Tag

asesinatos

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo coincidir con el mensaje que compartió el Papa Francisco en relación al asesinato de dos sacerdotes y un civil en Chihuahua, en especial en lo referente a que no es posible enfrentar la violencia con más violencia.

Pidió esperar las conclusiones de las investigaciones que se llevan a cabo sobre los asesinatos pues dijo, es «inaceptable y además muy sospechoso» que una persona como José Noriel Portillo, alias «El Chueco» llevara una vida tan normal ya que de acuerdo al informe de la fiscalía de Chihuahua, era patrocinador de un equipo de béisbol local pese a contar con antecedentes criminales, además de que era conocido en toda la región.

«Hay que ver si no había impunidad, protección, arreglos, acuerdos, con quiénes. Entonces, sí vamos ir a fondo, que se conozca toda la verdad», dijo el mandatario.

El tema sirvió para que el presidente fuera cuestionado sobre si ante la creciente violencia y los homicidios que han repuntado en las últimas semanas era necesario replantear la estrategia de seguridad que se adoptó desde el inicio de su administración, «abrazos, no balazos».

«No; al contrario, este es el camino. Todo esto es el fruto podrido de una política de corrupción, de impunidad, que se implementó desde los tiempos de Felipe Calderón», respondió tajantemente el presidente,

Afirmó que la inseguridad que se vive en el país es un mal que no se puede arrancar de raíz de la noche a la mañana, sino que es un problema que lleva años corregir, pues durante muchos años se alentó desde los niveles más altos de los gobiernos. Como ejemplo dijo, está el secretario de Seguridad Pública del expresidente Felipe Calderón que está acusado de ser protector de un grupo de la delincuencia.

Sostuvo que a diferencia de la política de antes, donde la instrucción era aplicar toda la fuerza, al grado que se les decían a los jefes militares que hicieran su trabajo sin ninguna consideración, porque el gobierno se hacía cargo de los derechos humanos, ahora la estrategia es distinta.

Señaló que ahora se atienden las causas que originan la violencia, algo que las autoridades del pasado nunca hicieron, en especial la atención a los jóvenes, pues acusó, anteriormente se desprecia a los pobres, al pueblo; pues dijo, los gobiernos eran clasistas y racistas.

El otro eje de la estrategia de seguridad dijo, es no permitir la corrupción y la impunidad, pues eso era lo que imperaba.

«No vamos a cambiar la estrategia. Que sigan con sus campañas de desprestigio, atacándonos con su prensa vendida o alquilada. Porque sólo si el pueblo en un proceso electoral decide que hay que cambiar, y llegan gobiernos como los de antes, entonces sí.

Fue en ese punto donde reconoció que en lo que va de su gobierno hay más asesinatos que en el sexenio de Felipe Calderón, aunque aseguró que no es lo mismo, pues él recibió un país con homicidios hasta “la punta”.

«Dicen que ahora hay más asesinatos que en la época de Felipe Calderón. Sí, nada más que nosotros recibimos los homicidios hasta la punta, hasta mero arriba, y Calderón no recibió así el país. Él lo llevó arriba y todavía en el gobierno pasado le subieron más (a los homicidios dolosos)», remató López Obrador,

El Papa Francisco lamentó este miércoles la cantidad de asesinatos que se registran en México después de que se conociera la muerte de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico en una iglesia de la comunidad Cerocahui, en Chihuahua.

El Papa expresó su tristeza y consternación por los asesinatos de estos dos religiosos a los que llamó «hermanos».

«Hay tantos asesinatos en México. Estoy cerca, en afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia», dijo.

Los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar fueron asesinados a tiros el lunes mientras intentaban defender a un hombre que buscaba refugio, un guía de turistas que habría sido su blanco inicial y que es el tercer fallecido en este hecho.

Los atacantes se llevaron los tres cuerpos en la parte trasera de una camioneta, los cubrieron con plástico y se los llevaron, según el padre Luis Gerardo Moro Madrid, jefe de la Compañía de Jesús en México.

«Denunciamos el homicidio de nuestros hermanos (…) Exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas», detalló en un comunicado la orden religiosa.

La secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó en un comunicado que el presunto agresor de los religiosos ya había sido identificado. «Se continúa con la investigación para dar con su paradero y no permitir la impunidad», señala el texto.

La oficina en México del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU también condenó el crimen de los religiosos, quienes, señala, realizaban «un importante trabajo social y pastoral» entre los indígenas de la etnia tarahumara.

«El asesinato de estos dos reconocidos sacerdotes nos recuerda la situación de violencia extrema y vulnerabilidad que enfrentan las comunidades de la Sierra Tarahumara en Chihuahua», señaló Guillermo Fernández-Maldonado, representante en México de la ONU-DH.

En su conferencia de prensa matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se refirió a este crimen. «Estamos ahora atendiendo este asunto», dijo el mandatario al reconocer que varios municipios de la sierra de Chihuahua padecen «bastante presencia de la delincuencia organizada».

Unas horas antes en la misma comunidad se reportó que dos hombres, una mujer y una menor de edad habían sido secuestrados, aunque las autoridades no han detallado si los dos sucesos estarían relacionados.

La Conferencia del Episcopado mexicano también condenó la «tragedia» y exigió «una pronta investigación», además de seguridad para los sacerdotes del país.

Unos 30 curas han sido asesinados en la última década en México, según la ONG Centro Católico Multimedial.

El actual proceso electoral, en el que se renovarán seis gubernaturas, no ha registrado asesinatos de políticos, al menos hasta el 31 de mayo, y apenas suma 85 agresiones, esto según el más reciente reporte de la consultora Etellekt.

De acuerdo con el informe «Violencia Política en México. Proceso electoral 2022», del 1 de septiembre de 2021 y hasta el 31 de mayo de 2022, en los estados de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, «se han presentado un total de 85 agresiones contra personas políticas», pero sin víctimas mortales.

Precisó que de ese total solo 11 tuvieron como objetivo a personas precandidatas y candidatas (9 mujeres y 2 hombres), sin que haya víctimas mortales entre las y los postulantes.

Además señaló que de los 11 aspirantes agredidos, 9 compiten o competían como precandidatos por gubernaturas en los estados de Aguascalientes, Hidalgo, Oaxaca y Quintana Roo, mientras que Durango y Tamaulipas no registran agresiones contra aspirantes a gobernador.

La consultora apuntó que la nula incidencia de candidatos asesinados, tratándose de un delito que afecta mayoritariamente a personas que compiten por cargos municipales, se debe en parte a que solo habrá elecciones en este nivel de gobierno en Durango.

Indicó que las agresiones contra candidatos y precandidatos han abarcado exclusivamente ataques de tipo psicológico, sin que haya por el momento víctimas mortales o personas heridas por arma de fuego.

El reporte precisó que el estado de Oaxaca concentra el 51% de las agresiones a políticos, sin embargo, solo tres de las 43 registradas están relacionadas con la elección a gobernador.

Según Etellekt, el proceso electoral del año pasado dejó 102 políticos asesinados, entre estos 36 aspirantes y candidatos a distintos cargos.

En Broojula, te presentamos el análisis de cómo pinta el panorama en los estados donde habrá elecciones.

Dos periodistas fueron asesinados a balazos en Veracruz, en la costa del Golfo, con lo que se elevan a once los comunicadores asesinados en lo que va del año, confirmaron este lunes las autoridades estatales.

La periodista Yessenia Mollinedo Falconi, directora del portal El Veraz, y la reportera Sheila Johana García Olivera, murieron en el municipio de Cosoleacaque, indicó en su cuenta de Twitter la Fiscalía del estado de Veracruz al anunciar la apertura de una investigación sobre el caso.

La fiscalía señaló que se llevan a cabo las diligencias para establecer las causas y dar con el o los responsables de los asesinatos. La Fiscal del Estado, Verónica Hernández Giadáns, asegura que no habrá impunidad y que se agotarán todas las líneas de investigación, incluida su actividad periodística.

Las muertes ocurren a menos de una semana del asesinato del periodista Luis Enrique Ramírez Ramos, cuyo cuerpo fue localizado el 5 de mayo en un camino de tierra cerca de la localidad de Culiacán, en Sinaloa.

Además del asesinato de Luis Enrique Ramírez Ramos, según Reporteros Sin Fronteras (RSF) se contabiliza la muerte de otros comunicadores en lo que va de 2022:

  • José Luis Gamboa Arenas, de Veracruz.
  • Margarito Esquivel Martínez y Lourdes Maldonado, de Baja California.
  • Roberto Toledo y Armando Linares, de Michoacán.
  • Heber López, de Oaxaca.
  • Jorge Luis Camero Zazueta, en Sonora
  • Juan Carlos Muñiz, en Zacatecas.

Sin embargo, para el gobierno federal, la cifra de comunicadores asesinados en relación a su labor se reduce a seis, ya que no contabiliza a Roberto Toledo como periodista asesinado por su labor, pese a que colaboraba precisamente en Monitor Michoacán, el mismo medio que dirigía Linares, así como el de Jorge Luis Camero Zazueta, ocurrido en Sonora el 24 de febrero de 2022.

Sobre el tema, el embajador de la Unión Europea (UE) en México, Gautier Mignot, reiteró este lunes el compromiso que la entidad tiene con periodistas y defensores de derechos humanos, para que puedan realizar sus labores «con seguridad».

«Desde hace muchos años hemos venido acompañando a defensores de derechos humanos y periodistas, a través de la realización de reuniones, eventos, proyectos de cooperación, capacitación o visibilidad», dijo el diplomático en una conferencia de prensa por el Día de Europa, en la cual expresó que este compromiso con la sociedad civil y las autoridades «seguirá firme».

Dijo que en los próximos meses las actividades y acciones relacionadas con proteger a este sector de la población se materializará en reuniones, visitas, encuentros y talleres.

«Seguiremos organizando eventos sobre la importancia de proteger esas voces, (con el) objetivo que se respete su labor», sentenció.

El medio digital Monitor Michoacán anunció su decisión de detener su actividad informativa tras el asesinato esta semana de su director, Armando Linares López.

Los representantes del medio han indicado que «no hay condiciones de seguridad» para mantener las funciones de Monitor Michoacán, por lo que han decidido dar «por concluidas» sus labores periodísticas.

«Ha quedado claro que nuestra labor incomodó a muchos en el poder», apuntó el medio, antes de asegurar que continuarán exigiendo justicia por las muertes de Linares y Roberto Toledo, colaborador del medio que también perdió la vida en recientes semanas.

A su director le dedicaron algunas palabras: «Quienes conformamos el equipo de Monitor Michoacán recordamos a Armando Linares López como una persona fuerte, aguerrida, apasionada, hizo la diferencia y demostró que el periodismo se puede ejercer siendo fiel a la sociedad».

Lamentaron la falta de profesionalismo de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la libertad de expresión, pues aseguraron que tienen en su poder datos de prueba de los autores intelectuales del asesinato de Linares.

Recordemos que Linares fue asesinado a tiros el pasado martes en el municipio de Zitácuaro, en Michoacán, a plena luz del día y en las inmediaciones de su domicilio.

El periodistas ya había denunciado amenazas en su contra y en contra de los distintos colaboradores del medio. La Fiscalía General de Michoacán se ha comprometido a investigar el homicidio; ayer, autoridades federales anunciaron que ya se identificó a dos presuntos autores materiales del homicidio.

Las autoridades federales, informaron ayer que han sido detenidas 16 personas por los seis asesinatos que contabilizan de periodistas en lo que va del año, aunque el gremio periodístico y diversas organizaciones aseguran que suman ocho los crímenes.

Las autoridades federales informaron este jueves que ya tienen identificados a los dos presuntos autores materiales del asesinato del periodista Armando Linares en Zitácuaro, Michoacán, perpetrado el pasado martes.

«Hay avances muy importantes. Ayer mismo el presidente (Andrés Manuel) López Obrador y la secretaria (de Seguridad) Rosa Icela (Rodríguez) instruyeron que un grupo se constituyera en la escena junto con la Fiscalía de Michoacán y se pudieron recuperar indicios y material probatorio que nos permiten tener identificados visualmente a los autores materiales», explicó Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública.

El periodista Armando Linares, director de Monitor Michoacán, fue asesinado este martes a balazos en el municipio de Zitácuaro, afuera de su casa y frente a sus hijos.

«Ya están identificados dos sujetos, probables autores materiales del homicidio de Armando Linares», agregó el funcionario federal.

Tal y como ya adelantó este miércoles el mandatario López Obrador, se destacó que Linares no quiso adherirse al mecanismo de protección.

«Subrayar que a esta persona fallecida, lo cual reprobamos y lamentamos mucho, se le ofreció tanto por el mecanismo estatal de protección de periodistas como por el mecanismo nacional en varias ocasiones, que se pudiera sujetar a este programa de protección y de cuidado. Él rechazó cualquier medida de protección», apuntó el funcionario.

Dijo que dos de sus compañeros sí se ciñeron a este mecanismo y ya no están en la región, sino sujetos a un mecanismo de protección plena.

Apoyado con imágenes, el funcionario explicó la cronología de los hechos. En ellas se ve que primero dos «halcones», como se le conoce a los informantes del crimen organizado, observaron el domicilio de la víctima mientras iban en moto. Incluso, uno de ellos se entrevistó con vecinos.

Una hora después se acercó un hombre con traje negro y corbata roja, que saludó con un apretón de manos a Linares. «Ya sabía de él», apuntó Mejías. «Se acerca, saluda a Armando y se quedan platicando en el lugar», añadió.

Luego, fueron caminando hasta el domicilio del periodista y allí le agrede «con armas de fuego, con una pistola, y lo asesina y después sale de la escena del crimen».

Y aunque se presentaron los avances de la investigación que se tienen en relación a este crimen, lo que llamó la atención es que para el gobierno federal la cifra de comunicadores asesinados por su labor se reduce a seis, cuando el recuento de diversas organizaciones es de ocho.

Según Reporteros Sin Fronteras (RSF) y diversas fuentes más, se contabiliza la muerte de 8 comunicadores en lo que va de 2022:

  • José Luis Gamboa Arenas, de Veracruz.
  • Margarito Esquivel Martínez y Lourdes Maldonado, de Baja California.
  • Roberto Toledo y Armando Linares, de Michoacán.
  • Heber López, de Oaxaca.
  • Jorge Luis Camero Zazueta, en Sonora
  • Juan Carlos Muñiz, en Zacatecas.

Según la información compartida, el gobierno federal no contabiliza a Roberto Toledo como periodista asesinado por su labor, pese a que colaboraba precisamente en Monitor Michoacán, el mismo medio que dirigía Linares, así como el de Jorge Luis Camero Zazueta, ocurrido en Sonora el 24 de febrero de 2022.

Sobre el asesinato de José Luis Gamboa Arenas, del 10 de enero de 2022 en Veracruz, se indicó que no hay detenidos hasta el momento.

Sobre el homicidio del periodista Margarito Martínez, ocurrido el 17 de enero de 2022 en Tijuana, Baja California, hay 10 personas detenidas pertenecientes a una organización criminal, de los cuales 3 ya fueron vinculados a proceso por el homicidio. En el caso del homicidio de la periodista Lourdes Maldonado, también ocurrido en Tijuana, se informó que hay 3 detenidos vinculados a proceso.

Se informa que fueron detenidas 2 personas por el homicidio del periodista Heber Fernando López, en Salina Criz, Oaxaca el 10 de febrero de 2022. Fue detenido también el presunto autor material del homicidio del periodista Juan Carlos Muñiz, en Zacatecas, el pasado 4 de marzo.

En resumen, las autoridades indicaron de los 6 asesinatos de periodistas, hasta el momento se han logrado 16 detenciones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) denunció este jueves que existe una campaña mediática en su contra orquestada por la «oligarquía» del país, y consideró que esa clase de ataques constituyen un «golpe blando» contra la democracia.

El mandatario respondió así a una consulta sobre la reacción de su administración al alza en homicidios contra periodistas, que ha provocado protestas del gremio, y que ha llevado a que México sea considerado como el país más peligroso del mundo para ejercer la profesión.

Además, los asesinatos surgen en medio de las acusaciones contra López Obrador por sus constantes ataques a comunicadores a quienes considera sus adversarios.

«Estamos enfrentando no sólo al crimen organizado, estamos enfrentando a una mafia del poder. Así como hay delincuencia organizada, hay delincuencia de cuello blanco. Los que se dedicaban a saquear a México están muy molestos», afirmó López Obrador.

«Esa oligarquía domina a la mayoría de los medios de información convencionales», opinó. Además, denunció que ese fenómeno no es exclusivo de México y afirmó que está sucediendo ahora en países como Argentina. «Es una especie de golpismo, es un golpe blando con el poder de los medios», agregó.

Ante la situación que atraviesa la prensa en nuestro país, donde han asesinado a seis periodistas en lo que va de año por su labor informativa, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, expresó su preocupación, postura que López Obrador tildó de «injerencista».

Al respecto, el Parlamento Europeo (PE) condenó este jueves las amenazas, el acoso y el asesinato de periodistas y defensores de los derechos humanos en nuestro país, e instó a que estos crímenes se investiguen de manera «rápida, exhaustiva, independiente e imparcial».

«La libertad de expresión en línea y fuera de línea, la libertad de prensa y la libertad de reunión constituyen mecanismos clave para el funcionamiento de una democracia sana», recuerda la Eurocámara en una resolución aprobada este jueves por 607 votos a favor, 2 en contra y 73 abstenciones.

Los eurodiputados trasladaron su «solidaridad y empatía» a las familias de las víctimas y subrayaron su preocupación por el «clima de inseguridad y hostilidad al que se enfrentan los defensores de los derechos humanos y los periodistas».

El texto pide a las autoridades mexicanas medidas para garantizar la protección y la creación de un entorno seguro para los periodistas y los defensores de los derechos humanos, haciendo frente a la corrupción generalizada y las deficiencias en los sistemas judiciales, que provocan altas tasas de impunidad en estos crímenes.

El Mecanismo Federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, añadieron, debe aumentar su financiación y establecer procesos más rápidos para incluir a los defensores y periodistas entre sus beneficiarios, con vistas a que puedan recibir medidas de seguridad y protección.

En más de supuestas campañas mediáticas, el presidente López Obrador felicitó a su homólogo argentino, Alberto Fernández, por «resistir la ofensiva de la derecha» en medio de la polémica por el acuerdo de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Celebro que estés resistiendo con dignidad la gran ofensiva de la derecha, apoyándote en el pueblo para salir adelante frente a la crisis que les agobia», leyó este jueves López Obrador al exhibir la misiva en su conferencia matutina.

El mandatario mexicano reveló que envió la carta con su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, quien participó este martes en un acto por el Día Internacional de la Mujer en Argentina y este viernes representará a México en la investidura del nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric.

«Sabemos que estás enfrentando una embestida de la élite conservadora de tu país que, en mayor o menor medida, como en cualquier lugar del mundo, se caracteriza por la deshonestidad y la hipocresía», añadió AMLO en la carta.

El reportero Rodolfo Montes, presente en la conferencia matutina de Palacio Nacional, tomó esta mañana el micrófono y dijo que en solidaridad con los periodistas asesinados, todos los periodistas presentes no harían preguntas al mandatario.

El periodista recordó las protestas que se vivieron el día de ayer en el Congreso, tanto en Diputados como en el Senado, donde señaló, más allá de respaldar a un periodista en particular, el mensaje fue que «nos queremos con vida», en alusión a los comunicadores que han perdido la vida en los últimos sexenios.

«Los principales asesinos de nosotros son servidores públicos, y esa información la tiene el mecanismo (de protección)», dijo Montes a nombre de sus compañeros, a lo que el presidente respondió asegurando que estaba de acuerdo con su protesta, aunque dejó en claro que su gobierno no asesina comunicadores.

López Obrador pidió considerar que su gobierno no manda «aniquilar» a nadie, como solía suceder en el pasado. «Ya no es el Estado el violador por excelencia de los Derechos Humanos».

«Todo nuestro apoyo, toda nuestra solidarias, y vamos a seguir protegiendo a los periodistas», aunque dijo, no se debe utilizar esos lamentables hechos para atacar al gobierno que representa.

La protesta de la prensa en Palacio Nacional llega luego de que ayer, decenas de periodistas que cubren la Cámara de Diputados y la de Senadores llevaron a cabo ejercicios similares en contra de los seis asesinatos de colegas que han ocurrido en lo que va del año, así como las agresiones que han aumentado en contra de comunicadores.

El más reciente asesinato fue el del periodista Heber López Vásquez, a quien mataron a tiros el jueves pasado en Salina Cruz, Oaxaca.

Los reporteros, fotógrafos y camarógrafos que cubren la fuente del Senado abandonaron una conferencia de prensa que ofrecían legisladores de Morena, en protesta a los hechos, mientras que los representantes de los medios de comunicación en la Cámara de Diputados interrumpieron la sesión para exigir justicia por los recientes asesinatos de sus colegas.

«¡Nos queremos vivos, nos queremos vivos!», fue la consigna de los periodistas además de gritos de «¡justicia!», tras esa manifestación se guardó un minuto de silencio por los periodistas asesinados.

Apenas el lunes, se vivió la segunda jornada nacional de manifestaciones en lo que va de año para exigir justicia para el gremio, pero también para pedir el cese de las agresiones y el avance en las investigaciones.

También el lunes, López Obrador informó que está avanzando la investigación por el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, cometido en la ciudad de Tijuana, frontera con Estados Unidos, el pasado 23 de enero, por el que hay varios detenidos y avanzó que el próximo jueves se presentará un informe.

De 2000 a la fecha, la organización Artículo 19 ha documentado 150 asesinatos de periodistas en México, en posible relación con su labor. Del total, 138 son hombres y 12 son mujeres. De estos, 47 se registraron durante el sexenio de  Enrique Peña Nieto y 30 en el actual de López Obrador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) garantizó este lunes que se investigará el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, ocurrido ayer en Tijuana, Baja California.

«Duele mucho lo que pasó en Tijuana, vamos a llevar a cabo toda la investigación», afirmó el mandatario en conferencia matutina de Palacio Nacional.

Ayer, poco después de las 18:40 hora local, Maldonado, pertenecía al programa de Protección para Periodistas de Baja California, pero la vigilancia que se le brindó no fue permanente, fue asesinada a balazos cuando llegaba a su casa en su automóvil.

La comunicadora pidió esta protección porque mantenía un pleito legal contra el exgobernador de la entidad, el morenita Jaime Bonilla, y el pasado 19 de enero había ganado un litigio laboral por despido injustificado en una de las empresas del exmandatario estatal. Según la sentencia, la televisora Media Sport de México quedó embargada a favor de Maldonado.

El presidente López Obrador recordó este lunes que la periodista había estado en 2019 en su conferencia de prensa para hacer la denuncia contra la empresa de Bonilla. «Vengo aquí a pedirle apoyo, ayuda y justicia laboral porque temo por mi vida», dijo en aquella ocasión la periodista.

El presidente la canalizó con Jesús Ramírez, para que la atendieran y apoyaran a que hiciera justicia, y que no hubiera influyentismo.

Esta mañana, el presidente recalcó que su Gobierno estuvo en comunicación con ella «porque no era un asunto de amenazas, de violencia. Se le ayudó y garantizó que su demanda fuese atendida, incluso había ganado ya su demanda».

Sin embargo, dijo que se no se puede «en automático» vincular una demanda de tipo laboral a un crimen, por lo que reiteró que se llevará a cabo la investigación sobre el caso. «Hay que ver el móvil, si hay vinculación con la denuncia de tipo laboral y ver quiénes son los responsables. Verlo con mucha responsabilidad, aunque sea redundante, quiénes fueron, si hay autores intelectuales, quiénes son los autores materiales», afirmó.

No obstante, consideró que tampoco debe descartarse «lo político porque siempre hay confrontación, hay diferencias y siempre se busca perjudicar a adversarios».

Agregó que no se permitirá la impunidad pues una característica de su gobierno es que «no haya impunidad, que todos estos crímenes sean atendido, se investigue y se encuentre a los responsables y culpables», y se comprometió a informar sobre el avance de la investigación.

Maldonado es la segunda periodista asesinada en Tijuana en lo que va de este año, después de que el fotoperiodista Margarito Martínez fuese atacado a tiros el 17 de enero cuando subía a su vehículo en su casa en el barrio Camino Verde.

El sábado, Maldonado había expresado sus condolencias por la muerte de Martínez, en una vigilia realizada por periodistas en el Monumento a México de Tijuana.

Un total de 46 periodistas fueron asesinados o perdieron la vida en el ejercicio de su profesión en 2021, según el balance anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), el número más bajo de muertes en 20 años, mientras la cifra de encarcelados alcanzó un récord histórico, 488.

El recuento de la organización defensora de la libertad de prensa, publicado este jueves, señala por tercer año consecutivo a México como el país más peligroso para los periodistas, mientras que China conserva su condición de mayor cárcel del mundo para los informadores.

RSF atribuye la disminución del número de periodistas asesinados a «la evolución de los conflictos regionales» en Siria, Irak o Yemen, con una «estabilización de los frentes» tras unos años particularmente mortíferos que marcaron un récord en 2016.

Desde 2003, el balance anual de la organización no había registrado menos de 50 víctimas mortales. Cayeron tanto los periodistas fallecidos en zonas de conflicto como los que fueron objetivo directo de sus asesinos.

En total, 26 reporteros fueron blanco de ataques mortales, un 65% del total, frente al 85% del año anterior, con México como principal zona de peligro, con siete víctimas, que elevan a 47 el número registrado en los últimos cinco años.

Como en balances anteriores, RSF denuncia que «en cuanto un periodista se interesa por asuntos molestos y el crimen organizado, en particular a nivel local, se arriesga a una ejecución a sangre fría» en nuestro país. Todo ello en una situación de «impunidad casi total» y de «ausencia de valientes reformas por parte de los gobiernos sucesivos», lo que genera «una espiral de violencia que parece no detenerse nunca».

Afganistán, donde los talibanes recuperaron el poder, se situó en segundo lugar de la trágica lista, con seis muertos, todos ellos asesinados en atentados islamistas en medio de una «impunidad total». El país asiático iguala con México en número de víctimas en los últimos cinco años.

La caída del número de periodistas asesinados contrasta con el récord de informadores tras las rejas, tras el aumento del 20% registrado en 2021, reflejo de «la amplificación de una represión cada vez más implacable contra la información independiente».

El retorno de la junta militar al poder en Birmania, el endurecimiento de la situación en Bielorrusia y la mano dura de China en Hong Kong explican en buena medida el empeoramiento histórico de la situación.

China se mantiene como la mayor prisión del mundo para periodistas, con 127 en el país más poblado del mundo, mientras Birmania accede a la segunda plaza, con 53, desbancando a Vietnam (43) y Arabia Saudí (31), que también ha sido superada por Bielorrusia (32).

Afganistán y México fueron los países más peligrosos para ejercer la profesión periodística en 2021, con 12 y 10 asesinatos respectivamente, indicó el informe anual de la Campaña Emblema de Prensa (PEC), que registró al menos 77 muertes violentas de reporteros en 28 países.

Entre los periodistas asesinados en México están Fidel Ávila (La Ke Buena radio), Teresa Aracely Alcocer (radio La Poderosa), María Elena Ferral (Diario del Xalapa/El Quinto Poder) o Víctor Fernando Álvarez (Punto x Punto Noticias). En el acumulado de los últimos cinco años, México es el país del planeta con más periodistas asesinados (66), por delante de los 53 de Afganistán y los 40 de la India.

Otros países destacados en la lista de 2021 fueron Pakistán (siete periodistas asesinados), la India (seis) y Filipinas y Yemen, con cuatro cada uno.

En Latinoamérica, donde se registraron un 22% de los asesinatos confirmados por PEC (17, diez menos que en 2020), también murieron dos reporteros en Brasil, otros tantos en Colombia y al menos hubo una víctima mortal en Ecuador, Guatemala y Haití.

Más de la mitad de las muertes se produjeron en Asia (40), mientras que en África hubo 14, cinco en Europa y una en Norteamérica (el estadounidense Zachary Stoner, fundador del canal de YouTube ZackTV).

«El número de periodistas asesinados ha disminuido un 8 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que supone una ligera mejora», subrayó el secretario general de PEC, Blaise Lempen, quien señaló que el descenso de muertes en países latinoamericanos (exceptuando México) ha explicado en parte ese descenso.

Más de un tercio de los periodistas asesinados (29) fallecieron en zonas en conflicto como Afganistán, Azerbaiyán, Burkina Faso, República Democrática del Congo, Etiopía, Palestina, Somalia, Siria o Yemen. Los grupos terroristas fueron responsables de al menos 20 asesinatos, lo que supone un aumento con respecto a años anteriores.

Los asesinatos de periodistas en el país son «un problema de Estado», reconoció este martes la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

«En México, por sus características y magnitud, se trata de un verdadero problema de Estado», advirtió el organismo en un posicionamiento.

La CNDH condenó los recientes homicidios del periodista Fredy López, asesinado a tiros la semana pasada a las puertas de su casa en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y del fotorreportero Alfredo Cardoso, secuestrado en su domicilio de Acapulco, Guerrero, quien fue torturado y asesinado.

Desde París, la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, también se sumó a la condena contra estos dos ataques y “pidió a las autoridades mexicanas que investiguen estos crímenes y lleven a los responsable ante la justicia.

Según Reporteros Sin Fronteras, México encabezó en 2020 la lista mundial de periodistas asesinados, con ocho crímenes, seguido de Afganistán e Irak, con seis, mientras que en lo que va de 2021, al menos siete periodistas mexicanos han muerto por ejercer su labor.

«De acuerdo con datos disponibles por esta Comisión Nacional, la mayor parte de los asesinatos contra periodistas son cometidos precisamente por el ejercicio de su profesión, e involucran al crimen organizado y a autoridades locales», expuso la CNDH.

La organización Artículo 19 ha contabilizado en el primer semestre de este año 362 agresiones contra la prensa, en su mayoría intimidaciones y amenazas. Sin referirse a estas cifras, la CNDH reconoció que las agresiones contra la prensa no se limitan a homicidios.

«También tenemos los desplazamientos que la propia violencia o las amenazas generan, que no solo limitan el ejercicio periodístico, sino que afectan la estabilidad de sus familias», expresó.

Asociaciones internacionales han catalogado a México como uno de los países más peligrosos del mundo que no están en guerra para ejercer el periodismo. El 98% de las agresiones quedan impunes, según Artículo 19.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha recibido críticas de organizaciones internacionales por estigmatizar a la prensa, el gobierno prometió este martes «acabar con la impunidad» de los crímenes contra la prensa.

«En el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, el Gobierno de México trabaja para defender la libertad de expresión y proteger a los comunicadores», tuiteó Jesús Ramírez, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia.

Finalmente, la CNDH urgió al Estado mexicano, a organismos civiles y sociedad en general, a construir mecanismos eficaces para atacar el problema de fondo, prevenir las agresiones, así como avanzar en la investigación y castigo de los delitos.

Foto: Twitter @article19mex 

Un total de 227 defensores del medio ambiente fueron asesinados en 2020 en todo el mundo, con Colombia al frente de la lista al ser el país con el mayor número de homicidios, según un informe divulgado este lunes por la organización Global Witness.

Esta organización no gubernamental señala que, a medida que se intensifica la crisis climática, con incendios forestales, sequías que destruyen tierras agrícolas o inundaciones, la situación de las comunidades y los defensores de la tierra empeora.

Según la ONG, con sede en el Reino Unido, un promedio de cuatro defensores del medio ambiente han sido asesinados cada semana desde que se firmara el Acuerdo de París sobre cambio climático en 2015, aunque puntualiza que es probable que haya más.

Según el documento, al menos el 30% de los ataques registrados estaban relacionados con la explotación de recursos, como talado, represas hidroeléctricas, minería y agroindustria a gran escala.

La tala, de acuerdo con la ONG, fue la industria vinculada a la mayor cantidad de asesinatos en 2020, con 23 casos, en países como Brasil, Nicaragua, Perú y Filipinas.

El responsable de las campañas de Global Witness, Chris Madden, dijo que le gustaría «algún día» informar del fin de la violencia contra quienes defienden el planeta, pero que continuarán denunciándolo si los gobiernos siguen sin tomarse en serio la protección de los ecologistas.

El informe subraya que Colombia volvió a ser el país con mayor número de ataques registrados, con 65 defensores asesinados en 2020, y resalta que un tercio de estos ataques fueron contra indígenas.

Después de Colombia le sigue nuestro país, con 30 asesinatos. Además de ser el segundo país con más asesinatos, México vivió un aumento del 67% de estos crímenes respecto a 2019.

El tercer puesto mundial lo ocupa Filipinas con 29, seguido en su mayoría por países latinoamericanos: Brasil con 20 asesinatos, Honduras (17), República Democrática del Congo (15), Guatemala (13), Nicaragua (12), Perú (6), India (4), Indonesia (3), Suráfrica (2) y Tailandia (2).

En 2020 hubo también numerosos ataques contra defensores indígenas en México, América Central y del Sur, Filipinas e Indonesia. Nicaragua fue testigo de 12 asesinatos, en comparación con 5 en 2019, lo que lo convierte en el país más peligroso per cápita para los defensores de la tierra y el medio ambiente en 2020.

En Brasil y Perú, casi las tres cuartas partes de los ataques registrados tuvieron lugar en la región amazónica de estos países. También se documentaron 18 asesinatos en África en 2020, en comparación con 7 en 2019.

El informe resalta que la pandemia, en lugar de reducir los crímenes, hizo de los defensores un blanco más fácil al estar encerrados en sus casas. La organización alerta además de un aumento en el tipo de amenazas, con más arrestos, campañas de desprestigio y criminalización bajo una retórica antiterrorista.

América Latina sigue siendo la región más peligrosa del mundo para los defensores del medioambiente: 3 de cada 4 ataques registrados en el 2020 sucedieron en la región y 7 de los 10 países más afectados son latinoamericanos.

Foto: Global Witness

En el primer semestre de 2021 se registraron 362 agresiones contra la prensa en nuestro país, «lo que equivale a un periodista agredido cada 12 horas», indicó la organización Artículo 19.

Al presentar su informe del 1° semestre del año sobre la libertad de expresión en México, la organización detalló que los estados con más agresiones hacia la prensa durante este periodo fueron la Ciudad de México, con 64 agresiones; Tamaulipas y Quintana Roo, con 23 cada una; Puebla, con 22; Guerrero, con 21, y Baja California, con 19.

Entre las principales agresiones documentadas estuvieron las intimidaciones y hostigamientos, en segundo lugar las amenazas, y después le siguieron los ataques físicos y el uso ilegítimo del poder público.

Además, los principales agresores de los comunicadores son los agentes del Estado: funcionarios públicos, fuerzas de seguridad y elementos de las Fuerzas Armadas, que cometieron el 37.33% de los casos documentados en el periodo.

En tanto, el proceso electoral que culminó fue la principal cobertura de riesgo, pues, según registró el organismo, integrantes de partidos políticos atacaron a la prensa en 56 ocasiones.

En el informe también se destacó un incremento en las agresiones a periodistas por internet, espacio en el que ocurren 1 de cada 3 ataques. Estas agresiones, precisó, incluyen campañas de desprestigio y comunicaciones intimidatorias, hasta ataques cibernéticos e intentos de acceso a sus cuentas.

«Periodistas y medios viven un constante embate de amedrentamiento ante el cual las autoridades siguen sin tener preparación o respuesta», denunció Artículo 19.

La organización también documentó 120 agresiones contra mujeres periodistas en el primer semestre de este año. De estas, al menos 35 tuvieron un componente de género o connotación sexual aunque en su mayoría fueron intimidaciones y hostigamientos (49 casos), principalmente a través de campañas de desprestigio y comunicaciones intimidatorias.

Otro dato que reveló el informe de Artículo 19 es que en los primeros seis meses de este año tres periodistas fueron asesinados en posible vínculo con su labor: Benjamín Morales Hernández, asesinado el 3 de mayo en Sonora; Gustavo Sánchez Cabrera, acribillado el 17 de junio en Oaxaca, y Saúl Tijerina Rentería asesinado el 22 de junio en Coahuila.

A estos se suman los crímenes de Ricardo López Dominguez, el 22 de julio, en Guaymas Sonora, y el de Jacinto Romero Flores, perpetrado el 19 de agosto en Ixtaczoquitlán, Veracruz.

«Con ello, son 22 periodistas los que han sido asesinados durante el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador», destacó la organización.

Artículo 19 señaló que estas cifras indican que «en este tercer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la violencia contra la prensa sigue sin mostrar alguna señal de revertirse».

Al lanzar una crítica al Estado por seguir sin cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos, libertad de expresión y acceso a la información, lo urgió a la toma de acciones coordinadas entre las distintas entidades y niveles de gobierno con el fin de proteger a la prensa en México.

Foto: Twitter @article19mex

Al menos 68 defensores de derechos humanos y 43 periodistas han sido asesinados durante el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), confirmó la Secretaría de Gobernación (Segob).

El informe de la Segob llega luego de que ayer el periódico Reforma reportara que desde diciembre de 2018, cuando AMLO asumió, se ha asesinado al menos a 56 activistas.

La nota de Reforma citó datos de la organización Frontline Defenders, la cual contabilizó 24 defensores de derechos humanos asesinados en 2019, además de otros 20 en 2020 y los 12 citados por la CNDH en 2021.

La Secretaría informó además que el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas cuenta con 1,478 personas beneficiarias en la mayoría de las 32 entidades federativas. Puntualizó que solo seis entidades cuentan con organismos locales de protección en esta materia: Ciudad de México, Veracruz, Colima, Guanajuato, Guerrero y Puebla.

En un comunicado, Gobernación dijo que «según cifras que se han generado desde el propio mecanismo, desde diciembre de 2018 a la fecha, se han asesinado a 43 periodistas y 68 personas defensoras de derechos humanos, de los cuales 7 periodistas y 2 personas defensoras eran beneficiarios del mecanismo de protección».

La dependencia recordó que el mecanismo es una garantía de protección a derechos humanos erigida dentro del Estado mexicano para salvaguardar la vida, integridad, libertad y seguridad, de quienes ejercen el periodismo, la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión.

Además, dijo que un elemento que visibiliza la crisis de derechos humanos es el nivel de riesgo que sufren periodistas y personas defensoras de derechos humanos al realizar su labor a lo largo y ancho del país.

También señaló que de diciembre de 2018 a la fecha se ha incrementado el número de personas beneficiarias en más del 80% y se ha fortalecido.

Precisó que en 2019 y 2020 se destinaron al mecanismo 783 millones de pesos, mientras que en este año se aprobó un presupuesto de 227.6 millones de pesos y se solicitó una ampliación de 189 millones de pesos, lo cual daría un presupuesto total para 2021, de 416.6 millones de pesos.

Cuestionado sobre el tema, el presidente López Obrador lamentó los fallecimientos y dijo que se lucha para que esto no suceda, aunque calificó de «propaganda» lo publicado por el diario, a quien considera adversario de su gobierno.

El mandatario señaló que su gobierno está haciendo su trabajo «y tu periódico (al referirse al reportero de Reforma) es un boletín del conservadurismo en México (…) Todos los días, como nunca, se dedica a atacarnos», indicó AMLO, y aseguró que muchas de las notas de dicho diario «son inventadas».

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exigió este proteger a candidatas y candidatos ante el creciente número de homicidios en la recta final de las campañas y a poco más de dos semanas de la jornada electoral.

«Hacemos un respetuoso y enérgico llamado a los Poderes de la Unión y a los gobiernos federal, estatales y municipales para que cumplan con sus obligaciones, brinden seguridad a los aspirantes a un cargo de elección popular», demandó la Coparmex.

La declaración se produce mientras se recrudece la violencia en las campañas, que suman al menos 88 políticos asesinados, de los que 34 eran aspirantes o candidatos, desde que se inició el proceso electoral en septiembre pasado, según la consultora Etellekt.

Tan solo esta semana, asesinaron a una candidata de oposición en Guanajuato, secuestraron a un político en Michoacán y atentaron contra el candidato del partido Fuerza por México, José Alberto Alonso, en Acapulco, Guerrero.

En respuesta a este último hecho, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lamentó la violencia, pero defendió el plan de protección que emprendió la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y atribuyó la polémica a la «temporada de elecciones».

«Se trata de una contienda política, hay intereses. Y también los medios de información, no todos desde luego, con el afán de enrarecer el ambiente. Antes le llamaban sensacionalismo, ahora es el amarillismo», expresó en su rueda de prensa de la mañana.

La Coparmex exigió investigar los hechos de violencia y castigar a los culpables. Señaló que los ciudadanos merecen un México en paz, por lo que no se puede permitir la violencia política que, además de afectar la vida cotidiana de los mexicanos, condiciona la libertad del ejercicio democrático.

El próximo 6 de junio, México tendrá las elecciones más grandes de la historia, cuando casi 93.5 millones de ciudadanos están llamados a votar por los 500 diputados federales, 15 de 32 gobernadores estatales, 30 Congresos locales y 1,900 Ayuntamientos.

La Coparmex pidió «redoblar los esfuerzos» para garantizar la seguridad de los candidatos y de la ciudadanía para que puedan acudir a las urnas «en un clima de paz y tranquilidad».

«(Convocamos) a los actores políticos a cambiar los ataques y descalificaciones por propuestas y soluciones para generar un clima de tranquilidad previo a las elecciones», remató la Confederación.