Latina que han sido objeto del informe son Brasil (57), Colombia (58), Argentina (63), Perú (64), Panamá (71) y República Dominicana (76), y quedaron fuera del estudio Bolivia, Cuba, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Haití Honduras, Nicaragua, Paraguay y Venezuela.

En 2015 los mejores clasificados de la región también fueron Chile, que en 2018 incrementa su promedio, y Uruguay, que baja su media, seguidos por Costa Rica, Colombia y México.

«Sin la educación adecuada, los jóvenes languidecerán al margen de la sociedad, incapaces de enfrentar los desafíos del futuro mundo del trabajo, y la desigualdad seguirá aumentando», afirmó el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, al presentar el informe en París, en la inauguración de una conferencia de dos días sobre el futuro de la educación.

Según el informe, la mayoría de los países, particularmente en el mundo desarrollado, han visto pocas mejoras en su desempeño durante la última década, a pesar de que el gasto en educación aumentó en un 15% durante el mismo período.

Los mejores situados en el informe son cuatro ciudades y provincias chinas (Pekín, Shanghai, Jiangsu y Zhejiang), seguidas por Singapur, Macao (China) y Hong Kong (China), Estonia y Canadá.

En el caso de México, los estudiantes obtuvieron un puntaje bajo el promedio OCDE en lectura, matemáticas y ciencias. En México, solo el 1% de los estudiantes obtuvo un desempeño en los niveles de competencia más altos (nivel 5 o 6) en al menos un área (Promedio OCDE: 16%), y el 35% de los estudiantes no obtuvo un nivel mínimo de competencia (Nivel 2) en las 3 áreas (promedio OCDE:13%).

Las chicas obtuvieron 11 puntos más en lectura que los chicos (promedio OCDE: 30 puntos). La brecha fue menor que la observada en 2009 (25 puntos), aunque el rendimiento de los chicos se mantuvo estable durante el período. Los chicos superaron a las chicas en matemáticas por 12 puntos (promedio OCDE: 5 puntos) y en ciencias por 9 puntos (promedio OCDE: las chicas superaron a los chicos por 2 puntos).

En México, como en promedio en los países OCDE, el 23% de los estudiantes informaron haber sufrido acoso escolar (bullying) al menos algunas veces al mes. Sin embargo, el 86% de los estudiantes en México estuvo de acuerdo o muy de acuerdo con que es bueno ayudar a los estudiantes que no pueden defenderse (promedio OCDE: 88%).

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar

La OCDE revisó este jueves a la baja sus previsiones de crecimiento mundial para 2020, e informa que no se espera una mejora para 2021, debido a la amenaza persistente de las tensiones comerciales.

Igual que este año, en 2020 el crecimiento mundial podría situarse en 2.9%, por debajo del 3% que había proyectado en septiembre pasado. En 2020 el crecimiento estaría en 3%.

«Estas tasas de crecimiento son las más bajas desde la crisis financiera» apunta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que advierte que la economía mundial seguirá viéndose afectada por «una fuerte incertidumbre política así como por la debilidad de las inversiones y los intercambios».

La institución destacó la acción de los bancos centrales para apoyar la economía, pero advierte del «desequilibrio» entre las políticas monetarias y presupuestarias. Pidió políticas fiscales más «incitativas» para estimular las inversiones a largo plazo.

La OCDE expresó también su preocupación por el deterioro de las perspectivas económicas y apuntó a que los Estados no tomaron en cuenta cambios estructurales como la digitalización, el cambio climático o los cambios geopolíticos ocurridos desde finales de los años 1990.

«Sería un error político considerar estos cambios como factores temporales que podrían ser tratados por la política monetaria o fiscal, son estructurales», afirmó la institución.

Según sus previsiones, la ralentización económica se acentuará en Estados Unidos, con un crecimiento del 2.3% este año (0.1 punto menos en relación a las previsiones de septiembre). Para 2020 y 2021 será de 2.0%. China debería crecerá un poco más de lo esperado este año, un 6.2%, mientras que en 2020 será de 5.7% y de 5.5% en 2021.

Para México, la proyección de crecimiento de este año es de 0.2%. Para 2020, su estimado es de 1.2% y de 1.4% para 2021.

La OCDE rebajó este jueves de manera considerable sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2019 y 2020 y las situó en el nivel más bajo desde la crisis financiera de 2008/2009.

El crecimiento mundial pasará este año por debajo del 3% y se situará en un 2.9%, es decir un 0.3% menos que en las últimas previsiones de mayo.

En 2020 permanecerá en 3% (un 0.4% menos que en las previsiones de mayo), publicó la institución, que cita como razones principales de esta reducción del crecimiento la incertidumbre provocada por el Brexit, la guerra comercial y el endeudamiento privado.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que revisa sus cifras cuatro veces al año, señala que será el crecimiento mundial «más bajo desde la crisis financiera, con riesgos que siguen en aumento».

Según el organismo, las dificultades se siguen acumulando para el conjunto de las principales economías mundiales, sobre todo para las de la zona euro y las de los grandes países emergentes, afectados por la desaceleración de China y la caída de sus exportaciones de materias primas.

Alemania, primera economía europea, sufrió una de las revisiones más importantes, con un crecimiento previsto a 0.5% este año (-0.2%) y de 0.6% el año que viene.

Por su parte, Estados Unidos, que atravesaba uno de los ciclos de crecimiento más largos de su historia, se situará a 2.4% este año (-0.4%) y retrocederá hasta 2% en 2020 (-0.3%).

En este contexto, la institución redujo sobre todo sus previsiones en los países emergentes, especialmente India, con un crecimiento de 5.9% (-1.3%) este año y 6.3% en 2020 (1.1%). La situación más crítica es la de Argentina, en plena crisis económica y financiera, que tendrá este año una recesión de 2.7% de su PIB, y de 1.8% el año que viene.

En el caso de México, su previsión de crecimiento se situó para este año en 0.5% desde el 1.6% que publicó en mayo pasado; para 2020 será de 1.5%  para 2020.

“El crecimiento del PIB se ha desacelerado bruscamente en México este año, en parte debido a factores temporales como huelgas y mayor incertidumbre política. A medida que estos factores se desvanecen,las tasas de interés más bajas, las fuertes remesas y el aumento del salario mínimo deberían ayudar al crecimiento del PIB a fortalecerse a 1.5 por ciento en 2020”, indicó el organismo en su reporte “Perspectivas Económicas Interinas de la OCDE”.

La tasa de inmigrantes en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) aumentó un 2 % en 2018, según el último informe del organismo, que señaló una caída del número de refugiados registrados y un aumento de las migraciones por motivos de trabajo.

En su informe anual de perspectivas sobre la inmigración, el llamado club de los países ricos destacó una caída del 34% en el número de demandas de asilo, con 1.09 millones de peticiones el año pasado frente al pico histórico de 1.65 millones que se registró tanto en 2015 como en 2016.

La mayoría de peticiones vinieron de Afganistán, Siria, Irak y Venezuela.

Como cayó la demanda, el número de refugiados también dio marcha atrás y en 2017, último año del que se tienen datos de aceptaciones de asilo, se concedieron 700,000 permisos de asilo frente a los 900,000 de 2016.

Estados Unidos fue el principal destino de los demandantes de asilo, con 254,000 demandas, seguido de Alemania (162,000) y Turquía (156,000).

En cambio, subieron las migraciones por motivos laborales en un 6%, hasta los 4.9 millones de personas, y Polonia fue el primer país de destino de migrantes temporales: entregó 1.1 millones de autorizaciones a trabajadores externos de la Unión Europea (UE) y 21,000 a trabajadores de la UE.

En el caso de la UE, los trabajadores desplazados dentro de la Unión fueron la principal franja de migrantes temporales con cerca de 2.7 millones de personas, siendo esta la primera vía de contratación temporal (+16% con respecto a 2016).

La OCDE constató en su informe que sus países miembros están adaptando sus programas de inmigración de trabajo «con el objetivo de mejorar la selección y favorecer las competencias requeridas».

Las perspectivas profesionales de los inmigrantes volvieron a mejorar en 2018, como se viene observando en los últimos cinco años. «De media, un 68.3% de los inmigrantes tienen empleo y su nivel de desempleo es del 8.7%», destaca el informe.

El organismo constató que ante la caída de demandas de asilo, los poderes públicos se han centrado en la mejora de políticas de integración en lugar de la organización de nuevas llegadas, en particular con programas de dominio de la lengua, cursos de valores cívicos o sistemas de validación de diplomas profesionales.

A unos días de que se lleve a cabo la reunión de ministros de Finanzas del Grupo de los Siete, los países más industrializados del orbe, que se llevará a cabo en Chantilly, Francia. En el reporte «Going for Growth» la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos afirma que, ante la incertidumbre económica global y el aumento de la desigualdad, los gobiernos deben impulsar reformas estructurales que favorezcan un crecimiento más sólido, sostenible e inclusivo.

El secretario general de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría, señaló que “a medida que el crecimiento se está desacelerando y las nuevas tecnologías están transformando rápidamente nuestras economías, es urgente proseguir los esfuerzos de reforma para impulsar un crecimiento inclusivo y sostenible”.

Según el reporte, factores como la globalización, la digitalización, el envejecimiento de la población y la degradación del medio ambiente inciden en el comportamiento de la economía, por lo que los gobiernos deben aplicar reformas estructurales que impulsen el crecimiento a largo plazo, la productividad y el empleo, así como la igualdad de oportunidades, todo ello en un entorno más limpio.

En el documento, la OCDE conseidera que impulsar reformas para abrir los mercados a la entrada, la competencia y el comercio exterior, así como fomentar la inversión, será esencial “para la innovación, la difusión de las tecnologías digitales y, en última instancia, el crecimiento de la productividad y la inclusión social”.

Este año elreporte hace especial énfasis en la necesidad de aplicar reformas para lograr un crecimiento ambientalmente sostenible, mediante el combate a la contaminación y el cambio climático.

La OCDE revisó este martes a la baja las perspectivas de crecimiento para México en 2019 y 2020, tomando en cuenta una inversión frenada por la incertidumbre política. Dijo que la demanda interna y la inversión en infraestructuras respaldarán un crecimiento «modesto».

En su informe semestral de Perspectivas publicado hoy, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) fijó su previsión de crecimiento de México para este año en el 1.6%, lo que representa nueve décimas menos que lo proyectado en noviembre pasado, mientras que la perspectiva para 2020 en del 2.0%, ocho décimas menos.

El organismo consideró prioritario mejorar el entorno de negocio en un contexto de incertidumbre política, de creciente proteccionismo y ante la no ratificación del acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que sigue planteando riesgos negativos para las exportaciones y la inversión.

«Se espera que el consumo se fortalezca gracias a las remesas sólidas, una inflación menor y mayores transferencias sociales. Los planes de inversión en infraestructuras anunciados también ayudarán al crecimiento, pero las restricciones en el gasto contrarrestarán en parte estos efectos», señaló la OCDE.

Los autores del estudio aconsejaron al Gobierno que mantenga la deuda pública en una proporción constante y que haga ajustes en el gasto si el crecimiento del PIB decae y los ingresos que no proceden de los impuestos se reducen. Recomendaron también dirigir los recursos a la mejora de infraestructuras, al desarrollo de las regiones del sur y a la inversión en producción energética.

La OCDE aconsejó mejorar la eficiencia en la recaudación de impuestos reduciendo los gastos tributarios y las exenciones, así como mejorando la progresividad del impuesto sobre la renta.