Tag

VACUNAS

Browsing

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos aprobaron este miércoles la nueva versión de las vacunas anticovid de Pfizer y Moderna para la variante Ómicron.

Esta autorización sería el primer paso para iniciar a la brevedad una nueva campaña de inmunización en el país, que se prevé pueda iniciar la próxima semana.

Las dos vacunas actualizadas fueron autorizadas para una dosis de refuerzo, a partir de los 12 años la de Pfizer y a partir de los 18 la de Moderna, según indicó la agencia de medicamentos estadounidense, la FDA.

Los refuerzos de las nuevas vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech estarían adaptadas ya a la variante Ómicron y sus subvariantes BA.4/BA.5, que son las que actualmente dominan en Estados Unidos y el mundo, incluido México.

La dosis de refuerzo se podrá administrar a todos aquellos que lleven más de dos meses con la vacuna o el refuerzo anterior.

Recordemos que el gobierno de Estados Unidos ha comprado 175 millones de dosis de las vacunas de refuerzo con el fin de evitar los peores efectos de un posible aumento de nuevas infecciones, a medida que las escuelas reabren tras el verano y las personas pasan más tiempo en interiores por las bajas temperaturas.

En junio, la FDA pidió a los fabricantes de vacunas que adaptaran las inyecciones a las dos subvariantes responsables del aumento más reciente de infecciones en todo el mundo.

El panel asesor de vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) tiene previsto reunirse mañana jueves para emitir recomendaciones sobre el uso de refuerzos rediseñados que su directora Rochelle Walensky tendrá en cuenta antes de tomar una decisión final.

AstraZeneca podría dejar el negocio de las vacunas en el largo plazo, dijo su presidente ejecutivo en entrevista con agencia Reuters, pese a haber producido una de las primeras inyecciones contra COVID-19 en la pandemia.

Los retrasos en la producción, las investigaciones de los reguladores después de casos raros de efectos secundarios graves y las preocupaciones sobre su vida útil relativamente corta en comparación con otras inyecciones han obstaculizado la incursión de Astrazeneca en el tratamiento del COVID.

Ahora, en el tercer año de la pandemia con un exceso de suministro mundial de vacunas, su uso ha disminuido en gran parte del mundo ya que los países han inoculado a un gran número de personas y prefieren las fórmulas ARNm de Pfizer y Moderna como refuerzos.

Cabe destacar que la vacuna contra el COVID de AstraZeneca aún no ha obtenido la aprobación de Estados Unidos.

La compañía que cotiza en Londres está ampliando su cartera de terapias con anticuerpos, incluso contra el COVID-19, el virus respiratorio RSV y otras condiciones, dijo AstraZeneca. Pero sobre el futuro de su negocio de las vacunas contra el COVID, sostuvo: «No puedo estar seguro de que vayamos a quedarnos ahí».

El ejecutivo también dijo que no sabe si el fabricante de medicamentos ampliaría su lista de vacunas para otras infecciones, aunque agregó que la compañía está evaluando el asunto.

Los inversores han especulado sobre el futuro del negocio de las vacunas dada la desaceleración de las ventas a medida que se cumplieron los contratos iniciales de suministro, la dura competencia de las dosis basadas en la tecnología ARNm y su relativa poca experiencia en el campo.

La compañía creó una división separada para sus vacunas y terapias con anticuerpos a fines del año pasado.

Aún así, AstraZeneca dijo que no lamentaba el trabajo de la compañía con la Universidad de Oxford para desarrollar una vacuna contra el COVID, dado que habían entregado miles de millones de dosis y salvado aproximadamente 6 millones de vidas en el mundo.

La inyección fue el segundo producto más vendido de AstraZeneca en 2021, con ventas por 3,900 millones de dólares.

El mecanismo COVAX ofreció al gobierno federal 10 millones de dosis de vacunas pediátricas contra el COVID-19, reveló este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“(En) Covax ya respondieron, ayer mismo, nos van a dar 10 millones de dosis de vacunas”, afirmó el mandatario durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional.

El ofrecimiento llega luego de que ayer el presidente amenazara con tomar acciones legales por la falta de la entrega de dosis, ya pagadas, contra la ONU y COVAX, mecanismo de reparto de vacunas impulsado por Naciones Unidas, y se está en proceso del cierre del contrato de los biológicos.

Tras dar a conocer el dato, fue el subsecretario, Hugo López-Gatell, quien amplió la información y detalló que, tras la advertencia de ayer se estableció contacto con COVAX.

“Ayer en horas de la mañana o del medio día, después de la declaración que hizo públicamente el presidente López Obrador tuvimos contacto con Covax a través de (la Secretaría de) Relaciones Exteriores y nos dijeron que están en la oferta de poco más de 10 millones de dosis de vacunas Pfizer para niños y niñas, y estamos en el proceso”, apuntó el funcionario.

Y aunque indicó que ya se está en proceso del cierre del contrato, López-Gatell destacó que México ha puesto como «condición imprescindible» disponer de ellas a más tardar en septiembre. Además, dijo que el gobierno federal se reserva su derecho de “ejercer acción legal si no se cumple el compromiso” de entrega.

Ayer, López Obrador anticipó que el gobierno federal presentaría una denuncia por el supuesto incumplimiento por parte de COVAX de un acuerdo para la distribución de vacunas contra la enfermedad del coronavirus y lo acusó de deber a México unos 75 millones de dólares.

Esta mañana, el subsecretario de Salud indicó que México pactó cerca de 52 millones de dosis a través de COVAX mediante un pago de 160 millones de dólares, con lo que se precompraron más de 50 millones de unidades de vacunas, de las cuales México solo ha recibido poco más de 24 millones de vacunas de la plataforma.

El Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX) admitió en septiembre pasado que solo entregará 1,400 millones de 2,000 millones de dosis que había prometido en 2021 a naciones en desarrollo.

López-Gatell calificó como «muy tormentoso» el acceso a vacunas a través de COVAX debido a las entregas tardías, la poca claridad y los procesos de asignación de vacunas. Y en línea con lo expuesto por el presidente, resaltó que mecanismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas, tienen que mejorar.

“Esto es muy lamentable y queda como lección aprendida muy profunda, cómo los mecanismos internacionales tanto del sistema de Naciones Unidas como otros tienen que mejorar para tener una verdadera filantropía que llegue a una mayor capacidad de acceso equitativo, en este caso no solo a vacunas sino a otros bienes esenciales”, apuntó.

Después del anuncio de López-Gatell, un portavoz de la llamada Alianza para la Vacunación (Gavi), que colidera COVAX, dijo que México y el mecanismo llevaban meses negociando un acuerdo que fue logrado finalmente hace pocos días.

«Estamos muy contentos de poder decir que la semana pasada se aceptó una oferta de dosis y ahora se firma un acuerdo formal que cumple con las obligaciones de ambas partes», señaló a la agencia Reuters, sin ofrecer más detalles.

México presentará una denuncia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) por el incumplimiento en la entrega de vacunas contra el coronavirus en el marco del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así lo informó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien dijo que dijo que no se ha cumplido con el envío de las vacunas que México pagó a través del mecanismo COVAX, equivalente a 75 millones de dólares.

Pese a la declaración del presidente, las autoridades no han detallado hasta el momento cuántos envíos se han incumplido ni desde cuándo se vienen dando las demoras.

López Obrador declaró en abril que México solicitaría al mecanismo COVAX un lote de biológicos para vacunar a todos los niños del país, quienes fueron los últimos en ser incorporados al plan nacional de vacunación impulsado por el gobierno desde finales del 2020.

En septiembre del 2020 México anunció su incorporación al plan mundial de distribución equitativa de biológicos liderado por la OMS y la Alianza Mundial de Vacunas (GAVI). En el marco del mecanismo COVAX México contrató 51.5 millones de dosis durante el 2021.

López Obrador ha adelantado que presentarán la denuncia «lo más pronto posible» y ha asegurado que su gobierno lleva meses buscando un acuerdo y «siendo tolerantes». En este sentido, ha advertido de que no se quedarán de brazos cruzados sólo porque sea la ONU.

«Hemos estado buscando un acuerdo, siendo tolerante porque se trata de un organismo internacional, pero no somos encubridores, además hace falta también una renovación en esos organismos internacionales», dijo López Obrador al lanzar su reclamo.

Cuando se le preguntó si la denuncia solo sería contra el mecanismo, el presidente indicó que la denuncia sería «contra Covax y contra la ONU, porque ya es mucho, ya es el colmo».

Recordemos que el mecanismo COVAX impulsado por la ONU permitió el reparto de más de 1,200 millones de vacunas en más de 140 países, lo que le convirtió en una iniciativa clave durante la pandemia de COVID-19 para que los fármacos llegaran a países con menos recursos.

El gobierno federal informó esta mañana que hoy arribó el cuarto embarque de vacunas pediátricas contra COVID-19 de Pfizer-BioNTech, con 798 mil dosis envasadas, con lo cual suman cuatro millones 002 mil biológicos recibidos de esta farmacéutica, de un total de ocho millones que se contrataron.

Recordemos que la vacunación contra COVID-19 a niñas y niños de entre 5 y 11 años inició el pasado lunes 27 de junio en 11 entidades del país.

Fue a las 06:08 h llegó a la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “Benito Juárez”, el vuelo CVG-GDL-MEX, procedente de Cincinnati, Estados Unidos, con los biológicos de Pfizer-BioNTech para población pediátrica. 

En el arribo, traslado y seguridad de las vacunas participó personal de Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex), del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (Censia), la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y 48 elementos del Ejército Mexicano.

La Secretaría de Salud detalló que desde el 23 de diciembre de 2020 y hasta esta fecha, han arribado al país un total de 55 millones 435 mil 395 dosis para niñas y niños de cinco a 11 años y para adolescentes a partir de los 12 años y personas adultas.

En tanto, se han recibido 171 millones 335 mil 095 vacunas envasadas de Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Sinovac, Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, CanSino Biologics, Johnson & Johnson y Moderna.

Además, en territorio mexicano, el laboratorio Drugmex ha envasado 14 millones 024 mil 840 dosis de CanSino Biologics, y el laboratorio Liomont 42 millones 991 mil 100 biológicos de AstraZeneca, lo que hace un total de 57 millones 015 mil 940 vacunas envasadas en el país.

 En suma, desde el 23 de diciembre de 2020, México ha tenido disponibles 228 millones 351 mil 035 biológicos.

Sobre las dosis pediátricas que ya se aplican, ayer el gobierno de la Ciudad de México reconoció que debido a una alta demanda, algunas las Unidades de Salud donde se vacunaba se quedaron sin dosis, a lo que dijo, se comenzó la distribución extra de fórmulas

“Estos días hemos visto una demanda de vacuna para niños que supera lo estimado para la CDMX. Acabamos de recibir vacunas adicionales y estamos comenzando a resurtir las unidades donde faltan. Está garantizada la vacuna y esperamos que todo esté normalizado entre 11 y 13 horas”, expresó en su cuenta de twitter el director de Gobierno Digital en la ADIP, Eduardo Clark.El gobierno capitalino ofreció disculpas por los inconvenientes en los centros de inoculación, pues hubo gente que acudió con sus hijos y no pudo vacunarlos ante la falta de dosis.

El GCDMX pidió el apoyo a los residentes de otras entidades aledañas a la capital, esperar a la jornada de vacunación de sus municipios, ya que dijo, las dosis que se asignan a la Ciudad de México dependen del número de habitantes que se tienen.

Expertos han señalado que la repetición de contagios es cada vez más posible a medida que la pandemia se prolonga y el virus evoluciona.

Algunas personas van a contagiarse más de dos veces y ello podría hacerlas correr más peligros, según las últimas investigaciones científicas.

No hay datos acerca de cuántas personas se han contagiado más de dos veces. Algunas cifras que se manejan (en el estado de Nueva York, por ejemplo, hubo 5.8 millones de contagios durante la pandemia y unos 277,000 casos en los que una persona se contagió por segunda vez).

Se especula que esas cifras son inferiores a las reales ya que la gente no comunica los resultados cuando se hace pruebas en su casa.

Varias figuras públicas que estaban vacunadas se han contagiado por segunda vez en tiempos recientes, incluido el primer ministro de Canadá Justin Trudeau o el presidente López Obrador en nuestro país.

«Hasta hace poco, era algo inusual, pero hoy en día es bastante común» contagiarse dos, tres o incluso cuatro veces, de acuerdo con el doctor Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute. «Si no producimos mejores defensas, esto se va a dar con mayor frecuencia».

¿Por qué sucede esto? La inmunidad que genera una infección y la protección que ofrecen las vacunas se diluyen con el tiempo, según los expertos, y la gente vuelve a ser vulnerable.

Además, el virus evolucionó y se hizo más contagioso. El peligro de volver a infectarse fue siete veces mayor con las variantes del Ómicron que con la Delta, según una investigación hecha en el Reino Unido.

Los científicos creen que las mutaciones de Ómicron responsables de la mayoría de las infecciones de Estados Unidos burlan la inmunidad derivada de una infección previa y de las vacunas. Es por ello que las autoridades sanitarias estadounidenses analizan la posibilidad de modificar las vacunas de refuerzo para adaptarse mejor a las nuevas variantes del virus.

Los científicos no saben exactamente por qué algunas personas vuelven a contagiarse y otras no. Pero sospechan que entran en juego varios factores: la salud y la biología, la exposición a ciertas variantes, el grado de expansión del virus en una comunidad, el que alguien no esté vacunado y el comportamiento.

Investigadores británicos comprobaron que una persona tiene más probabilidades de volver a infectarse si no se vacunó, es joven o tuvo una infección leve la primera vez.

Los médicos dicen que la vacuna, con sus refuerzos, es la mejor protección contra los casos severos de COVID-19 y hay alguna evidencia de que también reduce las probabilidades de volver a infectarse.

Todavía no hay suficientes casos documentados de infecciones múltiples, por lo que «cuesta saber las consecuencias a largo plazo», manifestó el doctor Peter Hotez, decano de la facultad de medicina tropical de la Baylor University.

Un nuevo estudio que usa datos del Departamento de Asuntos de los Veteranos de Estados Unidos, que no ha sido analizado por la comunidad científica todavía, ofrece algunas pistas de las infecciones múltiples. Dice que las posibilidades de volver a infectarse aumentan el peligro de un contagio severo y de problemas de salud, incluso con los pulmones, el corazón y la diabetes.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos analizan ofrecer nuevas vacunas de refuerzo contra el COVID-19 este otoño, las cuales han sido modificadas para adaptarse mejor y brindar una protección mayor antes las nuevas mutaciones del coronavirus.

Moderna y Pfizer han probado vacunas actualizadas contra la contagiosa variante Ómicron, por lo que los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) debatirán en una sesión mañana si es momento de introducir nuevas fórmulas, lo que daría paso a que otros países pudieran adoptar medidas similares.

«Esto es ciencia en su máxima expresión», dijo el jefe de vacunas de la FDA, el doctor Peter Marks, quien agregó que se espera una decisión final pocos días después de la recomendación del panel asesor.

Las vacunas actuales contra el COVID-19 han salvado millones de vidas en todo el mundo en tan solo su primer año de uso. Las fórmulas de Moderna y Pfizer aún ofrecen una fuerte protección contra casos de enfermedad grave y muertes, especialmente después de un refuerzo.

Pero esas vacunas van dirigidas contra la cepa original del coronavirus y entre la disminución de la inmunidad y una serie de variantes, la protección contra las infecciones se ha reducido notablemente. El reto es decidir si los refuerzos modificados ofrecen una buena oportunidad de superar nuevas oleadas cuando no hay forma de predecir cuál mutante será la amenaza principal.

En un análisis preparado para la reunión del mañana, los funcionarios de la FDA reconocieron que combatir la versión de Ómicron del invierno pasado está «un tanto desactualizado», ya que ha sido reemplazada por variantes aún más contagiosas.

Muchos expertos han coincidido en que los refuerzos actualizados prometen al menos un poco más de beneficio.

Además de la preocupación sobre una ola de contagios de COVID-19 en el invierno, aproximadamente la mitad de los estadounidenses elegibles para esa primera dosis de refuerzo nunca la recibieron. Una versión actualizada podría atraer a algunos de ellos.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció este martes que desde hace nueve semanas se registra un aumento de los casos de COVID-19, aunque insistió en que la tendencia no se ha trasladado a hospitalizaciones.

Al presentar el informe Pulso de la Salud, el funcionario dijo que el crecimiento de la pandemia actualmente es a una velocidad más moderada respecto a la cuarta ola de la pandemia.

«Esto sugiere que la inmunidad de la población, la protección que tenemos todos y todas, ya sea porque padecimos COVID o porque fuimos vacunados o ambas cosas, dan resultados y hace que la propagación sea más lenta de lo que fue con la variante Ómicron original», indicó López-Gatell.

La propagación de la variante Ómicron anticipa un desarrollo de la enfermedad de la COVID-19 mayormente leve, además de que los aumentos de casos positivos no se han trasladado a las hospitalizaciones ni a las defunciones, indicó López-Gatell.

«Tenemos en promedio cinco defunciones diarias a nivel nacional, que es una cifra notoriamente menor comparado con lo que llegamos a vivir durante la segunda ola en particular», agregó.

En otros temas presentados en la mañanera, se informó que entre el jueves y viernes de esta semana llegarán 2 millones 4 mil dosis pediátricas de la vacuna Pfizer para iniciar la inmunización contra COVID-19 en niñas y niños de 5 a 11 años.

“La respuesta al registro (de vacunación) ha sido muy positiva y esto nos da la facilidad de poder programar localmente la aplicación de la vacuna”, informó el funcionario, quien precisó que se han recibido 3 millones 015 mil 979 registros de menores de 5 a 11 años a través el portal que se habilitó.

López-Gatell sostuvo que habrá dosis suficientes para continuar la estrategia con niñas y niños, además de que dijo, continuará la aplicación de dosis en adultos que todavía no tienen completo su esquema primario o de refuerzo.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos dio ‘luz verde’ este viernes a la vacunación contra COVID-19 a menores de hasta cinco años.

El organismo ha autorizado la vacuna de Pfizer para los menores de entre seis meses y cuatro años, mientras que a los niños de hasta cinco años se les inocularán dosis de Moderna.

Con este paso, prácticamente la totalidad de la población estadounidense tendrá la posibilidad de acceder a la vacuna contra el nuevo coronavirus.

Ahora las dosis podrán comenzar a distribuirse entre los estados y otras jurisdicciones que solicitaron por adelantado lotes de vacunas, aunque ahora los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) debatirán sobre la conveniencia de recomendar la vacunación en niños pequeños.

Asesores de los CDC se reunirán este viernes y sábado, con lo que se espera que la presidenta del organismo, Rochelle Walensky, firme una recomendación favorable durante el fin de semana, adelantó el portal estadounidense The Hill.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han alertado en anteriores ocasiones de que los niños pequeños también corren el riesgo de enfermar de COVID-19, pese a que este sea menor que en adultos.

Según la FDA, al menos 442 niños menores de cinco años han muerto a causa del virus desde el inicio de la pandemia, una cifra notablemente superior que la de otras muchas enfermedades prevenibles mediante vacunación.

Estados Unidos ha registrado cerca de 86 millones de contagios de coronavirus y ha sufrido el deceso de más de un millón de ciudadanos a causa del virus.

El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió dos recursos de revisión en materia de seguridad nacional previstos en la Ley General de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales sobre los contratos para la adquisición de vacunas contra el COVID-19, y los comprobantes de pago respectivos.

En el primero de ellos, resolvió que la divulgación de las condiciones esenciales de la contratación puede poner en riesgo la seguridad nacional, al obstaculizar o bloquear acciones tendentes a prevenir o combatir pandemias en el país.

Por este motivo, los ministros resolvieron que dicha información debe ser clasificada como reservada por un periodo de 5 años, sin que ello impida divulgar una versión pública en la que se puedan apreciar aquellos aspectos que no fueron materia de la reserva o constituyan información confidencial (datos personales y secreto comercial).

En el segundo recurso de revisión, la Suprema Corte determinó que los comprobantes de pago respectivos deben ser clasificados como información reservada por un periodo de 5 años, pues su divulgación puede poner en riesgo la seguridad nacional, bajo los mismos argumentos dados en el otro recurso.

Y es que un particular solicitó los contratos y comprobantes de pago, vía transparencia, que el gobierno federal realizó con las farmacéuticas Pfizer, Cansino y Astra Zeneca.

Recordemos que en mayo de 2021, el INAI ordenó al gobierno entregar una versión pública de los documentos, aunque la Consejería Jurídica de la Presidencia, aún con Julio Scherer al frente, tramitó dos recursos de revisión en materia de seguridad nacional para evitar la entrega.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció el lunes que su gobierno contratará a 500 médicos de Cuba para reforzar el sistema de salud, además de que comprará a dicho país vacunas contra el COVID-19 para todos los menores, esto como resultado de las negociaciones y acuerdos que cerró en su reciente gira a la Isla.

«Vamos también a contratar médicos de Cuba que van a venir a trabajar a nuestro país; esta decisión la tomamos porque no tenemos los médicos que necesitamos en el país», dijo López Obrador.

Durante la pandemia, México utilizó los servicios médicos al contratar a un centenar de trabajadores para atender a enfermos en la Ciudad de México, lo que despertó críticas de sectores la oposición.

En su conferencia matutina, el mandatario reveló que durante su estancia en Cuba se reunió con el exmandatario Raúl Castro, además de que aprovechó para elogiar al actual, Miguel Díaz-Canel, quien ha acusado a Estados Unidos de querer borrar del mapa la revolución cubana y ha acusado a su gobierno por mantener las medidas coercitivas contra su nación.

«Quiero también expresar abiertamente mi gran satisfacción por constatar que Cuba tiene un extraordinario presidente, Miguel Díaz-Canel, un hombre honesto, trabajador, humano, una muy buena persona, un buen servidor público y un buen ser humano y eso me dio mucho gusto», afirmó el presidente.

Y sobre su encuentro con Castro, dijo que estuvieron hablando. «Él ya está retirado, tiene 91 años pero es parte de la historia de Cuba».

AMLO reconoció que sabía «muy bien» lo que sus palabras podían provocar, pero se justificó diciendo que procede de un movimiento de lucha por la igualdad, la justicia y la independencia de los pueblos.

Además, reiteró su postura de que ningún país del continente puede quedar fuera de la Cumbre de las Américas que se celebrará en junio en Los Ángeles, en respuesta al anuncio de Washington de que seguramente Cuba, Nicaragua y el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no participarán en la cita.

Al respecto, AMLO dijo que no ha recibido «ningún reclamo» del gobierno de Estados Unidos en medio de su apoyo a Cuba y su propuesta de buscar la unidad económica de América.

“No hemos tenido de parte del gobierno de Estados Unidos ningún reclamo por ejercer nuestro derecho a ser libres y soberano. Siempre que hablo con el presidente (Joe) Biden sale el tema de que es una relación entre iguales y que ellos son respetuosos de la soberanía de México”, aseveró.

El presidente opinó que a pesar de «las diferencias», los gobiernos de América deben sentarse a dialogar y buscar acuerdo, en particular uno de integración económica.

“Sé muy bien lo que provoca en algunos el que yo exprese lo que estoy planteando, pero nosotros venimos de un movimiento en el que siempre hemos luchado por la igualdad, por la justicia y por la independencia de los pueblos”, consideró.

López Obrador mostró una pistola que le entregó Díaz-Canel porque era un regalo que Francisco I. Madero mandó a hacer para regalarla a Francisco Villa.

«Aún con la inconformidad de los conservadores, la relación de nuestros pueblos viene de lejos y ha sido muy fraterna, tan es así que el presidente Díaz-Canel me entregó para devolverle a los mexicanos una pistola, que es una joya», manifestó López Obrador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este miércoles que las vacunas contra el COVID-19 que ha pagado México al mecanismo Covax, y que están pendientes de ser entregadas, serán utilizadas para proteger a los niños.

“Estamos solicitando que nos manden vacunas para los niños, porque no se pueden usar estás vacunas que tenemos o si no son de algunas marcas autorizadas, (…) nos deben porque pagamos por adelantado”, dijo el mandatario durante su conferencia matutina.

Aunque no dio una fecha específica para iniciar la vacunación en menores de 14 años, el presidente dejó entrever que esta se podría dar después de abril, cuando se concluya con la vacunación de refuerzo en adultos mayores de 18 años.

Y es que anunció que este mes se cierra la campaña de vacunación, específicamente con la aplicación de la dosis de refuerzo, para todos los adultos. «Y si abrimos campaña va a ser con los niños”, reiteró.

Dijo que actualmente se están vacunando menores con enfermedades con capacidades diferentes: “eso lo estamos haciendo, pero niños que no tienen ningún tipo de enfermedad, también van a ser vacunados de acuerdo con el protocolo de la Organización Mundial de la Salud”, informó.

Recordemos que la vacuna Pfizer para menores fue autorizada desde finales de marzo por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Sin embargo, hasta ahora solo se aplica en adolescentes de 15 años y en menores de 12 años con padecimientos como afecciones cardíacas, pulmonares o neurológicas.

El mandatario afirmó que en lo que resta del mes se seguirá aplicando la vacuna de refuerzo a adultos que todavía faltan.

“Tenemos vacunas suficientes, y vamos a aplicar vacunas de refuerzo porque todavía faltan muchos mexicanos, mujeres y hombres que no tienen la vacuna de refuerzo, entonces todos, gobiernos estatales, municipales, todos vamos a intensificar la campaña de vacunación, ya ayer logramos de nuevo levantar el número de vacunas aplicadas”, dijo.

López Obrador hizo el compromiso de concluir la campaña de vacunación para adultos y añadió que “van a quedar vacunas en centros de salud y hospitales para los que asistan voluntariamente, pero ya el plan de vacunación nacional concluye este mes”, subrayó.

El fin de la pandemia de COVID-19 está muy lejos, dijo este viernes una portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que basa su información en un aumento de los casos en sus últimos datos semanales.

Al ser consultada por un periodista en una sesión informativa en Ginebra sobre el momento del final de la pandemia, Margaret Harris sostuvo que está «lejos de terminar». «Definitivamente estamos en un contexto de pandemia», añadió.

Al respecto, las autoridades sanitarias de Estados Unidos prevén que los contagios de COVID-19 repunten durante las próximas semanas por la subvariante de Ómicron BA.2, aunque no esperan un aumento grave de hospitalizaciones.

«No me sorprendería si en las próximas semanas vemos un estancamiento en la disminución (de casos) o tal vez incluso un aumento», afirmó este viernes el epidemiólogo encargado del combate a la pandemia, Anthony Fauci, en una entrevista con la cadena ABC News.

A principios de marzo, Estados Unidos dio por superada la ola de la variante Ómicron, la de mayor número de contagios desde el inicio de la pandemia, y relajó el uso de mascarillas en espacios cerrados.

Sin embargo, Fauci está pendiente del aumento de casos registrado en Reino Unido, ya que a menudo Estados Unidos ha seguido la trayectoria de contagios de ese país tres semanas después.

Afirmó que «no está claro» si ello conducirá hacia una nueva ola o una «mini ola», pero destacó que no está aumentando la ocupación de camas de terapia intensiva en Reino Unido, «lo que significa que no hay un brote grave de la enfermedad».

La farmacéutica estadounidense Pfizer pidió el pasado martes al regulador estadounidense, la FDA, que autorice la administración de una segunda dosis de refuerzo para los mayores de 65 años, y el jueves Moderna lo solicitó para los mayores de 18 años.

El ministerio israelí de Salud anunció este miércoles que detectó dos casos de contaminación por una variante no identificada del coronavirus, sin gravedad aparente y que combina las subvariantes BA.1 y BA.2, ambas de Ómicron.

«Esta variante no es aún conocida en el mundo y los dos casos fueron descubiertos gracias a una prueba PCR efectuados en el aeropuerto Ben Gurión a la entrada de Israel», indicó el ministerio.

Añadió que las personas infectadas presentaron síntomas leves como fiebre, dolores de cabeza y musculares, y precisó que no requirieron cuidados médicos especiales.

Según el jefe de la estrategia anticovid del gobierno israelí, Salman Zarka, el fenómeno de las variantes combinadas es bien conocido y «de momento no estamos preocupados» de que la nueva variante pueda conducir «a casos graves», dijo a la radio militar israelí.

En el contexto de un nuevo aumento de casos en el mundo, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, prevé celebrar una reunión el miércoles con responsables del ministerio de Salud.

La situación sanitaria se ha degradado en varios países debido a la propagación de la subvariante BA.2, particularmente contagiosa, pero que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no provoca formas más graves del coronavirus que la BA.1.

Sobre el desarrollo de la pandemia, Pfizer y BioNTech presentaron una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para que autorice una cuarta dosis de refuerzo de su vacuna contra el coronavirus para personas mayores de 65 años.

La solicitud se basa en dos conjuntos de datos procedentes de Israel y que fueron analizados en un momento en el que la variante Ómicron circulaba ampliamente. Ambos mostraron evidencia de que un refuerzo de ARNm adicional aumenta la inmunogenicidad y reduce las tasas de infecciones confirmadas y enfermedades graves.

En concreto, se realizó un análisis de los registros del Ministerio de Salud de Israel en más de 1.1 millones de adultos de más de 60 años que no tenían antecedentes conocidos de infección por SARS-CoV-2 y que eran elegibles para un refuerzo adicional, la cuarta dosis.

Estos datos mostraron que las tasas de infecciones confirmadas fueron dos veces más bajas y las tasas de enfermedad grave fueron cuatro veces más bajas entre las personas que recibieron una dosis de refuerzo adicional de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 administrada, al menos cuatro meses, después de la tercera dosis de refuerzo, en comparación con los que recibieron sólo una dosis de refuerzo.

Además, hubo un aumento de 8 y 10 veces en el número de anticuerpos neutralizantes contra la variante de Ómicron una y dos semanas después de la dosis de refuerzo adicional, respectivamente. El estudio tampoco ha evidenciado nuevos problemas de seguridad en las personas que recibieron una dosis de refuerzo adicional de la vacuna.

Asimismo, según ha señalado la compañía, la evidencia emergente, incluidos los datos de Kaiser Permanente del Sur de California, sugiere que la eficacia contra el COVID-19 sintomático y la enfermedad grave causada por la variante Ómicron disminuye de 3 a 6 meses después recibir la tercera dosis inicial de refuerzo.

Estos primeros estudios indican que una dosis de refuerzo adicional de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 administrada al menos 4 meses después de una dosis de refuerzo inicial podría restaurar los títulos de anticuerpos a los niveles máximos posteriores a la tercera dosis.

«Esta pandemia está lejos de haber terminado», advirtió este miércoles el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi dos años después de pronunciar la palabra que concienció al mundo entero de la gravedad de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

«Este viernes se cumplirán dos años desde que dijimos que la propagación del COVID-19 en el mundo podría calificarse de pandemia», afirmó Tedros Adhanom, en una rueda de prensa, todavía virtual, en Ginebra.

El jefe de la OMS no dejó de recordar que seis semanas antes, «cuando solo se registraron 100 casos fuera de China y ninguna muerte», había declarado el nivel más alto de alerta sanitaria en la OMS, una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Pero, esta calificación no logró sus efectos inmediatos. En cambio, más tarde, la organización fue criticada de haber tardado demasiado en tomar medidas contra el desastre que se avecinaba. «Dos años después, más de 6 millones de personas han muerto», apuntó Adhanom Ghebreyesus.

Aunque la OMS señaló desde hace un tiempo que el número de contagios y muertes está descendiendo, «esta pandemia está lejos de terminar y no acabará en ningún lado si no se consigue en todas partes», subrayó el máximo representante de la institución.

La OMS notó un crecimiento muy fuerte en la región del Pacífico Occidental, aunque a nivel mundial la cifra de nuevas infecciones y muertes se redujo en un 5% y un 8%, respectivamente, según el informe epidemiológico, que se publica semanalmente.

«El virus continúa evolucionando y seguimos enfrentándonos a grandes obstáculos para llevar vacunas, pruebas y tratamientos a donde sea que se necesiten», insistió Tedros Adhanom.

A la OMS le preocupa que varios países hayan reducido drásticamente sus pruebas que sirven para detectar nuevas variantes. «Nos impide ver dónde está el virus, cómo se propaga y cómo evoluciona», advirtió.

Recordó que la estrategia de llevar a cabo pruebas en Sudáfrica permitió identificar la cepa Ómicron muy rápidamente a finales de noviembre de 2021.

El jefe de la Organización Mundial Salud (OMS) dijo que el COVID-19 no ha terminado, y pidió mayor ayuda para combatir la pandemia, luego de que la agencia reportara que las nuevas infecciones cayeron en los últimos días, aunque dijo que las muertes subieron en todo el mundo la semana pasada.

Al lanzar una nueva campaña de 23,000 millones de dólares para financiar las gestiones de la OMS para una distribución equitativa de pruebas, vacunas y tratamientos para el coronavirus, Tedros Adhanom Ghebreyesus advirtió que las «enfermedades no tienen fronteras» y que la variante Ómicron ha mostrado que «cualquier sensación de seguridad» puede cambiar en cualquier momento.

El reporte epidemiológico de la OMS mostró que el número de casos de coronavirus en todo el mundo cayó un 17% en la última semana, en comparación con la semana anterior. Eso incluyó un descenso del 50% en Estados Unidos. No obstante, las muertes subieron 7% en todo el mundo, añade el informe.

El reporte mostró que la variante Ómicron era cada vez más dominante, hasta suponer casi el 97% de casos estudiados por la plataforma internacional de monitoreo GISAID. Poco más del 3% de las muestras eran de la variante Delta.

«La prevalencia de la variante Ómicron ha aumentado en todo el mundo y ahora se detecta en casi todos los países», dijo la OMS. «Sin embargo, muchos de los países que reportaron un aumento inicial del número de casos debido a la variante Ómicron han reportado ahora un descenso en el número total de casos nuevos desde el principio de enero de 2022», añadió.

En total, la OMS reportó más de 19 millones de casos nuevos de COVID-19 y unas 68,000 nuevas muertes en la semana entre el 31 de enero y el 6 de febrero. Como en todos los conteos similares, los expertos dicen que se cree que estas cifras están muy por debajo de lo real.