Tag

Twitter

Browsing

El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, dejará su cargo y será sustituido por el director de tecnología de la empresa, Parag Agrawal, anunció la compañía este lunes.

En una carta publicada en su cuenta de Twitter, Dorsey dijo que estaba «muy triste, pero a la vez muy contento» de irse de la empresa y que la decisión fue suya.

«He decidido dejar Twitter porque creo que la compañía está lista para continuar sin sus fundadores. Mi confianza en Parag como CEO de Twitter es profunda», dijo Dorsey tras varias horas de especulaciones que generaron notables movimientos en bolsa.

El adiós de Dorsey cierra su segundo ciclo como CEO en la red social, en un momento en que Twitter acapara LOS titulares por su renovado ritmo de lanzamiento de productos tras años de críticas porque había quedado detrás de rivales como Facebook Inc y nuevas redes sociales como TikTok en innovación.

Pese al acelerado ritmo de las novedades, las acciones de Twitter han caído en los últimos meses, aumentando la presión sobre Dorsey para que pusiera fin a su infrecuente situación de ser presidente ejecutivo de dos compañías.

Dorsey se va ahora porque se siente confiado con su sucesor y se centrará en su firma de procesamiento de pagos Square Inc y otras iniciativas como la filantropía.

El directorio de la compañía estaba preparándose para el adiós de Dorsey desde el año pasado, indicó la fuente una fuente anónima a la agencia Reuters.

Las acciones de la plataforma se dispararon un 9% en las primeras operaciones, mientras que las de Square ganaron un 3%.

En su penúltimo tuit, escrito el 28 de noviembre, Dorsey escribió: «Amo Twitter». Los «me gusta» a ese tuit superaban los 54.000 el lunes.

El canal de noticias financieras CNBC fue el primero en reportar sobre la salida de Dorsey, quien cofundó Twitter en 2006 y se convirtió en CEO al año siguiente.

A principios de 2020, Dorsey se enfrentó a peticiones de Elliott Management Corp para que renunciara, después de que el fondo de cobertura argumentó que estaba prestando muy poca atención a Twitter mientras también dirigía la empresa de procesamiento de pagos Square Inc.

Dorsey se defendió de esta presión dando a Elliott y a su aliado, la empresa de adquisiciones Silver Lake Partners, puestos en el directorio de Twitter.

Twitter anunció este martes el lanzamiento de su primer servicio de suscripción en el mercado estadounidense, que tiene un costo de 2.99 dólares al mes y ofrece a los usuarios pequeñas ventajas y herramientas adicionales a las de la plataforma gratuita.

La firma basada en San Francisco, California, anunció en su blog corporativo que Twitter Blue ya está disponible en Estados Unidos y Nueva Zelanda, además de en Australia y Canadá, donde la empresa ya lleva ofreciendo el servicio de suscripción desde junio de este año.

Twitter Blue ofrece a los suscriptores tres cambios principales respecto a la versión gratuita: carpetas que organizan los tuits, la posibilidad de modificar mensajes antes de que se publiquen y un modo de lectura.

Las carpetas son un nuevo sistema para organizar tuits favoritos tal cual una biblioteca, con categorías personalizables como «divertidos», «bonitos», «películas» o «cosas para comprar».

La opción de modificar mensajes antes de su publicación, que Twitter ha bautizado como «deshacer tuits», permite fijar por defecto un margen de hasta 30 segundos desde que se escribe el mensaje y hasta que este se publica, de manera que el usuario tenga tiempo para releerlo y cambiar o eliminar algo si así lo considera.

Finalmente, el modo lectura elimina todo el «ruido» visual aledaño al contenido y muestra de forma destacada el texto que se quiere leer, además de aunar todos los componentes de un hilo de mensajes para que no haya interrupciones en la lectura.

En la versión estadounidense del servicio por suscripción también se puede acceder a artículos gratuitos de más de 300 portales de noticias sin anuncios, y la empresa aseguró que los medios recibirán una parte de lo que pagan los suscriptores en función de la popularidad de los artículos.

Twitter lanzó este jueves el primer servicio de suscripción de su historia, que ofrece a los usuarios pequeñas ventajas y herramientas adicionales a las de la plataforma gratuita, aunque por el momento solo está disponible en Australia y Canadá.

La firma de San Francisco, California, anunció en su blog corporativo el lanzamiento de Twitter Blue, que dijo haber diseñado a partir de las peticiones que le llegaban de los propios internautas y que tiene un costo mensual de 4.49 dólares australianos o 3.49 dólares canadienses.

Twitter Blue ofrece a los suscriptores tres cambios principales con respecto a la versión gratuita: carpetas que organizan los tuits, la posibilidad de modificar mensajes antes de que se publiquen y un modo de lectura.

Las carpetas son un nuevo sistema para organizar tuits favoritos como si de una biblioteca se tratase, con categorías personalizables como «divertidos», «bonitos», «películas» o «cosas para comprar».

La opción de modificar mensajes antes de su publicación, que Twitter ha bautizado como «deshacer tuits», permite fijar por defecto un margen de hasta 30 segundos desde que se escribe el mensaje y hasta que este se publica, de manera que el usuario tenga tiempo para releerlo y modificar o eliminar algo si así lo considera.

Finalmente, el modo lectura elimina todo el «ruido» visual aledaño al contenido y muestra de forma destacada el texto que se quiere leer, además de aunar todos los componentes de un hilo de mensajes para que no haya interrupciones en la lectura.

Al margen de estos tres cambios principales, la empresa que dirige Jack Dorsey también explicó que los suscriptores de Blue podrán cambiar los colores de tanto el fondo de la aplicación como de su icono, y tendrán acceso a un servicio especial de atención al cliente.

Twitter ha comenzado a probar los anuncios en su categoría de sus contenidos momentáneos, conocidos como ‘Fleets’, que desaparecen pasadas las 24 horas; dichos anuncios tendrán un formato vertical con el que ocuparán la pantalla completa.

Los Fleets se introdujeron en Twitter en noviembre del año pasado, y son un tipo de contenido similar al de las Historias que hay en Instagram, que busca que las personas se sintan más cómodas al unirse a conversaciones no permanentes.

Ahora, este apartado ha comenzado a recibir los primeros anuncios, que desde este martes se muestran a algunos usuarios de Twitter para iOS y Android en Estados Unidos con el acuerdo con un número limitado de anunciantes, como ha informado Twitter en un comunicado de su unidad de negocio.

Twitter ha descrito los anuncios de Fleet como «un espacio para que las marcas sean creativas», y permite incorporar imágenes y vídeos en un formato de 9:16 verticales, con una duración de hasta 30 segundos.

Las marcas anunciantes pueden incorporar distintas acciones en la publicidad de los Fleets, como cuando los usuarios llevan a cabo la función de deslizar.

Twitter proporcionará estadísticas a los anunciantes que escojan aparecer en los Fleets, entre las que se incluyen impresiones, visitas al perfil, clics y visitas al sitio web. En el caso de vídeos informa sobre vistas, vistas de seis segundos, inicios, finalizaciones, informes de cuartiles y más.

La red social estadounidense Twitter fue condenada este viernes en Rusia a tres multas por un total de aproximadamente 116,000 dólares por no haber eliminado mensajes que convocaban manifestaciones opositoras.

Las autoridades rusas habían denunciado el rechazo de varias redes sociales extranjeras a suprimir esas convocatorias en apoyo del principal disidente ruso, Alexéi Navalni, cuando fue detenido.

La agencia reguladora de internet, Roskomnadzor, solicitó el mes pasado a la justicia rusa que impusiera sanciones.

Recordemos que las manifestaciones celebradas en más de un centenar de ciudades de toda Rusia y en las que participaron más de 100,000 personas, fueron declaradas ilegales y violentamente reprimidas por las autoridades.

Un tribunal moscovita sentenció este viernes que Twitter era culpable por haber rechazado la supresión de contenidos «ilegales», en tres casos distintos, por los que fue condenado a tres multas, por un monto total de 8.9 millones de rublos (unos 116,000 dólares), según la agencia de prensa pública RIA Novosti.

El próximo 6 de abril el tribunal estudiará los casos abiertos por la misma causa contra Telegram y TikTok.

Las autoridades rusas anunciaron por otro lado en marzo que habían «desacelerado» el funcionamiento de la red, y amenazaron con bloquearla en todo el país.

Según Moscú, Twitter no ha suprimido mensajes que incitan a los menores al suicidio, o que contienen pornografía infantil o información sobre el uso de drogas.

La empresa estadounidense rechazó esas acusaciones y se declaró «muy preocupada» por los «intentos de bloquear y asfixiar la conversación pública en línea».

Moscú ha advertido que está dispuesto a interrumpir el servicio de Twitter a mediados de abril si no se ajusta a sus demandas.

El primer tuit de la historia, enviado en 2006 por el cofundador y actual consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, fue vendido este lunes en una subasta digital por 2.9 millones de dólares, que fueron donados a la lucha contra la pobreza en África.

El comprador fue Sina Estavi, CEO de la firma tecnológica Bridge Oracle, especializada en inyectar datos externos a sistemas de blockchain, el adn del bitcoin y otras criptodivisas, que superó a la siguiente puja más alta, de 2 millones de dólares, por casi un millón de margen.

El contenido del mensaje enviado por Dorsey el 21 de marzo de 2006 fue «Justo creando mi cuenta de twttr», en una época en que Twitter sólo era una herramienta de comunicación interna entre empleados de la empresa de podcasts Odeo.

Recordemos que este domingo se cumplió el 15 aniversario de la red social.

El primer tuit salió a subasta el pasado 15 de diciembre en la plataforma Valuables by Cent y Dorsey se comprometió a convertir los fondos recaudados en bitcoin y donarlos a la ONG Give Directly, que combate la pobreza extrema en el África subsahariana.

El mensaje se subastó mediante el sistema NFT (Nonfungible token o token criptográfico), que verifica la autenticidad y la propiedad de un archivo digital gracias al blockchain, de manera que permite distinguir entre el original y las copias.

El pasado 11 de marzo, la casa de subastas Christie’s vendió la primera obra de arte íntegramente digital, un archivo JPG también con sistema NFT, por un récord inédito de casi 70 millones de dólares.

«Everydays: The First 5000 Days», un «collage» de creaciones digitales diarias del artista Beeple desde sus comienzos, batió todos los récords y situó a su creador, hasta hace poco solo conocido en foros de criptoarte y entre los aficionados de la contracultura de internet, entre los artistas vivos más cotizados, a la altura de figuras como David Hockney y Jeff Koons

Twitter está probando una función para «deshacer envío» que daría a los usuarios un tiempo corto para retirar un tuit antes de ser publicado, confirmó la compañía este viernes.

La analista de aplicaciones Jane Manchun Wong, que descubre cambios no anunciados en las redes sociales mirando en el código de los sitios, tuiteó una animación que muestra un tuit con un error ortográfico en el que hay disponible un botón de «deshacer» antes de que acabe una línea del tiempo (cronómetro).

Una portavoz de Twitter dijo que la función está siendo probada en el marco de la exploración de la firma sobre cómo podrían funcionar las suscripciones en la plataforma.

Según indicó, Twitter estará un tiempo probando posibles funciones de pago.

Recordemos que la plataforma ha hecho público que está trabajando en modelos de subscripción de pago para reducir su dependencia de los ingresos publicitarios, incluida una función de «súper seguidores» para dejar que los usuarios cobren a sus seguidores por acceder a contenido exclusivo que se lanzará este año.

El presidente ejecutivo, Jack Dorsey, había dicho previamente que es probable que el sitio nunca tenga un «botón para editar», una posibilidad que llevan tiempo pidiendo muchos seguidores. Sin embargo, Twitter ha estado introduciendo más novedades.

Twitter está expandiendo sus opciones para ganar dinero más allá de la publicidad, tanto para sí mismo como para sus usuarios más destacados, ya sean empresas, celebridades o personas comunes.

Durante una presentación a los inversionistas, la compañía anunció una nueva herramienta llamada «Super Follows», la cual permitirá que los usuarios cobren por material adicional y exclusivo que no estará a la vista de sus seguidores habituales.

Esta herramienta puede incluir boletines, videos, ofertas y descuentos que estarán disponibles únicamente para los suscriptores.

Los usuarios pagarían una cuota de suscripción mensual para tener acceso al contenido adicional.

Los usuarios de Twitter, y los inversionistas de la compañía, han pedido desde hace tiempo que la compañía lanzara un modelo basado en suscripciones; esto luego del creciente número de creadores e influencers que utilizan herramientas como Patreon, Substack y OnlyFans para obtener dinero de su popularidad en internet.

Las suscripciones también permitirán que Twitter acceda a una gama más amplia de fuentes de ingresos en un mundo en el que la publicidad en línea está dominada por Facebook y Google.

Twitter no especificó el porcentaje de ingresos que compartiría con las celebridades y otros usuarios que utilicen la herramienta.

«Explorar oportunidades de financiación mediante la audiencia como Super Follows permitirá a los creadores y medios ser apoyados directamente por su audiencia y los incentivará a seguir creando contenidos que su audiencia ama», señaló la compañía en un comunicado.

‘Super Follows’ aún no está disponible, pero Twitter dijo que tendrá más información «para compartir» en los próximos meses.

Adicional dio a conocer que otro producto nuevo será «Revue», el cual permitirá que la gente publique boletines gratuitos o pagados a su audiencia. La red social también anunció «Twitter Spaces», un rival de Clubhouse que dejará que los usuarios participen en chats de audio. Actualmente se encuentra en una fase de pruebas beta privadas, lo que significa que todavía no está disponible para el público en general de Twitter.

Twitter prepara un nuevo modelo de negocio basado en las suscripciones de pago, en el que los usuarios podrían pagar por acceder a contenido exclusivo o a funciones avanzadas como las del planificador Tweetdeck, según planes internos de la empresa a los que ha accedido el analista Kurt Wagner de Bloomberg.

Los nuevos planes de negocio de Twitter tienen como objetivo suponer una alternativa a su sistema actual, cuya fuente de financiación proviene mayoritariamente de los ingresos publicitarios, como los anuncios personalizados.

No obstante, Twitter apenas abarca el 0.8% del total del mercado de publicidad de Internet, según datos de eMarketer, y sus inversores presionan a la empresa para que emprenda un cambio de modelo de negocio en el que se puedan obtener ingresos recurrentes directamente de los usuarios, como ha informado Bloomberg.

Para explorar las opciones, Twitter ha destinado varios equipos al desarrollo de servicios de suscripción como alternativa de negocio, con un modelo conocido con el nombre en clave de ‘Rogue One’.

De cara al proyecto ‘Rogue One’, Twitter planea varias ideas de suscripciones de pago, entre las que se encuentra la posibilidad de pagar directamente a usuarios de la plataforma para acceder a contenidos exclusivos. La empresa obtendría un porcentaje de estos pagos entre usuarios.

Twitter ya ha empleado anteriormente el sistema de propinas, que se encontraba presente en Periscope, su plataforma de vídeo vertical en directo, que acumuló 10 millones de usuarios en solo cuatro meses durante su lanzamiento en 2015 pero cerrará en marzo de este año por la disminución de su uso.

Otra opción para generar ingresos estudiada por Twitter es comenzar a cobrar por el uso del planificador de contenidos externo Tweetdeck, gratuito hasta el momento, que permite programar publicaciones en la plataforma.

Asimismo, Twitter estudia también cobrar a los usuarios por nuevas funciones avanzadas como ‘deshacer el envío’ o nuevas opciones de personalización para los perfiles.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se lanzó este miércoles en contra del director de Twitter en México, Hugo Rodríguez Nicola, a quien señaló de ser militante o simpatizante cercano a PAN.

Dijo que pese a dicha información, esperan que el directivo haga su trabajo de manera profesional, y que no promuevan la creación de granjas de ‘bots’, esto al hablar de la función de las redes sociales y cómo intentan espiar a su gobierno.

Tomando información de su perfil de LinkedIn, el cual es público y se encuentra en internet, expuso que Rodríguez Nicola trabajó de septiembre de 2004 a septiembre de 2005 en la Cámara de Senadores, siendo el asesor de «un senador famoso» del blanquiazul.

Dijo que entre sus funciones estuvieron el organizar actividades y eventos que promovieran las políticas y posiciones del partido internacionalmente. Preparar discursos e informes para legisladores del partido cuando tuvieran que abordar problemas internacionales en la ONU, relación México-Estados Unidos, Latinoamérica, migración, Tratado de Libre Comercio, etcétera.

Añadió que también se desempeñó como Director de Logística en el equipo de transición del presidente electo de México en 2006, es decir, con Felipe Calderón. Dijo que también fue director de relaciones interinstitucionales del Instituto Nacional de Migración (INM), de diciembre de 2006 a septiembre de 2007, también en la administración de Calderón.

«Entonces, no hay nada de qué avergonzarse, lo único es que sepamos quién es quién», dijo AMLO.

La red social no tardó en responder, y a través de su perfil (@TwitterMexico) respondió a los señalamientos del mandatario; dijo que ninguna persona en Twitter es responsable, por sí sola, de las políticas o acciones de cumplimiento, por lo que eran lamentables los comentarios dirigidos a sus empleados como responsables únicos de las decisiones o reglas de la empresa.

Recordó que los portavoces de Twitter no toman decisiones de cumplimiento, y no participan en el proceso de revisión de las mismas. «Esto ocurre en un proceso colegiado, basado en reglas y procesos, no en intereses particulares. La labor de nuestros voceros es únicamente compartir las decisiones con el público y responder preguntas».

La oficina en México de la plataforma dijo que se aseguran de tener equipos en cada región que cuenten con una trayectoria relevante y diversa para cumplir de forma objetiva con los requerimientos de cada puesto.

Reiteraron que seguirán siendo transparentes en torno a sus políticas, la evolución de las mismas y su aplicación, a la vez que cuidarán la seguridad de sus empleados.

El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, dijo que vetar al presidente Donald Trump de su plataforma tras los hechos de violencia de la semana pasada en el Capitolio de Estados Unidos fue la «decisión correcta», aunque reconoció que sienta un precedente peligroso.

Twitter eliminó la semana pasada la cuenta de Trump, que tenía 88 millones de seguidores, en base al riesgo de más violencia tras el asalto al Capitolio por parte de partidarios del mandatario.

«Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública», escribió Dorsey en Twitter el miércoles. «Nos dividen. Limitan el potencial de aclaración, redención y aprendizaje. Y sientan un precedente que considero peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación pública global».

El bloqueo generó críticas de algunos republicanos que opinaron que atentó contra el derecho del presidente a la libertad de expresión. Uno de los comentarios que más relevancia han tomado en el tema, fue el hecho por la canciller alemana, Angela Merkel, quien advirtió que las empresas privadas no deberían decidir sobre posibles restricciones a la libertad de expresión.

En su hilo de Twitter, Dorsey sostuvo que si bien no se enorgullecía de la prohibición, «el daño fuera del internet como resultado del discurso en línea es demostrablemente real». Reconoció que una prohibición como la hecha a Trump es un fracaso en su intento de promover una «conversación saludable» dentro de la red social.

Recordemos que Twitter ha introducido una serie de medidas durante el último año, como etiquetas, advertencias y restricciones de distribución para reducir la necesidad de tomar decisiones sobre la eliminación total del contenido del servicio.

Al respecto, el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, aseguró que debido a su modelo comercial, Twitter y Facebook gestionaron «mal» la desinformación durante la presidencia de Donald Trump; explicó que el ataque del 6 de enero al Capitolio recae «al 100%» en el presidente de Estados Unidos, pero a Twitter y Facebook «les costó lidiar con la desinformación».

«Respecto a Donald Trump, hicieron un mal trabajo durante mucho, mucho tiempo», afirma Wales, dado que el mandatario «claramente difundía desinformación (…) Ellos tienen un modelo comercial que dice: ‘necesitamos tantas visitas a la página como sea posible’, y eso también perjudica a su marca, así que lo tienen que solucionar, pero creo que les va a costar», explicó.

“Probablemente no habría llegado aquí

(a La Casa Blanca) sin las redes sociales

porque la prensa ha sido

muy injusta conmigo”

Donald Trump.

Febrero 18, 2020.

 

Usó Twitter para anunciar políticas de gobierno; para contratar y despedir empleados; para inventar palabras (Covfefe); movió mercados bursátiles y mintió sin freno. La verdad la sustituyó con el espectáculo de la mentira que twitter facilitó. Algunos dicen que sin Twitter, Trump no habría llegado a la presidencia de EUA y ahora, muy apropiadamente para los tiempos, concluye su presidencia y Twitter lo sacó de su plataforma. Lo mismo ha hecho Facebook.

¿Por qué si Trump lleva incitando a la violencia y mintiendo desde incluso antes de ser presidente, las plataformas actúan hasta ahora? La respuesta más sencilla es que Trump dejará de ser presidente en menos de una semana y en su lugar llega un presidente demócrata cuyo partido va a tener la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado. Pero también es posible tomar en cuenta que si Twitter hubiese tomado esta acción cuando Trump todavía tenía años por delante de ser el presidente, hubiese sido bastante complicado silenciarlo ya que cualquiera de sus miles de seguidores podría escribir lo que Trump publicara en otra plataforma como Parler, Gab, Rumble, MeWe o DLive a las que son afines los seguidores de Trump, y copiar el mensaje en Twitter. Silenciar al presidente de Estados Unidos no será sencillo ahora pero habría sido prácticamente imposible durante su gobierno.

Esto sin duda es un golpe durísimo para Trump que ha sabido capitalizar las redes sociales como ningún otro político. Tan solo en el último mes Trump twitteó un promedio de 18.5 veces al día y esto generó más de 17 millones de re-tuits y casi 80 millones de ‘likes’. Si Trump hubiese querido generar la misma atención a través de los medios de comunicación tradicionales, el costo habría sido de casi 3 millones de dólares al mes, de acuerdo con un artículo publicado esta semana en Los Angeles Times.

¿A dónde se van a ir los miles de seguidores de Trump? ¿Ya con esto se acaba la promoción de violencia y la publicación de mentiras, incluyendo la de que las elecciones de noviembre fueron fraudulentas? Trump no va a estar en Twitter pero el trumpismo sí. Sus miles de seguidores saben que si solamente están en Parler o Gab, su mensaje no tendrá eco. Para poder resonar, se requiere de periodistas y medios de comunicación tradicionales que hagan que el mensaje se repita en los ámbitos liberales.

Ahora, ¿qué pensar de que dos personas, Jack Dorsey y Mark Zuckerberg, sean las que definan qué y a quién se deja publicar y qué y a quién se le bloquea? En el caso de Trump, la decisión de sacarlo de sus plataformas la tomaron después de haberse beneficiado durante por lo menos cinco años de la presencia de Trump en sus redes sociales. Y ¿qué decir sobre otras dos personas que sean las que tengan las llaves de la posibilidad de que una plataforma pueda o no existir? Me refiero a Tim Cook y Sundar Pichai, los CEOs de Apple y Google (Alphabet) que decidieron sacar de sus tiendas de aplicaciones a Parler y con esto prácticamente desaparecer a la red social alternativa a la que se quieren mudar los simpatizantes de Trump.

El momento para reflexionar sobre el peligro de Trump para la democracia tendrá que llevar también a pensar en el desbalance que representan estas cuatro empresas; estos cuatro individuos, con el poder descomunal que tienen en sus manos. Una pluralidad en las redes es igual de indispensable para una democracia como el reconocimiento de que en las elecciones se gana y se pierde y cuando sucede esto último, se acepta y se promueve una transición pacífica del poder.

Apostilla: El presidente López Obrador no condenó la violencia en el Capitolio de EUA con el argumento de que no quiere intervenir en lo que ocurre en otros países. Sin embargo, sí criticó la decisión de Twitter y Facebook de suspender las cuentas de Trump.

Columna completa en El Universal

Twitter informó está tarde que, luego de una exhaustiva revisión de los últimos tweets del presidente Donald Trump, y dado el contexto de los últimos días, se decidió suspender su cuenta permanentemente.

La red social indicó que la decisión fue tomada debido al riesgo que representaba hacía una mayor incitación a la violencia.

La red social reiteró que tal como lo expresó el miércoles pasado en el marco de los hechos de violencia en el Capitolio,  «violaciones adicionales a las Reglas de Twitter podrían resultar en este curso de acción».

«Dejamos claro hace años que estas cuentas (líderes y gobernantes) no están completamente por encima de nuestras reglas y no pueden usar Twitter para incitar a la violencia, entre otras cosas. Seguiremos siendo transparentes en torno a nuestras políticas y su aplicación», se señala en el comunicado que la red social emitió explicando la suspensión.

La plataforma compartió el análisis que realizó y que derivó en la suspensión de la cuenta del presidente estadounidense.

El 8 de enero de 2021, el Presidente Donald J. Trump twitteó (traducción): “Los 75,000,000 grandes Patriotas Estadounidenses que votaron por mí, AMERICA FIRST y MAKE AMERICA GREAT AGAIN, tendrán una GRAN VOZ en el futuro. A ellos no se les faltará el respeto ni serán tratados injustamente de ninguna manera o forma!!!”

Poco después, el presidente twitteó (traducción): “Para todos los que han preguntado, no asistiré a la Inauguración el 20 de enero”.

Twitter precisó que ambos tweets debían leerse en el contexto de eventos mayores en el país y en las formas en que las declaraciones del presidente pueden ser movilizadas por diferentes audiencias, incluso para incitar a la violencia, así como en el contexto del patrón de comportamiento de esta cuenta en las últimas semanas.

Se determinó que las publicaciones infringían la política de ‘Glorificación de la Violencia’, por lo que la cuenta del presidente procedió a ser suspendida de manera inmediata y de forma permanente del servicio.

Añadieron que en la evaluación realizada a las publicaciones, se concluyó que era muy probable que alentaran e inspiraran a las personas a replicar los actos delictivos que se vivieron este miércoles en Washington.

La declaración del presidente Trump de que no asistirá a la toma de posesión, está siendo recibida por varios de sus partidarios como una confirmación más de que la elección no fue legítima y se considera que él desconoce su afirmación anterior hecha a través de dos Tweets por el Jefe de Gabinete, Dan Scavino, quien dijo que habría una «transición ordenada» el 20 de enero.

El segundo tweet también podía incentivar a  aquellos que potencialmente estén considerando actos violentos y que la toma de posesión sería un objetivo «seguro», ya que él no asistirá.

El uso de las palabras “patriotas estadounidenses” para describir a algunos de sus partidarios, según el análisis de la plataforma, se interpreta como apoyo a quienes cometen actos violentos en el Capitolio de Estados Unidos.

La mención de que sus seguidores tienen una «VOZ GIGANTE en el futuro» y que «¡¡¡No se les faltará el respeto  ni serán tratados injustamente de ninguna forma o manera!!!», se interpreta como una indicación más de que el presidente Trump no planea facilitar una “transición ordenada” y en cambio, planea continuar apoyando, empoderando y protegiendo a quienes creen que él ganó las elecciones.

Twitter indicó que los planes para futuras protestas armadas ya han comenzado a proliferar dentro y fuera de Twitter, incluido un ataque secundario propuesto contra el Capitolio de Estados Unidos y los edificios del capitolio estatal el 17 de enero de 2021.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó a Facebook y a Twitter por «censurar» a su homólogo estadounidense, Donald Trump, aunque se refirió a él sin nombrarlo directamente, ni a los mensajes en los que incitó a la violencia en sus seguidores.

“Algo que no me gustó ayer de lo del asunto del Capitolio, nomás que respeto, pero no me gusta la censura, no me gusta que a nadie lo censuren y le quiten el derecho de transmitir un mensaje en Twitter o en ‘Face'», opinó López Obrador.

Su crítica al bloqueo del republicano se dio pese a que rechazó pronunciarse sobre el asalto al Capitolio, que duró casi cuatro horas y dejó cuatro muertos, 14 policías heridos y al menos 52 detenidos.

Al final de su rueda, AMLO expresó su molestia por el actuar de las plataformas que suspendieron vídeos y publicaciones de Trump «debido a la violencia».

«No estoy de acuerdo con eso, no acepto eso, tenemos que autolimitarnos todos y garantizar la libertad. ¿Cómo es eso de que te censuro y ya no puedes transmitir?, si nosotros estamos por las libertades, esto lo digo porque existen las redes sociales”, manifestó López Obrador.

Incluso AMLO comparó el comportamiento de las redes sociales con la Santa Inquisición. Lamentó que, si las redes sociales siguen con este comportamiento, solo quedarían los medios comerciales como el New York Times o The Washington Post, además de la prensa mexicana que es crítica con su gobierno.

“¿Dónde está incluso la norma, dónde está la legislación, dónde está reglamentado? Eso es un asunto de Estado, eso no es un asunto de las empresas. Ese es un tema importante porque aquí nos han querido censurar, bueno hemos padecido de censura siempre”, añadió.

En cuanto al tema de Estados Unidos, López Obrador negó que vaya a tener «pleitos» con el futuro presidente del país vecino, Joe Biden, pero rechazó una visita a su toma de posesión el próximo 20 de enero o alguna en los próximos meses. «No tengo invitación y he decidido salir poco desde que estoy en la presidencia, solo he hecho un viaje a Washington a La Casa Blanca porque era muy importante el que se iniciara lo del tratado de libre comercio», sostuvo.

Al igual que AMLO, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se abstuvo de comentar el asalto al Capitolio en Washington, aunque aseguró que hubo fraude en las elecciones de Estados Unidos, las cuales resultaron en la derrota de su aliado político.

«El personal tiene que analizar lo que sucedió en las elecciones americanas (estadounidenses) ahora. Básicamente, ¿cuál fue el problema, la causa de toda esa crisis? Falta de confianza en el voto. Allí, el personal votó y potenció el voto por correo por causa de la tal pandemia y hubo gente que votó tres, cuatro veces, muertos votaron. Fue una fiesta allí. Nadie puede negar eso de ahí», resaltó Bolsonaro ante un grupo de seguidores.

Incluso dijo que eso podía suceder en su país. «Y aquí en Brasil, si aún tenemos el voto electrónico en 2022, va a suceder lo mismo».

Bolsonaro también condenó el hecho de que Twitter y Facebook bloquearan las redes sociales del presidente estadounidense. «Bloquearon a Trump en las redes sociales, un presidente electo. Todavía presidente, tiene sus redes bloqueadas», lamentó el líder de la ultraderecha brasileña.

Tras los hechos violentos registrados la tarde de ayer en la capital de Estados Unidos, Twitter, Facebook e Instagram bloquearon temporalmente las cuentas del presidente Donald Trump; sin embargo, expertos aseguran que la medida es poca y tardía.

Aunque algunos aplaudieron las acciones de las redes sociales, los expertos recalcaron que las acciones de las empresas ocurren luego de años en los que permitieron a Trump y sus partidarios difundir información errónea y peligrosa, además de alentar acciones y declaraciones que contribuyeron a la violencia de este miércoles.

Jennifer Grygiel, profesora de comunicaciones de la Universidad de Syracuse y experta en redes sociales, estimó que los eventos de ayer son el resultado directo del uso de Trump de las redes sociales para difundir propaganda y desinformación, y que las plataformas deberían asumir cierta responsabilidad por su falta de acción oportuna.

Twitter, que bloqueó la cuenta de Trump durante 12 horas, también amenazó al mandatario saliente con aplicarle una prohibición permanente si volvía a infringir las reglas. La compañía procedió a la eliminación de tres de los tuits de Trump.

Facebook e Instagram impidieron que Trump pudiera publicar durante 24 horas después de que hubo dos violaciones de sus políticas. Las dos plataformas, así como YouTube, ya habían eliminado el breve video en el que Trump instó a «irse a casa» a sus simpatizantes que antes irrumpieron en el Capitolio.

The shocking events of the last 24 hours clearly demonstrate that President Donald Trump intends to use his remaining…

Publicado por Mark Zuckerberg en Jueves, 7 de enero de 2021

Sin embargo esta mañana, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció a través de un mensaje en la red social que se tomó la decisión de extender la suspensión de la cuenta de Trump indefinidamente, al menos hasta la toma de posesión de Biden, que será el próximo 20 de enero.

«Su decisión de usar su plataforma para aprobar en lugar de condenar las acciones de sus seguidores en el edificio del Capitolio ha perturbado con razón a la gente en los Estados Unidos y en todo el mundo», escribió Zuckerberg. «Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes».

Añadió que era claro que el presidente Donald Trump tiene la intención de utilizar el tiempo que le queda en La Casa Blanca para «socavar» una transición pacífica y lícita del poder a Joe Biden.

«En los últimos años, hemos permitido al presidente Trump usar nuestra plataforma consistente con nuestras propias reglas, a veces eliminando contenido o etiquetando sus publicaciones cuando violan nuestras políticas. Lo hicimos porque creemos que el público tiene derecho al acceso más amplio posible al discurso político, incluso al discurso controvertido. Pero el contexto actual es ahora fundamentalmente diferente, que implica el uso de nuestra plataforma para incitar a la insurrección violenta contra un gobierno democráticamente elegido».

La medida también incluirá la cuenta de Instagram del presidente Trump.

El asalto al Capitolio de Estados Unidos por parte de partidarios del presidente saliente Donald Trump generó 23.46 millones de tuits, es decir, un promedio de 430 por segundo, según datos compilados el jueves por Visibrain.

El suceso produjo 2.5 veces más tuits que las últimas 24 horas de las elecciones presidenciales de noviembre, indicó la plataforma de seguimiento de las redes sociales. Estos comicios ya habían generado un volumen de tuits seis veces superiores a las anteriores elecciones de 2016.

Además de que Trump fue silenciado por las principales plataformas de comunicación digital, lo sucedido ayer en el Capitolio ha llevado a revelar las fracturas que se venían dando al interior de su gobierno, las cuales se han visto traducidas en una serie de dimisiones de altos cargos de la Administración, entre ellos el consejero adjunto de Seguridad Nacional, Matt Pottinger.

Pottinger, que tenía intención de renunciar el día de las elecciones, permaneció en el cargo a petición del consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, quien estaría ahora evaluando presentar igualmente su dimisión, tras  posicionarse del lado de Pence en su disputa de ayer con Trump.

Asimismo, en las últimas horas han dimitido la jefa de eventos sociales de La Casa Blanca, Anna Cristina Niceta, y Stephanie Grisham, jefa de gabinete de la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump. La decisión de Grisham, quien fue también secretaria de prensa de La Casa Blanca, tiene efecto inmediato.

Por su parte, la secretaria adjunta de prensa de La Casa Blanca, Sarah Matthews, se ha sumado a la lista de personas que se despiden, algo que también ha hecho Mick Mulvaney, antiguo jefe de gabinete de Trump y actual enviado a Irlanda del Norte.

«Llamé anoche a (el secretario de Estado) Mike Pompeo para hacerle saber que dimito. No puedo hacerlo. No puedo quedarme», ha dicho Mulvaney en una entrevista a la cadena de televisión CNBC. «Los que han elegido quedarse, y he hablado con varios, lo hacen porque les preocupa que el presidente elija a alguien peor», ha añadido.

En este contexto, la secretaria de Transportes, Elaine Chao, está considerando presentar su dimisión, según la cadena de televisión NBC. Chao está casada con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Estas dimisiones, junto con las condenas por parte de personas cercanas a Trump, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reflejan el creciente malestar en el gobierno estadounidense por el comportamiento del presidente, quien no ha dejado de reiterar su teoría del fraude tras la decisión del Congreso de certificar la victoria de Biden.

La última renuncia que se confirmó fue la de la secretaria de Transporte, Elaine Chao, quien renunció esta tarde al afirmar que «no puedo dejar a un lado» el asalto contra el Capitolio por parte de una turba de simpatizantes del presidente Donald Trump.

Es la funcionaria de mayor jerarquía del gobierno de Trump que renuncia en protesta por la insurrección de partidarios de Trump en el Capitolio.

Chao, cuyo esposo es el líder del bloque de senadores republicanos, Mitch McConnell, dijo que el ataque violento al Capitolio «me ha perturbado profundamente en una forma que no puedo simplemente dejar de lado».

El presidente estadounidense, Donald Trump, justificó este miércoles en un tuit el asalto al Capitolio por parte de sus simpatizantes, al alegar que respondía a un presunto fraude que le robó la victoria en las elecciones, algo de lo que no hay ninguna prueba.

En respuesta, Twitter tomó una medida sin precedentes hasta la fecha y eliminó ese comentario del presidente, que normalmente solo marcaba como una opinión disputada o que no atendía a los hechos, al tiempo que bloqueó la cuenta del mandatario durante 12 horas en medio de la violencia que se ha desatado en la capital y amenazó con la suspensión permanente.

«Esto son cosas y eventos que pasan cuando una victoria electoral arrolladora es arrebatada de manera tan abrupta y viciada a los grandes patriotas que han sido tratados tan injustamente y mal durante tanto tiempo. Vayan a casa y en paz ¡Recuerden este día para siempre!», indicaba el tuit ahora eliminado.

Después del asalto de sus simpatizantes al Capitolio, Trump emitió varios mensajes en los que no fue crítico del allanamiento violento de la sede legislativa y se limitó a pedir «volver a casa» a las miles de personas que se dieron cita hoy en Washington para protestar contra la certificación del triunfo electoral del demócrata Joe Biden, elegido presidente conforme a las normas electorales del país.

«Como resultado de la actual situación de violencia en Washington DC hemos procedido a la eliminación de tres tuits de (la cuenta) @realDonaldTrump que fueron publicados hoy por repetidas y severas violaciones de nuestra política de integridad cívica», indicó Twitter en un comunicado.

A raíz de esta medida, Twitter suspende la cuenta del mandatario durante 12 horas como marca su política interna.

Twitter aseguró que nuevas violaciones de sus normas de civismo y contra la violencia por parte de Donald Trump conllevarán la suspensión permanente de su cuenta, que ha convertido en uno de sus principales canales de comunicación y de transmisión de órdenes ejecutivas durante su Presidencia.

Más temprano, Twitter dijo que estaba reduciendo el alcance de los mensajes que alentaban a la violencia en curso en el Capitolio de Estados Unidos.

Los mensajes detectados «no se podrán volver a tuitear, responder ni recibir ‘me gusta'», dijo la red social, que ya había tomado medidas para regular los intercambios en el marco de la elección particularmente tensa de noviembre de 2020.

«Dada la situación en Washington trabajamos activamente para proteger la integridad de las conversaciones públicas en la plataforma y tomamos medidas contra todos los contenidos que transgredían las reglas de Twitter», dijo la empresa en la cuenta dedicada a la seguridad.

Los intercambios se tornaron enardecidos en las redes sociales con muchos usuarios narrando en directo lo que estaba ocurriendo. Varios observadores acusan a las plataformas de haber permitido que Trump y sus partidarios violentos las utilizaran para organizar sus actos.

A la par, se informó que el Congreso retomará esta noche la sesión para certificar el triunfo de Joe Biden en las presidenciales de noviembre.

«Hemos decidido que debemos proceder esta noche en el Capitolio una vez que el edificio esté autorizado para su uso», dijo Pelosi en una carta a sus colegas, luego de reportes de que las instalaciones habían sido aseguradas por la policía y que los manifestantes habían sido retirados.

La líder de los demócratas en la Cámara Baja tachó la irrupción de los manifestantes pro-Trump en el Capitolio como un «asalto vergonzoso» a la democracia estadounidense, pero aseguró que esto no puede disuadir a los legisladores de su responsabilidad de validar la elección de Biden.

Foto: Twitter @11thHour