Tag

pemex

Browsing

Al ser cuestionado sobre el tema, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló que la Fiscalía General de la República (FGR) investiga dos denuncias contra Carlos Romero Deschamps, exlíder sindical de Pemex, y otras contra los gerentes de las seis refinerías.

«Hay dos denuncias en la fiscalía, según la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), por depósitos de 309 millones de pesos, esta es la información (de Romero Deschamps)», informó López Obrador en su conferencia matutina.

Recordemos que Romero Deschamps, acusado de corrupción, abandonó su cargo como líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) en 2019 tras 26 años, pero se mantuvo como trabajador activo de Pemex hasta el pasado 16 de marzo.

Romero Deschamps continuaba como empleado de Pemex con un salario de más de 1.2 millón de pesos anuales, entre sueldo neto y compensaciones.

López Obrador recordó también que fue él quien exhortó a Romero Deschamps a renunciar a Pemex al considerar «inmoral» su permanencia.

Una investigación periodística dejó al descubierto que se mantenía como trabajador pero gozando de las vacaciones que no disfrutó durante años, para que en 2024, cuando AMLO deje el poder, pudiera regresar a la dirigencia del sindicato.

«Es la fiscalía la que va a decidir si las pruebas son contundentes, si el dinero es producto de ilícitos, todo lo que tiene que hacer la autoridad, no podemos condenar a nadie sin pruebas», matizó López Obrador.

A pregunta expresa, el mandatario también reconoció la existencia de denuncias contra los gerentes de las seis refinerías activas de Pemex por robo de combustible, el llamado huachicoleo. «Están abiertas las investigaciones, no solo en este caso, son cientos de investigaciones, todas relacionadas con el huachicol, porque se está combatiendo el huachicol», dijo.

Y es que la lucha contra el huachicoleo, vinculado al crimen organizado, es una de las principales promesas de López Obrador.

Aunque negó que sea «un caso generalizado», el presidente afirmó que el gabinete de seguridad, encabezado por la secretaria Rosa Icela Rodríguez, realiza una investigación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó esta tarde el 83 aniversario de la Expropiación Petrolera desde Tabasco, en donde anunció el descubrimiento de un nuevo complejo petrolero que aportará hasta 1,800 millones de barriles de crudo.

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, anunció el descubrimiento del «campo gigante» Dzimpona-1, que aportaría entre 500 y 600 millones de barriles, además de los yacimientos de Racemosa-1 y Valeriana-2, que sumarían otros 900 y 1,200 millones, respectivamente.

El nuevo complejo, que se llamará «General Francisco J. Múgica», consiste en 65 pozos que entre 2021 y 2023 permitirán extraer 138,000 de aceite y 1,349 millones de pies cúbicos de gas.

El directivo aseguró que la nueva política energética del presidente López Obrador ha permitido a Pemex descubrir un «campo gigante» por año, desde que asumió el poder en diciembre de 2018.

“La nueva estrategia de inversión se ha focalizado en aguas someras, donde Pemex es líder mundial, así como en cuencas terrestres del sureste del país, con los resultados que hoy estamos entregando se demuestra el éxito del cambio de la política de exploración de Petróleos Mexicanos», afirmó Romero Oropeza.

El «éxito exploratorio», añadió, se traduce en una incorporación de reservas 3P (probadas, probables y posibles) por 4,800 millones de barriles en este sexenio, con la expectativa de incorporar al menos 2,385 millones para este año.

Recordemos que López Obrador ha prometido «rescatar» a Pemex y detener la «privatización» del sector, que se abrió a la inversión privada en 2013 con la reforma energética de su predecesor, Enrique Peña Nieto.

Pese a los apoyos que la 4T le ha dado a Pemex, ésta sufrió en 2020 la «peor crisis de su historia» con una pérdida neta de 21,417 millones de dólares, un 38.2% más que el resultado también negativo de 2019, según sus últimos resultados financieros.

“Debido a la crisis del Covid el año pasado ha sido el de mayor reto para Pemex en todos los sentidos, con un desplome inédito de los precios del petróleo y una caída en la demanda de los combustibles en el país», reconoció esta tarde el director de Pemex.

El nuevo complejo «Francisco J. Múgica», llamado así en honor a uno de los militares ideólogos de la expropiación, está ubicado en el municipio de Centro, cuya cabecera es la ciudad de Villahermosa, capital de Tabasco, de donde es originario López Obrador.

“En Tabasco hay agua en los riñones y petróleo en nuestras venas, por eso, con ese petróleo en nuestras venas es como Tabasco y los tabasqueños acompañamos y respaldamos al Gobierno de México”, expresó el gobernador Adán Augusto López, quien estuvo presente en el evento.

López Obrador aseguró, sin dar mayores detalles, que la Secretaría de Hacienda seguirá reduciendo impuestos a Pemex, lo que llevó al director Pemex a señalar que a partir de este año el gobierno federal absorberá los pagos de amortizaciones de la deuda que Petróleos Mexicanos tiene.

Dichos compromisos representarán más de 6,000 millones de dólares en 2021, precisó Romero. «El presidente de la República ofreció desde la campaña rescatar a Pemex y con acciones lo está demostrando», dijo Romero.

Carlos Romero Deschamps, exlíder del sindicato del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), renunció a ser trabajador activo de Pemex, lo que implicaba que siguiera percibiendo un salario; así lo informó este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

«Quiero informarle al pueblo de México que a partir del día de hoy el señor Romero Deschamps ya presenta su renuncia. Es decir, deja de ser trabajador activo de Pemex. Eso lo hace por voluntad propia y también por un exhorto que le hicimos», informó AMLO en su conferencia de prensa matutina.

Recordemos que Romero Deschamps, quien es acusado de corrupción, dejó su cargo como líder del STPRM en 2019 tras 26 años en el puesto, pero se mantenía como trabajador de Pemex.

Sin embargo según diversos reportes periodísticos, pese a abandonar su cargo sindicalista, Romero Deschamps continuaba como trabajador de Pemex percibiendo un alto salario de más de 1,2 millón de pesos anuales, entre su salario neto y las compensaciones.

La renuncia al cargo la llevó a cabo «por voluntad propia y también por un exhorto que le hicimos de que, aunque fuese legal y que así estuviese acordado en las condiciones laborales, considerábamos que era inmoral» mantener el empleo en esas condiciones, enfatizó AMLO.

En ese sentido, López Obrador reiteró que se está revisando el contrato colectivo de Pemex para beneficiar a los trabajadores y no a los altos directivos ni a los cargos de confianza.

Cuestionado sobre posibles investigaciones en contra de Romero Deschamps, el presidente se limitó a decir que cualquier investigación corresponde a la Fiscalía General de la República (FGR) y a los «ciudadanos que tienen interpuestas denuncias».

El anuncio de AMLO se da luego de que la semana pasada, un reportero expuso en una de las mañanera que Romero Deschamps seguía como miembro activo de la empresa, debido a que estaba haciendo valer las vacaciones que, supuestamente, no tomó durante todo su periodo al frente del sindicato, con lo que el tiempo le daba para seguir en esa modalidad hasta 2024, cuando tenía planes de regresar a la dirigencia del sindicato.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció esta mañana un acuerdo con Braskem-Idesa, filial de Odebrecht, por el contrato suspendido entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y la planta petroquímica Etileno XXI en Nanchital, Veracruz.

“Una muy buena noticia que queremos compartir con ustedes: se llegó a un acuerdo con la famosa empresa o sus socios Odebrecht que es famosa porque sobornaba en países y llevó a la cárcel ese procedimiento, para decirlo amablemente esas irregularidades, a presidentes de naciones y a funcionarios del más alto nivel», sostuvo AMLO.

El acuerdo, alcanzado el 26 de febrero por el contrato que se canceló en diciembre pasado, permitirá un ahorro de 13 mil 749 millones de pesos, informó Octavio Romero Oropeza, director de Pemex.

Con el acuerdo, Pemex no tendrá que pagar las penalizaciones de 147 millones de dólares por incumplir el contrato en los primeros dos años de la presidencia de López Obrador, quien argumentaba que Pemex le vendía el gas a menor precio del mercado y le «subsidiaba».

«A partir de esta Administración, el presidente de la República nos instruyó a no pagar penalidades derivados de ese contrato leonino», aseveró Romero al intervenir en la conferencia matutina de Palacio Nacional.

La negociación se produce después de que en diciembre López Obrador anunció que no renovaría el «contrato leonino» de suministro de gas que se suscribió en 2010, durante la presidencia del expresidente derechista Felipe Calderón.

La brasileña Braskem, mayor petroquímica de América Latina, anunció entonces que adoptaría las medidas legales por la rescisión «unilateral» del contrato de la planta, que produce cerca de 1.05 millones de toneladas de polietileno al año.

La petroquímica es una asociación controlada por la brasileña Braskem, mayor productora de resinas termoplásticas y líder en América Latina, y el Grupo Idesa, uno de los principales grupos empresariales mexicanos.

El director de Pemex detalló este miércoles que, tras el acuerdo, Braskem-Idesa le pagará a Pemex el 100% del precio del gas etano. Asimismo, la obligación de Pemex de suministrar gas se reduce a la mitad desde ahora y se eliminará por completo en 2024.

«Ahora que ya se tiene este nuevo convenio, de nuevo va a haber abasto de gas natural, porque tampoco es nuestro propósito que cierren una planta de esta naturaleza, estamos hablando de una inversión, no sé, de 8,000 o 10,000 millones de dólares», manifestó el presidente.

La negociación se da en medio de la investigación del caso de Odebrecht, que estalló hace un año con la detención en España de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, acusado de recibir más de 10 millones de dólares en sobornos por parte de la empresa brasileña.

Pese al acuerdo, López Obrador advirtió de que aún habrá una investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) sobre la planta.

«Hay una denuncia presentada, siguen las investigaciones, porque además hay que ver quién autorizó la firma de este contrato a todas luces leonino, contrario al interés nacional», expresó López Obrador, quien añadió que se debe castigar a quienes permitieron estos contratos.

Petróleos Mexicanos (Pemex) informó este martes que a partir del 4 de marzo de 2021, la empresa calificadora Fitch Ratings dejará de prestarle sus servicios de calificación de valores tanto a nivel local como global.

Así, Pemex da por terminado el Contrato de Calificación de Valores vigente entre PEMEX y Fitch México S.A. de C.V.

La compañía indicó que dicha decisión se toma debido a la optimización en la contratación de servicios de calificación de valores adoptada anteriormente, para hacer frente al complejo contexto económico actual.

«Esta decisión no representa ningún obstáculo o riesgo para futuras emisiones de valores de PEMEX, ya sea en el mercado nacional o internacional, toda vez que la empresa seguirá contando con los servicios de calificaciones crediticias necesarios que exige el marco regulatorio nacional e internacional para la emisión de valores, proporcionando con ello certidumbre a los inversionistas», esgrimió Petróleos Mexicanos.

El especialista Luis Gonzali indicó que era Fitch Ratings la calificadora que peor tenía calificado a Pemex, por lo que con su decisión, «de un plumazo, mejoran su perfil crediticio».

No descartó que en el futuro PEMEX finalice también su contrato con otra de las calificadoras más importantes, Moody’s, para así evitar supervisiones externas.

Por su parte el periodista especializado en energía y negocios, Édgar Sígler, coincidió con Gonzali al señalar que si bien todas las calificadoras tienen diferentes escalas, Fitch Ratings  es la que más baja calificación le ponía a  PEMEX según su propia escala.

Pemex reportó este viernes una pérdida neta de 21,417 millones de dólares en todo 2020, un aumento de 38.2% frente al resultado también negativo de 2019, pese a registrar una ganancia de 5,531 millones de dólares en el cuarto trimestre del año.

Al presentar su informe financiero, el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, reconoció que la compañía del Estado afrontó la «peor crisis de su historia» en 2020, pese a dos trimestres consecutivos de ganancias en la segunda mitad del año.

La compañía señaló que los ingresos totales de la compañía cayeron a 42,469 millones de dólares, un 32% menos que en 2019. Dentro de este rubro, sobresalen disminuciones de ventas nacionales de 37.6% hasta los 22,433 millones de dólares y de 24% en exportaciones para llegar a solo 19,826 millones de dólares.

Pese a estas cifras negativas, el director de Pemex presumió el aumento anual de 0.2% en la producción total de crudo y condensados de Pemex, que alcanzó un total de 1,706 millones de barriles diarios (Mdb). En contraste, la producción de gas natural de Pemex y sus socios cayó un 0.9% al situarse en 4,852 millones de pies cúbicos diarios (MMpcd).

Después de deducir el costo de las ventas, el rendimiento bruto se ubicó en 4,975 millones de dólares, una caída del 38.6% a tasa anual. En tanto, el rendimiento de operación cayó 193.2%, al situarse en una cifra negativa de 1,536 millones de dólares.

La petrolera precisó que el rendimiento antes de impuestos y derechos, conocido como ebitda, fue negativo al decrecer 7,121.5% respecto a 2019 para ubicarse en una pérdida de 13,144 millones de dólares. El total de los pasivos de Pemex, que incluyen deudas de corto y largo plazo, impuestos y derechos, así como pasivos laborales, ascienden a 193,507 millones de dólares, 11% más que el cierre del año anterior.

La deuda financiera total de Pemex creció 13.9% comparada con el cierre de 2019 para situarse en 100.579 millones de dólares.

Las pérdidas de Pemex, que es la petrolera más endeudada del mundo, persisten pese a las intenciones del presidente López Obrador de «rescatar» a la empresa.

La Fiscalía General de la República (FGR) investiga posibles sobornos que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, ahora de parte de empresas ligadas a OHL, constructora que fue beneficiada con multimillonarios contratos y concesiones durante la administración de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo a una nueva investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y el diario español El País, quienes accedieron diversos documentos de la carpeta de investigación de la Fiscalía, se hace mención a transferencias por cerca de 5 millones de dólares a una cuenta que tenía como beneficiario a Lozoya en el banco UBS de Suiza, realizadas por dos empresas que autoridades judiciales de España han investigado como parte de una red de corrupción de OHL en aquel país.

Se indica que dichas transferencias son diferentes de los 10.5 millones de dólares que exdirectivos de Odebrecht han confesado que le pagaron a Lozoya a cambio de contratos, y de los 3.4 millones de dólares que Lozoya Austin recibió de Altos Hornos de México (AHMSA) como pago de favores por la compra de una planta de fertilizantes.

Los documentos refieren que en un reporte interno elaborado por el banco suizo UBS en junio de 2013 refiere que Lozoya era gestor de obras, y que a cambio de cada contrato cobraba una comisión. Otro reporte del mismo banco lo describe como “consultor para grupos europeos en el marco de grandes proyectos de construcción en México”. Los documentos refieren que los pagos podrían ser “una posible indicación de pagos de sobornos”.

La investigación incluye reportes bancarios enviados por las autoridades de Suiza a México, en los que aparecen detalladas las transferencias realizadas entre 2010 y 2013 a una cuenta en el banco UBS a nombre de Tochos Holding Limited, empresa que según la FGR fue utilizada para encubrir los sobornos de Odebrecht y de AHMSA y para adquirir dos residencias del exdirector de Pemex en la zona de las Lomas, en la Ciudad de México, y en Ixtapa, en Guerrero.

La Agencia de Investigación Financiera de las Islas Vírgenes Británicas proporcionó los documentos en los que consta que la empresa Tochos había sido creada el 10 de septiembre de 2008, con Lozoya como beneficiario final, mientras que el 2 de julio de 2010 el banco UBS abrió una cuenta a nombre de Tochos, en Ginebra, Suiza, y anotó como beneficiario directo a Emilio Lozoya.

En el registro de la cuenta, Lozoya informó al banco que el dinero que recibiría Tochos provendría de Grupo Villar (al que pertenece OHL), de Infoglobal (de la que es accionista el yerno del accionista mayoritario de OHL), o de cualquiera de sus subsidiarias. Fue hasta el 9 de noviembre de 2010 cuando se realizó una primera transferencia, proveniente de una empresa ligada a OHL.

En los documentos bancarios de Suiza, aparecen 22 transferencias realizadas a Lozoya y a Tochos entre 2010 y 2012 por tres compañías vinculadas a OHL o a sus socios.

La mayor transferencia, por 1.9 millones de dólares, fue realizada en noviembre de 2010 por Lendir Investments, una sociedad luxemburguesa fachada creada por el despacho de los “Panamá Papers” y que el juez de la Audiencia Nacional en España Manuel García Castellón ha investigado por haber triangulado su dinero de OHL México presuntamente para pagar comisiones o sobornos a cambio de obras públicas, según los autos del magistrado español.

El concepto de ese pago a Tochos fue “cuota por servicios relacionados con obra civil fase I/II en México”, de acuerdo con reportes bancarios. No ofrecen detalles acerca de a qué obra se refiere ni qué dependencia gubernamental la asignó.

Lo que sí dicen los documentos es que Tochos y una segunda empresa, Latin American Asia Capital Holding, eran utilizadas por Lozoya para prestar sus servicios de gestión de obras, y que a través de ellas se pagaban las comisiones por cada contrato.

“El hecho es que el señor Lozoya, antes de su cargo como director general de Pemex, era un miembro del consejo de administración de una empresa de concesión de construcción de carreteras denominada OHL México. Sus actividades en la intermediación de construcción de carreteras están fincadas sobre un conflicto de intereses con OHL”, dice el documento, el cual está integrado al expediente de la FGR. En 2013, con Lozoya como director, PEMEX asignó tres contratos a OHL por 2 mil 396 millones de pesos. 

Investigación completa en MCCI

La Secretaría de la Función Pública (SFP) informó esta tarde que luego de un procedimiento administrativo sancionador, se ordenó la destitución así como la inhabilitación por 10 años para desempeñar cargos o comisiones en el servicio público a Luis Galván Arcos, quien se desempeñaba como gerente de Operación y Control Financiero, Procesos Industriales y Logística de Pemex, y quien está relacionado con la ‘Estafa Maestra’.

La dependencia explicó que la Dirección General de Responsabilidades y Verificación Patrimonial determinó que el exfuncionario, quien estuvo a cargo de la Gerencia de Suministros y Servicios Administrativos en Regiones Marinas, de 2013 a 2016 omitió declarar dos cuentas bancarias que estaban a nombre de su cónyuge, por la cantidad de 3 millones 261 mil 176.52 pesos.

La Función Pública aseguró que el imputado tuvo su derecho de audiencia durante todo el procedimiento, aunque no pudo justificar por qué no reportó la información financiera.

«Para garantizar que cada persona servidora pública tenga un patrimonio congruente con los ingresos por los encargos que ha desempeñado, y que no ha participado en decisiones de gobierno que representen un conflicto de interés, la Función Pública da seguimiento cercano a su evolución patrimonial», indicó la SFP, que dirige Irma Eréndira Sandoval.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana jueves que se va a investigar al gigante Vitol, con sede en Suiza, que recientemente admitió haber pagado millonarios sobornos a funcionarios en Petróleos Mexicanos (Pemex), tanto de la anterior administración, como de la autodenominada 4T.

La semana pasada, la subsidiaria de Vitol en Estados Unidos acordó desembolsar 164 millones de dólares para resolver las investigaciones de la justicia estadounidense de que el mayor comerciante independiente de petróleo del mundo pagó más de dos millones de dólares en Brasil, Ecuador y México.

«Se investiga y, de ser cierto, se castigará a los responsables», dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina refiriéndose a Vitol, un socio habitual de la estatal Pemex. «Nosotros no somos tapadera de nadie».

Tras el escándalo, la estatal Petroecuador decidió excluir a Vitol de su lista de proveedores y clientes. En México, sin embargo, no ha habido un anuncio público de Pemex a pesar de las sospechas de irregularidades.

En abril de 2018, Pemex lanzó una licitación para importar etano líquido por primera vez a fin de cumplir con un contrato de suministro a una sociedad entre la brasileña Braskem y el local Grupo Idesa.

A fines de mayo de ese año, la oferta de 231.3 millones de dólares de la saudí SABIC ganó el concurso para suministrar el hidrocarburo hasta 2020, según el fallo de la licitación-

Pero según reportes de mercado, el trato con SABIC no se llegó a firmar y Pemex se decidió por el segundo postor, Vitol, que pidió 6.3 millones de dólares más por enviarle la misma cantidad de etano a Pemex Etileno, según un acta de la evaluación técnica a la que la agencia Reuters tuvo acceso.

Al respecto, esta tarde se informó que PMI-Pemex suspendió temporalmente sus relaciones comerciales con Vitol.

«Conforme a las políticas de debida diligencia y anticorrupción aplicables, PMI ha tomado la decisión de suspender temporalmente las relaciones comerciales de las empresas a la que les presta servicios con Vitol, hasta en tanto no se esclarezca su situación actual», sostuvo la filial comercial de Pemex.

Otro tema que AMLO dijo se investigará, fue lo dado a por El Universal, acerca de la empresa Decoaro y Supervisión SA de CV, que está a cargo de la limpieza en Palacio Nacional, y que se encuentra bajo el esquema de outsourcing con al menos mil 500 trabajadores. A dicha empresa se le han entregado más de 183 millones de pesos en contratos en el gobierno federal y que tiene denuncia de violaciones laborales.

López Obrador dijo que si hay alguna irregularidad se revisará, e indicó que su gobierno debe de dar el ejemplo. «Si hay alguna irregularidad se va a revisar, que bien que lo estás denunciando y ahora que se decida sobre la eliminación de la subcontratación y el ejemplo lo tiene que dar el gobierno, que se investigue todo».

Incluso agradeció al diario, pues dijo: «ayudan, esto es lo que debemos hacer, que no haya corrupción que no haya impunidad».

Este jueves, El Gran Diario de México informa que el actual gobierno federal ha pagado 185 millones de pesos para la subcontratación  de limpieza a través de Decoaro y Supervisión SA de CV, una compañía de outsourcing que aportó como su domicilio fiscal un mini-departamento en Iztacalco en el que según los vecinos nunca ha existido una empresa.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció que desde el año pasado, el director de Pemex, Octavio Romero, le alertó sobre un posible conflicto de intereses, en relación a su prima Felipa Guadalupe Obrador Olan, a lo que dio instrucciones de que no se otorgaran dichos contratos.

Sin embargo, dijo que su prima se asoció con otras empresas, en las que  no aparece como la representante, y decide participar en otras licitaciones y fue la forma en que se adjudicaron los contratos que el periodista Carlos Loret de Mola reveló tenían relación con Felipa Obrador.

Según AMLO, «Pemex no se dieron cuenta o hubo omisión y se entregó el contrato o los contratos estos».

Añadió que de nueva cuenta, el director de Pemex  le informó sobre lo ocurrido por lo que le ordenó actuar de conformidad con la ley, y verificar la situación de dichos contratos, ya que aseguró que su gobierno ni él son «iguales» a los viejos políticos.

«Aunque se trate de familiares, no va a haber corrupción, no va a haber influyentismo, nada que afecte la transformación de México. López Obrador reconoció que Pemex debió tener cuidado al adjudicar esos contratos.

El presidente dijo que tiene la tranquilidad de que cuando le plantearon lo que estaba pasando con los contratos, respondió indicando que eso no podría pasar, lo que le da «tranquilidad de conciencia, porque no soy corrupto».

Recriminó que sus adversario se esfuerzan por encontrar algo que haya hecho mal, aunque dijo que por más que le busquen, no le encontrarán nada pues nunca le ha interesado el dinero.

Y es que el medio Latinus, que encabeza Loret de Mola, reveló que Felipa Obrador tenía contratos con Pemex por un valor de más de365 millones de pesos a través de la empresa Litoral Laboratorios Industriales.

Al respecto, Pemex informó el fin de semana que procedió a rescindir todos los contratos en los que la empresa Litoral Laboratorios Industriales SA de CV participara directamente o en conjunto con otras empresas. Además anunció que  se realizará una investigación sobre cómo se llevaron a cabo los concursos en los que participó Obrador Olán, con el propósito de deslindar responsabilidades y dictaminar las consecuencias que deriven de la inobservancia a las instrucciones del presidente de la República.

En su comunicación, Pemex arremetió contra los medios, que al publicar la información sobre la prima del presidente, dijo, «responden a una clara intención de dañar la reputación del gobierno. Desdeñan avances significativos y magnifican escándalos».
Expresó a la ciudadanía que no hay ni habrá intención alguna de encubrimiento al interior de Pemex. «El sello de este gobierno es la honestidad, por lo que en Pemex redoblaremos esfuerzos para cerrar las ventanas a acciones irregulares o sospechas de malos manejos. Por eso actuamos con transparencia y así seguiremos procediendo».

JORGE SUÁREZ-VÉLEZ

REFORMA

Antes de 2018 muchos decíamos que López Obrador era una amenaza para México. Pero cabía la posibilidad de logros, que resolvería algún complejo problema histórico para el que su evidente mandato era imprescindible. Das años más tarde, asombra su capacidad para destruir nuestras pocas fortalezas y profundizar nuestras muchas debilidades. Necesitaría muchas veces el espacio que tengo para enumerar sus errores.

Mucho del daño es irreversible. Mucho será imposible de medir. Pero el deterioro económico y el empobrecimiento son cuantificables. Este gobierno se ha quemado en gasto corriente y clientelar todos las guardaditos que administraciones previas dejaron, ha priorizado tirar una fortuna en obras absurdas en vez de proteger a cientos de miles de empresas y pequeños negocios que emplean a millones de mexicanos, y que cerrarán permanentemente por la pandemia; ha abonado al lacerante crecimiento de la informalidad justo cuando más nos urge productividad y recaudación; ha creado un ambiente hostil para la inversión privada cuando el gobierno invierte menos que nunca y, como consecuencia, ha dinamitado el potencial de crecimiento de la economía mexicana que será, por primera vez, más pequeña al final de un sexenio que a su inicio. Más de diez millones de mexicanos de clase media engrosarán las filas de pobreza y más de 33 millones están desempleados o subempleados.

El endeudamiento de este gobierno, que justificó su austericidio precisamente para no endeudarse, ha crecido 12 puntos del PIB en sólo dos años; llegarnos a un nivel que hace 30 años no veíamos. Seguirá aumentando como consecuencia de un déficit esperado de un par de puntos del PIB en los Requerimientos Fiscal del Sector Público cada año. Según análisis de Bank of America, el Grado de Inversión de la deuda mexicana empezará a estar en riesgo a fines de 2021.

Mantener a Pemex es un propósito cuestionable que le costará a este gobierno dos puntos del PIB al año, tres por inversiones inaplazables. Pero es suicida no condicionar el rescate a cambios de fondo para una empresa con tecnología obsoleta, corrupta, ineficiente y con una estructura laboral insostenible. Empresas que extraen petróleo a una fracción del costo de Pemex van en la dirección opuesta Mientras Pemex «invierte» en refinerías, Aramco, saudiárabe, la petrolera estatal más poderosa del mundo, y BP, una de las más eficientes empresas privadas, multiplican exponencialmente su inversión en energías limpias ante la expectativa de que la demanda por combustibles fósiles desaparezca en un par de décadas. Al paso que ramos, con orgullo tendremos la empresa productora de la gasolina más cara y más contaminante del mundo, justo cuando la demanda por gasolina desaparezca. Y nos costara cientos de miles de millones de pesos -que no tenemos- lograr esa “honra».

El gobierno de López Obrador pone a México en un camino hacia el endeudamiento cuando quizá empecemos a ver un entorno más inflacionario. Un gobierno tanto más endeudado competirá por recursos con nuestras empresa, privadas, a las que les hará más difícil financiarse a costos competitivos.

Como dijo Martin Wolf (https://on.ft.com/317KBeo), es posible que estemos por revertir el cambio que ocurrió en los 80 cuando China se incorporó a la economía mundial y empezó la globalización. Una era en la que al haber tanta más gente produciendo que consumiendo, y al incorporarse al mercado laboral global tantos trabajadores de países poblados, la inflación y las tasas de interés se redujeron como nunca antes. Vienen cambios demográficos definitivos y delicados procesos de desglobalización y proteccionismo. Estar endeudado hoy es infinitamente más fácil de lo que será en unos años. Estarlo, cuando nuestra deuda no merece Grado de Inversión, provocará que su costo sea asfixiante. Emprendemos una sesada de empobrecimiento y pauperización excruciante y sin retorno.

Sera difícil medir mucho del daño que este terrible gobierno provocará. Pero en lo económico la devastación ya tiene muchos ceros.

Esta mañana, durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió en que la política energética de su gobierno no viola el Tratado de Libre Comercio que se firmó con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Sobre la carta que legisladores enviaron al presidente Donald Trump para denunciar lo que ocurre en México en materia energética, AMLO señaló que los firmantes lo hicieron pues están apoyando a las empresas particulares.

López Obrador reconoció que se está apostando por fortalecer a CFE y a la Pemex, pues «ni modo que vamos a fortalecer a Iberdrola cómo era antes».

«El sábado dije que a mí me pagaba el pueblo de México no Iberdrola, pero estaba muy mal acostumbrados (…) nosotros tenemos que defender el interés público y siempre lo he dicho,  los únicos negocios que deben importarnos son los negocios públicos; tenemos que defender a la Comisión Federal de Electricidad, tenemos que defender a Pemex, no a las empresas particulares», sostuvo el presidente.

En un intento por matizar su discurso, dijo que las empresas particulares sí pueden participar en el sector, pero no abusar, no monopolizar como lo hicieron durante el periodo neoliberal, en donde volvió a acusar, recibieron contratos ‘leoninos’, además de que afirmó, mediante sobornos y  cooptación de funcionarios, mandaban en México.

Indicó que lo único que se está haciendo ahora, es llevar a cabo lo que establece la Constitución.

Sobre el T-MEC, AMLO dijo que desde que se firmó, aclaró de que el capítulo de energía se limito a dos párrafos que tienen que ver con el dominio de México sobre sus recursos naturales, tal cual lo que establece la Constitución.

«Entonces les aclare esto, porque el capítulo original del Tratado era, pues muy entreguista, comprometida al sector energético».

Dicha idea la sostuvo el pasado fin de semana en su gira, donde dijo que Jen el T-MEC. “en el capítulo de energía, solo quedó establecido en dos párrafos el derecho absoluto y soberano de México para decidir en materia de política energética en conformidad con la letra y el espíritu del Artículo 27 de la Constitución”.

AMLO reiteró que no se dará marcha atrás al rescate de Pemex y la CFE y sostuvo que el tema de las energías limpias son solamente un «sofisma».

«Utilizaron otro sofisma, lo de las energías limpias, el que estas plantas de la Comisión Federal de Electricidad ya son viejas y contaminan, y que por lo mismo era mejor la producción de energía con gas, las termoeléctricas, las eólicas o energía solar, energías que, en efecto, no contaminan, pero están subsidiadas; produzcan o no produzcan, la Comisión Federal, con presupuesto público, que es dinero de todo el pueblo- les tiene que comprar la energía eléctrica», sostuvo.

En México tenemos a un presidente que dice que está transformando al país y una de sus palancas para hacerlo es inyectando miles de millones de pesos a Pemex para intentar lograr autonomía energética.

Varios conocedores de la industria han dicho que esto es un sueño guajiro, pero aún así, AMLO persiste. Qué maravilla sería que en lugar de querer importar el penacho de Moctezuma de Austria, el presidente quisiera imitar lo que está haciendo el CEO de una de las petroleras más grandes del mundo, British Petroleum (BP), Bernard Looney.

Looney encabeza hoy en día la mayor transformación de la industria energética en sus 160 años de historia. En septiembre dio a conocer el plan de transformación de BP de una industria de petróleo y gas a una de energías renovables. Es el plan más agresivo que se ha visto en la industria. Lo que pretende BP es, para 2030 recortar en un 40 por ciento su producción de petróleo y gas y aumentar el gasto en energías renovables de $500 millones de dólares anuales actualmente a 5 mil millones de dólares. Y para el año 2050 la petrolera británica buscará que todas sus operaciones emitan cero emisiones.

Además, los cien millones de dólares al año que gasta BP en mantener su reputación como empresa de petróleo y gas se irán reduciendo y ese dinero se invertirá para apoyar políticas en favor del medio ambiente alrededor del mundo. La empresa ya está invirtiendo $6.5 millones de dólares en Estados Unidos para iniciativas en favor de las energías limpias en este 2020, a pesar del durísimo golpe económico que ha sufrido por la caída en la demanda de energías fósiles por la pandemia. Han anunciado su apoyo a la política climática de la Unión Europea y al plan de Reino Unido de prohibir para el año 2035 autos con motores de combustión interna.

Nótese la diferencia entre este propósito y el que acaba de presentar el gobierno de la Cuarta Transformación, que pretende incrementar la producción de petróleo en 101 mil 700 barriles diarios para un total de un millón 944 mil 400 barriles diarios en el 2021. Vamos en sentido contrario de lo que el mercado mundial de energéticos nos está diciendo y lo estamos haciendo cuando no tenemos ni siquiera la liquidez suficiente para estarla desperdiciando. ¡Qué frustrante!

En entrevista para el portal político Axios, Looney dijo dos cosas que me llamaron la atención. La primera fue entender que la transformación de la empresa se hace en el interés de ésta. No están tratando de proteger un negocio – el del petróleo y gas – que ya va de salida porque saben que esto significaría su quiebra. “Estamos haciendo que BP pase de ser la compañía petrolera internacional que hemos sido durante 111 años a convertirnos en una compañía de energía integrada”.

Lo segundo fue que ante la pregunta sobre el pasado de la empresa en el que defendió a quienes dudaban del cambio climático, Looney dijo algo clave: “no sirve de nada envolvernos en lo que ocurrió en el pasado ante los enormes retos que tenemos frente a nosotros.” Esta frase suena como música a los oídos ante un presidente en México que se empeña en justificar lo injustificable de hoy con base en el pasado, en lo que ha ocurrido antes de él y su fallida transformación.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este jueves que buscará revertir la reforma energética realizada por el gobierno anterior si no logra fortalecer y «rescatar» a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con el marco legal actual.

El mandatario, quien asegura que la reforma energética del 2013 sólo debilitó a las dos firmas estatales, reconoció que pidió a entes reguladores esta semana que lo ayuden a apuntalar a las compañías, altamente endeudadas, y que en caso de no lograrlo iría por los cambios constitucionales en el 2021.

«No quiero que se privatice el sector energético, porque si no tenemos independencia económica, si no tenemos independencia en nuestros energéticos, no podemos garantizar nuestra soberanía como país independiente, libre», dijo López Obrador.

Recordemos que la reforma constitucional impulsada por el ex presidente Enrique Peña Nieto abrió toda la cadena de hidrocarburos al capital privado y extranjero y terminó con el monopolio de Pemex en la producción de crudo.

Antes de la llegada de López Obrador al poder se otorgaron en licitaciones más de 100 contratos petroleros producto de las nuevas reglas.

En el sector eléctrico, la reforma abrió la puerta para mayor participación de particulares en la generación e impulsó las fuentes renovables, pero mantuvo la transmisión en manos del Estado.

Legisladores de Morena han presentado al menos dos iniciativas de reformas a la Constitución para apuntalar el papel de las estatales. En el 2021, será renovada la Cámara de Diputados y podría reajustarse la correlación de fuerzas en ella, donde ahora Morena tiene mayoría.

«Estoy convencido de que ha sido un fracaso rotundo las privatizaciones, negocios jugosos robo, saqueo de los bienes de México, los bienes de la nación, solo en beneficio de particulares», añadió el presidente.

López Obrador dijo que Pemex solo extraerá petróleo para consumo interno y que su propuesta de reforma energética no dejaría, sin embargo, de lado a los privados, y les reiteró que no se cometerán injusticias, además de que se respetan los contratos.

«La política que había anteriormente era de destruir a Pemex y destruir a la Comisión Federal de Electricidad. Ese era el plan, privatizar completamente el sector energético», señaló.

 

En medio del escándalo que ha desatado la filtración de la denuncia de Emilio Lozoya, la dirigencia nacional del PRI afirmó que es inaceptable cualquier tipo de corrupción, por lo que dijo, el exdirector de Pemex debe pagar por sus delitos.

El tricolor informó que presentará una denuncia contra Lozoya Austin, pues dijo «somos víctimas y queremos que devuelva todo lo que indebidamente recibió”.

Lamentó que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) haya abierto el caso de Odebrecht y no haya consignado a nadie.

Alejandro Moreno, dirigente del PRI, sostuvo que no hay un solo documento que evidencie que en las cuentas del partido entró dinero adicional como lo establece la ley.

Le corresponderá, dijo, a los que son señalados de recibir sobornos aclarar lo pertinente. Pidió que lo que se tenga que investigar sea haga de manera clara y puntual.

Por su parte el Partido Acción Nacional (PAN), a quien pertenecen la mayoría de los involucrados en la denuncia de Lozoya, también reaccionó y emitió una postura.

Acusó que el «delincuente confeso», Emilio Lozoya, hoy es un aliado estratégico del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), para denigrar a Acción Nacional, pues es la alternativa frente al fracaso del gobierno morenista.

Dijo que todo se trata de un tema político, ya que es el PAN quien le puede ganar a Morena en el 2021. Señaló que Lozoya está dispuesto a declarar cualquier cosa con tal de no ir a la cárcel.

El blanquiazul pidió a AMLO y la Fiscalía General de la Repúlica (FGR) que Emilio Lozoya vaya a la cárcel por todo el desfalco que provocó en Pemex, para que pague por sus hechos.

También solicitó que se inicie un proceso penal contra Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray; solicitó que se abran expedientes de investigación contra todos los casos de corrupción del actual gobierno federal.

«Que el Presidente se concentre en atender la profunda crisis sanitaria y económica y desista de su burdo intento por dañar a la oposición en México», remató el PAN.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) confirmó que uno de los exfuncionarios del Senado que aparecen en el video filtrado a inicios de semana, recibiendo fajos de billetes atribuidos a supuestos sobornos por parte de personal de Pemex, es contratista del actual gobierno federal.

El IMSS informó que del 2018 al 2019, las delegaciones de Campeche, Yucatán y Quintana Roo han signado 56 contratos con la empresa Comercializadora Integral Rayfour S.A. de C.V., en la cual Rafael Jesús Caraveo Opengo es el socio mayoritario.

Los 56 contratos que se tienen con la empresa de Caraveo Opengo son para la compra de material de curación y de aseo.

53 de los contraros fueron para la delegación de Campeche; dos en Yucatán y uno en Quintana Roo; en total, los contratos equivalen a un monto de 1.8 millones de pesos. El monto en promedio de cada compra es por 33 mil pesos.

Sin embargo, el Instituto aclaró que de manera centralizada, no ha hecho compras con dicha empresa.

Tras conocerse el video en que aparece el excolaborador de los senadores del PAN, el IMSS señaló que iniciará una investigación a los contratos que se firmaron en 2019, para que en caso de encontrarse alguna observación se de aviso a los órganos de fiscalización.

Detalló que 49 de los contratos se concentraron en el primer semestre del 2019, es decir, el 89; seis se concentraron en el segundo semestre, el 11%.

El IMSS enfatizó que todos los contratos que ha suscrito están publicados en el portal Compranet, y reiteró que las licitaciones y contrataciones se realizan conforme a la legislación aplicable, «con base en la transparencia, publicidad y legalidad y por ningún motivo se dará pie a actos de corrupción».

Rafael Caraveo Opengo fue secretario técnico de la Comisión de Administración del Senado de la República encabezada por el exsenador panista Jorge Luis Lavalle, a quien según las declaraciones de Lozoya Austin, se le entregaron sobornos por ordenes de Luis Videgaray con el fin de apoyar la aprobación de la reforma energética.