Tag

visita

Browsing

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva confirmó este miércoles, durante una visita a México y luego de reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que volverá a competir por la presidencia de su país, en octubre próximo.

«Pensamos disputar las nuevas elecciones en Brasil», afirmó el exmandatario durante su participación en la segunda Asamblea de Legisladores de Morena, partido fundado por López Obrador, y que se llevó a cabo en la Ciudad de México.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) despejó así la incógnita sobre su candidatura para convertirse por tercera ocasión en presidente de su país.

El símbolo de la izquierda latinoamericana afirmó ante legisladores de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM), que mantiene la energía de cuando comenzó en la vida política y consideró que América Latina necesita una nueva gobernanza tal como, según él, ha sucedido en México.

«Puedo decirles que hoy vine a México para aprender con ustedes, (para aprender) cómo es posible que con mucha disposición y tenacidad cambie la historia de un país», indicó. Dijo que lo que Morena está haciendo en tan poco tiempo de gobierno es «de una grandeza extraordinaria que tal vez lleve cierto tiempo para que todos entiendan que está sucediendo una revolución política».

Da Silva exaltó las similitudes que tiene el gobierno del presidente López Obrador, con los ideales de su partido, como la atención a las causas pobres y el trabajo para el pueblo. Aseguró que de ganar las elecciones en octubre próximo «no vamos a abdicar patrimonio que fue adquirido por el pueblo».

Indicó que su partido puede tener plena seguridad de que es un partido hermano del mexicano Morena.

Da Silva destacó que tras la reunión con AMLO, asumió el compromiso de venir a México «para consolidar la más grande relación política que se dará en 2023».

Y afirmó que al igual que López Obrador busca que respete a su pueblo, «a nuestra soberanía, a nuestra cultura y respeto para que podamos decidir qué podemos hacer».

Exaltó que busca culminar el proyecto que inició hace casi 20 años al frente de su país. «En 13 años hicimos lo que la elite brasileña no logró hacer en un siglo de inclusión social», puntualizó.

Su visita a México se produce mientras Brasil se prepara para celebrar en octubre las elecciones presidenciales, en las que se espera que Lula y el actual presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, sean los principales contendientes.

La intención de voto de Da Silva se fortaleció desde que recuperó sus derechos políticos en marzo del 2020, luego de que un juez del Supremo Tribunal Federal brasileño anulara todas sus condenas y posibilitara su participación en la carrera por el poder.

La secretaria de Energía de los Estados Unidos, Jennifer Granholm, llegó esta mañana a México, y se dirigió a la cancillería, donde fue recibida por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

La comitiva de Granholm llegó a la cancillería cerca de las 10:00 horas, en medio de un operativo de encabezado por el Servicio Secreto de los Estados Unidos, y en el que también participaron autoridades federales y policías de la Ciudad de México.

La cancillería informó que se llevó a cabo un diálogo con la funcionaria y su comitiva, en seguimiento a las conversaciones que han tenido los presidentes Joe Biden y López Obrador, en el que se analizaron los acuerdos conjuntos y las oportunidades de colaboración en materia de energías renovables, para los próximos años.

Ebrard indicó a través de sus redes sociales que entre los temas que se tocaron durante el encuentro estuvieron: electromovilidad, energías limpias, transición energética y cambio climático.

Como parte de su agenda, Granholm se reunirá en Palacio Nacional con el presidente López Obrador. El encuentro se tiene programado para esta tarde, a las 18:00 hrs. No habrá un mensaje a medios, pero se espera que en la mañanera de este viernes el presidente pueda dar algunos detalles; la funcionaria ofrecerá un mensaje a medios mañana al medio día.

Sobre su reunión con Granholm, AMLO dijo esta mañana que era «bienvenida, bien recibida» y que el tema central de su charla sería informar sobre la política energética de México.

López Obrador también indicó que le agradecería, pues el gobierno de Estaos Unidos ha sido respetuosos de la política independiente en materia de energía que tiene su gobierno. En los agradecimientos también estará el haber autorizado la compra de la refinería Deer Park, ubicada en Texas.

En ese sentido, AMLO indicó que mañana se hará un anuncio, «una muy buena noticia sobre energía, una muy buena noticia para poder decir ¡Viva México!, así, con fuerza, ¡viva México!». No reveló mayores detalles.

Sin embargo, esta tarde, la agencia Reuters reveló que México asumirá este jueves el control de la refinería Deer Park, además de que se logró un acuerdo, como parte de la compra de la refinería, donde Shell suministrará por al menos 15 años crudo a la refinería.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este lunes que esta semana recibirá a la secretaria de Energía de los Estados Unidos, Jennifer Granholm, con quien tratará temas bilaterales, donde no descartó explicar la reforma eléctrica que envió al Congreso.

«Va a estar la secretaria de Energía del gobierno de Estados Unidos en México esta semana, vamos a recibirla y tratar asuntos de interés», adelantó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional.

Señaló que Granholm se reunirá con la titular de Energía de México, Rocío Nahle, y con el canciller Marcelo Ebrard, además de que será recibida en Palacio Nacional. «No tengo todavía claro el programa, ya está, lo tiene la Secretaría de Relaciones Exteriores, pero yo no lo conozco, sé que voy a recibirla», apuntó.

Aunque no detalló los temas que se tratarán, dijo que hablarán de todo pues no hay ningún tema «intratable ni vedado», además dijo que le informará del «por qué de la reforma eléctrica si hace falta y si ella quiere conocer mi opinión se la voy a dar y otros temas que puedan salir», apuntó.

Asimismo, dijo que aprovechará para agradecerle por permitir la compra por parte de México de la refinería de Deer Park «porque ellos permitieron el que compráramos a Shell la refinería», dijo.

El mandatario aprovechó también para anunciar que ya está listo el pago para la refinería Deer Park, para lo cual la Secretaría de Hacienda autorizó 20,000 millones de pesos, y confirmó que en próximos días se concretará la compra. «Ya se está avanzando en la compra en unos días vamos a informarles cuando se lleve a cabo el pago», aseveró.

Señaló que el encargado de la compra será el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, y, de ser necesario, algún funcionario de la Secretaría de Hacienda.

Con esta refinería en Houston y la que se construye en Dos Bocas, además de la coquizadora de Tula, el Gobierno espera incrementar su capacidad de refinación en cerca de 700,000 barriles diarios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló este lunes que contempla realizar una gira por Centroamérica, visitando distintos países de la región, aunque no ofreció detalles o fechas.

“Estoy pensando hacer una gira este año a Centroamérica, la iría a visitar, todavía no tengo el tiempo definido pero sí tengo interés (…) he salido tres veces y las tres a Estados Unidos, una a Nueva York y dos a Washington, entonces, me falta el sur”, dijo AMLO.

López Obrador hizo este comentario tras confirmar que se reunirá el próximo 15 de enero, en la Ciudad de México, con la presidenta electa de Honduras, la izquierdista Xiomara Castro. AMLO aprovechó para reiterar en que le alegran las victorias de los candidatos progresistas en el continente.

“Afortunadamente, con democracia, ha ido avanzando el movimiento progresista, y eso es muy bueno”, continuó.

Sobre la posibilidad de que dentro de su gira visite Nicaragua, gobernada por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, que este lunes inicia su quinto periodo presidencial bajo acusaciones de fraude, López Obrador prefirió no opinar.

“No queremos pleito con nadie, México siempre ha buscado la conciliación y por eso nos tienen confianza, por eso hasta se le pide a México que actúe como intermediario en conflictos internacionales”, dijo el mandatario.

En este tema, dijo «desconocer» la decisión de la cancillería de mandar una delegación mexicana al acto de investidura de Ortega. Sin embargo, rápidamente pidió ver «si daba tiempo» de que alguien asistiera, pues dijo, México no tiene pleitos con ningún país.

Así, en cuestión de minutos, revirtió la decisión del canciller Marcelo Ebrard; y anunció que sería Ramiro Ayala, jefe de la cancillería en la embajada de México en Nicaragua, quien estaría presente en el acto. Explicó que el funcionario es el encargado de negocios de México en dicho país, pues no hay embajador por el momento.

AMLO calificó la decisión de no enviar a un representante como una «imprudencia».

“Nosotros tenemos buenas relaciones con todos y no queremos ser imprudentes. Sí (sería una imprudencia), porque nosotros no podemos hacer a un lado nuestra política de autodeterminación de los pueblos y de independencia», respondió al ser cuestionado sobre el tema.

Incluso aprovechó para reiterar que su administración no se conduce como el gobierno de Peña Nieto, cuando, por quedar bien con otro gobierno, expulsó al embajador de Corea del Norte. «México es libre y soberano, la política de México está bien definida en el artículo 89 de la constitución, tenemos muchísimos antecedentes», añadió.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunirá el próximo lunes con el enviado especial para el clima del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, John Kerry, con el fin de evaluar el programa Sembrando Vida.

«Vamos al municipio de Balancán, cerca de Guatemala, y viene de visita a esta cita John Kerry, enviado del presidente (Joe) Biden para cuestiones del cambio climático y viene para ver el programa Sembrando Vida», anunció López Obrador en su conferencia matutina.

El encuentro tendrá lugar en el estado de Tabasco, tierra natal de López Obrador.

Sembrando Vida es uno de los programas estrella del gobierno de López Obrador, que entrega apoyos de 4,500 pesos mensuales a los campesinos que siembren árboles en sus tierras.

Sin embargo, de acuerdo con una investigación realizada por GATOPARDO, lejos de mejorar la vida de los beneficiarios y las condiciones del medio ambiente, Sembrando Vida, está condenado al fracaso, ya que entre otras cosas, no están tomando en cuenta que las plantas que se siembran no están madurando. Además, para poder acceder al programa, en muchos casos los campesinos tuvieron que desmontar sus terrenos y quitar plantas y árboles que ya estaban en los terrenos.

La investigación a cargo de la periodista Nadia Sanders señala que algunos de los campesinos aseguran que muchos de los terrenos no son aptos para los planes que tiene el gobierno federal. Además el gobierno estaría haciendo poco para garantizar la durabilidad del proyecto, pue sno se les pide a los agricultores que firmen contratos.

Aun así, México está exportando este programa a países de Centroamérica para desarrollar la región y frenar la migración forzada, e incluso ha pedido al gobierno de Estados Unidos que lo apoye.

El presidente Biden agradeció días atrás en una carta a López Obrador por la «financiación e implementación» del programa en Centroamérica, y se comprometió a aumentar la «inversión» de Estados Unidos en la región.

Kerry llegará a México poco más de una semana después de que el secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, estuvieran en Ciudad de México para rediseñar la estrategia de seguridad entre Estados Unidos y México

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que su gobierno envió una invitación a su homólogo estadounidense, Joe Biden, para una posible visita a México.

«Hay esa posibilidad. Nosotros le formulamos una invitación para que él visite México y tener una reunión, está proponiéndose para finales de septiembre», dijo el presidente en su conferencia de prensa matutina.

El anuncio se da luego de que el mandatario se reuniera con la delegación de alto nivel estadounidense que visitó la Ciudad de México ayer, encabezada por el asesor en Seguridad Nacional de Biden, Jake Sullivan, en el que se discutieron las estrategias para frenar el flujo migratorio y la reapertura de la frontera, entre otros temas.

En un comunicado difundido la noche de ayer, el gobierno federal dijo que en ese encuentro se acordó establecer una ruta de trabajo para un posible encuentro entre López Obrador y Biden. También se acordó el trabajo en conjunto para migración, así como programas de cooperación para impulsar el desarrollo en Centroamérica y el sur de México.

AMLO recibió durante dos horas en Palacio Nacional a la delegación estadounidense, con quienes tuvo una «conversación amplia» que derivó en «acuerdos y coincidencias».

«La reunión de ayer también fue muy provechosa, muy buena para los dos países. La llamada de anteayer con la vicepresidenta Kamala Harris, lo mismo», expresó López Obrador.

El presidente explicó que abordaron «cómo fortalecer América del Norte y toda América ante el crecimiento comercial de Asia», por lo que habrá un diálogo de alto nivel al respecto en un próximo encuentro en Estados Unidos.

Ambos gobiernos exploran «un acuerdo general», que incluye cooperación económica, la crisis migratoria, el desarrollo de Centroamérica y la reapertura de la frontera común, cerrada a los viajes no esenciales por la pandemia de COVID-19.

«Se está haciendo el llamado a que se abra la frontera, ellos están en ese tenor, ellos están de acuerdo. Sin embargo, vino esto del incremento de contagios y la variante Delta y se está analizando. Pero existe atención para que se normalice lo más pronto posible», expresó.

Recordemos que a inicios de junio, López Obrador recibió a la vicepresidenta Kamala Harris, quien también visitó Guatemala para tratar fundamentalmente la migración de personas indocumentadas hacia Estados Unidos.

A finales de septiembre están previstos los festejos por los 200 años de la independencia de México y ha sido habitual que López Obrador invite a mandatarios extranjeros a este tipo de conmemoraciones.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre el clima de tensión y violencia que se vive en Aguililla, Michoacán, donde grupos del crimen organizado se disputan el territorio, además de que se han registrado confrontaciones entre la población y los militares.

«Un llamado a la población de Aguililla y de toda esa región de Michoacán, a la gente, a los campesinos, a los productores, a los comerciantes, a religiosos, a todos, a que se ayude a conseguir la paz, que no se tome el camino de la violencia, de la confrontación, que hagamos a un lado el odio, el rencor, que llevemos a la práctica el principio del amor al prójimo, que no nos hagamos daño, no a la violencia, sí a la paz, al diálogo», respondió el presidente.

López Obrador pidió a la población que no se dejen manipular por los grupos delictivos,  que dijo, tienen otros propósitos a pesar de que aparentan que son buenos con el reparto de despensas o ayudas. Dijo que los criminales solo utilizan a la población.

«Nosotros estamos en la mejor disposición de ayudarlos, a toda la población, pero que no opten, que no decidan por querer resolver las cosas con violencia. Se los pide el presidente de México», dijo AMLO.

El mandatario aseguró que conoce muy bien El Aguaje, Aguililla, y toda esa región de Michoacán, cuyos ciudadanos son un «pueblo bueno, un pueblo trabajador».

AMLO reconoció que hay dos o tres grupos criminales que tienen presencia en la zona, que son quienes quieren apoderarse del territorios y provocar confrontación y pérdidas de vidas humanas, incluso de quienes pertenecen a las bandas criminales.

«No estoy de acuerdo con la vía violenta, soy pacifista; que, aunque se burlen porque tengo una razón de fondo, aunque se burlen, voy a seguir diciendo: Abrazos, no balazos. La paz es fruto de la justicia. No se puede enfrentar la violencia con la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal, no se puede apagar el fuego con el fuego», reiteró el presidente.

Sobre la situación que se vive en Aguililla, dijo que el Ejército y la Guardia Nacional mantendrán su presencia ahí, pues no puede dejarse sin protección a la gente; sostuvo que las fuerzas armadas se retiraran, se corre el riesgo de que se convierta en terreno de nadie y que controle quien se imponga mediante la violencia.

Rechazó que se vaya a dejar en manos de los grupos de autodefensa las tareas de seguridad, tal como se hacía en gobiernos anteriores; aseguró que eso fue un grave error que causó muchas vidas.

Sobre si está considerando visitar la zona, a donde incluso el representante del Papa en México, el nuncio apostólico Franco Coppola, visitó en abril pasado, López Obrador dijo que que «a ver cuándo puedo ir», lo que evidenció que no está dentro de sus planes a corto plazo.

Justificó su posición al decir que no quiere visitar Aguililla para no hacerle «el caldo gordo» a la prensa amarillista y a sus adversarios. «¿Se imaginan? Si voy a estar en eso, híjole, el Reforma y El Universal, y las televisoras y todos hablando nada más de eso», refirió el mandatario.

El ingeniero Carlos Slim visitó la tarde de ayer Palacio Nacional, donde se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO); además de compartir una comida con el mandatario, sostuvieron una reunión de trabajo donde abordaron temas como la conectividad del país, proyectos de inversión en infraestructura, temas económicos, y la línea 12 del Metro.

Sobre éste último tema, Slim Helú afirmó que la construcción de la llamada línea dorada no tuvo vicios ni problemas de origen como se ha especulado, y como muestra de ello señaló que en los últimos 10 años ha dado servicio a millones de pasajeros.

«En el caso de la Línea 12 yo estoy convencido de que lo hicieron los mejores calculistas de México, hicieron los cálculos, el diseño y si recordarán en octubre del 2012, se dio el visto bueno del proyecto, ya lo que se había hecho por los expertos internacionales, lo cual yo estoy convencido que desde su origen no tiene vicios», dijo Slim en un breve encuentro con los medios a las afueras de Palacio Nacional.

Afirmó que la línea tuvo los vistos buenos necesarios al grado que el mismo presidente de la República, en ese entonces Felipe Calderón, realizó un viaje en compañía de personas entre las que se encontraba él, el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, el jefe de gobierno electo, Miguel Ángel Mancera.

Señaló que además de los millones de pasajeros que se han visto beneficiado por la línea 12, también se deben considerar otros aspectos, como los sismos que en este tiempo se han presentado, que dijo, «creo que 12 sismos de más de seis grados».

Independientemente de las causas que originaron el colapso del pasado 3 de mayo de un tramo elevado de la línea 12, que dejó 26 muertos y más de cien heridos, Slim dijo que el interés de su empresa es rehabilitar el tramo en el que participaron en su construcción.

En ese sentido, señaló que los costos por los trabajos de rehabilitación serán absorbidos por Grupo Carso.

Al respecto, esta mañana el presidente López Obrador agradeció al empresario que se ofrezca a reparar por completo el tramo accidentado de la línea 12 que construyó Grupo Carso.

«Él (Slim) vino ayer a expresarme que se va a hacer cargo de la reconstrucción de todo el tramo (…) «Independientemente de si tiene pruebas que él asegura tener. Y le creo, de que entregó la obra, la recibieron y fue una obra concluida. Independientemente de esto y de que además la autoridad judicial tiene que hacer la investigación», puntualizó el mandatario.

Añadió que Slim cuidará que la obra quede con toda la seguridad necesaria y sin que le cueste al pueblo, sin pedir nada de presupuesto.

AMLO reiteró que el compromiso es que no se espere a que las investigaciones arrojen resultados para comenzar con la rehabilitación, pues tanto él como Slim han acordado en que debe estar funcionando en máximo un año, en beneficio de la gente.

López Obrador confió en que el resto de las empresas implicadas hagan lo mismo.

El subdirector de la CIA, David Cohen, se encuentra en México para preparar la visita a nuestro país de la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, prevista para el próximo 8 de junio, informó este jueves la cancillería.

Harris visitará Guatemala y México entre el 7 y el 8 de junio para abordar principalmente asuntos migratorios y de la pandemia de COVID-19.

Como parte de los preparativos de esa gira, este jueves se celebraron «reuniones de coordinación entre David Cohen, subdirector de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), y funcionarios de las secretarías de Defensa Nacional y Marina Armada, así como del Centro Nacional de Inteligencia de México», detalló un comunicado de la SRE.

También hay pláticas entre personal de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de la embajada estadounidense en México para analizar otros detalles de la visita.

El viaje de Harris a México «tiene por objeto continuar con las conversaciones en materia de migración y desarrollo regional, cooperación frente a la pandemia y reactivación económica que, entre otros más, han estado en el centro de la agenda bilateral», indicaron las autoridades.

Recordemos que Harris ha sostenido dos reuniones virtuales con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la última de ellas el pasado 7 de mayo.

En esa oportunidad, ambos líderes se comprometieron a cooperar para resolver los problemas de fondo, como la violencia y la pobreza, que empujan a centroamericanos a tratar de emigrar sin papeles a Estados Unidos.

Y aunque ayer transcendió en diversos medios que William J. Burns, director de la CIA era quien había arribado a nuestro país, esta mañana el presidente López Obrador aseguró que será en los próximos días cuando el funcionario estadounidense llegue al país, donde será «bien recibido».

«Va a llegar, está por visitar México, hoy me informaron en la mañana, pero creo que va a llegar en unos días más y es bien recibido», dijo AMLO en su rueda de prensa matutina.

La visita del director de la CIA ocurrirá en medio de las nuevas reglas del gobierno de México para limitar el trabajo de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) y otros agentes de seguridad extranjeros tras una reforma a la Ley de Seguridad Nacional.

AMLO defendió que tiene que haber comunicación con las agencias del gobierno de Estados Unidos, tales como la CIA, la DEA, el FBI, quienes tendrán que presentar sus solicitudes a través de la vía diplomática.

Burns es un veterano diplomático que acumula tres décadas de experiencia en el servicio exterior y que, entre otros cargos, ha sido embajador en Rusia (2005-08) y adjunto al Secretario de Estado (2011-14).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que planea visitar la frontera sur para discutir con gobernadores y alcaldes de la región cómo frenar la migración de menores, algo que es una preocupación creciente para Estados Unidos.

Y es que Washington ha pedido a México, Guatemala, Honduras y El Salvador que ayuden a reducir el número de niños migrantes que llegan a la frontera estadounidense con México.

López Obrador dijo que el deseo de proteger esos derechos es el motivo de los esfuerzos de México para frenar el flujo de niños migrantes. «Para cuidar a los niños vamos a reforzar la vigilancia, la protección, el cuidado en nuestra frontera sur porque es defender los derechos humanos», afirmó.

Informó además que el director de la agencia de protección infantil y familiar de México se mudaría a Tapachula hasta que mejore la situación.

El número de niños migrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos se ha vuelto un problema creciente para el gobierno de Biden, que continúa regresando a la mayoría de los migrantes a México, pero ha dicho que no lo hará en los casos de menores no acompañados.

Recordemos que a finales de marzo, Biden dijo que la vicepresidenta Kamala Harris estaría a cargo de las gestiones estadounidenses en México y Centroamérica para responder a las causas de la migración.

Al respecto, la vicepresidenta de Estados Unidos adelantó que planea viajar a México y Guatemala con el objetivo de supervisar la respuesta del gobierno estadounidense al aumento de migrantes en la frontera sur, en una encomienda directa del presidente Biden.

Harris dijo a los periodistas que no tiene previsto viajar a la frontera de su país, pero que sí tiene planeado visitar México y Guatemala, aunque no especificó una fecha.

«Tenemos planes para ir a Guatemala tan pronto como sea posible dadas las restricciones debido al COVID-19 y a otras cosas de esta naturaleza», indicó Harris, quien señaló también que Biden le pidió al secretario de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, que se ocupe de la frontera.

«A mí me encomendaron abordar las causas fundamentales» que llevan a la migración, afirmó la vicepresidenta, que este miércoles dirigió una rueda virtual con expertos como parte de su rol para encausar la diplomacia con México y los países del Triángulo Norte de América Central.

Harris insistió en que se tienen que abordar los síntomas del fenómeno, aunque también se tiene que lidiar con las causas de raíz, ya que de otra forma «estamos ante un sistema de perpetuación».

La vicepresidenta indicó que en la migración desde América Central inciden varios factores como las condiciones climáticas extremas que afectan la actividad agrícola, la violencia, la corrupción y la inseguridad alimentaria, y agregó que con respecto al Triángulo Norte, Estados Unidos tiene la oportunidad de darle a la gente «un poco de esperanza para que se puedan quedar en casa».

Harris también matizó que lo que el gobierno estadounidense pueda hacer no va a arreglar los problemas «de la noche a la mañana», pero que su misión consiste en identificar lo que se puede hacer para ayudar con «el desarrollo económico» de la región.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, expresó este miércoles su «felicidad» de regresar a México pero esta vez «ya no en calidad de refugiado», en referencia a su exilio junto a Evo Morales durante la crisis boliviana de 2019.

«Es una felicidad venir a México, esta vez ya no en calidad de refugiado, de asilado, ante el golpe perpetrado en mi país en noviembre de 2019», expresó el mandatario al intervenir en la conferencia de prensa de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Arce recordó que ese año estuvo en México hasta que regresó a Bolivia para ser candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

Dijo que recibió «mucha solidaridad» del pueblo mexicano «cuando caminaba las calles» y subrayó: «Esta solidaridad nunca la vamos a olvidar, la vamos a mantener en un lugar de nuestros corazones todos los que hemos sufrido persecución política».

Reivindicó que como ministro de Economía de Morales logró reducir la pobreza extrema del 38% al 15%, y que la economía crecía hasta que «vino el golpe de Estado» que les dejó un país quebrado.

«Para mí es simbólico venir al país que me cobijó, que se solidarizó con el proceso de cambio en Bolivia. Venimos a decirle, presidente Andrés Manuel López Obrador, que recuperamos nuestra democracia en Bolivia», sentenció.

Arce llegó anoche a México en su primer viaje al exterior como presidente para reunirse con López Obrador, quien en noviembre de 2019 tomó la decisión de asilar a Evo Morales y a varios de sus colaboradores tras la crisis desatada en el país.

Tras reunirse brevemente en Palacio Nacional, ambos mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que López Obrador dijo que Arce es «nuestro amigo, compañero y hermano».

AMLO aseguró que el presidente de Bolivia «es fruto de un movimiento indígena, popular, democrático» que «demostró una nueva manera de gobernar a favor del pueblo y en especial de los más pobres».

El morenista destacó que fue un Gobierno surgido de regímenes autoritarios, un gobierno encabezado por Evo Morales que durante más de una década, creció más que ningún otro país del continente americano.

Por la tarde, Arce será nombrado Huésped Distinguido de la Ciudad de México por parte de la jefa del Gobierno, Claudia Sheinbaum, y participará en una sesión solemne en el Senado.

Su viaje concluirá mañana con una visita junto a López Obrador al estado de Campeche para conmemorar la victoria indígena sobre los conquistadores españoles en la batalla de Chakán Putum.

El presidente estadounidense, Joe Biden, descartó este martes visitar «por ahora» la frontera con México, a pesar de la crisis migratoria generada por la llegada masiva de menores y familias indocumentadas en las últimas semanas.

«No por ahora», respondió Biden a la pregunta de un periodista de si planea visitar próximamente la frontera con México, en un breve intercambio antes de subir al helicóptero presidencial para viajar a Pensilvania.

Y es que La Casa Blanca afronta una creciente presión para responder a la situación de los miles de menores indocumentados que se encuentran en centros de detención de las autoridades fronterizas o en albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Según la cadena CBS News, más de 4,200 niños inmigrantes no acompañados permanecían hasta el domingo en instalaciones de detención de corto plazo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), entre ellas algunas no aptas para albergar menores.

Ante esa situación, Biden envió a comienzos de este mes a una amplia delegación de sus asesores a visitar la frontera en el estado de Texas y ha tomado varias medidas, como la de movilizar durante 90 días a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) para atender a los menores.

Sin embargo, La Casa Blanca se ha resistido a describir la situación en la frontera con la palabra «crisis», que sí utiliza en cambio la oposición republicana; la administración federal se empeña en referirse a la situación como un «desafío» y un «gran problema».

Preguntada este lunes sobre por qué Biden no había anunciado planes de visitar la frontera, su portavoz, Jen Psaki, aseguró que el presidente está centrado en «desarrollar soluciones» a la situación migratoria que no necesariamente pasan por desplazarse allí en persona.

Esa postura le ha generado algunas críticas de la oposición, que señala el hecho de que el mandatario sí esté viajando para promocionar el plan de rescate económico recién aprobado, con una visita este martes a Pensilvania y el viernes a Georgia.

El Gobierno de Biden ha insistido en que su predecesor, el expresidente Donald Trump, «desmanteló» el sistema de asilo de Estados Unidos y que le llevará un tiempo reconstituirlo, mientras intenta lidiar de la mejor forma posible con el número creciente de inmigrantes.

Las declaraciones de Biden coinciden con lo expresado por el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, quien este martes reconoció que el país va camino de recibir este año en la frontera con México a más indocumentados que los que han llegado en las últimas dos décadas.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha anticipado que el número de migrantes que intentan llegar desde México se aproxima a alcanzar niveles inéditos en las últimas dos décadas. Mayorkas subrayó el compromiso para respetar los «valores» de Estados Unidos al tiempo que se garantizan cuestiones de seguridad o sanitarias.

«Salvaguardar nuestras fronteras no nos obliga a olvidar la humanidad de quienes las cruzan», proclamó Biden al firmar su orden ejecutiva sobre inmigración, una frase que Mayorkas retomó este martes para insistir en que la integración es «una de las mejores tradiciones» de Estados Unidos y que todo cabe dentro de un sistema «seguro, legal y ordenado».

Explicó que los agentes fronterizos están expulsando a «la mayoría» de familias y adultos que intentan entrar en el país de forma ilegal, aunque no a los menores no acompañados. «Nos estamos encontrando con niños de seis y siete años, por ejemplo, que llegan a nuestra frontera sin un adulto. Son niños vulnerables y hemos terminado con la práctica de la anterior Administración de expulsarlos», añadió.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insultó este martes al alcalde de Kenosha, el demócrata John Antaramian, horas antes de arrobar a dicha localidad del estado de Wisconsin,

Kenosha ha sido escenario de protestas y disturbios raciales después de que un hombre negro resultara herido por disparos de la policía.

El mandatario empleó adjetivos como «tonto» y «estúpido» para referirse a Antaramian, quien al igual que el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, le ha pedido que no viaje a Kenosha para no incrementar las tensiones en la zona.

«Vamos a saludar a las fuerzas del orden y a la Guardia Nacional (en Kenosha). Todo se detuvo de inmediato con la llegada de la Guardia Nacional, es tan fácil de parar. Anoche estos anarquistas radicales intentaron irrumpir en la casa del alcalde y muchas cosas malas le están pasando a este pobre tonto, alcalde muy estúpido», dijo Trump en declaraciones a la prensa en la base de Saint Andrews, en Maryland, antes de partir.

«No sé cómo es alcalde, no tengo ni idea, pero todo lo que tiene que hacer es llamar y en diez minutos el problema estará resuelto», agregó el mandatario.

Sin embargo sus ataques no quedaron ahí. Trump insistió que el alcalde tiene «números tremendos» de gente acosándole de manera horrible, incluso intentando irrumpir en su casa. Pese a ello, dijo el republicano, «él no cambia, porque es un tonto. Solo un tonto insistiría de esa manera».

Para Trump, los manifestantes son «alborotadores», «agitadores», «anarquistas», «saqueadores» y «gente mala».

Cuestionado sobre si tiene previsto entrevistarse en Kenosha con la familia de Jacob Blake, el hombre negro que recibió el pasado 23 de agosto siete disparos en la espalda por parte de un policía blanco, el presidente indicó que no sabía.

«Todavía no sé, veremos, estamos determinándolo, todavía no sé», subrayó.

Después de que Blake resultara herido se desencadenaron protestas y disturbios raciales en Kenosha, que dejó un saldo de dos muertos.

Ayer, Trump defendió en una rueda de prensa en La Casa Blanca a Kyle Rittenhouse, un adolescente blanco de 17 años acusado de homicidio por supuestamente matar a dos manifestantes en Kenosha la semana pasada con un fusil de asalto y herir a un tercero.

«Ustedes vieron el mismo video que yo. Él estaba tratando de escaparse de ellos (los manifestantes), supongo, y se cayó y le atacaron muy violentamente, y es algo que estamos examinando, que está bajo investigación», respondió Trump a la pregunta de por qué no condena lo que hizo Rittenhouse.

«Creo que él estaba en muchos aprietos y que probablemente le habrían matado», añadió el mandatario.

El momento al que se refería Trump, en el que Rittenhouse cae al suelo, se produjo después de que el joven hubiera matado a uno de los manifestantes, Joseph Rosenbaum, según muestra un vídeo del incidente y corroboran los documentos judiciales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado este lunes sobre el uso que el equipo del presidente Donald Trump ha hecho del discurso que pronunció en su visita a Washington la semana pasada, para apuntalar su campaña de reelección.

López Obrador dijo que no el afecta, además de que no le corresponde a él eviarlo.

«No me corresponde a mí evitarlo, es una visita. El Gobierno estadounidense puede hacer lo que considere, no me afecta, no creo que nos afecte, creo que la visita fue muy buena para México, para nuestros paisanos», contestó AMLO.

Resaltó que por primera vez se hizo un reconocimiento público a la importancia de los migrantes mexicanos, por lo que insistió en que su visita cumplió con los objetivos.

Ante la insistencia de si considera adecuado el uso de su mensaje, López Obrador aseguró que quiere mantener una relación de amistad con el Gobierno de Estados Unidos, pues es algo que le conviene a los mexicanos, pese a que algunos de sus adversarios esperaban que hubiera «pleito» entre él y Trump.

«Nosotros necesitamos tener una relación de cooperación con el gobierno de Estados Unidos y de amistad; no de vecinos distantes, sino buscando las coincidencias, haciendo a un lado las diferencias, y en el caso de que existan diferencias resolverlas con diálogo, sin confrontación», enfatizó.

Sobre el tema, el periodista Jonathan Swan del portal Axios en Estados Unidos, reportó que de acuerdo a fuentes en La Casa Blanca, la campaña de Trump planean usar parte de su discurso para acercase y tratar de sumar a los votantes hispanos.

«Una fuente familiarizada con los planes de la campaña dijo específicamente que probablemente usarán una fragmento de López Obrador en anuncios de televisión dirigidos a votantes hispanos a finales de este año», indicó el periodista.

Específicamente, la campaña planea utilizar la parte final del discurso, en el que AMLO dijo que «Estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto, nos ha tratado como lo que somos: un país y un pueblo digno, libre, democrático y soberano.

Así, el equipo de campaña de Trump analiza invertir en los próximos meses, en anuncios en español con las declaraciones de López Obrador.

Sobre el tema del muro fronterizo, el cuál retomó este fin de semana el presidente Trump, AMLO dijo que no tenía ninguna opinión, pues además de que fue un tema del que no se habló en el encuentro, no está en la agenda de México.

«No vamos nosotros a engancharnos en algo que nos vaya a distanciar. Sólo decirles que ese tema viene de tiempo atrás», dijo el mandatario atribuyendo la disputa del muro a la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, afirmó que la visita del presidente López Obrador a Donald Trump se convirtió en un encuentro de elogios mutuos, que dejó de lado temas importantes sobre la realidad que viven ambos países.

Entre los temas que dijo no se tocaron fue el muro fronterizo, la migración, el medio ambiente, el tráfico de armas y de drogas, que aseguró, son temas torales en la relación bilateral.

Cortés Mendoza afirmó que el principal error del presidente mexicano en su visita a Estados Unidos fue no haberse reunido con los demócratas, cuyo voto fue crucial para la aprobación del Tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC.

“La visita se queda como un evento electoral, un acto de campaña a favor del presidente de Estados Unidos y no en una verdadera visita de Estado. El Congreso de ese país es fundamental en la relación bilateral y por tanto hubo una omisión diplomática importante, al no reunirse con la representación demócrata”, comentó.

El dirigente panista señaló que López Obrador le quedó a deber un encuentro a las organizaciones de migrantes radicadas en ese país y que hoy enfrentan duras políticas, como la cancelación del programa para dreamers o la separación de familias.

Marko Cortés dijo que tampoco se habló de otros temas importantes como los efectos del deterioro del Estado de Derecho en México y su impacto en el comercio internacional, que inició con la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la cervecería de Mexicali, la cancelación de los contratos petroleros y los contratos en materia de energías limpias.

Como tampoco se abordó sobre los programas comunes de medio ambiente ni de la necesidad de frenar el trasiego de armas hacia México y de drogas hacia Estados Unidos, que es la fuente más importante de la violencia que provoca la delincuencia organizada en territorio mexicano.

“Mucho menos hubo dignidad ni reclamo alguno por las expresiones y declaraciones del entonces candidato y hoy presidente de Estados Unidos en contra de las y los mexicanos”, remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que su visita a Estados Unidos fue «muy favorable», e indicó que al reunirse con su homólogo Donald Trump, le agradeció su trato «respetuoso» a México y al pueblo mexicano.

«Fuimos a representar a todo un pueblo que es ejemplo por su fortaleza cultural, por su grandeza. Ese es el pueblo de México y lo fuimos a representar como se merece, con decoro y dignidad», afirmó López Obrador en su conferencia matutina.

AMLO aprovechó para agradecer a los migrantes mexicanos en Estados Unidos el apoyo que le dieron en su visita a  Washington, pues diferentes grupos se dieron cita en los lugares que visitó el mandatario mexicano, para mostrarle su respaldo.

«Algunos hasta nos acompañaron con sana distancia, agradecerles por su apoyo, solidaridad, respaldo y confianza», aseveró.

Reiteró que la visita a Washington tenía como propósito representar a todos los mexicanos, tanto los que viven dentro del país como en otras naciones. Aseguró que el pueblo mexicano es un ejemplo por su fortaleza cultural, por su grandeza.

El presidente también agradeció el respaldó que recibió de los empresarios mexicanos previo a la reunión con Trump.

Defendió la importancia del T-MEC, que dijo, ayudará mucho a los trabajadores y empresarios de todo el país, un convenio comercial que llega en un momento «oportuno» ante una economía afectada por la pandemia de Covid-19.

Cuestionado sobre si extendió una invitación para visitar México al presidente Trump, AMLO explicó que no, pues por los tiempos electorales que se viven en EUA no hay «posibilidades por ahora de que nos visite el presidente Trump».