Estados Unidos ha detectado hasta la fecha un caso confirmado de viruela del mono y otros cuatro sospechosos, todos ellos hombres, informaron este lunes los Centros de Control y Prevención Enfermedades (CDC).

El confirmado, que ya se conocía desde la semana pasada, es un paciente del estado de Massachusetts, mientras que los otros casos posibles se encuentran en Nueva York, Florida y dos en Utah.

Los cuatro sospechosos son personas infectadas por virus pertenecientes a la familia de la viruela del mono, pero en los que todavía no se ha logrado determinar con exactitud la cepa, indicaron los portavoces de los CDC.

El caso confirmado, por su parte, presenta la misma secuencia genética hallada en un paciente de Portugal y pertenece a una cepa originada en África occidental.

Según la subdirectora de los CDC, Jennifer McQuiston, es «probable» que en las próximas semanas se detecten más casos de viruela del mono en el país, dado el aumento registrado en Europa.

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica viral, lo que significa que puede transmitirse de animales a humanos, aunque también puede propagarse entre personas.

Su transmisión tiene lugar en el contacto estrecho, es decir, de piel a piel, aunque ya se habla de que también podría transmitirse por vía aérea. Su período de incubación suele ser de seis a trece días, aunque puede prolongarse hasta los 21.

Los síntomas son similares a los de la erradicada viruela, pero algo más leves, e incluyen fiebre, dolor de cabeza, muscular y de espalda, escalofríos y agotamiento, y con frecuencia hay inflamación de los ganglios y una erupción cutánea.

Expertos han explicado que no se trata propiamente de una enfermedad de transmisión sexual, aunque puede transmitirse durante el sexo por el intenso roce entre cuerpos y al compartir una misma cama y ropa de cama.

Este mismo lunes, el presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró desde Tokio que su país está bien preparado para lidiar con los riesgos que plantea la viruela del mono, al disponer de vacunas suficientes, y que no va a aplicar cuarentenas como están haciendo otros países.

En tanto, la OMS indicó que el riesgo de contagio de la viruela del mono es muy bajo en la población en general y que puede detenerse en los países donde la enfermedad no es endémica.

La organización conformó que suman 92 casos confirmados y 28 casos sospechosos en 14 países, incluyendo varios de la Unión Europea, Australia y Canadá.

La OMS teme que la enfermedad, endémica en algunas zona de África central y occidental, se expanda, aunque reconoció que no es la primera vez que se registran casos de manera simultánea en varios países.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario