Tag

VACUNAS

Browsing

Ante el anuncio de que México busca comenzar la vacunación contra el Covid-19 el próximo mes, el gobierno federal indicó este martes que se cuenta con un plan específico de vacunación ya establecido, que se encuentra muy avanzado y que se sigue puliendo.

«El doctor (Jorge) Alcocer tiene listo su plan de vacunación, cosa que celebramos, es una muy buena noticia para México; es decir, vamos a empezar con una distancia muy breve respecto de Estados Unidos y Alemania, que fue la instrucción que nos dio el presidente», indicó el canciller Marcelo Ebrard.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) precisó que la fecha que se tiene contemplada es que la vacunación inicie entre el 14 y 16 de diciembre.

Al respecto, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell dijo que aunque se ha especulado sobre que algunos países ya están listos con programas de vacunación y México no, la situación es otra.

«Que quede claro, no es la situación. hay varios países, Alemania, Reino Unido, Francia, varios estados de Estados Unidos, Canadá, que han hecho público planes preliminares, preliminares, de vacunación. México está en lo mismo, México ya tiene un plan preliminar, lo comentamos aquí, desde el 14 de septiembre tenemos un plan preliminar. Y tenemos ahora una segunda versión de la que estamos afinando detalles sobre la logística del uso de la vacuna. Logística es todas las condiciones que se requieren para que la vacuna finalmente llegue a las personas».

Añadió que México cuenta con un grupo asesor del Programa Nacional de Inmunizaciones, compuesto por 22 personas de alta competencia científica, entre los que destacan la doctora Celia Alpuche, experta en enfermedades infecciosas del Instituto Nacional de Salud Pública, así como el doctor Alejandro Cravioto, quien preside el grupo asesor de inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

López-Gatell garantizó que el plan de vacunación avanza de manera correcta, sobre todo considerando los escenarios reales sobre la vacuna, pues dijo, las compañías que las fabrican tienen que completar los estudios clínicos.

Sostuvo que cuando las compañías terminen sus estudios, presentando sus expedientes de solicitud de autorización sanitaria, que en el caso mexicano, se implementó un dispositivo especial en Cofepris para facilitar todo el proceso sin dilación.

Indicó que se tiene que conservar el rigor científico, el rigor técnico y los estándares que garanticen la seguridad, pero no habrá trabas burocráticas.

Precisó que si las compañías con las que se contrate la adquisición de vacunas en México tienen la capacidad real de surtir al mercado mexicano, será cuando el producto podrá ser utilizado.

«El gobierno mexicano está no sólo toda la disposición, sino toda la intención, pero además toda la capacidad de hacerlo», remató López-Gatell.

La Casa Blanca anunció este viernes que habrá unos 40 millones de dosis disponibles de la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos a finales de este año, gracias a los avances de las farmacéuticas Pfizer y Moderna.

«Respecto a la vacuna, creemos que habrá 40 millones de dosis disponibles hacia finales de año», dijo la portavoz de La Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en una rueda de prensa, la primera que da desde el pasado 1 de octubre.

Recordó los avances anunciados por Pfizer y Moderna, que han informado de «resultados exitosos» en sus vacunas: «Cada una ha logrado una vacuna para la Covid que es en torno al 90% efectiva. Sabemos que la de Moderna es un 94,5 % efectiva y la de Pfizer 95 %, esto es extraordinario», dijo la funcionaria.

McEnany insistió en atribuir el progreso en las vacunas a la gestión del presidente Donald Trump, pese a que al comienzo de la pandemia minimizó intencionalmente la importancia de la enfermedad al reconocer que lo hizo para que no cundiera el pánico entre la población. Adempas, Trump se negó a usar mascarilla en público durante varios meses.

La portavoz de La Casa Blanca subrayó que «este progreso realmente extraordinario del que ustedes ya han escuchado al doctor (Anthony) Fauci (el principal epidemiólogo del Gobierno) y a otros hablar fue solo posible debido al presidente, quien dijo al mismo tiempo ‘voy a buscar una vacuna, voy a hacer algo nuevo, voy a fabricarla’ para que muchas vidas estadounidenses sean salvadas, gracias al presidente Trump y al gran trabajo de la operación Velocidad de la luz».

Sobre las vacunas, este viernes, Pfizer y su socia alemana BioNTech pidieron autorización de emergencia al regulador del medicamento de Estados Unidos, la FDA, para poder comenzar a distribuir su vacuna, que podría suministrarse a población de riesgo a partir de diciembre.

Sobre el tema de las vacunas, este viernes, el presidente Donald Trump denunció una presunta conspiración respecto a que los datos preliminares de la vacuna para la Covid-19 no se hayan publicado hasta después de las elecciones para perjudicarlo políticamente.

La Casa Blanca anunció una una rueda de prensa para anunciar una disminución en el precio de los medicamentos, pero visiblemente enfadado, Trump arremetió contra la farmacéutica Pfizer y no aceptó preguntas de los periodistas.

«Se me puso aquí para hacer un trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas, ustedes no tendrían una vacuna en otros cuatro años si no fuera por mí, porque la FDA nunca hubiera sido capaz de hacer lo que ha hecho si yo no los hubiera forzado a hacerlo», lanzó Trump.

«Y Pfizer y otros incluso decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, en otras palabras, no sacaron una vacuna hasta después de las elecciones», denunció el republicano sin aportar pruebas.

Trump sostuvo que Pfizer «y otros» decidieron intencionadamente no publicar los datos preliminares de su vacuna en octubre, como él lo tenía previsto.

«Decidieron atrasarlos por lo que estoy haciendo, y está bien para mí, porque francamente esto es algo muy grande, muy grande, no sé si alguien lo va a apreciar, así que esperaron, esperaron y esperaron y pensaron que iban a salir en unos pocos días después de las elecciones, probablemente habría tenido algún impacto ¿Quién sabe?».

A partir de ahí Trump comenzó a mezclar sus teorías de supuestas papeletas electorales desaparecidas a su favor con «los juegos corruptos» de los demócratas» y el resultado de los comicios presidenciales, en los que ganó Joe Biden.

El director general de la Organización mundial de la salud (OMS) advirtió este lunes que solamente una vacuna no bastará para derrotar a la pandemia de Covid-19.

«Una vacuna va a completar las demás herramientas que tenemos, no a remplazarlas» declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante el consejo ejecutivo de la OMS.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió hoy que «no es momento para la complacencia» pese a los resultados positivos de vacunas experimentales contra el Covid-19, sobre todo ante el fuerte aumento de casos en regiones como Europa o América.

Reconoció que la eficacia de más del 90% de posibles vacunas, como las de Moderna, Pfizer-BioNTech o el laboratorio ruso que desarrolla la Sputnik V, «nos mantienen cautelosamente optimistas en que haya más medios contra el coronavirus en los próximos meses», señaló el director general.

Sin embargo, ello no oculta «una extrema preocupación por el rápido aumento de casos, mientras muchos trabajadores sanitarios son puestos al límite», subrayó Tedros, dos días después de que se registrara una cifra récord de 660,000 nuevos casos en una sola jornada.

El experto de la OMS alertó de que se está detectando un preocupante número de pacientes de Covid-19 con secuelas en su salud a largo plazo tras superar la enfermedad, y recordó que ésta la provoca «un peligroso virus que puede atacar cualquier sistema del organismo».

Aseguró que todos los países tienen que utilizar todas los recursos a su disposición para seguir combatiendo el avance del coronavirus, desde el rastreo de casos a las cuarentenas de afectados sospechosos, y alertó que no hacerlo «puede llevar a muertes, sufrimiento y efectos en sus economías».

La científica jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, celebró la eficacia anunciada del 94% en la vacuna desarrollada por la firma estadounidense Moderna, aunque señaló que hay que tener en cuenta más datos y esperar posibles efectos en los pacientes durante al menos dos meses.

Moderna, a diferencia de Pfizer-BioNTech, está en la lista de laboratorios cuya financiación del desarrollo de vacunas anticovid es apoyada financieramente por la OMS y la comunicad internacional a través del programa COVAX y a cambio de facilidades en su distribución en países pobres.

El presidente ruso Vladimir Putin aseguró este jueves que no habrá confinamiento nacional en Rusia a pesar del aumento drástico de casos de coronavirus registrado durante las últimas semanas.

«Sabemos perfectamente lo que hay que hacer y por eso no vamos a instaurar medidas de restricción total como, por ejemplo, un  confinamiento nacional que detendría la economía y las actividades comerciales», declaró Putin en un evento virtual.

Indicó que a pesar de la difícil situación epidemiológica, el país está mejor preparado para trabajar en las condiciones que plantea la epidemia.

Para Putin, si hiciera falta se podrían tomar medidas «precisas y justificadas» de forma puntual en regiones o ciudades para proteger al máximo la seguridad de las personas, manteniendo la actividad de las empresas.

Recordemos que Rusia sufre estas ultimas semanas el recrudecimiento de la epidemia de coronavirus, con 17,717 casos nuevos de coronavirus y 366 fallecidos en las últimas 24 horas, una cifra récord.

El país se sitúa como el cuarto del mundo por número de casos registrados, con un total de un millón 581,693 contagiados y 27,301 muertos.

Vladímir Putin aprovechó para asegurar que las dos vacunas contra el Covid-19, Sputnik V y EpiVacCorona, son «seguras y eficaces», y expresó su deseo de que la vacunación masiva de la población rusa pueda comenzar ya a finales de año.

«Estas (vacunas rusas) son productos buenos. Lo más importante es que son seguras y eficaces. Ambos requisitos se cumplen», afirmó Putin.

La vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro de investigaciones epidemiológicas y microbiología Gamaleya, fue registrada el pasado 11 de agosto en Rusia y se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. La EpiVacCorona, del Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología Véktor, fue inscrita a su vez el pasado día 14 y acaba de iniciar su producción y empezó a mediados de mes la última fase de las pruebas.

El mandatario admitió no obstante que la falta de equipamiento está obstaculizando la producción masiva de las vacunas rusas.

Paralelo a las declaraciones de Putin, se informó que Rusia suspendió temporalmente la vacunación de nuevos voluntarios en sus ensayos, debido a la alta demanda y la escasez de dosis.

«Está relacionado con el hecho de que hay una demanda colosal de la vacuna y no se está produciendo lo suficiente para mantenerse al día», dijo el representante de Crocus Medical, la organización de investigación que está ayudando a realizar el ensayo en Moscú junto con el Ministerio de Salud de Rusia.

De acuerdo a la información provisional, las vacunaciones se reanudarán alrededor del 10 de noviembre, agregó.

La jueza ultraconservadora Amy Coney Barrett, nominada por el presidente Donald Trump para la Corte Suprema de Estados Unidos, compareció ante el Senado, donde fue cuestionada principalmente por los legisladores demócratas.

Y aunque se contuvo y no mostró muestras de exaltación, analistas refieren que no ofreció ningún indicio de cómo fallaría en caso de llegar a la Corte en casos importantes como el aborto o el futuro del Obamacare.

«Los jueces no pueden levantarse un día y decir: tengo una agenda, me gustan las armas, odio las armas; me gusta el aborto, odio el aborto. Y simplemente andar por ahí como una reina e imponer su voluntad al mundo», dijo con cierta ironía Barrett durante el segundo día de audiencias en el comité judicial del Senado.

Barrett, católica, de 48 años y madre de siete hijos, usó frases similares para evadir las preguntas de los demócratas; aseguró una y otra vez que ella no tiene ninguna agenda política y que su objetivo es apegarse a la Constitución para decidir cada caso por separado.

Además, enfatizó que «no se ha comprometido» con la Casa Blanca a fallar de ninguna forma en polémicos casos, como el de la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama (2009-2017) que evaluará la Corte en las próximas semanas.

Ante sus respuestas, los senadores demócratas, que están en minoría en el Senado y saben que no pueden frenar la confirmación de la jueza, están usando las audiencias para recordar a los estadounidenses lo que está en juego en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Los demócratas se están esforzando en retratar a Barrett como una jueza extremadamente conservadora y muchos pusieron hoy el foco en el derecho al aborto.

La senadora Dianne Feinstein, de 87 años y que durante su vida ha roto varias barreras de género, preguntó repetidamente a Barrett sobre sus ideas acerca del caso «Roe v. Wade», que legalizó el aborto en 1973 y le recordó lo que ocurría cuando ese procedimiento era ilegal en Estados Unidos.

«Como una estudiante universitaria en la década de 1950, vi lo que le pasaba a aquellas mujeres jóvenes que quedaban embarazadas en un momento en el que el aborto no era legal en este país. Yo fui a (la universidad de) Stanford y vi los viajes a México, vi cómo mujeres muy jóvenes intentaban hacerse daño. Eso es realmente preocupante», manifestó Feinstein.

Barret rechazó expresar su visión acerca del caso y dijo que no dará «un pulgar hacia arriba o hacia abajo» para respaldar o rechazar ningún asunto, incluido el aborto.

En varias ocasiones, la magistrada insistió en que será perfectamente capaz de separar sus decisiones judiciales de su religión.

«Tengo una vida repleta de personas que han tomado decisiones diferentes, y nunca he intentado, en mi vida personal, imponerles mis decisiones. Lo mismo ocurre en mi ámbito profesional», aseveró Barrett.

Durante las audiencias para confirmarla como jueza de la Suprema Corte, Barrett tuvo que enfrentarse a numerosas preguntas sobre sus creencias y su pertenencia al grupo religioso People of Praise.

Ese grupo tiene menos de 2,000 miembros y sus miembros creen en «profecías y curaciones divinas», según el diario The New York Times.

Hoy, Barrett dijo a los senadores que, cuando aceptó la nominación de Trump para el Supremo, sabía que su fe sería «caricaturizada» y su familia sufriría ataques; pero decidió seguir adelante porque quiere «servir a su país”.

Al respecto, los republicanos han acusado repetidamente a los demócratas de atacar la fe de Barrett, aunque en realidad ninguno ha aludido a sus creencias religiosas.

El objetivo de los republicanos es desacreditar a los demócratas y retratarles como un grupo de radicales, al mismo tiempo que buscan presentar a Barrett como una jueza extremadamente calificada.

En un momento de la audiencia, el senador John Cornyn, republicano por Texas, le pidió a la magistrada que sostuviera su libreta a la vista de todos con el objetivo de mostrar que estaba en blanco y que estaba hablando de memoria, haciendo referencia a casos legales sin ningún tipo de ayuda.

Los republicanos quieren confirmar a Barrett en el pleno del Senado el 22 de octubre, por lo que en caso de avanzar estaría en funciones antes de las elecciones del 3 de noviembre.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó esta mañana la firma de un acuerdo de pre-compra por parte del gobierno federal y los laboratorios AstraZeneca, Pfizer y CanSino para recibir, a partir de diciembre y durante el próximo año, cerca de 140 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 en caso de que se garantice su eficacia.

«No nos quedaremos rezagados frente a otros países. Que México sea de los primeros en tener la vacuna, por eso este acuerdo», dijo el mandatario previo a la firma del acuerdo.

Se detalló que se firmó con el laboratorio británico AstraZeneca una pre-compra de 77.4 millones de dosis de su vacuna, que ya se ha probado en 44,000 personas y se aplica en doble dosis, las cuales llegarán a México entre marzo y agosto de 2021.

Con la firma estadounidense Pfizer se acordó la pre-compra de entre 15.5 y 34.4 millones de dosis, cifra que dependerá de las necesidades del país, de su vacuna de doble dosis que ya se ha probado en 30,000 personas y que llegaría a México desde este diciembre y hasta diciembre de 2021.

Finalmente, con el laboratorio chino CanSino, se pactó una pre-compra de 35 millones de dosis de su vacuna, que solo requiere una dosis por persona, la cual se ha probado en 40,000 personas y llegarán a México desde diciembre de este año hasta septiembre de 2021.

«A partir de hoy, México está en la misma condición que Estados Unidos, la Unión Europea y otros países del mundo. Tenemos ya asegurados los cupos necesarios», informó el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

El titular de la SRE recordó que por instrucciones del presidente López Obrador, la cancillería desplegó una estrategia diplomática para tener acceso a un portafolio de vacunas candidatas. Detalló que la gestión diplomática se dio gracias al apoyo de las Secretarías de Salud y de Hacienda.

Según se detalló, con las dosis acordadas con AstraZeneca se vacunaría a 38.7 millones de mexicanos, con las de Pfizer a entre 7.7 y 17.2 millones, y con las de CanSino a 35 millones de mexicanos más.

El canciller Marcelo Ebrard reiteró que México se integró en el mecanismo multilateral COVAX que dirige la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el cual participan 18 proyectos de vacunas y que permitirá vacunar al 20% de la población de los países que participan.

Esto permitirá vacunar a 25 millones de mexicanos, por lo que sumado a las vacunas acordadas con los tres laboratorios, México alcanzará una cobertura de vacunación para  hasta 115.9 millones de persona.

«Con esto que les acabo de referir, si sumamos COVAX más las tres que acabo de referir, se estaría cubriendo a más de 100 millones de mexicanas y mexicanos porque el señor presidente ha insistido que nuestro país debe estar preparado para una cobertura universal», añadió Ebrard.

Por su parte, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó que el valor total de la compra de vacunas ascenderá 35 mil 153 millones de pesos, de los cuales ya se han pagado, como anticipo, cerca de 6 mil millones de pesos, y tiene previsto a finales de este año pagar otros 6 mil 812 millones de pesos más.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El Nobel de Medicina distinguió este lunes a tres científicos por el descubrimiento del virus de la hepatitis C, un hallazgo que ha hecho posible el desarrollo de nuevas pruebas sanguíneas y de medicinas para hace frente a un problema de salud global.

Los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice y el británico Michael Houghton fueron galardonados por la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska por su «contribución decisiva» en la lucha contra la hepatitis por transfusión, causante de la cirrosis y el cáncer de hígado, que ha permitido salvar «millones de vidas».

«Por primera vez en la historia, la enfermedad puede ser curada, aumentando las esperanzas de erradicar el virus de la hepatitis C de la población mundial», señaló el fallo, que resalta que todavía mueren más de un millón de personas al año de hepatitis por transfusión, una preocupación para la salud global comparable a la tuberculosis o al virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

La ciencia concluyó en los años cuarenta del siglo XX que existían dos tipos principales de infecciones hepáticas: una transmitida por agua o alimentos contaminados (la A) y otra, mucho más amenazadora para la salud, que se contagiaba por la sangre y fluidos corporales.

Dos décadas después, Baruch Blumberg descubrió que una forma de esa segunda clase de hepatitis era causada por lo que se llamó virus de la hepatitis B, un hallazgo que permitió el desarrollo de una prueba y de una vacuna efectiva y que fue premiado además con el Nobel de Medicina en 1976.

En esa época Alter, trabajando entonces en la sanidad pública estadounidense, se percató de que un número importante de personas que recibían transfusiones de sangre desarrollaban igualmente hepatitis debido a un agente infeccioso desconocido.

Luego demostró que la sangre de esos pacientes podía transmitir la enfermedad a chimpancés y que ese agente tenía las características de un virus.

Después de una década de esfuerzos infructuosos para tratar de aislar el virus, Michael Houghton recurrió a una estrategia innovadora, creando una colección de fragmentos de ADN de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado, a partir de la que se pudo identificar el virus.

Faltaba por determinar si el virus podía causar la enfermedad por sí mismo, una tarea que llevó a cabo Rice, quien gracias a la ingeniería genética, pudo generar una variante del ARN del virus inoculada luego con éxito en chimpancés.

Alter, Houghton y Rice suceden en el palmarés del premio a William Kaelin, Gregg Semenza y Peter Ratcliffe, ganadores el año pasado por revelar la relación de las células con el oxígeno. Los tres se repartirán los 10 millones de coronas suecas (1.1 millones de dólares) con que están dotados los Nobel este año.

La ronda de ganadores de los Nobel, que este año se anuncian con restricciones por el coronavirus, continuará mañana con el premio de Física, al que seguirán, por este orden, los próximos días los de Química, Literatura, de la Paz y Economía.

El gobierno federal prevé pagar esta semana los anticipos para vacunas contra COVID-19 que se aplicarían a los mexicanos, dijo este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El mandatario aseguró que el gobierno dispone de 10,000 millones de pesos para anticipos, dado que hay ofrecimientos de empresas.

López Obrador indicó que el gobierno está revisando de que haya seriedad en los acuerdos, para que no haya riesgos.

México, que mantiene pláticas con firmas de Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Italia y Rusia, acordó producir con Argentina la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca para América Latina, y forma parte de COVAX, una alianza global de acceso universal a las dosis liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Acabo de tomar la decisión de que, de inmediato, antes de que termine la semana, se entreguen ya los anticipos para la vacuna del COVID-19, porque tenemos disponibilidad de recursos y no nos queremos quedar afuera» dijo AMLO.

El pasado martes, el canciller Marcelo Ebrard informó que México suscribió su participación en el mecanismo Covax, el cual está alineado con la propuesta que el presidente López Obrador hizo en marzo pasado, para que se garantizara el acceso a las vacunas a precios justos.

«El compromiso es cubrir el 20 por ciento de la población del país y lo que se firmó equivale a 51.6 millones de dosis», señaló Ebrard.

Precisó que el portafolio de Covax da acceso a proyectos de: Moderna por parte de Estados Unidos; CureVac por parte de Alemania; Merck/Themis por parte de Estados Unidos; AztraZeneca, Universidad de Oxford por parte de Gran Bretaña; la Universidad de Hong Kong por parte de China; Novavax por parte de Estados Unidos; Clover BioPharma por parte de China, y la University of Queensland por parte de Australia.

A uno le encantan los reflectores; el otro les huye. Uno lleva poco tiempo en la política, pero ya le gustó; el otro lleva décadas y con grandes aspiraciones. La verdad es que ambos tienen aspiraciones y por ello, parte de las tensiones. Me refiero al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y al Canciller, Marcelo Ebrard, a quienes el presidente López Obrador ha encargado parte importante de las tareas que enfrenta México ante la pandemia.

Y aquí arranca el problema. Hugo López-Gatell quisiera ser la única figura que destaque en la estrategia para enfrentar al COVID. O si no la única, sí la principal y cuyas ideas sean las que prevalezcan en la toma de decisiones. Pero desde que el presidente López Obrador decidió, por motivos de austeridad, eliminar las ventanillas de Asuntos Internacionales de las Secretarías, la cancillería ha asumido un papel fundamental en la pandemia.

Primero para negociar la llegada apresurada de insumos médicos a México. Segundo para la repatriación de mexicanos varados o que murieron en el extranjero a causa de la enfermedad. Y tercero y más importante en estos momentos, para negociar el acceso a una vacuna cuando ésta esté disponible.

Estos trabajos que podrían haber recaído en el área de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Salud, se han vuelto responsabilidad de Relaciones Exteriores. Y por ello están obligados a trabajar en conjunto a dos políticos que se pelean por darle gusto al presidente pero cuyas personalidades no podrían ser más distintas.

Por un lado está el dogmático Hugo López-Gatell y por el otro el pragmático Marcelo Ebrard. López-Gatell ha decidido enfrentar a los empresarios del sector alimentos al señalar que sus productos “chatarra” son los culpables del mal estado de salud de los mexicanos y de ahí tantas muertes.

El subsecretario se ha negado a repensar la ‘estrategia’ de salud para enfrentar la pandemia. Prefirió burlarse irónico de las recomendaciones de los ex Secretarios de Salud. No ha sido claro sobre la importancia de utilizar mascarillas. El semáforo epidemiológico no ha sido una guía confiable. Ha virado entre querer todo el poder de decisión sobre como enfrentar la pandemia, pero al momento de revisar los contagios y las muertes ha eludido toda responsabilidad sobre sus lineamientos prefiriendo señalar una conspiración de medios de comunicación, empresarios y gobernadores en contra de la estrategia de comunicación de la Secretaría de Salud que él de facto encabeza.

Por el otro lado está el Canciller Marcelo Ebrard quién ha decidido trazar tres caminos para lograr que México tenga una vacuna. Uno, el multilateral, a través de la negociación con COVAX que debe formalizarse mañana. Dos, el bilateral, que son negociaciones directas con farmacéuticas de otros países como Janssen y Novavax, de EUA; Sputnik V, de Rusia; CanSino de China; CureVac de Alemania; Sanofi-Pasteur de Francia y ReiThera de Italia. Y tres, buscar recursos para producir una vacuna mexicana.

La idea es traer el menú de países y de relaciones a la puerta de la Secretaría de Salud para que de ahí tome el balón López-Gatell para aprobar la vacuna más segura y planee y organice la estrategia de distribución.

Pero ¡oh problema! El ego del Subsecretario y sus dogmas entran en acción. Veremos si como ha hecho tropezar al gobierno mexicano al lidiar con el coronavirus, no provoca también un desastre a la hora del acceso a tratamientos o vacunas.

Columna completa en El Universal

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este martes que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus, por lo que llamó a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

«El populismo y el nacionalismo han fracasado. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo», insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. La COVID-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

Señaló que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones.

«Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros», señaló.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Durante la Asamblea General de la ONU, Jair Bolsonaro aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas», dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente», añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump utilizó su discurso ante la Asamblea General para arremeter de nuevo contra China, a la que acusa de plantear «falsedades» sobre la  expansión del coronavirus, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

El inquilino de La Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna, dando pie a «una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», pero alega que, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

Además, ha criticado que el Gobierno chino, «y la Organización  Mundial de la Salud, que está ‘de facto’ controlada por China», aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la  enfermedad», añadió el republicano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que no afecta a México la suspensión temporal de los ensayos clínicos de la farmacéutica AstraZeneca, pues recordó que nuestro país tiene acuerdos con otras empresas que trabajan en el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19.

«Estamos inscritos en los principales proyectos de investigación para tener la vacuna a tiempo. No cambia, no varía, el que se haya presentado esta situación con una de las empresas (AstraZeneca) con las que tenemos convenio, pero tenemos una relación similar con dos o tres empresas que ya también están en Fase Tres de investigación», aseguró el mandatario.

AMLO señaló que AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford decidieron analizar la reacción que produjo en la práctica la vacuna que desarrollan. Dijo que de acuerdo a lo informado, los científicos estudiarán más sobre el caso, sobre la reacción que produjo, por lo que confió en que en los próximos días informen al respecto.

López Obrador insistió en que se tienen otras opciones para la vacuna contra el nuevo coronavirus, y recordó que diversos gobiernos del mundo han hecho planteamiento a México en relación a sus investigaciones, como Rusia, China y Estados Unidos.

«Entonces, decirle a la población que esto que sucede con esta vacuna que tienen que detener el proceso en tanto investigan qué sucedió, no afecta el que nosotros podamos disponer más temprano que tarde de la vacuna contra el COVID-19», declaró.

Sobre el tema de las vacunas, se informó que el fondo de riqueza soberana de Rusia firmó un acuerdo para exportar 32 millones de dosis de su vacuna «Sputnik-V» contra el coronavirus a la farmacéutica mexicana Landsteiner Scientific.

La entrega de la vacuna a México comenzará en noviembre, siempre que obtenga la aprobación de los reguladores mexicanos, precisó el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) en un comunicado.

Los reguladores rusos otorgaron una licencia a la vacuna para su uso doméstico a inicios de agosto luego de ensayos clínicos en humanos de etapas preliminares y de menor escala.

Actualmente, la vacuna está siendo probada en 40,000 personas en Rusia como parte de un estudio de mayor alcance iniciado el 26 de agosto.

La mexicana Landsteiner Scientific también distribuirá la vacuna, dijo RDIF.

«Hemos acordado entregar un gran volumen de la vacuna Sputnik-V, lo que ayudará al 25% de la población mexicana a recibir acceso a una inmunización de forma segura y efectiva», declaró el director de RDIF, Kirill Dmitriev.

Previamente, México dijo a Rusia que estaba dispuesto a llevar a cabo ensayos clínicos de etapas finales de la vacuna.

Nueve importantes desarrolladores de vacunas de Estados Unidos y Europa se comprometieron este martes a mantener los estándares científicos con los que se llevarán a cabo sus inmunizaciones experimentales, en medio de una carrera mundial apresurada para contener la pandemia.

Las compañías, incluidas Pfizer, GlaxoSmithKline y AstraZeneca, en una declaración conjunta hicieron un «compromiso histórico… para mantener la integridad del proceso científico mientras trabajan por posibles presentaciones regulatorias globales y aprobaciones de las primeras vacunas contra el COVID-19».

El movimiento inusual de prometer seguir reglas establecidas subraya un debate altamente politizado sobre qué acción se necesita para frenar rápidamente la propagación de la enfermedad mortal y reactivar los negocios y comercios globales.

El jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) dijo el mes pasado que el proceso normal de aprobación de una vacuna contra el COVID-19 podría pasarse por alto, siempre que los funcionarios estuvieran convencidos de que los beneficios superan los riesgos, lo que provocó un llamado a la precaución por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los desarrolladores a nivel mundial aún tienen que producir datos de pruebas a gran escala que muestren las infecciones reales en los participantes, sin embargo, Rusia aprobó una vacuna contra el COVID-19 el mes pasado, lo que llevó a algunos expertos occidentales a criticar la falta de pruebas.

«Al firmar el compromiso, Johnson & Johnson, AstraZeneca, BioNTech, GlaxoSmithKline, Merck, Moderna, Inc., Novavax, Inc., Pfizer Inc. y Sanofi subrayan un compromiso conjunto para desarrollar y probar posibles vacunas para COVID-19 de acuerdo con altos estándares éticos y principios científicos sólidos con respecto a la realización de nuestros ensayos clínicos y el rigor de nuestros procesos de fabricación», se lee en la declaración conjunta.

Las empresas añaden que se comprometen a enviar sus vacunas para su aprobación o autorización de uso de emergencia solo después de demostrar su seguridad y eficacia a través de un estudio clínico de Fase 3 diseñado y realizado para cumplir con los requisitos de autoridades reguladoras expertas.

El director de la china Sinovac Biotech dijo que la mayoría de sus trabajadores y sus familias ya han probado una vacuna experimental desarrollada por la firma, en el marco del programa de uso de emergencia del país.

«Queremos que se sepa que también en la situación actual no estamos dispuestos a comprometer la seguridad y la eficacia», dijo uno de los firmantes, Ugur Sahin, director ejecutivo del socio alemán de Pfizer, BioNTech.

BioNTech y Pfizer han planteado la posibilidad de revelar datos fundamentales de los ensayos en octubre, lo que podría colocarlos en el centro de la compleja política presidencial de Estados Unidos, previo a las elecciones del 3 de noviembre.

Según el comunicado, las nueve empresas se comprometen a seguir las pautas establecidas de las autoridades expertas reguladoras, como la FDA.

Los reguladores han enfatizado que no tomarían atajos, sino que priorizarían la carga de trabajo de revisión y permitirían pasos de desarrollo en paralelo que normalmente se manejarían consecutivamente

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este viernes que no espera una vacunación generalizada contra el Covid-19 antes de mediados de 2021.

Esto luego de que se informara que el gobierno de Estados Unidos acelerara los preparativos para distribuir una vacuna, incluso antes del 3 de noviembre, fecha en que se celebrarán las elecciones presidenciales.

«Un número considerable de candidatos ha entrado ahora en la fase 3 de los ensayos. Conocemos al menos de seis a nueve que ya han recorrido un buen trecho en términos de investigación», declaró una portavoz de la OMS, Margaret Harris, en reunión con la prensa en Ginebra.

«Pero en términos de calendario realista, no esperamos ver una vacunación generalizada antes de mediados del año próximo», agregó.

La portavoz explicó que la fase 3 de los ensayos clínicos, es decir la etapa de las pruebas masivos con voluntarios, llevaba tiempo pues los científicos deben verificar que las vacunas son eficaces y seguras.

Existe una gran competencia para poner a punto una vacuna contra el Covid-19.

En Estados Unidos, país con mayor número de muertos del mundo, los Centros de Prevención y Lucha contra las Enfermedades (CDC) pidieron «urgentemente» a los Estados que hagan lo necesario para que los centros de distribución de una futura vacuna puedan estar «completamente operativos antes del 1 de noviembre de 2020».

A fines de agosto, el presidente Donald Trump había prometido una vacuna para «este año» contra el Covid-19.

En Ginebra, Soumya Swaminathan, científica jefe de la OMS, explicó esta semana que la organización trabaja con expertos de todo el mundo para «proponer criterios» en materia de seguridad y eficacia de las futuras vacunas.

«Nos gustaría ver una vacuna con una eficacia de al menos 50%, y de preferencia mayor», remató.

La OMS también informó este viernes que «no avalará» una vacuna contra el coronavirus si no es segura y eficaz,.

«Tenemos unas cuantas que son prometedoras. No serán utilizadas hasta que se haya establecido que son eficaces y seguras, eso es lo que yo quisera garantizar al mundo», declaró  el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Según la OMS, hay 176 proyectos de vacunas en curso en el mundo, de los cuales 34 están en fase de ensayos clínicos, lo que significa que empezaron a ser probados en seres humanos. Entre estos, ocho se hallan en la fase tres, la más avanzada.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que ha enviado hoy una carta a cada uno de los 194 países miembros de esta institución, invitándoles a unirse a la plataforma creada para garantizar un acceso justo a la vacuna contra el Covid-19.

Explicó que la iniciativa nació de la necesidad de evitar que vuelva a ocurrir lo que se vio al inicio de la pandemia: países que no tenían acceso a materiales de protección para su personal médico porque otros los acapararon o por la parálisis del transporte aéreo.

Una vez que la OMS haya identificado que una candidata a vacuna ha superado todas las pruebas, su Comité de Estrategias ofrecerá recomendaciones sobre su uso justo y apropiado, explicó Tedros en una conferencia de prensa.

Lo que hasta ahora se sabe, es que la OMS propondrá que la asignación de vacunas se haga en dos etapas.

En la primera de ellas, cada país que forme parte de la plataforma recibirá un cantidad proporcional de vacunas, lo que permitirá reducir el riesgo total de transmisión del coronavirus.

Según Tedros, en la mayoría de países la fase 1 cubriría al 20% de la población, lo que protegería prácticamente a todos los grupos de riesgo, como trabajadores de la sanidad y sociales, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

«Si no protegemos del virus a estos grupos de alto riesgo, no podremos estabilizar los sistemas de salud y reconstruir la economía global», recalcó el responsable de la OMS.

En la segunda fase se tendrá en cuenta la vulnerabilidad de cada país, agregó.

Tedros insistió en que ningún país, por más poderoso que sea, tiene acceso al mismo tiempo a la investigación y desarrollo científico, a la capacidad de manufactura y a toda la cadena de suministros necesarios para el material y las medicinas esenciales.

Expuso que el ejemplo más práctico es que las vacunas que sean desarrolladas en un determinado país requerirán tubos de vidrio con sus tapones que serán producidos en otro, usando probablemente materiales que vendrá de un tercer país.

«Necesitamos producir rápidamente miles de millones de dosis para llegar a todos los que necesitan una vacuna, lo que significa que necesitaremos cientos de millones de tubos de vidrio y medios para transportarlos de forma efectiva», señaló el director general.

Para la OMS, cada brote infeccioso es un desafío, pero Tedros afirmó hoy que, desde el punto de vista logístico, la epidemia actual ha sido el mayor de todos los que la organización había conocido hasta ahora.

El gobierno alcanzó un entendimiento con tres empresas para participar en la fase 3 de sus ensayos clínicos de la vacuna contra Covid-19 y así garantizar su acceso, informó esta mañana el canciller Marcelo Ebrard.

Las pruebas serán de la compañía estadounidense Janssen Pharmaceuticals, filial de Johnson & Johnson, y las chinas Cansino Biologics y Walvax Biotechnology, precisó el titular de la Secretaría de Relaciones  Exteriores (SRE) al participar en la conferencia matutina del presidente López Obrador.

Con esto, México tendrá un total de cuatro pruebas de la vacuna entre septiembre y enero, señaló Ebrard, quien a finales de julio anunció la participación del país en la fase 3 de la empresa francesa Sanofi-Pasteur.

Además, dijo que el gobierno ha establecido «contacto directo» con 15 de los laboratorios internacionales «más adelantados» en el desarrollo de la vacuna.

«Nuestra tarea es ubicar, dialogar, sean gobiernos, sean empresas, sean organismos multilaterales, y que México esté incluido, que México tenga acceso a tiempo, esa es la tarea», sostuvo el funcionario.

El gobierno federal ha establecido como prioridad el acceso a las vacunas y tratamiento contra el Covid-19, que ha dejado más de 485 mil contagios y 53 mil muertos en el país.

El canciller recordó que el presidente Andrés Manuel López Obrador planteó ante el G20 la necesidad de garantizar el acceso universal a las vacunas.

También citó la resolución que promovió México ante la ONU para fomentar la distribución equitativa de este y otros productos médicos.

«Nuestra tarea es buscar que se den estos entendimientos y que en México se puedan llevar entonces, en su caso, estos ensayos clínicos y se garantice el acceso de la vacuna correspondiente», añadió el canciller.

Aunque se ha dicho que se busca un acceso preferencial, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este lunes que México cuenta con una partida especial de hasta 100,000 millones de pesos para comprar las dosis necesarias de a vacuna.

«En el caso de que tengamos que comprar las vacunas hay presupuesto, estamos ya estimando el costo de dosis, en estas investigaciones que se están llevando a cabo hay empresas, y esto lo celebramos, que al poner la vacuna al servicio de la gente están diciendo que no va a tener propósito de lucro», afirmó.

El titular de la SRE expuso que también hay cooperación con los gobiernos de Reino Unido, Francia y Alemania.

Ebrard Casaubón actualizó que han repatriado a 16,874 mexicanos que estaban varados en el exterior por las restricciones de viaje de la pandemia. Además anunció que el Consulado de México en Los Angeles realizará 1,500 pruebas para mexicanos y personas de origen hispano que residan en esa zona.

China ofreció un crédito de 1,000 millones de dólares para apoyar el acceso de los países de Latinoamérica y el Caribe a una vacuna contra el Covid-19 una vez esté lista, confirmó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

«El canciller chino destacó que la vacuna desarrollada en su país será un bien público de acceso universal y que su país destinará un préstamo de mil millones de dólares para apoyar el acceso de las naciones de la región al antídoto», relató la cancillería en un comunicado.

El anunció fue hecho luego de una reunión virtual entre el canciller chino, Wang Yi, y sus homólogos de Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

Más de 150 vacunas están siendo desarrolladas a nivel global con el objetivo de ayudar a poner fin a la pandemia que ha causado más de 616,000 muertes alrededor del mundo. Pero aún está por verse si alguna de ellas tendrá éxito.

Datos iniciales de los ensayos de tres potenciales vacunas contra el Covid-19, incluida una de la empresa china Cansino Biologics, aumentaron la confianza en que el antídoto puede entrenar al sistema inmune para luchar contra el coronavirus sin efectos secundarios graves.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha dicho que el descubrimiento de una vacuna es apenas el primer paso y que es de vital importancia garantizar su acceso, sobre todo a los países más desfavorecidos y golpeados por la pandemia, como los latinoamericanos

Adicional, se informó que la vacuna experimental desarrollada por China National Pharmaceutical Group (Sinopharm) podría estar lista para su uso público a finales de este año. Anteriormente, la empresa preveía que la vacuna estaría disponible en 2021.

El presidente de Sinopharm, Liu Jingzhen, dijo a la emisora estatal CCTV que la compañía espera terminar la fase final de las pruebas en humanos dentro de unos tres meses.

Sobre el ofrecimiento de China, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que México está muy agradecido con Xi Jinping y con su gobierno, por el envío de materiales y equipos médicos, los cuales agradeció personalmente cuando sostuvo una llamada con Jinping.