La selección mexicana ya se encuentra en tierra mundialista. Tras aterrizar en la noche qatarí, se desplazó a su cuartel general en Simaisma, a 40 kilómetros de Doha, donde este viernes continua su preparación para el debut el martes ante Polonia.

La primera sesión en Qatar se celebrará a puerta cerrada y por la tarde con el objetivo de evitar el sol y las altas temperaturas que se registran, de hasta 33 grados.

El Tri se ejercitará durante todo el Mundial en el estadio Al Khor, en los aledaños de Al Bait, una de las ocho flamantes sedes, que además tendrá el honor de inaugurar el torneo el domingo con el Qatar-Ecuador.

Horas antes la expedición mexicana aterrizó en el aeropuerto internacional Hamad, tras 17 días de concentración en Girona, España, cerrados con una derrota 2-1 en un amistoso ante Suecia.

La FIFA preparó un recibimiento al equipo dirigido por el ‘Tata’ Martino, con los jugadores aceptando un té y unas flores a la salida de la terminal.

A continuación se subieron al autobús oficial, que se dirigió al Murwab Resort, donde algunas decenas de hinchas animaron su llegada en la madrugada qatarí.

Hace cuatro años en Rusia el equipo sí presentaba cierto potencial, una ilusión que se disparó tras el 1-0 inicial ante Alemania. «¡Imaginémonos cosas chingonas carajo!», repetía entonces Chicharito Hernández. Ahora la situación es muy diferente.

El autor de aquel gol que provocó que se registrara un terremoto en Ciudad de México, el Chucky Lozano, tomó la palabra esta semana con una carta publicada en ‘The Players Tribune’.

«Sé que a la gente le gusta hablar de la maldición del quinto partido en el Mundial y de la presión en el equipo mexicano, pero la verdad, no gasto mi tiempo en eso. Un cliché», escribió el futbolista. «Primer partido, segundo, tercero… y después, ojalá, las cosas buenas vendrán. Quizá incluso el quinto partido», añadió Chucky.

Sin embargo, el mundial encierra otros aspectos más allá del deportivo. El torneo ha sido descrito como una ‘Qatarsis’ por los múltiples señalamientos de violaciones a derechos humanos en el país anfitrión.

Federaciones de fútbol han manifestado su inconformidad. ¿Cómo podía ser Qatar el anfitrión de una Copa del Mundo? En Broojula, Ana Paula Ordorica platica con Pablo Carrillo, comentarista deportivo de Grupo Imagen Multimedia, sobre lo que hay detrás de Qatar 2022, a horas de que inicie el torneo.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario