Tag

Brasil

Browsing

La India superó este lunes a Brasil como el segundo país más afectado por la pandemia de COVID-19, con más de 4.2 millones de casos, además de contar con los récords de contagios diarios más altos del mundo desde el inicio de la pandemia.

El segundo país más poblado del mundo, con 1,350 millones de habitantes, sigue casi 6 meses después sin alcanzar el pico de su curva de contagios, y con 90,802 casos registra el nuevo récord mundial de propagación diaria, superando su propia marca.

La India muestra, como ningún otro país, el rápido avance del virus, muy por encima de la velocidad de propagación de Estados Unidos que, siendo el país más afectado con 6.27 millones de casos, confirmó hoy 31,395 nuevos pacientes en las últimas 24 horas.

El Ministerio de Salud indio informó hoy además de 1,016 nuevas muertes a causa del virus, elevando el total hasta los 71,642 fallecidos, que aunque le deja en el tercer lugar mundial con respecto al número de muertes, está todavía muy lejos de Brasil con 126,650 muertos, o de EEUU con 188,937.

Los datos de la Universidad Johns Hopkins señalan una tasa de mortalidad en India del 1.7%, en la posición 19 en el ránking mundial.

La universidad estadounidense reporta también un bajo número de casos por número de habitantes, con 310 casos por cada 100,000 habitantes, una proporción inferior a la de, por ejemplo, Estados Unidos, con 1,975 por cada 100,000 personas.

Si bien hasta ahora la India no se había enfrentado a una expansión tan rápida de la enfermedad entre su numerosa población, las autoridades continúan destacando su tasa de recuperación que aumenta casi tan rápido como los contagios.

De acuerdo con el Gobierno indio, con más de 69,000 personas recuperadas en las últimas 24 horas, el 77.3% de los pacientes ya ha superado la enfermedad.

Y aunque la curva de contagios disparó su ascenso en junio al tiempo que el país comenzó la desescalada de su régimen de confinamiento impuesto el 25 de marzo pasado, el gobierno avanza de manera firme en la reapertura de una economía en caída libre.

Según los datos del Ministerio de Estadística indio publicados la semana pasada, el PIB del país cayó en el primer trimestre del presente año fiscal, de abril a junio, un 23.9%, con datos negativos en casi todos sus sectores económicos, como resultado de las duras restricciones para contener la propagación de la pandemia.

Además de poner en serio riesgo a una de las economías más importantes del mundo, el periodo de recesión supone un grave impacto para la economía familiar del país con la mayor población pobre del mundo.

Foto: Twitter @MSF_Espana

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien no ha cambiado de posición ante la gravedad del coronavirus pese a que contrajo la enfermedad, afirmó este jueves que él mismo es la «prueba viva» de la eficacia de la hidroxicloroquina contra la Covid-19.

«Sabemos que más de 100,000 personas murieron en Brasil y que, si hubieran sido tratadas al comienzo con ese medicamento, muchas de esas muertes podrían haber sido evitadas», declaró el mandatario en un acto público celebrado en Belén, capital del estado de Pará.

Bolsonaro, uno de los mandatarios más escepticos en el mundo en relación a la pandemia, contrajo coronavirus el mes pasado y ha afirmado que se recuperó gracias a la hidroxicloroquina , un antipalúdico usado para tratar la malaria pero cuya eficacia contra el Covid-19 es puesta en duda por la mayor parte de la comunidad científica internacional.

También han contraído el patógeno y ya se han recuperado nueve de los ministros del Gobierno y la propia esposa de Bolsonaro, Michelle de Paula Firmo, quien permanece en confinamiento, y este miércoles supo de la muerte de su abuela materna, de 81 años y víctima de coronavirus.

«Aquellos que critican la hidroxicloroquina no presentan alternativas», dijo Bolsonaro, cuyo país es, en términos absolutos, el segundo más afectado por la pandemia en el mundo, con más de 104,000 fallecidos y cerca de 3.2 millones de casos.

En el mismo acto, anunció que el Gobierno federal enviará a las autoridades del estado de Pará 400,000 comprimidos de hidroxicloroquina, pues aún «sin comprobación científica, hay muchos médicos que lo recomiendan».

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a dar positivo en un nuevo examen de coronavirus, cuando se cumplen 15 días de su confinamiento tras haber sido diagnosticado con la enfermedad el pasado 7 de julio.

Bolsonaro, uno de los mandatarios más escépticos sobre la gravedad del nuevo coronavirus, continúa con el patógeno en su organismo, pero presenta «buena evolución de salud», según confirmó este miércoles la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

El mandatario brasileño fue sometido a una nueva prueba, la tercera en dos semanas, con la que confiaba que, con un resultado negativo, pudiera retomar sus actividades públicas, las cuales se vio obligado a interrumpir trascontraer la enfermedad que el mismo ha calificado de «gripecita».

Desde que dio positivo, Bolsonaro, de 65 años, ha despachado por videoconferencia desde su residencia oficial en Brasilia, el Palacio de la Alvorada.

En cada ocasión, Bolsonaro ha intentado mostrar que se encuentra en buen estado, lo que ha atribuido en buena medida a la hidroxicloroquina , un fármaco antipalúdico con el que el mandatario está siendo tratado pese a que su eficacia contra el coronavirus no ha sido comprobada científicamente.

En uno de los encuentros con la prensa, el presidente llegó a alzar una caja de hidroxicloroquina a modo de trofeo, un gesto que fue respondido con vítores y aplausos por parte del reducido grupo de simpatizantes que se concentra a diario en los jardines de su residencia oficial, provocando pequeñas aglomeraciones.

Otro de los adeptos a la cloroquina es el ministro de la Ciudadanía del gobierno de Brasil, Onyx Lorenzoni, quien esta semana también anunció que dio positivo por Covid-19 unas horas antes de que Milton Ribeiro, titular de Educación, revelara que también estaba infectado.

Tanto Bolsonaro como sus dos ministros engrosan la lista de más de 2.1 millones de casos confirmados en Brasil, uno de los dos países más afectados en el mundo por la pandemia, solamente por detrás de Estados Unidos.

De acuerdo a los últimos datos oficiales, Brasil ya supera las 81,487 muertes, con una media de 1,000 decesos diarios desde finales de mayo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Brasil podría haber llegado al pico de contagios de la enfermedad y se estableció en una meseta, aunque en niveles que aún son extremadamente elevados.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de 65 años y uno de los más escépticos mandatarios del mundo sobre la gravedad del pandemia, informó este martes que dio positivo a Covid-19.

Indicó que al igual que el presidente Donald Trump, comenzó a ser tratado con hidroxicloroquina y acitromicina, fármacos que la propia Organización Mundial de la Salud, ha rechazado como tratamiento contra el coronavirus.

«Acaba de salir el resultado del test con resultado positivo» informó Bolsonaro en una entrevista televisiva desde su residencia oficial. Explicó que los síntomas comenzaron el domingo con una «breve indisposición».

El mandatario aseguró que se siente «perfectamente bien», detallando que se realizó una placa de tórax que ha mostrado que el  pulmón está «limpio».

Sin embargo, medios locales como la cadena G1, informaron que el presidente presentó fiebre y dolores en todo el cuerpo.

El mandatario informó que debido a su nuevo estatus clínico, canceló un viaje que tenía previsto al estado de Bahía.

Durante los últimos meses, Bolsonaro ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de «gripecita», circulando por las calles en plena cuarentena, y asistiendo a actos públicos sin cubrebocas, además de que no ha respetado la sana distancia, pues en sus eventos a abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno.

Tan pronto se supo del contagio de Jair Bolsonaro, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) deseó la «mejor recuperación», al mandatario.

Uruguay, Paraguay y Argentina son los países que mejor han enfrentado al coronavirus en América Latina, mientras que Brasil es el que peor lo ha hecho, según un sondeo realizado en la región.

De acuerdo con la encuesta de la consultora Trespuntozero, que difundió la agencia Reuters, el desempeño del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou frente a la pandemia tiene una aprobación del 77.8% en su propio país; el del paraguayo Mario Abdo, del 76.7%, y el del argentino Alberto Fernández, del 68%.

El costarricense Carlos Quesada tiene una aprobación del 67.9% respecto del combate al coronavirus, el peruano Martín Vizcarra del 57.6%, el colombiano Iván Duque del 54%.

En el caso del gobierno mexicano, el trabajo realizado por la administración del presidente Andrés López Obrador (AMLO) recibió una aprobación del 52.8%.

El dominicano Danilo Medina del 50.5%. La gestión sanitaria del chileno Sebastián Piñera tiene un respaldo del 32.4% y la del ecuatoriano Lenín Moreno de solo el 14.7%.

En ocho de los 10 países en los que se realizó el estudio, los consultados consideraron a Uruguay uno de los que mejor controló al coronavirus, mientras que en siete países se mencionó a Argentina.

Brasil fue mencionado en todos los países como uno de los que peor gestionó la actual crisis sanitaria.

Shila Vilker, directora de la consultora Trespuntozero, dijo que «hay un vínculo entre la buena imagen de las gestiones y la pandemia, que se explica por el miedo. Algo más del 50% de los encuestados, en promedio, tiene miedo a la muerte por el coronavirus», añadió Vilker.

Una curiosidad revelada por el estudio es que, consultados sobre qué actividades realizarán con mayor asiduidad una vez superada la pandemia, los encuestados eligieron mayormente muchas de las realizadas durante el aislamiento social, como cocinar, hacer videoconferencias o pasar tiempo con la familia.

El sondeo se realizó sobre encuestas a 10,000 personas distribuidas equitativamente en Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, México, Costa Rica y República Dominicana.

La pandemia mundial del nuevo coronavirus, Covid-19, sigue fuertemente «al alza» y hay peligro de que la enfermedad vuelva rápidamente a los países que están empezando a levantar las restricciones, dijo este viernes  la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mike Ryan, principal experto de emergencias de la OMS, indicó que los países del sureste asiático están trabajando duro para identificar nuevos cúmulos de infecciones y romper las cadenas de transmisión.

Hizo especial énfasis sobre nuestro país, al decir que México ocupa el séptimo puesto a nivel mundial en el número de nuevos casos y tercero en las últimas muertes, agregando que la situación en ese país americano es «claramente difícil, es desafiante».

También se mencionó lo que sucede en Brasil, uno de los puntos críticos del virus en el mundo; afirmó que es motivo de creciente preocupación, especialmente en las ciudades.

Explicó que el sistema de salud de Brasil «todavía está haciendo frente» a la enfermedad, aunque algunas unidades de cuidados intensivos se encuentran en una etapa crítica y bajo una fuerte presión, con más del 90% de ocupación de camas, dijo Ryan.

Por su parte el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que regiones como Europa, que están experimentando un declive de casos, no son seguras, ya que el virus podría reintroducirse.

Hizo un llamado para que las vacunas contra el coronavirus estén disponibles como un bien público global para garantizar que todos tengan un acceso justo.

«Muchos líderes… han promovido la idea de que cualquier vacuna sea un bien público mundial, pero esto debería continuar promoviéndose», dijo Tedros Adhanom.

América del Sur se convirtió, según la OMS, en «nuevo epicentro» de la pandemia del coronavirus, especialmente Brasil donde los muertos por día alcanzan niveles récord, mientras Europa intenta retornar a la vida normal y China, cuna de la enfermedad, clama victoria.

«Sudamérica se convirtió en un nuevo epicentro de la enfermedad», declaró el responsable de situaciones de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, en teleconferencia desde Ginebra. «Vemos el número de casos aumentar en numerosos países sudamericanos. Hay mucha preocupación en torno a esos países, pero claramente el más afectado por el momento es Brasil».

Brasil superó los 20,000 muertos por coronavirus tras registrar el jueves 1,188 decesos en 24 horas, una cifra récord, según los datos del ministerio de Sanidad, que confirman la aceleración de la pandemia.

El país, con el 57% de los muertos en la región, es el tercero en número de afectados en el mundo, con 310,087 casos, por detrás de Estados Unidos y Rusia. La cifra de contagios podría ser hasta 15 veces mayor debido a la dificultad de tener estadísticas precisas por la falta de test, según analistas.

Según Michael Ryan, en términos relativos los índices más elevados se hallan en la Amazonia, con unas 450 personas infectadas por cada 100,000 habitantes.

A diferencia de lo que ocurre en países como España o Italia, en Brasil el coronavirus mata a muchos más jóvenes. En Brasil, solo el 69% de los fallecidos tienen más de 60 años mientras que en España e Italia el 95% de los decesos se registraron en personas mayores de esa edad.

En toda América Latina han fallecido por coronavirus más de 34,000 personas y hay 61,000 contagios.

En Perú, segundo país de la región en número de contagios y tercero en fallecidos, se registraron unos 110,000 casos y más de 3,100 decesos. La mayoría de hospitales de Lima están al borde del colapso, indicó el jueves la oficina del defensor del pueblo, que supervisa el respeto de los derechos humanos.

En Chile, un país de 18 millones de habitantes con más de 57,000 casos, los fallecimientos aumentaron un 29% en las últimas 24 horas, hasta alcanzar 589. Argentina también registró un enorme aumento de casos. Cerca del 90% de las infecciones se encuentran en Buenos Aires y su periferia, en total unos 14 millones de habitantes. El balance de fallecidos en el país es de 416.

Excepción notable en el Cono Sur, Uruguay, con apenas una veintena de fallecidos, anunció que reiniciará en junio las clases presenciales en todos los niveles educativos.

En Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia de Covid-19 con más de 94,000 fallecido oficialmente por el virus, las banderas ondearán durante tres días a media asta.

China, donde brotó el virus en diciembre y a la que Washington acusa de ser responsable de una «matanza mundial», proclamó el viernes su «gran éxito» en la lucha contra el virus.

«Hemos conseguido importantes logros estratégicos en nuestra respuesta al Covid-19», dijo el primer ministro Li Keqiang a los 3,000 delegados con máscara en el Gran Salón del Pueblo de Pekín.

En Europa, donde murieron más de 170,000 personas, se está imponiendo una lenta normalización, pero multiplicando las medidas de precaución.

La primera dama canadiense dio positivo al nuevo coronavirus, Covid-19, en una prueba médica, según un comunicado oficial difundido la noche de ayer en el que se aclaró que el primer ministro Justin Trudeau continuará cumpliendo con sus actividades en aislamiento por 14 días, sin someterse a un examen de diagnóstico.

«Sophie Gregoire Trudeau fue examinada hoy para COVID-19. La prueba dio positivo», informó el despacho del primer ministro. Ante la posibilidad de contagio de su esposa llegada de un viaje a Londres, Trudeau se encontraba trabajando desde su casa por precaución.

En cuanto al primer ministro, se informó que goza de buena salud y no presenta síntomas, pero «como medida de precaución y siguiendo los consejos de los médicos, estará aislado durante un periodo previsto de 14 días; sin embargo, aclararon que por el momento no será sometido a una prueba de coronavirus.

El coronavirus ha infectado a más de 150 personas en Canadá y ha dejado hasta ahora un muerto.

En tanto, el ministro del Interior de Australia, Peter Dutton, anunció que dio positivo en la prueba del nuevo coronavirus y entró en cuarentena en un hospital este viernes.

«Esta mañana desperté con fiebre y dolor de garganta», dijo Dutton, uno de los ministros australianos más influyentes y arquitecto de la ley restrictiva del país sobre migración. «La política de las autoridades de Salud (…) es que quien de positivo debe ser hospitalizado y he cumplido con esa instrucción», agregó.

Dutton dijo que se siente «bien», pero su diagnóstico plantea preocupaciones sobre si otros miembros del gabinete y el primer ministro, Scott Morrison, pueden haber sido infectados.

Todavía no se sabe cuándo o cómo contrajo el virus.

Dutton estuvo hace una semana en Washington, donde participó en una reunión con miembros de una alianza de inteligencia, integrada por Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, Canadá y Nueva Zelanda. Australia tiene 184 casos confirmados de COVID-19 y tres muertes.


Finalmente, se ha informado que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro dio negativo al coronavirus. Sin embargo.

En un video difundido la noche de ayer en redes sociales, el mandatario apareció con cubrebocas pues explicó que “cuando regresamos de nuestro reciente viaje a Estados Unidos, una de las personas (de su equipo) se hizo exámenes en Sao Paulo y dio positivo” a Covid-19, refiriéndose a su asesor de prensa Fábio Wajngarten.

Ante dicha situación, fue sometido a una prueba para descartar estar contagiado.

Un juez federal ha ordenó este  viernes liberar al ex presidente  brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que cumple dos condenas por corrupción, en acato del reciente fallo del Tribunal Supremo (STF) que establece que los condenados no empiecen a cumplir la  sentencia hasta que sea firme.

El STF decidió el jueves, por seis votos a favor y cinco en contra,  revocar la ley que establece que los convictos comienzan a cumplir sus sentencias después de perder su primera apelación y, en cambio, que se les permita agotar el largo proceso de apelaciones antes de  entrar en prisión.

La defensa de Lula, que está encarcelado desde abril de 2018, se había apresurado a solicitar su «liberación inmediata» conforme al fallo del Supremo, petición que el juez federal Danilo Pereira ha concedido, por lo que el líder izquierdista será liberado este mismo viernes, según informa ‘Folha’, diario local.

El juez de ejecución de penas determinó que ya «no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia».

Tras el  triunfo del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, a la presidencia de Argentina, con el 48.10% de los votos, presidentes de varios países enviaron felicitaciones, pero el de Brasil, Jair Bolsonaro, opinó que “los argentinos eligieron mal.

En su cuenta de la red social Twitter, el presidente del Gobierno en funciones en España, Pedro Sánchez, confió en que la victoria de Alberto Fernández sea el triunfo y el impulso del pueblo argentino. “Argentina contará siempre con mi apoyo y del Gobierno de España. Nos une nuestro idioma, la Comunidad Iberoamericana y fuertes lazos que seguiremos estrechando».

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó a Fernández y a su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, por su “contundente e inobjetable» victoria. Confió en que se retomarán “la cooperación integral y trabajo conjunto con las nuevas autoridades del país, según un comunicado divulgado por el gobierno venezolano.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, también envió “felicitaciones y un abrazo revolucionario a nuestros hermanos Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner como presidente y vicepresidenta de Argentina», y dijo, han sido elegidos con el voto del pueblo en una «fiesta democrática que revive la esperanza por mejores días en ese país».

En el mismo sentido se pronunció el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien calificó de “gran triunfo el porcentaje obenido por el peronista en el proceso electoral, cuyo resultado evitará una segunda vuelta de elecciones.

Sin embargo, la polémica llegó con lo declarado por Bolsonaro, quien poco antes de salir de los Emiratos rabes Unidos, lamentó el resultado de los comicios en Argentina y anticipó que no enviará felicitaciones al peronista Fernández, porque “no deseo felicitarle».

Consideró que “los argentinos eligieron mal al votar por el candidato de izquierda», por lo que pidió esperar hasta conocer la postura real en política del abanderado del Frente de Todos, quien se ha pronunciado a favor del movimiento “Lula Libre», por considerar que su encarcelamiento es injusto.

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella ordenó a los organizadores de la Bienal del Libro, uno de los principales festivales literarios de Brasil, que retiraran de circulación un libro de cómics de la editorial Marvel que contiene un beso entre dos hombres.

El funcionario brasileño, un expastor evangélico, argumentó que era con la finalidad de “proteger” a los menores de “contenido sexual”. Horas después, y tras la negativa de los organizadores, el libro se agotó.

 

“La alcaldía determinó que los organizadores recojan ese libro que trae contenido sexual para menores”, había dicho Crivella el jueves en un video publicado en su cuenta de Twitter.

El libro, llamado Vengadores, la cruzada de los niños, presenta una escena en la que dos personajes hombres, novios en la historia, se besan.

“Libros así necesitan estar embalados en plástico negro lacrado. Necesitamos proteger a nuestros niños. No es correcto que tengan acceso precoz a asuntos que no están de acuerdo con sus edades”, dijo el alcalde.

En un comunicado, La Bienal defendiendo la exhibición del libro, los organizadores destacaron que se trata de un evento “plural, donde todos están representados”.

Descontento con la decisión de la Bienal, la alcaldía realizaba este viernes una inspección del predio donde se realiza el festival para identificar otros posibles libros considerados “impropios” por su contenido.

Según dijo la asesoría de comunicación de la alcaldía a AP, fiscales oficiales buscan adecuar el contenido expuesto con el ‘Estatuto del Niño y el Adolescente’, que en uno de sus artículos dice que revistas y publicaciones que contienen material “impropio o inadecuado” deben ser comercializadas con un envoltorio lacrado. El artículo no especifica qué tipo de contenido.

En una nota oficial, la alcaldía advirtió que en caso de incumplimiento el material puede ser confiscado y el evento podría ver cancelada su licencia para funcionar.

La comisión de Derechos del Niño y del Adolescente de la Organización de Abogados de Brasil (OAB) de Río manifestó que la alcaldía no tiene potestad para confiscar libros y que es apenas atribución de la justicia.

La decisión de Crivella generó enorme repercusión en las redes sociales, donde muchos se mofaron de la “publicidad” gratuita prestada por el alcalde al libro, mientras otros resaltaron que la homofobia fue recientemente criminalizada en Brasil con penas de hasta cinco años de prisión.

“Cualquier tipo de censura es inconstitucional, estamos en un país laico donde la religión no debe mezclarse con el estado”, dijo a AP Toni Reis, presidente de la Alianza Nacional LGBTI+, una de las mayores organizaciones brasileñas que defiende los reclamos de la comunidad homosexual y transgénero.

El pedido de censura de Crivella aparece en sintonía con el marcado intento de las autoridades de la mayor nación de Latinoamérica de desplegar una agenda conservadora, acentuado luego de la llegada a la presidencia de Jair Bolsonaro en enero.

Esta semana, el gobernador de Sao Paulo, el derechista Joao Doria, adhirió al discurso del presidente Bolsonaro al manifestarse en contra de una enseñanza que contemple la diversidad sexual.

Doria ordenó retirar de circulación un libro didáctico de la red de educación pública que distinguía el sexo biológico de la identidad de género, contemplando términos como “transgénero” y “bisexual”.

De fuerte tradición conservadora, Crivella, quien fue obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios en Brasil, se ha referido en el pasado a los homosexuales como “víctimas de un terrible mal”.

“Es un precedente muy grave que no debemos aceptar. La homosexualidad existe desde que el mundo es mundo. El alcalde no va a acabar con nuestra comunidad”, opinó Reis.

Además, el alcalde no ha ocultado su desinterés por el mundialmente famoso carnaval de Río, uno de los principales eventos de la ciudad que mueve cada año cientos de millones de dólares, en parte gracias a la afluencia de turistas. Crivella ha impulsado una reducción del dinero para subsidiar a las escuelas de samba y no se lo ha visto durante los días de desfile en el sambódromo, como es tradición entre las autoridades.

Este viernes, un grupo de senadores demócratas solicitó a la administración de Donald Trump posponer futuras negociaciones comerciales con Brasil hasta que el presidente Jair Bolsonaro adopte medidas para proteger la selva amazónica.

«Esta es una crisis internacional con implicaciones de seguridad nacional para Estados Unidos», argumentaron los senadores en una carta dirigida al representante de Comercio de EUA, Robert Lighthizer.

«Ante la ausencia de medidas significativas del presidente Bolsonaro para proteger la Amazonia, Estados Unidos debe dejar en claro que no negociará con Brasil respecto al comercio».

La carta está firmada por los senadores Chris Murphy, Brian Schatz, Sheldon Whitehouse, Tom Udall, Kirsten Gillibrand, Patrick Leahy, Cory Booker, Chris Van Hollen, Kamala Harris, Amy Klobuchar y Richard Blumenthal.

Los senadores también solicitan a Lighthizer que suspenda cualquier plan para reanudar las exportaciones de carne de Brasil a Estados Unidos, dado el impacto de la industria cárnica en la deforestación ilegal.

«Sin protecciones más estrictas, permitir que la carne de Brasil vuelva a los mercados estadounidenses solo acelerará la destrucción de la Amazonia», escribieron los legisladores.

Este martes el gobierno de Brasil rechazó  20 millones de euros en fondos de emergencia para combatir los incendios del Amazonas que había ofrecido el presidente francés Emmanuel Macron en nombre de los países del G-7.

El dinero, parte de un plan del G-7 para apagar los incendios y luego proteger la selva tropical, es una amenaza para la soberanía de Brasil, declaró el presidente Jair Bolsonaro a los periodistas. Agregó que Macron tendría que «disculparse por los insultos en mi contra» antes de cualquier discusión sobre la ayuda al Amazonas.

En una respuesta iracunda a un comentario hecho por Bolsonaro en las redes sociales, Macron señaló el lunes que esperaba que «los brasileños pronto tengan un presidente digno de ellos».

Se refería a un comentario sarcástico hecho por el mandatario brasileño en una publicación de Facebook en la que se burló de la apariencia física de la primera dama francesa, Briggite Macron.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, calificó la iniciativa liderada por Francia en esa región del país sudamericano como «redundante» y acusó a la comunidad internacional de no cumplir con las promesas anteriores de financiamiento para la región acordada con las Naciones Unidas.

Este domingo, aviones militares de Brasil están lanzando agua sobre los incendios de la selva amazónica en el estado de Rondonia en respuesta a la indignación mundial por el desastre ambiental, de acuerdo con un video del gobierno.

El presidente Jair Bolsonaro autorizó operaciones militares en siete estados para combatir el fuego en la región del Amazonas, después de peticiones de sus gobiernos locales, dijo una portavoz de su oficina.

El video, divulgado el sábado por la noche por el Ministerio de Defensa, mostró un avión militar descargando miles de litros de agua mientras atravesaba nubes de humo que emergían de la selva.

La acción tiene lugar en momentos en que los líderes del Grupo de los Siete países más desarrollados reunidos en Francia expresaban su consternación por los incendios.

Este domingo, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que el G7 se aproximaba a un acuerdo para ofrecer ayuda técnica y financiera a los países afectados por los incendios.

A lo largo de Brasil se habían registrado casi 80 mil focos de fuego hasta el 24 de agosto, el mayor número al menos desde 2013, de acuerdo con la agencia de investigaciones espaciales INPE.

Este viernes a través de su cuenta de Twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que ofreció ayuda para combatir los incendios forestales en el Amazonas brasileño.

“Acabo de hablar con el presidente Jair Bolsonaro, de Brasil. Nuestras perspectivas comerciales futuras son muy emocionantes y nuestra relación es sólida, quizás más fuerte que nunca. Le dije que, si Estados Unidos puede ayudar con los incendios de la selva amazónica, ¡estamos listos para ayudar!”.

El mandatario se suma a varios países que han manifestado su solidaridad con Brasil por los devastadores incendios en la Amazonia y le han ofrecido su apoyo al país sudamericano para enfrentar la emergencia.

Por otra parte, el gobierno venezolano propuso convocar de manera urgente una reunión de los cancilleres de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica a fin de analizar las acciones pertinentes para enfrentar los incendios en la Amazonia, los cuales han afectado territorios de Brasil, Bolivia y Paraguay.
Rinne en un comunicado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este viernes que podría enviar al Ejército para ayudar a combatir los incendios que están afectando a la selva amazónica, y que se tomará una decisión a lo largo del día.

Bolsonaro, sometido a una creciente presión internacional por el desarrollo de la crisis, dijo a los periodistas en Brasilia que se reunirá con sus ministros este mismo viernes para discutir las próximas medidas.

Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron consideró que su homólogo brasileño «mintió» sobre sus compromisos en favor del medio ambiente, y anunció que, en estas condiciones, Francia se opone al acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.

«Teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas, el presidente de la República constata que el presidente Bolsonaro le mintió en la cumbre (del G20) de Osaka», declaró la presidencia francesa, que considera que «el presidente Bolsonaro decidió no respetar sus compromisos climáticos» o sobre «biodiversidad».

«En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo Mercosur (con la UE) en el estado actual», agrega el Elíseo.

En respuesta, Bolsonaro dijo que Macron busca provecho político personal con su decisión de pedir que la Cumbre del G7 aborde con urgencia la «crisis internacional» provocada por los incendios que destruyen la Amazonía.

«Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar un asunto interno de Brasil y de los otros países amazónicos para obtener beneficios políticos personales», dijo el líder ultraderechista brasileño al reaccionar a la decisión del presidente francés.

«El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonía (usando hasta fotos falsas) no contribuye en nada en la solución del problema», agregó el mandatario brasileño en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

Bolsonaro, en su mensaje, alegó que el Gobierno brasileño está dispuesto a dialogar sobre el asunto pero con base en hechos objetivos y con respeto mutuo.

Según datos divulgados esta semana por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), la región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 incendios forestales detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83 % superior al del mismo período de 2018.

Bolsonaro, que admitió la situación y la intencionalidad criminal de algunos de los incendios, volvió a insinuar este jueves que las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son «sospechas» sin pruebas, ya que están contrariadas con la decisión de su Gobierno de no sustentarlas con recursos públicos.