Tag

norma piña

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que «no confía» en los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes apenas el pasado 2 de enero eligieron como su primera mujer presidenta a Norma Piña.

“No (confío), quizás en alguno, uno, dos o tres. La mayoría vienen del antiguo régimen y no se atreven a llevar a cabo una reforma de fondo del Poder Judicial», dijo el mandatario en su conferencia matutina.

El mandatario hizo estas declaraciones al ser cuestionado sobre si confía o no en la Corte después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) anunciara que impugnará el llamado ‘Plan B’ de la reforma electoral que impulsó su gobierno, al señalar que «dinamita» la democracia y afectará la organización de las elecciones.

El presidente López Obrador insistió, como lo ha venido haciendo, que la Corte «tiene que limpiar de corrupción el Poder Judicial».

«Ayer me hablaban de que la presidenta de la Suprema Corte hablaba de que había que reactivar todo el sistema anticorrupción, pues que empiece por el Poder Judicial, tiene bastante trabajo”, dijo en torno de burla y reclamo.

López Obrador recordó la «campaña» en contra de Yasmín Esquivel, ministra que él propuso en 2019 y que está acusada de haber plagiado su tesis de licenciatura, tema que se destapó en momentos en que buscaba ser presidenta de la Suprema Corte.

AMLO ha reconocido «diferencias» con la ministra Piña, a quien ha señalado de votar «en contra de las iniciativas» que ha impulsado su gobierno.

En este sentido, admitió que no se ha reunido con ella porque no hay «ninguna necesidad, no hay ningún acuerdo a tratar».

Esto llamó la atención pues eran conocidos sus encuentros con el expresidente de la SCJN, el ministro Arturo Zaldívar, cuyo mandato al frente de la Corte finalizó el 31 de diciembre, mismo que el presidente intento prolongar.

López Obrador ha criticado los votos de la Corte en contra de sus iniciativas, como la reforma eléctrica, y que los jueces liberen a delincuentes con el argumento del debido proceso.

«Hay comunicación (del gobierno con Piña) porque independientemente de las diferencias que podamos tener sobre esto de los jueces y este comportamiento, que vamos a seguir señalando, hay trabajo conjunto porque es del interés general, del interés del pueblo», remató AMLO.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que la autonomía de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) está garantizada, esto tras la elección de la ministra Norma Piña como presidenta de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

“Hay autonomía. Nosotros no imponemos nada en la Corte y es tan evidente, aunque no lo quieran aceptar (los opositores), que la presidenta Norma Piña siempre ha votado en contra de las iniciativas que nosotros hemos defendido» expresó el mandatario.

López Obrador destacó el hecho de que por primera vez una mujer encabece la SCJN, esto después de casi dos siglos de su constitución.

El presidente aprovechar para señalar que “nadie puede decir que hay subordinación, como era antes»; recordó que, por décadas, el Congreso y la Corte eran apéndices del Ejecutivo, porque “desde la Presidencia, se daban órdenes” de toda índole.

Sus declaraciones se producen después de que el pleno de la Corte eligió el lunes pasado a Piña como la nueva y primera presidenta de la SCJN, luego de haber finalizado el periodo del ministro Arturo Zaldívar.

Piña, que reunió, luego de tres rondas de votación, el apoyo de seis de sus pares, fue nombrada en 2015 como ministra de la SCJN por el expresidente Enrique Peña Nieto, y electa entonces por mayoría en el Congreso.

Norma Piña se graduó como jurista de la UNAM en 1984. Cuatro años después, concluyó el doctorado y ese año inició su carrera en el Poder Judicial, sumando así 35 años de trayectoria en el área. A la ministra se le identifica por ser progresista; ha votado a favor del uso recreativo de la marihuana, de la despenalización del aborto, de la eliminación de la prisión preventiva oficiosa y del matrimonio igualitario.

Pero, ¿qué hay detrás de la elección de la ministra Norma Piña para encabezar la Corte? En Broojula, Ana Paula Ordorica conversa con Javier Martín, Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, sobre las implicaciones que tiene la llegada de Piña a la presidencia de la Corte y cómo se vislumbra la relación que habrá con el gobierno federal.

Arranca bien el año al prevalecer la independencia del Poder Judicial sobre la preferencia del titular del Poder Ejecutivo, es decir, del presidente López Obrador. Ya decíamos la entrega anterior que hay poca comprensión sobre la división de poderes. Al haber sido electa la Ministra Norma Lucía Piña como la nueva presidenta de la Corte, López Obrador volvió a demostrar que la división de poderes le desagrada profundamente.

Declaró: “Si de los 11 ministros, se cuenta con cuatro se asegura que no declaren inconstitucional una ley […] ¿Qué creen que nos pasó? Que de los cuatro que propuse, dos nos dieron la espalda.”

Así el presidente demostró que cuando manda ternas al Senado para integrar la Corte, lo hace asumiendo que quien resulte electo debe de avalar cualquier iniciativa de su gobierno. No entiende que sus nombramientos los debe hacer pensando en enriquecer la procuración de justicia en el país para todos, no la sumisión a sus designios.

Un gobierno empeñado en acaparar todo se vio acotado. No todo está perdido. Y por ello arrancamos bien el penúltimo año de esta presidencia.

Más allá de que la llegada de la Ministra Norma Lucía Piña significa el triunfo de la primera mujer para presidir la corte, la importancia viene de que ella ha sido una Ministra profesional e independiente. Es un triunfo de género, pero es mucho más un triunfo para el Poder Judicial.

Pocos días antes de la elección por la presidencia de la Corte un grupo de amistades especulábamos sobre las probabilidades que tenía la Ministra Yasmín Esquivel de ganar la presidencia de la Suprema Corte.

En prácticamente cualquier régimen desarrollado la acusación, pruebas y respuesta de la Ministra Esquivel habría merecido una aclaración expedita, incluso previo a la elección por la presidencia de la Corte. Y a partir de la resolución, acciones.

Si la investigación resolvía que la Ministra plagió, el castigo no sería simplemente no ganar la presidencia de la Corte. Significaría la revocación de su título y por ende su expulsión de la Corte. Ni más, ni menos.

Si, por el contrario, la investigación resultara en que todo fue una campaña para tumbar su candidatura a la presidencia, el castigo debiera ser igual de contundente para quienes orquestaron esta campaña en contra de una Ministra que, en ese sentido, sería exonerada como intachable.

Pero con un gobierno que ha buscado arrasar con los contrapesos democráticos, existía la duda sobre si la Ministra Esquivel iba a ganar la presidencia de la Corte a pesar de los señalamientos y sus pruebas.

Hasta ahora, la UNAM ha dicho que hay una coincidencia del 90 por ciento entre ambas tesis. La primera en publicarse un año antes fue la de Édgar Ulises Báez. Aun cuando ya no ganó la presidencia de la Corte la Ministra Yasmín Esquivel, el asunto debe esclarecerse. Si plagió, no puede seguir siendo Ministra.

Un gobernante que ha repetido una y otra vez que en su gobierno no se miente; no se roba y no se traiciona ha decidido por anticipado defender a la acusada de plagio y atacar a quien la señaló, de ser un alcahuete. Así se ha referido el presidente sobre el académico Guillermo Sheridan quien ayer dio una elegante respuesta en estas páginas a este señalamiento presidencial.

Felicidades a la Suprema Corte de Justicia por la elección de Norma Lucía Piña, una Ministra que ha probado su profesionalismo e independencia. Ahora toca cerrar el círculo llegando hasta las últimas consecuencias respecto al posible plagio de la Ministra Esquivel. Si plagió, no puede seguir en la Corte.

Columna completa en El Universal

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la elección de la ministra Norma Piña como nueva presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

«Me pareció bien. Destaco el hecho histórico de que por primer vez una mujer va a ser presidenta (de la Corte) desde 1825. Dos siglos», dijo el mandatario.

López Obrador indicó que los ministros de la Corte eligieron de forma libre a su nuevo presidente, tal como lo establece el procedimiento. Destacó que «hubo aceptación y hubo acuerdo» en la decisión.

El mandatario señaló que se trata de un poder autónomo independiente como nunca había existido, aunque sus detractores insistan en asegurar que se vivía una situación contraria.

«Nosotros no imponemos nada en la Corte y es tan evidente, aunque no lo quieran aceptar, que la presidenta Norma Piña siempre ha votado en contra de las iniciativas que nosotros hemos defendido», recriminó el presidente.

El tema le sirvió a AMLO para señalar que es único el momento que se vive en México, pues insistió, en que ya no hay una subordinación como sucedía antes, entre los poderes supremos.

Dijo que durante décadas, el poder de los poderes era el Ejecutivo, y el poder Legislativo y Judicial eran apéndices, «estaban subordinados» pues desde la Presidencia se daban órdenes.

«Eso ya se terminó, por eso si estamos en la Cuarta Transformación de la vida pública del país. Me da mucho gusto que esto esté sucediendo en México porque es para bien, para que haya un auténtico estado de derecho y no como antes que era un estado de chueco», añadió el mandatario.

En línea con el discurso que ha venido sosteniendo en las últimas semanas, de cara a la renovación de la presidencia de la Corte Ojalá, López Obrador dijo que confiaban en que de manera independiente y autónoma se lleve acabo una reforma en el poder Judicial, que dijo, «urge por la corrupción que impera».

Finalmente, dijo que la relación que su gobierno tendrá con el poder Judicial seguirá siendo «respetuosa», pues dijo, se está llevando a cabo un proceso de trasformación, donde no necesariamente se requiere de modificar las leyes.

Confirmó que ayer habló con la ministra, quien lo buscó tras su elección; y aunque no pudo tomar la llamada, él se comunicó más tarde con ella.

La dirigencia nacional del PRI felicitó a la Ministra Norma Lucía Piña Hernández por su elección como nueva Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

El PRI, encabezado por Alejandro Moreno, destacó que el hecho de tener a la primera mujer mexicana en ocupar el más alto cargo en el Poder Judicial de la Federación, lo que dijo, es muestra de la madurez que ha alcanzado la democracia en el país.

Señaló que los integrantes del máximo tribunal optaron no sólo por preservar, sino además por fortalecer la independencia de uno de los Poderes de la Unión, lo cual redundará en el fortalecimiento de su labor como garantía de la Constitución y de los derechos humanos. La dirigencia del tricolor expresó que “estamos seguros que su trabajo será determinante para la hicieron del orden constitucional y de las instituciones de nuestro país”.

En tanto, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, confió en que los próximos cuatro años serán de un auténtico equilibrio de poderes y de una absoluta defensa de la Constitución.

“Para nadie es un secreto que en los últimos años el máximo tribunal de justicia de nuestro país y el Poder Judicial en su conjunto han vivido un acoso permanente del Presidente de la República. Confiamos en que la nueva Presidencia no cederá ante las presiones que, sin duda, no serán pocas”, detalló.

Cortés Mendoza confió en que la Ministra Norma Piña devolverá a la institución el profesionalismo, la imparcialidad, ecuanimidad y neutralidad política que debe tener: “cualquier indicio de lo contrario será señalado por Acción Nacional. No obstante, las y los ministros también tendrán en el PAN un aliado para hacer eco de las denuncias que hagan ante cualquier tipo de presión. Nada ni nadie puede estar por encima de la ley”, enfatizó.

Cortes Mendoza pidió a la nueva ministra presidenta se asegure de que en ningún caso los actos del Estado vulnerarán los derechos consagrados en la Constitución, y que medie en los conflictos que puedan surgir entre los Poderes.

“Hoy, como nunca antes, México necesita de una Suprema Corte de Justicia fuerte, independiente y autónoma, que no ceda ante las presiones o coqueteos del oficialismo, que sea un contrapeso frente al Ejecutivo y que actúe con oportunidad para evitar cualquier tipo de violación de derechos y garantías. Hoy debemos unirnos todos para poner un freno al autoritarismo”, puntualizó.

Finalmente, el líder del PAN confío en que la nueva presidencia de la SCJN no tolerará la ambición inconstitucional de López Obrador de controlar al Poder Judicial de la Federación y que en contraste de quien concluye, la ministra presidenta recién nombrada sabrá mantener la sana distancia y la constitucional independencia que debe existir entre los Poderes de la Unión.

Finalmente, el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados celebró el nombramiento de la ministra Piña Hernández como presidenta de la Suprema Corte.

«Celebramos que sea la primera vez en la historia que una mujer asume dicho cargo y reconocemos la determinación por romper lo que parecía un inaccesible techo de cristal, tal y como ella lo señaló al asumir el compromiso de representar a las mujeres desde este espacio», indicó el diputado Jorge Álvarez Máynez.

La bancada refrendó la necesidad de seguir fortaleciendo la división de Poderes “y confiamos en que esta nueva Presidencia renueve el compromiso de contar con un Poder Judicial de la Federación honesto e independiente en aras de fortalecer el sistema judicial”.

Esta tarde, en sesión pública, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) eligió como su presidenta para el periodo 2023 – 2026 a la Ministra Norma Lucía Piña Hernández, sucediendo en el cargo al Ministro Arturo Zaldívar, quien concluyó su periodo el pasado 31 de diciembre.

Piña Hernández consiguió los seis votos necesarios después de tres rondas de votación; la Ministra se enfrentó en la última ronda, al Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien se quedó con cinco votos. Así, fue quien logró el respaldo entre sus compañeros que también buscaban la presidencia: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Alberto Pérez Dayán, Yasmín Esquivel y Javier Laynez.

En la primera ronda de votaciones, la ministra Norma Lucía Piña Hernández obtuvo tres votos y el resto de los aspirantes solamente dos votos.

En la segunda ronda, el ministro Gutiérrez Ortiz Mena alcanzó cuatro sufragios y la ministra Norma Lucía Piña, tres, con lo que ambos pasaron a la tercera ronda y los demás fueron eliminados del proceso.

Al asumir el encargo, la Ministra Piña, primera mujer que preside el Alto Tribunal, manifestó sentirse honrada, comprometida, responsabilizada moralmente a representar al Poder Judicial de la Federación «con convicción y entrega, con pasión y honestidad, como lo he intentado hacer los últimos 34 años de mi vida, al interior de esta gran institución a la que tanto le debo y que tanto quiero».

La nueva presidenta de la Suprema Corte señaló que la responsabilidad que se le encomendó tiene una doble dimensión: representar a los Ministros de la SCJN, Consejeras y Consejeros de la Judicatura Federal, al tiempo que, como primera mujer que preside el Alto Tribunal, implica romper el “techo de cristal” que se había impuesto por la cultura patriarcal.

“Nos esforzaremos todos los días por una sociedad más justa, más igualitaria, sin violencia contra las mujeres”, sostuvo. «Estoy convencida que sabremos aprovechar la oportunidad que representa todo reto en beneficio del Poder Judicial de la Federación, en beneficio de nuestro país, en beneficio de México”, agregó.

Así, y tal y como se tenía previsto, el Pleno eligió de entre sus miembros al Presidente o Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien a su vez lo es del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Según un análisis del diario Reforma, la Ministra Norma Piña es la integrante de la Corte que menos apoyaron al gobierno del presidente López Obrador, en 18 asuntos que se presentaron entre 2019 y 2022.

Entre los cinco aspirantes a la presidencia, Yasmín Esquivel apoyo 12 de los 18 asuntos, es decir, un 67% de los casos; Javier Laynez apoyo un 28% al igual que Alberto Pérez Dayán, mientras que Alfredo Gutiérrez solo lo hizo en un 22% de los casos. La ahora nueva presidenta solo apoyo 3 de los 18, un 17%.