Tag

OEA

Browsing

La Misión de Visitantes Extranjeros de la Organización de los Estados Americanos (MVE/OEA) manifestó su preocupación por las constantes campañas de desprestigio y ataques institucionales contra el Instituto Nacional Electoral (INE), durante el proceso de la consulta de Revocación de Mandato.

En el Informe Preliminar, publicado ayer, la MVE/OEA destacó que la jornada de votación se llevó a cabo de forma pacífica, y felicitó al INE por la organización del proceso a pesar de los desafíos que debió enfrentar.

«Al igual que en las elecciones federales y locales de 2021, la Misión observó que el contexto en el que se llevó a cabo el proceso de Revocación de Mandato presidencial estuvo marcado por un clima de alta polarización», expuso la Misión en el reporte.

«En un escenario de gran tensión, se observó que representantes de los más altos niveles de Gobierno realizaron acusaciones contra la autoridad electoral», agregó.

En ese contexto, la Misión hizo un llamado a que todos los actores se conduzcan con respeto y responsabilidad y a que canalicen sus discrepancias y reclamos fundados a través de los mecanismos que ofrece el sistema de justicia electoral.

Reiteró que las campañas de desprestigio y ataques institucionales al INE no solo aumentan la polarización existente en el país, sino que también menoscaban la democracia.

En el informe, la Misión observó que distintos aspectos del proceso fueron motivo de controversia, debate público, y acusaciones.

Destacó que los principales ejes de discusión fueron: la regulación de la revocación, el presupuesto del INE y la cantidad de casillas a ser instaladas, los procedimientos para la activación y difusión del ejercicio, «así como las infracciones a las normas por parte de funcionarios públicos del más alto nivel».

Y es que el pasado lunes, el INE aseguró que no hubo «boicot» por parte de la institución a la consulta de Revocación de Mandato, tal como lo denunciaron autoridades y partidos políticos afines a la 4T..

«La narrativa de boicot del INE es falsa. Si hubo un boicot aquí fue de los que no dieron el dinero para que se pudieran instalar todas las casillas (mesas electorales)», consideró el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova.

Sobre la reducción de presupuesto que el ente electoral recibió para la organización del ejercicio, Córdova precisó que «el dinero que le tenían que entregar al INE para poder cumplir con sus obligaciones significaría instalar todas las casillas» que se pusieron en las elecciones intermedias de junio de 2021.

Recordemos que con el 100% de los votos escrutados, se sabe que hubo una participación ciudadana de 17.77%, equivalente a 16.5 millones de votos, lejos del 40% que era necesario para que el ejercicio fuese vinculante. Poco más de 15.1 millones (91.8%) votaron a favor de que López Obrador siga en el cargo hasta 2024, frente a 1.06 millones (6.44%) que votó en favor de la revocación y unos 280,000 (1.6%) votos fueron marcados como nulos.

En un inesperado discurso, el embajador de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, denunció este miércoles a su propio gobierno, al que calificó de «dictadura».

El diplomático dijo que hablaba para defender a «más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida en mi país desde 2018».  Dijo que también hablaba en nombre de funcionarios obligados a «fingir, llenar plazas y repetir consignas porque si no lo hacen pierden su empleo».

Fields dijo que al pronunciar esas palabras tenía miedo, aunque sostuvo que «tengo que hablar aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos».

«Denunciar la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible», sostuvo McFields, quien hasta ahora había defendido al gobierno nicaragüense de Daniel Ortega cuando era criticado en reuniones de la OEA.

McFields dijo que días antes de que Nicaragua anunciara su retiro de la OEA en noviembre de 2021 hubo una reunión virtual en la cancillería y un equipo de asesores presidenciales. El embajador relató que él sugirió en esa reunión que se considerara liberar al menos a unos 20 presos políticos de la tercera edad y otros reos cuya salud merecía especial consideración.

«Nadie me hizo caso. En ese momento se me dijo ‘no vamos ni a tomar nota de ese comentario porque sabes lo que puede pasar'», dijo McFields. «En el gobierno nadie, nadie, escucha y nadie habla».

«Lo que pasa en Nicaragua supera mis pocas capacidades diplomáticas», indicó el embajador al inicio de una sesión regular del Consejo Permanente de la OEA para hablar de otros temas.

McFields dijo además que «hay esperanza» porque la gente «de adentro en el gobierno y la gente de afuera está cansada de la dictadura. Cada vez van a ser más los que digan `basta»‘, agregó.

Hace tan sólo un mes, 26 países de la OEA presentaron una declaración que denunciaba la intensificación del «sufrimiento humano» en Nicaragua y exigía la liberación inmediata de presos políticos en el país centroamericano.

La declaración destacaba que la organización «no puede permanecer en silencio ante la tragedia que se está produciendo en Nicaragua», en referencia a la continua detención de presos políticos. Según la oposición, hay al menos 170 en el país desde las protestas multitudinarias ocurridas en 2018.

Varios miembros de la comunidad internacional piden desde hace meses a Nicaragua que libere a todos los opositores al gobierno de Ortega, quien se declaró ganador de las elecciones del 7 de noviembre. En los comicios, Ortega logró un cuarto mandato consecutivo, el segundo junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

En la reunión de febrero de la OEA en la que se presentó la declaración, McFields defendió a su gobierno: «nuestra soberanía y validación no provienen de esta organización agonizante y vergonzosa, sino de la voluntad popular nicaragüense, de una patria libre», dijo. «Aquí lo que tenemos hoy es un ministerio de colonias totalmente arrodillado y postrado ante los Estados Unidos, ante sus amos», agregó.

Recordemos que el gobierno de Nicaragua anunció en noviembre que se retiraba de la OEA. El ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, dijo en rueda de prensa que su país se desvinculaba de la entidad por «sus reiteradas acciones injerencistas». Sin embargo, la salida de la nación centroamericana del organismo puede tomar meses debido a procedimientos protocolares y acuerdos que deben cumplirse.

McFields, que reside en Washington DC, no lleva mucho en su puesto: presentó sus credenciales como embajador ante la OEA el 5 de noviembre de 2021. En ese momento la organización dijo que era el primer afrodescendiente en representar a Nicaragua ante el organismo hemisférico y que había trabajado anteriormente en la misión de Nicaragua ante la organización.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, reaccionó después a lo dicho por el embajador. «Valoramos el coraje del embajador de Nicaragua Arturo McFields Yescas y su compromiso con los valores de la OEA. Esta es la posición éticamente correcta,» dijo.

Durante la reunión, varios embajadores latinoamericanos reconocieron a McFields.

El presidente argentino Alberto Fernández fue elegido este viernes para ejercer en 2022 la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), un foro que busca la integración regional y en el cual varios de sus integrantes están enfrentados con Estados Unidos.

Fernández reemplazará al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al frente del bloque regional de 33 países latinoamericanos que comenzó a funcionar en 2011 como un mecanismo intergubernamental de diálogo y que, según analistas, es el contrapeso en la región de la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde Estados Unidos ejerce una influencia histórica.

La designación del mandatario argentino fue realizada de forma unánime en Buenos Aires durante la XXII cumbre de cancilleres de la CELAC, que entró en funcionamiento cuando en el continente gobernaban dirigentes centroizquierdistas y populistas como Hugo Chávez, en Venezuela; Néstor Kirchner, en Argentina, y Evo Morales, en Bolivia.

En una intervención ante los cancilleres presentes, Fernández dijo que el bloque «no nació para oponerse a alguien, para enfrentarse con alguna de las instituciones existentes; no nació para inmiscuirse en la vida política y económica de ningún país; nació como un foro en favor de nosotros mismos que siempre promovió el consenso y la pluralidad».

La cumbre tiene lugar en momentos en que el gobierno argentino ha reconocido las dificultades existentes para la consecución de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que tiene a Estados Unidos entre sus miembros de mayor peso, con el fin de refinanciar un préstamo de unos 44,000 millones de dólares otorgado a Argentina en 2018 cuando gobernaba el presidente Mauricio Macri.

Fernández agradeció el apoyo de todos los países presentes en las negociaciones entabladas con el organismo de crédito. «Uno se siente más fuerte sabiendo que los hermanos latinoamericanos y caribeños lo están acompañando», sostuvo.

En tanto, el canciller argentino Santiago Cafiero sostuvo que «trabajaremos en el fortalecimiento institucional de la CELAC con espacios de diálogo y concertación, siempre con la agenda abierta, siempre convocando a todos y escuchando todas las voces».

En la cita regional no estuvo presente Brasil. El gobierno de Jair Bolsonaro suspendió en 2020 su participación en actividades del bloque al sostener que daba protagonismo a regímenes no democráticos, en alusión a Nicaragua, Venezuela y Cuba.

La designación de Argentina en la presidencia se produjo luego de varios meses de intensas conversaciones con los países miembros.

El gobierno de Nicaragua denunció este viernes la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA)en que la que descalificó las elecciones generales del día 7 de noviembre, y anunció su salida de ese organismo.

«Estamos renunciando y desvinculándonos de la Organización de Estados Americanos, nos estamos retirando de la OEA», declaró el ministro nicaragüense de Relaciones Exteriores, Denis Moncada, en una comparecencia de prensa desde la sede de la Cancillería, en Managua.

La medida, anunciada por el canciller es en respuesta a una resolución aprobada el martes por el parlamento del país centroamericano, de mayoría oficialista, en la que los legisladores pidieron al mandatario denunciar la Carta Democrática de la OEA para sacar al país del grupo.

Y es que el organismo multilateral declaró la semana pasada ilegítimas las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua, donde Ortega fue reelegido, en medio de duras críticas de la comunidad internacional por la detención previa de varios de sus contrincantes y acciones contra la libertad de prensa.

En abril de 2017, Venezuela, un aliado de Nicaragua, solicitó formalmente salirse de la OEA en respuesta a lo que el gobierno izquierdista del país petrolero consideró una «injerencia» del organismo hemisférico en sus asuntos internos. El proceso de retiro toma unos dos años aproximadamente.

México cuestionó este jueves la labor de la Organización de los Estados Americanos (OEA) durante su 51 Asamblea General y señaló a su secretario general, el uruguayo Luis Almagro, de haber «dañado profundamente» a ese organismo.

«La OEA debería de ser una organización inclusiva, promotora del diálogo político, de la cooperación, la integración y el desarrollo de los Estados miembros, pero no lo es», dijo la representante permanente de México ante la OEA, Luz Elena Baños Rivas, durante su intervención en el encuentro regional.

«Por el contrario, es un espacio donde se profundizan las diferencias y el aislamiento, y donde se impulsan agendas parcializadas», añadió la diplomática.

Las palabras de la funcionaria tuvieron lugar durante el segundo día de la Asamblea General del organismo internacional, que se lleva a cabo del 10 al 12 de noviembre en Guatemala como sede virtual.

Baños dijo que en la OEA se pretende poner soluciones desde fuera a problemas locales con decisiones que están en contra del derecho internacional y la propia carta de fundación de la entidad. Puso como ejemplo de «desafíos» que no han sido enfrentados por la OEA la distribución desigual de vacunas contra la COVID-19 y la crisis política sufrida por Bolivia en 2019.

Reiteró de igual forma que «México rechaza cualquier intento por cambiar el orden institucional de cualquier país», a su vez que manifestó su contrariedad porque la OEA cerrara la investigación relacionada con lo ocurrido en Bolivia en 2019.

La representante de México también criticó la «gestión» de Almagro, quien en su opinión «ha dañado profundamente a la organización».

Baños cuestionó, entre otros, el papel de Almagro durante la crisis política de Bolivia en 2019 y el comportamiento parcializado del secretario general. «Lamentamos que el secretario general prefiera el camino corto y fácil de la imposición de intereses de una parte de la membresía» de la OEA, dijo Baños, quien añadió que para construir desacuerdos, no se necesita «a ningún organismo multilateral».

La diplomática dijo que bastaba con revisar las redes sociales de Almagro para constatar su intensa agenda personal hablando de asuntos que son sus prioridades personales, muchas veces alejadas de los intereses, necesidades y retos de los gobiernos que integran la OEA.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)  aseguró este lunes que «es muy positivo» el balance de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se realizó el sábado en al capital del país, aunque reconoció «diferencias».

«Hubo un buen encuentro a pesar de las diferencias, llevaba ya mucho tiempo que no se llevaba a cabo una reunión así porque no había coincidencias, había confrontación, esto se expresó en la reunión Celac, pero es parte de la diversidad», afirmó el mandatario.

La cumbre de la Celac se efectuó el sábado con la presencia de 18 presidentes o jefes de Estado, 12 cancilleres y otros funcionarios de un total de 31 países de la región.

Llamado a que Estados Unidos cambie su relación con la región y renovadas críticas al papel de la OEA se hicieron presentes en la cumbre de la Celac, en que también surgieron cuestionamientos contra los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

López Obrador pidió a Washington el fin de las políticas de embargo y propuso una «nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América».

«Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías», afirmó López Obrador.

López Obrador ha sugerido que la OEA es intervencionista y una herramienta de Estados Unidos; y aunque el gobierno federal lo había dejado entrever, durante la cumbre no se propuso formalmente dejar la organización. Más bien, se opuso a cualquier tipo de sanciones y dijo que las cuestiones de derechos humanos y democracia sólo deben considerarse si un país acusado de violaciones lo solicita y que en todo caso deberían dirimirse en «instancias verdaderamente neutrales», como las de la ONU.

Sin embargo, Venezuela y Cuba fueron el punto de choque durante la cumbre, luego de que los presidentes de Paraguay y Uruguay cuestionaron la legitimidad democrática de sus pares Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.

Las fricciones en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños arrancaron cuando el mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, reafirmó que no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela.

«Le digo al presidente de Paraguay: ¡ponga usted la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre la democracia en Paraguay, en Venezuela y América Latina! (…). ¡Ponga usted, presidente Lacalle (de Uruguay), la fecha y el lugar!», respondió Maduro ante el pleno.

Recordemos que Paraguay rompió relaciones con Caracas tras reconocer al opositor Juan Guaidó, quien en 2019 se autoproclamó presidente interino de la otrora potencia petrolera, sumida en una grave crisis que ha empujado a emigrar a millones de venezolanos.

Por su lado el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, afirmó que participar en la cumbre no significaba ser «complaciente» con países donde «no hay una democracia plena (…), se utiliza el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores».

«Vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela», subrayó Lacalle ante sus colegas.

Estados Unidos elogió dicha condena. «Presidente de Uruguay @LuisLacallePou diciendo las cosas como son», tuiteó Juan González, jefe para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de La Casa Blanca, junto a un video del discurso.

En marzo de 2020, el Departamento de Justicia estadounidense acusó a Maduro de «narcoterrorismo», tráfico de drogas y posesión de armas, y ha ofrecido 15 millones de dólares por su captura.

Díaz-Canel también rechazó las declaraciones de Lacalle, afirmando que denotan su «desconocimiento de la realidad», y lo acusó de imponer un «paquetazo neoliberal» en Uruguay.
«En mi país por suerte la oposición tiene resortes democráticos para quejarse. Esa es la gran diferencia con el régimen cubano», reviró Lacalle, quien leyó un fragmento de la canción «Patria y vida», himno de las protestas de julio en Cuba que dejaron un muerto, decenas de heridos y centenares de detenidos.

La declaración final de la cumbre llamó a un acceso justo y equitativo a las vacunas contra el COVID-19 y a democratizar su producción.

La VI cumbre respaldó además la creación de un fondo de la Celac para responder a los desastres naturales derivados del cambio climático, para el cual, según Ebrard, ya se han reunido 15 millones de dólares.

Integrada por 33 países, la Celac surgió en 2011 con el impulso del fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, y otros gobernantes de izquierda como un contrapeso a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que forman parte Estados Unidos y Canadá.

Los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD presentaron esta mañana en Washington, ante la Organización de Estados Americanos (OEA), una denuncia sobre la injerencia del crimen organizado en las pasadas elecciones del 6 de junio, para favorecer a Morena.

Marko Cortés, líder de Acción Nacional; Alejandro Moreno, dirigente del tricolor, y Jesús Zambrano, presidente del PRD se reunieron con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Cortés insistió en que presentaron cuatro preocupaciones principales, la principal, la intromisión del crimen organizado en las elecciones del 6 de junio.

“La primera, la intromisión del crimen organizado en el pasado proceso electoral. La segunda, el uso faccioso, doloso de las instituciones para perseguir y amedrentar a los opositores. La tercera, el hostigamiento permanente del gobierno federal en contra del INE y el Tribunal Electoral. Y la cuarta, y no menos importante, también la persecución a los medios de comunicación y a líderes de opinión que se han atrevido a disentir de lo que está ocurriendo con el gobierno”, declaró el líder del PAN.

«Hoy, los dirigentes del PRI, PAN y PRD nos reunimos Washington con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para denunciar la intromisión del crimen organizado en el pasado proceso electoral. No permitiremos que la democracia mexicana se ponga en riesgo», dijo el líder del PRI, Alejandro Moreno, en un mensaje publicado en Twitter.

Zambrano por su parte advirtió que dicha injerencia «se ha constituido en el principal peligro para la democracia de México» y ha pedido a la CIDH medidas cautelares contra el gobierno mexicano «sobre la intervención del crimen organizado en el proceso electoral para favorecer a los candidatos de MORENA, así como los ataques a las instituciones».

La denuncia, detallaron los partidos de la alianza ‘Va por México’, contiene pruebas de homicidios, secuestros, intimidación a candidatos y ciudadanos y coerción para ejercer el voto. El bloque opositor ha contabilizado 1,066 delitos y agresiones de tipo político en casi todo el país.

Y aunque en plenas campañas murieron en total 36 aspirantes a un cargo de elección popular, el documento, de 57 páginas, que presentaron en EUA recoge siete casos emblemáticos ocurridos en Sinaloa, Estado de México, Guerrero, Michoacán, Guanajuato, Veracruz y San Luis Potosí.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este lunes que México tiene «las puertas abiertas» para una investigación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre el presunto nexo entre el crimen organizado y las elecciones, esto luego de que la oposición anunciara que presentaría una denuncia al respecto.

«Pues si la OEA lo decide, que vengan, están las puertas abiertas del país, no tenemos nada que ocultar», expresó López Obrador en su conferencia matutina al ser cuestionado sobre el tema.

El presidente respondió a ‘Va por México’, que integran el PRI, el PRD y el PAN, que anunciaron que este lunes acudirían a Washington para entrevistarse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Los opositores denunciarán la «intervención del crimen organizado» en las elecciones del 6 de junio, cuando los partidos aliados de López Obrador perdieron la mayoría calificada de dos tercios del Congreso, pero ganaron en la mayoría de los 15 estados donde se elegía gobernador.

«Que no se confunda, son otros tiempos, nosotros no establecemos relaciones de complicidad ni con la delincuencia organizada, ni con la delincuencia de cuello blanco. No solo la OEA, sino la ONU, cualquier organismo que quiera venir», declaró AMLO.

El presidente argumentó que la OEA ya emitió una certificación sobre las elecciones de México y no hubo ninguna violación grave.

Por ello, acusó a los opositores de «politiquería» por su viaje a Washington, donde también visitarán a Tania Reneaum, secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los opositores también criticarán «el hostigamiento a las instituciones y la persecución política de los opositores», de acuerdo con el líder del PAN, Marko Cortés.

Aun así, López Obrador reconoció que «todos tienen derecho a acudir a un organismo internacional» al insistir en que «no le preocupa» que vayan.

«Los entiendo, están muy desesperados porque se unieron todos y pensaron que con dinero, con el apoyo de los medios de información, incluso con el dinero que reciben de la Embajada de Estados Unidos, iban a arrasar en la pasada elección», dijo el presidente.

La denuncia que la oposición presentará se da en medio de diferencias del gobierno de AMLO con la OEA y, en particular con su secretario Almagro. Apenas el mes pasado, López Obrador propuso desaparecer a la OEA y crear un nuevo organismo en un discurso ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) propuso este fin de semana la creación de un organismo de integración para América Latina que sustituya a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

«La propuesta es ni más ni menos que construir algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades», dijo López Obrador durante la reunión de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El encuentro de la Celac, de la que México es presidente pro tempore, pretende encontrar mecanismos para la adquisición de vacunas contra el COVID-19 para la región.

Pero el mandatario aprovechó para pedir el reemplazo de la OEA, a cuyo secretario general, Luis Almagro, mÉXICO ha criticado duramente por su gestión a la que considera «una de las peores» en la historia del organismo.

«En ese espíritu no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto», sostuvo López Obrador sin dar detalles sobre su propuesta. «Se trata de un asunto complejo, que requiere de una nueva visión política y económica», afirmó el mandatario, pero dijo que «es una gran tarea para buenos diplomáticos y políticos» en América Latina.

El planteamiento del presidente surge en medio del rechazo de Cuba a las sanciones anunciadas el jueves por Estados Unidos, entre otras, contra altos funcionarios cubanos por la «represión» de las recientes manifestaciones populares en la isla.

«Washington nunca ha dejado de realizar operaciones abiertas o encubiertas contra los países independientes situados al sur del río Bravo», dijo AMLO durante la reunión diplomática, en la que se recordó el 238 natalicio Simón Bolívar.

López Obrador sostuvo que Cuba ha sido el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia, enfrentando políticamente a los Estados Unidos al haber resistido 62 años sin sometimiento.

Consideró que Cuba «merece ser declarada patrimonio de la humanidad» y «nueva numancia por su ejemplo de resistencia».

«Puede que mis palabras provoquen enojo en algunos o en muchos, pero como dice la canción de René Pérez Joglar de Calle 13: ‘yo siempre digo lo que pienso’. En consecuencia, creo que por su lucha en defensa de su soberanía, de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad», sostuvo.

Recordemos que tras las protestas del 11 y 12 de julio pasados, el presidente se expresó en contra de cualquier forma de «intervencionismo» en la crisis cubana, y ofreció enviar ayuda humanitaria al país. De hecho se ha informado México enviara dos barcos con insumos médicos, alimentos y gasolina a Cuba.

La propuesta de AMLO ya cuenta con la oposición de Colombia, una vez que su ministra de Relaciones Exteriores, y también vicepresidenta del país, Marta Lucía Ramírez, defendiera la importancia de la OEA.

«Pese a que algunas voces pidieron sustituir la OEA, defendí esta organización», dijo la funcionaria, afirmando que es mejor «complementar» a la Organización con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

También ha trasladado la importancia de que la cooperación internacional entre los países latinoamericanos incluya «relaciones más estrechas con Estados Unidos y Canadá», tal y como se ha hecho ya con China.

Expertos en Derechos Humanos de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA) han pedido este martes a las autoridades de nuestro país que los futuros procesos electorales se celebren «de forma pacífica», esto luego de las elecciones que culminaron el pasado domingo y que desde septiembre pasado dejó 935 agresiones y 100 políticos asesinados.

Los especialistas además solicitaron que el período postelectoral sea de la misma manera «pacífico» y se investiguen todos los asesinatos y violaciones a los Derechos Humanos registrados durante la campaña electoral.

«Hacemos un llamamiento a las autoridades mexicanas para que pongan fin a la intensa polarización de la vida pública y que garanticen que las futuras elecciones se celebren de forma pacífica», han señalado los expertos. «Llamamos a que se investiguen de forma completa y transparente los asesinatos de los candidatos políticos y las numerosas violaciones de Derechos Humanos ocurridas durante la campaña y el día de las elecciones», añadieron.

Las medidas para asegurar una vida pacífica y democrática en México debe incluir, según los relatores, investigaciones completas y efectivas de todos los actos de violencia relacionados con el proceso electoral, justicia y reparación para las víctimas, así como medidas para asegurar que las futuras elecciones sean pacíficas y conforme a los estándares internacionales de Derechos Humanos.

Si bien los relatores de la ONU y la OEA han reconocido los esfuerzos del gobierno federal para «contrarrestar la violencia», incluyendo la reciente implementación de una estrategia para frenar la violencia política y las amenazas contra los candidatos, y los «esfuerzos genuinos» para asegurar que ningún votante sea «discriminado», han reconocido que esperaban no volver a ver los «asombrosos» niveles de violencia alcanzados en las elecciones de 2018.

«Este año ha sido, si cabe, aún peor», lamentaron, incidiendo en que hay que tomar medidas serias de inmediato para apoyar a las instituciones democráticas para que dicha violencia no se repita durante las elecciones presidenciales de 2024.

Al recordar que el derecho a la vida es absolutamente fundamental, apuntó que los candidatos deben poder hacer campaña sin temer por su vida. Indicaron que México también debe respetar, proteger y cumplir los derechos a la libre asociación y a la participación en el proceso político, incluido el derecho de los ciudadanos a elegir al candidato de su elección.

Asimismo, los expertos han expresado su preocupación ante la persistencia de patrones discriminatorios operados por los actores políticos, especialmente contra las mujeres y los grupos tradicionalmente marginados, como los pueblos indígenas.

Manifestaron su «especial preocupación» por el nivel de violencia sin precedentes contra las mujeres, incluidas las periodistas. Las agresiones contra las mujeres, incluida la violencia sexual, representaron más de un tercio de todas las agresiones denunciadas durante la campaña.

Según los expertos, la campaña ha puesto de manifiesto otros problemas de Derechos Humanos, como la presunta participación de la delincuencia organizada en la campaña y la intimidación que conduce a la autocensura de los periodistas, lo que, a su juicio, «obstaculiza la capacidad de los ciudadanos para tomar decisiones políticas con conocimiento de causa».

En este contexto, los expertos también han subrayado el «importante» papel desempeñado por las instituciones electorales independientes. «Son vitales para prevenir el fraude electoral y, por tanto, deben ser protegidas de cualquier presión indebida, intimidación o amenaza», remataron.

El jefe de la misión de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) desplegada en nuestro país, Santiago A. Canton, aseguró que de momento no se han detectado «incidentes de gravedad» que afecten a los comicios de este domingo 6 de junio.

«Los observadores de la OEA no han encontrado incidentes de gravedad que puedan alterar de manera significativa estas elecciones», explicó a los medios Canton tras una visita que realizó a una casilla electoral ubicada en la Universidad de Pedregal, al sur de la Ciudad de México.

Sin embargo, Canton aseguró que ha habido incidentes como los hay en todas las elecciones, tales como retrasos en la apertura de las casillas, aunque dijo que el Instituto Nacional Electoral (INE) actuó para resolverlos.

El representante de la OEA, quien llegó al lugar en una camioneta blindada y escoltada por la Guardia Nacional, dijo que la crisis de violencia en México «es grave», ahora en el contexto de la contienda electoral, por lo que pidió que «se tomen medidas muy específicas» para evitar que vuelva a ocurrir una campaña violenta.

«Lamentablemente, en elecciones anteriores no se tomaron las medidas que se debían tomar para evitar que esta violencia volviera a suceder», expresó. De todas formas, celebró que la elección «está avanzando bien» y con un nivel de votación bastante alto.

El INE informó en su corte de las 15:30 horas, que en todo el país han sido instaladas 96.5% de las casillas, es decir, 156,940 de las 162,570 que se programaron.

Por el momento se han detectado algunos incidentes aislados como lo ocurrido en Tijuana, donde se arrojaron cabezas humanas en dos colegios electorales. En Metepec, Estado de México, se reportó que un grupo de personas irrumpió en una casilla, atacando a las personas que se encontraban presentes, tanto funcionarios como electores.

Se han presentado otros reportes, como el sucedido en San Luis Potosí, donde se indicó que un grupo de hombres armadas robaron las urnas electorales. En Naucalpan, Estado de México, también se reportó que fue lanzada una granada falsa en uno de las casillas. En La Yesca, Nayarit fue suspendida la votación debido a las amenazas que se presentaron.

Recordemos que la misión de la OEA, conformada por 26 personas y desplegada en 18 de los 32 estados del país, ha mantenido reuniones con representantes del gobierno, de las autoridades locales, de partidos políticos y la sociedad civil.

El canciller Marcelo Ebrard se lanzó esta mañana en contra de Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a quien señaló de encabezar la peor gestión en la historia de la misma.

Al ser consultado sobre la actuación que tendrá la OEA en la jornada electoral del próximo domingo en nuestro país, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recordó que no es la primera vez que las misiones de la OEA acompañarán una jornada electoral en México.

Sin embargo, aclaró que lo que se les advirtió es que para que pudieran participar se debían ajustar a lo que marca la legislación mexicana. Señaló que México tiene una política en la que no se prohíbe a ninguna organización internacional y menos de las que formamos parte, que puedan enviar a sus observadores.

Fue en ese punto donde indicó que la actuación del actual secretario general de la OEA, ha sido una de las peores en la historia, opinión que aseguró, se le ha expresado en reiteradas ocasiones.

Al explicar la posición de la cancillería, dijo que Almagro ha actuado en reiteradas ocasiones sin consultar a los estados miembros, como si fuese autónomo o independiente. Lamentó que Almagro asuma que no necesita consultar a los estados miembros de la OEA.

Otra de las razones que dio es que Almagro ha tomado dudosas y cuestionables actuaciones para intervenir en procesos internos de países miembros, como fue el caso de Bolivia, en done dijo, facilitó prácticamente un golpe de Estado en un país que, dijo, ha tenido una vida democrática interrumpida en los últimos años.

«Nuestra opinión sobre su actuación es que es la peor o de las peores que ha habido en la historia de esa organización», sostuvo Ebrard Casaubón.

En ese sentido, dijo que aunque México no va a prohibir que participen observadores electorales de cualquier organismo, tomarán con reserva la actuación de la misión de la OEA en el entendido de que provienen de una organización que está erróneamente encabezada por Almagro.

En otros temas, Ebrard insistió este viernes en que Estados Unidos no debería financiar a organizaciones civiles que «intervengan» en política interna, esto tras el memorando de La Casa Blanca que prioriza el apoyo a las ONG y el combate a la corrupción.

«Lo que México está planteando es que las organizaciones que reciban financiamiento de gobiernos extranjeros tienen que respetar el ámbito político interno», dijo el funcionario, aclarando que lo informado por EUA no es una respuesta a la nota diplomática que envió México el 6 de mayo a la embajada de Estados Unidos donde se  quejaba del financiamiento que daban a Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Dijo que hay elementos que acreditan la actividad política de MCCI de influenciar la opinión pública en México.

Ebrard pidió reciprocidad al recordar que las leyes estadounidenses prohíben a México financiar a organizaciones no gubernamentales «que tuviesen como propósito influenciar el proceso político».

La Misión de Visitantes Extranjeros (MVE) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para las elecciones federales y locales del próximo 6 de junio en nuestro país, comenzarán a arribar este miércoles a México.

Desde el 10 de mayo, la jefatura de la Misión, que encabeza el argentino Santiago Canton, mantuvieron una serie de reuniones virtuales para recibir información y escuchar diversas opiniones acerca del contexto en que se lleva a cabo la campaña electoral y los preparativos para los comicios.

Las reuniones que sostuvieron fueron con representantes del gobierno federal, el presidente, consejeras y consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el Fiscal de Delitos Electorales (FEDE) y los dirigentes de los partidos políticos nacionales.

Con el fin de garantizar que la Misión pueda realizar su trabajo con todas las garantías de independencia y autonomía, la OEA informó que suscribió dos acuerdos: uno con el INE mediante el cual se establece, entre otros asuntos, el acceso a todas las instancias del proceso, así como a la información relativa a las mismas. El otro fue el que firmó con el gobierno federal que otorga las inmunidades y privilegios para los visitantes extranjeros de la OEA.

Y aunque destacó las facilidades brindadas, la Misión manifestó su preocupación por los incidentes de violencia que se han presentado en distintas partes del país en el contexto de la contienda electoral, y lamentó la pérdida de vidas humanas.

«La Misión hace un llamado a todos los sectores políticos a erradicar el discurso violento y la retórica agresiva como recursos de contienda política. La violencia no tiene lugar en la democracia», dijo la OEA.

Al recordar que desde el año 2009 ha acompañado los procesos electorales en México, precisó que ha sido testigo del trabajo serio y profesional que realizan las autoridades electorales, lo que ha permitido a nuestro país experimentar transiciones políticas exitosas, gracias al respeto de la voluntad ciudadana.

Destacó que en la recta final del proceso electoral, a casi dos semanas de la jornada electoral, es importante que todos los actores políticos y sociales se conduzcan con responsabilidad y canalicen sus reclamos, en particular de los relacionados con posibles irregularidades, de manera institucional a través de los conductos establecidos por la legislación.

El candidato del PRI y PRD a la gubernatura de Nuevo León, Adrián de la Garza, se reunió este miércoles con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a quien presentó una denuncia sobre la grave situación que atenta contra la democracia y las libertades de todo el país.

En un video que publicó en sus redes sociales, grabado desde el edificio de la OEA, el priísta indicó que expuso a Almagro la grave situación de lo que está pasando no solo en Nuevo León, sino en México entero.

«Hoy no vengo por el tema de la elección del nuevo León, creo que es más grande nuestro interés, que es la democracia de México, lo que está pasando en México es grave para todos nosotros; atenta contra nuestras libertades, atenta contra muchas luchas que tuvimos que pasar para tener elecciones limpias, elecciones certeras, y que dan democracia a nuestro país», indicó el candidato, quien anunció ayer que realizaría un viaje por la capital estadounidense.

Sin mencionar al presidente López Obrador, al gobierno federal, o la investigación que reveló la Fiscalía General de la República (FGR) inició en su contra, De la Garza señaló que lo que ha estado pasando en las últimas fechas en nuestro país viola cartas fundamentales de democracia interamericana de las que México es parte.

«Vamos a seguir luchando por la democracia no nada más de Nuevo León, de México y vamos a salir muy bien, todo va a estar bien», concluyó el candidato.

Y es que recordemos que desde la semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha ocupado sus conferencias matutinas para denunciar, en “calidad de ciudadano”, a De la Garza por ofrece tarjetas con apoyos económicos si es que gana la elección. Esa situación ha sido señalada por AMLO como una forma de compro de voto.

Tras conocerse la investigación de la FGR en su contra, el candidato a la gubernatura aseguró que con ella se confirma la persecución política de la que es víctima. «El presidente tiene cinco días atacándome, porque voy arriba en todas las encuestas nacionales», dijo en un videomensaje que publicó en sus redes sociales.

En su viaje por Washington, a donde fue acompañado por el exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo, el candidato ha documentado reuniones, tanto en el Capitolio como en encuentros privados, con congresistas de Estados Unidos, con quienes dijo, discutió temas de relevancia para Nuevo León, como lo es la reapertura de la frontera entre México y Estados Unidos.

Veintiún presidente de España y América Latina manifestaron este jueves su preocupación por la ruptura del estado de derecho y de la independencia judicial en El Salvador, por lo que solicitaron a la OEA estudie lo ocurrido y determine medidas para preservar y fortalecer la democracia en dicho país.

En una declaración de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), los exmandatarios expresaron su «grave preocupación» por la destitución de los jueces de la Sala Constitucional de El Salvador ejecutada por la Asamblea Legislativa, de mayoría calificada afín al gobierno del presidente Nayib Bukele.

Calificaron lo sucedido como una «manifiesta violación de la Carta Democrática Interamericana» y pidieron revertir la destitución.

Además, instaron a las autoridades de la Organización de Estados Americanos (OEA) a que hagan «una apreciación de lo ocurrido y determinen las medidas necesarias para la preservación y el fortalecimiento de la democracia salvadoreña».

Según se dice en la declaración, los expresidentes constataron que el proceso de destitución de los jueces «se realizó sobre valoraciones políticas, al margen de las previsiones constitucionales».

Destacan que no se ha llevado a cabo «algún antejuicio por eventuales delitos»; no se ha especificado «ley que fije las causas de destitución»; no hubo «previo ni debido proceso ni derecho a la defensa», además de que el mandato de los jueces supremos destituidos no había expirado.

«Debemos hacer presente que el acceso y el ejercicio del poder en toda democracia ha de estar sujeto a un celoso respeto del Estado de Derecho y de las garantías institucionales de los derechos humanos y las libertades, sin que puedan verse relajados por el voto de las mayorías, menos para atropellar a las minorías», señala la declaración.

Y es que El Salvador se encuentra bajo la mirada del mundo por la decisión del Parlamento, de amplía mayoría oficialista, de destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al fiscal general, Raúl Melara.

El presidente Nayib Bukele dijo que están «limpiando la casa», esto en un intento de justificar las destituciones.

La declaración es firmada por José María Aznar de España; Óscar Arias, Laura Chinchilla, Miguel Ángel Rodríguez y Luis Guillermo Solís  de Costa Rica; Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso de Panamá; Enrique Bolaños de Nicaragua; Alfredo Cristiani de El Salvador; Eduardo Frei T.  de Chile; Osvaldo Hurtado y Jamil Mahuad del Ecuador; Luis Alberto Lacalle H. y Julio María Sanguinetti de Uruguay; Álvaro Uribe y Andrés Pastrana  de Colombia; Mauricio Macri de Argentina; Jorge Quiroga de Bolivia; Juan Carlos Wasmosy de Paraguay, y Felipe Calderón y Vicente Fox por México.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, evitó responder a las críticas del gobierno de México, quien le pidió someterse a un «proceso de autocrítica» para determinar si debe seguir al frente del organismo, luego de lo ocurrido el año pasado en Bolivia.

Almagro compareció este jueves ante la prensa después de la Asamblea General de la OEA.

«Yo entiendo que la prensa quiera concentrarse en el país que me criticó, y no en los treinta y pico que me apoyaron, eso lo entiendo perfectamente, aunque me gustaría más lo contrario. Me gustaría más que ustedes dijeran: qué genial el secretario general lo apoyaron treinta y tantos países, qué fantástico, qué apoyo a su gestión», dijo Almagro.

Aseguró no tener ningún problema con las críticas que se le han hecho, pues reiteró que es un tema (Bolivia) del que ya ha hablado largamente, al igual que sobre las misiones de observación electoral.

Almagro resaltó la labor de las misiones de observación electoral que, según explicó, trabajan con mucho menos presupuesto que las de la Unión Europea (UE) y con un «gran sacrificio personal».

El secretario general mantuvo su postura de defender el informe en el que la OEA denunció irregularidades en las elecciones de 2019, que luego fueron anuladas debido a sospechas de fraude en favor del entonces presidente, Evo Morales, quien había sido elegido para un cuarto mandato consecutivo.

En concreto, Almagro destacó que los principales hechos de dicho informe de la misión de la OEA «nunca» fueron rebatidos y citó, entre otros, la alteración y falsificación de actas, los servidores ocultos que transmitían datos para el conteo general y el voto de personas fallecidas que aparecían como electores.

«Nosotros no valoramos otra cosa que la limpieza del proceso electoral», sean cuales sean los resultados, sostuvo.

Y es que ayer, durante la Asamblea General, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes, sugirió a Almagro someterse a un proceso de autocrítica a partir de sus acciones en contra de la Carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia, para determinar si aún cuenta con la “autoridad moral necesaria para encabezar esta organización».

Almagro se limitó a decir que la OEA puede ayudar a nuestro país en temas de corrupción, lucha contra el narcotráfico, derechos de los migrantes, transparencia electoral e independencia de los órganos electorales, entre otros asuntos.

«Tenemos muchas cosas para aportar en el tema que son prioritarios, desafíos importantísimos que tiene México hoy y estamos dispuestos a hacerlo porque somos un interlocutor permanente para estos temas en todo el hemisferio», manifestó Almagro.

Sobre el tema, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, reclamó este jueves la renuncia de Almagro, al sostener que el triunfo electoral de su Movimiento al Socialismo del domingo demostró que no hubo fraude en los comicios de 2019.

«Luis Almagro debe renunciar, si tiene ética y moral, si tiene personalidad. Y por supuesto tiene que ser procesado, juzgado. Sus manos están manchadas de sangre de bolivianos y bolivianas», declaró Morales en una rueda de prensa en Buenos Aires.

En el caso de que Almagro no renuncie, Morales dijo que solicitará a los miembros de la Organización de Estados Americanos «que inicien los trámites para su destitución, porque ha ocasionado un daño irreparable al pueblo boliviano, a las misiones de observación electoral y a la propia OEA».

Añadió que además de demostrar que no hubo fraude, los resultados de las recientes elecciones refieren que sí hubo golpe de estado, por lo que reclamó una auditoría independiente sobre el «informe fraudulento» de la OEA.