Tag

VACUNAS

Browsing

Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmaron este martes que la solo repetición de vacunas de refuerzo será insuficiente para evitar la aparición de variantes de nuevo coronavirus e instaron a mejorar las vacunas para frenar la transmisión de la enfermedad.

«Una estrategia de vacunación basada en dosis de refuerzo reiteradas» de las primeras vacunas «tiene pocas posibilidades de ser apropiada o viable», indicó en un comunicado el Grupo Técnico Asesor (GTA) de la OMS sobre la composición de las vacunas contra el nuevo coronavirus.

«Se necesitan y deben desarrollarse vacunas contra el COVID-19 con fuerte impacto en la prevención y la transmisión, además de la prevención de casos severos y de muertes», expresó el grupo.

A la espera de que esas vacunas estén disponibles, y a medida que el virus SRAS-CoV-2 vaya evolucionando, quizá haga falta actualizar la composición de las vacunas anticovid actuales, para asegurarse de que continúan aportando los niveles de protección recomendados por la OMS contra la infección y la enfermedad causada por las variantes, consideró el grupo de expertos.

Unas seis semanas después de que la variante Ómicron fuera identificada en Sudáfrica, los datos de varios países coinciden en dos puntos: Ómicron, que entra en la categoría de variantes preocupantes de la OMS, se transmite mucho más rápido que la variante Delta, anteriormente dominante y, globalmente, parece comportar formas menos graves de la enfermedad.

Ahora bien, no se sabe si esa gravedad aparentemente menor se debe a las características de la variante o al hecho de que Ómicron esté afectando a poblaciones parcialmente inmunizadas, ya sea por la vacuna o por una infección anterior.

Además, Ómicron está avanzando de forma intensa en numerosos países y los contagios se están duplicando cada dos o tres días, algo que no había ocurrido con las variantes anteriores.

Las mutaciones de Ómicron parecen permitirle reducir la inmunidad por anticuerpos contra el virus, por lo que probablemente puede contagiar a una cantidad importante de vacunados y reinfectar a personas que ya habían superado la enfermedad.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, descartó este viernes que la «nueva normalidad» sea que el COVID-19 «esté aquí para quedarse», esto en medio de un repunte de contagios en varios países del mundo provocado principalmente por la nueva variante del SARS-CoV-2, Ómicron.

«No. No creo que la COVID-19 esté aquí para quedarse», dijo el mandatario en declaraciones ante la prensa, donde ha insistido en que, con las medidas que se están tomando actualmente, la enfermedad «no está aquí para quedarse». «La nueva normalidad no tiene por qué ser (así)», agregó.

En este contexto, ha defendido que los países han desplegado «muchas más herramientas» para atajar la propagación de la enfermedad y ha garantizado que continuarán desplegándose para contener la COVID-19 y otras variantes que puedan surgir.

«No creo que sea así», ha insistido, remarcando que la situación actualmente «es muy diferente» a la del año pasado.

Y es que un gran número de países alrededor del mundo, incluido México, contabilizan estos días cifras récord de contagios, no vistas durante la pandemia, que las autoridades han atribuido a la circulación de Ómicron del virus.

Estados Unidos no ha sido una excepción y a principios de semana registró más de un millón de nuevos contagios diarios, una cifra sin precedentes en el mundo. Es el más golpeado por la pandemia del mundo y, hasta el momento, ha contabilizado más de 58.6 millones de contagios, incluidas más de 834,300 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

La variante ómicron del COVID-19 parece producir una enfermedad menos grave que la ocasionada por Delta, pero no debe clasificarse como «leve», dijo este jueves el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En una rueda de prensa, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también repitió su llamado a una mayor equidad global en la distribución y acceso a las vacunas contra el coronavirus.

Advirtió que, según la tasa actual de inmunización, 109 países no alcanzarán el objetivo de la OMS de que el 70% de la población mundial esté completamente vacunada para julio. Se considera que ese objetivo ayude a poner fin a la fase aguda de la pandemia.

Además, la OMS enfatizó que las vacunas existentes contra el COVID-19 «funcionan contra todas las variantes que circulan actualmente».

Pese a que la variante Ómicron parece reducir la capacidad de neutralización de las vacunas, la jefa de la célula anticovid de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, explicó que los fármacos «siguen siendo muy efectivos para evitar formas graves de la enfermedad y reducir los fallecimientos».

Preguntada sobre si la ciudadanía debe aumentar sus medidas de prevención ante el alto número de contagios en todo el mundo, Van Kerkhove recomendó las mismas que se han generalizado de 2020 «con el fin de reducir el riesgo de exposición».

La experta recordó en este sentido la necesidad de mantener la distancia física con otras personas, el evitar las reuniones de gente en lugares mal ventilados, e insistió especialmente en «llevar mascarillas apropiadas» y de forma correcta.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, remató indicando que una de las mejores protecciones en la actual ola de contagios es «vacunarse cuando se tenga acceso a dosis».

El gobierno federal espera contar con la vacuna cubana ‘Abdala’ contra el COVID-19 en el segundo trimestre de 2022 y las autoridades adelantaron que estaría posiblemente contemplada para ser aplicada como dosis de refuerzo.

«Lo tenemos como perspectiva, si no es en el primer trimestre, en el segundo trimestre vamos a contar con esta vacuna (Abdala) junto con la (vacuna) Patria de México», afirmó el secretario de Salud, Jorge Alcocer, al intervenir en la conferencia de prensa matutina de Palacio Nacional.

Alcocer recordó que México fue uno de los primeros países en aprobar la vacuna cubana a través de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dado que el biológico presentó todos los elementos que, por ley o reglamentación, se requieren, tales como la especificidad, la calidad y la eficiencia.

Sin embargo, reconoció que la decisión de tener la vacuna no es de México, sino que dependerá de cómo el gobierno cubano maneje la aplicación de la misma y cómo la va a compartir con otros países.

Recordemos que el pasado 29 de diciembre, el grupo estatal de la industria biofarmacéutica de Cuba (BioCubaFarma) informó que su vacuna Abdala contra la COVID-19 comenzaría a administrarse en México tras haber sido aprobada por la Cofepris. De acuerdo con el organismo cubano, este biológico tiene una eficacia superior al 90%, aunque los datos no han sido contrastados por expertos externos independientes.

Durante la conferencia de esta mañana, el presidente López Obrador afirmó que México estaría considerando incluir la píldora contra el COVID-19 de la farmacéutica Pfizer, la cual ha demostrado gran eficacia para tratar el coronavirus.

«Se habló sobre el medicamento de Pfizer» y existe la intención de que se haga una «evaluación y, de ser posible, se adquiera», precisó el mandatario.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard indicó que el contrato de distribución de vacunas contra el COVID-19 con la farmacéutica china CanSino Biologics terminó en noviembre.

«CanSino se concluyó en noviembre», dijo Ebrard en la conferencia; dijo que la firma china se ubica entre las compañías con las que México ha concluido contratos y dijo que México recibió lass dosis de vacunas acordadas con cada una.

Recordemos que la agencia Reuters informó la semana pasada que México redujo el pedido a CanSino Biologics en julio pasado, a alrededor de 14.5 millones de dosis desde los 35 millones inicialmente acordadas.

El canciller también informó que este jueves, México recibirá 1.2 millones de dosis de la vacuna Moderna, envío que se realizará con el apoyo de Direct Relief. Señaló que se trata de la primera donación de vacunas directamente de una empresa estadounidense al gobierno de México.

El secretario de Salud confirmó que en la primera semana del 2022 hay 47,874 casos activos de COVID-19, un 63% más que la semana anterior, última del 2021. Sin embargo, explicó que los 47,874 casos activos estimados corresponden solo al 1% del total de casos acumulados.

Detalló que a pesar del aumento de contagios de coronavirus, continúa la reducción de ocupación hospitalaria a nivel nacional. «La situación de hospitalización es especial» porque esta variante «nos permite ver más contagios pero con un camino médico de consecuencias muy por debajo que las anteriores», apuntó.

Recordemos que actualmente, México suma 3.9 millones de contagios y 299,581 muertes a causa de la COVID-19, y se mantiene como el quinto país con más fallecidos debido al virus.

Un modelo clínico difundido este viernes sugiere que la eficacia de las vacunas de refuerzo contra el COVID-19 provocada por Ómicron baja respecto a la variante Delta, aunque aún ofrecen una protección alta ante la enfermedad.

Los investigadores del Imperial College de Londres también analizaron en otro trabajo el riesgo de reinfección con Ómicron y detectaron que es 5.4 veces mayor que con Delta, lo que sugiere que la protección que ofrece una infección anterior ante la nueva variante podría ser menor del 19%.

Respecto a las dosis adicionales, el citado modelo clínico estima que después de dos dosis y la de refuerzo hay una reducción de 4.5 veces en los niveles de anticuerpos neutralizantes contra Ómicron respecto a Delta.

Para este trabajo, analizaron tres escenarios y en el peor, supusieron que la eficacia de las vacunas decae al mismo ritmo después del refuerzo que tras las dos dosis.

En este contexto, detectaron que la efectividad de los preparados para evitar hospitalizaciones dos meses después de administrarse el refuerzo pueden caer desde el 96.85% que ofrece ante Delta hasta el 80.1% para Ómicron.

Los investigadores indican que estos porcentajes se traducen en un «alto grado de protección individual», pero advierten de que la nueva variante provocará probablemente un gran número de infecciones y `puede afectar gravemente a la capacidad de los sistema sanitarios en todo el mundo.

«Mientras el grado de decadencia (de la eficacia) contra la enfermedad grave, que obliga a la hospitalización, es menor que contra la leve, incluso pequeñas reducciones en la protección pueden provocar aumentos significativos en ingresos hospitalarios y fallecimientos, sobre todo en grupos de alto riesgo», señalaron los responsables del estudio.

También precisaron que aunque estos resultados aún están rodeados de incertidumbre, dada la reciente aparición de Ómicron, apuntan a que será necesario desarrollar vacunas específicas para esta variante y/o dosis de refuerzo para «restaurar la protección».

No obstante, destacan que existen ahora «más evidencias» sobre cómo Ómicron puede «evadir de manera muy sustancial» la «inmunidad que otorgan tanto las infecciones previas como las vacunas».

La aplicación de dosis iniciales de vacunas COVID-19 para grupos desprotegidos en todo el mundo debería seguir siendo una prioridad principal antes de ofrecer vacunas de refuerzo, dijo este martes el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

«La gente siempre pregunta si deberíamos recibir una vacunación primaria o refuerzos, la realidad es que deberíamos hacer ambas cosas. Deberíamos centrarnos en vacunar a los que no están vacunados lo antes posible y luego poder darles dosis de refuerzo a grupos vulnerables», dijo Ryan en un evento en línea.

Con eso, reclamó a los países que ya administran vacunas de refuerzo sin haber completado la vacunación de toda su población, o a aquellos países que aplican dosis de refuerzo mientras otras naciones no cuentan con las vacunas necesarias para proteger a su población.

Ryan dijo que lo más probable es que Ómicron reemplace a Delta como la variante globalmente dominante con el tiempo y que los gobiernos deben volver a centrarse en las medidas de protección básicas, como el uso de mascarillas y asegurarse de que sus hospitales estén listos.

Incluso si Ómicron resulta ser una enfermedad más leve en un paciente individual, no hay duda de que el rápido aumento de la fuerza de la infección generará más hospitalizaciones en las próximas semanas solo por el peso de las cifras, señaló.

«Todos y cada uno de los sistemas de salud deben prepararse», dijo Ryan. «Probablemente veremos una ola Ómicron muy grande. Necesitamos proteger los sistemas de salud, necesitamos proteger a los que amamos. No es ciencia espacial, todos saben cómo hacerlo».

La OMS advirtió que Ómicron avanza «a una velocidad nunca antes vista», ya que se han detectado casos de esta variante en 77 países, aunque alertó que «está presente en más países pero aún no se ha detectado».

El director general de la OMS, Tedros Adhanom, mostró su preocupación porque la sociedad considere a Ómicron «como algo leve» y ha matizado que, aunque es cierto su carácter leve, su rápida propagación «podría afectar nuevamente a los sistemas de salud», por lo que ha reafirmado que «las vacunas por sí solas no harán desaparecer la pandemia».

Las declaraciones de la OMS coinciden con la publicación de un estudio que señala que dos dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech han brindado un 70% de protección contra la hospitalización en Sudáfrica en las últimas semanas, lo que sugiere una eficacia más débil contra la nueva variante de ómicron.

Estas conclusiones, que son preliminares, se basan en 78,000 casos positivos atribuidos a la variante Ómicron de un total de 210,000 casos registrados y analizados por la aseguradora privada Discovery y el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica (SAMRC).

Del total de esas infecciones, un 41% se registraron en personas vacunadas con la doble dosis de Pfizer.

Los datos recopilados apuntan a que la efectividad de esa pauta de inoculación cayó del 80% mostrado antes a la variante Delta, a un 33% contra Ómicron. Asimismo, la diferencia de protección contra la enfermedad grave y la necesidad de hospitalización entre los vacunados y no vacunados disminuyó del 93% a un 70%.

«Los datos indican que la gravedad de ómicron es un 29 % más baja que en la primera ola de infecciones de covid-19 en Sudáfrica», señala también este primer gran estudio realizado con datos reales atribuidos al impacto de esta nueva variante.

Las vacunas actuales inducen menos anticuerpos neutralizantes contra la nueva variante de coronavirus, Ómicron que frente a otras variantes, revela un estudio publicado este lunes en Reino Unido, que aclara que una dosis de refuerzo de las vacunas ofrecerían una buena inmunidad.

El estudio, elaborado por la Universidad de Oxford, señala que, aunque no hay pruebas de que Ómicron presente más riesgo de enfermedad grave o muerte, esta menor eficacia de las vacunas hace más probable «un aumento de las infecciones entre gente que ya ha pasado el virus y entre los vacunados».

En consecuencia, promover la vacunación de toda la población y las dosis de refuerzo «siguen siendo las prioridades a fin de reducir los niveles de transmisión y el potencial para enfermedades graves» del virus, se señaló la institución.

Para su estudio, los científicos usaron muestras de sangre de voluntarios en el estudio com-COV2 de la propia Universidad, vacunados con Oxford-AstraZeneca o Pfizer-BioNTech, para analizar la respuesta inmune inducida por los preparados frente a la Ómicron.

Comprobaron que, ante esta nueva variante, había «un descenso sustancial» del nivel generado de anticuerpos neutralizantes, es decir, los anticuerpos que se unen a un virus e interfieren con su capacidad de infectar una célula.

En el caso de Pfizer, el estudio detectó que la efectividad es menor que contra Delta, y en quienes recibieron dos dosis de AstraZeneca, no hubo efecto protector de la vacunación transcurridas 15 semanas de la segunda dosis.

Los expertos recuerdan que «actualmente no hay pruebas que indiquen que (Ómicron) tenga un mayor potencial para causar enfermedades graves, hospitalizaciones o muerte entre la población vacunada».

Gavin Screaton, principal autor del estudio, afirma que «estos datos serán de ayuda para aquellos que estén desarrollando vacunas y estrategias de vacunación».

Las dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19 ofrecen una protección diferente en función de las diferentes marcas, aunque la inmunidad en general vuelve a mejorar, según un estudio publicado en la revista especializada The Lancet.

El estudio fue realizado en junio en el Reino Unido sobre un grupo de 3,000 personas, y comparó numerosas configuraciones, según la vacuna inyectada inicialmente y la escogida como refuerzo.

Los pacientes habían recibido una pauta completa de vacunación inicial, con AstraZeneca o Pfizer/BioNtech. En el caso de Pfizer recibieron una dosis de refuerzo como mínimo dos meses después de su pauta. En el caso de AstraZeneca recibieron la tercera inyección como mínimo tres meses después.

Dicha dosis podía ser de la misma marca, o una combinación con CureVac, Moderna, Novavax, Valneva o Janssen. A otros pacientes se les inyectó un placebo.

En prácticamente todas las configuraciones de refuerzo (excepto las que contenían un placebo), los participantes generaron nuevas dosis de anticuerpos, aunque la combinación Pfizer/Valneva no aportó ningún cambio sustancial.

«Todas las vacunas que reforzaron la inmunidad dieron resultado con gente joven y mayor, pero hay grandes diferencias de respuesta según la vacuna», explicaron los autores del estudio. Además, el análisis mostró varias limitaciones.

Por un lado, la dosis de refuerzo fue administrada con un lapso de tiempo corto respecto a la segunda dosis. Incluso en algunos casos el tiempo transcurrido entre la tercera dosis y la segunda fue inferior que el periodo entre la primera y la segunda inyección.

Al respecto, autoridades sanitarias europeas. dieron a conocer que la administración de una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 distinta a la recibida en las primeras dosis puede provocar, en algunos casos, una mayor respuesta inmunitaria.

Los mejores resultados se obtuvieron usando primero una vacuna de vector viral como la de AstraZeneca o la de Johnson & Johnson, seguida de una inyección de una vacuna de ARN mensajero (ARNm) como la de Pfizer y Moderna, dijeron.

La combinación «puede ser usada tanto para las inyecciones iniciales como para los refuerzos», según un comunicado común de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

También permite a los países ser más flexibles cuando se enfrentan a un pico de contagios, especialmente si se agotan las existencias de una vacuna concreta, continuaron.

«Los resultados de estudios de vacunación heteróloga sugieren que la combinación de vacunas de vector viral y ARNm produce buenos niveles de anticuerpos (…) y una mayor respuesta de células T que el uso de la misma vacuna», explicaron las autoridades sanitarias europeas.

Los anticuerpos son solo una parte de la respuesta inmunitaria, en la que también intervienen unas células denominadas células T. Aunque es más difícil de medir, esta «inmunidad celular» desempeña un papel muy importante, especialmente contra las formas graves de la enfermedad.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 894 mil 364 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 21 mil 579 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 565 mil 406 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado siete millones 444 mil 241 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 3 mil 146 nuevos contagios, cifra ligeramente por debajo de los 3 mil 345 contagios de la jornada previa. Además se reportaron 287 muertes a causa del COVID-19, cerca de 100 muertes más que las 182 registradas un día antes.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 294 mil 715 y adicional hay 13 mil 499 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

La Secretaría de Salud informó que 77 millones 366 mil 309 personas han sido vacunadas contra el nuevo coronavirus, de las cuales, 65 millones 166 mil 868 cuentan con esquema completo de vacunación, equivalente al 51.71% de la población en México; y 12 millones 199 mil 441 con una sola dosis de la vacuna, es decir, el 9.68% de la población.

El 1 de diciembre, cifra del último día disponible en los informes de la SSA, se aplicaron 415 mil 326 dosis de las vacunas contra el COVID-19.

México ha recibido un total 180 millones 916 mil 885 vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas, según el último reporte disponible de la SSA, 133 millones 256 mil 228 dosis; así, habría un total de 42 millones 975 mil 463 vacunas en tránsito o sin aplicar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este jueves que la aplicación de las dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 arrancará este mismo mes y aseguró que el país cuenta con vacunas «suficientes» para suministrar las dosis que sean necesarias.

«Yo creo que va a ser ya en este mes porque queremos aplicar la dosis de refuerzo porque vienen los tiempos de frío, el invierno, que afecta mucho», explicó el mandatario en su conferencia matutina.

Recordemos que el gobierno federal dio por concluida en octubre su meta de vacunar a todos los adultos mayores de 18 años, aunque recientemente arrancó la campaña de vacunación de adolescentes de 15 a 17 años, pero hasta ahora no se había planteado la aplicación de dosis de refuerzo.

La semana pasada, el presidente explicó que se estudiaba la aplicación de dosis de refuerzo para adultos mayores y para maestros.

«Lo importante es señalar que tenemos vacunas suficientes», explicó el mandatario, quien aprovechó para agradecer a Estados Unidos por haber donado a México cerca de 10 millones de vacunas durante los últimos meses.

López Obrador aseguró que México está entre los 10 países «con más vacunas administradas». De los 126 millones de habitantes, 77 millones de personas tienen al menos una dosis  solo 65 millones han completado su esquema de vacunación.

Ante la expansión de la nueva variable Ómicron detectada por primera vez en Sudáfrica, las autoridades han descartado restricciones y cierres de fronteras, pues consideran que las vacunas siguen siendo efectivas.

López Obrador dijo esta mañana que «lo de las variantes va a seguir pasando» y criticó que el cierre de vuelos de África por parte de algunos países.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 891 mil 218 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 21 mil 229 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 564 mil 460 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado siete millones 427 mil 539 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 3 mil 345 nuevos contagios, cifra muy cercana a los contagios reportados la jornada previa. Además se reportaron 182 muertes a causa del COVID-19, por debajo de las 296 muertes de un día antes.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 294 mil 428, y adicional hay 13 mil 529 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

La Secretaría de Salud informó que 77 millones 011 mil 430 personas han sido vacunadas contra el nuevo coronavirus, de las cuales, 65 millones 089 mil 672 cuentan con esquema completo de vacunación, equivalente al 51.65% de la población en México; y 11 millones 921 mil 758 con una sola dosis de la vacuna, es decir, el 9.46% de la población.

El martes 30 de noviembre, cifra del último día disponible en los informes de la SSA, se aplicaron 204 mil 091 dosis de las vacunas contra el COVID-19.

México ha recibido un total 175 millones 816 mil 365 vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas, según el último reporte disponible de la SSA, 132 millones 840 mil 902 dosis; así, habría un total de 42 millones 975 mil 463 vacunas en tránsito o sin aplicar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que se se alista todo para aplicar «lo más pronto» posible una dosis de refuerzo de la vacuna contra COVID-19 a todos los  adultos mayores y maestros del país.

«No se ha anunciado porque hubo mucha alarma con la nueva variante. Quisimos actuar con prudencia para no influir miedo, pero sí es parte del plan que se tiene, lo más pronto», dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

El mandatario recordó que ya comenzó la inmunización de adolescentes y dijo que habrá un refuerzo para adultos mayores y también para los maestros que recibieron la vacuna chino de CanSino, que solo requiere de una dosis.

«Se van a reforzar algunas vacunas que de acuerdo a las investigaciones necesitan ese refuerzo. No va a tardar mucho», afirmó.

Ante la extensión de la nueva variante del coronavirus Ómicron, detectada en Sudáfrica, el gobierno descartó cerrar fronteras y aumentar nuevas restricciones. López Obrador aseguró que en México «ni hubo ni habrá toque de queda».

El presidente explicó que lo que está pasando con la nueva variante es debido a que no llegaron las vacunas a África. «No es que sea terrible la nueva variante, es que se abandonó a los pobres, como suele pasar», criticó el mandatario.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dio por hecho que Ómicron llegará a México y al resto de países del mundo pero consideró que la efectividad de las vacunas «sigue siendo vigente».

«Las cancelaciones de viajes, cierres de fronteras no tienen ningún sustento científico, las medidas efectistas, no van a detener la propagación de esta ni ninguna otra variante, podemos garantizar que Ómicron será una variante predominante en el mundo», apuntó López-Gatell.

Añadió que Ómicron no ha demostrado ser más virulenta, ni más transmisible, además de que no se ha demostrado que sea más grave; apuntó que así como las vacunas siguen siendo efectivas, las pruebas PCR siguen detectando esta variante. Pidió no «distorsionar la información».

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 883 mil 842 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 22 mil 034 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 561 mil 532 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado siete millones 388 mil 771 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 1,050 nuevos contagios, además de 38 nuevas muertes.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 293 mil 897, y adicional hay 13 mil 496 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

La Secretaría de Salud informó que 76 millones 609 mil 987 personas han sido vacunadas contra el nuevo coronavirus, de las cuales, 64 millones 922 mil 896 cuentan con esquema completo de vacunación, equivalente al 51.52% de la población en México; y 11 millones 687 mil 091 con una sola dosis de la vacuna, es decir, el 9.27% de la población.

El sábado 27 de noviembre, cifra del último día disponible en los informes de la SSA, se aplicaron 211 mil 396 dosis de las vacunas contra el COVID-19.

México ha recibido un total 174 millones 460 mil 265 vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas, según el último reporte disponible de la SSA, 132 millones 308 mil 788 dosis; así, habría un total de 42 millones 151 mil 477 vacunas en tránsito o sin aplicar.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 867 mil 976 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 19 mil 018 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 555 mil 717 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado siete millones 310 mil 676 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 3,698 nuevos contagios, cifra tres veces mayor que los contagios reportados la jornada previa. Además, se registraron 326, cuando la cifra de muertes de la jornada previa fue de solo 53.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 292 mil 850, y adicional hay 13 mil 561 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

La Secretaría de Salud informó que 75 millones 955 mil 466 personas han sido vacunadas contra el nuevo coronavirus, de las cuales, 64 millones 391 mil 367 cuentan con esquema completo de vacunación, equivalente al 51.10% de la población en México; y 11 millones 564 mil 099 con una sola dosis de la vacuna, es decir, el 9.18% de la población.

Ayer martes 23 de noviembre, cifra del último día disponible en los informes de la SSA, se aplicaron 187 mil 912 dosis dosis de las vacunas contra el COVID-19.

México ha recibido un total 171 millones 139 mil 255 vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas, según el último reporte disponible de la SSA, 131 millones 379 mil 625 dosis; así, habría un total de 39 millones 759 mil 630 vacunas en tránsito o sin aplicar.

La bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados presentó una iniciativa para reducir mil 500 millones de pesos el presupuesto del Instituto Nacional Electoral (INE), a fin de destinar ese recurso a la compra de vacunas contra el COVID-19.

Por medio del diputado Salomón Chertorivski se planteó la necesidad de que el ejercicio de Revocación de Mandato, posiblemente a realizarse en marzo del próximo año, y que según el INE tendrá un costo de 3,830 millones de pesos, sea más austero, y que dichos excedentes se destinen para comprar vacunas para los menores de 18 años.

Esta propuesta surge frente a lo que calificaron como «desatención» del gobierno federal a las niñas, niños y adolescentes que se encuentran en riesgo ante el virus. 

“Esto, a través de hacer menos oneroso, más austero el proceso de revocación de mandato que tenemos en ciernes. Son recursos que las y los mexicanos no debemos dispensar cuando tenemos, en este momento, necesidades tan apremiantes, tan urgentes, como lo es atender la salud de las y los mexicanos”, detalló el legislador.

Aclaró que esta medida no es para afectar al Instituto, sino para dar un mejor uso a los recursos ante la emergencia que aún representa la pandemia.

“Tenemos que cuidar a nuestro INE, porque querámoslo o no, el INE es la piedra de toque de nuestra democracia. Para cuidarlo lo tenemos que dotar de los instrumentos y recursos para realizar con eficiencia y efectividad en los procesos a los que los sometemos, como en este caso la revocación de mandato”, concluyó.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 798 mil 286 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 29 mil 431 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 543 mil 066 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado seis millones 958 mil 868 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 4 mil 503 nuevos contagios, cifra ligeramente más baja a la reportada la jornada previa; además, se registraron 357, de igual ligeramente por debajo del número de un día antes se registró.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 287 mil 631, y adicional hay 13 mil 475 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

Ayer jueves 28 de octubre de aplicaron 606 mil 170 dosis de las vacunas contra COVID-19 en todo el país.

México ha recibido un total 147 millones 286 mil 345 vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas, según el último reporte disponible de la SSA, 125 millones 739 mil 964 dosis; así, habría un total de 21 millones 546 mil 381 vacunas en tránsito o sin aplicar.