El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este jueves que se opone a prohibir la venta de comida chatarra en el país, esto luego de que en Oaxaca se limitara la comercialización de estos alimentos a menores de edad.

«No puedo tener injerencia en lo que digan los estados, pero mi opinión va en el sentido de que se oriente, no caigamos en prohibiciones», sostuvo el mandatario en conferencia de prensa matutina.

Y es que en agosto pasado, el Congreso de Oaxaca y Tabasco, aprobaron la modificación de la Ley de los Derechos de los Niñas, Niños y Adolescentes para prohibir la comercialización de alimentos «chatarra» y bebidas azucaradas en escuelas a menores de edad.

López Obrador afirmó ser «partidario» de que, en lugar de prohibir, «se oriente y se de información», y puso como ejemplo las nuevas normas de etiquetado en el país que obligan a la industria alimentaria a alertar en sus productos sobre el exceso de azúcares, calorías, sodio y otras sustancias.

«He dicho muchas veces que no se deben prohibir las cosas, prohibido prohibir. Lo más importante es crear conciencia, orientar para que haya una buena alimentación y que no se consuman productos chatarra», expresó el presidente.

Asimismo, se opuso a subir los impuestos de la comida chatarra y las bebidas azucaradas porque ello significaría «estar sacando dinero a costa de la salud del pueblo».

López Obrador subrayó que este tipo de alimentación «no ayuda» a afrontar el problema de diabetes e hipertensión que hay en México, segundo país del mundo en índices de obesidad, aunque aseguró que la comida chatarra no es la que produce estas enfermedades si no los «problemas hereditarios».

Por ello, pidió un «equilibrio entre las empresas que producen estos productos industrializados y la salud del pueblo, poniendo siempre por delante la salud».

A diferencia de lo que expuso López Obrador, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, celebró la medida y la calificó como «sumamente positiva» cuando fue aprobada por los Congresos locales.

Al respecto, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) acusó este lunes al gobierno federal de «satanizar» el azúcar con el nuevo etiquetado de alimentos y arremetió también contra las restricciones a la comida chatarra.

«Pueden afectarse seriamente muchas familias del campo mexicano como resultado de las iniciativas que injustificadamente adjudican al azúcar de caña problemas de salud», manifestó.

Foto: Unicef

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario