El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó este viernes el rescate de los siete mineros que quedaron atrapados en una mina ubicada en Múzquiz, Coahuila, prometiendo que se llevará a cabo una investigación sobre el derrumbe.

«Lo que importaba más era el rescate de mineros atrapados y ahora se tiene que llevar a cabo la investigación de por qué el derrumbe, si la mina estaba en condiciones de trabajar, si había seguridad», señaló el mandatario.

Y es que de acuerdo a la información difundida por el gobierno federal, a noche de ayer se rescató el cuerpo del último minero, de los siete que quedaron sepultados en el derrumbe hace una semana.

AMLO destacó que lo principal era no dejar en el abandono el rescate de los mineros, como sucedió en 2006 con quienes quedaron atrapados tras un derrumbe en la mina Pasta de Conchos, que dejó 65 muertos.

Destacó que se actuó de inmediato, y muchos elementos y miembros del gobierno se trasladaron al lugar de los hechos para conducir las tareas de rescato, las cuales duraron más de 150 horas buscando encontrar con vida a los mineros, aunque finalmente no se logró este último objetivo.

«Lamentamos la perdida de nuestro compañero Juan Carlos Moreno Cervantes. La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que ha sido recuperado su cuerpo», apuntó la organización ‘Familia Pasta de Conchos’, formada por familiares de las víctimas del accidente ocurrido en 2006, y que acompañó en esta ocasión a los familiares de los trabajadores en Múzquiz.

La organización indicó que las «dolorosas muertes» de los siete mineros se habrían evitado si hubieran habido verdaderas medidas de seguridad. «La minería debe dejar de ser un destino de muerte en la zona carbonífera».

La hipótesis manejada por las autoridades es que una inundación provocó la ruptura del techo y paredes de la mina, que generó el hundimiento del lugar, en cuyo interior quedaron atrapados los siete mineros.

Además de los militares, en el lugar trabajan autoridades de Protección Civil e inspectores de la Secretaría de Trabajo para llevar a cabo las labores de rescate, que consisten en sacar el agua mediante bombas para acceder a la mina.

La organización urgió a tomar medidas que eviten más muertes y accidentes en minas del país. Señaló que es necesaria una «investigación diligente y exhaustiva» que alcance a empresarios y concesionarios responsables de la muerte de los trabajadores «por no cumplir con las leyes y normas a las que están obligados».

Asimismo, exhortó a prohibir las llamadas “minitas de arrastre” o “cuevas” y los pozos de carbón, y que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se comprometa públicamente a no comprar carbón extraído de este tipo de minería.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario