Tag

Turismo

Browsing

El Producto Interno Bruto (PIB) turístico nacional cayó 47% en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el mismo periodo del año previo, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En la comparación entre trimestres consecutivos, la caída del PIB turístico del periodo abril-junio frente al de enero-marzo fue del 43.1%, en cifras desestacionalizadas.

El presidente del Inegi, Julio Santaella, atribuyó en su cuenta de Twitter el desplome histórico del turismo a la «emergencia sanitaria por Covid-19».

Y es que el PIB turístico cayó cerca de tres veces más que el PIB nacional durante el segundo trimestre, periodo en que la economía mexicana se contrajo un 18.7%.

Cabe recordar que el gobierno federal ordenó cerrar todas las actividades no esenciales desde finales de marzo hasta el 1 de junio, cuando empezó el proceso de reapertura gradual para frenar el avance del coronavirus.

Del mismo modo, de abril a junio de 2020 el consumo turístico interior cayó un 49.6% respecto al mismo periodo de 2019 y un 46% frente al trimestre previo, según el Inegi.

Esta misma semana se conoció que el país perdió en septiembre el 39.7% de turistas internacionales en tasa interanual, una cifra pronunciada pero que mejoró la caída del 66.6% en turistas internacionales que se registró en julio y del 62.2% de agosto.

La industria turística mexicana aporta el 8.7% del Producto Interno Bruto (PIB), no se recuperará por completo hasta 2023, según las estimaciones de Miguel Torruco, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur).

Los sectores de aerolíneas, aeropuertos y hotelería de México, que han sido gravemente afectados por la crisis que generó la pandemia de COVID-19, tendrán «poca mejoría» en 2021, aseguró este jueves la agencia financiera Moody’s en un comunicado.

Sin embargo, añadió, otros sectores enfocados al consumo, incluyendo alimentos empacados y telecomunicaciones, verán una recuperación gradual.

La agencia insistió en que el PIB real de México caerá alrededor del 10% en 2020 antes de recuperarse a un crecimiento de 3.7% en 2021.

Alonso Sánchez, vicepresidente y analista senior de la financiera, señaló que muchas compañías incrementaron su deuda y protegieron sus niveles de liquidez al reducir inversiones de capital, pagos de dividendos y gastos en general.

Ante ese panorama, señala que el sector del turismo en México no volverá a la actividad registrada previo a la pandemia sino hasta 2023, debido a que su total recuperación dependerá de que los consumidores se sientan cómodos viajando.

Ese cálculo coincide con el proyectado por el secretario de Turismo, Miguel Torruco, quien estima que la industria turística, que representa el 8.7% del PIB, no se recuperará del todo hasta 2023.

Los países de América Latina han comenzado a reanudar su vida social y pública en momentos en que la pandemia del coronavirus aún requiere importantes intervenciones de control, dijo este miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

En una sesión informativa virtual desde Washington con otros directores de la OPS, Etienne explicó que los casos de coronavirus en la frontera entre Colombia y Venezuela se han multiplicado por 10 en las últimas 2 semanas.

Dentro del Caribe, muchas islas más grandes como Jamaica, las Bahamas y República Dominicana también están experimentando «picos drásticos» de contagios, agregó Etienne, antes de mencionar que las tasas de mortalidad están aumentando en áreas de México, Bolivia, Costa Rica y Ecuador.

«Sin embargo, nuestra región ha comenzado a reanudar la vida social y pública casi normal en un momento en que el COVID-19 todavía requiere importantes intervenciones de control», dijo Etienne.

«Debemos tener claro que abrir demasiado pronto le da a este virus más espacio para propagarse y pone a nuestras poblaciones en mayor riesgo», agregó.

América, la región más golpeada por la pandemia en el mundo, sobrepasó recientemente las 500,000 muertes y los 15 millones de contagio.

La región cuenta con cuatro de los tres países con más muertos en el mundo: Estados Unidos, Brasil y México.

Etienne pidió a los gobiernos de la región que monitoreen los viajes con mucho cuidado porque la reapertura puede generar retrocesos, lo que ha sucedido en el Caribe, donde varios países que prácticamente no tenían casos, experimentaron picos a medida que reanudaron el turismo, vital para sus economías.

México recibió en julio un 66.6% menos de turistas internacionales que en el mismo mes de 2019, al pasar de casi 4.2 millones a 1.39 millones de viajeros derivado de la pandemia de COVID-19, y pese a que julio fue el segundo mes en el que comenzó la reapertura económica del país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó este jueves que el principal descenso, de un 81.4%, se dio en los turistas llegados por vía aérea, que en julio del año pasado representaron poco más 1.7 millones de personas y este año fueron 322,720 viajeros.

Los turistas fronterizos decrecieron un 56.3% en julio, llegando a los 859,249 turistas.

Aunque la caída del turismo sigue siendo muy acentuada, el dato de julio mejora frente a la caída del 74.8% en turistas internacionales de junio, lo que se puede interpretar como una paulatina reactivación del mercado.

El 1 de junio arrancó en México la llamada «nueva normalidad» con una apertura económica y social por fases y muy cautelosa tras dos meses de una emergencia sanitaria que paralizó las actividades no esenciales.

Por este motivo, México perdió en julio el 77.4% de sus ingresos de divisas producidos por el turismo respecto al mismo mes de 2019.

Los viajeros internacionales dejaron en el país 490.4 millones de dólares en el séptimo mes de 2020, mientras que en julio de 2019 gastaron 2,167.7 millones de dólares.

El gasto medio de cada turista también disminuyó, ya que pasó de 263.3 dólares el año pasado a 171.8 dólares en julio pasado, un 34.8% menos.

La industria turística, que aporta el 8.7% del PIB, no se recuperará por completo hasta 2023, según las estimaciones de Miguel Torruco, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur).

México se consolidó en 2019 como uno de los 10 países más visitados del mundo al recibir más de 45 millones de turistas internacionales con una derrama económica de 24,563 millones de dólares.

El Gobierno de México presentó el 23 de julio un plan de impulso al sector hotelero para enfrentar la crisis de la COVID-19 que consistirá en prestar 11,400 millones de pesos a estos establecimientos a una tasa máxima del 13.5% de interés.

El número de turistas extranjeros que llegaron a México por vía aérea entre enero y julio de este año cayó un 57.5% derivado de la crisis sanitaria de la pandemia del Covid-19.

«Durante los primeros siete meses del presente año, llegaron al país por vía aérea 5.7 millones de turistas internacionales, lo que representa una disminución de 6.78 millones en comparación con el mismo lapso de 2019», infirmó la Secretaría de Turismo (Sectur).

Los turistas de Estados Unidos, los que normalmente llegan en mayor cantidad a nuestro país, bajaron un 55.3%, al pasar de 3.87 millones en 2019 a 2.77 millones este año.

Los de Canadá cayeron un 41.5%; los de Colombia un 63.6%; los de Francia un 51.1%; los de Brasil un 62.3%; los de Reino Unido un 73.9%; los de Argentina un 66.9%; los de España un 67.4%; los de Perú un 59.4%, y los de Alemania un 60.7%.

De acuerdo con la Sectur, el resto de países bajo un 61%.

El resto de nacionalidades contabilizó 670 mil 429 turistas, un millón 50 mil menos y un descenso de 61 por ciento, con una cuota de mercado del 13.4%.

El titular de Sectur, Miguel Torruco, indicó que los cinco aeropuertos con la mayor llegada de turistas internacionales en el lapso enero-julio de 2020, sumaron cuatro millones 483 mil viajeros, seis millones 231 mil menos que en el mismo periodo de 2019.

El aeropuerto de Cancún, el más transitado del país, registró una reducción del 59% de turistas extranjeros, al pasar de 5.13 millones en 2019 a los 2.4 millones de este año.

El aeropuerto de Ciudad de México experimentó una reducción del 62.4%, al pasar de 2.9 millones a 1.1 millones de visitantes.

Aunque el país no cerró aeropuertos ni limitó la llegada de turistas, la industria turística se vio afectada por el cierre de rutas aéreas, así como por las restricciones de los otros países.

México se convirtió en 2017 en el sexto país más visitado del mundo, superado por Francia, España, Estados Unidos, China e Italia.

La actividad turística registró una caída del 5.2% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período del año pasado, debido al impacto de la pandemia de coronavirus, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Entre enero y marzo pasados, el consumo de los turistas tanto extranjeros como nacionales registró una caída de 4.7% en comparación con el mismo lapso de 2019.

El consumo de los turistas que residen en México cayó 2.4%, mientras que el gasto de extranjeros (turismo receptivo) tuvo un desplome del 13.1% en el mismo periodo.

Por su parte, los servicios ofrecidos a los turistas nacionales y extranjeros, el sector que más contribuye al PIB turístico, cayó 5.6% interanual en el primer trimestre de 2020, mientras que los bienes tuvieron una disminución del 3%.

En cifras desestacionalizadas, el PIB turístico y el consumo turístico cayeron 6.3% frente al trimestre previo.

México se consolidó en 2019 como uno de los 10 países más visitados del mundo al recibir más de 45 millones de turistas internacionales con una derrama económica de 24,563 millones de dólares, un crecimiento de 9% anual.

Junto con las remesas, las exportaciones automotrices y los ingresos petroleros, el turismo es uno de los principales receptores de divisas de México. La industria turística mexicana, que aporta el 8.7% del PIB, no se recuperará por completo hasta 2023, según las estimaciones de Miguel Torruco, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur).

Aunque el primer trimestre del año, corresponde a los meses previos al inicio de la etapa más severa de la contingencia sanitaria, las afectaciones ya eran visibles, pues se ordenaron los cierres de fronteras en varios países, además de las restricciones de viajes que se implementaron.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, presentó el Calendario Escolar 2020-2021, en el que se establecen 190 días de clases efectivas, las fechas de los días de asueto por ley, vacaciones y las reuniones del Consejo Técnico Escolar, así como los periodos de descarga administrativa para los docentes.

El titular de la SEP detalló que del 6 al 21 de agosto se realizará el periodo ordinario de inscripciones y reinscripciones. Incluso, mencionó, habrá un periodo extraordinario para este trámite, del 24 de agosto al 11 de septiembre.

Del 10 al 14 de agosto habrá un taller intensivo de capacitación de herramientas digitales para el magisterio. También se desarrollará un curso de Capacitación con Equidad para docentes del 17 de agosto al 11 de septiembre. Del 24 de agosto al 18 de septiembre se implementará un curso de Capacitación con Equidad para alumnas, alumnos, madres, padres de familia y tutores.

Moctezuma Barragán comentó que las vacaciones de fin de año iniciarían el 21 de diciembre, para reiniciar clases el 11 de enero de 2021.

Sobre los Consejos Técnicos Escolares, se detalló que en total habrá 13 consejos en todo el Ciclo Escolar; por primera vez, los docentes tendrán cinco días para la descarga administrativa, lo que les facilitará llevar a cabo esa labor.

El Secretario de Educación Pública habló sobre el acercamiento con los sindicatos magisteriales para el inicio del Ciclo Escolar 2020-2021. Moctezuma Barragán respondió que hay comunicación permanente, y que dialogó con líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes manifestaron su plena disposición a trabajar con la SEP.

El Secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, quien acompañó al titular de la SEP en la presentación del calendario escolar, destacó que se logró respetar los tres fines de semana largos establecidos en el Calendario Escolar 2020-2021.

Sostuvo que los cinco puentes cortos, los tres fines de semana largos y los tres periodos vacacionales incluidos en el calendario escolar 2020-2021, no solo ayudarán a la convivencia familiar, sino que contribuirán a la recuperación del sector turístico del país.

Los ingresos del turismo global caerían en hasta 3.3 billones de dólares debido a las restricciones impuestas para frenar la propagación del Covid-19 y el sector estadounidense sufriría las mayores pérdidas, según un estudio de la ONU publicado este miércoles.

El reporte «COVID-19 y turismo» difundido por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCYD) se basa en tres escenarios para la industria, con medidas de confinamiento que se prolongarían por 4 meses, 8 meses y 12 meses respectivamente.

En esos escenarios, los ingresos caerían 1.17 billones, 2.22 billones y 3.3 billones de dólares, o entre un 1.5% y un 4.3% del Producto Interno Bruto (PIB) global.

«El turismo internacional ha sido casi totalmente suspendido y el turismo local ha sido reducido por las condiciones de confinamiento impuestas en muchos países», dice el reporte. Y aunque algunos destinos han comenzado a reabrir lentamente, apunta que muchos ciudadanos tienen miedo de realizar viajes internacionales o no pueden pagarlos debido a la crisis económica.

Estados Unidos sufriría las mayores pérdidas en los tres escenarios, con una caída de 187,000 millones de dólares si las medidas de confinamiento se extienden por cuatro meses, seguido por China con 105,000 millones. Tailandia y Francia también perderían cerca de 47,000 millones cada una.

Algunos pequeños Estados insulares como Jamaica sufrirán grandes pérdidas en proporción a sus economías, enfrentando una caída de un 11% del PIB, o 1,680 millones de dólares.

El reporte de la CNUCYD cubre 65 países y regiones. Pide a los gobiernos que aumenten la protección social para los trabajadores en los países más afectados.

El documento se basa en una reciente evaluación de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que calcula que por si por sola, la caída de la demanda de viajes internacionales podría traducirse por una pérdida de entre 850 millones y 1,100 millones de viajeros.

El turismo mundial casi se paralizó en abril por la crisis de Covid-19, con una caída del 97% en el número de llegadas internacionales, 180 millones menos que en el mismo mes de 2019, tras un descenso del 55% en marzo, según los datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Si bien se esperaba que abril fuera una de las épocas más ocupadas del año, debido a las vacaciones de Semana Santa, las restricciones de viaje provocaron dicha gran caída, con la que el turismo mundial acumuló un descenso del 44% hasta ese mes, lo que se tradujo en una pérdida de aproximadamente 195 millones de dólares en ingresos.

Asia y el Pacífico fueron las primeras regiones en ser afectadas por la pandemia, llevándose el peor golpe entre enero y abril de 2020, con un 51% menos de llegadas. Europa registró la segunda mayor caída, con un descenso del 44% en el mismo período, seguida de Medio Oriente, con uno del 40%; América, con uno del 36%, y África con 35%.

A principios de mayo, la OMT estableció tres posibles escenarios para el sector turístico en 2020 que apuntan a posibles disminuciones en el número total de turistas internacionales del 58% al 78%, dependiendo de cuándo se levanten las restricciones de viaje.

En estos tres escenarios, el impacto de la caída de la demanda podría suponer la pérdida de entre 850 y 1,100 millones de turistas internacionales, y con ellos, de entre 910,000 millones y 1.2 billones de dólares en ingresos por turismo mundial.

Asimismo, están amenazados entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo en empleo directo del turismo.

Para el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, es «vital» que el reinicio del turismo se convierta en una prioridad y se gestione de manera responsable, protegiendo a los más vulnerables y con la salud y la seguridad como la principal preocupación del sector.

El gobierno de Estados Unidos acordó con México y Canadá extender 30 días más las restricciones al tránsito terrestre no esencial en sus fronteras tras revisar el desarrollo de la propagación de la Covid-19 en ambos países.

La cancillería y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunciaron este martes que sus fronteras con Estados Unidos permanecerá cerradas a los cruces no esenciales hasta el 21 de julio.

La restricción se refiere únicamente al cruce en tierra, por lo que vuelos entre dichos países no se restringen.

Los tres países son socios del TLCAN, acuerdo comercial vigente desde 1994 y que será reemplazado a partir del próximo 1 de julio por el T-MEC.

La Cancillería mexicana dijo que las restricciones a los cruces por la frontera con Estados Unidos se mantendrán «en los mismos términos en que se han desarrollado desde su implementación el 21 de marzo.

«Ambos países continuarán buscando coordinar las medidas sanitarias en la región fronteriza. Las medidas estarán vigentes hasta el 21 de julio», detalló la dependencia en su cuenta de Twitter.

Trudeau, por su parte, confirmó que Washington y Ottawa acordaron «una vez más» mantener la restricción sobre la frontera binacional, la más larga del mundo.

«Esta es una decisión importante que mantendrá a la gente segura en nuestros dos países», dijo Trudeau durante su informe diario.

En Canadá el ritmo de transmisión de la enfermedad ha disminuido de forma significativa, pero en Estados Unidos la situación es muy distinta y las autoridades canadienses han expresado su temor de que la reapertura de la frontera y el tráfico de turistas provoque un aumento de los casos de Covid-19.

A fecha, Canadá suma 99,426 casos de Covid-19 y 8,213 muertes. La mayoría de estos casos se concentran en dos provincias: Quebec y Ontario.

En cambio, en Estados Unidos ya hay 2,119,912 casos confirmados y las muertes suman 116.341. En México, los contagios ascienden a 150,264 casos confirmados, mientras que las muertes ascienden a 17,580.

En el marco del anuncio del cierre de fronteras, el gobierno de México prohibió a los connacionales que se desplazan de forma temporal a Canadá a trabajar en la industria agrícola hacerlo en granjas con brotes de coronavirus.

Pese al llamado, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) aclaró que el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT) establecido por los gobiernos de ambos países en 1974 continúa y no se suspende. «Solo se ha determinado no enviar trabajadores a granjas donde se presenten brotes de COVID-19 y que no han atendido las recomendaciones de las autoridades de salud en Canadá, así como de los Consulados de México», dijo el funcionario.

Al respecto, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se dijo dispuesto a conceder la nacionalidad canadiense a los trabajadores temporales, en su mayoría latinoamericanos y caribeños, que acuden cada año al país a laborar en explotaciones agrícolas.

«Sabemos que hay muchos problemas con las condiciones de vida, que los trabajadores están vinculados con compañías concretas y problemas con estándares laborales. Podemos también mirar formas de conseguir la ciudadanía, que puede dar a los trabajadores más derechos», dijo el primer ministro en su rueda de prensa diaria.

«Mucha de nuestra producción agrícola de Canadá depende de temporeros extranjeros. Siempre deberíamos aprovechar momentos de crisis para reflexionar sobre cambios en el sistema y hacerlo mejor para los canadienses, pero también para la gente que viene aquí y garantizan que tenemos alimentos».

Durante su conferencia de prensa, Trudeau reconoció la gravedad de la situación y explicó que ha abordado con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la problemática de los trabajadores agrícolas extranjeros.

Por su parte el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, exhortó a sus connacionales a posponer sus vacaciones en México, debido a la progapación de la pandemia de Covid-19 en nuestro país.

En un video publicado en sus redes sociales, el embajador dijo a los ciudadanos estadounidenses que es mejor no hacer turismo en México por el momento.

“México tiene lugares increíbles para visitar, desde playas hasta montes, desde desiertos a selvas. Pero no es el momento de hacer turismo, incluso aunque consigas una oferta muy buena”, dice Landau en su mensaje.

El Producto Interno Bruto (PIB) turístico nacional podría contraerse hasta 29% por el impacto de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, advirtió este martes Luis Humberto Araiza, presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México (Asetur).

«Las estimaciones apuntan a que el impacto podría estar entre el 13% y 29% del PIB turístico, entonces la situación es grave, preocupante y debemos seguir buscando soluciones», afirmó el líder de Asetur, que agrupa a los estados del país.

Las pérdidas del consumo serían de 500,000 millones de pesos tan solo de marzo a mayo, los primeros tres meses de la contingencia por la pandemia de Covid-19 en el país, detalló Araiza.

Recordó que el turismo en México aporta el 8.7% del PIB nacional, por lo que es uno de los principales receptores de divisas en el país, junto con las remesas, las exportaciones automotrices y los ingresos petroleros.

El funcionario aseguró que el turismo es la actividad más afectada por la pandemia de COVID-19, que acumula 71,105 casos y 7,633 fallecidos confirmados en el país.

Esta industria tardaría en recuperarse hasta 2023, según la reciente estimación que Miguel Torruco, secretario de Turismo.

Al respecto, el gobierno ya presentó el «Lineamiento Nacional para la Reapertura del Sector Turístico», con el que espera reactivar esta industria dentro del programa hacia la «nueva normalidad», que arranca la próxima semana.

Aunque destacó este protocolo como una herramienta de «confianza» y «certidumbre» para los viajeros, Araiza consideró que «son muchas las acciones que deben implementar».

La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur) informó este lunes que los negocios de estas ramas dejaron de percibir ingresos por 590,177 millones de pesos en lo que va de la contingencia sanitaria.

En los primeros cuatro meses del año, México solo recibió 4.4 millones de turistas internacionales, un 34.8% menos que en el mismo cuatrimestre del año pasado, indicó esta semana el Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) Anáhuac. En abril la caída anual fue de 98.7%, pues solo arribaron cerca de 20,600 viajeros del extranjero.

La estimación de Asetur sobre la contracción del PIB turístico es superior a la de abril, cuando estimaba una caída del 10% para este año, con pérdidas superiores a 10,000 millones de dólares.

«Tenemos la esperanza de que entre más rápido podamos superar la pandemia, más fácil podremos entrar en su momento con una promoción fuerte para que los destinos turísticos vuelvan a recobrar su flujo de visitantes», remató Araiza.

El titular de la Dirección General de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés Alcalá, presentó los protocolos que deberán seguir las empresas del sector turístico tras la pandemia de Covid-19.

En conferencia de prensa, señaló que estos tienen su base en el semáforo regional de la «nueva normalidad». Los protocolos, agregó, serán aplicados para todo tipo de actividad turística: transporte aéreo, aeropuertos, servicios de migración, cruceros, embarcaciones de recreo y operación de puertos; hoteles, restaurantes y bares, clubes de golf, discotecas y centros nocturnos, salas de eventos, centros de convenciones, centros de negocios, transporte terrestre, guías de turismo, plataformas digitales, parques temáticos, parques acuáticos, destinos de sol y playa, balnearios, Tianguis y ferias, conciertos, estadios y eventos deportivos masivos y museos, entre otras.

Detalló que se deberá aplicar la sana distancia, limpieza y desinfección de objetos de uso común, lavado correcto y constante de manos, filtros sanitarios y capacitación al personal sobre cómo atender a los clientes.

Ejemplificó que en el transporte aéreo, las áreas de tránsito deberán tener flujos específicos para encontrarse con menor cantidad de gente y sanitización constante de mostradores y aeronaves.

Mientras que en el transporte terrestre, por su parte, será importante la sanitización de áreas comunes, como salas de espera y de abordar, así como desinfección de vehículos. En los restaurantes deberá mantenerse la sana distancia entre comensales.

Precisaron que  los lineamientos están homologados con los establecidos en Canadá y Estados Unidos.

Por su parte el titular de la Secretaría de Turismo, Miguel Torruco, informó que los fines de semana largos van a permanecer con la finalidad de reactivar la economía tras la pandemia.

«Hoy en la tarde que hablé con el presidente de la República me autorizó dar a conocer, que para retomar el turismo interno, que es fundamental, van a permanecer los fines de semana largos», dijo el secretario.

Aseguró que esta medida aumenta la ocupación hotelera entre siete u ocho puntos; además, hay cinco millones de personas adicionales que viajan a los diferentes destinos del país, especialmente a los Pueblos Mágicos.

Torruco Marqués dijo que dicha medida contribuirá a lograr una derrama económica de 38 mil 400 millones de pesos.

El titular de la SECTUR indicó que derivado de la contingencia sanitaria, la llegada de turistas internacionales disminuyó 34.4% durante el primer trimestre de 2020. Esto representó una caída en la derrama económica de ese sector de 45.6%.

«Cuando se den a conocer las cifras del segundo trimestre, serán muy delicadas porque son los tres meses que más se impacto», precisó.

Destacó que la actividad turística tiene una aportación de 8.7% del producto interno bruto del país. Recordó que en 2019, se recibieron 45 millones 24 mil turistas internacionales, cuya derrama fue de 24 mil 563 millones de dólares.

El volumen de turistas internacionales podría caer entre un 60% y un 80% en 2020, a causa de la pandemia de coronavirus y las restricciones de movimientos en todo el planeta, anunció este jueves la Organización Mundial del Turismo (OMT).

En el primer trimestre del año las llegadas de turistas internacionales se redujeron en un 22%, indica en un informe la OMT, que habla de «la peor crisis» desde que se iniciaron los registros, en 1950.

La caída de los tres primeros meses supone por el momento «67 millones menos de turistas internacionales», es decir, «80,000 millones de dólares de los EUA en exportaciones perdidas», precisa LA agencia de la ONU con sede en Madrid.

La caída del turismo internacional en las Américas fue del 15.2% en los primeros tres meses, tras un mes de enero estable, un febrero en alza de 3% y un mes de marzo en que las llegadas se hundieron un 46% interanual.

Por subregiones, las llegadas se redujeron en el primer trimestre un 13% en América del Norte, un 19% en Sudamérica y un 20% en el Caribe.

En el informe publicado este jueves, la OMT revisó drásticamente a la baja una proyección formulada a fines de marzo, en la que pronosticaba una caída del turismo internacional en 2020 de entre el 20 y el 30%.

En 2019, unos 1,500 millones de turistas internacionales viajaron por el mundo, un dato en alza del 4% respecto al año anterior, según la OMT, que en enero esperaba una evolución similar para 2020.

«El turismo ha recibido un duro golpe, y son millones los puestos de trabajo que se encuentran en peligro en uno de los sectores de la economía que más mano de obra emplea», dijo el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, citado en el informe.

Sólo en marzo, las llegadas de turistas internacionales en todo el mundo cayeron un 57%, apunta la OMT.

La agencia ha elaborado tres escenarios para este año, en función de cuándo se levanten las restricciones de viaje vigentes en prácticamente todo el mundo.

Las llegadas de turistas internacionales caerían así entre un 60% y un 80%, dependiendo de si dichas restricciones se levantan en julio (primer escenario), septiembre o diciembre, el peor escenario.

«La demanda interna podría recuperarse antes que la demanda internacional», añade la OMT citando una encuesta de expertos.

Si pensamos que la economía mexicana es una silla que se sostiene por cuatro patas, una representa los ingresos por turismo; otra las remesas; otra los ingresos petroleros y una última es el libre comercio, la pandemia del COVID19 ha venido a dejar dicha silla sin patas. Y el carpintero que tendría que estar viendo la forma de que éstas patas se refuercen para que la silla no se desplome está pensando en usar sus herramientas y recursos para fabricar una vajilla que pensaba que sería la manera de crecer el negocio. Pero luego vino el desplome de las patas. No es culpa del carpintero, pero aun así, vino el desplome.

Ese carpintero es el presidente Andrés Manuel López Obrador que, como el carpintero que se va a quedar sin silla, cree que, porque antes de que a ésta se le rompieran las patas, el plan de fabricar vajillas que se tenía para que creciera el negocio hace unas semanas no puede modificarse.

Si se quisieran reforzar las patas de la silla, la tarea no sería sencilla. El turismo estará muerto hasta que no se tenga o una vacuna o una medicina para lidiar con el COVID. Las remesas no volverán a llegar a los niveles de febrero del 2020 hasta que la economía de Estados Unidos se recupere. Los mejores estimados hablan de que el actual desempleo en nuestro vecino del norte tardará en recuperarse cuando menos una década porque apenas van tres semanas de cierre y ya hay más de 17 millones de desempleados.

Los ingresos petroleros también están en una situación complicada dada la contracción en la movilidad en general que lleva a una menor demanda. Y el libre comercio… pues ese TMEC que se firmó el último día del gobierno de Peña Nieto, con bombo y platillo, y que estaba por entrar en vigor el 1º de junio una vez que el parlamento canadiense lo aprobó, ahora ha vuelto a sufrir un revés.

Aun cuando ya sabemos que somos socios de Estados Unidos, el gobierno mexicano ha hecho todo por destruir la herramienta que ha representado el libre comercio con norteamérica. El mejor ejemplo ha sido la decisión de cancelar la construcción de la planta cervecera de Constelation Brands, una de las cerveceras más importantes del mundo que, bajo las reglas del TLCAN no debiera de haber recibido el revés que le ha dado el gobierno de López Obrador. Su justificación para cancelarla ha sido una consulta ciudadana de baja participación y cero cumplimiento con las reglas electorales. Pero, como el presidente insiste en hacerlo, le vuelve a dar un golpe al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Aun cuando sienta que la baja participación ciudadana justifiquen su decisión arbitraria.

Pero dejando a un lado este desdén por el Estado de Derecho, en Estados Unidos hay un grupo de empresas y senadores que le están pidiendo a Trump que aplace la entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial por los problemas económicos internos que enfrenta y enfrentará la economía estadounidense dada la pandemia de salud. Y allá, en EUA, el gobierno escucha. Y además, sabe que en México tienen a un socio seguro.

Si nos quieren apretar aplazando la entrada en vigor del TMEC, saben que lo pueden hacer. De entrada, en lugar del 1º de junio, la entrada en vigor se ha aplazado hasta julio. Pero además, entre que el presidente López Obrador se ha vuelto a poner en las manos de Trump para que absorba nuestra baja en la producción energética a cambio de no sabemos qué, y entre que los estadounidenses ya han tomado la medida al gobierno mexicano porque saben que en aras de que entre en vigor el tratado comercial estamos dispuestos a dar lo que sea, México sigue a la merced de que la silla de nuestra economía siga de pie gracias a las cuatro patas que sigue sosteniendo la economía estadounidense, que hoy se tambalea. Flaco sustento.

Columna completa en El Universal

La epidemia del nuevo coronavirus reducirá los ingresos del turismo mundial en al menos 22,000 millones de dólares, correspondientes a los turistas chinos «que están dejando de viajar en estas semanas», afirmó el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

«Hemos realizado un cálculo preliminar que estima que esta crisis costará al menos 22.000 millones de dólares al sector», afirma en la entrevista para el diario español El Mundo, Gloria Guevara, presidenta del WTTC.

«El cálculo está basado en la experiencia de crisis anteriores, como la del SARS o el H1N1, y toma como referencia las pérdidas derivadas de los turistas chinos que están dejando de viajar en estas semanas», agregó.

Los 22,000 millones de dólares representan el escenario más optimista contemplado por el estudio, publicado el pasado 11 de febrero por el instituto Oxford Economics, y basado en la hipótesis de una caída del 7% de los viajes efectuados al extranjero por clientes chinos.

La pérdida global para el sector podría elevarse a 49,000 millones de dólares si la crisis dura tanto como la del SARS de 2003, y a 73,000 millones de dólares si se prolongara más, apunta Oxford Economics.

Las economías más afectadas serán las más dependientes del turismo procedente de China continental, tales como los territorios de Hong Kong y Macao, así como Tailandia, Camboya o Filipinas.

La epidemia, descubierta en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ha infetado a unas 78,600 personas en este país, y de momento murieron más de 2,700.

Desde hace unos días se ha propagado rápidamente a varias regiones del mundo, en particular Europa, y también América Latina, donde se registró un primer caso en Brasil.

El miércoles, la Organización Mundial del Turismo (OMT) pidió reducir al mínimo los impedimentos «inútiles» al tráfico y comercio internacionales que podrían derivarse de las medidas de lucha contra el virus. La agencia de la ONU con sede en Madrid dijo temer precisamente repercusiones negativas en el turismo.

Al respecto, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado que el coronavirus Covid-19  «no es la gripe», en referencia a que puede ser derrotado definitivamente si se ponen en marcha todos los planes de lucha  contra la epidemia que sean necesarios.

«Este virus no es la gripe. Con las medidas adecuadas, puede ser contenido. Ese es uno de los mensajes clave de China», declaró este jueves.

Adhanom Ghebreyesus pidió a todos los países que estén listos para su  primer caso, su primera evidencia de transmisión y para hacer frente a la transmisión sostenida.

Advirtió que «ningún país debe asumir que no tendrá casos. Eso podría ser un error fatal, literalmente. Este virus no respeta fronteras. No distingue entre razas o etnias».

La desaparición de los fines de semana largos en la actividad turística del país podría traer pérdidas para el sector de 21 mil 512 millones de pesos, indicó un estudio elaborado por la Asociación de Secretarios de Turismo de México (ASETUR).

En coordinación con la Asociación Nacional de Cadenas de Hoteles y el Centro de Investigación y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac, el documento también señala que el daño por eliminar los puentes es equivalente a 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) turístico anual.

El estudió también indicó que la afectación representa además 0.7% del consumo turístico interior anual, y 1.9% del consumo turístico interno anual en vacaciones y excursiones.

«La preocupación por el fortalecimiento de la memoria histórica es por demás legítima y certera, pero de cancelarse los fines de semana largos la afectación a la industria turística, que enfrenta momentos difíciles, será muy grave», señala el análisis.

Se destaca que «contrario a lo que pudiera pensarse», México es uno de los países en donde más se trabaja, por lo que los asuetos planteados en la ley no representan un problema para la planta productiva.

Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es de los países con mayores horas trabajadas por año, muy por encima de naciones como Estados Unidos, Canadá, Chile, Alemania, Francia y Reino Unido, entre otros.

Por lo anterior, la ASETUR y la Asociación Nacional de Cadenas de Hoteles proponen al gobierno federal el fortalecimiento de la memoria histórica, sin afectar los beneficios de los fines de semana largos.

Ello, a través de una cruzada nacional para recuperar la memoria histórica, así como el lanzamiento de un programa de desarrollo turístico, en paralelo con el de Pueblos Mágicos, para conformar los «Pueblos Históricos».

Adicionalmente, proponen fortalecer los contenidos de la materia de formación cívica y ética en la educación primaria y secundaria, además de convocar a un concurso nacional de dibujo alusivo a las fechas históricas, con premios aportados por la industria turística.

De igual forma, en el estudio se sugiere incluir en la Ley Federal del Trabajo el 1 de mayo como parte de las fechas consideradas como fines de semana largos, y establecer en la ley que cuando las fechas del 1 de enero, 16 de septiembre y 25 de diciembre se presenten en domingo, el descanso asociado se disfrute el siguiente lunes.