Tag

redes

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó esta mañana que en la próxima reunión del Grupo de los 20 (G-20), planteará a los miembros el tema de las redes sociales y la libertad de expresión, pues dijo que considera que no puede haber particulares que se conviertan en órganos de censura.

Lo expuesto por AMLO fue en relación al bloqueo que plataformas como Twitter, Facebook, Instagram y YouTube, han impuesto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

«No puede haber un organismo particular, considero, en ninguna nación, en ningún estado nacional, que se convierta en un órgano de censura, la libertad debe garantizarse. Si existe alguna regulación, esto corresponde a los estados nacionales. No puede quedar en manos de particulares. Yo les adelanto que en la primera reunión que tengamos del G-20 voy a hacer un planteamiento sobre este asunto», dijo AMLO en su conferencia matutina.

López Obrador aseguró que si bien las redes sociales no deben ser usadas para incitar a la violencia, no puede ser motivo de suspender la libertad de expresión.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard explicó tras haber recibido instrucciones del presidente, se entabló comunicación con la Unión Europea y la mayoría de los países que conforman dicho grupo, para comenzar un diálogo sobre el tema, pues dijo, suspender de las redes a una persona, plantea un nuevo escenario.

«La decisión de suspender una cuenta, y después miles de cuentas, lleva a un estado cualitativamente diferente (…) No es de admitirse que haya una persona o un grupo de personas que determinen por encima de los estados nacionales quién tiene derecho a expresarse y quién no. Sería como admitir que haya un gobierno supranacional que determine cuales son las libertades de los ciudadanos», detalló el canciller.

Ebrard indicó que la idea es que todos los países que han expresado su desacuerdo con las medidas de las plataformas, puedan trabajar en conjunto y presentar una propuesta para hacer frente a la situación.

Recordemos que Twitter suspendió la cuenta de Trump de manera permanente, indicando que infringió sus reglas. En el mismo sentido se pronunció Facebook, y por ende Instagram que pertenece a dicha empresa. Recientemente, YouTube también anunció su bloqueo al canal del mandatario. Indicó que sería al menos por una semana aunque adelantó que la medida podría extenderse.

La decisión de las plataformas llegó luego del asalto al Capitolio por parte de simpatizantes del republicano, al que señalan que haber alentado a dichas acciones con sus mensajes.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que no puede ser que una empresa particular se erija como la institución mundial, por sus alcances, de la censura, esto luego del bloqueo que las redes sociales hicieran al presidente Donald Trump.

AMLO reiteró que Twitter y Facebook están actuando como la santa inquisición de nuestros tiempos, en lo que corresponde a las redes sociales. Aseguró que eso no se puede aceptar y no se puede permitir, pues va en contra de la libertad.

Incluso dijo: «no sé si ustedes han observado que desde que tomaron esas decisiones de la libertad Nueva York se está poniendo verde de coraje, por qué no quiere pasar a hacer un símbolo vacío».

Afirmó que en el caso de Estados Unidos, esa es la principal enmienda de su constitución: la libertad, aunque en el momento en que se redactó, nadie se imaginaba que iba a haber empresas particulares con capacidad para limitar la libertad.

AMLO también dijo que hay otro tema que preocupa: la invasión a la intimidad. Lamentó que una empresa particular, en referencia a WhatsApp, propiedad de Facebook, con sus nuevas políticas de privacidad, va saber todo lo que hacen las personas, sus gustos, lo que hacen en público y en privado; las pláticas con familiares y amigos, entre otras cosas.

El mandatario afirmó que actualmente los teléfonos (celulares) son micrófonos, y que las empresas ha ocultado dichas prácticas y se niegan a decirlo. Cuestionó que ante esas acciones, las organizaciones de Derechos Humanos como la ONU o los organismos defensores, no se haya pronunciado.

Adelantó que en México se va a atender dicho asunto, aunque no ofreció mayores detalles de qué es lo que se pretende. Se limitó a decir que se garantizarán las libertades. Dijo que en nuestro país habrá «cero censura. Prohibido prohibir».

En ese sentido, señaló que puede ser que a algunas personas no les guste lo que dicen de ellas, sin embargo, nadie tiene derecho a silenciar a nadie.

“Probablemente no habría llegado aquí

(a La Casa Blanca) sin las redes sociales

porque la prensa ha sido

muy injusta conmigo”

Donald Trump.

Febrero 18, 2020.

 

Usó Twitter para anunciar políticas de gobierno; para contratar y despedir empleados; para inventar palabras (Covfefe); movió mercados bursátiles y mintió sin freno. La verdad la sustituyó con el espectáculo de la mentira que twitter facilitó. Algunos dicen que sin Twitter, Trump no habría llegado a la presidencia de EUA y ahora, muy apropiadamente para los tiempos, concluye su presidencia y Twitter lo sacó de su plataforma. Lo mismo ha hecho Facebook.

¿Por qué si Trump lleva incitando a la violencia y mintiendo desde incluso antes de ser presidente, las plataformas actúan hasta ahora? La respuesta más sencilla es que Trump dejará de ser presidente en menos de una semana y en su lugar llega un presidente demócrata cuyo partido va a tener la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado. Pero también es posible tomar en cuenta que si Twitter hubiese tomado esta acción cuando Trump todavía tenía años por delante de ser el presidente, hubiese sido bastante complicado silenciarlo ya que cualquiera de sus miles de seguidores podría escribir lo que Trump publicara en otra plataforma como Parler, Gab, Rumble, MeWe o DLive a las que son afines los seguidores de Trump, y copiar el mensaje en Twitter. Silenciar al presidente de Estados Unidos no será sencillo ahora pero habría sido prácticamente imposible durante su gobierno.

Esto sin duda es un golpe durísimo para Trump que ha sabido capitalizar las redes sociales como ningún otro político. Tan solo en el último mes Trump twitteó un promedio de 18.5 veces al día y esto generó más de 17 millones de re-tuits y casi 80 millones de ‘likes’. Si Trump hubiese querido generar la misma atención a través de los medios de comunicación tradicionales, el costo habría sido de casi 3 millones de dólares al mes, de acuerdo con un artículo publicado esta semana en Los Angeles Times.

¿A dónde se van a ir los miles de seguidores de Trump? ¿Ya con esto se acaba la promoción de violencia y la publicación de mentiras, incluyendo la de que las elecciones de noviembre fueron fraudulentas? Trump no va a estar en Twitter pero el trumpismo sí. Sus miles de seguidores saben que si solamente están en Parler o Gab, su mensaje no tendrá eco. Para poder resonar, se requiere de periodistas y medios de comunicación tradicionales que hagan que el mensaje se repita en los ámbitos liberales.

Ahora, ¿qué pensar de que dos personas, Jack Dorsey y Mark Zuckerberg, sean las que definan qué y a quién se deja publicar y qué y a quién se le bloquea? En el caso de Trump, la decisión de sacarlo de sus plataformas la tomaron después de haberse beneficiado durante por lo menos cinco años de la presencia de Trump en sus redes sociales. Y ¿qué decir sobre otras dos personas que sean las que tengan las llaves de la posibilidad de que una plataforma pueda o no existir? Me refiero a Tim Cook y Sundar Pichai, los CEOs de Apple y Google (Alphabet) que decidieron sacar de sus tiendas de aplicaciones a Parler y con esto prácticamente desaparecer a la red social alternativa a la que se quieren mudar los simpatizantes de Trump.

El momento para reflexionar sobre el peligro de Trump para la democracia tendrá que llevar también a pensar en el desbalance que representan estas cuatro empresas; estos cuatro individuos, con el poder descomunal que tienen en sus manos. Una pluralidad en las redes es igual de indispensable para una democracia como el reconocimiento de que en las elecciones se gana y se pierde y cuando sucede esto último, se acepta y se promueve una transición pacífica del poder.

Apostilla: El presidente López Obrador no condenó la violencia en el Capitolio de EUA con el argumento de que no quiere intervenir en lo que ocurre en otros países. Sin embargo, sí criticó la decisión de Twitter y Facebook de suspender las cuentas de Trump.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó a Facebook y a Twitter por «censurar» a su homólogo estadounidense, Donald Trump, aunque se refirió a él sin nombrarlo directamente, ni a los mensajes en los que incitó a la violencia en sus seguidores.

“Algo que no me gustó ayer de lo del asunto del Capitolio, nomás que respeto, pero no me gusta la censura, no me gusta que a nadie lo censuren y le quiten el derecho de transmitir un mensaje en Twitter o en ‘Face'», opinó López Obrador.

Su crítica al bloqueo del republicano se dio pese a que rechazó pronunciarse sobre el asalto al Capitolio, que duró casi cuatro horas y dejó cuatro muertos, 14 policías heridos y al menos 52 detenidos.

Al final de su rueda, AMLO expresó su molestia por el actuar de las plataformas que suspendieron vídeos y publicaciones de Trump «debido a la violencia».

«No estoy de acuerdo con eso, no acepto eso, tenemos que autolimitarnos todos y garantizar la libertad. ¿Cómo es eso de que te censuro y ya no puedes transmitir?, si nosotros estamos por las libertades, esto lo digo porque existen las redes sociales”, manifestó López Obrador.

Incluso AMLO comparó el comportamiento de las redes sociales con la Santa Inquisición. Lamentó que, si las redes sociales siguen con este comportamiento, solo quedarían los medios comerciales como el New York Times o The Washington Post, además de la prensa mexicana que es crítica con su gobierno.

“¿Dónde está incluso la norma, dónde está la legislación, dónde está reglamentado? Eso es un asunto de Estado, eso no es un asunto de las empresas. Ese es un tema importante porque aquí nos han querido censurar, bueno hemos padecido de censura siempre”, añadió.

En cuanto al tema de Estados Unidos, López Obrador negó que vaya a tener «pleitos» con el futuro presidente del país vecino, Joe Biden, pero rechazó una visita a su toma de posesión el próximo 20 de enero o alguna en los próximos meses. «No tengo invitación y he decidido salir poco desde que estoy en la presidencia, solo he hecho un viaje a Washington a La Casa Blanca porque era muy importante el que se iniciara lo del tratado de libre comercio», sostuvo.

Al igual que AMLO, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se abstuvo de comentar el asalto al Capitolio en Washington, aunque aseguró que hubo fraude en las elecciones de Estados Unidos, las cuales resultaron en la derrota de su aliado político.

«El personal tiene que analizar lo que sucedió en las elecciones americanas (estadounidenses) ahora. Básicamente, ¿cuál fue el problema, la causa de toda esa crisis? Falta de confianza en el voto. Allí, el personal votó y potenció el voto por correo por causa de la tal pandemia y hubo gente que votó tres, cuatro veces, muertos votaron. Fue una fiesta allí. Nadie puede negar eso de ahí», resaltó Bolsonaro ante un grupo de seguidores.

Incluso dijo que eso podía suceder en su país. «Y aquí en Brasil, si aún tenemos el voto electrónico en 2022, va a suceder lo mismo».

Bolsonaro también condenó el hecho de que Twitter y Facebook bloquearan las redes sociales del presidente estadounidense. «Bloquearon a Trump en las redes sociales, un presidente electo. Todavía presidente, tiene sus redes bloqueadas», lamentó el líder de la ultraderecha brasileña.

Tras los hechos violentos registrados la tarde de ayer en la capital de Estados Unidos, Twitter, Facebook e Instagram bloquearon temporalmente las cuentas del presidente Donald Trump; sin embargo, expertos aseguran que la medida es poca y tardía.

Aunque algunos aplaudieron las acciones de las redes sociales, los expertos recalcaron que las acciones de las empresas ocurren luego de años en los que permitieron a Trump y sus partidarios difundir información errónea y peligrosa, además de alentar acciones y declaraciones que contribuyeron a la violencia de este miércoles.

Jennifer Grygiel, profesora de comunicaciones de la Universidad de Syracuse y experta en redes sociales, estimó que los eventos de ayer son el resultado directo del uso de Trump de las redes sociales para difundir propaganda y desinformación, y que las plataformas deberían asumir cierta responsabilidad por su falta de acción oportuna.

Twitter, que bloqueó la cuenta de Trump durante 12 horas, también amenazó al mandatario saliente con aplicarle una prohibición permanente si volvía a infringir las reglas. La compañía procedió a la eliminación de tres de los tuits de Trump.

Facebook e Instagram impidieron que Trump pudiera publicar durante 24 horas después de que hubo dos violaciones de sus políticas. Las dos plataformas, así como YouTube, ya habían eliminado el breve video en el que Trump instó a «irse a casa» a sus simpatizantes que antes irrumpieron en el Capitolio.

The shocking events of the last 24 hours clearly demonstrate that President Donald Trump intends to use his remaining…

Publicado por Mark Zuckerberg en Jueves, 7 de enero de 2021

Sin embargo esta mañana, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció a través de un mensaje en la red social que se tomó la decisión de extender la suspensión de la cuenta de Trump indefinidamente, al menos hasta la toma de posesión de Biden, que será el próximo 20 de enero.

«Su decisión de usar su plataforma para aprobar en lugar de condenar las acciones de sus seguidores en el edificio del Capitolio ha perturbado con razón a la gente en los Estados Unidos y en todo el mundo», escribió Zuckerberg. «Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes».

Añadió que era claro que el presidente Donald Trump tiene la intención de utilizar el tiempo que le queda en La Casa Blanca para «socavar» una transición pacífica y lícita del poder a Joe Biden.

«En los últimos años, hemos permitido al presidente Trump usar nuestra plataforma consistente con nuestras propias reglas, a veces eliminando contenido o etiquetando sus publicaciones cuando violan nuestras políticas. Lo hicimos porque creemos que el público tiene derecho al acceso más amplio posible al discurso político, incluso al discurso controvertido. Pero el contexto actual es ahora fundamentalmente diferente, que implica el uso de nuestra plataforma para incitar a la insurrección violenta contra un gobierno democráticamente elegido».

La medida también incluirá la cuenta de Instagram del presidente Trump.

El asalto al Capitolio de Estados Unidos por parte de partidarios del presidente saliente Donald Trump generó 23.46 millones de tuits, es decir, un promedio de 430 por segundo, según datos compilados el jueves por Visibrain.

El suceso produjo 2.5 veces más tuits que las últimas 24 horas de las elecciones presidenciales de noviembre, indicó la plataforma de seguimiento de las redes sociales. Estos comicios ya habían generado un volumen de tuits seis veces superiores a las anteriores elecciones de 2016.

Además de que Trump fue silenciado por las principales plataformas de comunicación digital, lo sucedido ayer en el Capitolio ha llevado a revelar las fracturas que se venían dando al interior de su gobierno, las cuales se han visto traducidas en una serie de dimisiones de altos cargos de la Administración, entre ellos el consejero adjunto de Seguridad Nacional, Matt Pottinger.

Pottinger, que tenía intención de renunciar el día de las elecciones, permaneció en el cargo a petición del consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, quien estaría ahora evaluando presentar igualmente su dimisión, tras  posicionarse del lado de Pence en su disputa de ayer con Trump.

Asimismo, en las últimas horas han dimitido la jefa de eventos sociales de La Casa Blanca, Anna Cristina Niceta, y Stephanie Grisham, jefa de gabinete de la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump. La decisión de Grisham, quien fue también secretaria de prensa de La Casa Blanca, tiene efecto inmediato.

Por su parte, la secretaria adjunta de prensa de La Casa Blanca, Sarah Matthews, se ha sumado a la lista de personas que se despiden, algo que también ha hecho Mick Mulvaney, antiguo jefe de gabinete de Trump y actual enviado a Irlanda del Norte.

«Llamé anoche a (el secretario de Estado) Mike Pompeo para hacerle saber que dimito. No puedo hacerlo. No puedo quedarme», ha dicho Mulvaney en una entrevista a la cadena de televisión CNBC. «Los que han elegido quedarse, y he hablado con varios, lo hacen porque les preocupa que el presidente elija a alguien peor», ha añadido.

En este contexto, la secretaria de Transportes, Elaine Chao, está considerando presentar su dimisión, según la cadena de televisión NBC. Chao está casada con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Estas dimisiones, junto con las condenas por parte de personas cercanas a Trump, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reflejan el creciente malestar en el gobierno estadounidense por el comportamiento del presidente, quien no ha dejado de reiterar su teoría del fraude tras la decisión del Congreso de certificar la victoria de Biden.

La última renuncia que se confirmó fue la de la secretaria de Transporte, Elaine Chao, quien renunció esta tarde al afirmar que «no puedo dejar a un lado» el asalto contra el Capitolio por parte de una turba de simpatizantes del presidente Donald Trump.

Es la funcionaria de mayor jerarquía del gobierno de Trump que renuncia en protesta por la insurrección de partidarios de Trump en el Capitolio.

Chao, cuyo esposo es el líder del bloque de senadores republicanos, Mitch McConnell, dijo que el ataque violento al Capitolio «me ha perturbado profundamente en una forma que no puedo simplemente dejar de lado».

Twitter informó este martes que lanzará una opción de mensajes que desaparecerán después de 24 horas, los «fleets», uniéndose así a la oferta de publicaciones pasajeras ya disponibles en otras plataformas de redes sociales.

Los nuevos «fleets», que al igual que los tuits ordinarios pueden incluir imágenes, vídeos y emojis, son «para compartir pensamientos momentáneos» y buscan atraer a usuarios que quieren evitar hacer comentarios permanentes, según detalló Twitter.

«Para los que son nuevos en Twitter, los ‘fleets’ son una forma más fácil de compartir lo que tienen en mente», dijeron el gerente de producto, Sam Haveson, y el director de diseño, Joshua Harris, de la compañía.

Con esta nueva función, Twitter entra a competir con empresas como Snapchat, que popularizó los mensajes que desaparecen, y Facebook, que también ha adoptado la idea.

Twitter se ha convertido en una importante plataforma para políticos, celebridades y periodistas, pero ha quedado rezagada frente a otras redes sociales en cuanto a usuarios.

En el último trimestre, registró 187 millones de usuarios activos diarios «monetizables», por detrás de Snapchat y Facebook.

Twitter ha estado probando el nuevo formato en Brasil, Italia, India y Corea del Sur y observó que «gente con ‘fleets’ hablaba más» en la plataforma. «Entablar una conversación puede ser increíblemente aterrador… Y sabemos que esto es cierto en la vida real y en la red», dijo la directora de investigación de Twitter, Nikkia Reveillac, al explicar que los «fleets» pretenden hacer que la gente se sienta «cómoda».

Otra novedad en Twitter será el «tuit de voz», o grabación de audio, que sustituye al texto y que se ha probado en los últimos meses. «Escuchar la empatía, emoción y el matiz en la voz de alguien podría ayudar a la gente a conectarse en un nivel diferente» que en un simple tuit de texto, dijo la diseñadora de productos, Maya Gold Patterson.

Según ella, los tuits de voz podrían ser utilizados por las marcas, y los periodistas podrían explicar sus historias a través de ellos.

Los directivos de Twitter, Google y Facebook enfrentaron duras críticas de los senadores estadounidenses esta mañana, sobre la forma en que se moderan los contenidos en sus plataformas, un tema que ha tomado relevancia a menos de una semana de las elecciones presidenciales.

Sundar Pichai de Google, Mark Zuckerberg de Facebook y Jack Dorsey de Twitter, ofrecieron sus comentarios de apertura por videoconferencia a los miembros del Comité de Comercio de la cámara alta del Congreso, defendiendo ampliamente la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas de demandas relacionadas con contenido publicado por terceros.

Al comienzo de la audiencia, el republicano Roger Wicker, quien preside el comité, pidió una reforma profunda de la ley para incrementar la responsabilidad de los gigantes tecnológicos.

«Mi preocupación es que estas plataformas se han convertido en un poderoso árbitro de la verdad y el contenido al que los usuarios pueden acceder», dijo el senador de Mississippi. «El público estadounidense en general está mal informado sobre el proceso de toma de decisiones cuando el contenido es moderado y los usuarios tienen pocos recursos cuando son censurados o restringidos», agregó.

Wicker arremetió en especial contra Twitter, red a la que acusó de parcialidad en su moderación de los mensajes publicados, al considerar que los funcionarios conservadores, comenzando por el propio presidente Donald Trump, eran objetivos excesivamente atacados.

«Su plataforma permite que dictadores extranjeros publiquen su propaganda sin restricciones, mientras usted limita sistemáticamente al presidente de Estados Unidos», acusó a Dorsey.

El jefe de Twitter se defendió asegurando que la red reacciona lo más rápido posible para moderar los contenidos considerados inapropiados, sean cuales sean.

Pichai, por su parte, describió la sección 230 como «un acto fundacional del liderazgo estadounidense en el campo de la tecnología» y advirtió a los senadores de las consecuencias de una transformación del texto también para las empresas, además de para los particulares.

Zuckerberg, quien tuvo algunos problemas para conectarse, abrió la puerta para que se hicieran modificaciones a la Sección 230. «Creo que el Congreso debería actualizar la ley para asegurarse de que funcione como está previsto».

Los directivos de las plataformas coincidieron en una cosa: la ley de inmunidad en la red, que muchos funcionarios electos quieren reformar, no protege solo a las plataformas sino también a los usuarios, incluidas las personalidades políticas.
Zuckerberg dijo que la Sección 230 «fomenta la expresión» y «permite que las plataformas moderen el contenido». Sin esta ley, añadió, las plataformas censurarían más contenido y se expondrían a demandas por eliminar mensajes que inciten al odio o la violencia.

En un apartado de la denuncia que Emilio Lozoya presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR), y que se filtró ayer, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, incluye un apartado titulado «Otros hechos que reflejan el uso indebido del poder y tráfico de influencias».

En dicho apartado, Lozoya Austin refiere que como ejemplo del «abuso sistemático que se ejercía a escala gubernamental», Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Hacienda al momento de los hechos, ordenó la compra de una bolsa de mujer de la marca Chanel para regalársela a una amiga, la periodista Lourdes Mendoza.

Relata que la bolsa, con un costo de entre 4 mil y 5 mil dólares, fue comprada cuando recibieron las maletas con dinero en efectivo que Luis Videgaray consiguió en efectivo; detalla que el artículo fue comprado en una tienda de Polanco y entregada a la periodista, quien mandó decir que «se veía muy guapa» con ella.

Sin embargo, Lozoya Austin refiere que Mendoza habría pedido «considerar» el pagar la colegiatura de su hijo/hija, pues la empresa que solía ayudarle con ese pago, solía retrasarse.

«Pregunté a Luis Videgaray Caso cómo hacía para mantener una prensa favorable, me dijo: ‘tu no sabes usar el poder. Yo tengo una lista de periodistas, como Lourdes Mendoza, a quienes mantengo contentos con cañonazos de $50,000.00 a $100,000.00 pesos mensuales».

Videgaray habría mencionado que solo con la ayuda de la prensa, es que pudo tener el control y «ganarle» a Miguel Ángel Osorio Chong, quien dijo, lo quería «desplazar».

Además, del caso de Lourdes Mendoza, la denuncia de Lozoya menciona el caso de «El Financiero», grupo que acudió a Luis Videgaray para conseguir un crédito con NAFIN por 100 millones de dólares, ya que el grupo estaba a punto de quebrar.

Videgaray «consiguió que Bancomext hiciera el préstamo (…) a menos de un año del otorgamiento de dicho crédito ya había impagos y fue reestructurado de nueva cuenta, con riesgos financieros para el Estado», menciona Lozoya.

Otros casos, a los que el exdirector de Pemex llama «métodos» que llevaron a cabo Peña Nieto y Luis Videgaray para conseguir recursos, Lozoya Austin menciona el apoyo que dieron a Grupo HIGA, para adjudicarse proyectos de ingeniería y obra; refiere que luego del escándalo de ‘La Casa Blanca’, HIGA se dedicó a intermediar entre empresas de construcción, SCT y Pemex.

«Es de mi conocimiento -por voz propia de Juan Armando Hinojosa- que recibía este tipo de comisiones que, normalmente, oscilaban entre el 2 y el 5% del total de costo final de las obras». Dichas comisiones eran entregadas en efectivo a Juan Armando Hinojosa y, éste, a su vez, las compartía con Enrique Peña Nieto.

Relata que el empresario, fundador de HIGA, le mencionó que Peña Nieto le ordenó hacer negocios con Pemex pues requerían «liquidez» pues estaban construyendo una «Egoteca», que tras el paso del tiempo supo se trataba del llamado «Museo del Presidente».

Lozoya asegura que Hinojosa se refería a Peña Nieto como su «socio».

Cuenta que Hinojosa extorsionó a una reconocida empresa de servicios petroleros, para que invirtiera con él en la compra de una plataforma marítima de perforación, prometiéndole a dicha empres que él conseguiría una adjudicación directa de Pemex para la rente de este equipo.

De hecho asegura que al negarse a dar dicho contrato, Hinojosa lo amenazó con pedirle a Peña Nieto que lo removiera del cargo. El 5 de febrero de 2016, cuando se reunió con EPN, el presidente le dijo que había sido un «obstáculo en el cumplimiento de mis instrucciones respecto de mi compadre Juan Armando y constantemente te negaste a obtener recursos para mi proyecto político».

El fundador de HIGA habría presumido que él fue quien «salvó el pellejo» de Luis Videgaray, ya que para pagar el crédito que había obtenido de la empresa para la adquisición de la famosa casa de Malinalco, proporcionó a Videgaray diversas obras de arte que utilizó para liquidar la deuda.

Incluso, Lozoya Austin revela que el proyecto del tren México-Querétaro, se canceló a causa del compra de de Peña Nieto.

«Es que tenemos un problema Videgaray y yo porque Higa le facilitó la casa de Malinalco a Luis y a mi me está apoyando con otra casa», explicó el presidente a Lozoya al preguntarle las razones de cancelar dicho proyecto. Él habría sugerido al mandatario dejar fuera del proyecto a Grupo HIGA para que no hubiera problema, sin embargo, EPN decidió sacrificare el proyecto y la relación con China, para intentar esconder el tema de las casas, siendo una de ellas, ubicada en el Estado de México, donde se encuentra el «Museo del Presidente».

Otro de los casos que menciona Lozoya en su denuncia, es el relacionado al grupo Tradeco, del empresario Federico Martínez Urmenta.

Relató que durante un foro empresarial en Cali, Colombia, en mayo de 2013, el empresario se le acercó a Peña Nieto para decirle que él y su socio, Carlos Salinas de Gortari, estaban operando para sumar al PAN y conseguir votos para las reformas estructurales, por lo que el presidente le ordenó a Lozoya recibir a Martínez Urmenta.

«Por instrucciones de Enrique Peña Nieto, recibí a Federico Martínez, quien tenía una serie de peticiones sobre obras que tenía con Pemex, pero todas presentaban quejas, retrasos e incumplimiento». El empresario habría pedido modificar los contratos y perdonar penalidades,

Lozoya Austin dedica un apartado especial a la «Gestión de Contratos por Carlos Salinas de Gortari y el robo de combustible».

Señala que el día de la entrega/recepción en Pemex, José Antonio González Anaya recibió al menos cuatro llamadas de Carlos Salinas, para «asesorarlo»; en una de ellas, le indicó temas relativos a los proyectos que Pemex encausaría.

Emilio Lozoya apunta a que el expresidente cabildeaba a favor de los proyectos de su hijo, entre los cuales se encontraba pagarle a la empresa TRESE más de 15 millones de dólares, porque Pemex le había cancelado el contrato de una plataforma marítima.

El extitular de Pemex hace énfasis en el robo de combustible, el llamado huachicol. Pese que al asumir la dirección de la paraestatal propuso la creación de un grupo de trabajo de cara a enfrentar dicho problema, que obtuvo importantes resultados, tras su salida, sus sucesores decidieron dar por finalizado dicho programa al considerarlo un gasto.

Sin embargo, revela que hubo rumores que señalaban que había pactos, en cierto estados del país, entre directivos de Pemex para financiar campañas de allegados a José Antonio González Anaya, Luis Videgaray y José Antonio Meade.

Lozoya menciona además los casos de la planta de Agronitrogenados, que involucran a Alonso Ancira, dueño de la empresa Altos Hornos de México S.A. (AHMSA).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró esta mañana el anuncio de Facebook, acerca de que revelará el origen de la propaganda política que circula en la red social, y que suele incluir noticias y cuentas falsas.

«Qué bien que van a transparentar todos los contratos y cuentas que se utilizaban para denigrar y para la guerra sucia. Es algo importante, un proceso de transparencia de Facebook», dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Y es que se informó que Facebook México implementa desde esta semana medidas para transparentar la contratación de propaganda y endurecer los controles a fin de evitar campañas que difundan falsedades durante los períodos electorales.

López Obrador dijo que el gesto de la red social «es muy oportuno para que haya control y se sepa qué personajes de la política y del sector privado utilizan el anonimato para insultar y enlodar a los adversarios».

AMLO aprovechó para invitó a Twitter a tomar la misma iniciativa ya que, en su opinión, en dicha red social es donde «se nota más la manipulación».

«En Facebook no hay tanta manipulación. No hay tanto uso de robots, de cuentas artificiales, de compra de espacios para fines político-electorales», expresó el mandatario.

López Obrador se ha referido a Facebook y a Twitter como «las benditas redes sociales», puesto que usó dichas redes para hacer campaña, alegando que los medios tradicionales no le abrían espacios.

Al respecto, este jueves Twitter anunció que etiquetará las cuentas de los medios de comunicación afiliados a los estados y cargos gubernamentales clave.

Las cuentas de medios como Sputnik y RT de Rusia y Xinhua News de China se encuentran entre las organizaciones de medios que serán etiquetadas, según un portavoz de Twitter, que se negó a proporcionar una lista completa de las entidades.

«Creemos que las personas tienen derecho a saber cuándo una cuenta de medios está afiliada directa o indirectamente con un actor estatal», dijo Twitter. La empresa también dejará de amplificar estas cuentas o sus tuits a través de sus sistemas de recomendación.

Twitter definió este tipo de medios como aquellos en los que el Estado ejerce control editorial a través de recursos financieros o presiones políticas, o un control sobre la producción y distribución. Se aclaró que los medios de comunicación financiados por el Estado con independencia editorial, como NPR en Estados Unidos o la BBC británica, no serán etiquetados.

La compañía dijo además que está enfocando sus etiquetas en altos funcionarios y entidades que representan la voz de los estados en el extranjero, tales como ministros de Relaciones Exteriores, portavoces y entidades institucionales. Las cuentas etiquetadas incluirán @WhiteHouse, @StateDept, @Elysee, @ 10DowningStreet y @KremlinRussia.

Londres anunció este martes la exclusión, «irreversible» y «completa» para 2027, del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei en el desarrollo de la red 5G británica, cediendo a la presión de Washington a riesgo de exacerbar las tensiones con Pekín.

«La 5G será transformadora para nuestro país, pero sólo si confiamos en la seguridad y la resistencia de las infraestructuras sobre las que se construye», afirmó el ministro de Cultura y sector Digital, Oliver Dowden, al anunciar la decisión ante la Cámara de los Comunes.

La exclusión de Huawei, cuyo material se ha utilizado desde hace años en el desarrollo de las redes 3G y 4G británicas, se hará de forma progresiva.

A partir del 31 de diciembre los operadores tendrán prohibido comprar nuevos equipamientos al grupo chino y se les dejará hasta finales de 2027 para retirar todo el material antiguo de Huawei de sus redes.

El ministro justificó esta decisión por la «incertidumbre» que causan las sanciones anunciadas en mayo por Washington contra Huawei.

Y es que el presidente Donald Trump acusa al grupo chino de ser un espía de Pekín, lo que la compañía niega, por lo que para evitar su avance, decidió impedirle el acceso a los semiconductores fabricados con materiales estadounidenses.

Para el gobierno británico que Huawei recurra a componente de reemplazo puedan plantear riesgos de seguridad.

«Lamentablemente nuestro futuro en el Reino Unido ha sido politizado, esta es una cuestión de política comercial de Estados Unidos y no de seguridad», denunció el portavoz de Huawei en Londres, Ed Brewster.

Y se declaró «decepcionado» por una decisión que «amenaza con ralentizar el desarrollo digital» británico y «aumentar las facturas» de los usuarios.

La semana pasada, el embajador de China en Londres, Liu Xiaoming, había advertido que excluir a Huawei podría dañar la reputación internacional del Reino Unido y erosionar la confianza de otros inversores extranjeros. Mostraría que el país se pliega ante la «presión extranjera», sugirió.

Las relaciones entre el Reino Unido y China se han vuelto más tensas en las últimas semanas con la entrada en vigor de una controvertida ley de seguridad, impuesta por Pekín a Hong Kong, una excolonia británica.

Dowden adelantó que el ejecutivo británico presentará una nueva Ley de Seguridad en las telecomunicaciones para establecer «una vía irreversible para la completa eliminación de los equipos Huawei de nuestras redes 5G».

El primer ministro Boris Johnson, que durante la campaña para las legislativas de diciembre prometió mejorar y extender la red de telecomunicaciones del país, había optado en enero por permitir a Huawei una participación limitada en su futura 5G, argumentando una ventaja tecnológica y de costes respecto a sus competidores.

La exclusión de Huawei retrasará en «dos o tres años» el despliegue de la 5G en el Reino Unido, reconoció Dowden. «Esta no ha sido una decisión fácil, pero es la correcta para las redes de telecomunicaciones del Reino Unido para nuestra seguridad nacional y nuestra economía», afirmó ante los diputados.

Twitter reveló este jueves que ha suspendido 174,000 cuentas vinculadas al gobierno chino que participaban de un esfuerzo coordinado para promover narrativas favorables a su gestión de la crisis del coronavirus y de las protestas pro-democracia de Hong Kong, entre otros asuntos.

Las cuentas fueron desactivadas durante los primeros tres meses de 2020 y, según Twitter, en su mayoría escribían mensajes en mandarín y buscaban mejorar la imagen del gobierno liderado por el Partido Comunista Chino, fundamentalmente en Asia.

Según la red social, la red propagandística no consiguió demasiada repercusión online, y la mayoría de mensajes que
creaba terminaban siendo compartidos por otras cuentas que formaban parte de la misma operación, en lugar de propagarse de forma independiente mediante el resto de usuarios.

Twitter explicó que ha hallado vínculos entre esta operación y otra llevada a cabo también por el gobierno chino a
mediados de 2019 que se extendió, además a Facebook y Youtube.

En esa ocasión, el objetivo principal de la campaña era influir sobre la percepción de la crisis desatada entre Pekín y la autonomía de Hong Kong, y contó con 210 canales de Youtube, 200,000 cuentas en Twitter, y siete páginas, tres grupos y cinco cuentas de usuarios en Facebook.

«Tenemos pruebas certeras de que esto es una operación con apoyo estatal. Específicamente, hemos identificado grandes grupos de cuentas que se comportan de forma coordinada para amplificar los mensajes relacionados con las protestas en Hong Kong», indicaron en ese momento los responsables de Twitter.

La red social del pájaro azul está prohibida en China por el Gobierno, de manera que las cuentas se conectaban a la plataforma mediante redes privadas virtuales, aunque algunas de ellas usaban direcciones IP no bloqueadas.

Además de las cuentas chinas, Twitter también informó este jueves de que ha desactivado 1,153 cuentas con vínculos con una campaña propagandística con origen en Rusia, y otras 7,340 de una operación vinculada al Gobierno turco.

El presidente Donald Trump cumplió su amenaza y esta tarde firmó un decreto que, según explicó, tiene como objetivo «defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros a los que se ha enfrentado nunca  Estados Unidos».

Durante la firma, Trump indicó que instruyó al fiscal general William Barr para que trabaje con los estados para hacer cumplir las leyes contra lo que describió como prácticas comerciales engañosas de las empresas de redes sociales.

El mandatario, hablando con reporteros en La Casa Blanca, agregó que un decreto contra las compañías eliminaría el blindaje de responsabilidad del que actualmente disfrutan, y las censuró por su presunta parcialidad editorial.

Recordemos que Twitter marcó con una leyenda, dos tuits del mandatario, al considerar su contenido como información falsa o imprecisa. Trump dijo que las alertas fueron «decisiones editoriales» por parte de Twitter y significaban activismo político.

Trump, quien depende personalmente en buena parte de Twitter para atacar a sus rivales, desde hace tiempo ha acusado a las principales compañías tecnológicas de Silicon Valley de estar en contra de los conservadores en las redes sociales al colocar avisos de verificación de datos o remover por completo sus publicaciones.

«Estamos hartos», dijo Trump, asegurando que el decreto defendería la libertad de expresión.

La medida instruye a dependencias del ejecutivo a solicitar a agencias normativas independientes, como la Comisión Federal de Comunicaciones y la Comisión Federal de Comercio, que estudien si pueden imponer nuevas regulaciones a estas compañías, aunque los expertos han expresado dudas sobre qué tanto se puede lograr sin la intervención del Congreso.

Compañías como Twitter y Facebook obtienen excenciones de responsabilidad de acuerdo con la sección 230 de la Ley de Decencia de Comunicaciones, debido a que reciben el trato de «plataformas» y no de «editoriales». Estas últimas sí pueden enfrentar demandas por los contenidos que publican.

Trump acusó a Twitter de «interferir en la elección presidencial de 2020», e insistió en que, «como presidente, no permitiré que esto suceda». Su director de campaña, Brad Parscale, dijo que el «claro sesgo político» de la empresa hizo que la campaña retirara «toda nuestra publicidad de Twitter hace meses».

Recordemos que la empresa de redes sociales prohibió toda publicidad política desde noviembre de 2019.

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este miércoles con «regular fuertemente» o «cerrar» plataformas de redes sociales, luego de que Twitter señalara dos de sus tuits como «engañosos» y los señalara como difusores de información no verificada.

«Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian completamente las voces conservadoras. Vamos a regularlas fuertemente o las vamos a cerrar, antes que permitir que algo así suceda», tuiteó el mandatario.

Twitter señaló dos tuits de Trump publicados el martes, en los que el mandatario decía sin evidencia que el voto por correo llevaría a una elección manipulada. «No hay forma de que el voto por correo sea otra cosa que sustancialmente fraudulento», escribió.

Debajo de las publicaciones, Twitter publicó un enlace que dice: «Obtenga información sobre las votaciones por correo», una novedad para la red social que ha resistido durante mucho tiempo los llamados a censurar al presidente estadounidense por publicaciones que desafían la verdad.

Fiel a su estilo, Trump arremetió este miércoles al escribir: «No podemos permitir que las boletas por correo a gran escala se arraiguen en nuestro país. Sería libertad para todos los engaños, falsificaciones y robos de boletas. El que hiciera más trampas ganaría. Del mismo modo que las redes sociales. ¡Limpia lo que has hecho, AHORA!», dijo el mandatario.

Trump también acusó a las redes sociales de interferir en las últimas elecciones: «Vimos lo que intentaron hacer y fracasaron (en lograr) en 2016». «No podemos permitir que vuelva a ocurrir una versión más sofisticada de eso», añadió.

El presidente ha usado Twitter durante mucho tiempo como una plataforma para difundir insultos, teorías conspirativas e información falsa, ante sus 80 millones de seguidores.

Antes de ser elegido en 2016, construyó su marca política apoyando la mentira de que Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, no había nacido en el país y, por lo tanto, no era elegible para ser mandatario.

Recientemente ha provocado otra polémica al difundir el rumor infundado de que el presentador televisivo de la cadena MSNBC Joe Scarborough habría asesinado a una asistente.

La advertencia de Twitter debajo de los comentarios hechos el martes por Trump sobre la votación por correo consiste en un link, que al ser cliqueado por los usuarios les lleva a un mensaje que señala que las afirmaciones del mandatario son «infundadas», citando información de varios medios, entre ellos CNN y el Washington Post.

Trump había dedicado sus tuits al gobernador de California, diciendo erróneamente que todos los que viven en el estado recibirían una papeleta, cuando en realidad los envíos se dirigen solo a los votantes registrados, según indica la aclaración de los verificadores.

Los tuits violaron una política ampliada recientemente por Twitter, señaló la empresa con sede en San Francisco.

«Al servir a la conversación pública, nuestro objetivo es facilitar la búsqueda de información creíble en Twitter y limitar la propagación de contenido potencialmente dañino y engañoso», dijo la compañía cuando anunció los cambios.

Foto: Twitter

En redes sociales comenzó a circular un audio que «invita» a una fiesta «súper rara», que tiene como objetivo lograr la «inmunidad de rebaño», es decir, contagiarse intencionalmente de Covid-19 para que así la población ya no tema a contraer el virus.

La joven de la grabación indica que la fiesta se llevará a cabo el próximo 23 de mayo en Las Águilas, en la alcaldía Álvaro Obregón.

«Es como para ayudar a que se acabe ya todo esto del virus del Covid y así, el chiste es que a la fiesta va a ir gente contagiada», se escucha en el audio

La entrada a la fiesta tendría un costo de mil 500 pesos, con todo y bebidas alcohólicas de «súper de buena calidad»; el audio relata que hasta el momento hay 100 personas confirmadas, de las cuales 25 ya tuvieron Covid-19.

«Yo sé que al principio como que te saca de onda, pero no está nada mal. Ahorita todos nos estamos mega muriendo de miedo en la casa y estamos en una cárcel y no sabemos ni pa’ dónde y con esto ya te da de una vez y tú ayudas a que a otros les dé», añade la mujer que difunde la invitación.

Sobre el tema, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, fue cuestionada esta tarde en su videoconferencia de prensa diaria.

«Hasta ahora sabemos que es fake news, noticia falsa, pero se está haciendo toda la investigación. Ni siquiera está establecida una dirección, solamente es un mensaje de WhatsApp, de voz, que está circulando, pero ni siquiera hay una dirección», respondió la mandataria capitalina.

Insistió en que pese a que el reporte que se tiene es que se trata de una noticia falsa, las autoridades se mantendrán alertas para realizar la investigación en caso de que sea algo cierto. Dijo que se impedirá que la reunión se lleve a cabo.

Sheinbaum Pardo puntualizó que la fiesta a la que se convoca es una más de las noticias falsas que han salido en los últimos días, aprovechando la contingencia sanitaria que se vive en el país.

Jenaro Villamil, director del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), aseguró este miércoles que la transmisión masiva de información falsa es otro tipo de epidemia que afecta a la población, en el marco de la pandemia por Covid-19.

Señaló que la “infodemia se trata de información negativa, equivocada y maliciosa que daña la tranquilidad de las personas y que se transmite rápidamente por las redes sociales».

Al participar en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el funcionario dijo que ese tipo de información genera ganancias a las plataformas porque precisamente se trata del uso de datos personales y de dichos beneficios se han visto favorecidos Twittter, Facebook, Google y YouTube.

Villamil explicó que la pandemia tiene tres impactos: en la salud, en lo económico y social. Agregó que la parte mediática es la más fuerte porque retoma asuntos que consideramos como algo normal y que tiene que ver con esta nueva era de las redes sociales.

Precisó que la infodemia es un término que utiliza la propia Organización Mundial de la Salud sobre el exceso de información falsa y maliciosa en redes sociales.

Jenaro Villamil dijo que en los últimos días, en el caso de Twitter han bajado un poco las noticias falsas porque los productores de éstas se encuentran “acalambrados», tal vez a raiz del caso Genaro García Luna. Sin embargo, denunció que en Whatsapp aumentaron y manifestó que no es casualidad que ahora que se está en plena fase 3 de la pandemia lleguen a los chats personales mensajes de conocidos y ahora de asuntos que tienen que ver con la situación que impera en hospitales como los del del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sobre todo de lugares vulnerables como Ecatepec y Tijuana.

«El negocio de los que hacen la infodemia es intoxicar las redes sociales y la intoxicación lo que te genera es lo que algunos llaman la dopamina digital. Este asunto es todavía más perverso porque se trata de enganchar a la gente aunque sean las cuestiones más absurdas y ridículas, el asunto es que se viralice», remató.

Por su parte el presidente López Obrador afirmó que la mejor vacuna que existe en México contra las noticias falsas es su alto grado de conciencia política.

Señaló que este factor ha sido importante para prevenir una propagación mayor del Covid-19 y confió que esta sea la mejor manera de salir adelante.

“El pueblo mexicano es el que menos analfabetismo político tiene, esto se debe al renacimiento que se ha dado en los últimos años», afirmó el presidente.

El mandatario federal consideró que el gobierno federal debe redoblar sus esfuerzos para acercar información fidedigna a la población sobre el impacto del coronavirus en México. Por ello, criticó la puesta en marcha una campaña, con tintes autoritarios, en la Ciudad de México para pedir a la sociedad, infundiendo miedo, no salir de sus casas y evitar la propagación del COVID-19.

López Obrador consideró que debe haber una revisión a fondo del funcionamiento de las redes sociales, a fin de evitar que este espacio se corrompa y se haga un mal uso.

Comentó que los partidos políticos, de igual forma, deben informar cómo gastan recursos en medios como las redes sociales, ya que en muchos casos están siendo utilizadas por la delincuencia común y también la de “cuello blanco».

Facebook e Intagram eliminaron publicaciones del presidente de Brasil Jair Bolsonaro en las que rechazaba el aislamiento social para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, por lo que las redes sociales consideraron que genera «desinformación».

«Retiramos contenido de Facebook e Instagram que viola nuestros Patrones de la Comunidad, que no permiten una desinformación que pueda causar daños reales a las personas», indicó Facebook en un breve comunicado.

Ambas redes sociales borraron uno de los tres videos publicados por Bolsonaro el domingo, en los que se ve al mandatario provocando pequeñas aglomeraciones durante un recorrido por barrios de Brasilia.

En las grabaciones, el presidente se acerca a sus seguidores y reitera su llamado a romper la cuarentena, contradiciendo las indicaciones del Ministerio de Salud, que recomendó mayor distanciamiento social para prevenir una propagación del Covid-19.

El mismo domingo por la noche, Twitter eliminó dos de los tres videos de Bolsonaro argumentando motivos similares.

«Twitter anunció recientemente en todo el mundo la ampliación de sus reglas para alcanzar contenidos que vayan eventualmente contra informaciones de salud pública orientadas por fuentes oficiales y que puedan colocar a las personas en mayor riesgo de transmitir COVID-19», explicó la red social.

Este lunes el ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, insistió en que las personas mantengan «el máximo grado de distanciamiento social» para dar tiempo «a que el sistema (de salud) consolide su expansión» en los 27 estados del país para hacer frente a un aumento de casos de coronavirus.

De acuerdo al recuento de la Universidad Johns Hopkins, Brasil registra 4,681 casos confirmados de Covid-19, y 167 muertes relacionadas al virus.