Tag

PROYECCIONES

Browsing

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este martes que la persistencia de la pandemia de COVID-19 y la desigual distribución de vacunas siguen frenando la recuperación económica mundial y siguen afectando las perspectivas para los países en desarrollo.

Así, el organismo ajustó sus previsiones, e indicó que el crecimiento mundial para 2021 se proyecta en 5.9%, frente al 6% estimado en julio pasado, una baja «marginal», explicó el FMI al presentar su informe trimestral «Perspectivas de la economía mundial» (WEO). Para 2022, el FMI mantuvo su estimación de crecimiento global en 4.9%.

Sine embargo, las nuevas proyecciones muestran grandes retrocesos en algunas naciones, alertó la economista en jefe del FMI, Gita Gopinath, señalando que «las perspectivas para el grupo de países en desarrollo de bajos ingresos se han ensombrecido considerablemente debido al empeoramiento de la dinámica de la pandemia».

Se indicó que a la ola de infecciones de COVID-19, especialmente por la variante Delta, se suma una tasa de vacunación marcadamente más baja en los países en desarrollo. Alertaron que cerca del 58% de la población en las economías avanzadas ya está completamente inmunizada, en comparación con el 36% en las economías emergentes y menos del 5% en los países pobres.

Las previsiones del FMI llegan en el marco de sus reuniones anuales con el Banco Mundial (BM) esta semana en Washington, Estados Unidos.

El FMI redujo el pronóstico de crecimiento para 2021 para Estados Unidos a 6%, frente al 7% anticipado en julio. Pero lo revisó al alza para 2022, a 5.2%, teniendo en cuenta los esfuerzos en el gasto previstos por el gobierno de Joe Biden.

Por el contrario, el Fondo revisó al alza su previsión de crecimiento para 2021 para la zona euro con anunciar 0.4 puntos más, para quedar en 5%; aunque dicho crecimiento no será homogéneo. El crecimiento para Francia será de 6.3%, mientras que para Alemania se redujo 0.5 puntos para quedar en 3.1%.

China, la segunda potencia económica del mundo y donde comenzó la pandemia a fines de 2019, seguirá impulsando el crecimiento global con un 8%, junto con Estados Unidos e India que crecerá al 9.5%.

Para Latinoamérica y el Caribe, una región muy afectada por la pandemia, el Fondo mejoró su pronóstico de crecimiento para este año aumentándolo en 0.5 puntos para situarse en 6,3%; pero recortó su proyección para Brasil y México, las dos principales economías de la región, estimando una expansión del PIB de 5,2% y 6.2%, respectivamente, en ambos casos un 0.1 puntos porcentuales menos que lo pronosticado anteriormente.

Todas estas previsiones, sin embargo, siguen siendo muy inciertas, sostuvo Gopinath, recordando que se basan en particular en un objetivo de vacunación del 40% de la población mundial para finales de este año y del 70% para el primer semestre de 2022. La experta señaló que es muy claro que «la pandemia no termina en ningún lado hasta que termine en todas partes».

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó este martes sus previsiones de crecimiento para Latinoamérica y el Caribe para este 2021 al 5.8%, una importante mejora con respecto a lo que calculaba en abril, impulsado en buena medida a los datos positivos en Brasil y México.

En una actualización de su informe de Perspectivas Económicas Globales, el FMI aumentó en 1.2 puntos porcentuales su anterior previsión para la región, mientras que mantiene sin cambios, en el 6%, el crecimiento para el conjunto del mundo.

La mejoría durante el presente ejercicio va de la mano de unas expectativas muy reforzadas en las dos mayores economías latinoamericanas, Brasil y México, para quienes prevé un crecimiento en 2021 del 5.3% y del 6.3%, respectivamente.

En abril, cuando había publicado un informe más amplio, el FMI sólo pronosticaba un crecimiento del 3.7% para Brasil y del 5% para México.

El fondo aprecia que en ambos países los resultados del primer trimestre fueron mejores de lo esperado, a lo que añade, en el caso de nuestro país, el efecto positivo de las mejores perspectivas de Estados Unidos, mientras que en Brasil destaca la mejora de su comercio.

Esa tendencia contrasta con la que el FMI ve en otras economías emergentes como China, la India o Arabia Saudí, donde empeoran las expectativas para este año.

El FMI también revisó ligeramente al alza sus previsiones de crecimiento en Latinoamérica y el Caribe para 2022, con una mejora de una décima, hasta el 3.2%.

El organismo internacional espera que la economía de nuestro país salga reforzada el próximo año, con un crecimiento del 4.2%, 1.2 puntos más de lo que preveía el pasado abril, beneficiada por una recuperación muy vigorosa en Estados Unidos.

Por el contrario, rebaja en siete décimas su previsión para Brasil en 2022 y espera que el Producto Interno Bruto (PIB) del país gane un 1.9%. La revisión publicada hoy por el FMI no ofrece datos desglosados de otros países latinoamericanos.

Adicional, el FMI mantuvo su previsión de un crecimiento del 6% de la economía mundial este año y revisó al alza la estimación para Estados Unidos y otras economías ricas, aunque bajó sus cálculos para varios países en desarrollo que aún sufren las consecuencias de la pandemia.

La divergencia se basa mayormente en el nivel de acceso a vacunas contra el COVID-19 y a los respaldos fiscales de las economías avanzadas, en tanto que los mercados emergentes tienen dificultades en ambos frentes.

«Cerca del 40% de la población en economías avanzadas ha sido totalmente vacunada, en comparación con el 11% en las naciones emergentes y una fracción muy pequeña en los países en desarrollo de bajos ingresos», dijo Gita Gopinath, economista jefa del FMI, en el comunicado que acompañó el reporte.

Precisó que las tasas de vacunación más veloces de lo esperado y el retorno a la normalidad generaron ajustes al alza, mientras que el escaso acceso a la inmunización y nuevas olas de COVID en algunas naciones, especialmente en India, causaron recortes en las estimaciones de crecimiento.

En el caso de Estados Unidos, el FMI espera que se expanda un 7% en 2021 y 4.9% en el 2022, un alza de 0.6 puntos y 1.4 puntos porcentuales, respectivamente, respecto a las previsiones emitidas en abril.

Por el contrario, el Fondo redujo su estimación de crecimiento en 2021 para la India, que ha afrontado violentas olas de infecciones de coronavirus este año, en tres puntos porcentuales, a 9.5%. También recortó el panorama de expansión del PIB de China en 0.3 puntos porcentuales, al tomar en cuenta una desaceleración de la inversión pública y del apoyo fiscal.

La aplicación de las vacunas contra el COVID-19 y las ayudas gubernamentales acelerarán el crecimiento económico mundial, que alcanzará un récord este año tras la recesión que trajo consigo la pandemia del nuevo coronavirus, pronosticó este martes el Fondo Monetario Internacional.

El FMI proyectó  un crecimiento económico mundial de 6% para todo el 2021 comparado con el 5.5% pronosticado en enero pasado. Sería la expansión más rápida de la economía mundial en los registros del FMI, que datan de 1980.

El crecimiento económico para el 2022, añadió la institución, será de un 4.4%, menos que el año previo pero todavía fuerte y mejor que el 4.2% pronosticado anteriormente.

Los economistas del Fondo calculan ahora que la economía global se contrajo en un 3.3% en 2020. Esa es la peor cifra anual en la base de datos del FMI, aunque no tan grave como la caída del 3.5% que había estimado hace tres meses.

Los especialistas del FMI dicen que sin la fuerte ayuda que otorgaron algunos gobiernos, que sostuvo a las empresas y a la gente durante los cierres de actividades por la crisis de salud, la recesión del año pasado podría haber sido tres veces peor.

El FMI pronostica ahora que la economía de Estados Unidos, la más grande del mundo, se expandirá un 6.4% en 2021, su crecimiento más rápido desde 1984, y un 3.5% en 2022. Destacó que el crecimiento de Estados Unidos se ha visto respaldado por el paquete de ayuda de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden, mientras que la aceleración en la aplicación de vacunas está permitiendo a los estadounidenses regresar en mayor número a restaurantes, bares, tiendas y aeropuertos.

Los países vecinos de EUA, Canadá y México, podrían beneficiarse mediante sus lazos comerciales de los grandes estímulos fiscales que impulsa el gobierno del demócrata, dijo el FMI.

Para México, la proyección de crecimiento para 2021 es del 5.0%, 0.7 puntos porcentuales más que lo previsto en enero pasado; y del 3.0% para 2022, 0.5 puntos porcentuales más que en su anterior reporte.

El Fondo pronosticó que China, la segunda economía más grande del mundo, registrará un crecimiento del 8.4% este año y del 5.6% en 2022. Hace un año, China impuso medidas draconianas para frenar los contagios de COVID-19 y obtuvo una ventaja en la recuperación económica.

El FMI espera que los 19 países que comparten el euro se expandan colectivamente un 4.4% este año y un 3.8% en 2022. Japón, prevé la agencia, registrará un crecimiento del 3.3% este año y del 2.5% el próximo.

Según los cálculos del FMI, el repunte global perderá impulso gradualmente y volverá a los niveles anteriores al COVID, de un crecimiento apenas superior al 3%. Los países volverán a encontrarse con los obstáculos que enfrentaron antes de la pandemia, como el envejecimiento de la fuerza laboral en la mayoría de los países ricos y en China.

Las proyecciones para las economías emergentes, aunque indican cierta mejoría, quedaron rezagadas frente a sus pares desarrollados. El FMI elevó solo en 0.4 puntos porcentuales su previsión de expansión para el grupo, a 6.7% en 2021, en comparación con las cifras de enero.

«Las recuperaciones a diferentes ritmos están en curso en todas las regiones y grupos de diversos ingresos, relacionadas con el avance de sus campañas de vacunación, el alcance del respaldo monetario y los factores estructurales, como la dependencia del turismo», dijo el FMI en su reporte central.

De hecho, el Fondo rebajó las estimaciones del desempeño del PIB en la región del Caribe, en vista de su fuerte dependencia de la actividad turística, imposibilitada de rehabilitarse.

El FMI puso énfasis en el alto grado de incertidumbre que rodea a sus proyecciones y dijo que las mejorías podrían revertirse fácilmente por numerosas razones, ya que mucho depende de las acciones para superar la crisis del coronavirus.

«Las estimaciones podrían mejorar mucho más si existen progresos en las vacunaciones, en tanto que las variantes del virus que evaden las inoculaciones podrían generar una drástica caída», añadió.

El comercio mundial aumentará un 8% este año, aunque se desacelera al 4% en 2022, por lo que los intercambios seguirán ambos años por debajo de los niveles previos a la pandemia, informó la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El organismo anticipa que el PIB mundial crecerá un 5.1% en 2021 y un 3.8% el próximo, después de haber retrocedido un 3.8% en 2020 provocado por la pandemia de COVID-19.

Los intercambios mundiales «están listos para una recuperación sólida, aunque desigual», resumió la OMC, que calculó una caída del volumen del comercio global en 2020 del 5.3%, un porcentaje menor al 9.2% que la organización preveía en su anterior informe de perspectivas, en octubre del pasado año.

De acuerdo con la OMC, la pandemia de COVID-19 sigue planteando la mayor amenaza a las perspectivas para el comercio, ya que nuevas olas de infecciones podrían fácilmente «frustrar la esperada recuperación».

La vacunación contra el nuevo coronavirus es el factor que tiene más en cuenta la OMC en sus análisis, hasta el punto de que la velocidad con la que se logren distribuir las dosis podría tener un enorme impacto en la recuperación económica según sus previsiones.

En el escenario más optimista, si se logra acelerar la producción y difusión de vacunas, la OMC considera que podría añadirse un punto porcentual más al crecimiento del PIB de este año (por encima del 6%) y de 2.5 puntos en el comercio de mercancías (para subir un 10.5%). En este posible escenario el comercio regresaría a sus tendencias anteriores a la pandemia ya en el cuarto trimestre de 2021.

En cambio, en una previsión más pesimista en la que la producción de dosis no satisfaga la demanda y aparezcan nuevas variantes del coronavirus más resistentes a las vacunas, la OMC bajaría sus perspectivas de crecimiento para este año a un 4% en el caso del PIB mundial y en torno al 6% a los intercambios comerciales.

El informe añade que el PIB de América del Sur, Central y Caribe crecerá un 3.8 % en 2021 y un 3% en 2022, mientras que las exportaciones en la región aumentarán un 3.2% este año y un 2.7% en el próximo; en tanto, las importaciones crecerán un 8.1% en 2021 y un 3.7% en 2022.

Las previsiones regionales de América Latina y el Caribe no incluyen a México, dado que nuestro país se incluye en las cifras para Norteamérica, donde la OMC estima que el PIB crecerá un 5.9% en 2021 y un 3.8% en 2022.

Las exportaciones en las economías norteamericanas subirán, según los cálculos de la OMC, un 7.7% este año y un 5.1% el que viene, mientras que las importaciones ascenderían un 11.4% en 2021 y un 4.9% en 2022.

La pandemia provocó una caída del 14% de las horas de trabajo en el mundo en el segundo trimestre de 2020, equivalentes a 400 millones de empleos a tiempo completo, casi cien millones más de lo que se había estimado anteriormente.

La caída es tan marcada que ni siquiera una recuperación en la segunda mitad de 2020, que además es «altamente incierta», sería suficiente para volver a los niveles de empleo previos a la crisis sanitaria, indicó este martes la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Señaló que lo más probable, es que las pérdidas de trabajo se ahonden en los próximos meses, dependiendo de la evolución de la pandemia, de las medidas nacionales que tomen los gobiernos y de la cooperación internacional funcione o no, resume el último análisis de la OIT sobre el impacto del Covid-19 en los mercados laborales.

Hace poco más de un mes, el organismo técnico de la ONU había estimado que la pérdida de horas de trabajo equivaldría al 10.7% (305 millones de empleos menos), pero dada la expansión de la crisis ese pronóstico se quedó corto.

Para el cuarto trimestre del 2020, la OIT calculó que se perderá el 4.9% de las horas laborales, o 140 millones de empleos. Bajo el pesimista escenario de una posible segunda ola de la pandemia, esta cifra podría subir al 11.9%, o 340 millones de empleos, precisó.

Cerca del 93% de los trabajadores mundiales siguen viviendo en países afectados por algún tipo de restricciones laborales, señala el informe.

En lo que van del año, se han perdido 555 millones de empleos de tiempo completo; la OIT proyecta que de mantener el ritmo, al final del año se habrán perdido 895 millones de empleos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió este viernes que hay «ineficiencias» en el recuento de fallecidos por Covid-19, esto ante los señalamientos que se le hicieron a su gobierno tras el «ajuste» de cifras que realizaron las autoridades y que dieron pie a los incrementos diarios récords, con hasta 1,092 muertos en 24 horas.

«Se busca ir al día pero hay esta demora, ese rezago, que tiene que ver con ineficiencias (en el recuento), pero también por la situación de emergencia», explicó el presidente en su conferencia matutina desde Tabasco.

López Obrador dijo que los profesionales de la salud priorizan «salvar vidas» y no a estar reportando las muertes. «No se le da la misma importancia, no los estoy justificando pero sucede, a estar reportando lo que está sucediendo en cuanto a fallecimientos. Por eso ese retraso, esa demora».

El presidente admitió que esta situación de ajustes puede alargarse varios días, «hasta que se normalice» la cifra y realmente se pueda reportar cada noche los fallecidos solo en las últimas 24 horas.

Ayer, durante su conferencia de prensa diaria, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud y el encargado de la estrategia contra la pandemia, Hugo López-Gatell, admitió que en el peor de los escenarios podría llegar a haber hasta 35,000 muertos en México por el coronavirus.

En ese sentido, el presidente López Obrador apoyó al funcionario y aseguró que las proyecciones sí se hacen con información actualizada.

«Claro que deseo que no haya tantos fallecidos. Toco madera. Pero ellos son los responsables y son expertos. El doctor Hugo López-Gatell tiene todo nuestro reconocimiento y respaldo», aseguró.

Anteriormente, el subsecretario había estimado entre 6,000 y 8,000 muertos, aunque esa cifra la ha ido ajustando al alza debido a la gravedad de la situación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este jueves que no coincidía con las estimaciones del Banco de México(Banxico) sobre que el Producto Interno Bruto (PIB) en el país podría contraerse, en el mejor de los escenarios, entre 4.6%, y hasta un  8.8% en 2020.

«No coincidimos con las proyecciones del Banco de México, nos vamos a recuperar pronto», dijo AMLO en su conferencia matutina. Indicó que su gobierno es «respetuoso» con la «autonomía» del Banco central.

López Obrador defendió que incluso a pesar de la crisis mundial y de la pandemia, la depreciación del peso es aproximadamente del 10%, respecto a como inició cuando asumió la presidencia en diciembre de 2018.

Al 27 de mayo, dijo, el peso tiene una depreciación del 9.7%,»lo que muestra que nuestra moneda ya se está recuperando a pesar de que aún nos encontramos en el momentos más crítico de la pandemia en México», explicó. Señaló que antes de la pandemia, el peso estuvo entre las monedas que más se apreciaron en relación al dólar y eso permitió tener «un colchón que nos ayudó a enfrentar la crisis».

De acuerdo con el Informe Trimestral Enero-Marzo 2020, Banxico prevé varios escenarios. Uno de ellos es una caída «tipo V» con un decremento de 4.6% en 2020 y una recuperación de 4% en 2021. En un segundo escenario con una caída «tipo V profunda» habría reducción de 8.8% del PIB este año, pero con una recuperación del 4.1% para el próximo año.

Por último, pronosticó una contracción «tipo U profunda», en la que la economía caería 8.3% este 2020 y también disminuiría 0.5% en 2021.

Respecto a la fuga de capitales, que según los indicadores del Banco de México en los primeros cuatro meses de 2020 salieron del país 8,643 millones de dólares, AMLO dijo que esto se debe a que los que invierten buscan mayor protección para su dinero.

«Por eso cambian el destino de sus inversiones o sacan inversiones de países emergentes a países como Estados Unidos o Japón». Pero aseguró que en los últimos tiempos están regresando inversiones y por eso se está apreciando el peso.

Respecto a su propuesta de crear un nuevo índice para medir el bienestar en el país distinto del producto interno bruto (PIB), el mandatario dijo que ya hay 10 personas propuestas para trabajar en la creación de dicho indicador.

Sin embargo, aseguró que no se dejará de tomar en cuenta el PIB: «no podríamos si es el principal parámetro de medición de los organismos financieros internacionales».

Dijo que lo importante crezca el bienestar pues no solo se trata de generar riqueza sino de cómo repartirla «aunque tampoco se puede decir que la creación de la riqueza genera bienestar». Señaló que no desaparecerá por decreto el PIB.

La economía de México sufrió en el primer trimestre su peor caída en casi 11 años, aunque se contrajo menos de lo que se había calculado inicialmente, ayudada de un crecimiento en las actividades agrícolas que compensó un débil desempeño de la manufactura y los servicios.

Así lo informó esta mañana  el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que detalló que el Producto Interno Bruto (PIB) descendió un 1.2% entre enero y marzo a tasa desestacionalizada, lo que representó su cuarto trimestre consecutivo a la baja.

Una estimación preliminar dada a conocer a finales de abril apuntó a que la segunda mayor economía de América Latina había caído a una tasa del 1.6% en el periodo, con lo cual, se confirmó que la caída fue menor a la esperada.

Aun así, se trató del peor comportamiento de la economía desde el segundo trimestre de 2009, a pesar de que la actividad productiva aún no resentía de lleno los estragos del coronavirus, que hasta ahora ha dejado más de 7,500 muerto en el país.

Los detalles del informe mostraron revisiones en todos los componentes del PIB, con lo cual las actividades agropecuarias crecieron un 1.7%, mientras que el sector servicios disminuyó un 1.2% y la actividad industrial cayó un 0.9% frente al trimestre anterior.

A tasa interanual en cifras originales, el PIB registró una contracción del 1.4% entre enero y marzo, también por debajo del 1.6% estimado previamente por el INEGI.

En su comparación anual, el Producto Interno Bruto tuvo un retroceso real de 2.2% en el primer trimestre de este año.

El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que la intervención que hizo el gobierno mexicano ante la pandemia del Covid-19 redujo 74% el número de casos que se mostraban en las predicciones.

“Sin intervención, la curva hubiera terminado el 2 de abril. Uno pudiera decir: bueno, qué bien porque entonces terminamos más rápido la epidemia, pero con un costo elevadísimo porque no hubiéramos tenido en ese momento la capacidad de alojar a las personas”, expuso el funcionario.

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente López Obrador destacó también que México tuvo la fortuna de no ser el país en el que inició la pandemia, lo cual dio oportunidad de prepararse con camas y ventiladores e implementar la Jornada Nacional de Sana Distancia.

López-Gatell sostuvo que sin intervención se habrían presentado más de 38 mil casos; sin embargo, al día 61, con intervención, la proyección marcaba 11 mil 212 casos.

En ese sentido, López Obrador dijo que desde el punto de vista del gobierno ha sido «exitosa» la estrategia de la sana distancia, porque ni en los países con más desarrollo económico pudieron resolver el problema de la disponibilidad de camas de hospitales y de especialistas y de médicos.

«Son malas las comparaciones, pero a veces exageran nuestros adversarios de mala fe. Entonces, para nosotros ha sido muy exitosa la estrategia que se ha aplicado gracias a los médicos, a los expertos, a los científicos mexicanos», dijo el presidente.

Por su parte el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, reveló que tras los primeros ensayos clínicos de aplicación del medicamento Remdesivir que se usó en pacientes mexicanos enfermos críticos por Covid-19, este funcionó y registró un efecto positivo en integrantes del protocolo de investigación en el que participa México y que coordina la Organización de las Naciones Unidas.

Fue el 8 de mayo cuando el Gobierno de México, vía el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, informó sobre la participación de siete pacientes en la investigación y suministro del medicamento.

«El Remdesivir sí funciona en reducir la estancia en una situación clínica critica que requiere ventilación. Se tiene que hacer ver que en ese grupo de pacientes, que es el que más nos llama la necesidad, que están en posibilidad de morir (…) se logró que se acortará en dos o tres días (la estancia crítica)», declaró el secretario federal.

Detalló que aunque hay una evolución efectiva de los pacientes que se sometieron al tratamiento, todavía no hay un impacto significativo por lo que se debe continuar con la investigación.

Adelantó que tentativamente el fin de semana se darán a conocer, por parte de los encargados de la investigación, los resultados del protocolo que también se aplica a nivel internacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que el día de mañana dará a conocer  el plan de reapertura económica y regreso a las actividades en el país.

AMLO se refirió al anuncio de mañana como el «plan del regreso a la nueva normalidad»; dijo que mañana miércoles se va a indicar cuántos municipios están sin contagio, cuáles son los que están más afectados y a partir de eso se va a hacer una propuesta para el regreso

«Subrayo, a la nueva normalidad, nueva normalidad, no es el regreso a la normalidad, es el regreso a la nueva normalidad porque ya hubo cambios, cambió la realidad, es otra y tenemos que iniciar una etapa nueva con otros procedimientos, con otros métodos, con otras actitudes, con otros comportamientos, pero ya vamos a regresar a la nueva normalidad».

López Obrado reconoció que la pandemia es ofensiva, aunque todo el gobierno está muy pendiente para actuar con celeridad.

Además, el presidente aseguró que en el país hemos contado con «suerte». «La suerte también cuenta en todo esto, es virtud y es fortuna, virtud y suerte, y comentaba de cómo no nos afectó primero y cómo donde afectó primero la pandemia rebasó las capacidades de hospitalización, tanto de hospitalización general como de terapia intensiva, esto en países de Europa, incluso en Estados Unidos o en algunas ciudades como Nueva York; a nosotros nos dio tiempo para prepararnos».

Dijo, dentro de su idea de tener suerte, que otro elemento bueno es que no se presentó a pandemia en todo el territorio de forma uniforme, sino que está regionalizada: Valle de México; Quintana Roo, en particular Cancún; Tabasco; Sinaloa, es básicamente Culiacán; y Baja California. Llamó a estas zonas la primera etapa de afectación.

Explicó que en un informe que se le presentó, para el caso del Valle de México se tenía una proyección de que se podían necesitar cerca de 10 mil camas de hospitalización general; y ahora, ya en plena pandemia, hay una ocupación de cerca de seis mil.

Y en el caso de terapia intensiva lo mismo, se hizo una proyección. Ahí hasta ayer la ocupación es del 75 por ciento de las camas, es decir, tenemos una disponibilidad aquí en el Valle de México del 25 por ciento de las camas para terapia intensiva.

«Ya estamos más tranquilos, porque sí pasamos momentos difíciles, porque no había la infraestructura hospitalaria básica, necesaria, para enfrentar esta pandemia; ahora ya podemos decir que hay reservas, sin embargo, nos tenemos que seguir preparando», concluyó el mandatario.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó esta mañana que en México, la movilidad disminuyó 55% ante el confinamiento por la pandemia del Covid-19, destacando que no hubo necesidad de utilizar medidas coercitivas, como el toque de queda.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario reconoció que el confinamiento voluntario ha ayudado a aplanar la curva de infectados de coronavirus en el país.

“Viene un tiempo difícil. Afortunadamente hemos podido aplanar la curva de los infectados de los casos del coronavirus. (…) Eso nos ayuda porque se redujo el contagio, se volvió horizontal, se aplastó la curva», dijo López Obrador.

Adelantó que este jueves se le presentará la nueva proyección que los científicos, tanto los médicos como los que están conduciendo la estrategia en salud, como matemáticos, sobre la situación y avance de la pandemia en el país.

AMLO se dijo optimista para que el país se mantenga como hasta ahora y estimó que de seguir con el mismo ritmo, existe la posibilidad de cumplir con lo que se ha proyectado: que a partir del 17 de mayo se reactiven las actividades, de manera acotada, en algunas regiones del país.

“Hay más de mil municipios, de los cerca de dos mil 500, en donde no hay nada. Desde luego con cuidado, con cercos sanitarios, que podamos, a partir del 17 en esos municipios, reiniciar las clases y a la normalidad en lo económico en esos casos», declaró.

El presidente pidió no temer en cuanto a la disponibilidad de camas en hospitales para atender a los pacientes de Covid-19. Señaló que todos los días se presenta el informe sobre la capacidad instalada de camas para hospitalización y de camas de terapia intensiva.

Recordó el acuerdo que se alcanzó con los hospitales privados, quienes tienen tres mil 115 camas disponibles, de las cuales solo hay ocupadas 104 hasta el momento. “Esto nos da seguridad, si no, no podría yo dormir», dijo.

Ante la crisis sanitaria, AMLO dijo que es tiempo de unidad verdadera, sinceridad y autenticidad, pero no de hipocresía.

“Hay muchos, la mayoría, que han expresado su apoyo, incluso que no están de acuerdo con nosotros. Si no en todo, sí en algunas cosas no están de acuerdo, pero han expresado su solidaridad, su apoyo», reconoció el mandatario.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó este jueves que la pobreza aumentará hasta el 30.8% de la población en América Latina para el año 2019.

Así lo indicó el organismo en su publicación ‘Panorama Social de América Latina 2019’, en el que además señaló que se proyecta un incremento hasta el 11.5% en cuanto a la pobreza extrema.

«De confirmarse estas estimaciones, en 2019 habría 27 millones más de personas pobres que en 2014; peor aún, de ellas 26 millones se encontrarían en situación de pobreza extrema», señaló la Cepal al respecto.

Las cifras del informe muestran una tendencia alcista en la región que se registra de forma continuada desde el año 2014, cuando la pobreza y la pobreza extrema llegaron a su mínimo en la última década (27.8% y 7.8%, respectivamente).

Ese crecimiento de la situación se traduce en la región en 191 millones de personas en situación de pobreza y 72 millones en situación de pobreza extrema.

La Cepal advirtió que pese a los avances logrados durante la primera década y media del siglo XXI, desde 2015 se ha
registrado un retroceso. «Esto es muy preocupante y enciende fuertes señales de alerta».

Actualmente, América Latina registra un índice de 0.465 con países como Argentina, Uruguay y El Salvador con menores desigualdades y Brasil y Colombia con la mayor brecha, por encima de la media regional.

Durante la presentación del informe, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, aprovechó para indicar que pese al bajo pronóstico de crecimiento económico para 2019 de 0.2%, México no está en recesión, sino que es resultado del cambio de modelo de gobierno, entre otras causas.

“No creemos que México esté en recesión. Dijimos que nuestra proyección es de 0.2%, con este entorno incierto relacionado con la inversión y esperamos que en 2020 haya una recuperación importante del crecimiento, porque habrá sin duda mayores inversiones en infraestructura y consumo de los hogares más pobres”, indicó Bárcena.

Debido a las tensiones comerciales, la inquietud en los mercados financieros y una desaceleración más marcada de lo previsto en varias economías avanzadas, el Banco Mundial (BM) recortó este martes sus previsiones de crecimiento para todo el mundo en 2019.

Según las proyecciones semestrales de la institución, el crecimiento mundial va a desacelerarse a 2.6% este año, lo que significó 0.3 puntos por debajo que lo proyectado en enero. Para 2020, la nueva proyección es de 2.7%, un nivel también 0.1 puntos por debajo de lo calculado anteriormente.

El BM espera que el crecimiento de América Latina y el Caribe, exceptuando Venezuela, sea de 1.7% en 2019, respecto al 2.1% que proyectó en enero.

El organismo dejó sin cambios las previsiones de crecimiento para Estados Unidos, proyectando una expansión de 2.5% este año, aunque recortó las de la zona euro, a un 1.2%, es decir, una reducción de 0.4 puntos.

Especialistas han advertido que el crecimiento global podría verse aún más afectado ya que las previsiones del Banco Mundial fueron elaboradas antes del anuncio hecho por el presidente Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones provenientes de México.

Según lo publicado por el Banco, la reducción en América Latina «refleja las complicadas condiciones que enfrentan varias de las grandes economías de la región».

Respecto a México, el Banco pronosticó una expansión de 1.7%, un desempeño que está 0.3 puntos por debajo de lo pronosticado en enero (2.0%). Para 2020, también modificó su previsión, pasando de 2.4% a 2.0%

El crecimiento de la economía de México se acelerará y este año crecerá 2.3 por ciento, para alcanzar en 2019 una expansión de 3.0 por ciento, anticipó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Las cifras significaron un alza respecto de las presentadas en el reporte Perspectivas Económicas Mundiales (WEO) de octubre de 2017. El ajuste para este año fue de cuatro décimas de punto porcentual y de siete décimas de punto para 2019, de acuerdo con el documento dado a conocer este martes previo a la reunión anual de primavera del organismo multilateral.

 

El FMI apuntó que esta aceleración será consecuencia entre otros factores de un mejor desempeño de la economía de Estados Unidos, y proyectó que México podrá mantener una tasa cercana a tres por ciento una vez completada la implementación de sus reformas estructurales.

 

Estimó que hasta ahora la implementación de ciertos aspectos de las reformas en sectores como el de energía, finanzas y telecomunicaciones, han tenido un progreso favorable. Sin embargo, consideró que al edificar sobre los avances en estas áreas, la prioridad la deberán dictar aquellas iniciativas que permitan eliminar las limitaciones en inversión y elevar el crecimiento en el mediano plazo.

 

El Fondo consideró que la necesidad de avanzar y consolidar la implementación de las reformas cobra especial relevancia ante la incertidumbre que generan factores políticos como los procesos electorales. “La incertidumbre política también eleva los riesgos de la implementación de la reforma, o la posibilidad de una reorientación de agendas políticas en el contexto de las próximas elecciones o sus efectos inmediatos en varios países (como Brasil, Colombia, Italia y México)», apuntó.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO