Tag

violencia

Browsing

El número de víctimas de homicidio doloso en la Ciudad de México aumentó 67.5 por ciento en los dos primeros meses de 2019, respecto al mismo periodo de 2018, según revelan cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Esa cifra es la más elevada para un primer bimestre en los últimos cuatro años, pues en enero-febrero de 2016 se registraron 159 víctimas de homicidio doloso; en el mismo periodo de 2017, 179; en el de 2018, 191 y en el de este año fueron 320 casos.

Pese a que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, aseguró que en lo que va de su gestión el número de homicidios dolosos pasó de 5.19 casos en promedio diario durante diciembre de 2018 a 4.8 casos en promedio diario en marzo de 2019, reconoció que no es suficiente.

“Aún con esta tendencia a la baja no estamos satisfechos con los resultados, pero estamos convencidos de que nuestra estrategia es la correcta”, aseguró la mandataria durante su informe por los primeros 100 días de gobierno este fin de semana.

Según el SESNSP, en diciembre de 2018 hubo 167 víctimas de homicidio doloso (promedio diario de 5.3); en enero de 2019 hubo 157 (promedio diario de 5.06); y en febrero de 2019 fueron 164 (promedio diario de 5.8). Cabe destacar que la cifra de febrero de 2019 fue obtenida de la Base de Datos Abierta del gobierno de la Ciudad de México. La cifra del SESNSP para este mes se publicará el miércoles próximo.

Candelaria Ochoa Ávalos, ex diputada federal de Jalisco, fue designada como la nueva titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim).

Ochoa Ávalos rindió protesta ante la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

La nueva titular del Conavim fue candidateada para la titularidad del Instituto Nacional de las Mujeres, aunque al final se designó a Nadine Gasman Zylbermann.

Ochoa es psicóloga de la Universidad de Guadalajara y cuenta con una maestría en Género y Políticas Públicas, junto con un doctorado en Ciencias Sociales.

Fue diputada en la LXIII Legislatura por Movimiento Ciudadano y ahora milita en Morena.

Génesis Luigi

En América Latina y el Caribe, más personas que nunca están defendiendo los derechos de las mujeres y las niñas al organizar, marchar y lanzar campañas públicas como #NiUnaMenos y #LévéDomnik. Sin embargo, los índices de violencia de género en nuestra región son los más altos del mundo. Urge un cambio.

Hoy, 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer, un día para recordar la lucha que las mujeres han estado liderando por nuestros derechos, no solo el derecho a una vida libre de violencia, sino también a prosperar y alcanzar nuestros sueños. Hoy también celebramos los logros sociales, económicos y políticos de las mujeres a nivel mundial. Nuestras abuelas, madres y aliadas han llevado adelante nuestro movimiento y ahora depende de todos y todas nosotras acelerar el progreso en la igualdad de género.

No será fácil. La violencia de género se extiende y es ampliamente aceptada en toda América Latina.. Un promedio de 12 mujeres son asesinadas cada día en toda la región.. En América Central, dos de cada tres mujeres víctimas de asesinato son asesinadas por su género. Cerca de la mitad de las mujeres mexicanas han sufrido acoso sexual. La violencia de género va más allá de la raza, la clase y la ubicación geográfica. Es un problema que nos afecta a nuestras comunidades y a la sociedad en general.

La violencia de género afecta de manera desproporcionada a las mujeres históricamente marginadas: mujeres de color, mujeres queer, mujeres indígenas y mujeres con discapacidades. El año pasado, el movimiento #MeToo se extendió por el mundo y escuchamos de actrices, comediantes y atletas mexicanas de alto perfil que ni siquiera las celebridades son inmunes al abuso y acoso sexual.

La violencia doméstica y de pareja no son las únicas formas de violencia de género. La violencia estructural en nuestra región está obligando a las mujeres a salir de sus comunidades para buscar nuevas oportunidades y seguridad en las ciudades o incluso en el extranjero. Unas tres millones de personas han abandonado mi país de origen, Venezuela, huyendo de la violencia y del hambre que ahí reina, para enfrentar los peligros de un largo viaje que muchas mujeres emprenden a pie. Muchas mujeres venezolanas que viajaron a Colombia en busca de asilo han sido víctimas de trata y abuso sexual.

De manera similar, las personas que conforman las caravanas de migrantes en América Central han tenido que tomar decisiones desgarradoras para ellas y sus familias: intentan evitar la violencia en el hogar o se arriesgan a sufrir violencia en la carretera y esperan encontrar un lugar seguro para construir una nueva vida. Y con demasiada frecuencia, su destino final no es mucho más seguro. Las mujeres inmigrantes enfrentan un mayor riesgo de violencia cuando se establecen en un nuevo país si no cuentan con una red de apoyo disponible. Si ingresan a los Estados Unidos, los inmigrantes pueden ser detenidos en campos peligrosos donde los niños han sido alejados de sus padres y están en mayor riesgo de agresión sexual.

Para acabar con la violencia de género, debemos abordar su causa raíz: la desigualdad de género. Necesitamos adoptar un enfoque transformador de género, lo que significa impulsar las oportunidades para niñas y mujeres y desafiar las estructuras de poder en todos los niveles.

Esto también significa desafiar las normas de género dañinas y educar a jóvenes, mujeres y hombres a través de una educación integral sobre la sexualidad, iniciativas de cambio de comportamiento y programación basada en la comunidad. Como parte de mi trabajo dirigiendo actividades en educación integral en sexualidad, me aseguro de incluir discusiones en donde se cuestionen los estereotipos de género, cómo prevenir la violencia y lidiar con sus consecuencias. Esto incluye crear conciencia acerca de la anticoncepción de emergencia para que las víctimas de agresión sexual conozcan sus opciones.

A nivel de atención individual, necesitamos ser mejores en el proceso de apoyar a sobrevivientes de violencia de género, asegurar y hacer cumplir las protecciones legales y mejorar los servicios en diferentes sectores, especialmente en entornos humanitarios y frágiles.

Las mujeres merecen la reivindicación de sus derechos económicos. A nivel mundial solo el 65% de las mujeres tienen una cuenta bancaria, en comparación con el 72% de los hombres. Las mujeres necesitan poder asegurar los derechos de tierras y de herencias, tener acceso a educación financiera y habilidades de gestión, y ejercer su autonomía económica.

También necesitamos facultar a las comunidades y activistas en incidencia para que los estados se responsabilicen de sus compromisos de igualdad de género, de modo que no solo queden documentos de buenas intenciones, sino también planes de trabajo para acelerar la igualdad de género.

Invertir en los movimientos locales de mujeres y en la sociedad civil de todos los géneros es clave para la igualdad de género. Un ejemplo de esto es la Iniciativa de los Derechos de la Mujer en Guatemala, que adopta un enfoque basado en la comunidad para mejorar las vidas de las mujeres indígenas a través de programas educativos y de prevención de la violencia de género. Como parte de este trabajo, ofrecen servicios legales gratuitos y traducción en español y maya para cualquier mujer que lo necesite.

Las inversiones como estas benefician a todos, no solo a las mujeres. Economistas estiman que la violencia de género les cuesta a los países entre 1.2% y 3.7% de su PIB, lo que significa que invertir en la prevención de la violencia ahorra dinero y salva vidas. Apoyar a las mujeres, niñas y personas de todos los géneros para vivir vidas pacíficas y productivas también significa economías más fuertes y sociedades más ricas para todos nosotros.

No podemos permitirnos seguir esperando. Debemos acelerar nuestras acciones hacia la erradicación de la violencia de género.

Durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que “no hay modificaciones” en el caso de los refugios que brindan ayuda a las mujeres que son víctimas de violencia; aclaró que “sólo va a haber más cuidado del Estado”.

Acusó que los señalamientos que se hicieron a su gobierno de querer desaparecer los refugios, fueron una “invención”.

“Como salió lo de las Estancias Infantiles, pero no sólo es eso. Es que se terminó con una práctica que significaba entregar una bolsa del presupuesto público a organizaciones sociales, a fundaciones, a organizaciones no gubernamentales de alrededor de 30 mil millones de pesos”, acusó el mandatario.

Acusó que, así como las organizaciones que son las que ahora se quejan por las modificaciones en las asignaciones de recursos, también se les daba dinero hasta para torneos de golf, que dijo, “es de mal gusto decir cuánto se daba”, aunque precisó, es más que lo destinado a los refugios de mujeres.

“Que les quede claro no hay la intención de dejar a las mujeres sin protección, o sea, no somos como ellos. Nosotros tenemos convicciones. Nosotros le tenemos amor al pueblo. No somos egoístas”, afirmó el presidente.

Finalizó indicando que todo fue un invento para justificar un sistema, a quienes acusó de haber creado todo un andamiaje de simulación para permitir el saqueo impunemente.

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó esta mañana que su gobierno está comprometido con la protección de las mujeres y sus hijas e hijos que son víctimas de violencia, por lo que reiteró que se mantendrá el apoyo a los refugios.

“Sigue igual el programa. No hay modificaciones, sólo que va a haber más cuidado del Estado. (…) Que les quede claro: no hay la intención de dejar a las mujeres sin protección, o sea, no somos como ellos. Nosotros tenemos convicciones. Nosotros le tenemos amor al pueblo. No somos egoístas”, dijo AMLO en su conferencia de prensa.

Sin embargo explicó que la Secretaría de Gobernación asumirá el control de los centros de protección; hará el seguimiento, evaluación y supervisión al funcionamiento de aquellos que cumplen con la normatividad para operar.

“El Estado tiene que tener la rectoría de las políticas públicas. Es clarísima la posición de nuestro presidente en relación a esta situación (…) volver nuevamente al Estado social, volver nuevamente a la rectoría del Estado es lo que este gobierno está empeñado en volver a hacer”, precisó la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero.

Por su parte Nadine Gasman, directora del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), quien asistió a la conferencia del presidente, dijo que los refugios se mantienen en funcionamiento y que desde el gobierno federal se fortalecerá la supervisión al funcionamiento de los mismos.

“Los refugios siguen funcionando, hay un compromiso del gobierno de mantener los servicios, pero con la rectoría del Estado. La rectoría, la supervisión, se va a fortalecer”, subrayó.

Al respecto, se presentó el ‘Plan emergente para garantizar la integridad, la seguridad y la vida de las mujeres y niñas de México’, una estrategia en la que participarán los tres ordenes de gobierno: federal, estatal y municipal, en coordinación con el INMUJERES y la Comisión Nacional para prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

El Plan contempla un consejo consultivo integrado por especialistas y funcionarias, dará acompañamiento, asesoría y continuidad a este plan.

 

El vocero de Acción Nacional, Fernando Herrera Ávila, afirmó que en el marco de los 100 días de gobierno, fracaso la ‘estrategia’ contra la violencia que emprendió el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la cual incluyó declarar el fin de la guerra contra el narcotráfico y el llamado a las madres para que pidieran a sus hijos no delinquir.

El panista lamentó que el gobierno está cumpliendo su promesa de ‘tirar a la basura’ la estrategia de los operativos para detener capos, decisión que constituye una amnistía de hecho, aunque no sea formal.

Herrera Ávila recordó que el pasado 29 de enero, López Obrador informó en su acostumbrada conferencia matutina que “no se han detenido a capos porque no es esa nuestra estrategia. Ya no es la intención armar operativos contra capos”.

Sobre el llamado que hizo AMLO el 7 de diciembre, a las ‘madrecitas’ a que ayudaran a que sus hijos no delincan, el vocero del PAN dijo que también fracasó.

“La violencia, los homicidios dolosos, la extorsión siguen al alza porque el gobierno es incapaz de cubrir con el primer requisito que le da legitimidad, garantizar la seguridad de sus gobernados”, finalizó el panista.

 

La vicecoordinadora de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Tatiana Clouthier Carrillo, confirmó que se instalará una mesa de análisis en coordinación con la Secretaria de Gobernación e INMUJERES para resolver el tema de los refugios para mujeres víctimas de violencia.

“Estamos citando a la gente de Gobernación y encargadas de las áreas del INMUJERES, para ver cómo le vamos a hacer. Habrá una mesa de análisis y discusión para que de ninguna manera se queden las mujeres desprotegidas y en desventaja”, sostuvo la legisladora.

La ex también coordinadora de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que no hay intención de desaparecer los refugios.

Adelantó que buscarán ejercer el recurso etiquetado por la Cámara de Diputados en el Presupuesto de Egreso de la Federación (PEF) 2019 destinado a estos refugios y centros de atención externa, indicó.

“Tendremos una reunión propiamente con las autoridades que vigilan el tema y no hay intención de desaparecer los refugios, sino de (ver) cómo se va a hacer para que este recurso pueda seguir existiendo y dándose a partir de cómo se aprobó en la Cámara de Diputados”, destacó.

Y es que la tarde de ayer, la Red Nacional de Refugios (RNR) acudió a la Cámara de Diputados con legisladoras de Morena, MC y PRD, para solicitar que el presidente López Obrador rectifique su decisión de dar los recursos directamente a las mujeres víctimas de violencia y para instalar una mesa de trabajo interinstitucional.

 

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció que todavía hay comunidades que protegen a grupos de delincuentes.

Al respecto, aprovechó para hacer un llamado a todos los mexicanos, “a los que viven en las comunidades, en los pueblos, en los ejidos, en las colonias, que no protejan a quienes se dedican a actividades ilícitas, aunque les ofrezcan despensas, aunque les repartan dinero”.

El mandatario dijo que apoyar a los criminales no es algo correcto, legal y digno, por lo que les pidió a los mexicanos no caer en dichas actividades.

Afirmó que, si la gente requiere apoyos, era mejor acudir a su gobierno. “Si ustedes requieren de trabajo, porque no hay oportunidades de empleo, si requieren de apoyos para el Bienestar, cuenten con nosotros, nosotros les ofrecemos eso”.

Sostuvo que al dejar de participar en actividades ilícitas, la gente se evita problemas y riesgos, además de que la vergüenza.

Finalmente pidió que todos los mexicanos se deben portar bien, que no apoyen a los criminales, pues la ayuda que ofrecen es falsa.

 

Este fin de semana, el periodista Joaquín López-Dóriga compartió un supuesto oficio de los dirigentes de Morena en Hermosillo, Sonora, en el que se evidencia como son ellos los que incitan a la violencia en contra de gobernadores de oposición durante los mítines que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Al respecto, el mandatario fue cuestionado por la prensa, y aseguró que a él no le ha tocado ser testigo de este tipo de indicaciones por parte de los organizadores, aunque dijo que pedirá se investigue.

“Bueno, miren, no lo he observado, sólo en un caso que sentí que sí hubo manipulación, en el caso de Guerrero en una visita que hice a Tlapa, Guerrero, a La Montaña, y llamé la atención sobre eso. Aquí, incluso, lo dije, porque eso no se vale, eso es una falta de respeto. En los otros casos no”, afirmó el tabasqueño.

Reconoció que no ha dejado de haber resentimientos, revanchismo, entre los diversos grupos políticos y sus bases en distintas partes del país.

Acusó que hay mucho “infantilismo político” en toda la sociedad política, y es que dijo, falta más desarrollo político “arriba”, para evitar este tipo de confrontaciones.

Indicó que caso contrario se vive en el pueblo de México, quien aseguró “entiende la necesidad de la unidad, de la reconciliación, de la paz, del perdón, todo eso lo entiende y es parte de su idiosincrasia; es arriba donde hay muchas deformaciones”.

Sobre el documento que compartió López-Dóriga, AMLO dijo que “habría que ver la autenticidad del oficio. A mí me gustaría que se indagara sobre eso, se aclarara sobre este tema”.

 

La diputada federal del PRD, Guadalupe Almaguer Pardo, afirmó que retirar el recurso etiquetado a los refugios para mujeres violentadas y otorgar el dinero de forma directa es exponerlas en la antesala del feminicidio, al dejarlas desprotegidas y sin atención psicológica, médica y legal.

A través de un comunicado sostuvo que “el gobierno federal al entregar dinero de forma directa a las víctimas incurre en una estrategia electoral, además de ser corrupción, ya que el presupuesto fue etiquetado en la Cámara de Diputados para este tipo de instituciones o albergues y no para ser otorgado directamente a las personas”.

La también Secretaria de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, expresó que retirar la ayuda con la justificación de que existe presuntos desvíos en los refugios, “es exponerlas en la antesala del feminicidio, al dejarlas desprotegidas y en la calle sin el apoyo psicológico, médico, legal y de seguridad que se otorga en los refugios para apoyar y protegerlas de la violencia extrema que viven en sus hogares”.

Indicó que estos centros de ayuda para mujeres violentadas reciben recursos, pero están sujetos a reglas de operación.

Hizo un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a que si hay corrupción que lo demuestre, de lo contrario dijo, son sólo pretextos y difamaciones para utilizar los recursos públicos de forma electoral.

 

Foto: Twitter @RigoMares

Ante una epidemia de violencia homicida y corrupción implacable, los gobiernos recién elegidos en América Latina han presentado ambiciosos planes de reducción de la delincuencia. A pesar de provenir de gobiernos tanto de izquierda como de derecha, estos planes tienen un sorprendente denominador común: prescriben una intensificación del enfoque de la mano dura en la seguridad pública que implica una postura cada vez más dura sobre la aplicación de la ley y una fuerte dependencia de los militares.

En Brasil, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, lanzó una nueva estrategia contra la delincuencia a principios de febrero, apenas cuatro semanas después de la toma de posesión del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro. El paquete es un extenso conjunto de medidas diseñadas desde la perspectiva de un juez. Las estrategias van desde la criminalización de fondos no declarados utilizados para campañas electorales (una práctica comúnmente conocida en Brasil como caixa dois) y el permiso legal para desplegar policías en investigaciones relacionadas con el lavado de dinero, el tráfico de drogas y el contrabando de armas ilegal.

Las reacciones al plan por parte de expertos en seguridad han variado de un elogio cauteloso a una preocupación abierta, aunque algunos aspectos del paquete se han ganado los elogios de las asociaciones profesionales de seguridad pública y justicia penal. Algunos de los otros jueces de Moro, por ejemplo, han elogiado los cambios propuestos a los procedimientos de sentencia en prisión y ciertas medidas contra la corrupción. Otros han notado mejoras en la recopilación y análisis de datos que son cruciales para las investigaciones criminales, como la expansión de las bases de datos nacionales de medicina forense y balística.

Andrés Manuel López Obrador, o AMLO como se conoce al presidente de México, fue elegido en parte para revertir el enfoque militarizado de sus antecesores para combatir el crimen. Y no sin una buena razón. Doce años han pasado desde que el entonces presidente Felipe Calderón desplegó por primera vez las fuerzas armadas en el estado de Michoacán para enfrentar a las organizaciones de narcotraficantes. El sucesor de Calderón, Enrique Peña Nieto, tampoco logró contener niveles sin precedentes de delitos violentos y corrupción generados por poderosos cárteles de la droga, además de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos cometidos por los militares.

Pero el nuevo plan de seguridad de AMLO ha sido rápidamente cuestionado por los críticos del enfoque de mano dura. Existe la preocupación de que sea similar, en muchos aspectos, a medidas anteriores que han dejado más de 200,000 mexicanos muertos y otros 37,000 desaparecidos. Los críticos acusan a AMLO de sostener, en lugar de revertir, la militarización de la seguridad pública, de no abordar el problema de la impunidad rampante del país (más del 90 por ciento de los crímenes en México quedan impunes), y de no invertir lo suficiente en la profesionalización de las numerosas fuerzas policiales del país. La propuesta de AMLO de ofrecer amnistía a los acusados ​​de corrupción no ha sido bien recibida entre los mexicanos que están frustrados con la supuesta colusión entre el gobierno y los cárteles de la droga.

¿Por qué los líderes latinoamericanos de izquierda y derecha continúan insistiendo en un enfoque de línea dura que no solo no se ha cumplido sino que en realidad ha aumentado la delincuencia y la corrupción? En todo el hemisferio, incluso en Brasil y México, los políticos a menudo explican la espiral de violencia argumentando que el enfoque de línea dura no ha funcionado correctamente, precisamente porque la mano no es lo suficientemente dura. Señalan los aumentos en homicidios, desapariciones y otros abusos al defender el asalto en lugar de intentar enfoques menos desencadenantes que impliquen una implementación efectiva y enfoques alternativos a la política de drogas. Incluso AMLO, que ha propuesto legalizar la posesión y el uso recreativo de pequeñas cantidades de marihuana, está presentando medidas de mano dura.

Parte del problema es que el legado de los gobiernos militares todavía tiene una gran importancia en el enfoque de las jóvenes democracias de América Latina para combatir el crimen. La fuerte influencia de las fuerzas armadas, más evidente ahora en el caso de Brasil, cuyo nuevo gobierno está encabezado por dos ex militares e incluye a otros ocho como ministros, también favorece las prácticas de seguridad militarizadas. En ambos casos, independientemente de la orientación política de estos gobiernos, los paquetes propuestos muestran que el pensamiento innovador en seguridad pública sigue siendo muy necesario para enfrentar la epidemia de violencia en América Latina.

 

 

Con información de americasquarterly.org

Al encabezar en Saltillo, Coahuila, el evento del Día del Ejército Mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reiteró que al ser un Ejército surgido del pueblo y que surge de un movimiento revolucionario, México cuenta con un Ejército leal a las instituciones democráticas.

Resaltó que el Ejército siempre se ha caracterizado por el respeto a la autoridad civil; lealtad en el sentido más amplio del término de la palabra, no sólo a los altos mandos o al presidente, sino leal al pueblo y a la patria.

Durante el discurso que ofreció, el mandatario enfatizó que ahora que se está iniciando una nueva etapa en el país, el pueblo de México necesita al Ejército para enfrentar el grave problema de la inseguridad y de la violencia. “Va a ayudarnos mucho, va a ser decisiva para serenar al país, para que haya paz y tranquilidad en México, en nuestro país”.

Recordó que en Coahuila, con la participación del Ejército y el mando especial que se estableció en La Laguna, se logró en poco tiempo, la pacificación del estado. Por ello dijo, desea extender ese modelo a todo el país con la creación de la Guardia Nacional.

Confió en que los senadores y luego los diputados, van a aprobar las reformas a la constitución para que se tenga la Guardia Nacional.

Aprovechó para agradecer al Ejército por su participación en la lucha contra el robo de combustible, pues dijo que sin el Ejército no se hubiera podido tomar la decisión de enfrentar el huachicoleo. “He tenido el apoyo de soldados, de marinos, para cuidar los ductos y están hablando los hechos”.

Añadió que está muy satisfecho con el apoyo y trabajo del secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval González. “No me equivoqué”, recalcó. Relató que cuando le tocó revisar los expedientes para tomar la decisión de quien dirigiría al Ejército, encontró alrededor de 30 generales, que cumplían con los requisitos, pero en el expediente del ahora titular de la Sedena, destacaba: “Luis Cresencio Sandoval, incorruptible”.