El mundo entero se despertó este sábado con la noticia de que el ex Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan, falleció a los 80 años de edad en Berna, Suiza.

«Es con inmensa tristeza que la familia Annan y la Fundación Kofi Annan anuncian que Kofi Annan, ex Secretario General de las Naciones Unidas y Premio Nobel de la Paz, falleció en paz el sábado 18 de agosto después de una breve enfermedad», informó la fundación que lleva su nombre a través de un comunicado.

En el texto se señala que su esposa Nane y sus hijos Ama, Kojo y Nina estuvieron a su lado durante sus últimos días, mientras luchaba contra la enfermedad, de la cual no se dieron mayores detalles.

La familia y la fundación resaltaron que Annan fue un «estadista global y un internacionalista profundamente comprometido que luchó durante toda su vida por un mundo más justo y pacífico». Indicaron que durante su distinguida carrera y liderazgo al frente de Naciones Unidas, fue un defensor de la paz, el desarrollo sostenible, los derechos humanos y el estado de derecho.

Annan se convirtió en el séptimo Secretario General del organismo internacional en 1997, tras ascender en sus filas desde su primer cargo en la Organización Mundial de la Salud de oficial administrativo y de presupuesto en 1962.

Permaneció en el cargo más alto por dos periodos, finalizando su tarea en 2006. Obtuvo el Premio Nobel de la Paz en el año 2001 por dar «prioridad a los derechos humanos».

Después de presentar su renuncia a la ONU, continuó trabajando en la causa de la paz mediante su presidencia de la Fundación Kofi Annan y como presidente de The Elders, el grupo fundado por Nelson Mandela.

Allegados describían a Kofi Annan como un hijo «orgulloso» de Ghana y quien sentía una responsabilidad especial hacia África. Estaba particularmente comprometido con el desarrollo de África y se involucró en muchas iniciativas, incluida su presidencia del Panel de Progreso de África y su liderazgo inicial de la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA).

«Dondequiera que hubiera sufrimiento o necesidad, se acercó y tocó a muchas personas con su profunda compasión y empatía. Desinteresadamente colocó a otros primero, irradiando genuina amabilidad, calidez y brillantez en todo lo que hizo (…) Él permanecerá en nuestros corazones para siempre», remató la el comunicado conjunto.

La familia solicitó privacidad para enfrentar el duelo y anunciaron que los eventos para celebrar su «notable vida» se darán a conocer más adelante.

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario