Tag

periodistas

Browsing

La organización Artículo 19 registró cinco asesinatos de periodistas y 561 agresiones contra la prensa en México durante 2023, un promedio de un ataque cada 16 horas a un comunicador o medio de comunicación en el marco del ejercicio de su labor.

En el reporte ‘Violencia contra la prensa en México en 2023: ¿cambio o continuidad?’, la organización civil indicó que esa cifra incluye la desaparición de Juan Carlos Hinojosa Viveros en Nanchital, Veracruz, cuyo paradero se desconoce hasta ahora.

Además, recordó los asesinatos de cinco periodistas con un posible vínculo a su labor: Marco Aurelio Ramírez Hernández (Puebla), Luis Martín Sánchez Íñiguez (Nayarit), Nelson Matus Peña (Guerrero), Jesús Gutiérrez Vergara (Sonora) e Ismael Villagómez Tapia (Chihuahua).

Fuera de Israel y los territorios ocupados de Palestina, “México se se coloca como uno de los países más letales para ejercer el periodismo en el año 2023”.

En cuanto al número de casos, las agresiones documentadas por la organización presentaron una reducción del 19.4% respecto al año 2022, que se mantiene como el año más violento para la prensa en México en registros de la organización.

La organización dijo que una reducción de este porcentaje no se había documentado desde el sexenio del presidente Felipe Calderón, cuando en 2010 se documentaron sólo 162 casos.

En cuanto a la tipología de violencia, la asociación identificó “los mismos patrones que se han reportado en los últimos años”. Las tres categorías de agresiones más documentadas fueron intimidaciones y hostigamientos; el uso ilegítimo del poder público, principalmente mediante la estigmatización y el acoso judicial, así como las amenazas en la esfera física y digital.

Siguiendo la tendencia desde 2019, la intimidación y el hostigamiento se posicionó como la embestida más común, con 124 casos documentados, el 22.1% del total. Mientras que el uso ilegítimo del poder público se ubicó como la segunda agresión más frecuente, con 106 casos documentados (18.89%).

Precisaron que, en 2023, no hay un cambio sustancial en tendencias, pues el Estado sigue siendo el principal agresor de la prensa, con 287 casos de violencia documentada (51.16% del total). Le siguen particulares con 95 casos (16.93%), y después grupos de delincuencia organizada, con 57 casos (10,16%), finalizando con 25 agresiones provocadas por partidos políticos (4,46 %).

En 97 ocasiones (17.29%) Artículo 19 “pudo identificar una agresión pero no contaba con elementos suficientes para categorizar al agresor”.

En Broojula, Ana Paula Ordorica conversa con Leopoldo Maldonado, director regional de Artículo 19 para México y Centroamérica, sobre la violencia contra los periodistas, y cómo ha influido en estas cifras la relación que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha entablado con la prensa durante su sexenio.

Un total de 99 periodistas y trabajadores de medios fueron asesinados en todo el mundo el pasado año, de los cuales 72 fallecieron en la guerra entre Israel y Hamás en la Franja de Gaza iniciada el 7 de octubre pasado.

Estos datos fueron hechos públicos por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), una organización independiente con sede en Nueva York.

El documento del CPJ asegura que el número de informadores muertos violentamente es el mayor de los registrados desde 2015 y sirve como un “grave indicador de la cifra sin precedentes de periodistas y trabajadores de medios que han perecido en la guerra entre Israel y Hamás en Gaza”.

La gran mayoría de las víctimas de 2023 eran periodistas palestinos que murieron en los ataques israelíes contra la Franja de Gaza.

Sin contar ese conflicto, un total de 22 periodistas y trabajadores de medios murieron en otros 18 países, aseguró la organización.

Si se excluyen las muertes de periodistas en Israel, Gaza y el Líbano, donde se han registraron ataques en el marco de ese conflicto, los casos de periodistas muertos disminuyeron significativamente en 2023, precisa la organización.

Sin embargo, los datos de 2023 del CPJ muestran que los atentados contra periodistas siguen siendo constantes en países como Filipinas, Somalia y México.

Incluso en los países donde la cifra total de periodistas fallecidos ha disminuido, los ataques no letales persisten y los informadores continúan siendo encarcelados a niveles récord, lo cual es un indicador clave de la situación de la libertad de prensa en el mundo, añade el informe.

Para el CPJ, el hecho de que la cifra de muertes de periodistas haya disminuido no implica necesariamente que haya aumentado la seguridad.

El documento cita el ejemplo de nuestro país, donde los asesinatos de comunicadores descendieron de un récord de 13 en 2022 a dos en 2023, pero los periodistas continúan sufriendo ataques, hostigamiento, amenazas y secuestros en medio de la corrupción y el crimen organizado. Esto según cifras de la CPJ.

Desde 1992 a 2023, 94 de los 96 periodistas muertos en Filipinas fueron asesinados por su labor, y los periodistas de emisoras de radio fueron especialmente vulnerables.

En todo el mundo, los mecanismos actuales para proteger la integridad física de los periodistas habitualmente incumplen el propósito de proteger a la prensa y los asesinos de periodistas frecuentemente burlan la justicia, conforme las investigaciones locales son retrasadas, malogradas o sencillamente nunca comienzan, concluye el CPJ.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció esta mañana el hackeo a los servidores de la Presidencia que derivó en la filtración de datos personales de más de 300 periodistas que acuden a sus conferencias matutinas.

“Ya hackearon las computadoras de la mañanera, fue hackeo”, indicó el mandatario en la mañanera.

“Hay que buscar la forma, primero, de saber qué fue lo que sucedió, quién hackeó, hoy se va a hacer un informe, se va a entregar, pero no tenemos nosotros ningún afán autoritario. Sí se cuidan los datos, pero los hackeos se dan”, agregó.

La consultora de seguridad SILKIN reveló el pasado fin de semana que en foros clandestinos se filtró una base de datos del Sistema de Acreditación de Prensa de Presidencia, con detalles de más de 300 periodistas, incluyendo pasaportes, identificaciones, el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), direcciones y teléfonos.

La organización Artículo 19, que defiende la libertad de prensa, advirtió que siendo México uno de los países más letales contra la prensa, con 163 periodistas asesinados y 32 desaparecidos, por lo que una filtración como la ocurrida, “vulnera no solo su dignidad e intimidad, sino su seguridad física”.

Fil a su estilo, López Obrador culpó del “hackeo” a la “red de opositores a la transformación”, es decir, a líderes vinculados a los partidos de oposición.

“Acuérdense de que nuestros adversarios tienen mucho dinero y pueden contratar a los delincuentes de esta materia de más especialidad en el mundo”, acusó.

Pese a sus señalamientos, López Obrador se prometió investigar, castigar a los responsables y enviar un informe al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), al cual a criticado en reiteradas ocasiones al punto de sugerir su desaparición.

AMLO dijo que este tipo de acciones, el hackeo y posterior filtración, es parte de una “guerra sucia” que busca socavar a su Gobierno de cara a las elecciones presidenciales del próximo 2 de junio.

“Nosotros tenemos que cuidar a todos los ciudadanos y a los periodistas. ¿Pero por qué lo hacen? ¿Por qué es el hackeo? Para tratar de sembrar la idea de que nosotros perseguimos, censuramos, somos dictadores”, comentó.

Finalmente, llevó la explicación de este hackeo a sus ya conocidos y constantes ataques al periodista Carlos Loret de Mola, quien volvió a cuestionar y criticar por ser “experto en montajes”.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), encargado de la protección de datos personales en México, exigió al Gobierno federal aclarar una filtración de datos personales de más de 300 periodistas acreditados ante la Presidencia.

La oficina de la Presidencia “tendrá que avisar en un plazo de no más de 72 horas sobre lo que pasó para que ellos (los periodistas) conozcan y puedan poner una denuncia”, dijo este fin de semana Julieta del Río, comisionada del INAI.  De no hacerlo, se analizará iniciar una investigación de oficio.

El viernes, Víctor Ruiz, fundador de la firma de seguridad cibernéitca Silikn, denunció la filtración de los nombres y datos personales de periodistas.

Se trata de comunicadores que acuden a la mañanera ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien de manera frecuente utiliza dicho espacio para señalar y acusar a periodistas y medios que son críticos hacia su gobierno.

Según lo expuesto por Ruiz, en algunos de los archivos aparece la dirección, fotografía y nombre completo de los periodistas. En algunos casos los registros se acompañan con la identificación oficial de los comunicadores.

La organización Alianza de Medios MX, conformada por una decena de medios condenó la filtración de datos y exigió una investigación y consignar a los culpables.

La organización manifestó su preocupación por la filtración de datos de periodistas tanto nacionales como extranjeros.

“Desde Alianza de Medios Mx vemos con preocupación la exhibición ilegal de los datos personales de 323 periodistas que han asistido a cubrir la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador”, apuntó la Alianza.

Recordó que la vulneración de la información de la Presidencia de México hizo que acabaran en bases de datos públicas fotografías, identificaciones, números telefónicos, correos electrónicos, direcciones y Claves Únicas de Registro de Población (CURP) de los reporteros.

“Lo que los pone en riesgo de sufrir ataques físicos y afecta su dignidad”, puntualizaron.

Asimismo, exigieron a las autoridades competentes investigar los hechos para saber si se trató de un hackeo informático o de “una filtración dolosa” de la información personal de los comunicadores “así como la consignación de los culpables”.

Las conferencias matutinas del presidente han recibido críticas de organizaciones que defienden la libertad de prensa por los ataques que realiza López Obrador contra periodistas críticos de su Gobierno, mientras que la oposición lo acusa de usar las ruedas de prensa para esparcir propaganda y desinformación.

Desde junio de 2021, durante la conferencia se presenta la sección ‘¿Quién es quién en las mentiras de la semana?’ donde la encargada Ana Elizabeth García Vilchis arremete contra la prensa nacional, al “desmentir”  noticias que el Gobierno califica como falsas.

La filtración de datos de lo más de 300 reporteros que se han acreditado para cubrir las conferencias matutinas del presidente fue confirmado por la organización Artículo 19.

“Artículo 19 corroboró con diversas fuentes la difusión de datos personales de periodistas en un foro en línea. Esta base de datos recaba presuntamente las acreditaciones de quienes atienden a las conferencias matutinas del @GobiernoMX.”, señaló la organización en su cuenta de X.

De acuerdo con Artículo 19, la difusión de los datos “vulnera no sólo su dignidad e intimidad, sino su seguridad física” de los periodistas. Recordó que México es uno de los países más letales contra la prensa con 163 periodistas asesinados y 32 desaparecidos.

Informó que, hasta el momento, se desconoce el tiempo que esos datos estuvieron disponibles en línea. Artículo 19 urgió a los periodistas que hayan asistido a las conferencias en los últimos años a activar protocolos de seguridad y tomar las debidas precauciones.

Asimismo, instó al Gobierno a aclarar cuáles fueron las medidas que tomó para evitar la vulneración de los datos personales que recolectó “específicamente las medidas contempladas en el sistema de gestión”. También pidió que informara sobre las acciones preventivas para evitar que se cometan daños con la información filtrada y cuáles serán las medidas compensatorias y resarcitorias del hecho.

2023 fue el año más letal de la última década para los profesionales de los medios, según el informe anual de la ONG Campaña Emblema de Prensa (PEC), que registró al menos 140 muertes violentas de reporteros en 28 países.

Esta cifra supone un aumento interanual de más del 20% respecto a los datos de 2022, cuando se contabilizaron 116 periodistas asesinados.

Según los datos de PEC, la Franja de Gaza ha sido la región con más asesinatos de profesionales de los medios en todo el mundo, con 81 muertos desde el comienzo de la ofensiva entre Israel y Hamás el pasado 7 de octubre hasta el final del año pasado.

El informe advierte que se trata del mayor número de víctimas entre los medios de comunicación durante un conflicto en tan poco tiempo, con casi un periodista muerto por día en los últimos tres meses de 2023.

El presidente de PEC, Blaise Lempen, recordó que es “difícil” verificar si estos periodistas, muchos de ellos palestinos que trabajaban en medios locales y extranjeros, fueron atacados intencionalmente debido a su profesión o si murieron en ataques indiscriminados de Israel contra civiles.

En este sentido, la ONG instó a la ONU a iniciar una investigación independiente para averiguar las circunstancias exactas en las que han muerto los periodistas en Gaza, ya que “los responsables de estos crímenes deben comparecer ante la justicia lo antes posible”.

En algunas regiones de América Latina la situación tampoco mejoró, como en nuestro país, que fue el segundo lugar del mundo más letal para los periodistas en 2023 con un total de nueve reporteros asesinados. Con cinco asesinatos, Guatemala fue el tercer país del mundo con más víctimas.

Otros países destacados en el informe de PEC de 2023 fueron Ucrania, donde la guerra dejó un total de cuatro periodistas asesinados, e Israel, con cuatro muertes durante los ataques de Hamás del 7 de octubre.

Por regiones, Oriente Medio ocupó el primer lugar con un 64% de las muertes registradas en 2023, dos tercios de las víctimas, seguido de América Latina con 20 muertes; Asia, con 12; África, con 11; Europa, con cuatro; y América del Norte, con tres.

Zeus, testigo protegido en el juicio oral contra Juan Carlos García Rivera, presunto operador del software Pegasus para el corporativo KBH, relató que se espió con Pegasus a empresarios de alto perfil como Carlos Slim y Germán Larrea, así como a un número nutrido de periodistas.

KBH Aplied Technologies Group es una red de empresas fantasma que se utilizó para comercializar en nuestro país el programa espía propiedad de la empresa israelí NSO Group.

El portal Aristegui Noticias reveló que durante el primer del juicio, Zeus refirió que el dueño de KBH, Uri Ansbacher Bendrama, recibía órdenes directamente del ex presidente Enrique Peña Nieto, sobre a quién se debía espiar.

El testigo protegido indicó que los nombres de los espiados con Pegasus se concentraron en un archivo, que contenía más de 1,500 registros, mismo que fue enviados al CISEN; incluía números telefónicos, llamadas de entrada y salida, ubicaciones, fotografías y grabaciones.

Según Zeus, el dueño de KBH recibía órdenes del expresidente “El Patron”, como se le conocía a Peña Nieto, además de Osorio Chong, entonces secretario de Gobernación y de Eugenio Imaz Gispert, director del Cisen, para hacer las intervenciones sin importar si había orden judicial o no.

Entre los empresarios espiados por ordenes directas de Peña Nieto, aparecen Carlos Slim y Germán Larrea, dos de los hombres más ricos del país, así como directivos de Televisa, de los cuales no se especificó su identidad.

En cuanto a los periodistas, se reconfirmó el seguimiento que sufrieron Carmen Aristegui, Jenaro Villamil, Carlos Loret, Héctor de Mauleón o Pedro Ferriz de Con.

Al respecto, esta mañana el presidente habló sobre el espionaje revelado por Zeus. Dijo que su administración no cuenta con información sobre el tema, aunque dijo, “puede que el CISEN” tenga algo.

“Siempre hemos padecidos nosotros de espionaje. Nosotros no lo hacemos, aquí se terminó eso. No espiamos a nadie, no escuchamos teléfonos de nadie, pero hay muchos que se acostumbraron a eso”, dijo el mandatario.

Investigación completa en Aristegui Noticias

Maynor Ramón Ramírez Arroyo, reportero especializado en temas de crónica roja, resultó herido la noche de ayer al ser baleado por presuntos sicarios en Apatzingán, en la región de Tierra Caliente de Michoacán.

De acuerdo con informes preliminares, el ataque fue perpetrado alrededor de las 20:30 horas en la colonia Lázaro Cárdenas, cerca del Mercado de “El Ahuate”, donde Maynor Ramón se encontraba a las afueras de su casa.

Ramírez, quien labora para el Diario ABC de Michoacán, recibió varios impactos de bala, por lo que fue trasladado por paramédicos de Protección Civil al área de urgencias del Hospital Regional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En este hecho otro hombre también resultó herido, pero su identidad no ha sido revelada por las autoridades.

Este ataque es el segundo que sufre Maynor Ramírez, ya que el 11 de octubre del 2016 fue baleado por un hombre que le disparó en el estómago cuando se encontraba en el cruce de las avenidas Lázaro Cárdenas y Francisco I. Madero.

En esa ocasión, el periodista subió a su vehículo en el que llegó hasta un hospital local, de donde más tarde fue trasladado en un helicóptero del Gobierno del estado a Morelia, capital del estado.

Este ataque coincide con el inició una investigación por homicidio en grado de tentativa por el ataque a tiros en contra de cuatro reporteros registrado en Chilpancingo, Guerrero; dos de ellos fueron reportados como graves.

Los reporteros resultaron heridos luego de un ataque a balazos perpetrado por desconocidos después de que cubrieron un hecho de violencia registrado, según indicó la Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero.

Los reporteros heridos son el cronista judicial Víctor Mateo Francisco, de los medios digitales Guerrero al Instante y Ahora Guerrero; el fotógrafo Óscar Guerrero Ramírez, de Primer Plano, y el reportero Jesús de la Cruz Nava, de Reporte Guerrero, quienes cubren todo tipo de acontecimientos en la entidad para agencias de noticias estatales. Héctor “N”, otro periodista, también fue víctima del ataque aunque salio ileso.

La agresión ocurrió frente a una zona militar cuando los comunicadores regresaban de cubrir un hecho de violencia contra un chofer del transporte público y fueron atacados por dos sujetos armados en una motocicleta, según explicaron en un comunicado asociaciones de periodistas de Guerrero.

El ataque se produce a pocos días del secuestro de otros tres comunicadores en otra localidad del estado, que fueron liberados el fin de semana sin que se conozca hasta el momento el motivo de la retención.

El fotoperiodista Ismael Villagómez fue asesinado a mediados de este mes de un tiro en la cabeza en Ciudad Juárez, en Chihuahua, el quinto comunicador asesinado en México lo que va del año.

En septiembre, Jesús Gutiérrez Vergara, director del portal Notiface Prensa Digital, murió en medio de un ataque armado a policías municipales en San Luis Río Colorado, en Sonora, mientras que el periodista Nelson Matus, director de la web Lo Real de Guerrero, falleció a mediados de julio tras ser baleado a las afueras de Acapulco.

Una semana antes se había reportado la muerte de Luis Sánchez, corresponsal del diario local La Jornada, en Nayarit. En febrero, el fotoperiodista José Ramiro Araujo fue asesinado a cuchillazos y golpes en el estado norteño de Baja California, fronterizo con Estados Unidos.

Quince periodistas fueron asesinados en 2022, considerado el año más letal para la prensa en al menos tres décadas.

Tres periodistas y una cuarta persona que habían sido secuestrados en Guerrero fueron liberados este sábado, según confirmó la Fiscalía General del Estado, mientras este fin de semana se confirmó la muerte de tres personas más en la región.

“Derivado del reforzamiento de los operativos de búsqueda y el despliegue de autoridades de seguridad federales y estatales, en la Región Norte de la Entidad, fueron puestos en libertad los periodistas Nayssa N., Alberto N. y Marco Antonio N.; así como, Guadalupe N.”, señaló la Fiscalía local en un comunicado.

Medios locales precisaron que Guadalupe ‘N’ es la esposa de uno de los periodistas.

La propia Fiscalía había recibido previamente una prueba de vida de las personas secuestradas y la comparecencia de las víctimas ante el Ministerio Público correspondiente, conforme al protocolo establecido de búsqueda de personas desaparecidas.

Tras ello, se movilizó a agentes ministeriales y a personal del Ejército, de la Guardia Nacional, la Policía Estatal y la Comisión Estatal Búsqueda de Personas en la zona de desaparición.

Asimismo se abrió una investigación a través de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos en Agravio de Periodistas y Defensores de los Derechos Humanos y de la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición Forzada y Búsqueda de Personas Desaparecidas con el objeto de perseguir a los responsables.

“La Fiscalía General del Estado refrenda su compromiso con las y los guerrerenses, a través del fortalecimiento de la acciones en materia de búsqueda de personas desaparecidas, combate al crimen, procesamiento y sanción de los delitos”, destacó la institución.

Y aunque se localizó a las cuatro personas, este mismo fin de semana se informó la muerte de otas tres personas en ataques armados en la misma zona, según recoge el portal Quadratín.

Un hombre fue hallado atado y baleado en la ciudad de Iguala. En el lugar se hallaron casquillos de armas de grueso calibre AK-47 y AR-15. Mientras, en Chilpalcingo, en la colonia Emiliano Zapata, se escucharon disparos sobre las 22:20 horas del viernes y un hombre fue trasladado a un hospital, donde perdió la vida.

Por último, cerca de Ciudad Altamirano, un hombre fue hallado sin vida entre la maleza. También se encontraron tres casquillos de calibre nueve milímetros. Por el momento no se ha podido identificar a la víctima.

Autoridades investigan la desaparición de cinco personas, entre ellas, tres periodistas, en la localidad de Taxco de Alarcón, en Guerrero, según informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

La Fiscalía precisó que el caso se persigue a través de la fiscalía especializada en delitos cometidos en agravio de periodistas y defensores de los derechos humanos, así como por la fiscalía especializada en materia de desaparición forzada y búsqueda de personas desaparecidas.

Los periodistas desaparecidos fueron identificados como Marco Antonio Toledo Jaimes, director del Semanario Espectador de Taxco, corresponsal de N3 Guerrero, La Crónica, y Vespertino de Chilpancingo, el pasado 19 de noviembre.

Además de Silvia Nayssa Arce Avilés, y Alberto Sánchez Juárez, una pareja de periodistas del medio digital RedSiete, el 22 de noviembre, ambos plagios perpetrados por grupos criminales armados.

Lo anterior pudo ser corroborado por la organización Artículo 19, mientras que los familiares de los plagiados dieron a conocer públicamente sus desapariciones en sus redes sociales.

Artículo 19 explicó que las coberturas de los periodistas se centraban en temas tanto políticos como de seguridad local, en el caso de Toledo; y notas locales en los alrededores de Taxco y del estado, siendo sus coberturas más recientes las relacionadas al azote de Otis el pasado 25 de octubre.

La organización también destacó que con 425 agresiones entre 2009 y 2023, Guerrero se posiciona como la quinta entidad con más ataques contra periodistas y medios de comunicación.

“El estado es también el segundo más letal contra la prensa, pues se tienen contabilizados 17 periodistas asesinados, siendo el último caso de Nelson Matus Peña. Así como tres periodistas desaparecidos, con el caso de Alan García, siendo el último caso documentado”, añadió.

La organización instó a las autoridades a aplicar los protocolos legales estimados en este tipo de investigaciones ministeriales y atender su localización con oportunidad.

Los hechos se reportan una semana después del asesinato del fotoperiodista Ismael Villagómez en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En lo que va del año en México, considerado el país sin guerra más peligroso para la prensa, cinco periodistas han sido asesinados en relación con su labor, con lo que la cifra asciende a 163 homicidios entre de 2000 a la fecha, según el conteo de Artículo 19.

La ahora precandidata presidencial del PRI y del PAN para el 2024, denunció el “hostigamiento cotidiano” a los periodistas por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y recordó que ella ha sido hostigada desde Palacio Nacional.

Durante su participación en la 79 asamblea anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la líder opositora dijo que “la prensa libre equilibra a los poderosos”.

“El hostigamiento cotidiano a periodistas desde Palacio Nacional es lamentable”, aseguró Gálvez en un breve discurso, en el que remarcó que el Gobierno de López Obrador “ha fallado a la libertad de expresión”.

En ese sentido, subrayó que desde que AMLO llegó al poder, en 2018, ha habido 45 asesinatos, muchos de los cuales siguen “impunes”.

“La prensa libre contribuye al desarrollo del país, los medios cuando cuentan la verdad equilibran a los poderosos”, anotó.

En ese sentido, la también senadora del PAN dijo que desde que alzó la mano para buscar la Presidencia ha sido hostigada por el Gobierno.

“He sido hostigada desde Palacio Nacional y en este momento tengo medias cautelares porque el presidente dice que estoy aquí solo porque un grupo de hombres me pusieron”, expresó. “El hostigamiento cotidiano desde la presidencia a periodistas críticos o a ciudadanos como una servidora, la verdad, me parece lamentable”.

Fue en ese punto donde recordó que la libertad de expresión “me trajo hasta aquí, defender mi derecho a que se dijera la verdad”. Y es que recordemos que su irrupción en el escenario político se debió a un amparo que presentó por una declaración de AMLO en su conferencia matutina.

El presidente aseguro que la panista estaba en contra de los apoyos sociales, como las pensiones a adultos mayores, algo que asegura, nunca dijo.”Jamás me hubiera atrevido a hacer una declaración de ese tipo”, dijo Xóchitl Gálvez.

La precandidata presidencial aprovechó su participación en el encuentro de la SIP para pedir a los medios “equidad” en lacobertura del futuro proceso electoral.

“Pedirles que sean justos en las coberturas de campaña, la verdad estoy viviendo de alguna manera cierto cerco periodístico, porque desde el poder amenazan a aquellos que se atreven a cubrirme”, reclamó Gálvez.

Aunque estaba programada la presencia de las dos aspirantes presidenciales Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, finalmente sólo la opositora acudió a la inauguración de la asamblea de la SIP.

En el acto inaugural, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Michael Greenspon, expresó su “decepción” por la ausencia del presidente López Obrador u otras autoridades federales en el encuentro, pues recordó que el evento sólo busca fortalecer la libertad de prensa.

La SIP, con sede en Miami (Estados Unidos) e integrada por más de 1,300 publicaciones de la región, es una organización sin fines de lucro integrada por empresas periodísticas y dedicada principalmente a defender y promover la libertad de prensa y expresión en el continente americano.

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) denunció este martes que la guerra en Medio Oriente entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) se ha tornado en el conflicto reciente “más mortífero” para los periodistas.

La UNESCO ha confirmado que, desde el pasado 7 de octubre, cuando Hamás atacó Israel, al menos nueve periodistas han fallecido en servicio cubriendo lo que sucede en la frontera de Israel y la Franja de Gaza.

Sin embargo, advirtió que dicha cifra podría aumentar aún más, ya que se está examinando otros informes que podrían hacer variar los muertes de periodistas.

“Este es un saldo dramático. Nunca en un conflicto reciente la profesión había tenido que pagar un precio tan alto en tan poco tiempo”, manifestó la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, quien ha hecho un llamado a los actores regionales e internacionales para que adopten “medidas inmediatas”.

Indicó que los periodistas nunca, “bajo ninguna circunstancia”, deberían ser un blanco de ataques, e indicó que es responsabilidad de todos los actores garantizar que puedan seguir ejerciendo su profesión de forma segura e independiente.

En este contexto, el organismo de la ONU recordó que, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, los periodistas, los profesionales de medios de comunicación y el personal asociado que cubre conflictos internacionales “deben ser protegidos como civiles”.

Así, la directora general de la UNESCO ha incidido en que “en tiempos de guerra, el trabajo de los periodistas es absolutamente vital”, pues brinda a las poblaciones afectadas información “confiable e importante”, que además puede ser “fundamental” para su seguridad.

Comenzó este martes la reunión semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP),  con el foco en una “Nicaragua despojada” de justicia y libertades, en medio de un deterioro generalizado de estos derechos también en países de la región .

Los periodistas Juan Lorenzo Holmann y Miguel Mendoza, así como los activistas Tamara Dávila y Lesther Alemán Alfaro, todos ellos parte del grupo de 222 presos políticos desterrados a Estados Unidos por el Gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, expresaron su confianza de que se consolidará “la unidad” en la oposición nicaragüense.

“Prácticamente todos los periodistas independientes están fuera del país. Para sostenernos, tenemos a disposición los medios digitales, sino estaríamos callados, como sucedió en otras dictaduras”, agregó el periodista Juan Lorenzo Holmann, quien permaneció en prisión desde el 13 de agosto de 2021 hasta su destierro en febrero de este año.

Holmann, que es vicepresidente regional de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, llamó a “comenzar propuestas concretas” y alertó sobre el cada vez mayor éxodo de nicaragüenses.

Mendoza recalcó que hay más de 200 periodistas en el exilio por criticar al gobierno, lo que a él le supuso pasar 598 días en prisión por el delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, en perjuicio del Estado de Nicaragua”.

La organización con sede en Miami, aprobará en esta reunión, que se celebra de forma virtual, los informes sobre el estado de la libertad de expresión y de prensa en 24 países de la región.

Destaca la SIP los casos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países donde las libertades “están decapitadas”, como señaló en la inauguración Greenspon, que señaló que esos tres países son los que mas “han expulsado, perseguido y encarcelado periodistas y ciudadanos críticos”.

Sin embargo, advirtió que la libertad de prensa está solo “decapitada en estas dictaduras”. También existen altos niveles de desprecio en países en los que hay elecciones libres. Mencionó casos de preocupación como El Salvador, Guatemala. En el caso de nuestro país comento:

“Consideramos negativo para la democracia que muchos gobiernos espíen a los periodistas, como sucedió en El Salvador y México, a través de Pegasus, o que la mayoría de los gobiernos tengan ejércitos de trolles y usen cuentas anónimas y partidistas para atacar a los periodistas y medios en las redes sociales”.

La SIP indicó que los periodistas en nuestro país siguen siendo víctimas de intimidación y espionaje.

“No se registraron asesinatos de periodistas en este período. Sin embargo, las intimidaciones continúan, sobre todo en zonas de alta criminalidad, donde son asediados los medios pequeños que cubren temas de seguridad”, destacó la organización en un reporte.

La SIP recordó que la Alianza Medios MX ha reportado llamadas intimidatorias, persecuciones, disparos y quema de bienes de los comunicadores.

En el informe, la SIP expuso casos como el del ataque a balazos contra el periodista Ciro Gómez Leyva el pasado 15 de diciembre, quien resultó ileso.

Señaló que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) condenó el ataque, pero el mandatario no descartó un autoatentado “de la derecha” para desprestigiar a su gobierno. “El presidente mantuvo su discurso hostil contra los medios”, precisó la SIP en su reporte.

La organización abundó que el mandatario no ha dejado de acusar a los periodistas de conspirar con empresarios para afectar a su Gobierno. “Los acusa de estar enojados porque les quitó privilegios de publicidad y prebendas”, apuntó.

El reporte se divulga después de que México se consolidó como el “país en paz” más peligroso para la prensa, al concentrar 20% de los asesinatos de periodistas del mundo en 2022, con 13, según Reporteros Sin Fronteras.

Mientras que otras asociaciones, como la SIP, contabilizaron cerca de 20 asesinatos y Artículo 19 registró 17 homicidios contra comunicadores.

La SIP expuso que el presidente mantiene los miércoles la sección “Quién es quién en las mentiras” en su conferencia matutina, en donde refuta lo que los medios critican de él “y argumenta en su defensa con falsedades, datos parciales desmentidos y no ofrece pruebas”.

Recordó que existen casos de hostigamiento a periodistas, no solo por parte del presidente sino de políticos de su partido, Morena.

Estados Unidos señaló este lunes en su informe anual sobre derechos humanos al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por “desacreditar” a periodistas y organizaciones de la sociedad civil en sus conferencias de prensa matutinas

El documento, elaborado por el Departamento de Estado y relativo a 2022, vuelve a expresar preocupación por los altos niveles de impunidad en México y por la violencia perpetrada por el crimen organizado.

Sobre la situación de la libertad de prensa en el país, refiere que 15 periodistas fueron asesinados el año pasado y que 11 de esos crímenes estuvieron relacionados con su labor.

Estados Unidos considera que “los altos niveles de impunidad” en estos crímenes generan “autocensura y reducen la libertad de expresión y de prensa”.

“Los periodistas pueden criticar al gobierno y discutir asuntos de interés general sin restricciones”, añade el informe, pero añade que “políticos, incluso el presidente López Obrador, los desacreditaron públicamente para presentarlos como parciales, partidistas y corruptos”.

Sobre los defensores de derechos humanos, el documento destaca que “el presidente López Obrador reprendió a grupos de la sociedad civil en sus conferencias de prensa matutinas”.

El documento también destaca que el crimen organizado perpetra crímenes violentos en nuestro país como homicidios, torturas, secuestros, extorsiones y tráfico de personas.

“El gobierno investigó y persiguió algunos de esos crímenes, pero la mayoría permanecen sin investigar”, sostuvo el Departamento de Estado.

Menciona la colusión de criminales y autoridades en algunos crímenes que “a menudo quedan impunes”.

El informe recoge reportes de ataques contra migrantes y solicitantes de asilo por parte del crimen organizado, policía y agentes migratorios en las zonas fronterizas y en los aeropuertos.

Pese a lo expuesto, el gobierno de Joe Biden destaca que México llevó a cabo esfuerzos para “combatir las organizaciones que trafican con personas pero han dado resultados limitados”.

Este reporte del Departamento de Estado sirve de guía al Congreso de Estados Unidos para determinar la ayuda exterior que se concede a cada nación.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamentó la “persistente campaña de hostigamiento” contra medios de comunicación y periodistas que desde 2022 lleva a cabo la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, y llamó a la funcionaria a respetar la libertad de prensa y el trabajo periodístico.

En un comunicado divulgado este martes, la SIP se refirió a los “continuos ataques” de la gobernadora de Morena contra medios estatales y nacionales, así como contra periodistas, “a los que insulta y calumnia y cuestiona sus coberturas” desde su programa “Martes del Jaguar”.

Entre los medios más atacados, detalla la SIP, figuran Proceso, Grupo Fórmula, El Universal, Milenio, El Financiero, Imagen, Reporte Índigo, ADN, Tribuna Campeche, Televisa y N+.

La gobernadora, según el comunicado, los acusa de difundir información que considera negativa para su gestión y sus allegados, en especial cuando reportan actos de abuso de poder y corrupción.

Según el comunicado, los medios también vinculan la “estigmatización de la gobernadora” a ciertos ataques físicos contra periodistas.

Entre estos hechos, señala, se mencionan el atentado con bomba molotov contra el domicilio de Luis Mendoza Leciano, colaborador de diversos medios en Campeche.

Mendoza Leciano, Ángel Escamilla y Carlos Martínez Caamal, que trabajan en Campeche, denunciaron en 2022 que fueron víctimas de amenazas, ataques y discursos de odio.

El presidente de la SIP, Michael Greenspon, director global de Licencias e Innovación de Impresión de The New York Times, condenó “la peligrosa conducta intimidatoria” y pidió a la gobernadora suspender de inmediato la práctica del desprestigio, “porque suele derivar en consecuencias de violencia física”.

No es la primera vez que la SIP se pronuncia sobre lo que sucede en nuestro país. En febrero del año pasado, envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) instándolo a suspender “todo discurso estigmatizante contra medios y reporteros”.

Greenspon y Jornet indicaron que la SIP se comunicará con la CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, a fin de solicitar medidas cautelares para los periodistas “denostados por la gobernadora”.

Los asesinatos de periodistas en el mundo aumentaron 50% en 2022 respecto al año previo, debido principalmente a los ataques en Ucrania, México y Haití.

Según un informe del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York, al menos 67 trabajadores de los medios fueron asesinados en 2022, la cifra más alta desde 2018.

Periodistas en los tres países dicen que el peligro los obliga a trabajar en una situación de gran estrés.

El hecho llama la atención sobre todo en Haití, donde en 2022 asesinaron a siete periodistas, una cifra enorme para un pequeño país de 12 millones de habitantes. Algunos fueron asesinados por las pandillas que de hecho se han apoderado de Puerto Príncipe, aunque al menos dos fueron abatidos por la policía.

El periodista Mackenson Remy, de Radio Caraibes, que aún cubre noticias en la calle, dijo que ya no se sabe en quién se puede confiar.

“Reportear en Haití es extremadamente difícil para los periodistas, específicamente en la capital”, dijo Remy a la agencia AP. “La corrupción está en todas partes, ya no puedes confiar en nadie”.

El CPJ observó que 35 de los asesinatos ocurrieron en Ucrania, México y Haití. En México asesinaron a 13 trabajadores de prensa, según el comité. Otros grupos dicen que la cifra es de 15, que de ser cierto haría del 2022 el año más mortífero para los periodistas mexicanos en las últimas tres décadas.

Así, Latinoamérica, con México a la cabeza, fue el pasado año la región del mundo más mortífera para los periodistas, según el informe. En total, 30 periodistas latinoamericanos han muerto violentamente el pasado año, lo que constituye casi la mitad de los 67 que han muerto en todo el mundo.

En tanto, en Ucrania mataron a 15 periodistas el año pasado, según el CPJ. Recordemos que a casi un año de haber sido invadido por Rusia, en Ucrania se libra una guerra, lo que ha aumentado los riesgos para los periodistas.

El CPJ pudo confirmar que 41 de los 67 periodistas fueron asesinados “en relación directa con su trabajo” y que investiga los motivos de los 26 asesinatos restantes.

Los asesinatos de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación ascendieron a 86 en todo el mundo en 2022, lo que equivale a una media de una muerte cada cuatro días e implica un “cambio dramático” de tendencia, con un aumento del 50 % en las cifras anuales de asesinados, según un informe de la Unesco.

La mitad de estas muertes ocurrieron cuando los periodistas se encontraban “fuera de servicio”, es decir, en algún viaje, en sus domicilios, en aparcamientos y otros lugares públicos. América Latina y el Caribe se mantuvo como la región con más muertes, con 44 homicidios en 2022, más de la mitad de todos los asesinados en el mundo.

“Tras varios años de descensos consecutivos, el fuerte aumento del número de periodistas asesinados en 2022 es alarmante. Las autoridades deben redoblar sus esfuerzos para poner fin a estos crímenes y garantizar que sus autores sean castigados, porque la indiferencia es un factor importante en este clima de violencia”, denunció Audrey Azoulay, directora general de la Unesco.

El repunte de los asesinatos de 2022 marca un dramático cambio de la tendencia positiva observada en los últimos años, ya que desde 2018, cuando se registraron 99 asesinatos, las cifras se habían ido reduciendo a un promedio de 58 asesinatos por año entre 2019 y 2021, según el Observatorio de la Unesco de Periodistas Asesinados.

Además, aunque el número de periodistas asesinados en países en conflicto también creció en 2022, 23 frente a los 20 del año anterior, el aumento global se debió sobre todo a los asesinatos en países no conflictivos.

Este último número, de acuerdo a la agencia de la ONU con sede en París, casi se duplicó, pasando de 35 casos en 2021 a 61 en 2022, lo que representa las tres cuartas partes de todos los asesinatos del año pasado.

Por países, los que registran mas muertes de comunicadores fueron México, con 19 asesinatos según la Unesco, Ucrania con 10 y Haití con 9.

Igualmente, la Unesco denunció que el índice de impunidad de los asesinatos sigue siendo “escandalosamente alto” con un 86%, lo que crea un efecto amedrentador para el trabajo de los periodistas y pone en peligro la libertad de expresión en todo el mundo.

Si bien reconoció que se han producido algunos avances en los últimos cinco años, las cifras dadas a conocer, demuestran que “la lucha contra la impunidad sigue siendo un compromiso apremiante en el que debe movilizarse aún más la cooperación internacional”.

“Además de los asesinatos, los periodistas siguen estando amenazados por múltiples formas de violencia que van desde la desaparición forzada, el secuestro y la detención arbitraria, hasta el acoso judicial y la violencia digital, especialmente contra las mujeres periodistas”, agregó la Unesco.