Tag

ovidio guzmán

Browsing

De acuerdo a la más reciente encuesta de Consulta Mitoksky, la problemática que más urge atender en el país es la inseguridad (50.9%), mientras que en Sinaloa, donde se llevó a cabo el recién operativo fallido para detener a Ovidio Guzmán, la inseguridad es también el mayor problema a resolver (30.8%).

La opinión que se tiene sobre el Ejército es, a nivel nacional, 62.5% buena, 26.4% regular y solo un 10.1% mala. En Sinaloa, la opinión es 51.5% buena, 33.8% regular y 13.6% mala.

Sobre usar al Ejército para combatir al crimen organizado, el 82% de los encuestados indican que es correcto emplear al Ejército, mientras que en Sinaloa 82.6% coincide con dicha afirmación.

A nivel nacional, 56.7% de los mexicanos se sientes seguros cuando miembros del Ejército patrullan los municipios y estados.

Respecto al operativo de Culiacán, Sinaloa, 55.5% de los encuestados a nivel nacional, y 71.4% en Sinaloa, indican que el gobierno hizo bien en liberar a Ovidio Guzmán debido a los actos violentos y amenazas contra la sociedad que los delincuentes hicieron en respuesta a la detención del hijo de «El Chapo».

Al plantear a la ciudadanía qué hubieran hecho si ellos hubieran sido los responsables de decidir sobre la liberación o no de Ovidio Guzmán, 56% a nivel nacional y 69.7% en Sinaloa afirmaron que hubieran liberado al narcotráficante para evitar muertes civiles. Solo 38.1% y 23.3% respectivamente lo hubieran mantenido retenido y encarcelado pese a las vidas civiles que se hubieran podido perder.

La mayoría de los encuestados (68.1% y 73.2%) coincidieron en que si no se hubiera soltado a Ovidio Guzmán el crimen organizado hubiera cumplido su amenaza en contra de la sociedad.

51.8% de los encuestados a nivel nacional aseguran que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) actuó de buena manera respecto al operativo, mientras que 58.6% calificaron al actuación del Ejército del mismo modo.

Sobre la estrategia de seguridad que mantiene el gobierno federal, el 53% de los consultados a nivel nacional refirieron que debe modificarse porque no está dando resultados, mientras que 42.4% indicaron que debe mantenerse.

El titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, descartó renunciar a su cargo, por el resultado y manejo informativo del operativo para detener a Ovidio Guzmán López el pasado 17 de octubre.

“Mi renuncia, eso es lo de menos. Si una renuncia resolviese un problema de la dimensión que tenemos, no tendría ningún inconveniente en ponerla sobre la mesa”, dijo el funcionario durante su comparecencia ante el Pleno cameral, con motivo del análisis del Primer Informe de Gobierno del Ejecutivo federal.

Apuntó que él no buscó la responsabilidad que tiene, “pero una vez asumida, no la eludiré y estaré aquí cumpliendo en la medida en que tenga que aportar a la solución del problema de la inseguridad”.

El funcionario se refirió a este tema, luego de que diputadas del PRD, PAN e independientes le exigieran, por separado, su renuncia por el resultado y manejo informativo del operativo para detener a al hijo de Joaquín  “El Chapo” Guzmán en Culiacán, Sinaloa,

Durazo Montaño indicó que “es muy fácil renunciar; lo más difícil es continuar cumpliendo la responsabilidad sin flaquear, no obstante, la complejidad de la circunstancia”.

Al dirigirse a los diputados del PRD que le exigieron la renuncia, el funcionario les recriminó el no tener autoridad moral para hacer un planteamiento como su renuncia.

Durazo aprovechó para informar a los legisladores que Ovidio Guzmán López no cuenta con orden de aprehensión alguna en México. “Esta persona no tiene en nuestro país, ustedes no lo van a creer, no tiene en nuestro país una orden de aprehensión”. Señaló que sólo hay una orden de detención con fines exclusivos de extradición, “lo que significa que los delitos por los que se le acusa han sido cometidos en otro país y no en México”.

Finalmente, enfatizó que el gobierno federal está muy lejos de establecer una negociación con el crimen organizado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que puede haber opiniones a favor y en contra de la actuación de su gobierno, particularmente en el caso del operativo para capturar al hijo de Joaquín “El Chapo» Guzmán, en Sinaloa; dijo que es respetuoso de esas posturas pues en la democracia hay divergencias.

AMLO dijo que su gobierno apuesta a consolidar la democracia, para que en caso de que a los ciudadanos no les parezca la forma de gobernar se pueda aplicar la revocación de mandato, “pero mientras se lleva a cabo somos libres de expresarnos».

Ante el cuestionamiento de la prensa, el presidente aseguró que en el caso del operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, México no recibió ninguna instrucción por parte del gobierno de Estados Unidos, y que la decisión de liberarlo posteriormente se tomó en el grupo encargado de atender este tipo de dispositivos.

“De una vez aquí les confirmó nosotros no recibimos órdenes de  Washington, sí, porque en una de esas sale hasta en la portada de qué nos instruyeron y que por eso se actuó», sostuvo López Obrador.

Y es que se le preguntó la razón de cambiar de estrategia, pues desde que llegó al poder aseguró que detener a grandes capos no iba a ser prioridad de su gobierno, sino que buscarían atacar al crimen organizado desde otros frentes.

El mandatario reiteró el compromiso de su gobierno de entregar toda la información relacionada con este y otros casos para evitar especulaciones en los medios de comunicación, a quienes acusó de amarillistas, y dijo “no vamos a dejar ningún cabo suelto».

Al preguntarle si con las especulaciones se busca desestabilizar al país, consideró que no, “pero se aprovechan ciertas circunstancias para desatar ataques al gobierno y eso es legítimo, ante lo cual el gobierno tiene derecho de dar a conocer su opinión.

Rechazó que se hayan presentado actuaciones de mala fe, «ni mucho menos intentos de conspiración» al interior de las fuerzas armadas.

El gobierno federal dio a conocer este miércoles el minuto a minuto, del fallido operativo del 17 de octubre para capturar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán, en Culiacán, Sinaloa.

De acuerdo a lo presentado en la conferencia matutina, el saldo del operativo fue de 8 muertos y una veintena de heridos, además de una cerca de 50 presos fugados de un penal local y numerosos daños en la ciudad. Esta es la

ANTECEDENTES:

2 de abril de 2018: Una corte en Columbia (EUA) emite orden de arresto contra Ovidio Guzmán por el delito de asociación delictiva y tráfico de drogas.

13 de septiembre de 2019: El Gobierno de EUA solicita a México la detención provisional con fines de extradición.

25 de septiembre: Tras una petición de la Fiscalía General de la República (FGR), un juez emite una orden de detención provisional con fines de extradición contra Ovidio Guzmán.

9 de octubre: La Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) trabajan en un informe donde describen «personas e inmuebles» vinculados a Ovidio, que entregan el 11 de octubre.

EL DÍA DEL OPERATIVO:

  • 13.00 hora Ciudad de México: Personal de la Guardia Nacional presenta en la FGR de la capital su informe para sustentar orden de cateo, en tanto se preparan en Culiacán para el operativo.
  • 15.00 hora Ciudad de México: El operativo llega al domicilio ubicado en un fraccionamiento del centro de Culiacán.
  • 15.30 hora Ciudad de México: Inicia el operativo en Culiacán, las fuerzas federales rodean el inmueble, «estando el objetivo dentro en compañía de su familia».
  • 15.50 hora Ciudad de México: Concluye la presentación del informe ante la FGR, y se espera la confirmación del orden de cateo. Es decir, se realizó el operativo antes de contar con la autorización.  Paralelamente, inician las «agresiones de los delincuentes contra las fuerzas de seguridad», y ello «hizo innecesaria la orden de cateo», según la versión oficial.
  • 16.15 hora Ciudad de México: Guzmán sale del estacionamiento del inmueble y es cuando se le toman unas fotos que se filtraron a medios.
  • 16.17 hora Ciudad de México: El hijo del Chapo hace una llamada telefónica donde busca persuadir a sus hermanos y sicarios a que cesen «la actitud hostil».
  • 16.25 hora Ciudad de México: Se reportan los primeros militares heridos por las agresiones de grupos armados.
  • 16.45 hora Ciudad de México: El Gabinete de Seguridad informa al presidente de las actividades desplegadas por los delincuentes en Culiacán.
  • 16.50 hora Ciudad de México: Más sicarios rodean la casa y bases militares en tres municipios: Cosalá, Costa Rica y El Fuerte.
  • 18.04 hora Ciudad de México: Se registran agresiones a las fuerzas militares en distintos puntos de la ciudad, además de quema de vehículos y la fuga de unos 50 presos de un penal de Culiacán.
  • 19.49 hora Ciudad de México: Se ordena la cancelación del operativo y el retiro de las tropas por «decisión colegiada».
  • 20.17 hora Ciudad de México: Los grupos armados liberan a varias fuerzas federales retenidas.
  • 20.30 hora Ciudad de México: El titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, emite un mensaje junto al gabinete de seguridad sobre los sucesos ocurridos.

OTROS DATOS RELEVANTES DEL OPERATIVO:

Autoridades informaron que se estableció un «círculo interno» de seguridad de 8 guardias nacionales, 38 miliares, 7 vehículos y dos patrullas de la Policía Federal. En un «círculo externo», cerca de la zona cero del operativo, se ubicaron otros cuatro equipos de fuerzas federales que en su conjunto sumaban un centenar de efectivos.

No obstante, varios grupos no llegaron al lugar estipulado al padecer agresiones de los sicarios. Ello dificultaría la ruta de evacuación hacia el aeropuerto para llevarse a Ovidio Guzmán. Un trayecto estimado en 25 minutos.

Estiman que hubo unos 300 sicarios que participaron en los distintos ataques en la ciudad. Durante las agresiones se desplegaron hasta 38 aeronaves de seguridad federal. De acuerdo con el «resumen de afectaciones» oficial, hubo 8 muertos: 1 civil, 1 miembro de la Guardia Nacional, 1 interno del penal y 5 agresores, además de 19 heridos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reafirmó que se actuó de manera responsable y se cuidó la vida de las personas en el operativo de Culiacán, donde fue liberado Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo» Guzmán, luego de los hechos de violencia por parte de grupos criminales en diversos puntos de la capital sinaloense.

En conferencia de prensa, donde se presentó el minuto a minuto de las acciones el pasado 17 de octubre, recordó que ya es otra la estrategia de seguridad, “ya no hay guerra contra el narcotráfico, ya no vamos a exponer las vidas de civiles con el eufemismo de daños colaterales, eso se terminó, queremos la paz».

Sostuvo que se siente muy apoyado y protegido por los integrantes del gabinete de seguridad y por las instituciones que garantizan la paz y tranquilidad en el país: las secretarías de la Defensa Nacional, de la Marina y la de Seguridad Ciudadana, así como la Guardia Nacional, “están actuando de manera eficiente, leal, con honestidad», dijo.

López Obrador dejó en claro que si bien sus adversarios “quisieran que nos fraccionáramos, no es así estamos muy unidos y trabajando de manera coordinada, poniendo por delante el interés general en este asunto de garantizar la paz.

Al indicar que ya se tiene la relatoría de lo que aconteció en el operativo de Culiacán, dijo que es responsabilidad de su gobierno informar y que la autoridad competente, en este caso la Fiscalía General de la República (FGR), lleve a cabo las investigaciones necesarias en torno al caso.

Por su parte el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó que el «tropiezo táctico» del operativo para capturar a Ovidio Guzmán no debe invalidar en general la Estrategia Nacional de Seguridad del gobierno federal.

«Se trató de una acción precipitada, cabe reconocerlo con toda honestidad, merece una crítica, pero no así la Estrategia Nacional de Seguridad. Siempre hay probabilidades de que un operativo salga mal, no obstante la experiencia de quienes lo llevan a cabo», expresó el secretario.

López Obrador adelantó que el informe minuto a minuto sobre el operativo será enviado también al Poder Legislativo y a la Fiscalía General de la República (FGR) para que lo analicen.

El mandatario indicó que toda la información sobre este caso se dará a conocer con apego a la verdad y esa es la instrucción a su gobierno.

“Este informe primero es a los ciudadanos y al mismo tiempo se entregará al Poder Legislativo. Aunque no se tenga que hacer en esta instancia y por estos medios, también se va a entregar al Poder Legislativo y a la Fiscalía General de la República (FGR)», finalizó.

El gabinete de seguridad del gobierno federal difundió esta mañana el video sobre la captura de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo» Guzmán, en el operativo fallido del pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa.

El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, presentó la relatoría del operativo para detener a Guzmán López, considerado uno de los principales delincuentes que mueven drogas a Estados Unidos, principalmente metanfetaminas y fentanilo.


En la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) indicó que previo a su captura, Ovidio tuvo comunicación, vía telefónica, con uno de sus hermanos.

En las imágenes difundidas se puede observar al hijo de “El Chapo» hablando por un teléfono celular y se le escucha decir: “Ya paren todo oiga, ya paren todo, ya me entregué, ya paren todo por favor… Dígales que ya se retiren, ya tranquilos, ya ni modo».

El video donde se observa la detención de Ovidio Guzmán y su llamada para pedir que frenaran los enfrentamientos con las autoridades es previo a su liberación, la cual se dio luego de los hechos de violencia por parte de grupos criminales en la capital sinaloense.

De acuerdo a la más reciente encuesta de De las Heras Demotecnia, el 92% de los mexicanos se enteraron de los enfrentamientos armados en Culiacán, Sinaloa de la semana pasada, que se generaron tras la detención de Ovidio Guzmán, a quien horas más tarde se dejó en libertad.

El 44% de los encuestados indicaron que el operativo falló ya que el narcotráfico es más fuerte que el Ejército, quien no midió los alcances.

22% indicó que el operativo falló por mala planeación; 17% señaló que el operativo fue mal ejecutado.

Sobre la eventual liberación del hijo de «El Chapo» Guzmán, 55% de los encuestados indicaron que fue una buena decisión dada la crisis que se vivía en Culiacán. 33% señaló que fue una mala decisión.

Respecto a la responsabilidad del presidente López Obrador, 30% indica que es totalmente responsable; 37% apunta que es algo responsable y 25% señala que nada responsable.

Sin embargo, 23% ve al gobernador Quirino Ordaz como el principal responsable; 18% ve como responsable a Alfoso Durazo y 6% al coordinador de la Guardia Nacional, el general Luis Rodriguez Bucio y 4% al Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

Finalmente, la firma preguntó a los encuestados si después del operativo fallido, la imagen del presidente mejoró o empeoró. 32% dice que mejoró y 20% indicó que se quedó igual de bien. 34% señaló que empeoró y 6% dijo que se quedó igual de mal.

Bellum omnium

contra omnes.

Thomas Hobbes

Hace un año el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un manotazo al anunciar, sentado frente a un libro titulado ¿Quién manda aquí?, que la construcción del aeropuerto de Texcoco, el NAIM, quedaba cancelada. Desde entonces ha querido dejar en claro que, en este país, quien manda es él.

Pero en el momento en que su autoridad se hizo más necesaria que nunca, el presidente decidió no mandar. Optó por subirse a un avión comercial y quedar incomunicado. Al aterrizar en Oaxaca, en lugar de haberse ido a Culiacán, siguió adelante con su agenda como si la violencia de Sinaloa no mereciera una revisión de sus planes de fin de semana.

La conferencia mañanera del día siguiente la llevó a cabo desde Oaxaca y en Culiacán dejó a los integrantes del Gabinete de Seguridad Pública a que le dieran la cara a los reporteros y periodistas del estado en el que el día anterior se había vivido el terror.

Lo poco que dijo López Obrador la mañana del 18 de octubre en Oaxaca fue que dio la instrucción de que los integrantes del Gabinete de Seguridad no oculten ninguna información respecto a lo ocurrido en Culiacán. Esto evidentemente no ha ocurrido ya que seis días después no sabemos ni siquiera si es o no cierta la versión del New York Times respecto a que en el operativo se detuvo no solo a Ovidio Guzmán, también a su medio hermano, Iván, a quien también se dejó en libertad.

AMLO insiste en la pacificación y en no utilizar la fuerza. “Quien usa la fuerza no tiene autoridad moral”, declaró airoso el presidente desde Oaxaca. No tendrá autoridad moral, pero tiene autoridad, sin adjetivos, como se vio en Culiacán. Y es que ha quedado más que claro que esto de la pacificación y el desarme voluntario no le interesa al crimen organizado.

Pero ante esta realidad, el presidente sigue montado en su macho: no vamos a cambiar de estrategia. Y culpa a ‘sus adversarios’ de ser quienes lo invitan a modificar el plan. Curioso que ‘sus adversarios’ sean los medios; los columnistas; quienes cuestionamos que claramente no se está pacificando al país. Uno esperaría que el presidente vea como adversarios a quienes tomaron rehenes en Culiacán y provocaron la muerte de ya catorce personas, según el recuento al momento de escribir estas líneas.

Quizás en lugar de leer el libro que estaba sobre su escritorio hace un año, cuando dio el manotazo del NAIM, ¿Quién manda aquí?, valdría la pena que lea a Max Weber quien explica que la principal razón de ser del Estado es tener el monopolio del uso legítimo de la fuerza. Cuando esto falla, el Estado deja de cumplir con su razón de ser.

 

Columna completa en EL UNIVERSAL

De acuerdo a la más reciente encuesta de El Financiero, pesar de las reacciones negativas de la opinión pública ante el manejo de los hechos de Culiacán de la semana pasada, el nivel de aprobación del presidente Andrés López Obrador (AMLO) se mantiene sin cambios significativamente.

En el seguimiento mensual que se hace a su desempeño, en octubre registró 67% de aprobación y 31% de desaprobación. En septiembre su aprobación fue de 68% y la desaprobación de 30%.

Sobre la detención y posterior liberación de Ovidio Guzmán, hijo de «El Chapo» Guzmán, el 51% de los entrevistados opinó que liberar a Ovidio fue una decisión equivocada; el 39% cree que fue una decisión correcta.

El 56% de los encuestados señaló que el crimen organizado fue el que salió ganador de lo hechos de violencia de la semana pasada en Culiacán; el 25% cree que la ganadora fue la sociedad y solamente el 8% indicó que el ganador fue el gobierno.

Respecto a la estrategia de seguridad del gobierno federal, el 60% de los entrevistados dijo que la prioridad es el combate al crimen organizado, frente a un 35% que opinó que la prioridad debe ser evitar la violencia.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este lunes que su gobierno sí intentará detener a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán, siempre y cuando exista una orden de aprehensión, aunque dijo, se hará sin poner en riesgo a la población.

«Nosotros no vamos nunca a optar por la guerra, por la confrontación o por el uso de la fuerza, lo que nos importa es la vida de las personas», dijo el presidente en su conferencia de prensa matutina.

AMLO señaló que dicha decisión se tomó por parte del gabinete de seguridad y él lo avaló.

Y es que recordemos que funcionarios de alto rango dijeron que sobre Guzmán López había una orden de aprehensión provisional así como una solicitud de extradición por parte de Estados Unidos. Sin embargo, afirmaron que el operativo para detenerlo formalmente falló porque la orden de captura no fue emitida a tiempo.

Al respecto, un sondeo publicado este lunes por el diario Reforma arrojó que el 45% de los encuestados considera que el gobierno decidió liberar a Guzmán porque se vio rebasado por el cártel de Sinaloa, mientras que el 44% dijo que lo hizo para proteger la vida de los ciudadanos.

El 59% considera que el gobierno ha informado de manera confusa y tardía sobre lo sucedido en Culiacán, donde la captura del Guzmán generó balaceras entre sicarios y efectivos policiales y militares, incendio de autos, cortes viales y caos en varias partes de la capital.

56% cree que el crimen organizado tiene mayor fuerza que el propio gobierno; 33% indica que es el gobierno quien tiene la fortaleza. Adicional, 56% de los consultados creen que la estrategia del gobierno contra el narcotráfico y el crimen organizado está fracasando. Sólo 34% indica que tiene éxito.

61% de los encuestados consideran que el saldo de los hechos en Culiacán fue un gobierno debilitado, mientras que el 68% piensa que el crimen organizado se fortaleció.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que con el tiempo la gente de Culiacán, Sinaloa, podrá juzgar si fue buena o mala la decisión de liberar al hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán, y con eso evitar la confrontación y optar por proteger la vida de las personas.

AMLO afirmó que tiene la conciencia tranquila y sabe que se actuó de manera correcta, por lo que su gobierno seguirá atendiendo las causas que originan la violencia en lugar de recurrir a las estrategias fallidas de los gobiernos anteriores.

“Nuestros adversarios, los conservadores corruptos, aplicaron una política de confrontación y violencia para garantizar la paz y la tranquilidad y esa política insensata e inhumana produjo más violencia, mucho sufrimiento y masacres», acusó el mandatario.

López Obrador sostuvo que desde un principio aseguró que iba a cambiar la política de confrontación, lo que implica no arriesgar la vida de la gente. Avaló la decisión porque “un gobernante, un dirigente puede poner en riesgo su vida, pero no tiene derecho de poner en riesgo la vida de los demás».

López Obrador dijo hoy estar dispuesto a comparecer ante las autoridades para exponer sus motivos sobre las acciones de seguridad llevadas del pasado 17 de octubre.

«Lo del jueves demostró que hay un cambio verdadero y vamos a fundamentar el por qué se actúa de esta manera, y estoy dispuesto a comparecer», indicó el mandatario.

Respecto a la denuncia que anunciaron los dirigentes del PAN pondrían en su contra, AMLO acusó que son ellos (los panistas) los que son partidarios del uso de la fuerza, y los que con su estrategia convirtieron al país en un cementerio.


WordPress Lightbox Plugin