Tag

violencia

Browsing

El presidente López Obrador pidió este lunes a los mexicanos «no proteger» a los grupos criminales, esto tras la violencia desatada este fin de semana en Celaya, Guanajuato, donde se realizó un operativo en contra del cártel de Santa Rosa de Lima.

«Hago un llamado para que no se proteja a la delincuencia; antes podía existir la justificación de que no había cómo tener ingresos porque el Gobierno estaba al servicio de una minoría rapaz, pero ahora el Gobierno está atendiendo a las demandas del pueblo», indicó el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

AMLO dijo que los grupos criminales manejan nóminas para entregar apoyos semanalmente a los más desfavorecidos y ganarse así su favor, y cuando hay detenciones, son ellos los que salen a enfrentarse a la Guardia Nacional, o ayudar a su protección al incendiar vehículos.

López Obrador pidió a los ciudadanos que «no se metan en eso, hay forma de tener ingresos con apoyos que se están canalizando a todas las comunidades y a todos los pueblos»; recordó que el gobierno está trabajando para que nadie se vea obligado a caer en las redes del crimen organizado y a cometer conductas antisociales.

«No hay ninguna justificación para decir ‘voy a ayudar a un grupo que se dedica a la delincuencia porque me está entregando despensas. Voy a ser base de apoyo a un grupo que se dedica a delinquir'», expresó.

Ante el video que publicó José Antonio Yepez, alías «El Marro», líder del cártel Santa Rosa de Lima, AMLO dijo que está en su derecho de amenazar al gobierno, aunque no por eso el gobierno va a permitir la violencia que afecta al país. «No podemos actuar como el avestruz, meter la cabeza en la arena y como si no pasara nada”.

López Obrador dijo que no permitirá que se caiga en la anarquía, el desorden y que se pierdan vidas humanas en el país a causa de la lucha entre bandas criminales.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que este fin de semana, en una operación conjunta con la Guardia Nacional y la Fiscalía de Guanajuato, se llevó a cabo la detención de presuntos integrantes del Cártel de Santa Rosa de Lima.

La dependencia detalló que los hechos ocurrieron cuando personal de la Guardia Nacional y autoridades estatales, cumplimentaron una orden de cateo con apoyo de personal militar en un inmueble ubicado en el poblado de San Isidro Elguera, en Celaya.

Entre los detenidos se encuentran María “N”, Juana “N” y Rosalba “N”, presuntas operadoras financieras de la organización delincuencial y madre, hermana y prima, respectivamente, de José Antonio Yépez, alias «El Marro», líder de la organización criminal.

La Sedena detalló que la aprehensión de las familiares de «El Marro» Originó diversos ataques a las vías de comunicación, principalmente incendios en diversos puntos del municipio. Se reportó que la quema de al menos 20 vehículos en 11 puntos, los cuales se utilizaron para bloquear el tránsito. Además, se registró el incendio de siete negocios.

Los hechos de violencia se extendieron a otros municipios de la entidad, los cuales duraron hasta la madrugada de ayer.

Contado a la madre, hermana y prima, se detuvo a 26 personas, a quienes se les aseguraron un kilogramo de una sustancia con características similares de la Metanfetamina y más de dos millones de pesos. Los detenidos y lo asegurado fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

En respuesta, «El Marro» utilizó las redes sociales para compartir un video en el que confirmó la aprehensión de su madre, acusando que «humillaron e hicieron lo que quisieron con la familia; ante ello, advirtió que será “una piedra en el zapato” para el gobierno federal.

En otro mensaje también publicado en redes, agradeció “a todas las mujeres de todos los municipios de alrededor por el apoyo que le están dando allá a mi familia”, y pidió más apoyo a los habitantes de los pueblos que le son leales.

Foto: Twitter @luisghernan

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) contestó esta mañana a los señalamientos que hiciera en su contra el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, de estar detrás de las protestas y violencia que se registró ayer en Guadalajara por la muerte de Giovanni López.

El mandatario lamentó la muerte de Giovanni y negó que tenga intereses políticos en la entidad tal y como lo aseguró Alfaro en un videomensaje. Indicó que aunque tiene diferencias políticas con el gobernador, no se inmiscuye en temas locales, y prefiere actuar con responsabilidad.

“Yo tengo diferencias con el gobernador de Jalisco, diferencias políticas, ideológicas, pero actuó con responsabilidad y no me inmiscuyo y participo en cuestiones partidistas. No tengo yo propósito de afectar a autoridades locales», respondió López Obrador al ser cuestionado sobre el tema,

Lamentó los hechos pues dijo, siempre se ha manifestado a favor de resolver los problemas mediante el diálogo y sin el uso de la fuerza.

AMLO pidió al gobernador Enrique Alfaro que si tiene pruebas de sus acusaciones, las dé a conocer; dijo que el que acusa tiene que probar para actuar de manera responsable.

Y es que las manifestaciones en Guadalajara se dieron luego de la muerte de Giovanni López, quien fue detenido por policías locales en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, presuntamente por no portar cubrebocas. La autoridades de Jalisco, e incluso el gobernador han dicho que esa no fue la causa de su detención, por lo que se investigan los verdaderos motivos y causa de muerte.

“Espero que se aclaren las cosas, pienso que no debe de haber acciones autoritarias”, dijo AMLO.

Cuestionado sobre si la Federación comenzaría una investigación sobre este tema, López Obrador rechazó que vaya a promoverse una acción judicial, para evitar provocaciones, sin embargo, dijo que corresponderá a las autoridades locales asumir su responsabilidad por estos hechos.

En un nuevo capítulo del reciente del enfrentamiento, Twitter señaló un mensaje del presidente Donald Trump que publicó sobre las protestas de Minneapolis, al considerar que «glorifica la violencia».

Y aunque aseguró que el tuit viola sus reglas, la red social decidió que siga siendo visible al indicar que puede ser del interés público.

Esta mañana, el mandatario escribió que los militares iban a ser enviados a Minneapolis, para contener la violencia después de dos días de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, tras la muerte por asfixia de un hombre negro a manos de la policía, poco después de ser arrestado.

«Cuando comience el saqueo, comienza el tiroteo. Gracias», escribió Trump, una frase que ocupó como amenaza el jefe de la policía de Miami, Walter Headly, en 1967.

«Este tuit incumplió las reglas de Twitter relativas a glorificar la violencia. Sin embargo, Twitter determinó que puede ser de interés público que dicho tuit permanezca accesible», explicó la red social en el mensaje que colocó a la publicación.

Debido a la disputa generada por los tuits que la red social le marcó como información falsa o imprecisa, Trump firmó la tarde de ayer un decreto para limitar la protección de las redes sociales y la laxitud de la que gozan para la publicación de contenido.

«Tienen el poder incontrolado de censurar, editar, ocultar o modificar cualquier forma de comunicación entre individuos y grandes audiencias públicas», explicó Trump al firmar el decreto, que debería ser el punto de partida de una larga batalla judicial.

El presidente López Obrador, fiel a su visión arcaica de la mujer, mandó a niñas y mujeres a que se encierren en casa para cuidar a los familiares enfermos. “Es un hecho, es conocido que sobre todo las hijas cuidan a los padres; los hombres podemos ser más desprendidos”, dijo el presidente, al momento de anunciar que México entraba oficialmente en fase 2 de la pandemia.

Dos días antes, apareció en las pantallas de miles de mexicanos una mujer, Ana Lucía de la Garza Barroso, directora de Investigación Operativa Epidemiológica de la Secretaría de Salud. Ella, por su especialidad médica, encabezó la conferencia de prensa matutina de Palacio Nacional para dar información sobre el coronavirus. Pero al concluir su intervención, la nota no fueron los datos valiosos que proporcionó la Doctora en Epidemiología por la UNAM con Maestría en Salud Pública. La nota fue que Ana Lucía de la Garza Barroso estaba guapa. Su nombre se convirtió en tendencia en twitter con comentarios como este: “¿Ustedes vieron el tremendo tortón que es Ana Lucía de la Garza Barroso, la directora de Investigación Operativa Epidemiológica de México? Pasa esta pandemia, me mudo y me caso.”

La sexualización de la especialista en medio de la pandemia ocurrió sin mayor indignación.

Y es que, aun cuando el 8 de marzo las calles de la Ciudad de México se pintaron de morado al salir miles de mujeres vestidas de ese color a exigir acciones de parte del gobierno para poner fin a la violencia de género, el movimiento feminista, que parecía imparable, se frenó de tajo y en el peor momento.

Y es que, tan solo dos días después del paro nacional #UnDíaDinNosotras, la Organización Mundial de la Salud declaró al COVID19 como una pandemia. A partir de ese momento, todo lo que no tenga que ver con el virus ha pasado a un segundo plano, incluso la muerte de miles de mujeres.

México está enfermo. Y esa enfermedad se llama machismo.

Una enfermedad que a partir de la amenaza del COVID19, apunta a que la situación empeore para miles de mujeres que se han visto obligadas a encerrarse en el lugar más peligroso para ellas: su casa. Mariana Baños, directora de Fundación Origen, me comenta que en los veinte años que lleva ofreciendo servicios psicológicos, legales y apoyo de salud mental a mujeres de México, ha podido observar como durante las crisis, las conductas de violencia incrementan.

Cuando hay desempleo, cuando no hay comida, cuando hay miedo o incertidumbre e inseguridad, las agresiones aumentan. Así se vivió después del temblor que sacudió a la Ciudad de México en el 2017, en donde las llamadas de teléfono al número 01-800 de la fundación se triplicaron. Y se espera que ocurra lo mismo ahora con el coronavirus.

El encierro trae más violencia. La asociación FEMEN habla de que en estos momentos en México las mujeres enfrentan dos pandemias, el COVID19 y la violencia machista. Por una parte, el encierro 24/7 permite más tiempo para la violencia y da la idea al agresor de que la impunidad puede prevalecer más que en tiempos ‘normales’ porque la mujer no puede salir a denunciar ni a refugiarse en casa de amigos o familiares.

 

Columna completa en El Universal

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, emitió este lunes un pronunciamiento sobre la contingencia por Covid-19 que se vive en el país, y las críticas que se la han hecho a las autoridades universitarias en relación a ocupar la emergencia sanitaria para dejar a un lado las exigencias de la comunidad universitaria para poner fin a la violencia de género.

«Hoy cumplimos una semana del distanciamiento social que impone la contingencia sanitaria que enfrenta el país (…) Las unidades de investigación que requieren continuidad han permanecido activas y atentas a los problemas que se pueden presentar y están apoyando con conocimientos y capacidades, a los requerimientos que nos plantea la situación actual. Nuestro reconocimiento a todo el personal académico y administrativo que en cumplimiento de sus labores acuden a diario a nuestra universidad», indicó el rector.

Pidió a todos los universitarios, tanto alumnado como personal, seguir guardando las medidas de distanciamiento e higiene ante la propagación del nuevo coronavius.

Sobre los señalamientos de «olvidarse» del problema de violencia de género al interior de la Máxima Casa de Estudios, que ha llevado al cierre de varios planteneles, el rector indicó que se continúa atendiendo las demandas de los grupos que mantienen ocupadas las instalaciones.

«Los problemas de violencia de género no se resuelven con distanciamiento social. Estos problemas deben ser atendidos dentro de nuestra normatividad, con el ánimo de entendernos y dar cauce a resolver y erradicar la violencia de género en la Universidad», enfatizó Graue

Aprovechó para informar en la última semana se crearon en las distintas plataformas, cerca de 2 mil 500 aulas virtuales, que adicionadas a las preexistentes suman ya más de 11 mil 500 de ellas para atender a la comunidad en el marco de la pandemia del Covid-19.

Indicó que se ha demostrado una gran capacidad de adaptación en los modelos educativos que adelantó, seguirá creciendo en los próximos días.

«Eso nos dejará la contingencia sanitaria: una mayor resiliencia y capacidad de transformación. Vienen días aún más difíciles por delante. La epidemia crecerá y requeriremos de todos nosotros para superarla», dijo el rector.

¿Cuántas mujeres salieron a la calle el domingo? ¿Cuántas marcharon? El gobierno da una cifra a la baja, mostrando una vez más que no entiende. Pero dejemos de lado cuántas marcharon. Si queremos hablar de número es mejor voltear a ver otros datos. En México, de los 123.5 millones de habitantes, 65 millones somos mujeres. Aline Ross estuvo en mi podcast Broojula en una edición especial sobre el Día Internacional de la Mujer hablando de unos números, datos del INEGI, que dejan en claro lo que está ocurriendo en México en materia de violencia hacia la mujer.

Casos de violencia intrafamiliar: 76% de las víctimas son mujeres; 82% de los imputados son hombres. Abuso sexual: el 75% de las víctimas son mujeres; el 93% de los imputados son hombres. Hostigamiento sexual: el 80% de las víctimas son mujeres; el 95% de los imputados son hombres. Violación sexual: 80% de las víctimas son mujeres; 90% de los imputados son hombres. Rapto: 92% de las víctimas son mujeres; 86% de los imputados son hombres. Acoso: 90% de las víctimas son mujeres; 88% de los imputados son hombres. Y homicidio: 74% de las víctimas son hombres; 90% de las imputadas son hombres.

Esto deja en claro, con datos duros, que los hombres en México nos están violentando; abusando; hostigando; violando; raptando y acosando a las mujeres. En México, la anatomía es destino. ¿Qué queremos entonces? ¿Por qué se marchó el domingo y se hizo un paro el lunes? Porque se quiere poner estos datos en la mesa, en la agenda, para que sociedad y gobierno logremos un cambio.

La exigencia en la marcha del domingo y en el paro de #UnDíaSinNosotras no es para pedir que ocupemos el lugar que tienen los hombres. Las mujeres no queremos imitar a los hombres. La marcha y el paro es para exigir algo distinto. Es para exigir más igualdad, que no significa desplazar ni imitar al género masculino. Sin duda hemos avanzado en todos los ámbitos – laboral; doméstico y de derechos políticos – pero dentro de un sistema que no se ha reformado; que se rige por las reglas masculinas. Hay todavía un largo camino por recorrer para hacer que el sistema sea horizontal.

Exigimos más porque queremos un sistema económico basado en el mérito y no en el género. Eso implica no solo acceso a espacios de trabajo, sino un sueldo parejo. Un piso parejo. Ganar el mismo sueldo por el mismo trabajo que un hombre. Actualmente el salario de la mujer es 1.5 veces menor que el de los hombres. No se pide un régimen especial. Se quiere igualdad. Y, evidentemente, se quiere seguridad. Fin a la impunidad por las muertes y la violencia hacia las mujeres por parte de los hombres. No más feminicidios.

La activista Gloria Steinem escribió un ensayo en la revista TIME en 1970 señalando el mundo ideal al que aspiraría para Estados Unidos. Un mundo que hoy ha logrado avances, sin duda, pero tremendos retrocesos, como lo muestra tener a un presidente misógino al mando: Donald Trump. Retomando su aspiración, yo pienso en el México utópico en el cual la anatomía no sea el destino de hombres y mujeres. En donde no ocurra que 63 de cada 100 mujeres reporte haber padecido algún incidente de violencia.

Columna completa en El Universal

Una incalculable cantidad de mujeres en todo el país se quedó en casa y no acudió al trabajo ni a la escuela este lunes el respuesta a la convocatoria del paro nacional: Un día sin mujeres o #UnDíaSinNosotras

Las principales calles de la Ciudad de México lucieron sin mujeres y niñas por la mañana, mientras que podía verse a peatones, en su mayoría hombres, caminando rumbo a las oficinas, descendiendo de los autobuses o haciendo filas para comprar café.

Una de las ausencias más notorias fue en el Metro de la Ciudad, donde las mujeres de taquilla de unieron al paro, ocasionando retrasos y largas filas en las maquinas de recarga, además de que en algunas estaciones se vieron en la necesidad de dejar pasar a las personas antes la falta de boletos o recargas.

La conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) también fue muestra del paro y la ausencia de mujeres: espacios vacíos debido a que las periodistas también se sumaron al paro.

López Obrador aseguró que su gobierno estaba operando durante la huelga y que de momento se desconocía cuántas empleadas federales se habían ausentado. Agregó que dependía de cada trabajadora decidir qué hacer, de acuerdo con sus creencias personales y niveles de responsabilidad.

Según las organizadores del paro, la idea era tornarse invisibles por un día a fin de que compañeros de trabajo, jefes, novios, esposos y, en algunos casos, los hijos, sientan el impacto de su ausencia. Algunas incluso anunciaron que se alejarían de las redes sociales.

El Instituto Nacional Electoral (INE) estuvo compartiendo en sus redes sociales imágenes de cómo lucían los centros de trabajo, sin la presencia de mujeres.

Las redacciones de distintos medios de comunicación también lucieron vacias por el paro de este lunes.

Las mujeres de diversas instituciones educativas, tanto privadas como públicas, se unieron al paro nacional.

Los bancos fueron quienes también se vieron afectados por el paro nacional, pues las distintas instituciones financieras informaron que tuvieron que dejar de prestar servicio en algunas sucursales por la ausencia de sus colaboradoras.

Foto: Twitter @ONUHabitatMex

La Organización de las Naciones Unidas en México (ONU-México) se solidarizó con el llamado a las movilizaciones y acciones a las que convocaron los grupos y movimientos feministas para el próximo 8 y 9 de marzo en todo el país.

Mediante un comunicado, indicó que respalda las marchas a las que se convocaron el 8 por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y el 9 a un paro nacional identificando como #UnDíaSinNosotras.

“La ONU en México está convencida de que las diversas luchas por la igualdad y el derecho de todas las mujeres y las niñas a una vida libre de violencia y de igualdad de oportunidades son fundamentales», declaró el organismo internacional.

Si bien reconoció que adoptó la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing hace 25 años y con ello se han alcanzado logros, aún no puede decir que se alcanzó la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, pues prevalece la desigualdad de género, la cual ocasiona afectaciones a ellas.

“La desigualdad de género prevalece: las mujeres siguen trabajando más y ganando menos, tienen menos opciones de desarrollo y sufren múltiples formas de violencia en el hogar y en los espacios públicos. La desigualdad que enfrentan genera que estos niveles de violencia se incrementen de manera alarmante, refirió.

Además, hizo un señalamiento puntual sobre la creciente violencia contra niñas, jóvenes y mujeres, víctimas de feminicidios, ya que en México, en 2019, tres mil 825 mujeres fueron víctimas de homicidio, “lo que significa que 10 mujeres son asesinadas cada día.

Detalló que al clima de violencia se suman otros factores como son la desigualdad, la pobreza, el origen étnico, la discapacidad, el estatus migratorio, condición de refugiadas, orientación sexual, la identidad de género diversa y el cambio climático, que contribuyen a aumentar el riesgo para las mujeres mexicanas.

Por ello, la ONU-México pidió al Estado mexicano garantizar el “acceso a la justicia y el combate de la impunidad, con una perspectiva de género y que ponga en el centro a las víctimas, a las sobrevivientes y a sus familias, incluso, que se reconozca que las muertes de ellas son por razones de género.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto Castillo, consideró que el paro nacional #UnDíaSinNosotras es un mensaje al machismo histórico, fomentado en gran medida por la impunidad.

“El paro nacional del 9 de marzo creo que no es un mensaje en contra del gobierno, es un mensaje que tiene que ver con el incremento constante de la violencia contra las mujeres por factores de naturaleza social, incluyendo el machismo histórico de nuestras culturas», manifestó el funcionario.

Indicó que los derechos de las mujeres son el tema central de cualquier estado democrático.

Recordó que la primera generación de feministas de México luchó por un derecho de igualdad ante la ley, lo cual derivó en el derecho al voto, acceso a las universidades y acceso al trabajo.

“Pero debemos reconocer que las oportunidades no eran las mismas para los hombres que para las mujeres, y cuando el género femenino tuvo más acceso al trabajo y la educación, crecieron los índices de acoso sexual», puntualizó.

En contrapeso, llegaron acciones afirmativas como la paridad en los espacios públicos con el apoyo de diversas fuerzas políticas y de la sociedad en general. “El poder público, o es paritario o deja de ser democrático», enfatizó.

Nieto Castillo expuso que el fenómeno del feminicidio ha crecido exponencialmente por otro fenómeno igual de grave y dañino, que es la impunidad.

“Tenemos un sistema en el cual, según los datos de la propia Fiscalía General de la República, hay 99 por ciento de impunidad en el sistema tradicional de justicia», alertó.

Señaló que el feminicidio es el último paso de una serie de acciones que van demeritando a las mujeres, desde el acoso sexual en la vía pública hasta los comentarios sexistas y las conductas de violencia intrafamiliar; un reducido número de casos son atendidos, los demás quedan en la impunidad.

De acuerdo a la más reciente encuesta de REFORMA, la labor de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se ha visto afectado en los últimos meses por temas de inseguridad y violencia de género.

Al preguntar si aprueban o desaprueban la labor de la mandataria local, solo 45% apoya a la morenista; 40% desaprueba su desempeño. Dichas cifras representan una mala noticia para Sheinbaum, pues en diciembre pasado contaba con un 50% de aprobación.

En el marco de los recientes casos de feminicidios en la capital, se les preguntó a los encuestados sobre la violencia contra las mujeres en la capital. 81% indicaron que la violencia de género ha aumentado; 6% señalaron que ha disminuido y 10% creen que sigue igual

Respecto a si Claudia Sheinbaum ha hecho lo suficiente para combatir la violencia contra la mujeres, 72% de los consultados creen que no, contra un 25% que considera que sí.

En ese sentido, se les preguntó cómo consideran que ha actuado Sheinbaum frente a los recientes casos de feminicidios, el de Ingrid Escamilla y el de la menor Fátima.

Y aunque el 54% indicó que son sensibilidad y responsabilidad (50%), el 65% indicó que actuó de forma tardía.

Sobre los éxitos y fracasos que ha tenido el gobierno capitalino, llama la atención que la encuesta de REFORMA solo reporta un acierto, y es en movilidad (48% éxito).

Temas como el abasto de agua ha fracasado, según el 49% de los encuestados. En el combate a la corrupción, 51% indica que ha fracasado; en el tema de seguridad 60% señala que ha fracasado. En cuanto al combate a la violencia contra la mujer, 59% indica que ha fracasado, al igual que el lidiar con marchas y protestas (63%) y el combate al narcotráfico (62%).

En el último año, con Sheinbaum al frente el gobierno, los capitalinos creen que la situación económica ha mejorado (18%); 60% creen que ha empeorado y 20% señalan que sigue igual.

Sin embargo, la afectación no solo ha sido para Claudia Sheinbaum; la opinión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la capital también se ha visto afectada.

45% desaprueban el trabajo del presidente, contra un 42% que apoyan su labor. En diciembre pasado, 47% respaldaban su labor, lo que representaría una caída de 5 puntos.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) hizo público este lunes su apoyo a mujeres que quieran participar en el paro nacional llamado “Un día sin nosotras» a celebrarse el próximo 9 de marzo, y pidió solidaridad de las empresas para este movimiento, pero también acciones.

El CCE dijo ser sensible a la grave crisis de violencia que viven las mujeres en el país, donde “los crecientes índices de abuso, acoso y feminicidios cada vez son más generalizados, y que llegan ya a menores de edad, y son absolutamente inaceptables.

En ese sentido, aseguró que la respuesta de las autoridades en los últimos años no ha sido adecuada, ni suficiente.

Sin embargo, reconoció que “todos fallamos como sociedad en nuestra parte de responsabilidad, mientras seamos omisos ante la vulneración de los derechos humanos de las niñas, adolescentes y mujeres en México».

Por ello, aseguró que gobierno y sociedad deben garantizarles el derecho a la vida, una vida digna y libre de violencia.

La cúpula empresarial confió en que las empresas serán empáticas con las mujeres que decidan ausentarse de sus puestos de trabajo el día 9 de marzo, al facilitar todos los elementos necesarios para su participación en el paro convocado.

Adicionalmente, relató que trabajan en conjunto con empresas y organismos empresariales para avanzar en medidas concretas que permitan proteger a las mujeres al interior de las organizaciones, convirtiéndolas en espacios seguros y libres de violencia.

Y para ello propuso un manual de prevención y combate a la violencia de género en los lugares de trabajo, además de un protocolo base para establecer un sistema interno de denuncia.

Aunque su adhesión al llamado del paro nacional del próximo 9 de marzo generó simpatías y reconocimiento de activistas y líderes de opinión, la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Beatriz Gutiérrez Müeller, cambió de posición y llamó a no apoyar el paro.

Fue a través de su cuenta de Instagram, que Beatriz Gutiérrez publicó una imagen en la que compartió la convocatoria al paro nacional del próximo 9 de marzo y cuestionó «¿qué harían sin nosotras?».

Rápidamente, su publicación se viralizó, pues en medio de la crisis que se vive en el país de violencia de género y feminicidios, el contar con el apoyo de la primera dama hacía más visible el problema, y reforzaba el llamado al paro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#undiasinmujeres ¿qué harían sin nosotras?

Una publicación compartida de Beatriz Gutiérrez Müller (@beatrizgutierrezmuller) el

Diversos analistas y líderes de opinión, así como activistas, aplaudieron la decisión de Gutiérrez Müeller de sumarse al llamado, pues dejaba ver que había una «aliada» en Palacio Nacional.

Sin embargo, el gusto duró poco, pues horas más tarde, la misma Gutiérrez Müeller compartió una imagen en la que pedía no unirse al paro, y acompañado del hashtag #NoAlParoNacional, se llama a «apoyar a AMLO» y también a erradicar la violencia.

En la imagen también se lee «trabajemos para el crecimiento de nuestro país», y llamaba a utilizar, el próximo 9 de marzo, tanto hombres como mujeres, un pañuelo blanco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#Undíamásconnosotras está mejor.

Una publicación compartida de Beatriz Gutiérrez Müller (@beatrizgutierrezmuller) el

Ante el sorpresivo cambio de posición, las críticas no tardaron en llegar, y se le reclamó a la también escritora su falta de sensibilidad al tema, pues le recordaron que el paro no tenía como finalidad no apoyar a AMLO, y por el contrario, tiene como fin el exigir que las autoridades garanticen seguridad a todas las mujeres.

ANA MARÍA OLABUENAGA

MILENIO

 

Las mujeres otra vez están enojadas. ¿No le parece terrible que esta frase escrita así, a secas, sin ningún justificante adicional, podría ser la voz de alarma de alguien que se preocupa, pero también la de otro que se burla? ¡Otra vez enojadas, qué fastidio! ¿El enojo de las mujeres se ha convertido en un lugar común? ¿Un espacio al que hay que evitar, esquivar, torear? “Sí, sí, lo estamos viendo”, dicen, “nos preocupa muchísimo”. Y antes de que el tono del “otra vez están enojadas” adquiera el sonsonete del hartazgo: alargando la “o” del “otra”, dando la vuelta a los ojos al recorrer las sílabas del “enojo”, corrijo. Las mujeres no solo están enojadas, están furiosas, indignadas, frustradas, desesperadas y, aunque a muchas no les guste que lo diga: están asustadas. Difícil contener una carga emotiva de este calibre, resulta desbordante.

¿Desde dónde se desborda? ¿Por qué se desborda? La conversación siempre empieza en las redes. El agravio bañado en sangre y espanto sube la temperatura y el tono de la conversación en redes. Las fotografías que muestran a una chica sonriente que pudo ser cualquiera, no solo le ponen cara al crimen, establecen una relación afectiva: una amiga, esa a la que ya conocemos y reconocemos por su nombre de pila: Ingrid. Ella es “yo misma”. Fotos a las que hay que sumar esas otras fotos rojas, amarillas, oscuras, negras: las que la muestran vejada, desollada, muerta y que también pudieron ser “yo misma muerta”.

Si en este instante sin aliento tanto de la fotografiada como de la que mira, alguien supiera acompañar, se establecería un diálogo. Subrayo el que ni siquiera dije responder o contener. Si tan solo supieran acompañar. Pero no lo saben hacer. Tienen miedo del miedo de ellas convertido en ira. Quieren sortear cuanto antes su furia. Tienen miedo que la ira de ellas se vuelque contra ellos, que les reste puntos. Tienen miedo y fingen que no lo tienen. Por eso dicen sin decir nada. Prometen sin comprometerse a nada. Lugares comunes del luto y los velorios: “lo lamento mucho”, “mi más sentido pésame”. Lo malo es que decir sin sentir no es suficiente y así, sin un cauce que seguir, las emociones, la indignación y la ira, se desbordan.

Se desbordan de las redes a las calles, a los aerosoles, a los monumentos, a las puertas de Palacio, a los gritos y al fuego. Y, otra vez, si en ese instante alguien supiera acompañar, ellas estarían dispuestas a establecer un diálogo. Pero no, no lo saben hacer.

El decálogo del Presidente elaborado de mala gana y a bote pronto, no solo no dice nada, no se compromete a nada y, lo peor, no siente y no hace sentir nada. Es una excusa, un capote que burla y esquiva. No solo no acompaña, abandona. Un decálogo que se pudo haber resumido en la respuesta que dio la jefa de Gobierno al ser cuestionada sobre el tema: “Ahorita no”. Eso dice el decálogo, “ahorita no”, diez veces seguidas.

Acompañar es inundar Twitter con paisajes, atardeceres y flores para que quien busque #IngridEscamilla no la encuentre descuartizada, sino protegida por todos. Acompañar es dar la mano, escuchar y cuidar. No dejarlas solas. Acompañar es ser valiente, abrazar y contener ahora mismo. Ahorita, sí. Siempre sí.

@olabuenaga

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó sobre el fortalecimiento y equipamiento de la Guardia Nacional.

Indicó que hay presupuesto para la Guardia Nacional, y anunció que para el final de este año se contará con alrededor de 150 instalaciones y 140 mil elementos desplegados en todo el territorio nacional.

Anunció que este fin de semana, tendrá una gira por Guanajuato, Jalisco y Michoacán, donde ha concluido la construcción de 69 compañías de la Guardia Nacional.

En ese sentido, dijo que es fundamental tener instalaciones para los elementos porque anteriormente la Policía Federal tenía que hospedarse en hoteles y campamentos para llevar a cabo las tareas de seguridad pública a las que eran enviados.

“Ya tenemos presencia en 150 regiones del país de las 260 que se van a cubrir. Ya estamos con un poco más de 70 mil elementos. Podemos decir que se tiene el doble de elementos que tenía la Policía Federal garantizando la tranquilidad en las distintas regiones del país. Desde luego todavía nos falta desplegar más la acción”, apuntó.

Luego del reciente feminicidio de Ingrid Escamilla y la filtración de fotos de su cuerpo tras ser asesinada, diversas organizaciones feministas protestan esta mañana afuera de Palacio Nacional en contra de la violencia de género.

Durante la conferencia el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) manifestó que está en contra del machismo y el feminicidio, y aseveró que las mujeres tienen todo el derecho de protestar.

Al preguntarle si tenía una postura concreta en contra de la violencia hacia las mujeres, el mandatario federal ofreció una especie de decálogo: “Estoy en contra de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones; Se debe proteger la vida de hombres y mujeres; Es una cobardía agredir a la mujer; Es un anacronismo, un acto de brutalidad el machismo».

Indicó que se tiene que respetar a las mujeres, por lo que hizo un llamado a no agredir a las mujeres, «no a crímenes de odio contra mujeres; castigo a los responsables de violencia contra mujeres».

En ese sentido, dijo que el gobierno que representa se va a ocupar siempre a garantizar la seguridad de las mujeres.

Por su parte, las mujeres, varias de ellas encapuchadas, se mantienen afuera, en todos los accesos del recinto, exigiendo una reunión con el mandatario para que aborden el tema del feminicidio.

Al respecto, autoridades capitalinas informaron que fue cerrada la circulación en el circuito del Zócalo capitalino, debido a la presencia de las manifestantes.

El Centro de Información Vial de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México indicó que se implementó carril reversible en Plaza de la Constitución desde la avenida 20 de Noviembre hacia Tacuba.

Se indicó que el cierre al tránsito de vehículos es de Corregidora a Moneda, por lo que sugirió usar como alternativa para circular el Eje Central, Isabel la Católica, Eje 1 Norte y Circunvalación.

Foto: Twitter @liz_pf