Tag

PLANTA

Browsing

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este miércoles que la cervecera estadounidense Constellation Brands aceptó conciliar con su gobierno por la cancelación de la construcción de su planta en Mexicali, Baja California.

«Me reuní con los directivos de la cervecera y platicamos en un ambiente de respeto. (…) Fue buena la reunión, abriendo posibilidades: una la denuncia jurídica y acudir a tribunales, y la otra la vía de la conciliación, y ellos aceptaron la segunda», dijo el mandatario en la mañanera.

López Obrador afirmó que el martes se reunió con representantes de la firma para analizar otras opciones para la construcción de la planta, cuya inversión total se estima en 1,400 millones de dolares

«Explicamos que era una decisión tomada por la ciudadanos en donde no se podía operar la cervecera en Mexicali, y ellos ya han aceptado eso porque fue la voluntad de los ciudadanos y se respeta», añadió el presidente.

Recordemos que según los resultados presentados por el gobierno federal, los habitantes de Mexicali rechazaron la construcción de la planta mediante la consulta ciudadana del pasado 22 de marzo. En la consulta participó menos del 5% de los ciudadanos habilitados para votar.

La obra había causado inconformidad en habitantes de esta región por el consumo de agua que tendría la planta.

La semana pasada el gobernador del estado mexicano de Nayarit, Antonio Echevarría, invitó a Constellation Brands a invertir en su distrito, resaltando la suficiencia de agua en su territorio.

«Ya estamos viendo opciones, alternativas, otros sitios y otras opciones que se van a analizar», dijo AMLO aunque no ofreció mayores detalles. «Quiero decirles que me quedé muy satisfecho por la actitud de los directivos de esta empresa cervecera, fueron muy respetuosos, nada de prepotencia y entendiendo el porqué de esta situación y buscando opciones en plan propositivo».

López Obrador ha dicho que la obra de la cervecera fue una decisión que heredó de la administración pasada, por lo que la decisión de no permitir la continuación de su construcción generó una crisis de confianza entre inversionistas locales y extranjeros que, según expertos, explica mucho del pobre desempeño de la economía.

Tras la consulta que se realizó este fin de semana en Mexicali, Baja California, sobre la instalación de la planta de Constellation Brands, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que los dueños de esta compañía lo han buscado para dialogar.

“Me buscaron los dueños de esta empresa; quieren un acuerdo y estoy en la mejor disposición de escucharlos y que nos escuchen, la gente voto por un cambio y dijimos no al discurso demagógico, mandar obedeciendo, democracia participativa”, dijo el mandatario.

En su conferencia matutina, dijo que la decisión sobre el no instalar la cervecera en Mexicali no ahuyentará las inversiones en el país, pues aseguró, él está a favor del crecimiento del país, sin embargo, éste debe estar acompañado por el bienestar de la población.

Sostuvo que si se pone orden, si se acaba con la corrupción, se va a poder mantener un auténtico Estado de Derecho, por lo que no afectara la llegada de inversiones.

El presidente aseguró que hubo corrupción en los permisos otorgados a Constellation Brands, mismos que se dieron en el sexenio pasado.

«Claro que sí (hubo corrupción), influyentismo. Nada más es cuestión de pensar: ¿Cómo dar un permiso para construir una planta cervecera que consume agua en donde hay escasez de agua?», señaló AMLO.

Recordemos que en la consulta, el 76.1% de las personas que acudió a votar optó por no continuar con la construcción de planta, mientras que solo el 23.3% dijo que sí.

Tras la consulta que se realizó el pasado fin de semana en Mexicali, Baja California, en el que de acuerdo a los resultados presentados por el gobierno, la población se manifestó en contra de la terminación de la planta cervecera de la empresa Constellation Brands, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) emitió un posicionamiento.

Señaló que al cancelarse el proyecto, tal como lo informó el presidente López Obrador, no se otorgarán los permisos de construcción que afecten infraestructura hidráulica, y que en su momento serían solicitados por la empresa para finalizar las obras.

Indicó que se procederá a dejar sin efecto el permiso de descarga que Conagua otorgó en 2017 para la construcción de la planta.

En cuanto a la transmisión de los derechos de uso agrícola adquiridos por la empresa con la compra de los terrenos, y que de acuerdo con la Ley de Desarrollo Urbano del Estado de Baja California fueron transferidos de forma gratuita al propio gobierno del estado, la autorización de esta transmisión se analizará una vez que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali presente las nuevas condiciones para el uso de este volumen de agua.

«Conagua reconoce que el resultado de la consulta expresa la preocupación de los mexicalenses por el agua, su uso racional y la protección por el derecho humano al agua, y hace patente su compromiso para trabajar con todas las partes para garantizar la seguridad hídrica del Valle en beneficio de todas y todos», indicó el organismo en un comunicado.

Sobre la decisión del gobierno federal de negar los permisos subsecuentes a Constellation Brands, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) la tachó de arbitraria, autoritaria y unilateral. Acusó que violenta la legalidad y el Estado de Derecho, además de que daña a la comunidad y a los trabajadores.

El CCE afirmó que es una pésima señal hacia la sociedad y el mundo de que las reglas democráticas no se respetan en México.

«El Gobierno Federal está empeñado en destruir la posibilidad de generar confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros, lo que finalmente afectará a la población más vulnerable de nuestro país, que tendrá menos acceso a oportunidades de empleo y bienestar».

Señaló que la decisión también es violatoria del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el futuro T-MEC.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se presentaron los resultados de la consulta realizada ayer en Mexicali, Baja California para definir si se continuaba o no la construcción de una planta de la firma Constellation Brands.

La encargada de presentar los resultados fue al subsecretaria de participación ciudadana, Diana Álvarez Maury, quien informó que el 76.1% de los votos fueron en contra de la construcción y solo el 23.2% dieron su apoyo al proyecto.

La funcionaria detalló que dado el resultado, no se darán las concesiones que estaban pendientes, pues tal como lo había adelantado el presidente, el gobierno respetará el resultado, ya que es vinculatorio, y lo que decidiera el pueblo, con todas las implicaciones que pudiera tener, se iba a acatar. «En la democracia el pueblo manda», dijo AMLO el viernes pasado.

Álvarez Maury detalló que participaron en el ejercicio 36 mil 781 personas; se instalaron 27 casillas, 10 en la zona urbana y 17 en la zona agrícola de Mexicali.

Al respecto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) indicó que la consulta de este fin de semana «es uno de los eventos emanados de los gobiernos, potencialmente más dañino de la historia contemporánea de nuestro país».

Señaló que en la actual coyuntura de crisis global, la realización de la consulta en si misma, es altamente perjudicial.

Aseguró que Constellation Brands es una empresa que ha cumplido con todos los requisitos legales y que cuenta con los permisos federales, estatales y municipales para edificarse y operar dentro de la ley. Sostuvo que impedir la continuación del proyecto, es un acto temerario y contrario para la economía del País.

Además, resaltaron el mensaje que se le estaría mandando al extranjero: «en México se prohíbe la producción de la
cerveza mexicana más famosa en el mundo. ¿Quién va a querer invertir en un País con esas contradicciones y absurdos?».

Acusó que la consulta estuvo plagada de irregularidades, pues dijo que se realizó violando un amparo federal que ordenaba cuidados sanitarios especiales, para evitar contagios por el Covid-19, por lo que ante el temor de contagio, muchas personas no acudieron a participar.

Añadió que en la consulta se presentaron múltiples actos de violencia verbal, coacción del voto y acarreo de personas a cambio de dinero. «La irregular consulta realizada no es jurídicamente vinculante, por lo que el Gobierno Federal podría tomarla solo como un referente.

El dueño y presidente de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira, insistió en que su arresto no es más que una persecución política contra funcionarios de Pemex, y que provocaron que se actuara contra él.

«Soy un perseguido político del actual gobierno. A lo mejor estaban persiguiendo a funcionarios de Pemex que a lo mejor sí lo ameritan. Yo no defiendo a nadie, pero eso de estar atacando a la mamá de alguien, ni las mafias hacían eso», dijo el empresario en entrevista radiofónica con Grupo Fórmula.

Desde Madrid, Ancira indicó que en los siguientes 60 o 90 días se podrían caer las acusaciones que hay en su contra, por lo que dijo, seguirá sin aceptar su extradición.

Al respecto, sostuvo que necesitaría que le «fallara la cabeza» para aceptar la extradición, y reconoció que las autoridades mexicanas «la tienen difícil acá (en España)».

Dijo que él solicitó que fuera extraditado a Estados Unidos, su país de origen, en donde expuso, sus cuentas están disponibles.

Sobre la compra-venta de la planta de Agronitrogenados, rechazó que se haya cometido algún delito, pues aunque estaba valuada entre 320 y 400 millones de dólares, Pemex únicamente pagó 270 millones.

Le recordó al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien ha dicho que la planta valía no más de 50 millones, que el puro muelle de la planta valía 150.

«Pemex todavía me debe 9 millones», reclamó Ancira, quien dijo que si el gobierno no quiere la planta, se la regresen y él la termina de pagar.

De acuerdo a una investigación especial del diario El Universal, el ex presidente Enrique Peña Nieto es investigado por autoridades estadounidenses por haber recibido un presunto soborno para autorizar la compra-venta de Fertinal, por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2015.

Según documentos a los que el diario tuvo acceso, la investigación corre a cargo del Departamento de Justicia, la Securities and Exchange Commission (SEC), la Comisión de Bolsa de Valores y de la agencia del gobierno de los Estados Unidos.

El soborno que habría recibido Peña Nieto fue por “autorizar” la compra a un sobreprecio en perjuicio del patrimonio de la petrolera y al erario. Habría instruido a Emilio Lozoya, entonces director de Pemex, a que pagara 635 millones de dólares por Fertinal, “cuando esta empresa era efectivamente insolvente, con cientos de millones de dólares en deuda”.

Según las investigaciones, consultoras como PricewaterhouseCoopers (PwC) y Binder Dijker Otte (BDO), así como la Auditoría Superior de la Federación habían advertido que Fertinal se encontraba en quiebra, con una deuda bancaria de 264 millones de dólares y sólo 12 mil dólares de efectivo.

Pese a la situación en que se encontraba la planta, y que fue reconocida por el entonces director de Pemex Fertilizantes en un reunión de septiembre de 2016, Lozoya Austin habría recibido «autorización» de EPN para adquirirla y entregar a Fertinal 51 millones de dólares para un reparto de dividendos antes de la operación de compra-venta.

“El pago excesivo fue posible gracias a la aprobación de la transacción, mediante el soborno —a Peña Nieto— que el accionista mayoritario de Fertinal, el empresario italiano Fabio Massimo Covarrubias Piffer pagó utilizando el fideicomiso 470 que se creó para formalizar la operación de compra-venta. Ese fue el mecanismo a través del cual se pagó el soborno”, argumentó un informante en declaración la SEC.

La investigación se inició en el país vecino debido a que al cotizar en la Bolsa de Valores de dicho país, Pemex se sujeta a las leyes locales, además de que según el expediente, el sistema bancario de Estados Unidos fue “utilizado” para facilitar los pagos del soborno.

La investigación se centra en la participación de figuras involucradas en la operación tales como Enrique Peña Nieto; Emilio Lozoya Austin, y Fabio Covarrubias Piffer, principal accionista de Fertinal.