Pemex tomó el control esta tarde de la refinería Deer Park, ubicada en Houston, tras cerrar la adquisición del 50% de la participación accionaria que tenía la compañía neerlandesa Shell.

La concreción de la operación fue anunciada por el director general de Pemex, Octavio Romero, quien informó desde Houston que Pemex, quien ya tenía la mitad de las acciones de la refinería, asumió el manejo de la planta que posee una capacidad de producción de 340,000 barriles por día.

El anuncio coincidió con la visita a Ciudad de México de la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, quien se reunió durante la mañana con el canciller Marcelo Ebrard.

Recordemos que para adquirir la refinería, Pemex pagó 596 millones de dólares, equivalentes al 50% de la deuda de la refinería que constituye la participación de Shell, y otros 596 millones de dólares para liquidar la parte de la deuda que corresponde a Pemex. Los recursos para la operación fueron aportados por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) de la Secretaría de Hacienda.

Romero dijo en un comunicado que la adquisición de la refinería representa una «acción estratégica» del gobierno de López Obrador para lograr la «soberanía energética» de México y alcanzar la meta de garantizar el abastecimiento interno de combustible.

El director de Pemex aseguró que se mantendrá la eficiencia técnica y administrativa, y que se trabajará para que Deer Park funcione de manera adecuada y cumpla con los protocolos de seguridad de las personas, las instalaciones y su entorno en materia ambiental y social.

Romero participó junto a otros ejecutivos de Pemex en la primera sesión del Consejo de Administración de la refinería.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario