Tag

ataque

Browsing

Estados Unidos mató al líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, con un misil teledirigido mientras estaba en un balcón de su casa en el centro de Kabul, en Afganistán, según funcionarios de Washington, lo que supone el mayor golpe para los militantes desde que Osama bin Laden fue abatido hace más de una década.

El gobierno talibán de Afganistán no ha confirmado la muerte de Zawahiri, un cirujano egipcio sobre cuya cabeza pesaba una recompensa de 25 millones de dólares y que ayudó a coordinar los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, en los que murieron casi 3,000 personas.

Funcionarios estadounidenses dijeron que Zawahiri murió cuando salió al balcón de su casa segura en Kabul a las 6:18 de la mañana del domingo y fue alcanzado por misiles Hellfire de un avión no tripulado estadounidense.

«Ahora se ha hecho justicia, y este líder terrorista ya no existe», dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en declaraciones televisadas desde La Casa Blanca la tarde de ayer. «No importa el tiempo que lleve, no importa dónde te escondas, si eres una amenaza para nuestro pueblo, Estados Unidos te encontrará y te eliminará».

Biden dijo que autorizó el ataque de precisión tras meses de planificación; resaltó que no murieron civiles ni familiares.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, confirmó previamente que se produjo un ataque en Kabul el domingo y lo calificó de violación de los «principios internacionales».

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que una casa en un exclusivo barrio residencial en el centro de la ciudad fue alcanzada por un cohete en Sherpoor. «No hubo víctimas ya que la casa estaba vacía», dijo Abdul Nafi Takor, el portavoz.

Las autoridades talibanes establecieron una red de seguridad alrededor de la casa y no se permitió a los periodistas acercarse.

El portavoz de La Casa Blanca, John Kirby, dijo que Estados Unidos no tenía confirmación de ADN de la muerte de Zawahiri. «No vamos a tener esa confirmación», dijo a CNN, describiendo una «confirmación visual» junto con otras fuentes.

Un alto funcionario de la administración dijo a periodistas que la inteligencia estadounidense determinó con «alta confianza» que Zawahiri fue abatido.

Kirby también dijo que queda una pequeña presencia de Al Qaeda en Afganistán. «Vamos a seguir vigilantes, vamos a seguir manteniendo la capacidad», dijo Kirby en entrevista con MSNBC, añadiendo que Washington tiene la capacidad de llevar a cabo un ataque antiterrorista desde lejos.

Foto: Twitter @sandro_pozzi

Un sacerdote fue baleado ayer cuando viajaba en un vehículo por una localidad de Guerero, esto a un mes del asesinato de dos religiosos jesuitas en Chihuahua, lo que generó fuertes críticas de la cúpula de la Iglesia católica contra la política de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El religioso, identificado como Felipe «N», Párroco de San Gerardo María Mayela, de Iguala, Guerrero, fue atacado la tarde de AYER por  desconocidos en las cercanías del municipio de Chilapa, Guerrero, indicó la Fiscalía General estatal.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, los agresores, que iban en una motocicleta, se acercaron al vehículo en el que se trasladaba el sacerdote y le dispararon varias veces.

El religioso sufrió una herida en la cabeza por el impacto de un proyectil de arma de fuego y su condición era delicada, informó la Fiscalía. El vehículo recibió cuatro impactos de bala.

La dependencia añadió que se trasladaron al lugar, agentes de la Policía Investigadora Ministerial y personal de Servicios Periciales, para realizar las investigaciones correspondientes que permitan esclarecer el hecho.

El ataque contra el religioso ocurrió a poco más de un mes del asesinato de los jesuitas  Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar, que fueron baleados junto a un guía turístico el 20 de junio dentro de un templo en la comunidad de Cerocahui, en Chihuahua.

Las autoridades identificaron como sospechoso de esos homicidios al jefe de una banda local, al parecer vinculado al Cártel de Sinaloa, quien está prófugo.

Las muertes de los dos jesuitas desataron las críticas de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que solicitó al gobierno de López Obrador que revise las políticas de seguridad. Las autoridades eclesiásticas convocaron este mes jornadas de oración en las iglesias del país para protestar contra la violencia.

Siete sacerdotes han sido asesinados en lo que va del sexenio de López Obrador, según las cifras del Centro Católico Multimedial.

Foto: Twitter @chilapensis

El hombre acusado de matar a siete personas en un desfile del Día de la Independencia el lunes pasado, confesó a la policía que después de efectuar los disparos desde la azotea de un edificio en Highland Park, huyó a la zona de Madison, Wisconsin, a fin de perpetrar otro tiroteo allí.

El hombre regresó a Illinois porque decidió que no estaba preparado para efectuar un tiroteo en Wisconsin, y entonces lo arrestaron, dijo el vocero de la unidad policial del condado Lake encargada de investigar grandes crímenes, Christopher Covelli, después de una audiencia.

Un juez de Illinois ordenó mantener preso al sospechoso sin la posibilidad de la libertad bajo fianza. La policía halló los casquillos de 83 proyectiles y tres cargadores de municiones en la azotea desde la cual efectuó los disparos, dijo el fiscal del condado Lake, Ben Dillon.

Robert E. Crimo III fue acusado de siete homicidios por los disparos que provocaron la huida de cientos de participantes y espectadores del desfile, entre ellos muchos niños con sus padres. Inmediatamente, comenzó la búsqueda en Highland Park, un suburbio de clase media alta a orillas del lago Michigan.

Antes de la confesión, el abogado de Crimo había dicho que su defendido planeaba declararse inocente.

Se utilizó un fusil semiautomático «semejante a un AR-15» para disparar los proyectiles desde la azotea de un edificio comercial hacia los espectadores del desfile, dijo el vocero de la fuerza policial del condado Lake.

Y si bien en el lugar de los hechos perdieron la vida seis personas, la séptima víctima murió el martes en un hospital. Cerca de 40 personas resultaron heridas en el ataque, que el sospechoso había planeado durante semanas, dijo el vocero policial Christopher Covelli.

Hace unos tres años, la policía fue a la casa de Crimo cuando un familiar llamó para decir que amenazaba con «matar a todos». Covelli dijo que la policía confiscó 16 cuchillos, una daga y una espada, pero no encontró armas de fuego en ese momento, en setiembre de 2019.

En abril de 2019, la policía acudió ante la denuncia de un intento de suicidio del mismo sospechoso, dijo Covelli.

Crimo adquirió legalmente este año el fusil utilizado en el ataque en Illinois. En total, compró cinco armas de fuego que los agentes hallaron en la casa de su padre.

En el ataque, un mexicano murió tras recibir un disparo, y se confirmó que tres más fueron trasladados a hospitales tras resultar heridos. Inicialmente se había informado sobre dos connacionales heridos, pero ayer, la cónsul de México en Chicago confirmó al tercer mexicano herido.

Autoridades localizaron la tarde de ayer los cuerpos de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico asesinados el lunes en una iglesia de Chihuahua, crimen que alcanzó réplica internacional al grado que el Papa Francisco lo lamentó en sus audiencias.

«Hemos logrado localizar y recuperar (…) los cuerpos de los sacerdotes jesuitas Javier Campos, Joaquín Mora y del guía de turistas Pedro Palma», dijo en un video en redes sociales la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos.

La identidad de las víctimas ya fue confirmada por expertos forenses mientras que la fiscalía estatal anunció una recompensa de unos 5 millones de pesos por información que lleve a la captura del presunto asesino, quien ha sido identificado como José Noriel Portillo, apodado «El Chueco», de 30 años de edad y quien ya era buscado por el asesinato de un turista estadounidense en 2018.

Los sacerdotes Campos, de 79 años, y Mora, de 81, fueron baleados el lunes en la localidad de Cerocahui «mientras intentaban defender a un guía turístico que buscaba refugio» en su parroquia, según la orden religioso a la que pertenecían, conocida como la Compañía de Jesús.

Tras asesinar a los dos sacerdotes y al guía de turistas, el agresor junto con otros hombres armados se llevaron los cuerpos de sus víctimas pese a las suplicas para que los dejaran a otro religioso que presenció los hechos.

El fiscal del estado, Roberto Javier Fierro Duarte, detalló que el pasado lunes se atendió el reporte de que “El Chueco”, arribó a un domicilio de Cerocahui, a fin de localizar a Paul «B», un habitante de la comunidad, ya que un día antes se había llevado a cabo un juego de béisbol en el que participó un equipo patrocinado por el criminal, y tras haber sido derrotado, se generó una disputa con el otro equipo en el que contendían los hermanos Paul «B» y Armando «B».

Aseguró que de acuerdo con versiones de un testigo, “El Chueco” detonó un arma de fuego en contra de Paul «B», privó de la libertad a Armando «B». y posteriormente prendió fuego a la vivienda. Horas más tarde, en un hotel del poblado, Pedro «P», guía de turistas, interactuó con “El Chueco”, lo que terminó en el ataque.

Jorge Atilano González, también sacerdote jesuita, explicó a Milenio que los sacerdotes conocían al agresor pues era de la zona y por eso intervinieron para tratar de calmarlo.

«Se quiso confesar» luego de disparar, dijo Atilano González al citar el testimonio del tercer sacerdote que estuvo en el templo. «Lo que creemos es que estaba en estado alcoholizado o de adicción por la reacción que tuvo», detalló.

Al tema ha escalado internacionalmente, y llegó a la audiencia general semanal del Vaticano, donde el Papa Francisco expresó tristeza y consternación por el crimen de sus compañeros de orden, a quienes llamó «hermanos» y que dijo, desarrollaban su labor en comunidades indígenas tarahumara.

«Hay tantos asesinatos en México. Estoy cerca, en afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia», dijo.

Según la ONG Centro Católico Multimedial, unos 30 sacerdotes han sido asesinados en la última década en nuestro país.

Un ataque armado en un hotel y un bar aledaño en Guanajuato, dejó como saldo al menos 11 personas muertas, confirmaron este martes autoridades locales.

La agresión ocurrió durante la noche del ayer y la madrugada de hoy en el municipio de Celaya, cuando un comando de sujetos armados disparó contra personas que se encontraban en el Hotel Gala y contra clientes de un bar contiguo, en el barrio Lindavista.

En el lugar murieron 10 personas, mientras que una mujer que resultó herida murió camino al hospital.

Además, fue colocada una cartulina con las iniciales del Cártel Santa Rosa de Lima, formado en Guanajuato, en contra del rival Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), conocido como uno de los más peligrosos de México.

Ambas organizaciones han mantenido una disputa desde hace años por el control de territorio para el tráfico de drogas, extorsión a comerciantes y robo de hidrocarburos, el huachicoleo.

La secretaria del Gobierno de Guanajuato, Libia García, condenó el hecho y prometió acompañar a las víctimas y sus familias, aunque no ofreció más detalles.

«Estaremos dando puntual seguimiento y trabajando de manera cercana y coordinada con las autoridades del Municipio de Celaya, FGE Guanajuato (la Fiscalía General del Estado), así como de las instancias Federales para que se dé con los responsables y se haga justicia», escribió en sus redes.

Desde el 2018, Guanajuato, el sexto más poblado de México, ha estado en los primeros lugares de mayor cantidad de asesinatos en el país.

Apenas ayer, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) lo colocó en segundo lugar nacional con 993 homicidios dolosos en el primer cuatrimestre del año. En el 2021 registró 3,516 homicidios dolosos, de acuerdo con cifras oficiales.

Según las autoridades locales, nueve de cada 10 asesinatos tienen algún vínculo con el crimen organizado.

Adicional, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México informó que abrió una investigación por el delito de homicidio, por disparo de arma de fuego, contra tres personas, una mujer y dos hombres, en la colonia Roma.

En un comunicado, la Fiscalía señaló que de acuerdo con reportes preliminares, las víctimas fueron atacadas al interior de un edificio que alberga diferentes oficinas, el cual se encuentra ubicado en la calle de Durango.

Dijo que el probable agresor llegó hasta una de las oficinas, un despacho jurídico, donde llevó a cabo la agresión y posteriormente huyó en una motocicleta.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) capitalina dijo que al parecer «se trató de una agresión directa, donde tres personas perdieron la vida y una resultó lesionada». Relató que agentes de la dependencia llegaron al lugar donde hallaron los cuerpos de las tres personas.

Y aunque estos son solo dos de los casos que refleja la ola violenta que se vive en México, el gobierno federal insiste en que su estrategia de seguridad, «abrazos, no balazos» está dando resultados.

En Broojula, Eduardo Guerrero, especialista en temas de seguridad, analiza la estrategia del gobierno federal en materia de seguridad.

Cuatro personas murieron este lunes en un ataque a balazos perpetrado por presuntos sicarios en un palenque, donde se realizan peleas de gallos, en Morelia, Michoacán.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que el ataque al palenque clandestino ocurrió en la madrugada de este lunes 2 de mayo en una finca habilitada para las peleas de gallos en el poblado de Los Pirules.

En este sitio fueron asesinados a balazos cuatro hombres que realizaban apuestas, mientras que dos más resultaron heridos.

La Policía Estatal, Guardia Nacional y el Ejército desplegó un operativo en la zona en busca de los agresores, quienes no han sido localizados hasta el momento.

Recordemos que apenas el 27 de marzo pasado un comando armado asesinó a 20 personas al atacar un palenque de gallos que se realizaba en el municipio de Zinapécuaro, a 80 kilómetros de Morelia.

Adicional, se informó que en la zona centro de Zitácuaro, presuntos sicarios se enfrentaron a balazos con agentes de la Policía Municipal, de la Guardia Nacional y del Ejército.

El Ayuntamiento de Zitácuaro reveló que el enfrentamiento ocurrió en la noche de ayer, cuando los uniformados desplegaron un operativo tras recibir llamadas anónimas en las que se reportaba la presencia de personas armadas.

Durante el enfrentamiento, cuatro presuntos delincuentes fallecieron mientras que tres policías resultaron heridos por bala. Autoridades reportaron que una mujer fue detenida tras ser identificada como posible acompañante de los civiles armados.

En Zitácuaro autoridades han identificado la presencia de los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG), de Los Correa, de la Familia Michoacana y de Los Caballeros Templarios.

En lo que va de año, en Michoacán se han producido varias matanzas fruto de los choques entre grupos del crimen organizado. Según datos oficiales, en los primeros tres meses del año este estado acumula 756 homicidios dolosos.

Foto: Twitter @Calvarie_Locus

Rusia confirmó este viernes haber atacado Kiev, capital de Ucrania, con armas de «alta precisión» en plena visita del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

En este ataque murió la productora y periodista de la emisora financiada por Estados Unidos, Radio Free Europe/Radio Liberty, después de que su vivienda recibiera el impacto de un misil.

El ministerio de Defensa de Rusia informó que lanzó un ataque aéreo de «alta precisión de largo alcance» contra los talleres de la empresa espacial y de fabricación de misiles Artyom en Kiev.

El primer bombardeo en la capital desde mediados de abril se produjo después de que Guterres visitara Bucha y otras ciudades en la periferia de Kiev. «Es una zona de guerra, pero causa conmoción que esto haya ocurrido cerca del lugar en que nos encontrábamos», dijo Saviano Abreu, un portavoz de la ONU que acompañaba a Guterres.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski denunció el ataque como intento de «humillar a la ONU y a todo cuanto esta organización representa».

Alemania criticó el ataque tildándolo de «inhumano» y afirmó que muestra que el presidente ruso Vladimir Putin «no tiene ningún respeto por el derecho internacional».

El secretario general de la ONU condenó el ataque como «malvado» y tras visitar Bucha pidió a Moscú «cooperar» con la Corte Penal Internacional a fin de «establecer las responsabilidades», sobre los presuntos crímenes cometidos contra civiles en esta localidad. Señaló que hay una investigación en marcha contra diez soldados rusos sospechosos de cometer atrocidades en Bucha, donde decenas de cadáveres vestidos de civiles fueron encontrados tras el retiro de las tropas de Moscú.

Horas antes del bombardeo en Kiev, el presidente estadounidense Joe Biden solicitó al Congreso 33,000 millones de dólares de ayuda adicional para respaldar a Ucrania frente a «las atrocidades y agresiones» rusas. «El costo de esta pelea no es barato. Pero ceder ante la agresión va a ser más costoso si permitimos que suceda», defendió el presidente estadounidense.

Tras semanas de conflicto sin que las tropas rusas lograran capturar la capital ucraniana, ahora los esfuerzos de Moscú están centrados en lograr un avance significativo en el este y a asentar su control en la zona sur, en torno al puerto de Mariúpol.

Las autoridades ucranianas indicaron que tienen previsto para este viernes un plan para evacuar a los civiles atrapados en la planta de Azovstal sitiada por las fuerzas rusas en Mariúpol. Cientos de militares y civiles ucranianos, entre ellos decenas de niños, están refugiados en esta planta.

En tanto, Kiev ha admitido que las fuerzas rusas han capturado varias localidades en la región del Donbás, en el este.
La primera fase de la invasión lanzada por Rusia el 24 de febrero fracasó a la hora de capturar Kiev o para derrocar al gobierno ucraniano, tras enfrentar una aguerrida resistencia, que fue reforzada por las armas enviadas a Ucrania por países occidentales.

Ahora la campaña rusa se centra en capturar territorios en el este y en el sur de Ucrania y también utilizar misiles de largo alcance contra zonas del oeste y del centro del país.

Las autoridades rusas denunciaron ante Naciones Unidas sus sospechas de que Ucrania prepara un «montaje» de fosas comunes en la ciudad de Ragovka, cerca de la capital, Kiev.

El enviado adjunto de Moscú ante la ONU, Dimitri Polianski, ha reiterado las acusaciones de Rusia a Ucrania por su supuesta autoría del ataque sobre la estación de tren de Kramatorsk del pasado viernes, que dejó cerca de 40 personas sin vida.

En este sentido, dijo que aunque que aquella «provocación» falló, las autoridades ucranianas «tratan de tener en cuenta sus errores y de trabajar de forma más limpia».

«Se están esforzando mucho. En los últimos días hemos pasado información a la ONU sobre las próximas provocaciones que estarían preparando», ha añadido Polianski en alusión a las supuestas fosas comunes de Ragovka.

Por otro lado, informó que periodistas de medios occidentales habrían presuntamente llegado a la ciudad de Kremina antes de un supuesto ataque de falsa bandera por parte del Ejército ucraniano.

Por otro lado, Polianski acusó a las autoridades ucranianas de haber estado maltratando y adoctrinando a la población desde hace al menos ocho años. «Es triste que Ucrania se haya hundido en la crueldad desenfrenada y ciega sin ir a la zaga de Estado Islámico», dijo.

En este contexto, el enviado adjunto ante Naciones Unidas justificó que la «operación militar» en territorio ucraniano «no tenía alternativa» y es «necesaria» no solo para el «futuro de Ucrania», si no, según él, para «la seguridad de Rusia y todos sus demás vecinos».

Paralelamente, el alcalde de Mariúpol declaró este lunes que más de 10,000 civiles han muerto en esa ciudad desde que Rusia invadió al país a finales de febrero pasado.

El alcalde añadió que las fuerzas rusas han llevado crematorios móviles para incinerar los restos humanos y se niegan a permitir corredores humanitarios a la ciudad, en un intento por encubrir las matanzas.

Horas antes, Rusia aseguró haber destruido sistemas de defensa antiaérea ucranianos en un aparente intento de conseguir la superioridad aérea y privar a Ucrania de armas que Kiev considera cruciales para hacer frente a una inminente ofensiva rusa desde el este.

Rusia aseveró que usó misiles crucero para destruir cuatro plataformas antiaéreas S-300 en las afueras de Dnipro.

Indicó que Ucrania recibió los sistemas antiaéreos de un país europeo al que no nombró. La semana pasada, Eslovaquia le dio a Ucrania sistemas S-300 de diseño soviético, pero niega que hayan sido alcanzados. Previamente Rusia reportó dos bombardeos contra sistemas similares en otros dos lugares.

La ofensiva inicial de Rusia se estancó en varios frentes ante la firme resistencia de los ucranianos, que les impidieron a los rusos tomar la capital y otras ciudades. La falta de superioridad aérea ha impedido a los rusos cobijar desde el aire a sus tropas en tierra, limitando su avance y probablemente haciéndolas blanco fácil de los ucranianos.

Ante su fracaso en tomar gran parte de Ucrania, Rusia ha recurrido al bombardeo aéreo de centros urbanos, el ejemplo de ello fue lo sucedido en Bucha. La guerra ha reducido a escombros a ciudades enteras, ha matado a miles de personas y ha dejado a Rusia política y económicamente aislada.

Un ataque con misiles contra una estación de tren abarrotada de gente en la ciudad ucraniana de Kramatorsk mató este viernes a cerca de 40 personas, informaron las autoridades, mientras los hospitales locales se saturaron por la cantidad de heridos que llegaron.

El gobernador regional de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, dijo que 39 personas murieron en el ataque. Las autoridades ucranianas habían calculado anteriormente que la cifra era de unas 30 personas. Los funcionarios cifraron el número de heridos entre 87 y 300.

Horas después de informar que las tropas ucranianas habían encontrado escenas brutales en un poblado al norte de Kiev, el presidente Volodymyr Zelenskyy dijo que había «miles» de personas en la estación en Kramatorsk cuando cayó el misil.

Zelenskyy acompañó un mensaje en redes sociales con fotos que mostraban un vagón de tren con las ventanillas rotas, maletas abandonadas y cuerpos tendidos en lo que parecía ser una zona de espera.  «Los rusos inhumanos no cambian sus métodos. Sin la fuerza ni el valor para enfrentarnos en el campo de batalla, destruyen cínicamente la población civil», dijo el presidente. «Esto es un mal sin límites. Y si no se lo castiga, jamás se detendrá.

La fiscalía general de Ucrania dijo que alrededor de 4.000 civiles estaban en la estación y sus alrededores, la mayoría de ellos mujeres y niños. El gobierno ucraniano ha estado pidiendo a la gente que abandone la zona ante una esperada nueva ofensiva de las fuerzas rusas.

Los separatistas respaldados por Rusia controlan parte de la región de Donestsk, pero Kramatorsk permanece bajo el control del gobierno ucraniano.

Tras fracasar en su intento de tomar la capital, Rusia se ha enfocado en el Donbás, una región industrial de mayoría rusófona en el este de Ucrania, donde rebeldes respaldados por Moscú combaten a las fuerzas ucranianas desde hace años y controlan algunas zonas.

En su discurso nocturno, Zelenskyy pronosticó que habría más hallazgos macabros en poblaciones del norte de las que se retiraron los rusos para concentrarse en el este. El mandatario advirtió que en la ciudad norteña de Borodianka, a apenas 30 kilómetros al noroeste de Bucha, podría haber aún más fallecidos al señalar que «allí es mucho más horrible».

Las autoridades ucranianas dijeron a principios de semana que en los alrededores de Kiev se habían encontrado 410 civiles muertos. Los voluntarios llevan días recopilando cadáveres, y el jueves retiraron más de Bucha. En la ciudad portuaria de Mariúpol, en el sur, las autoridades esperan encontrar prácticamente el mismo escenario. «La misma crueldad, los mismos crímenes terribles», afirmó Zelenskyy.

Durante una intervención telemática ante el Eduskunta, el parlamento finlandés, Zelenskyy indicó que la mayoría de la víctimas y heridos forman parte de los miles de civiles que esperaban a los trenes para ser evacuados de la ciudad. «Esta es la forma en que Rusia vino a proteger al Donbás, su manera de entender la protección de la población rusohablante», dijo el líder ucraniano.

El mandatario ucraniano denunció que Rusia está reclutando mercenarios de todo el mundo para continuar su agresión sobre Ucrania porque su propio ejército «no es suficiente» y señaló que la mayoría ni siquiera sabe por qué lucha.

Por su parte Rusia acusó a las fuerzas armadas ucranianas de haber disparado de manera deliberada un misil contra la estación de tren, rechazando así las acusaciones de que el ataque fuera perpetrado por ellos..

«El objetivo de este ataque orquestado por el régimen de Kiev contra la estación de tren de Kramatorsk era impedir que la población civil se fuera de la ciudad para poder usarla como escudo humano», dijo el Ministerio de Defensa ruso.

El ministerio aseguró que el ataque fue llevado a cabo desde la ciudad de Dobropillya, unos 45 kilómetros al suroeste de Kramatorsk. «Los misiles tácticos Tochka-U, de los cuales se encontraron fragmentos cerca de la estación de trenes de Kramatorsk, solo son usados por las fuerzas armadas ucranianas», agregó el ministerio.

El presidente estadounidense Joe Biden anunció este jueves una nueva ronda de sanciones contra Rusia por invadir Ucrania.

Desde La Casa Blanca, el demócrata acusó al líder ruso, Vladimir Putin, de «elegir esta guerra» y advirtió que su país asumirá las consecuencias de sus acciones.

Estados Unidos y sus aliados bloquearán activos de cuatro grandes bancos rusos, impondrán controles de exportación y sancionarán a oligarcas, dijo Biden.

Las sanciones coinciden con la insistencia de La Casa Blanca de tratar de castigar al sistema financiero de Rusia y el círculo cercano a Putin, al tiempo que imponen controles de exportación que buscan privar a las industrias y Ejército rusos de semiconductores y otros productos estadounidenses de alta tecnología.

Por ahora, Biden se abstuvo de imponer sanciones más severas, incluida la exclusión de Rusia del sistema de pago SWIFT, que permite las transferencias de dinero de un banco a otro en todo el mundo, o al sector energético ruso.

En tanto, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció sanciones contra 58 individuos y entidades rusas en respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Moscú, que describió como «una amenaza enorme para la seguridad y la paz en todo el mundo».

«Hoy, a la luz del ataque militar imprudente y peligroso de Rusia, estamos imponiendo más sanciones severas», dijo Trudeau en una conferencia de prensa.

Las sanciones apuntan a miembros de la élite rusa y sus familias, el grupo Wagner, una empresa militar privada, y a los bancos rusos, dijo, y agregó que Canadá estaba además cancelando los permisos de exportación para Rusia.

«El descarado desprecio del presidente Putin por el derecho internacional, la democracia y la vida humana es una enorme amenaza para la seguridad y la paz en todo el mundo», dijo Trudeau.

El primer ministro prometió «castigar a Rusia» y «responder con fuerza» a su violación de las reglas que rigen el orden mundial, así como de la carta de la ONU.

En una llamada telefónica con el presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski, momentos antes de pronunciar su discurso televisado a nivel nacional, Trudeau dijo que le prometió el firme apoyo de Canadá a la soberanía y el derecho a la autodeterminación de Ucrania.

Por su parte el Consejo de Europa apuntó este jueves que tras la agresión militar rusa a Ucrania estudia imponer nuevas sanciones a Rusia, país al que ya había sancionado en 2014 por la anexión ilegal de la península de Crimea.

La organización panaeuropea señaló que convocó una reunión para este viernes en la que se evaluarán las medidas que pueden tomarse y que podrían incluir la aplicación del artículo 8 de sus estatutos, que permite suspender el derecho de representación de un Estado miembro y puede conducir a su exclusión.

El Consejo de Europa sostuvo en un comunicado que el ataque militar ruso viola la legalidad internacional y pidió a Rusia que cese de inmediato y sin condiciones sus operaciones militares en Ucrania, lanzadas a gran escala en la madrugada de este jueves.

La organización expresó su apoyo a Ucrania y su solidaridad con su población y condenó «con la mayor firmeza» la intervención rusa, cuyas represalias dijo que examinará en coordinación con su Asamblea Parlamentaria y con su secretaria general, Marija Pejcinovic.

El presidente ruso Vladimir Putin dice que se vio «forzado» a ordenar una operación militar en Ucrania debido a que Occidente se negó a tomar en cuenta los reclamos de seguridad de Rusia.

En una reunión con empresarios en el Kremlin, Putin dijo que la operación militar fue una «medida forzada» derivada de los riesgos de seguridad crecientes para Rusia.

Dijo que le sorprendió la «intransigencia» de Occidente ante los reclamos de seguridad de Moscú. «Me sorprendió que nadie se moviera un milímetro en ninguna cuestión», dijo. «No nos dejaron la posibilidad de actuar de otra manera».

Con respecto a las sanciones occidentales, dijo que Rusia sigue siendo parte de la economía global y no perjudicará al sistema del cual es parte mientras permanezca ahí.

«Nuestros socios deben comprenderlo y no ponerse el objetivo de expulsarnos del sistema», dijo en una aparente advertencia a Occidente.

El Ministerio de Defensa de Rusia dice que su Ejército ha destruido 74 instalaciones militares ucranianas, incluidas 11 bases aéreas.

El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, ordenó que los militares ucranianos sean tratados «con respeto» y a quienes depongan las armas se les ofrezcan salvaguardas. Además, el ministerio ruso confirmó la pérdida de un avión de ataque Su-25 debido a un «error del piloto».

Se espera que el Consejo de Seguridad de la ONU vote mañana por una resolución que condene a Rusia en los términos más enérgicos posibles por atacar a Ucrania y exija el retiro inmediato de todas sus fuerzas, dijo el jueves un alto funcionario de Estados Unidos.

De antemano se sabe que Rusia vetará la medida, que es legalmente vinculante.

Estados Unidos considera muy importante votar por dicha resolución para subrayar el aislamiento internacional de Rusia, y se prevé que el veto sea seguido rápidamente por una resolución de los 193 miembros de la Asamblea General, añadió el funcionario-

Un alto funcionario de la defensa de Estados Unidos dijo que el ataque de Rusia a Ucrania parece ser la primera fase de lo que probablemente será una invasión por etapas en gran escala. Indicó que los rusos se desplazan en tres ejes: de Crimea a Jerson, de Bielorrusia hacia Kiev y desde el noreste hacia Járkiv.

Por su parte el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que las fuerzas rusas tratan de apoderarse de la planta nuclear de Chernóbil. Más tarde, el asesor de la oficina presidencial de Ucrania, Mykhailo Podolyak señaló que «es imposible decir que la planta de energía nuclear de Chernóbil está segura después de un ataque de los rusos que no tiene ningún sentido».

Unas 40 personas han fallecido hasta el momento en el ataque del ejército ruso a Ucrania, dijo el gobierno ucraniano. Varias docenas de personas más han resultado heridas, aunque no se especificó si entre las víctimas había civiles.

Por su parte, Zelenskyy dijo que las autoridades ucranianas repartirán armas a quienes estén dispuestos a defender al país. «El futuro del pueblo ucraniano depende de cada ucraniano», señaló instando a todos aquellos que puedan participar en la defensa del país a presentarse en las instalaciones del Ministerio del Interior.

El primer ministro británico Boris Johnson dice que el presidente ruso Vladimir Putin «ha desatado la guerra en nuestro continente europeo» y que Gran Bretaña «no puede apartar la vista ni lo hará».

Por su parte el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que Francia y sus aliados europeos hicieron todo lo posible para evitar el ataque a Ucrania y advirtió e que no mostrarán «ninguna debilidad» en su respuesta.

Rusia lanzó este jueves un ataque contra Ucrania, golpeando ciudades y bases con bombardeos aéreos o artillería, mientras los civiles huían en trenes y autos.

El gobierno de Ucrania dijo que tanques y tropas rusas cruzaron la frontera en una «guerra de gran escala» que podría reescribir el orden geopolítico y cuyas consecuencias se hacían notar en todo el mundo.

Al iniciar la mayor agresión de Moscú a gran escala desde la invasión soviética de Afganistán en 1979, el presidente ruso Vladimir Putin anunció una gran operación militar en un discurso en el que restó importancia a las sanciones y condenas internacionales e hizo una sombría alusión al arsenal nuclear de su país al amenazar con «consecuencias que nunca han visto» a cualquier país extranjero que intentara interferir.

Según videos en publicados en redes sociales, se escuchaban sirenas y grandes explosiones en la capital ucraniana y otras ciudades, mientras la gente llenaba las estaciones de tren y las carreteras. El gobierno de la antigua república soviética informó de una anticipada invasión desde el este, el norte y el sur y reportó más de 40 muertos y decenas de heridos.

El jefe de la OTAN dijo que el «brutal acto de guerra» había roto la paz en el continente europeo, mientras la alianza liderada por Estados Unidos movilizaba más tropas hacia el este de Europa. «Esta es una invasión deliberada, a sangre fría y largamente planeada», afirmó Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, quien acusó a «Rusia de utilizar su fuerza para intentar reescribir la historia».

El conflicto ya estaba sacudiendo los mercados financieros mundiales: las acciones se desplomaron y los precios del petróleo se dispararon en medio de preocupaciones.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, cortó las relaciones diplomáticas con Rusia y declaró la ley marcial. Las autoridades instaron a la población, que llevaba un tiempo preparándose para una agresión, a no entrar en pánico. Funcionarios ucranianos indicaron que las tropas rusas estaban entrando en ucrania y se oyeron grandes explosiones en la capital, Kiev; Járkiv, en el este, y Odesa, en el oeste.

«A partir de hoy, nuestros países están en lados diferentes de la historia mundial», tuiteó Zelenskyy. «Rusia se ha embarcado en un camino del mal, pero Ucrania se está defendiendo y no renunciará a su libertad».

«Una guerra de gran escala ha comenzado en Europa», dijo por su parte el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak. «Rusia no sólo ataca a Ucrania, sino las normas de la vida cotidiana en el mundo moderno».

Líderes mundiales condenaron el ataque, que podría provocar enormes bajas, derribar el gobierno ucraniano elegido de forma democrática, alterar el equilibrio en Europa alcanzado tras la Guerra Fría y tener un grave impacto económico en todo el mundo.

Sin embargo, las potencias internacionales han dicho que no harán una intervención militar para defender a Ucrania.

Después de varias semanas en las que negó que tuviera planes de invadir, Putin aseguró que el ataque era necesario para proteger a civiles en el este de Ucrania, una afirmación falsa que Estados Unidos había pronosticado que usaría para justificar una invasión.

El mandatario ruso acusó a Estados Unidos y a sus aliados de desatender las exigencias de Rusia de evitar la entrada de Ucrania en la OTAN y ofrecer garantías de seguridad a Moscú. Su portavoz dijo el jueves que Rusia no tiene el objetivo de ocupar Ucrania, sino de «desmilitarizarla».

Los ataques comenzaron por aire, pero después la guardia fronteriza ucraniana publicó imágenes de cámaras de seguridad que mostraban una línea de vehículos militares rusos cruzando al territorio bajo control del gobierno ucraniano desde la península de Crimea, anexionada por Rusia.

El Ejército ruso afirmó haber inutilizado todas las defensas antiaéreas ucranianas en cuestión de horas y las autoridades europeas declararon el espacio aéreo del país como zona de conflicto activo. El sistema antiaéreo ucraniano y su fuerza aérea se remontan a la era soviética y se ven ampliamente superados por la enorme potencia aérea rusa y su arsenal de armas de precisión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió nuevas sanciones para castigar a Rusia por un ataque «no provocado e injustificado».

Anticipando condenas y contramedidas internacionales, Putin advirtió a otros países que no intervengan. «Quien intente detenernos, o simplemente cree amenazas para nuestro país y su gente, debe saber que la respuesta rusa será inmediata y llevará a consecuencias que nunca han visto en la historia».

En un recordatorio del poder nuclear de Rusia, Putin advirtió que «nadie debería tener dudas de que un ataque directo a nuestro país conducirá a la destrucción y a horribles consecuencias para cualquier agresor potencial».

El ataque comenzó incluso cuando Consejo de Seguridad la ONU se reunía para contener una invasión. Los miembros que aún desconocían el anuncio de Putin sobre la operación le pidieron que se retirara. El secretario general Antonio Guterres inauguró la reunión de emergencia y le dijo a Putin: «Dele una oportunidad a la paz».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este jueves que la amenaza de una invasión rusa sobre Ucrania es «muy alta», reiterando que este podría ocurrir «en los próximos días».

Hablando con periodistas cuando salía de La Casa Blanca, Biden dijo que estaban «todos los indicios de que están preparados para entrar en Ucrania», en referencia a Rusia, añadiendo que no tenía planes de conversar con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Por su parte la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, aseguró que Rusia se dirige a una «inminente invasión» de Ucrania pese a sus anuncios de retiro de tropas.

Las breves declaraciones de Biden y Thomas-Greenfield coinciden en que su gobierno recibió la respuesta de las autoridades rusas a las propuestas presentadas en materia de seguridad europea, algo que ya había adelantado el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

«Podemos confirmar que hemos recibido una respuesta de la Federación Rusa», afirmó un portavoz del Departamento de Estado norteamericano, según la cadena CNN. Moscú le ha entregado el documento al embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan.

Lavrov había confirmado horas antes que la respuesta llegaría este jueves, prometiendo incluso que, una vez entregada, se haría pública. «Si se mantiene el secretismo, como lo prefieren Washington y Bruselas, la opinión pública será inundada con mentiras y la burda propaganda que ahora satura el espacio informativo», dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Moscú reclama garantías en materia de seguridad para, por ejemplo, la OTAN no se expanda en el este de Europa y no se desplieguen armas de ataque. Sin embargo, en las últimas semanas han seguido anunciándose compromisos militares con los países cercanos a Rusia, incluido Ucrania, epicentro de la última escalada política y bélica.

En ese sentido, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, advirtió este jueves de que Rusia, en lugar de retirar las tropas desplegadas en la frontera con Ucrania, las está acercando “poco a poco”, y aseguró que incluso está abasteciendo a los contingentes de suministros.

“Los vemos acercar poco a poco algunas de esas tropas a la frontera”, declaró Austin en una rueda de prensa al término de una reunión de ministros de Defensa de la OTAN, en la que abordaron la implicación para la seguridad europea del refuerzo militar ruso junto a Ucrania.

Añadió que han apreciado que están volando “más aviones de combate y de apoyo” y, también, que están mejorando su disposición en el mar Negro. «Incluso los vemos abastecerse de sangre”, comentó.

Austin recordó que él mismo fue “un soldado no hace mucho y sé de primera mano que no se hacen este tipo de cosas si no hay una razón. Y ciertamente, no lo haces si te estás preparando para hacer las maletas e ir a casa”, apuntó.

Así, el jefe del Pentágono dejó claro que Rusia continúa la acumulación de tropas alrededor de Ucrania, en Crimea, Bielorrusia y el mar Negro, que según dijo suman ya unos 150,000 militares, y que ante esa situación Estados Unidos y los aliados van a “permanecer vigilantes”.

El Ministerio de Transformación Digital de Ucrania denunció hoy el mayor ciberataque de la historia del país, aunque indicó que hasta el momento no ha causado grandes afectaciones.

«Ayer 15 de febrero tuvo lugar el mayor ataque DDoS (denegación de servicio) en la historia de Ucrania contra los sitios web estatales y el sector bancario», declaró en rueda de prensa el viceprimer ministro y ministro de Transformación Digital ucraniano, Mijaíl Fiódorov, citado por la agencia UNIAN.

El alto funcionario indicó que fue un ataque preparado con antelación y cuyo costo asciende a millones de dólares. «El objetivo era desestabilizar la situación y desatar el pánico», indicó.

El jefe del departamento de ciberseguridad del Consejo de Seguridad de Ucrania (SBU), Ilyá Vityuk, señaló a su vez que es demasiado temprano para apuntar a un responsable directo, pero constató que el alto costo de una operación de este tipo descarta la posibilidad de que haya sido orquestado por un hacker solitario o un pequeño grupo.

«Este tipo de ataques son llevados a cabo por Estados a través de los servicios de inteligencia e infraestructura especialmente creada. Vemos con claridad la huella de servicios de inteligencia extranjeros», indicó.

Por su parte el ministro de Interior ucraniano, Denís Monastirskii, afirmó que el ataque buscó bloquear los sitios web estatales, atacar la aplicación ‘Diia’ (el portal de documentación ucraniano) y los principales bancos del país.

«En particular atacaron al Ministerio de Defensa, al Ministerio del Interior. Gracias a ellos hoy la aplicación ‘Diia’, los bancos estatales y los correspondientes sitios trabajan adecuadamente», señaló.

Según el subdirector del Servicio Estatal de Comunicaciones y Protección de la Información, Víktor Zhora, «la situación está totalmente controlada», aunque «el ataque continúa».

Por su parte, el subsecretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, Serguéi Demedyuk, calificó el ataque como una ofensiva «informativa y psicológica».

«No era destructiva, no dañó la infraestructura, sino que buscaba exclusivamente incidir en la población: mostrar la falta de acceso a los recursos informáticos que ofrecen el Estado y los bancos», alertó, y recordó que la víspera muchos clientes recibieron mensajes de texto que alertaban sobre fallas en los cajeros automáticos.

Recordemos que las webs gubernamentales de Ucrania ya habían sufrido un ciberataque en enero, en medio de las fuertes tensiones con Rusia. Kiev afirmó en aquella ocasión que vio «algunos signos» de implicación de hackers asociados con Rusia en el ataque cibernético, que afectó la labor de más de 70 páginas web del Gobierno, incluidos los del Gabinete de Ministros y el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunció este martes que Rusia mantiene una postura «amenazante» contra Ucrania y que todavía es «claramente posible» que invada el país, esto después de que Moscú anunciara la retirada de algunas unidades militares.

Desde La Casa Blanca, Biden dijo que su gobierno todavía no ha verificado el presunto repliegue de unidades rusas de la frontera con Ucrania que anunció este martes el Kremlin. «Nuestros analistas indican (que los militares rusos) siguen en una postura totalmente amenazante, y el hecho es que, ahora mismo, Rusia tiene más de 150,000 soldados alrededor de Ucrania y Bielorrusia», señaló el mandatario.

Biden aseguró que coincide con el gobierno ruso en que hay que dar a la diplomacia «todas las oportunidades de triunfar», y que hay «formas reales de hacer frente a las preocupaciones de seguridad» tanto de Rusia como de Ucrania y de Occidente.

«Mientras haya esperanza de una solución diplomática que prevenga el uso de la fuerza y evite un sufrimiento humano increíble, lo seguiremos intentando», prometió el demócrata.

Sin embargo, subrayó que es «claramente posible» que Rusia invada Ucrania, y dijo que si lo hace, desatará «una guerra elegida, una guerra sin causa ni razón», que tendrá costos humanos «inmensos» para Ucrania y graves consecuencias «estratégicas» para Moscú.

Reconoció que un ataque ruso a Ucrania tampoco sería «indoloro» para Estados Unidos, porque podría haber «un impacto en los precios de la energía» para los estadounidenses, que ya son altos, por lo que se estaba tratando de «aliviar la presión» en ese mercado.

«El pueblo estadounidense entiende que defender la democracia y la libertad siempre tiene costos», indicó.

Biden añadió que, si es necesario, Estados Unidos «defenderá cada centímetro del territorio de la OTAN con la fuerza completa del poder estadounidense», en caso de que haya un ataque contra países que, al contrario que Ucrania, sí formen parte de la Alianza Atlántica.

El mandatario confió en que Rusia «elija la diplomacia», por «responsabilidad histórica» y por «la estabilidad global», pero advirtió que Estados Unidos y sus aliados «no dudarán en responder» si Moscú opta por una invasión, algo que el Kremlin asegura que no desea hacer.

El periodista José Ignacio Santiago Martínez sufrió este miércoles un ataque armado en una carretera de Oaxaca, aunque salió ileso, informaron autoridades estatales.

Santiago Martínez, director del medio local Pluma Digital Noticias, fue atacado con armas de fuego en la carretera Yosonicaje-Tlaxiaco, cuando se dirigía a la ciudad de Juchitán. El periodista se encontraba en compañía de los escoltas que le fueron asignados por el Mecanismo Federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, quienes repelieron los disparos que les hicieron unos hombres que se trasladaban en un taxi.

Santiago Martínez sufrió un ataque en 2015 y desde 2020 tiene protección del mecanismo. «Casi nos matan, si no fuera por la maniobra del chófer que es mi escolta», dijo Santiago Martínez al diario El Universal.

El periodista relató que cuando salía junto a sus escoltas de una localidad de Oaxaca donde había hecho unas grabaciones para unos reportajes de turismo de su portal, se percató de la presencia de un taxi que luego empezó a seguirlos. «Cuando llegamos a una gasolinera vimos que en el interior venían tres hombres con armas largas. Fue allí que emprendimos la huida y nos siguieron», agregó.

La Fiscalía General de Oaxaca confirmó el ataque que sufrió Santiago Martínez y precisó que se abrió una carpeta de investigación. En tanto, el gobernador Alejandro Murat, aseguró que en Oaxaca se salvaguarda el derecho a la libertad de expresión.

El incidente ocurre a escasos días de los asesinato de dos periodistas en Tijuana, Baja California, y de un tercero en Veracruz, esto, tan solo en 22 días que lleva el año.

Las muertes de Lourdes Maldonado, Margarito Martínez y José Luis Gamboa desataron ayer martes protestas en diferentes ciudades del país, donde decenas de periodistas y ciudadanos salieron a manifestarse para exigir justicia en esos casos.

Y es que el propio subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Alejandro Encinas, admitió recientemente que más del 90% de asesinatos de periodistas quedaban impunes.