Tag

medios

Browsing

Tal como lo había anunciado ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ocupó la conferencia matutina para exponer fragmentos del video del supuesto operativo en el que se detuvo a Israel Vallarta y Floance Cazzes, supuestos miembros del grupo de Los Zodiaco, así como liberar a una familia que se encontraba secuestrada.

«Vamos a abordar el tema de los montajes que se realizan en los medios de información con el propósito de manipular a la opinión pública, a la gente. Se va a tratar este tema porque tenemos que avanzar en el derecho a la información, en garantizar el derecho a la información, en el que se diga la verdad, que no haya distorsiones, que no haya noticias falsas, que haya ética en el manejo de la información», dijo AMLO.

Recordemos que la decisión de López Obrador llega luego de que él mismo abrió la puerta a que el caso de la vacuna de aire que ocurrió el pasado fin de semana en la CDMX durante la jornada de vacunación podría tratarse de un montaje para atacar a su gobierno y al esfuerzo que realiza para inmunizar a la población.

AMLO dijo que además de la importancia de exponer la situación para que los jóvenes supieran de las prácticas que se cometían en el pasado, también responde a que éstas «prácticas nefastas» siguen ocurriendo en las redes sociales.

«Vivimos un periodo que nosotros llamamos neoliberal, en donde se silenciaron a los medios de información. Los que detentaban el poder lo controlaban todo, tenían secuestrado al gobierno y tenían también el control casi absoluto de los medios de información. La mayoría de la gente no sabía lo que sucedía o se ocultaba la verdad», añadió el presidente.

López Obrador insistió en que ahora debe haber transparencia plena en todos los temas públicos del país, y que la vida pública sea cada vez más pública, además de que se garanticen todas las libertades y que no haya censura.

Previo a proyectar el video que hacía referencia a lo transmitido en 2005 en Primero Noticias que en ese entonces encabezaba Carlos Loret de Mola, Jenaro Villamil, actual presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), indicó que los telemontajes son una práctica que durante años había ocurrido y que los periodistas y comunicadores sabían de su existencia.

Apuntó que esas prácticas se daban sobre todo cuando se trataba de grandes detenciones de delincuentes o de capos del crimen organizado, o de presuntas liberaciones de secuestrados. «Son falsos, son mentiras, son producciones televisivas, son telemontajes».

El funcionario refirió que los montajes o telemontajes adquirieron una dimensión de escándalo en nuestro país a finales del gobierno anterior, aunque se dispararon con mayor fuerza de 1997 al año 2000, en el periodo de Vicente Fox y Felipe Calderón.

AMLO remató diciendo que durante el periodo neoliberal, los telemontajes se dieron debido a la asociación estrecha y «hasta delictuosa» que existía entre el poder político y los medios de información.

Denunció que esas prácticas dejaban en estado de indefensión al pueblo, a quien se le podía manipular con absoluta libertad.

«Ya se está viviendo un nuevo tiempo, ya son distintas las relaciones que se dan con los medios, de mucho respeto. Se garantizan las libertades, no hay censura, no hay represión a los medios, no se persigue a opositores, pero ya no se da esta relación perversa. Nosotros nunca, jamás vamos a llevar a cabo estas prácticas, jamás, y yo estoy seguro que también los medios están llevando a cabo un proceso de reforma, de cambio donde prevalezca la ética y el respeto a los ciudadanos, que se garantice una información libre de manipulación», finalizó.

Sin embargo, ante la exposición en la conferencia matutina, las redes sociales no tardaron en reaccionar y el hashtag #ElVerdaderoLordMontajes tomó relevancia y se ha posicionado como trending topic, para señalar al mandatario y a su gobierno de ser expertos en las prácticas que tanto critica.

El usuario, y ya crítico del gobierno federal @vampipe, se encargó de recordar diversos de los sucesos que han provocado que se le acuse al presidente y a su administración de armar escenas para confundir a la población.

Señala hechos como la vez que AMLO aseguró que se le ponchó un neumático cuando se dirigía a una reunión con integrantes de la familia LeBarón, en la comunidad de La Mora, en Bavispe, Sonora. Otra situación es cuando en recientes semanas, un hombre logra burlar al personal de seguridad de Palacio Nacional y llegar hasta él para pedir ayuda, o bien cuando en junio del año pasad AMLO visitó el Hospital General “Dr. Carlos Calero Elorduy” en Cuernavaca, Morelos, en el que se le acusó de armar un montaje de dicha visita con todo y enfermo falso, aunque rápidamente el gobierno argumentó que se trataba de un ‘simulacro’.

Además de los casos expuestos por @vampipe, otros usuarios hicieron referencia a otros episodios de supuestos montajes y engaños a la ciudadanía como la supuesta consulta para enjuiciar a los expresidentes; la rifa no rifa del avión presidencial; la captura de Emilio Lozoya y Salvador Cienfuegos; la fallida campaña contra el COVID-19; la supuesta creación de respiradores por parte del Conacyt; el combate al huachicoleo; la criticada campaña de vacunación, entre otras.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) publicó este miércoles los criterios que prohíben al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y a otros funcionarios hacer propaganda política o difundir acciones de gobierno en las conferencias de prensa de Palacio Nacional, en las llamadas mañaneras.

Los magistrados del TEPJF consideraron que las conferencias matutinas se tratan de un «nuevo modelo de comunicación gubernamental que comprende información de interés público, ésta no puede sustraerse del marco constitucional y legal vigente, en particular, de las restricciones en materia de propaganda gubernamental durante las campañas electorales, así como de la observancia a los principios de promoción personalizada de las y los servidores públicos y neutralidad en el uso de los recursos de la misma naturaleza».

Señalaron que lo relevante en materia electoral no es el tipo de formato comunicativo en que se producen las conferencias mañaneras, sino el contenido y las manifestaciones específicas de las y los funcionarios que participen en estas.

Esto «es lo que finalmente determina si se trata o no de propaganda gubernamental prohibida durante el periodo de campañas electorales».

Enfatizó que se debe entender como propaganda gubernamental, al ejercicio de información cuya naturaleza deriva de la intención de informar logros de gobierno, temas coyunturales de ejercicio gubernamental, datos o estadísticas de actividades o programas gubernamentales y, en general, información relevante del actuar de un gobierno en activo con el fin de generar una imagen positiva de este ante la ciudadanía y el electorado.

Por ello, los magistrados consideraron que los servidores públicos tienen el deber de cuidar que sus mensajes no contengan elementos dirigidos a influir en las preferencias electorales o en la opinión pública durante los procesos electorales, ya sea federal o locales.

Además de que deben ser «particularmente escrupulosos, en la etapa de campañas electorales, al dirigir mensajes que pueden ser retomados por los medios de comunicación para su posterior difusión».

Añadió que los medios de comunicación no asumen responsabilidad directa o indirecta por difundir una cobertura noticiosa en ejercicio de la libertad de expresión, aunque advirtió a los concesionarios de radio y televisión que transmitan de manera completa o parcial las conferencias, en entidades donde se llevan a cabo campañas electorales, que «incurren en un alto riesgo de transgredir la restricción constitucional» y podrían resultar sancionados.

Los criterios que emitieron los magistrados respecto de las responsabilidades en que pueden incurrir los funcionarios públicos por la difusión de propaganda gubernamental en las conferencias de prensa difundidas durante las campañas fueron:

  • Cuando un funcionario público convoca, organiza o participa, en una conferencia para difundir logros de Gobierno, incurre en la difusión de propaganda gubernamental en medios, prohibida durante la etapa de campañas y hasta la jornada electoral.
  • En caso de que no se pueda garantizar la no difusión de las conferencias, la información que se difunda deberá tener carácter institucional y abstenerse de elementos que constituyan propaganda política, personalizada, o electoral, logros de gobierno, o emitir información dirigida a incidir en las preferencias electorales.
  • La información generada durante las conferencias de prensa, en todo momento deberá tener fines informativos.

Recordemos que a mediados de enero, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó a López Obrador evitar manifestarse respecto a temas electorales y a emitir opiniones a favor o en contra de aspirantes ni coaliciones durante sus conferencias matutinas y otros eventos gubernamentales.

El efecto Trump ha alcanzado a los medios de comunicación de Estados Unidos, quienes han visto altibajos en sus audiencias a raíz de que el republicano dejó La Casa Blanca.

El ejemplo más notorio es el del canal de noticias CNN, que ha perdido casi la mitad de su audiencia desde que Trump dejó el poder, un indicador de cómo la polarización y la animadversión que alimentaba el político en sectores liberales han definido la industria televisiva.

Según datos de Nielsen Media Research, entre el 4 de noviembre de 2020 hasta el pasado 20 de enero, el día de la investidura de Joe Biden, CNN tuvo una media de 2.5 millones de espectadores durante las horas de «prime time», mientras que la cifra cayó a 1.6 millones de media para el 15 de marzo.

La caída es aún mayor si se compara con los 3.1 millones de televidentes en los últimos días de diciembre hasta el 20 de enero, cuando la polarización en el país se amplió con la insistencia de Trump y sus simpatizantes de no aceptar el resultado electoral.

En el segmento de demografía más importante para CNN el retroceso fue del 58% después de que se pusiera fin a la incertidumbre electoral, que llegó a su punto álgido con el intento de toma al asalto del Capitolio por parte de simpatizantes de Trump el 6 de enero.

Los medios de NewsCorp, fundados por el magnate sensacionalista Rupert Murdoch, destacaron este jueves los malos datos de su mayor competidor en el segmento de noticias de televisión por cable.

Los cuatro años de Trump en La Casa Blanca polarizaron tanto a los votantes como a los canales de noticias en Estados Unidos que, según diversos analistas, ahora ocupan más su tiempo con opinión y no tanto con análisis imparciales.

Fox News, que apoyó a Trump durante su mandato, se convirtió en el canal predilecto de los conservadores, pero tras darle la espalda a raíz del asalto al Capitolio, las empresas de análisis televisivo han comenzado a detectar un éxodo de audiencias a canales más conservadores como Newsmax.

Otros canales como el ultraconservador OANN, con vínculos con el Kremlin y acusado de ser un aparato de desinformación, también han prosperado gracias a la polarización que vive Estados Unidos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se lanzó esta mañana contra los medios de comunicación por no corroborar la información del informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que señalaba irregularidades en el gasto público del gobierno federal; lamentó que se sigan prestando a transmitir información errónea a los mexicanos.

Durante la conferencia matutina, López Obrador proyectó un video con fragmentos de diversos espacios televisivos, en los que se retomó el informe de la ASF, especialmente en su apartado sobre el costo total que en un inicio indicó la Auditoria tuvo la cancelación del aeropuerto e Texcoco.

«¿Cómo lo ven? Esto es lo que enfrentamos todos los días. Todos están al servicio del régimen conservador que imperaba y al que quieren regresar. Es realmente lamentable y vergonzoso que suceda esto en los medios de información», dijo AMLO, quien encontró un pretexto más para señalar a la prensa, como lo ha venido haciendo desde que asumió el poder.

El presidente aseguró que ahora los medios seguro «van a decir que la culpa es de la Auditoría», aunque dijo, en realidad «estaban esperando» una noticia así para criticar al gobierno. «¿Que no pudieron constatar y revisar la información?», expresó el presidente.

Y es que el fin de semana pasado, la ASF publicó un informe sobre el gasto público federal según el cual la cancelación en 2019 de las obras del aeropuerto de Texcoco tuvo un costo 232% mayor al previsto por el gobierno.

Sin embargo, López Obrador calificó el lunes de «exagerada» la auditoría y, posteriormente, el organismo admitió la existencia de «inconsistencias» en su informe y garantizó «una revisión exhaustiva». El gobierno aseguró que encontró en el informe tres errores que explican más del 75% de la diferencia en el costo de cancelación de dicho aeropuerto.

Esta situación llevó a que ayer López Obrador enviara una carta a la Cámara de Diputados en la que solicitaba investigar a la Auditoría Superior, pues considera que buscó «dañar» al gobierno al dar datos erróneos.

El presidente dijo esta mañana que goza de «autoridad moral» para poder hacer dichos señalamientos e hizo un llamado a «los dueños de los medios de información y de las televisoras para que se ponga por delante la ética y no se engañe» a la ciudadanía.

Incluso AMLO fue más allá, y dijo que aunque será la Cámara de Diputados quien hará la investigación y determinará las medidas que habrá en el caso, si es necesario debe haber una «limpia», pues la credibilidad del organismo quedó en entredicho después de haber reconocido las inconsistencias.

«Esto que hicieron pone hasta en ridículo a esa institución, a los responsables de esa institución. Entonces tiene que haber algo», dijo.

A horas de que cumpla dos años como titular del Ejecutivo, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio a conocer esta mañana los principales obstáculos a los que se ha enfrentado su gobierno

El primero dijo, el más difícil, ha sido la pandemia de Covid-19, que calificó como una situación dolorosa y que ha dolido mucho.

Al día de hoy se reportan un millón 107 mil 071 casos confirmados de Covid-19, de los cuales se estima 65 mil 470 sean los casos activos, así como 105 mil 655 defunciones a causa del virus.

En segundo lugar, mencionó a la crisis económica, aunque dijo, se está enfrentando bien. «La pandemia lo mismo, pero es algo muy fuerte, muy doloroso. La crisis económica bastó con no seguir la fórmula neoliberal de rescatar a los arriba, como le hacían siempre, como fue el Fobaproa, empezar a rescatar al pueblo, ayudar abajo y ahí vamos saliendo».

López Obrador indicó que el tercer gran obstáculo al que se ha enfrentado la 4T, es a los ataques que recibe de los medios de comunicación y la reacción conservadora, que dijo, ha sido muy significativa.

Dijo que diarios como el Reforma o El Universal «están todos los días en contra nuestra». Incluso dijo que estos diarios antes eran periódicos del régimen, totalmente alineados. Señaló que el Reforma nació durante el gobierno de Salinas de Gortari, mientras que El Universal durante años se dedicó a aplaudir y a callar.

«También eso es una distinción, sí produce satisfacción, esto quiere decir que vamos avanzando en el propósito de transformar a México. Cuando empiecen a aplaudirnos los del Reforma, los de El Universal, otros más, muchos más, preocúpense, ahí sí que ¡ay, nanita!, quiere decir que ya se frenó el proceso de cambio, de transformación; pero mientras estén atacando quiere decir que vamos bien, considero que lo que es malo para ellos es bueno para nosotros».

Criticó el frente al que ha convocado Claudio X. González, quien ha dicho que ‘si no nos juntamos, esto se acaba’, en referencia al surgimiento de Sí por México.

Dijo que aunque no debería de hacerlo, siempre ha creído que un consejo no se le niega a nadie: yo creo que esa alianza en contra les va a afectar más. Indicó que no es posible una alianza entre el PRI, el PAN y el PRD. Cuestionó qué dirían los fundadores de dichos partidos.

ARTURO SARUKHÁN

EL UNIVERSAL

 

Y de repente, el dique finalmente se venció. A las 11:24 am del sábado, CNN declaró a Joe Biden como el ganador de la elección y a los pocos segundos, NBC, seguido de CBS, MSNBC, ABC y AP, hicieron lo propio.Fox News fue de los últimos medios en hacerlo. El júbilo explotó en las calles de Washington, con una sinfonía de claxonazos que duró todo el día en las calles de la ciudad.

Es evidente que no todo es -ni será- miel sobre hojuelas en las semanas y meses por venir. Como escribía en estas páginas en una columna especial poselectoral el jueves pasado (https://www.eluniversal.com.mx/opinion/arturo-sarukhan/algo-huele-podrido-en-dinamarca), el presidente electo Biden hereda un país profundamente polarizado y fracturado. No es la primera vez que un mandatario de nuevo cuño recibe a Estados Unidos en una situación crítica: Franklin D. Roosevelt, sin duda, heredando en 1932 el caos de la era de la Depresión. El tigre que ahora se gana Biden en la rifa trae consigo retos estructurales y coyunturales similarmente endiablados:

una pandemia en expansión, un desempleo altísimo a largo plazo, una deuda federal estratosférica, un presidente saliente tuiteando que le robaron las elecciones, una nación partida y la desinformación pululando a gran escala en redes sociales y plataformas digitales.

Cualquiera de estas crisis requeriría de un período presidencial completo para poderla domar. Seis, de manera simultánea, parecen casi intratables por su escala y complejidad. Y debido a que los Demócratas no ganaron todo lo que aspiraban a controlar en la Cámara de Representantes, el Senado (pendiente hasta las elecciones de segunda vuelta para los dos escaños de Georgia el 5 de enero) y sobre todo en asambleas estatales (donde se define el tema crítico de la redistritación electoral), así como el que muchos simplemente no pueden creer que 70 millones de sus conciudadanos votarían para reelegir a un hombre tan profundamente viciado y corrupto, se tiende a alimentar un doble rasero analítico que distorsiona nuestra visión de la decisión que tomó el país el 3 de noviembre.

Los mitos políticos a menudo surgen de primeras impresiones erróneas. Por ello hay que subrayar que no obstante este panorama poco halagüeño, la pesadilla de la gestión de Trump se acabó (si bien el trumpismo, lo que lo encarna y lo que lo alimenta, seguirá ahí), y que fue Biden el artífice de su caída. Por lo tanto, es necesario afirmar de manera inequívoca que su victoria es mucho más sustancial de lo que la opinión convencional sugiere en este momento y más reveladora sobre el futuro que la elección de Trump hace cuatro años.

Han sido y serán necesarios muchos días para asimilar la magnitud de la victoria de Biden: la movilización excepcional de votantes afroamericanos y los jóvenes, la consolidación del avance Demócrata en los suburbios o el éxito de Biden en recuperar una proporción suficiente de votantes de cuello azul. “Contratado” por los Demócratas en marzo para reconstruir el muro azul que habían representado los estados de Wisconsin, Michigan y Pennsylvania en el colegio electoral desde la década de los ochenta y que Trump derribó en 2016, Biden hizo precisamente eso, incluso mientras extendía el alcance del partido en el sur y el suroeste.

Miren lo que lograron el ex vicepresidente y su compañera de fórmula, Kamala Harris. Ganaron con 75 millones de votos, más que cualquier otro candidato presidencial en la historia del país, y disfrutan de una ventaja de más de 4 millones de votos populares, la cual muy probablemente crecerá sustancialmente a medida que se vayan finalizando los conteos. Los márgenes de victoria de Biden en Wisconsin y Pennsylvania son comparables a los de Trump en 2016, mientras que en Michigan es más de 10 veces mayor. Biden quizás acabe incluso arrebatándole dos estados Republicanos de cepa, Georgia y Arizona, y el presidente electo podría acabar hasta con 306 votos electorales, exactamente igual que Trump hace cuatro años. Y Biden no mordió el anzuelo durante esta campaña atípica marcada por la pandemia: supo que la estridencia y la flatulencia de Trump no se combaten con más de lo mismo, sino con decencia y empatía.

La emoción de ver a la primera mujer de color (hija de inmigrantes jamaicano e india) encarar la vicepresidencia como lo hizo Harris en su gran discurso de victoria la noche del sábado, apuntando al país multiétnico, abierto, plural y diverso y, ojalá, tolerante, hace que la ardua ruta por delante, para Biden y para la democracia estadounidense, se vea un poco menos empinada, por lo menos durante unos cuantos días más. Y esta victoria es además un primer revés palmario para la cofradía de líderes demagogos y populistas que en el mundo ven a Trump como su fuente de inspiración.

Biden recurrirá a normas y valores democráticos y a coaliciones de los decentes, tanto al interior del país como en el sistema internacional, para enfrentar un futuro incierto y peligroso. Algunos cambios serán inmediatos. Comenzará su mandato restaurando la aptitud en los altos cargos del gobierno federal, desplazando al régimen corrupto, nepotista y kakistocrático de Trump. Durante sus décadas de experiencia política, el ex vicepresidente se ha rodeado de algunos de los funcionarios y servidores públicos más capaces de Washington. Algunos, como el posible jefe de gabinete de Biden en la Casa Blanca, Ron Klain, cuentan con currículos casi tan largos como el de Biden. Otros, como Harris, son de recién arribo a la escena nacional. Pero el atributo común de todo el equipo es un historial de logros en el servicio público. Y al asumir el cargo, detendrá rápidamente algunas de las decisiones más deplorables de Trump: la destrucción vertiginosa de las regulaciones ambientales; la falta de sustento científico en la estrategia para contener y mitigar la pandemia; el esfuerzo sistemático para socavar el Obamacare en las agencias federales y en los tribunales; la presión constante sobre el Departamento de Justicia para que procese a los enemigos políticos de Trump por cargos falsos, mientras perdona los actos criminales de sus amigos. Biden buscará reincorporar a EU a organismos y acuerdos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y el acuerdo climático de París y reinstaurará las protecciones ejecutivas a los llamados «soñadores», los inmigrantes indocumentados traídos a este país cuando eran niños. Y todo esto podría ser solo durante el primer día de su gestión.

A pesar de que ha tenido sobradas razones para hacerlo, y más ahora a partir de la negativa de la gran mayoría de ellos a admitir la derrota de Trump, se ha resistido a romper lanzas con los Republicanos, una postura que le valió las burlas y críticas de los progresistas en la primaria, pero que podría serle útil para construir un mínimo de consenso y coaliciones legislativas a la carta en un país partido a la mitad. Como en algún momento apuntó el ex gobernador Mario Cuomo, se hace campaña en poesía, pero se gobierna en prosa. Y vaya que Biden tendrá que gobernar con el lenguaje árido de la negociación y el compromiso. Los mandatarios suelen enfrentan circunstancias y crisis que nadie anticipó. Pero los estadounidenses pueden estar seguros de que una vez más, la persona sentada en la Oficina Oval se preocupa por los mejores intereses de la nación, terminando de paso con la demonización de los “otros”. Trump empeoró los problemas más grandes y, trágicamente, manejó mal las crisis que enfrentó. Se necesitará mucha paciencia y mucha mano izquierda así como sensibilidad social y política para que los Demócratas puedan construir la coalición que necesitan para gobernar eficazmente y revertir las secuelas nocivas del trumpismo. Pero en una era en la que los demagogos han sido ascendentes, cualquier victoria hoy vale para celebrar.

El presidente Donald Trump participará en un evento televisado este jueves, día en el que debería haberse celebrado el segundo debate presidencial junto al candidato demócrata Joe Biden, quien también tendrá una participación, en el mismo horario, en otro programa de televisión.

Ambos eventos tendrán lugar a las 20:00 horas. La cadena NBC News recibirá al inquilino de La Casa Blanca, mientras que la cadena ABC News lo hará con el candidato demócrata.

NBC News ha explicado que las pruebas diagnósticas de COVID-19 muestran que Trump ya no puede contagiar. Según un comunicado enviado a la cadena por el director de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), Clifford Lane, los test realizados al mandatario indican «con un alto grado de confianza» que «no propaga» el virus.

La presentadora Savannah Guthrie moderará el evento, de una hora de duración y el cual se celebrará a las afueras del Museo de Arte Pérez, en Miami, en el que también participará un grupo de votantes de Florida. La moderadora y el candidato republicano estarán separados por más de 3.6 metros de distancia.

De la participación de Biden no se han revelado mayores detalles.

Recordemos que Trump rechazó participar en el segundo debate, debido a la  decisión de la Comisión de Debates Presidenciales de cambiar el formato tras su contagio por COVID-19. La propuesta era que se realizara de manera virtual por cuestiones de seguridad.

Aún queda un tercer debate entre ambos, el 22 de octubre, pero no está totalmente confirmado que se vaya a celebrar ni en qué formato.

El primer debate, el 29 de septiembre en Cleveland, Ohio, se caracterizó por las continuas interrupciones y la imposibilidad de abordar en profundidad cuestiones de interés para los votantes.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre las afirmaciones que hiciera el exmandatario Felipe Calderón, sobre la supuesta presión que existe al interior de W Radio para que el periodista Carlos Loret de Mola salga del aire.

El expresidente dijo que si se llegara a concretar la salida de Loret de Mola, se confirmaría el perfil autoritario, antidemocrático e intolerante del gobierno que encabeza López Obrador.

Calificó al gobierno de la Cuarta Transformación como el el más represor de la libertad en décadas. «Se ve que el video del hermano del presidente recibiendo en su nombre millones de pesos los tiene furiosos», dijo Calderón Hinojosa.

Al respecto, López Obrador aseguró que el gobierno que encabeza ha sido y es respetuoso de la libertad en general y de la libertad de expresión en particular.

«Nosotros no censuramos a nadie, no somos iguales a los gobiernos anteriores», contestó AMLO.

Recordó que fue en los gobiernos anteriores cuando se censuró a periodistas como José Gutiérrez Vivó a quien el gobierno de Calderón lo expulsó del país teniendo que solicitar asilo en los Estados Unidos.

Otro caso que mencionó fue el de Carmen Aristegui, a quien en el sexenio de Enrique Peña Nieto se le calló. Antes, dijo, sí había represalias y censura.

Ahora, enfatizó, «no hay represalias, no hay censura», recordando que a su criterio, desde el presidente Madero no se ataca tanto a un presidente como ha ocurrido con él.

Además dijo, ya no se persigue a nadie, no hay represión, y se puede ejercer con libertad la libre manifestación de las ideas.

López Obrador dijo que es importante que exista la oposición, pues es parte de una democracia. Indicó que en una democracia debe haber contrapesos.

«De modo que, si alguien está pensando o expresando que nosotros censuramos, están mintiendo, es decir, son mentirosos, falsarios, hipócritas, porque esa es la característica principal del conservadurismo, la doctrina de los conservadores en realidad es la hipocresía», remató el presidente.

Esta mañana, Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, arribó a la Ciudad de México proveniente de Madrid, como parte de su proceso de extradición.

Según informó la Fiscalía General de la República (FGR), Lozoya aterrizó a las 00:46 horas en el aeropuerto capitalino. Y aunque el procedimiento señala que debia ser puesto a disposición ante los jueces que ordenaron su captura de manera inmediata, su salida de las instalaciones del AICM demoró alrededor de tres horas.

Los representantes de los medios de comunicación que realizaban la cobertura de su llegada reportaron que el convoy en el que Emilio Lozoya abandonó el aeropuerto se dio minutos antes de las cuatro de la mañana.

Seguido en tiempo real por los medios, el convoy se dirigió al Reclusorio Norte de la Ciudad, al que llegó alrededor de las 4:24 de la mañana.

Ante la presencia de la prensa, la entrada de los vehículos se dificultó, por lo que tomó un aproximado de 15 minutos para que los vehículos pudieran ingresar al complejo penitenciario.

Hasta ahí, todo parecía haber sido un traslado exitoso; sin embargo, rápidamente comenzó a circular en las redes sociales versiones de que dicho operativo había sido un señuelo para que no se supiera la verdadera ubicación del exdirector de Pemex.

La FGR reportó que al practicarle el examen médico que el protocolo señala, a Lozoya se le «encontró anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago, así como una debilidad general en toda su salud, por lo que propuso su internación en un hospital».

Así, la Fiscalía indicó que Lozoya fue trasladado a un hospital de la capital y no al Reclusorio como se hizo creer.

Incluso Alfonso Durazo, quien acompañó al presidente López Obrador en su conferencia matutina, aseguró que Lozoya sí había sido llevado al Reclusorio.

“Efectivamente fue ingresado en este penal pero fue trasladado inmediatamente después a un hospital por algunos síntomas de algunas molestias que presentó. Estoy tratando de localizar el reporte de la Fiscalía” dijo el encargado de la seguridad en el país.

Fue cuestión de horas para que las fotografías del traslado, con la cara de la persona que se pensaba era Lozoya, circularan en las redes, viniéndose abajo la versión de su traslado al reclusorio.

Mientras la mayoría de los internautas acusaban a la FGR de haber «montado un operativo», algunas personas como Juan Omar Fierro, colaborador de la revista Proceso, aseguró que para poderse catalogar como un montaje, «alguna fuente oficial debió avalar el engaño y nadie confirmó en FGR que era Lozoya, nadie. Los medios nos fuimos de bruces con el operativo».

Y es que así ha sucedido, hasta ahora ninguna autoridad ha hecho comentarios al respecto confirmando o desmintiendo el operativo, o bien informando sobre el paradero de Lozoya.

Foto: Twitter

Según las cifras definitivas del Sistema de Comunicación Social que publica la Secretaría de la Función Pública (SFP), en 2019 se presupuestaron 5,212 millones de pesos para publicidad oficial. Sin embargo, de acuerdo con las cifras definitivas, el gobierno federal gastó durante 2019 un total de 3,245 millones de pesos, dejando de ejercer cerca de dos mil millones de pesos.

Si bien, el monto ejercido en 2019 representa alrededor de una tercera parte del gasto ejercido durante el primer año de Peña Nieto (9,632 mdp) y poco más de la mitad de Calderón (7,381 mdp), ARTICLE 19 y Fundar alertaron que es preocupante que se mantenga las malas prácticas al momento de ejercer este gasto.

Señalaron que la ausencia de reglas claras para la asignación y distribución de la publicidad oficial es un tema pendiente en la agenda del presidente López Obrador.

«Aún con la Política de Comunicación Socia presentada el 17 de abril del 2019, persisten los vicios y malas prácticas como la concentración y discrecionalidad en la asignación presupuestaria y la desigualdad en la distribución», señalaron las organizaciones.

Explicaron que el gasto en publicidad oficial sigue altamente concentrado, pues del total del monto erogado en 2019, cinco de 564 medios de comunicación concentran el 40% de los recursos, es decir poco más de 1,253 millones de pesos.

Acusaron que la concentración del gasto es una práctica constante en los últimos gobiernos; además de que los vacíos y malas prácticas contribuyen a vulnerar la libertad de expresión y el derecho a la información.

Asimismo, de las 117 instituciones del gobierno federal que destinaron gasto para publicidad oficial en el 2019, tres de ellas concentraron el 67%, es decir, poco más de 2,170 mdp. Adicional, de los 3,246 millones ejercidos 2,720 millones se gastaron únicamente en diciembre, es decir, el 83%; y 306 millones, el 9% en noviembre. Más del 90% del gasto se encuentra concentrado en los últimos dos meses de 2019.

«Es importante que el gobierno planee de manera estratégica el gasto de publicidad oficial a fin de que la comunicación social logre acompañar a los ciudadanos en la toma de mejores decisiones para su bienestar y desarrollo», indicaron ARTICLE 19 y Fundar

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que el país «ha podido evitar un desbordamiento» del sistema de salud por la pandemia de Covid-19, que dijo, va «de acuerdo a lo que se proyectó».

«Se está atendiendo la pandemia. Lo más importante de todo es que a pesar del sufrimiento de la pérdida de vidas humanas, hemos podido evitar un desbordamiento. Eso lo podemos descartar», dijo AMLO en su conferencia matutina.

El presidente destacó que una de las cosas que se ha hecho con mucha responsabilidad es tener las camas de hospitalización suficientes, pese a que Ciudad de México ya se aproxima a una saturación.

Recordemos que ayer, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que en capital ya estaban ocupadas el 80% de las camas de hospitalización general, por lo que empezaron trabajos para ampliar la capacidad. Explicó que en cuanto a las camas de terapia intensiva, se encuentran ocupadas al 65%.

«En estos días, sobre todo aquí en la Ciudad de México, desgraciadamente han perdido la vida muchas personas. Lo lamentamos. Siempre mi pésame a familiares, pero estamos haciendo todo lo que corresponde. Nada que ver con los países que desgraciadamente han sido muy afectados», añadió López Obrador.

El presidente aplaudió la labor de los profesionales que han estado al frente de la estrategia federal, pues dijo, «funcionó la estrategia de los médicos mexicanos y de los científicos mexicanos de aplanar la curva».

AMLO dijo que si no se hubiesen tomado las medidas de la sana distancia y no nos hubiese ayudado la gente como lo ha hecho, entonces se hubiese desbordado por completo la pandemia y no se hubiera podido atender a los mexicanos que requirieran hospitalización.

López Obrador aprovechó para atacar la cobertura de la contingencia que está haciendo la prensa, a la que acusó de «falta de profesionalismo» por comparar a México con otros países de menor población.

«Los que no nos ven con buenos ojos, medios de comunicación, ya no los voy a mencionar, siempre andan comparando y las notas son de lo más alarmistas», acusó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que no va a darle a la prensa «el placer» de verlo con una mascarilla (cubrebocas), utilizadas para prevenir un posible contagio de Covid-19, a pesar de utilizarla.

«No quiero dar a la prensa el placer de verlo», ha indicado Trump durante una visita a una fábrica de Ford en Míchigan, donde se ha ordenado a todos los empleados que las lleven para protegerse.

Y aunque Trump sí llevó una mascarilla durante la visita, azul marino y con el sello presidencial, ha rechazado portarla  delante de las cámaras, según ha informado la cadena de televisión CNN.

Antes de emprender el viaje hacia Míchigan, el presidente indicó que «no sabía» si iba a llevar mascarilla durante la visita a la fábrica. «Vamos a verlo. Mucha gente me ha hecho esa pregunta», dijo a los periodistas. «Quiero que nuestro país vuelva a la normalidad. Quiero normalizar», justificó.

Sin embargo, se difundieron en las redes sociales unas fotografías donde el mandatario sí porta el cubrebocas que llevaba consigo.

A principios de mayo, Trump visitó las instalaciones en Arizona de la empresa Honeywell, que fabrica mascarillas N95, sin hacer uso de ninguna de ellas. Se paseó por el edificio con la cara descubierta, aunque llevaba unas gafas protectoras transparentes.

Trump aprovechó para confirmar que continuará tomando de forma preventiva hidroxicloroquina, un antipalúdico sin eficacia demostrada contra el coronavirus.

«Tengo un tratamiento con hidroxicloriquina de dos semanas. Y la he estado tomando, creo, sólo dos semanas», ha concluido, al tiempo que ha confirmado que en la prueba diagnóstica de Covid-19 que se le ha realizado este jueves ha vuelto a dar negativo.

La visita a la fábrica de Michigan fue el tercer viaje de Trump a un estado clave en las elecciones de noviembre desde el comienzo de la pandemia, que obligó al mandatario a suspender los mítines multitudinarios que daba regularmente y que quiere retomar «pronto», como aseguró este jueves.

Tras la visita, Ford sacó un comunicado en el que explicó que el presidente de la compañía, Bill Ford, «alentó al presidente Trump a llevar una mascarilla cuando llegó, y (Trump) la llevó durante su recorrido privado» por parte de la planta, pero «luego se la quitó».

Tras el señalamiento que hiciera el diario estadounidense The New York Times (NYT), acerca de que en México se ocultan los registros completos de muertes en la Zona Metropolitana del Valle de México, el gobierno federal respondió a la publicación.

«El Gobierno de México no oculta información sobre contagios o fallecimientos por #COVID19, como suponen algunos medios», dijo Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la Presidencia de la República.

El responsable de la comunicación social del gobierno federal aseguró que las cifras de casos que se presentan todos los días son producto del trabajo de decenas de científicos.

Además resaltó que el gobierno de la Cuarta Transformación mantiene una política de datos abiertos y transparencia total.

Ramírez Cuevas aprovechó para indicar que México os el único país de América Latina que participa en el desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, en coordinación con la Orgaización Mundial de la Salud (OMS).

En ese sentido, el el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, indicó que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán e instituciones del sector público y privado participarán en tres protocolos en curso que ingresarán a la fase 1 de investigación para la obtención de la vacuna contra el virus.

Actualmente, dijo, el país es junto a otros 11 con mayor presencia en los protocolos de investigación sobre el virus.

«El objetivo es que se pueda llegar lo más pronto posible al desarrollo de una vacuna de acceso público, es decir, a la vacuna que se llegue se pondrá a disposición de todos. Esto puede llevar a una limitación de los abusos (…) en precios y falta de disponibilidad», explicó el secretario.

La aportación inicial de México será de un millón de euros y posteriormente las aportaciones tendrán que ser mayores dependiendo los protocolos en curso, precisó el canciller.

Ebrard refirió que al cooperar, México tendrá posibilidades de llegar al mismo tiempo que otros países al desarrollo de la vacuna y, al mismo tiempo, crecer su capacidad tecnológica.

«Para el gobierno de México la salud es un derecho universal y el bienestar un objetivo de la humanidad», añadió la presidencia de la República.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció este jueves que el pueblo de México ha actuado de manera muy responsable a pesar del sacrificio que representa para muchos la contingencia para contener la propagación del Covid-19.

«Están ayudando, cuidándose, cuidándonos todos y cuidando a nuestra gran nación» a pesar de las campañas de desprestigio que los opositores al gobierno han echado a andar, dijo el mandatario.

Afirmó que si no se tuvieran buenos resultados en la lucha contra el coronavirus, México tendría muy mala fama en el extranjero.

«Así como la mayor parte de la gente, la mayoría del pueblo, la inmensa mayoría se ha portado muy bien, hay un grupo de adversarios que quieren que nos vaya mal y que se dé una mala imagen», añadió AMLO.

En ese sentido, criticó a los medios que difunden noticias falsas, como los casos de los Diarios de Juárez y Chihuahua que publicaron fotografías de Ecuador, de víctimas del coronavirus, presentándolas como si fueran fallecidos en esa entidad.

López Obrador dijo que se trata de un asunto de ética; acusó que todos días hay noticias falsas, aunque no han logrado su propósito de desprestigiar al país y desprestigiar al gobierno. Añadió que en el manejo de información referente a la actuación del gobierno se han sumado medios internacionales, quienes no han actuado de manera responsable.

Pese a la actuación de algunos medios, AMLO reiteró que no va a haber censura ni amonestación a los medios, pues uno de sus compromisos es que no se va a limitar la libertad de expresión.

Acusó que desde el gobierno del presidente Francisco I. Madero no se había atacado tanto a un gobierno como ahora al suyo; sin embargo, dijo que a pesar de los ataques, él y su gobierno tienen el apoyo y el respaldo de millones de mexicanos.

Insistió en que el manejo de la pandemia se ha dejado en manos de los expertos y científicos, pues dijo que los políticos no «somos todólogos, no somos sabelotodo». Indicó que no se ha utilizado la emergencia sanitaria para «sacar raja, como también nos están haciendo algunos de nuestros adversarios, que aprovechan esta circunstancia para estar atacando al gobierno federal, también con mala fe».

El papa Francisco, que cancelo un retiro espiritual fuera de Roma por un «resfrío», dio negativo en un estudio para detectar una posible infección con el nuevo coronavirus, afirmó este martes el diario italiano Messagero.

Francisco anunció el domingo que renunciaba a participar en unos ejercicios espirituales de seis días con la curia en Ariccia, al sur de Roma, a causa de un resfriado.

El papa, de 83 años, tuvo dos ataques de tos ese día en la oración del Ángelus, oficiada en la plaza de San Pedro desde la ventana del palacio apostólico, por lo que diversos medios comenzaron a especular sobre si habría sido contagiado por el Covid-19.

«Desgraciadamente, un resfriado me obliga a no participar este año» en ese retiro de la Cuaresma, declaró el domingo tras la oración del ngelus, oficiada en la plaza de San Pedro desde la ventana del palacio apostólico. El jueves ya había reducido su agenda a causa de una «leve indisposición».

El miércoles ya estaba resfriado, cuando participó en dos actos al aire libre, lo que le llevó a cancelar su asistencia a una misa en la basílica de San Juan de Letrán, en Roma. Durante tres días, renunció a sus «audiencias» oficiales en el palacio apostólico y se quedó en la residencia de Santa Marta, en el Vaticano, donde vive.

La decisión del Vaticano eneró preocupación en todo el mundo debido a la rápida propagación de virus en Italia, donde el coronavirus ha causado la muerte de al menos 52 personas, todos personas adultas mayores con patologías graves, mientras que los contagiados rebasaron las 2 mil personas.

Según fuentes internas es «poco probable» que la Santa Sede divulgue un comunicado sobre la salud del papa pese a que este pontificado ha siempre defendido una «línea transparente» para la comunicación.

De acuerdo al diario romano, el Vaticano «se blindó» para evitar la propagación del virus que afecta de manera particular a las personas mayores con problemas de salud y aumentó todas las medidas de seguridad y control. El diario romano cita la preparación de instrucciones precisas para todo el personal que obligaría a los funcionarios que trabajan con el público de usar guantes y mascarilla.

La mayor preocupación es por la salud del papa emérito, Benedicto XVI, muy frágil de salud y que está por cumplir 93 años, el cual reside en un monasterio frente a los jardines del Vaticano. «Las visitas han sido reducidas y los controles intensificados», recalcó el diario romano.

A unos días de dar a conocer la decisión de política monetaria, el primer anuncio del 2020, el Banco de México (Banxico) exhortó a los integrantes de la Junta de Gobierno a tener «prudencia» en sus declaraciones.

Señaló que los miembros están en pleno derecho de explicar sus puntos de vista de manera individual, al considerar el beneficio de la institución central.

Sin embargo, «deberán hacerlo ejerciendo prudencia en sus declaraciones y tomando en cuenta los mensajes institucionales» en relación a información de coyuntura económica u otra que pudiera considerarse «sensible» para los mercados financieros.

Esto como parte de la actualización de los criterios generales de comunicación de la Junta de Gobierno y servidores públicos, que difundió este lunes.

Los integrantes deberán especificar que son a «título personal» sus declaraciones o comentarios compartidos en presentaciones, documentos o cualquier otro medio, apuntó.

El banco central dejó en claro que esta medida evitará alguna confusión respecto a los mensajes institucionales.

Tampoco podrán hacer pronunciamientos públicos relacionados con temas de política monetaria ni se reunirán con terceros ajenos a Banxico para discutir dichos temas, de acuerdo con el documento.

Sólo lo podrán hacer con autoridades financieras y con temas de sus competencias «durante los siete días previos al anuncio de la decisión de política monetaria correspondiente», enfatizó.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar