Tag

pemex

Browsing

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) está investigando a Pemex por sospechas de quema excesiva de gas natural así como otras infracciones en otro gigantesco campo petrolero, según dos fuentes con conocimiento del tema.

La agencia Reuters señala que en 2019, la petrolera, que está bajo presión internacional para limpiar sus prácticas operativas, elogió al campo Quesqui en el estado de Tabasco como el hallazgo energético más importante en la región en tres décadas.

Expertos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), regulador del sector, realizaron una visita sorpresa ayer al sitio, añade Reuters.

Las preocupaciones se centraron en la «quema excesiva de gas» y otras posibles violaciones del plan de desarrollo de Pemex, detallaron.

Reuters informó el mes pasado que la CNH había decidido multar a Pemex por violar el plan de desarrollo en un campo similar en el estado Veracruz. Esas infracciones en el yacimiento de Ixachi también provocaron una excesiva quema de gas.

No estaba claro qué consecuencias tendría para la compañía la investigación sobre Quesqui. Pero las fuentes dijeron que cualquier hallazgo de irregularidades, especialmente en relación con la quema de gas, sería un golpe para el gobierno federal, ya que la presión internacional y de los bonistas de Pemex está aumentando para frenar la práctica que libera gases de efecto invernadero.

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó en 2019 a Quesqui como un campo con «mucho potencial» que ayudaría a cumplir su promesa de reactivar Pemex con sus reservas probadas, probables y posibles de 500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

La semana pasada prometió abordar las altas tasas de quema de gas, calificándola como «lo más irracional que puede haber, el estar comprando gas y tener que quemarlo aquí, con la contaminación que implica».

El año pasado, México quemó niveles récord de gas en un número cada vez mayor de lugares, según demostró un estudio científico.

Carolyn Adams, esposa de Jose Ramón López Beltrán, hijo del del presidente de México, es accionista mayoritaria en una empresa que tiene como objetivo principal representar a compañías y a empresarios en negocios de todo tipo en México, ya sea como agente, comisionista o intermediaria.

Sin embargo, para fundar CA Twelve, Carolyn se asoció con el empresario mexicano Eduardo Joel Arratia Vingardi, un antiguo contratista de Pemex, quien tiene alianzas con proveedores de la refinería Dos Bocas, una de las obras emblema del gobierno federal, y que ha trabajado con compañías multinacionales de servicios petroleros, entre ellas Baker Hughes.

Baker Hughes es investigada en Estado Unidos, y ha estado en los últimos meses el centro de la polémica por la llamada “Casa Gris”, la residencia que José Ramón López Beltrán y Adams habitaron en Houston.

De acuerdo a una la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI),  a partir de un nuevo libro que estará en circulación a partir de la próxima semana, titulado “La Casa Gris”, de editorial Grijalbo, el notario que auxilió a Carolyn a crear su empresa es el mismo que en julio de 2019 fue convocado por López Obrador para que acudiera a Palacio Nacional a atestiguar su compromiso de no reelección.

Además, Eduardo Arratia y Carolyn Adams tienen otro punto en común: han elegido Houston, Texas, para operar.

El 22 de febrero de 2022, el periodista Raymundo Riva Palacio aseguró en su columna en el periódico El Financiero que Arratia le prestó a Carolyn dos inmuebles en Houston, cuando ella ya tenía una relación con José Ramón López Beltrán.

En la investigación realizada para el libro La Casa Gris: Todo lo que revela el mayor escándalo obradorista se identificó la ubicación de las casas de Arratia. Una está construida en un terreno de 1,200 metros cuadrados, con una piscina en la parte trasera y con vista a un pequeño lago; la otra es una mansión de estilo mediterráneo de mil metros cuadrados, con enorme alberca, cine, sala de juegos y spa privado, en el corazón del elitista club de golf Carlton Woods.

La propia Carolyn dejó constancia de su presencia en ambas residencias. En su cuenta de Instagram compartió una fotografía en la que posa en la amplia piscina ubicada en la mansión propiedad de Arratia Vingardi, con la leyenda: “Querido Dios, gracias por esta maravillosa vida”. Y en una segunda imagen, tomada desde una terraza con vista a la alberca de la otra casa, con el mensaje: “¡Estoy de vuelta!”.

Investigación completa en MCCI

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó este martes que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, no ha solventado la reparación del daño en los dos procesos que enfrenta por el escándalo de soborno de Odebrecht y que lo mantienen en prisión preventiva.

“Conozco el comunicado de la Fiscalía (General de la República), que aseguraron que no hay reparación del daño y que hay asuntos pendientes que impiden que él pueda tener algún beneficio para enfrentar su problema judicial”, señaló el mandatario al ser consultado durante su conferencia de prensa matutina.

A pregunta expresa de si el exdirectivo había llegado a un acuerdo con Pemex, López Obrador aseguró que “no, todavía”.

Recordó que se pagaron impuestos por 2.5 millones de pesos “pero eso no es el daño mayor” y dijo que si eso fuera el pago por reparación de daños que le otorgara la libertad a Lozoya “además de una irregularidad, por decir lo menos, íbamos a quedar nosotros como cómplices».

Sin embargo, dijo no saber cuál debería ser el monto para considerar la reparación del daño aunque recomendó llegar a un acuerdo en el caso y devolver los recursos, que serían utilizados en beneficio de la gente.

“Por eso estamos de acuerdo en que si se repara el daño se den facilidades pero que se devuelva el dinero porque antes robaban y al final hasta se les tenía que devolver lo confiscado”, lamentó.

Comentó que la titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, se comunicó con él debido a que los abogados de Lozoya hicieron gestiones para buscar opciones legales pero no precisó cuáles.

Y es que ayer, la FGR emitió un comunicado en el que apuntó que Lozoya, quien se encuentra en prisión por presunta corrupción, no había cumplido con la reparación del daño en los dos procesos que enfrenta por lo que seguirá en la cárcel.

Lozoya, quien fue arrestado en España a principios de 2020 y extraditado a México a mediados de ese año, tiene dos casos abiertos ante la justicia, ambos por corrupción.

El primero es sobre la compra a sobreprecio de la planta inservible Agronitrogenados al empresario Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), a cambio de sobornos. El segundo, por haber recibido presuntamente 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht durante la campaña y la presidencia de Enrique Peña Nieto.

El pasado 19 de abril, Lozoya libró una nueva acusación en su contra por el delito de defraudación fiscal tras ofrecer un pago de 2.6 millones de pesos para reparar el daño.

Sin embargo, la Fiscalía precisó que ese pago de impuestos «no tiene vinculación de ninguna naturaleza, ni conexión de ningún tipo con los dos casos anteriores».

A Lozoya, quien dirigió la petrolera de 2012 a 2016, bajo la administración del presidente Enrique Peña Nieto, México lo extraditó desde España como testigo protegido de la Fiscalía a cambio de inculpar a otros políticos, pero el pasado noviembre ingresó en prisión preventiva tras protagonizar un escándalo por cenar en un restaurante de lujo.

Sin embargo, este martes, el equipo legal de Emilio Lozoya, el despacho Ontiveros Consulting, emitió un comunicado en el que señaló que, respecto a la reparación de daño, sin especificar a qué acusación se refería, el exfuncionario «recientemente cubrió el monto total fijado por las autoridades hacendarias y la Procuraduría Fiscal de la Federación».

Y adelantó que en los casos Odebrecht y Agronitrogenados, hay una absoluta disposición de cubrir el monto de la reparación del daño que, para los dos casos, han solicitado las víctimas y que han sido aprobadas por el Consejo de Administración de Pemex.

 

México rechazó un acuerdo reparatorio con la comercializadora de energía suiza Vitol por el pago de sobornos a funcionarios de Pemex, informó este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Tras recordar que Vitol admitió el delito ante la justicia de Estados Unidos, el mandatario dijo que delegados de la empresa manifestaron al gobierno federal que «estaban dispuestos a devolvernos el dinero (…) de las operaciones que se habían llevado a cabo».

Pero «la instrucción que di es que no aceptamos nada hasta no saber quiénes habían recibido esos sobornos», reveló López Obrador en su conferencia matutina.

El gobierno no aceptará «ningún trato con esa empresa porque nos estaban dando el dinero, pero iba a quedar la sospecha de quién había recibido el soborno y además íbamos a quedar nosotros como encubridores», explicó.

AMLO no detalló los montos de los sobornos ni de la reparación ofrecida por Vitol, indicando que posteriormente el gobierno informará esos detalles. Según reportes de prensa, los sobornos se dieron entre 2015 y 2020.

El presidente aseguró que la intención de su administración es dar «ejemplo» de que esos delitos no se borran con «nada más devolver el dinero». «No queremos relaciones con empresas extranjeras corruptas», sostuvo.

Recordemos que Vitol reconoció en Estados Unidos que pagó sobornos para obtener contratos con Pemex, así como con empresas de Brasil y Ecuador, por lo que la petrolera canceló acuerdos que tenía la mayor comercializadora independiente de energía del mundo.

A fines del 2020, la subsidiaria de la gigante suiza en Estados Unidos acordó desembolsar 164 millones de dólares para resolver las investigaciones de la justicia estadounidense.

AMLO dijo que en los próximos días se darán a conocer más detalles del caso. «Al parecer ya se está conociendo sobre la información de quiénes recibieron esos sobornos o eso es lo que yo he conocido del caso, para tener una idea más apegada a la realidad vamos a pedirle a Pemex que informe el día de hoy sobre esto», dijo López Obrador.}

Adelantó que si no se aclara todo, Vitol no va a tener ninguna oportunidad de trabajo en México.

Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó este lunes un beneficio neto de 122,494 millones de pesos en el primer trimestre de 2022, una ganancia en medio del alza mundial de los precios del petróleo.

La cifra positiva se compara con las pérdidas de 37,358 millones de pesos del mismo periodo de 2021.

Al presentar el informe, el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, atribuyó los resultados al aumento del precio de la mezcla mexicana del petróleo, el incremento en la producción, la recuperación económica y la adquisición de la refinería Deer Park en Houston, Texas, en Estados Unidos.

La compañía señaló que los ingresos totales por ventas y servicios sumaron 506,795 millones de pesos, un 59.6% más que en el mismo período de 2021.

Dentro de las ventas totales, sobresale el crecimiento de 68.5% de las exportaciones hasta un valor de 250,950 millones de pesos. En tanto, las ventas nacionales subieron un 51.3% hasta los 253,654 millones de pesos.

El beneficio bruto se ubicó en 197,687 millones de pesos, un 35.7% más frente al mismo periodo del año anterior, mientras que el rendimiento de operación aumentó un 65.6% al situarse en 184,451 millones de pesos.

La petrolera precisó que el rendimiento antes de impuestos y derechos (ebitda) se incrementó en 1,262.3% respecto al mismo lapso de 2021, y se situó en 222,074 millones de pesos.

Romero Oropeza también destacó un aumento de 2.3% interanual en la producción de crudo, que alcanzó un promedio de 1,755 millones de barriles diarios (Mbd) en los primeros tres meses de 2022 frente a la media de 1,715 millones del primer periodo de 2021.

Por otro lado, la producción de gas natural se redujo en un 2.8% al situarse en 4,637 millones de pies cúbicos diarios (MMpcd).

Pemex, la petrolera más endeudada del mundo, registró una reducción de 2.5% este primer trimestre frente al último dato de 2021 en sus pasivos totales, que incluyen deudas de corto y largo plazo, impuestos y derechos, situados ahora en 205,936 millones de dólares.

La deuda financiera total de Pemex también disminuyó un 3.9% hasta los 108,110 millones de dólares.

Estos resultados positivos se reportan después de las pérdidas de Pemex en 2021, cuando se dejó 10,900 millones de dólares, cerca de la mitad frente al dato de 2020, cuando reportó una cifra negativa de 24,735 millones de dólares en medio de «la peor crisis de su historia».

Se aplazó este lunes la audiencia que se tenía programada para hoy en el proceso que se le sigue al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, por lo que en las próximas semanas se conocerá si se logró un acuerdo reparatorio, según informó el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

«La defensa solicitó el diferimiento de la audiencia intermedia, lo cual se acordó favorable, puesto que las partes tienen la intención de celebrar un acuerdo reparatorio», informó el CJF en un breve comunicado a los medios.

El órgano judicial agregó que las partes manifestaron que van a comenzar a llevar a cabo pláticas para delimitar y concretar el acuerdo reparatorio, el cual se estime pueda tarde en concretarse «un par de semanas».

El CJF indicó que estuvieron presentes los padres y el representante de una inmobiliaria para fungir como garantes de dicho acuerdo reparatorio.

Según informaron medios locales, hubo un inconformidad por parte de Pemex que impidió que este mismo lunes se cerrara el acuerdo reparatorio que se había planteado.

Al aplazar la audiencia, se descarta que Lozoya salga en las próximas horas del Reclusorio Norte de la Ciudad de México, donde permanece desde el año pasado.

Recordemos que Lozoya tiene dos cargos abiertos por corrupción. El primero es sobre la compra-venta de la planta de Agronitrogenados al empresario Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), a cambio de sobornos.

Y también está en prisión preventiva por haber recibido presuntamente 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht durante la campaña y la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Según informó el diario Reforma, Lozoya, extraditado a comienzos de 2020 desde España, habría llegado a un acuerdo para pagar una fuerte suma de dinero a cambio de su libertad, así como a entregar al menos cinco inmuebles que tiene en propiedad.

El trabajo firmado por Abel Barajas, colaborador del diario, señala que Pemex aceptó desde el mes pasado la oferta de Lozoya equivalente a 10.7 millones de dólares, que equivalen a más de 220 millones de pesos, para reparar los daños en los dos casos por los que es procesado el exfuncionario.

Al respecto, esta mañana, durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió que se analice el supuesto acuerdo al que habría llegado el funcionario federal con Pemex, y al cual se estaría dando seguimiento la Fiscalía General de la República (FGR). Pidió un monto «justo».

Aunque dijo que no conocía los detalles de dicha negociación, agregó estar de acuerdo en que haya una reparación del daño y señaló que habrá que ver qué está planteando Pemex. «La fiscalía podría aceptar la reparación del daño y estamos de acuerdo con eso porque significa devolverle al pueblo lo robado», dijo. Añadió que importa la reparación del daño, siempre y cuando sea justa.

Los apoyos que el gobierno federal ha dado a Pemex el año pasado, permitieron que la petrolera reportara una ligera reducción en su deuda financiera, pese a que registró una fuerte pérdida neta en 2021 que la firma atribuye mayormente a pérdidas cambiarias y al pago de impuestos y derechos.

La deuda financiera de la empresa bajó un 0.7% interanual al cierre del año pasado, a 109,000 millones de dólares, debido a las inyecciones de capital por parte del gobierno del presidente López Obrador, y a operaciones de manejo de pasivos, dijo Pemex este lunes al reportar sus estados financieros.

Los recursos gubernamentales entregados a la empresa sumaron 275,849 millones de pesos, la mayor parte en inyecciones de capital para el pago de amortizaciones de deuda, pero también en reducciones del Derecho de Utilidad Compartida (DUC), el impuesto más cuantioso que paga Pemex al fisco, según datos de petrolera.

La empresa, la mayor del país latinoamericano, recibió apenas en enero un aporte de recursos, dijeron directivos en una conferencia con analistas tras la divulgación de sus resultados, aunque no dieron más detalles. Añadieron que por ahora no contemplan alguna operación de manejo de pasivos para el 2022.

Se espera que la empresa, una de las petroleras más endeudadas del mundo, siga contando con el apoyo del gobierno federal para el pago de amortizaciones de deuda, que este año se estiman en 7,500 millones de dólares y de 7,400 millones de dólares en 2023.

Y es que recordemos que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha hecho del fortalecimiento de Pemex una de sus prioridades. Considera que la empresa ha sido víctima de gobiernos anteriores que buscaron debilitarla y ha señalado a la reforma energética de 2014 como un intento por desaparecerla.

La compañía reportó una pérdida neta de 124,066 millones de pesos en el cuarto trimestre del año pasado, descalabro que atribuyó a mayores impuestos y derechos, así como pérdidas cambiarias. Para todo el año pasado, la pérdida neta sumó 224,160 millones de pesos, aunque menor a la del 2020.

Los ingresos totales aumentaron un 79.7% interanual en el cuarto trimestre, a 447,087 millones de pesos, favorecidos por el alza internacional de los precios de los hidrocarburos y los combustibles, así como de ventas internas.

La producción de crudo y condensados se elevó un 4.5% en el cuarto trimestre, a 1.75 millón de barriles por día (bpd), dijo Pemex, mientras que el proceso de crudo subió un 26.6% en el periodo, a 740,000 bpd, de acuerdo a su reporte financiero.

Directivos de Pemex dijeron que se prevé que el proceso de crudo se eleve a un millón de bpd en los últimos meses del 2022 para promediar 900,000 bpd en todo el año. En cuanto a gas natural, la producción se elevó un 2.3%, a 3,720 millones de pies cúbicos diarios, frente al mismo periodo del 2020.

Baker Hughes, empresa del sector energético en Estados Unidos, contratista de Pemex, informó que no encontró ningún conflicto de interés, luego de haber realizado una investigación interna por la llamada ‘casa gris’ en que vivió José Ramón López Beltrán, hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La compañía dijo que atender e investigar cualquier asunto relacionado con el área de compliance (cumplimiento de las normas éticas) es una prioridad, por lo que con motivo de la investigación relacionada a la casa en Houston, Texas, propiedad de un exejecutivo, abrió la investigación interna con el objetivo de esclarecer con total transparencia dicha situación. Dicho trabajo estuvo a cargo de Grupo R. McConnell.
«Baker Hughes solicitó una investigación a una firma independiente y especializada en investigaciones y cumplimiento normativo (compliance), la cual concluyó que Baker Hughes no tuvo participación alguna en dicha operación», señaló la empresa.Ante esto, Baker Hughes negó cualquier conflicto de interés en relación con información relativa al arrendamiento de la propiedad privada del exejecutivo y de sus operaciones en México.Enfatizó que Baker Hughes no tuvo ninguna participación en la transacción de arrendamiento mencionado a la esposa de López Beltrán, Carolyn Adams. «La residencia en cuestión nunca ha sido propiedad, ni ha sido gestionada directa o indirectamente por la empresa».Además, aclaró que la compañía nunca fue consultada ni tuvo conocimiento de la Transacción de Arrendamiento. «La empresa tuvo conocimiento de dicha transacción cuando ésta apareció en los medios de comunicación al ser una operación entre privados».Tal como lo han explicados los interesados, Baker Hughes detalló que la casa pertenecía a Keith Schilling, quien se incorporó a la empresa en 2016 y dejó la compañía el 31 de diciembre de 2019. Schilling nunca trabajó en ninguna área relacionada con México ni con o para clientes mexicanos. Keith Schilling fue el líder de Baker Hughes en Canadá en el año 2019. Anteriormente, fue director comercial y de ventas en la empresa para la región de Norteamérica, la cual, de manera interna, atiende exclusivamente a Estados Unidos y Canadá. Indicó que México no está incluido en la región de Norteamérica para Baker Hughes. Internamente, las ventas y operaciones en México están organizados dentro de la entidad separada denominada Latinoamérica y Sudamérica.
Recordó que el contrato de arrendamiento se firmó con un tercero, con el que Schilling no tuvo ningún contacto o relación previa. «La declaración del Sr. Schilling y la revisión de este asunto por parte de la empresa que realizó la investigación para Baker Hughes, indican que la transacción se celebró a través de un proceso de solicitud de arrendamiento convencional y en su momento, acorde a condiciones de mercado».Sobre los contratos que tienen en México, Baker Hughes coincidió con lo que ha expuesto Pemex con anterioridad, sobre cómo fueron licitados y adjudicados en pleno cumplimiento de las leyes. «Hemos completado de manera proactiva una revisión interna de nuestros contratos y tratos comerciales con PEMEX a partir de 2016, y no hemos encontrado registros de que Keith Schilling esté involucrado, nombrado o mencionado en ninguna documentación».Baker Hughes reiteró que tienen certeza de que no existe ningún conflicto de intereses o relación entre la empresa, Schilling, Pemex y un tercero.

El director de Pemex, Octavio Romero, acudió esta mañana a Palacio Nacional, para defender al hijo del presidente López Obrador, quien en los últimos días ha sido acusado de tráfico de influencias y conflicto de interés, al haber habitado una mansión en Estados Unidos, que está a nombre de un exfuncionario de una empresa contratista de Petróleos Mexicanos.

Romero Oropeza negó categóricamente que Pemex haya favorecido a la compañía Baker Hughes.

«La asociación civil denominada Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) miente cuando afirma que en agosto de 2019 se le otorgó a la empresa Baker Hughes una asignación directa por 89 millones de dólares», aseveró Romero en la conferencia diaria de Palacio Nacional.

El funcionario se refirió a la investigación que dieran a conocer Latinus y MCCI que a finales del mes pasado, en la que se reveló que José Ramón López Beltrán, hijo del presidente, vivió en 2019 en Houston en una propiedad de un alto directivo de Baker Hughes, valuada en cerca de un millón de dólares.

La residencia que López Beltrán y su esposa Carolyn Adams ocuparon, entre 2019 y 2020, pertenecía a Keith L. Schilling, ejecutivo de Baker Hughes, que en agosto de 2019 firmó en Villahermosa, Tabasco, un contrato de Pemex.

Mientras que Schilling aseguró que desconocía que López Beltrán vivía en su residencia, Romero aseveró que el contrato con Baker Hughes fue tras un concurso público con seis empresas, siendo el ganador ya que presentó una oferta con un costo 42% por debajo que el resto de las propuestas.

«Para que quede más claro, en Petróleos Mexicanos no hay empresas consentidas, ni que hayan sido creadas en la presente Administración», manifestó el directivo de Pemex al presentar un histórico de los contratos asignados a esta empresa desde 2014 a la fecha.

El funcionario también cuestionó la información publicada el sábado pasado en la columna de Peniley Ramírez en el diario Reforma, que señalaba que Baker Hughes obtuvo una ampliación de contrato por 100 millones de dólares en septiembre de 2019 después de la mudanza de López Beltrán.

Romero acusó a la periodista de «desconocer los diversos tipos de contratos» que se dan en Pemex, al asegurar que es un «acuerdo referencial» que permite realizar «órdenes de servicio».

El director de Pemex admitió que Baker Hughes está en el quinto lugar de las 25 empresas que más le facturan a Pemex, con contratos vigentes por 7,589 millones de pesos, aunque argumentó que han incrementado las facturaciones de todas las contratistas porque Pemex ha incrementado en 48% su capex (inversiones en bienes de capital).

«Se explican estos incrementos en la facturación porque a nivel mundial Pemex, junto con la empresa Petrobras, la empresa petrolera de Brasil, fueron las únicas empresas (de petróleo) que incrementaron de manera significativa, sobre todo en los años del COVID, su gasto de inversión”, sostuvo.

En tanto, el presidente López Obrador criticó que “se hizo todo el escándalo de José Ramón y su esposa, toda una calumnia, un escándalo sin fundamento, una campaña de desprestigio».

Ricardo Aldana, hombre cercano a Carlos Romero Deschamps, fue elegido como el nuevo dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

Aldana, quien ha sido durante años tesorero de este sindicato, sucede en la dirigencia precisamente a Romero Deschamps, quien estuvo al frente del STPRM por 26 años, hasta su renuncia en 2019.

Según informó el sindicato, Aldana ganó con 44,983 votos, obteniendo una amplia ventaja respecto a la segunda aspirante con más votos, Cecilia Margarita Sánchez, con 4,116 sufragios. En total, se recibieron 63,700 votos, de un total de 72,311 trabajadores registrados para participar en el proceso.

«Resultando triunfador Luis Ricardo Aldana Prieto, al obtener el mayor número de votos emitido en la jornada electoral», informó el sindicato.

En 2019, tras la renuncia de Carlos Romero Deschamps, el gobierno federal impulsó elecciones «libres» dentro del sindicato, en el marco de la nueva reforma laboral.

Ricardo Aldana está ligado desde hace décadas al PRI, partido por el que ha sido diputado y senador. Según información de la propia Cámara de Diputados, lleva vinculado desde 1978 a Pemex, donde se desempeñaba como tesorero del sindicato.

Por estar en dicho cargo se le acusó de ser uno de los protagonistas del «Pemexgate», el desvío de fondos millonarios del sindicato a la campaña del candidato presidencial del PRI en 2000, Francisco Labastida Ochoa.

Al respecto, esta mañana durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el presidente López Obrador dijo desconocer la denuncia e investigación que hay en contra de Ricardo Aldana.

Indicó que no hay que acusar sin pruebas, además de que defendió que la jornada de ayer se trató de una elección democrática y libre. Dijo que ya no son los tiempos de antes donde se imponía a los dirigentes. «No se designa a nadie desde la Presidencia».

«Por primera vez en la historia reciente se llevó a cabo una elección en donde participaron la mayoría de los trabajadores, sindicalizados, una muy buena participación y se garantizó el voto libre y secreto», declaró el mandatario en su rueda de prensa matutina.

Miles de trabajadores de Pemex votan el lunes para elegir a su nuevo líder sindical, entre una veintena de candidatos, algunos señalados como «delfines» del exdirigente Carlos Romero Deschamps.

Unos 72,000 empleados de Pemex en todo el país emiten sus votos a través de la plataforma que habilitó la Secretaría del Trabajo. Se trata de la primera elección directa en los 86 años del sindicato, después de que el dirigente Romero Deschamps dimitiera tras ocupar por 26 años el cargo, en medio de diversas acusaciones de corrupción.

La jornada se produce un día antes de otra votación sindical importante, de la firma automotriz General Motors en Silao, Guanajuato, donde un sindicato independiente emergente pretende tomar el control del contrato colectivo.

La Secretaría del Trabajo indicó que a partir de las 00:01 horas, se dispersaron exitosamente los mensajes de texto y los correos electrónicos que contenían la liga de acceso a la votación y el token individualizado, para que las y los trabajadores pertenecientes al STPRM que se registraron en la plataforma Sirvolab pudieran elegir a su próximo dirigente.

La dependencia recordó que la elección se hace por primera vez a través del voto personal, libre, directo y secreto desde sus computadoras o dispositivos móviles. La jornada y la plataforma cerrará a las 19 horas y se espera que este mismo lunes se conozcan los resultados, pasadas las 21:00 horas.

La candidatura del principal aliado de Romero Deschamps, Ricardo Aldana, actual tesorero del sindicato, ha despertado la preocupación entre los otros aspirantes, trabajadores y políticos, tal como lo expusieron la semana pasada durante las exposiciones que hicieron en la mañanera del presidente.

La aspirante Cecilia Sánchez, senadora de Morena, ha increpado en Twitter a la Secretaría del Trabajo, Luisa Alcalde, diciendo que se permitía a los viejos jefes quedarse al mando, pero la funcionaria ha defendido la votación como democrática y justa.

No olvidemos que durante décadas, Pemex ha sido señalada como un centro crítico para la corrupción; el sindicato de trabajadores petroleros fue acusado en 2000 de canalizar decenas de millones de dólares de la empresa a la campaña presidencial del PRI en Francisco Labastida, en un escándalo conocido como «Pemexgate», aunque nadie fue sancionado por aquel caso que terminó cerrándose con Vicente Fox en el poder.

Pemex tomó el control esta tarde de la refinería Deer Park, ubicada en Houston, tras cerrar la adquisición del 50% de la participación accionaria que tenía la compañía neerlandesa Shell.

La concreción de la operación fue anunciada por el director general de Pemex, Octavio Romero, quien informó desde Houston que Pemex, quien ya tenía la mitad de las acciones de la refinería, asumió el manejo de la planta que posee una capacidad de producción de 340,000 barriles por día.

El anuncio coincidió con la visita a Ciudad de México de la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, quien se reunió durante la mañana con el canciller Marcelo Ebrard.

Recordemos que para adquirir la refinería, Pemex pagó 596 millones de dólares, equivalentes al 50% de la deuda de la refinería que constituye la participación de Shell, y otros 596 millones de dólares para liquidar la parte de la deuda que corresponde a Pemex. Los recursos para la operación fueron aportados por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) de la Secretaría de Hacienda.

Romero dijo en un comunicado que la adquisición de la refinería representa una «acción estratégica» del gobierno de López Obrador para lograr la «soberanía energética» de México y alcanzar la meta de garantizar el abastecimiento interno de combustible.

El director de Pemex aseguró que se mantendrá la eficiencia técnica y administrativa, y que se trabajará para que Deer Park funcione de manera adecuada y cumpla con los protocolos de seguridad de las personas, las instalaciones y su entorno en materia ambiental y social.

Romero participó junto a otros ejecutivos de Pemex en la primera sesión del Consejo de Administración de la refinería.

El gobierno federal se comprometió a que haya una «elección libre» en la votación del nuevo dirigente del sindicato de Pemex, que está prevista que se lleve a cabo el próximo 31 de enero.

«La gran diferencia de antes y ahora es que son los trabajadores los que van a definir, los que van a decidir. ¿Qué pasaba anteriormente? El Gobierno imponía a los líderes sindicales», dijo la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde, al intervenir en la conferencia matutina de Palacio Nacional.

Y es que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) tiene pendiente la renovación de su dirigencia desde 2019, cuando Carlos Romero Deschamps, renunció en medio de investigaciones de la Fiscalía por delitos de corrupción.

La elección se realizará el 31 de enero y será la mayor elección en la que se aplicarán las nuevas reglas de la reforma laboral de 2019 del gobierno de López Obrador, que garantiza que los comicios se realicen con voto libre y secreto, y con la inspección de la Secretaría de Trabajo para evitar cualquier práctica irregular.

El STPRM ya ha renovado sus 36 secciones a lo largo de 2021, en donde, por primera vez, la oposición ganó en cuatro. Sin embargo, de acuerdo con lo expuesto esta mañana por Alcalde, durante el proceso de renovación se han recibido 772 inconformidades, de las cuales 4 se resolvieron con la repetición de los comicios.

En la votación participarán 89,000 trabajadores en una plataforma electrónica desarrollada por la Secretaría. Los requisitos para los candidatos son ser socio activo y tener al menos 10 años de antigüedad en la empresa. Hasta ahora más de 50 mil trabajadoras y trabajadores petroleros se han registrado a la plataforma para poder emitir su voto.

Pemex tomará el control de la refinería Deer Park, ubicada en Texas, Estados Unidos, el próximo 20 de enero, cuando está planeado se cierre el acuerdo por el cual la angloholandesa Royal Dutch Shell está vendiendo su mitad de la planta.

Recordemos que en mayo del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció sorpresivamente que Pemex, que arrastra fuertes pasivos y recurrentes pérdidas, acordó comprar a Shell su 50% en la refinería por casi 600 millones de dólares, tras una oferta no solicitada.

«El próximo jueves se hará el pago y la transferencia de la propiedad», dijo a la agencia Reuters una fuente de Pemex enterada del tema y que pidió permanecer en el anonimato por no estar autorizada a hablar sobre el asunto. «La refinería ya será operada directamente por Pemex».

Agregó que la petrolera llegó a un acuerdo laboral con el personal que ya estaba operando la refinería, que tiene una capacidad para procesar 340,000 barriles por día (bpd).

«Los operadores serán los mismos, pero ya no será personal de Shell (…) Eso garantiza la estabilidad de la operación», expresó la fuente. Aunado a ello, Reuters pudo constatar con otra fuente que una comisión de Pemex, incluyendo a su director general, Octavio Romero, viajará a Texas para la firma final el próximo jueves.

Y aunque aún hay actividades finales de transición pendientes, se espera que se completen en los próximos días, pues en las últimas horas se aceleraron con la intención de tener todo listo para la próxima semana que es la firma y para finalizar toda la operación de compra antes del 1 de febrero.

Ni Shell ni Pemex han revelado detalles respecto a que volúmenes de refinados recibirá México desde la planta en Texas, ni cuánto crudo podrá suministrarle en adelante.

López Obrador ha dicho que con el control de Deer Park y la Dos Bocas, México podrá lograr la autosuficiencia energética porque dejará de importar combustibles y de exportar crudo hacia el 2024, sin explicar cómo el país compensará esos ingresos por ventas al exterior. Las seis refinerías de Pemex en México están procesando alrededor de 700 mil bpd promedio, muy por debajo de su capacidad conjunta de 1.5 millones de bpd.

Autoridades de Canadá arrestaron este viernes al general Eduardo León Trauwitz, quien fue responsable de seguridad de Pemex en el gobierno de Enrique Peña Nieto, quien está acusado de robo de combustible o huachicoleo, informó esta tarde la Fiscalía General de la República (FGR).

«A solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR), el señor Eduardo “L” acaba de ser detenido por las autoridades canadienses, para iniciar su proceso de extradición», dio a conocer la Fiscalía.

La Fiscalía recordó que Trauwitz está acusado por ser presuntamente «el protector del huachicol dentro de Pemex» en la administración anterior, junto a un grupo de cómplices ya procesados que «encubrieron y protegieron» esta práctica desde el interior de la petrolera.

México pidió la extradición del general el pasado 12 de noviembre de 2019, lo cual «permitió que las autoridades canadienses cumplieran cabalmente con lo solicitado, lo cual demuestra las excelentes relaciones bilaterales con dicho país», añadió la FGR.

Ese mismo año, un juez federal ordenó someter a proceso a tres militares empleados de Pemex como sospechosos de colaborar con grupos criminales en el robo de hidrocarburos. Resultaron imputados José Carlos Sánchez, detenido en Cadereyta, Nuevo León; Oziel Aldana, arrestado en Ciudad de México, y Ramón Márquez, aprehendido en Tampico, Tamaulipas.

Los imputados eran subordinados del general Eduardo León Trauwitz, quien encabezaba la Subdirección de Salvaguarda Estratégica de Pemex, encargada precisamente de evitar el robo de combustibles.

De acuerdo con la investigación de la FGR, este grupo de militares y otras personas en Pemex colaboraban con grupos delictivos para que se sustrajera ilegalmente combustible de los ductos de la petrolera estatal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió esta mañana el apoyo de su gobierno a Pemex, que anunció hace unos días la Secretaría de Hacienda, por unos 20,000 millones de dólares para ayudar a disminuir su deuda.

El pasado 8 de diciembre, la agencia calificadora Moody’s calculó que el gobierno federal había apoyado en 2021 a Pemex con unos 19,000 millones de dólares entre inyecciones de capital, reducción fiscal y pagos de deuda, lo cual permitirá a la paraestatal más endeudada del mundo reducir su deuda en 20,000 millones de dólares entre 2021 y 2023.

El presidente aceptó tener conocimiento de este movimiento, pero dijo que será la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la que detalle la maniobra cuando concluya. Defendió que todo lo que se invierta en Pemex es para fortalecer a la hacienda pública.

«No hay que ver a Pemex aparte de lo que es el gobierno de la República. Pemex es una empresa de todos los mexicanos y desde luego tiene que ser apoyada, respaldada por el gobierno federal, que es lo que estamos haciendo», señaló.

El mandatario reafirmó que Pemex es una empresa protegida, apoyada y respaldada por el gobierno, junto con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), luego de que sufrieron el «abandono» en busca de reventarlas para su privatización.

Reprochó que gobiernos anteriores modificaron las leyes para beneficio de privados sobre las empresas públicas, por lo que ahora «debe regularse la balanza». Dijo que actualmente los empresarios están «ayudando mucho» al proceso político y algunos han ofrecido disculpas a la presidencia por los abusos que cometieron en el pasado.

Recordemos que a lo largo de sus años de campaña, López Obrador prometió que iba a rescatar a la empresa.

Sin embargo, la petrolera perdió 4,936 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2021 después de perder 21,417 millones de dólares en 2020 en la «peor crisis de su historia», como reconoció la propia compañía.

Pemex es uno de los «exportadores líderes» de crudo, ya que vende 60% de esta materia a varios países, en particular a Estados Unidos y a territorios de Asia, según Moody’s. En los primeros 9 meses de 2021, la compañía produjo un promedio de 1,745 millones de barriles diarios de petróleo crudo.

El presidente prometió a principios de diciembre, en su informe de mitad de sexenio, que Pemex refinaría 1.88 millones de barriles diarios con las seis refinerías existentes, la compra de Deer Park en Houston y la conclusión de la nueva refinería de Dos Bocas.