Tag

visita

Browsing

Luego de concluir su visita oficial a los Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y comitiva salieron esta mañana de la residencia oficial de la embajada de México en Estados Unidos, para trasladarse al aeropuerto Ronald Reagan en Washington.

Según el itinerario programado, el presidente viajará, en compañía del canciller Marcelo Ebrard, la secretaria de Economía, Graciela Márquez y de Daniel Asaf de la ayudantía, de Washington a Miami, en donde harán una escala debido a que no hay vuelos directos, para después abordar otro vuelo que los traerá a la Ciudad de México. Se tiene previsto que aterricen a las 15:20 horas.

La embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, fue quien acudió al aeropuerto a despedir al presidente.

Desde que salió de la residencial, López Obrador estuvo acompañado por el servicio secreto de los Estados Unidos.

Y aunque los protocolos aéreos piden llegar al aeropuerto tres horas previas al vuelo, el mandatario arribó solo media hora antes; ya en el aeropuerto, a donde se le vio llegar con cubrebocas, se dio el tiempo de grabar un video que compartió en sus redes sociales.

«Estamos a punto de abordar; vamos de regreso a nuestro querido México (…) fue una visita con poco tiempo, pero muy intensa, y considero muy importante. Estamos bien y de buenas», dijo el mandatario en su video.

López Obrador destacó que con su visita a Washington, se echó a andar, en los hechos, el T-MEC, que significará inversiones para la región; más empresas, trabajos y bienestar para México, Canadá y Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibe en La Casa Blanca a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien recientemente calificó como su «amigo».

El republicano dijo, previo al encuentro, que sería «una gran reunión» y reiteró que AMLO es «un buen hombre. Es amigo mío. Y tenemos una gran relación con México».

El encuentro ha desatado una gran polémica, pues en 2016, Trump llamó «violadores» y «criminales» a los mexicanos y prometió levantar un muro fronterizo, desde donde este lunes se fotografió. En 2017, en su libro «Oye, Trump», López Obrador consideró una «canallada» la retórica antiinmigrante de su par estadounidense, que comparó con la de Adolf Hitler.

Ahora la situación parece ser diferente, o por lo menos así han apostado los mandatarios. Los dos quieren celebrar la entrada en vigor del T-MEC; para Trump es una promesa electoral cumplida; para AMLO es la apuesta para impulsar la economía mexicana en recesión.

El viaje de AMLO a Washington, es el primero que realiza al extranjero desde que asumió el poder a finales de 2018.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) depositó esta mañana ofrendas florales en los monumentos de Abraham Lincoln y Benito Juárez.

En ambos puntos se dieron cita seguidores del mandatario mexicano. Partidarios de la Cuarta Transformación utilizaron sus redes sociales para compartir videos en los que se observa como personas, algunas portando playeras o insignias de Morena, organizaban las porras a López Obrador.

Quienes expresaban su apoyo al tabasqueño, portaban pancartas con mensajes de agradecimientos o deseándole suerte, además de banderas de México, máscaras de AMLO y algunos más portando ropa típica mexicana.

La porra que más se escuchó fue la ya típica «es un honor estar con Obrador». En su visita al monumento a Benito Juárez, AMLO se tomó algunos instantes para saludar a sus seguidores, aunque lo hizo a metros de distancia.

Sin embargo, a diferencia de como ha actuado en algunas de sus giras por México, López Obrador no se acercó a los grupos que le expresaban su apoyo.

Algunas otras historias, como la reportada por El Universal, dieron cuenta de cómo connacionales de varias partes de Estados Unidos se trasladaron a Washington para atestiguar la visita del presidente mexicano.

Otras escenas más compartidas por redes, mostraron a un grupo de mariachis entonando canciones en una especie de «verbena» popular festejando la visita de AMLO a Washington.

Y así como se dieron cita los grupos de apoyo a AMLO, también se agruparon los detractores del mandatario, especialmente representantes del grupo Frente Nacional Anti AMLO (FRENA), y familiares de niños con cáncer.

Dichos grupos también portaban pancartas, pero en esta ocasión, exigiéndole al presidente López Obrador actuar con responsabilidad y no «acabar con México».

Entre las consignas que le gritaban a AMLO estuvieron «socialista» y «corrupto», entre otras. Incluso los seguidores del tabasqueño intentaban «tapar» a los detractores; aún así, fue posible escuchar los reclamos en los actos del López Obrador.

La familia LeBarón, comandados por Adrián LeBarón, también se dieron cita a las afueras de La Casa Blanca.

Foto: Twitter

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este martes que dio negativo a la prueba de Covid-19 a la que fue sometido la tarde de ayer, al ser un requisito para poder viajar a Washington y encontrarse con su homólogo Donald Trump.

«Ahora, me la hice (la prueba) porque voy a viajar y tengo que actuar con responsabilidad y estar muy seguro de que no tengo afortunadamente este virus. Ya me hice la prueba, llevo mi certificado», dijo el mandatario en su conferencia de prensa.

Al ser cuestionado sobre el si el resultado había sido negativo, el mandatario dijo «sí, llevo de todas maneras mi certificado».

Incluso dijo que si llegando a territorio estadounidense se le solicita someterse a una nueva prueba, estará en disposición de hacerlo.

«También humildemente, no me quita nada, si allá por el protocolo de salud tengo que volver a hacerme la prueba, lo voy a hacer, porque tengo que ser respetuoso de las normas que tienen en ese país. Y no se me quita absolutamente nada, no hay ningún demérito», dijo AMLO.

Debido a que volvió a reiterar que la prueba se la realizó pues debe ser responsable, el mandatario fue cuestionado si esa responsabilidad no debió llegar antes ante los periodistas que todas las mañanas conviven con él en Palacio Nacional, o ante el reinicio de sus giras.

Dijo que se debe ser responsable en todo momento, aunque dijo que no se había hecho la prueba porque, siguiendo los consejos de las autoridades de salud, al no presentar síntomas esta no era considerada necesaria.

Cuestionado sobre su viaje a Estados Unidos, AMLO reiteró que el T-MEC centrará la mayor parte de los temas a tratar y no dio mayores detalles sobre si se conversará sobre asuntos polémicos como la crisis migratoria o el muro fronterizo, desde donde ayer Trump publicó unas fotos en sus redes sociales..

Se limitó a decir que aunque ofrecerá su opinión sobre otros temas, «no vamos en un plan de no confrontación, vamos a buscar convencer, vamos a buscar el entendimiento, el diálogo, como lo hemos hecho en todos los casos».

Remató diciendo que así como los periodistas estaban en su derecho de preguntarle sobre diversos temas, en este caso su opinión del muro fronterizo, él era «dueño de su silencio».

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio a conocer que la agenda que sostendrá el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Washington, a donde acudirá para reunirse con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

La cancillería informó que el viaje lo realizó por una invitación del propio gobierno de Estados Unidos, y enfatizó que el objetivo central de la visita será el celebrar la entrada en vigor del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC).

Se indicó que el presidente y la comitiva volarán este martes en vuelo comercial a la capital de Estados Unidos, a donde se prevé arribe por la noche.

Mañana miércoles 8 de julio, iniciará la agenda de la visita con el deposito de ofrendas ante el monumento a Abraham Lincoln y el monumento a Benito Juárez.

Por la tarde, el presidente López Obrador se trasladará a La Casa Blanca, en donde después de los saludos protocolarios, presentación de comitivas y firma del Libro de Invitados, sostendrá un encuentro privado con su homólogo estadounidense.

Al término de éste, se celebrará una segunda reunión entre ambos mandatarios, pero ahora acompañados de sus respectivas comitivas.

Se tiene previsto que López Obrador y Trump firmen  un comunicado conjunto.

Finalmente, la agenda de trabajo concluirá el mismo miércoles con una cena que ofrece el presidente Trump al presidente López Obrador y a su comitiva. Tal como trascendió ayer, a la cena están invitados empresarios de ambos países.

Por parte de México, los empresarios que fueron invitados y que han confirmado su asistencia, son Ricardo Salinas Pliego, Olegario Vázquez, Bernardo Gómez y  Carlos Hank. Adicional, el gobierno mexicano extendió una invitación a Carlos Slim, quien no confirmó su presencia.

El presidente López Obrador volverá al país el jueves a primera hora.

Se indicó que la comitiva que acompañará a AMLO creció de cinco a ocho personas. Cuando confirmó su viaje, el mandatario indicó que sería acompañado por el canciller Marcelo Ebrard, la secretaría de Economía, Graciela Márquez y el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

Sin embargo, conforme han avanzado los días, se han ido sumando funcionarios. Ahora la comitiva está integrada también por el jefe de la Ayudantía del Presidente, Daniel Asaf Manjarrez y el director general para América del Norte de la SRE, Roberto Velasco Álvarez.

Una vez en Estados Unidos, se les unirán la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, así como el jefe de Cancillería y el agregado de la Secretaría de Economía en la Embajada de México en Washington, Alfredo Miranda Ortiz y Gerardo Lameda Díaz Pérez, respectivamente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) descartó modificar la agenda del viaje que realizará la próxima semana a Washington, donde tendrá un encuentro con el presidente Donald Trump, para aceptar invitaciones con grupos de migrantes en Estados Unidos.

«En el caso de la visita a Estados Unidos, nos queremos ajustar al programa porque, si vamos con un grupo, tenemos que ir con otros, estamos recibiendo invitaciones, yo aquí aprovecho para decirles que muchas gracias porque quieren reunirse con nosotros», dijo AMLO al descartar aceptar dichas invitaciones.

El mandatario argumentó que se ajustará al programa de su visita, que además del encuentro con Donald Trump, contempla un encuentro trilateral con autoridades de Canadá al día siguiente.

López Obrador confirmó que ha recibido invitaciones de legisladores, académicos y empresarios mexicanos que radican en Estados Unidos, las cuales habrá de rechazar.

Y aunque ha dicho que el viaje es necesario para mandar una señal a los inversionistas por la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). T-MEC, indicó que también rechazará reunirse con los empresarios.

Ante la crítica que se le ha hecho por no reunirse con los grupos de migrantes, el mandatario afirmó que su gobierno siempre ha reconocido la labor «heroica» que realizan los migrantes mexicanos en Estados Unidos, quienes envían remesas por casi 40,000 millones de dólares al año.

Indicó que con esos recursos, que «pueden ser el presupuesto de un país», se benefician a cerca de 10 millones de familias, casi un tercio de la población del país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a hablar sobre la visita que realizará a Estados Unidos para reunirse con el presidente Donald Trump.

Rreveló que el viaje a Washington lo hará en un vuelo comercial y estará acompañado de los secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, así como del coordinador de la oficina de la Presidencia.

«No voy a ir en avión privado, voy a ir en avión de línea. No hay forma de ir directo desde la Ciudad de México, tengo que hacer escala pero vamos a estar ahí. Me va a acompañar el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y Alfonso Romo, coordinador de la Oficina de la Presidencia», dijo en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador dijo que la fecha del viaje «está por definirse» y reiteró que tiene como principal objetivo conmemorar la puesta en marcha del nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, que entrará en vigor el 1 de julio.

Y aunque ayer dijo que le gustaría que al encuentro asistiera el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, AMLO modificó su posición y dijo que aunque no asista, el visitará a Trump.

«Nada más estamos esperando a que responda el Gobierno de Canadá, para ver si podemos estar juntos los representantes de los tres Gobiernos. Si no es así, ya tomé la decisión de ir a Washington a entrevistarme con el presidente Trump», expresó.

El mandatario señaló que será una visita rápida, en la que solo se reunirá con su homólogo, descartando encuentros con la comunidad mexicana en Estados Unidos, pues dijo, debe regresar rápido a México para seguir recorriendo el país.

Además de hablar sobre el T-MEC, López Obrador quiere agradecer a Trump el apoyo para conseguir ventiladores par atender en México la epidemia de Covid-19.

Ante las críticas recibidas por querer reunirse con un presidente contrario a los migrantes mexicanos y que se produciría en el marco de la contienda electoral en Estados Unidos, López Obrador dijo que le «importa mucho la relación con el Gobierno» de Trump porque es «una relación económica y comercial indispensable».

«No voy a cuestiones políticas o electorales. Es una visita de Estado. Tiene que ver con el inicio del tratado, que es de ayuda para México. ¿Hay riesgo? La política es como caminar siempre en la cuerda floja. Hay que correr riesgos y tomar decisiones», sostuvo.

El presidente Donald Trump visitó este martes la frontera con México para supervisar los trabajos de construcción de los más de 320 kilómetros de muro, una de sus principales promesas de campaña en 2016 y que ahora retoma de cara a la elección de noviembre próximo.

Trump le atribuyó al muro no sólo haber frenado la inmigración ilegal, sino también al coronavirus, diciendo «frenó el COVID, lo frenó todo».

Al visitar la frontera, Trump aseguró que la «frontera nunca ha estado más segura». El magnate se reunió con el gobernador republicano Doug Ducey y funcionarios de la Patrulla Fronteriza.

El tema del coronavirus ha ensombrecido la visita del mandatario al estado, pues ante los actos que tiene, la alcaldesa de Phoenix declaró que no creía que fuera buena idea que tantas personas se congregaran en los eventos del republicano, y exhortó al mandatario a usar mascarilla.

Sin embargo, Trump se ha negado a usar la mascarilla en público, convirtiendo el tema en un asunto cultural entre republicanos y demócratas.

En el marco de su viaje, Trump confirmó que planea recibir «pronto» en La Casa Blanca al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que sería el primer encuentro bilateral entre ambos mandatarios.

«Quiero darle las gracias al presidente de México. Creo que vendrá a Washington bastante pronto, a La Casa Blanca», dijo Trump, sin dar más detalles.

Recordemos que López Obrador reveló que le había planteado a Trump la posibilidad de una reunión bilateral en junio o julio, pero hasta ahora el mandatario estadounidense no había corroborado que hubiera planes de celebrar ese encuentro.

López Obrador, que no se ha reunido con Trump desde que llegó al poder en diciembre de 2018, planteó inicialmente la cita como una «celebración» por la entrada en vigor del T-MEC.

Sin embargo, la semana pasada López Obrador dijo que, aunque no quería descartarlo del todo, creía que no iba a «ser posible» reunirse con Trump.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard afirmó este martes que su intención seguía siendo la de «simbolizar» de alguna forma la entrada en vigor del T-MEC junto con EUA y Canadá, pero dijo que por ahora no había «nada establecido» en cuanto a una posible reunión con Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que no va a darle a la prensa «el placer» de verlo con una mascarilla (cubrebocas), utilizadas para prevenir un posible contagio de Covid-19, a pesar de utilizarla.

«No quiero dar a la prensa el placer de verlo», ha indicado Trump durante una visita a una fábrica de Ford en Míchigan, donde se ha ordenado a todos los empleados que las lleven para protegerse.

Y aunque Trump sí llevó una mascarilla durante la visita, azul marino y con el sello presidencial, ha rechazado portarla  delante de las cámaras, según ha informado la cadena de televisión CNN.

Antes de emprender el viaje hacia Míchigan, el presidente indicó que «no sabía» si iba a llevar mascarilla durante la visita a la fábrica. «Vamos a verlo. Mucha gente me ha hecho esa pregunta», dijo a los periodistas. «Quiero que nuestro país vuelva a la normalidad. Quiero normalizar», justificó.

Sin embargo, se difundieron en las redes sociales unas fotografías donde el mandatario sí porta el cubrebocas que llevaba consigo.

A principios de mayo, Trump visitó las instalaciones en Arizona de la empresa Honeywell, que fabrica mascarillas N95, sin hacer uso de ninguna de ellas. Se paseó por el edificio con la cara descubierta, aunque llevaba unas gafas protectoras transparentes.

Trump aprovechó para confirmar que continuará tomando de forma preventiva hidroxicloroquina, un antipalúdico sin eficacia demostrada contra el coronavirus.

«Tengo un tratamiento con hidroxicloriquina de dos semanas. Y la he estado tomando, creo, sólo dos semanas», ha concluido, al tiempo que ha confirmado que en la prueba diagnóstica de Covid-19 que se le ha realizado este jueves ha vuelto a dar negativo.

La visita a la fábrica de Michigan fue el tercer viaje de Trump a un estado clave en las elecciones de noviembre desde el comienzo de la pandemia, que obligó al mandatario a suspender los mítines multitudinarios que daba regularmente y que quiere retomar «pronto», como aseguró este jueves.

Tras la visita, Ford sacó un comunicado en el que explicó que el presidente de la compañía, Bill Ford, «alentó al presidente Trump a llevar una mascarilla cuando llegó, y (Trump) la llevó durante su recorrido privado» por parte de la planta, pero «luego se la quitó».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibió este medio día en Palacio Nacional a su homólogo de Colombia, Iván Duque, quien llegó la noche de ayer a nuestro país.

Pasadas las 12:00 horas, Duque entró por la llamada Puerta de Honor de Palacio Nacional, en donde ya lo esperaba López Obrador.

Al llegar externó: “felicidades presidente ¿cómo va?, a lo que AMLO respondió: “bien, aquí vamos, bien, bien».

Una vez que ambos mandatarios entraron a Palacio Nacional, en el Patio de Honor se entonaron los himnos nacionales de ambos países, para después partir a su encuentro privado.

En la visita oficial de Duque, por parte de la comitiva mexicana participaron los secretarios de Relaciones Exteriores; Marcelo Ebrard; de Seguridad y Protección Ciudadana; Alfonso Durazo; de Economía; Graciela Márquez Colín, y de Turismo, Miguel Torruco Marqués, entre otros funcionarios.

Por parte de la representación colombiana acudieron: Claudia Blum Capurro, ministra de Relaciones Exteriores; María Paula Correa Fernández, jefa de Gabinete; Carlos Holmes Trujillo García, ministro de Defensa Nacional; José Manuel Restrepo Abondano, ministro de Comercio, Industria y Turismo; Patricia Cárdenas Santamaría, embajadora de Colombia en México, entre otros.

El presidente chino Xi Jinping, sorprendió esta martes al visitar Wuhan, epicentro del nuevo Covid-19. Ahí el presidente afirmó que el coronavirus está «prácticamente contenido» en la ciudad y su provincia, Hubei.

«Los primeros resultados fueron obtenidos estabilizando la situación y cambiando la tendencia en Wuhan y en Hubei», donde 56 millones de habitantes están en cuarentena desde finales de enero, declaró Xi según la prensa local.

La visita de Xi Jinping coincide con el anuncio de nuevas cifras del ministerio de Sanidad, con solo 19 casos nuevos en las últimas 24 horas. Se trata de una caída espectacular en relación a los centenares de contaminaciones diarias durante el mes de febrero y una muestra que las drásticas medidas adoptadas por China están dando resultado.

Xi Jinping, quien portó un cubrebocas, llegó el martes por la mañana a Wuhan y luego visitó el hospital de Huoshenshan, el que fue construido en solo diez días para hacer frente a la epidemia. Según las imágenes de Xinhua, Xi habló con enfermos y personal médico por videoconferencia.

También visito un barrio residencial de Wuhan para hablar con habitantes en cuarentena y con agentes encargados de aplicar medidas de prevención.

«No hay que rebajar el esfuerzo», aseguró el mandatario en su visita, añadiendo que la propagación del Covid-19 está «prácticamente contenida».

Sin embargo, la visita de Xi desató críticas en internet. Le acusaron de que no haber visitado el epicentro del coronavirus en el puntó más álgido; pero ahora que la situación va mejorando, acude acompañado de los medios.

Recordemos que el nuevo coronavirus apareció en diciembre en Wuhan, antes de propagarse a la provincia de Hubei, y luego al resto del país y al mundo.

China tomó en enero medidas drásticas. La mayoría de ciudades de Hubei quedaron aisladas y en el resto del país millones de personas fueron puestas en cuarentena preventiva. Ahora, las autoridades anunciaron que las personas no contaminadas y que no hayan estado en contacto con enfermos podrían ahora viajar dentro de la provincia.

En contrate, sesenta millones de italianos recibieron este martes la consigna de quedarse en sus casas, una medida sin precedente para intentar frenar el avance del nuevo coronavirus.

«Todos a casa, todo cerrado», eran los títulos de la prensa italiana este martes, con los que se resumía el decreto firmado por el jefe de gobierno Giuseppe Conte, que decidió extender a todo el país las medidas que ya habían confinado desde el domingo a la población del norte de la península.

«Voy a firmar un decreto que puede resumirse así: ‘Me quedo en casa’ (…) toda Italia será una zona protegida», dijo el jefe de gobierno. Pidió a todos los italianos «evitar los desplazamientos» salvo para ir a trabajar, comprar víveres o recibir cuidados médicos.

Adicional, todas las reuniones multitudinarias de personas quedan también prohibidas.

Italia se convierte así en el primer país del mundo en extender a todo su territorio medidas drásticas para intentar contener la epidemia que ya se ha cobrado 463 vidas y ha contagiado a unas 9,000 personas.

Donald Trump y el primer ministro indio Narendra Modi celebraron este lunes un mitin multitudinario ante 100,000 personas en un estadio de críquet, en el marco de la la visita de Estado de dos días del presidente estadounidense.

Los dos dirigentes destacaron sus buenas relaciones personales y de sus países en un contexto de tensiones comerciales en el mundo.

El encuentro tuvo lugar en el mayor estadio de críquet del mundo, en la ciudad de Ahmedabad, en un mitin llamado «Namaste Trump» («Hola Trump» en hindi).

«La relación entre India y Estados Unidos no es solo la de un socio más. Es una relación mucho más profunda y más grande», dijo Narendra Modi a Trump.

Trump agradeció la «acogida fenomenal» en India. «Estados Unidos quiere a India. Estados Unidos respeta a India, y Estados Unidos será siempre un amigo fiel y leal del pueblo indio», dijo Trump, elogiando la diversidad cultural del gigante asiático, así como su cine y sus jugadores de críquet.

Las gradas del estadio Sardar Patel estaban llenas cuando llegaron los dos líderes. Las colas para entrar habían empezado a las cuatro de la mañana.

Sin embargo, en el calor de la tarde, casi la mitad de la gente abandonó el estadio antes de que terminara el discurso de Trump.

La primera jornada de esta visita de Estado de Donald Trump fue una exhibición de la amistad entre ambos líderes y el martes tendrán lugar las reuniones bilaterales.

Trump empezó su visita en Gujarat, el rico estado donde nació Narendra Modi y del que fue gobernador durante mucho tiempo.

El presidente estadounidense visitó el áshram (lugar de meditación) de Gandhi y con su limusina recorrió varios lugares de la ciudad de Ahmedabad, decoradas con inmensas pancartas dándole la bienvenida.

Miles de indios le saludaron cuando pasaba aunque no fueron los «millones» que había augurado Trump antes de su viaje.

Luego tomó una avión rumbo a Agra, donde visitará el Taj Mahal, antes de dirigirse a Nueva Delhi para una serie de reuniones y firmas de contratos el martes.

El mitin «Namaste Trump» en el estadio de críquet fue la respuesta de Modi a uno similar celebrado en septiembre en Houston (Estados Unidos) con el lema «Howdy Modi» («Cómo estás Modi»).

No se esperan grandes anuncios durante la visita de Donald Trump a India. Los dos países están enfrentados en un guerra comercial desde el año pasado y de momento no se espera un nuevo acuerdo comercial.

India está construyendo un muro alrededor de un barrio pobre en el estado de Gujarat y según los vecinos es para que el presidente estadounidense Donald Trump no lo vea durante su próxima visita.

La barrera, de una extensión de medio kilómetro será construida alrededor del barrio en Ahmedabad, en el estado de Gujarat, a donde Trump irá a fines de este mes.

«Si tienen tanto dinero como para construir este muro, ¿por qué no lo gastan para mejorar las condiciones de vida en este barrio pobre?», expresó Keshi Saraniya, una vecina de la zona . «¿Por qué esconden a los pobres?».

Trump visitará Ahmedabad la semana entrante para un evento en un estadio de cricket, acompañado del primer ministro indio Narendra Modi.

La caravana de Trump pasará justo al lado del barrio, que tiene unos 2.000 habitantes.

Según la prensa local, la barrera iba a tener una altura de entre 1.8 y 2.1 metros, pero fue reducida a 1.2 metros  al filtrarse la noticia en los medios.

Bijal Patel, una funcionaria del gobierno, dijo que el muro fue erigido «por razones de seguridad» y no para esconder el vecindario pobre. «Aparte de las razones de seguridad, el muro es parte de una campaña de limpieza y remodelación», aseveró.

Diversos líderes políticos han denunciado la barrera y han cuestionado la falta de proyectos de construcción en Gujarat, el estado del que Modi es oriundo. Modi fue gobernador de Gujarat durante 12 años antes de convertirse en primer ministro en mayo de 2014.

Aparte de eso, las autoridades ordenaron la expulsión de 45 familias en otro barrio pobre cerca del estadio de cricket. Los vecinos dicen que se les pidió desalojar sus viviendas debido a la visita de Trump, pero el concejo municipal lo niega.

«Llevamos 20 años viviendo aquí y ahora de repente se nos pide salir porque un líder importante va a venir por un solo día», afirmó Sanjay Patani, un vecino local. «Esto es una injusticia».

Kishore Varna, un funcionario del gobierno, declaró que la tierra es propiedad de la municipalidad y que los desalojamientos se ajustan a la ley. No explicó por qué la orden de desalojamiento ocurre justo antes de la visita de Trump.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llegó esta mañana a México, en su primera visita oficial al país y también la primera de un mandatario cubano desde 2015.

Díaz-Canel, cuyo avión aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, se reunirá este mediodía con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Palacio Nacional.

Se trata de la primera visita de un gobernante cubano a México desde las realizadas por Raúl Castro en 2010 y 2014. Antes, Fidel Castro había estado en territorio mexicano en 2002.

La Secretaría de Relaciones Exteriores dio la bienvenida al presidente cubano, destacando que es el primer presidente de ese país «nacido después de la Revolución Cubana». Sobre su trayectoria, mencionó que ha ocupado también cargos como presidente del Consejo de Estado de Cuba y del Consejo de Ministros.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó esta mañana dialogará con su homólogo sobre la cooperación para el desarrollo de ambos países, como lo ha hecho con otras naciones.

Afirmó que en la reunión el gobierno de México refrendará su compromiso de respeto al pueblo de Cuba, a su independencia y a su derecho a la autodeterminación.

“Vamos a hablar en general de un programa a desarrollar en el corto o mediano plazo, no hay nada preciso, pero sí la voluntad que haya cooperación», expuso López Obrador.

AMLO aclaró que si bien tomó la decisión de no salir del país, “todos los que solicitan venir a México a entrevistarse con nosotros son bien recibidos», y adelantó que tendrá otras visitas de presidentes este año; “esta es una visita importante porque el pueblo cubano y el mexicano son pueblos hermanos», remató.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló la tarde de ayer la reunión con la primera ministra danesa prevista para dentro de dos semanas debido a su falta de interés en vender Groenlandia, un territorio con abundantes recursos naturales.

La visita a Dinamarca del presidente estadounidense fue simplemente «anulada», precisó un portavoz de La Casa Blanca tras la publicación de varios tuits de Trump.

La casa real de Dinamarca expresó su «sorpresa» en un mensaje escrito difundido por la televisión pública danesa DR. El conjunto de los políticos daneses expresaron su asombro por la decisión del presidente estadounidense.

«La realidad trasciende la ficción», este «hombre es imprevisible», declaró en un tuit Martin Østergaard, dirigente de la izquierda radical que forma parte de la mayoría parlamentaria.

«Sin ninguna razón, Trump considera que una parte (autónoma) de nuestro país está en venta. Luego anula de manera insultante una visita que todos estaban preparando. ¿Hay parte de Estados Unidos en venta? ¿Alaska?», reaccionó indignado en Twitter el dirigente conservador Rasmus Jarlov. «Por favor, más respeto», agregó.

«Dinamarca es un país muy especial pero en base a los comentarios de la primera ministra Mette Frederiksen sobre que no tendría ningún interés en discutir la compra de Groenlandia, postergaré para otro momento nuestra reunión prevista para dentro de dos semanas», tuiteó Trump.

El republicano dijo que la primera ministra ahorró una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto a Estados Unidos como a Dinamarca al ser tan directa.

El anuncio se produce en vísperas de que el presidente estadounidense viaje a Francia para participar en la cumbre del G7 en Biarritz del 24 al 26 de agosto.

Hace unos día, The Wall Street Journal reveló que Trump había comentado su interés en que Estados Unidos comprara Groenlandia, una región de Dinamarca, cuya mayor parte está cubierta de hielo, de 55.000 habitantes y con un gobierno autónomo.

El domingo, Trump confirmó su interés en comprar Groenlandia pero dijo que esta operación, que calificó de «gran negocio inmobiliario», no era una de las prioridades de su administración.

La ambición de Trump no cayó bien en el gobierno de Groenlandia. El Ministerio de Asuntos Exteriores insistió el viernes pasado en que la isla estaba dispuesta a hablar de negocios, pero no en venta.

Es la segunda vez que Trump menciona en su cuenta Twitter la compra de Groenlandia. «Prometo no hacer esto en Groenlandia», dijo Trump el lunes en un tuit con un fotomontaje donde se veía su inmenso hotel de Las Vegas en medio de un paisaje del territorio autónomo danés.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que la noche de ayer concluyó la visita de la delegación de congresistas estadounidenses a nuestro país.

Detalló que la culminación de la agenda llegó con la celebración de una cena de trabajo encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, que al igual que las reuniones previas, sirvieron para revisar diversos aspectos de la agenda bilateral, así como el proceso de ratificación del T-MEC.

«Las reuniones sostenidas el día de ayer entre representantes bipartidistas de Estados Unidos y autoridades del Gobierno de México, coordinados por el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade Kuri, representan un avance para el proceso de ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)», informó la cancillería.

Detallaron que los 11 legisladores de la Comisión de Medios y Arbitrios, encabezados por el congresista Earl Blumenauer, reconocieron las acciones del gobierno federal en materia laboral como históricas.

Precisaron, asimismo, que la legislación mexicana en materia ambiental es adecuada para poder cumplir con los requisitos establecidos en el T-MEC.

En la cena de trabajo, estuvieron presentes la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín; la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján; Víctor Manuel Toledo, secretario de Medio Ambiente; Julián Ventura Valero, subsecretario de Relaciones Exteriores; el subsecretario Seade Kuri y la embajadora Bárcena Coqui.

La delegación de congresistas estuvo representada por Earl Blumenauer; Ron Kind; Terri Sewell; Judy Chu; Stephanie Murphy; Jimmy Gómez; Rosa DeLauro; Filemon Vela y George Holding.