Tag

Brasil

Browsing

La comisión del Senado brasileño que investigó la gestión del gobierno de Jair Bolsonaro frente a la COVID-19 anunció que presentará mañana su informe final, el cual contendrá graves acusaciones contra el mandatario.

El presidente de la comisión, Omar Aziz, confirmó este martes que mañana será presentado el informe, redactado por el senador Renan Calheiros, que en su condición de instructor ha sido un permanente crítico del negacionismo de Bolsonaro ante la crisis sanitaria, que ya ha matado a más de 600,000 brasileños.

Según han adelantado fuentes próximas a la comisión, el informe contendrá acusaciones contra Bolsonaro, varios de sus ministros y otras autoridades del gobierno, empresarios vinculados al oficialismo y activistas de la negacionista ultraderecha.

La comisión, integrada por once senadores de los cuales cuatro son del oficialismo, fue instalada el pasado 27 de abril y desde entonces ha celebrado 67 audiencias, en las que ha escuchado el testimonio de casi un centenar de personas, incluidos ministros y altos funcionarios del gobierno. También ha analizado documentos electrónicos, muchos todavía de carácter reservado y que, según la propia comisión, contienen el equivalente a casi 10 terabytes de informaciones.

Según Calheiros, el informe recomendará que tanto el mandatario como algunos funcionarios del gobierno y personas del entorno oficialista respondan ante la justicia por múltiples delitos contra la salud pública, los cuales serán detallados en su informe, que será sometido a votación la semana próxima; aunque se ha filtrado que uno de los delitos podrían ser homicidio masivo.

En caso de ser aprobado con mayoría simple por los once miembros de la comisión, el informe será remitido al Ministerio Público, al Tribunal de Cuentas, a otros organismos responsables por fiscalizar la actuación del gobierno y a la Justicia ordinaria, que tendrán la última palabra sobre eventuales enjuiciamientos.

El ministro de salud de Brasil, Marcelo Queiroga, quien se encuentra en Nueva York junto con el presidente Jair Bolsonaro con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas, anunció este martes que dio positivo por coronavirus.

«Comunico a todos que hoy di positivo para COVID-19. Me quedaré en cuarentena en Estados Unidos, siguiendo todos los protocolos de seguridad sanitaria», dijo el ministro en sus redes sociales.

El gobierno dijo en una nota que Queiroga, quien está vacunado contra el coronavirus, se encuentra «bien», y añadió que el resto de los integrantes de la comitiva brasileña se hicieron pruebas y dieron negativo.

Queiroga llegó a Nueva York el domingo en el mismo avión que Bolsonaro, a quien acompañó el lunes durante la reunión bilateral que mantuvo con el primer ministro británico, Boris Johnson. Posteriormente se reunió con investigadores brasileños basados en Estados Unidos y asistió a una cena ofrecida a Bolsonaro en la residencia oficial del embajador de Brasil en la ONU.

Ayer, Queiroga acompañó a Bolsonaro a la Asamblea General de Naciones Unidas, donde se encontraron con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, y con el secretario general de la ONU, António Guterres.

Bolsonaro, quien niega la gravedad del SARS-CoV-2, abrió ayer los discursos de los líderes en la Asamblea General, desde donde criticó las medidas de distanciamiento social para combatir la pandemia y los certificados de vacunación que están empezando a exigir algunos países.

La resistencia de Bolsonaro a vacunarse ha generado diversas polémicas en Nueva York, cuyo alcalde, Bill de Blasio, criticó la postura del mandatario brasileño.

El presidente del Senado brasileño, Rodrigo Pacheco, rechazó por inconstitucional el decreto firmado la semana pasada por el presidente Jair Bolsonaro mediante el cual prohibía a las redes sociales la «remoción arbitraria» de contenidos, con lo que dificultaba el combate a las fake news.

La medida también fue suspendida simultáneamente por la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Rosa Weber, en respuesta a un pedido del procurador general de la Nación.

La devolución del decreto ejecutivo al Palacio presidencial de Planalto fue anunciada por el máximo líder del Senado durante la sesión plenaria de este martes.

El decreto, que tenía 60 días para ser analizado en el Congreso, fue rechazado por la Cámara alta tan solo una semana después de que fuera firmado por el líder ultraderechista para garantizar la «libertad de expresión en las redes sociales».

Con la decisión, la medida perdió la vigencia inmediata que le otorgaba su publicación en el Diario Oficial y que, para este caso, solo duró ocho días.

El decreto ejecutivo buscaba acabar con las remociones «arbitrarias» de contenidos y perfiles de las redes sociales, hechos de los que ha sido objeto hasta el mismo Bolsonaro, que ya ha tenido publicaciones retiradas de internet por contener falsedades, principalmente en aquellas relacionadas con la pandemia.

El decreto pretendía que retirar contenidos de las redes sociales solo se diera bajo «justa causa» y que los usuarios afectados pudieran ejercer una «amplia defensa» antes de que cualquier decisión fuera tomada.

Según el Gobierno, la remoción de contenidos decidida solo por las empresas de las redes sociales perjudica «el debate público de ideas y el ejercicio de la ciudadanía», por lo que se configuraba en «una violación en masa de derechos y garantías fundamentales».

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, hospitalizado en Sao Paulo por obstrucción intestinal, no necesitará cirugía si continúa recuperándose como hasta ahora, dijo su hijo Flavio en Twitter el jueves.

El presidente voló de Brasilia a Sao Paulo ayer para someterse a pruebas, y a una posible cirugía de emergencia, para desbloquear un intestino obstruido después de días en que había presentado hipo.

Bolsonaro ha sido hospitalizado varias veces por complicaciones a raíz del apuñalamiento de 2018, que le perforó el intestino. También estuvo enfermo de COVID-19 el año pasado.

Este mismo jueves, otro de los hijos de Bolsonaro, el legislador Eduardo Bolsonaro, publicó un video en redes sociales en el que afirmó que los médicos del hospital Vila Nova Star de Sao Paulo evaluaban constantemente si su padre requeriría cirugía.

El medio local de noticias G1 reportó que Bolsonaro pasó bien la noche y que le realizarían más pruebas el jueves.

La oficina del presidente había dicho que Bolsonaro, de 66 años, podría requerir una cirugía de emergencia, pero después de su llegada a Sao Paulo ayer por la noche, los médicos del hospital Vila Nova Star indicaron que el presidente permanecería inicialmente «bajo una dirección conservadora».

«Agradezco a todos por su apoyo y oraciones», dijo Bolsonaro en una publicación de Facebook el miércoles poco después de que se anunciara la noticia de su traslado a Sao Paulo.

Junto con el mensaje, compartió una foto de sí mismo sin camisa, con los ojos cerrados y acostado en una cama de hospital cubierta de sensores y cables.

La foto, que estuvo acompañada de un texto que criticaba a sus oponentes de izquierda, llevó a sus detractores a acusar a Bolsonaro de estar aprovechando su condición para obtener ganancias políticas. Muchos en Brasil creen que el ataque con cuchillo de 2018, y la simpatía generalizada que generó, fue un factor crucial detrás de su victoria electoral.

Un artículo del periódico Folha de S.Paulo decía que la hospitalización de Bolsonaro le había permitido resucitar a uno de sus personajes favoritos (…), el del mártir político». Señaló «que Bolsonaro no inventó su condición de salud», pero dijo que su situación actual tiene «utilidad inmediata», ya que «en uno de los momentos más apremiantes de su mandato».

La posición política de Bolsonaro se está debilitando. Su popularidad está a la baja debido a su manejo de la pandemia, mientras que sus opositores en el Senado están investigando acusaciones de corrupción en la compra de vacunas por parte de su gobierno.

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha recuperado sus derechos políticos, luego de que la Corte Suprema de su país anuló cuatro juicios que pesaban contra él en tribunales de Curitiba por un conflicto de competencias y decidió que las causas deberán reiniciarse en otros juzgados, con lo que dejó sin efecto las penas de casi 26 años de cárcel que pesaban en su contra.

Así, Lula da Silva se convierte en potencial candidato presidencial para 2022, con algunos sondeos que lo sitúan como favorito frente al actual gobernante, Jair Bolsonaro.

«Se trata de otra decisión de la Corte Suprema que restablece la seguridad jurídica y la credibilidad del sistema de justicia del país», declaró este viernes el abogado Cristiano Zanin, jefe de la defensa del exmandatario; el fallo también le devuelve a Lula su derecho a aspirar a cargos electivos.

En ese mismo sentido se pronunciaron todos los partidos del arco progresista, que en algunos casos llegaron a insinuar que Lula será candidato presidencial en 2022.

El más claro fue el gobernador del estado de Maranhao, Flavio Dino, quien era mencionado hasta ahora como posible candidato presidencial para 2022 por el Partido Comunista do Brasil (PCdoB); después de la sentencia dijo que, si le fuera propuesto, «sería un honor aspirar a la vicepresidencia» en una fórmula encabezada por Lula.

El exmandatario no termina de aclarar nada en ese sentido, pero sí empieza a dar algunas pistas sobre sus intenciones.

«Yo estoy vivo, entero, tengo una energía de 30 años y estoy listo para la pelea. Si es necesario para derrotar a un fascista como Jair Bolsonaro, seré candidato a presidente», reiteró Lula a la emisora argentina C5N tras conocerse el fallo del Supremo.

Lula no tenía previsto pronunciarse este viernes sobre el fallo, pero hizo un guiño a sus seguidores en las redes sociales y cambió su foto de perfil por una en la que aparece perfectamente peinado, con un sobrio traje y una corbata con los colores de la bandera de Brasil que solía usar mientras estuvo en el poder.

Aunque Lula tampoco ha hecho referencia a eso, algunos sondeos ya consideran su posible candidatura de cara a las elecciones previstas para el 2 de octubre de 2022 y hasta lo sitúan como claro favorito frente a Bolsonaro, cuya popularidad está en caída en parte por su errática gestión de la pandemia de COVID-19.

La encuesta de la firma PoderData publicada esta semana dice que, en una primera vuelta, Lula se impondría con un 34% frente al 31% que obtendría Bolsonaro. Pero en la segunda vuelta, el antiguo dirigente sindical llegaría al 52% y el líder de la ultraderecha se quedaría en un 34%.

«Este escenario es un fotografía del momento, cuando el país enfrenta el peor impacto de la pandemia de coronavirus y hay una gran incertidumbre sobre la recuperación de la economía», analizó PoderData.

Bolsonaro, acorralado por críticas a su gestión de una pandemia que ya deja más de 365.000 muertos en el país y que será objeto de una investigación parlamentaria promovida por la oposición, acusó el golpe y alertó a los brasileños sobre Lula y la corrupción que, en su opinión, encarna el líder progresista.

«Si Lula vuelve, por el voto directo, el voto auditable, todo bien», dijo Bolsonaro, pero pidió a los brasileños que «piensen cómo será el futuro de Brasil con el tipo de gente que él va a traer para dentro de la Presidencia».

La situación actual de la pandemia de COVID-19 en Brasil es muy preocupante y se deben tomar medidas drásticas para lidiar con el aumento de casos y muertes, dijo el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«A menos de que se tomen medidas serias, la tendencia ascendente que ahora inunda el sistema de salud y supera su capacidad provocará más muertes», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros señaló que todas las partes interesadas deberían tomarse la situación en serio y agregó que los países vecinos podrían verse afectados.

«La situación es profundamente preocupante y las medidas que se deben tomar deben ser lo más serias posible», enfatizó Tedros.

Adicional, la OMS aprobó el uso de emergencia de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19. Se trata de la tercera vacuna contra el COVID-19 que recibe el respaldo de la OMS, tras las de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca.

La aprobación cubre su uso en todos los países, así como en la plataforma de vacunación COVAX.

La decisión se produce después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) anunció su autorización el jueves. «Cada herramienta nueva, segura y efectiva contra el COVID-19 es otro paso más para controlar la pandemia», dijo Tedros Adhanom

«No obstante, la esperanza ofrecida por estas herramientas no se materializará a no ser que se haga disponible para toda la gente en todos los países», agregó.

Investigadores de la Universidad de Burgos, España, y de la Universidad Federal brasileña de Santa Catarina han llevaron a cabo un estudio que demuestra la presencia del virus SARS-CoV-2 en aguas residuales en Brasil en noviembre de 2019.

Según informó la institución española, el estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment, ha analizado la presencia del virus SARS-CoV-2 en aguas residuales en Florianópolis, una ciudad de Brasil a finales de noviembre de 2019.

Los resultados señalan que el SARS-CoV-2 probablemente circulaba sin ser detectado en Brasil desde noviembre de 2019, casi dos meses antes del primer caso notificado en el continente, el 21 de enero de 2020, y un mes antes de la notificación de los primeros casos clínicos en Wuhan, China, a finales de diciembre de 2019.

En el estudio se analizaron aguas residuales humanas de Florianópolis recogidas directamente del sistema de alcantarillado para la detección del virus SARS-CoV-2 desde octubre de 2019 hasta marzo de 2020. El virus se detectó mediante diferentes sistemas de RT-qPCR recomendados por el centro de control de enfermedades americano y las autoridades europeas, y los resultados de todas las muestras positivas se confirmaron además en un laboratorio independiente.

Para corroborar la veracidad de los resultados, se secuenciaron los productos de RT-qPCR para confirmar la identidad con SARS-CoV-2 y se realizó un estudio de secuenciación directo y completo de las muestras de aguas residuales positivas a la presencia del virus.

El ARN del virus SARS-CoV-2 se detectó el 27 de noviembre de 2019, y la detección fue confirmada en un laboratorio independiente y mediante el análisis de secuenciación de la muestra de agua residual. Las muestras en los tres análisis posteriores (diciembre de 2019, febrero de 2020 y marzo de 2020) dieron resultado positivo en todos los ensayos de RT-qPCR, incluso con un fuerte incremento en las muestras tomadas a principios de marzo.

La relevancia de este estudio radica en que se trata de la primera detección de la presencia de ARN del virus SARS-CoV-2 a nivel mundial, el 27 de noviembre de 2019 e implica además la presencia y circulación del virus en el continente americano al menos desde esa fecha, 56 días antes de la primera notificación oficial de un caso clínico de covid-19 en ese continente y más de 90 días antes en el caso de Brasil.

De esta manera, los hallazgos encontrados apuntan a que el SARS-CoV-2 circulaba desapercibido en la comunidad durante algunos meses antes de que se declarara el estado de pandemia. Los resultados también muestran que la carga viral de SARS-CoV-2 se mantuvo constante hasta principios de marzo, luego aumentó coincidiendo con el inicio de los casos de covid-19 en la región de Santa Catarina, donde se encuentra Florianópolis.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) expresó este miércoles su «preocupación» por el alza de los casos de Covid-19 en Brasil después de que el país rompiera un récord de muertos esta semana, con un alza de los casos en casi todos los estados del país.

«Estamos preocupados por la situación en Brasil. Esto es un duro recordatorio de la amenaza de un resurgimiento ya que áreas muy golpeadas por el virus siguen siendo muy vulnerables a las infecciones», dijo en una rueda de prensa virtual la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Y es que ayer, Brasil reportó 1,972 fallecimientos por Covid-19, un récord de fallecidos en un momento en que el sistema de salud está desbordado y la vacunación avanza a paso lento. El país que ha sufrido 268,000 casos mortales, siendo el segundo más golpeado por la pandemia después de Estados Unidos.

«Los casos están al alza en casi todos los estados brasileños», advirtió Etienne. «No podemos esperar hasta que nuestros sistemas estén desbordados para implementar medidas de salud pública», agregó la salubrista.

Con respecto a la situación en el resto del continente, la OPS reportó que Estados Unidos, Canadá y México siguen reportando una caída de los casos, pese a que hay focos muy activos en el estado de Virginia, en Estados Unidos, y en la localidad de Nunavut, una comunidad indígena, en el ártico canadiense.

La OPS también reportó una caída de los casos en América Central, aunque con un incremento en algunas zonas de Guatemala y Panamá.

En América del Sur, el organismo señaló que hay un alza de los nuevos casos en Paraguay, Uruguay y Chile y un descenso en Perú y Bolivia, pero que en estos dos países andinos el nivel de las infecciones sigue siendo alto.

En el Caribe, señaló que las islas más grandes continúan experimentando una  baja en los casos, mientras que Cuba, las Bahamas, Santa Lucía y Guadalupe están experimentando un aumento en las infecciones.

La directora de la OPS destacó que continúan las vacunaciones en toda la región; detalló que al día de hoy más de 113 millones de personas han recibido la vacuna COVID en las Américas.

Recordó que la semana pasada, Colombia se convirtió en el primer país de América Latina en recibir vacunas a través del mecanismo COVAX. Añadió que Perú también ya recibió sus primeros envíos de la vacuna Pfizer a través de COVAX.

Adelantó que gracias al esfuerzo colectivo, cerca de 2.3 millones de dosis de COVAX llegarán a al menos 7 países de la región en los próximos días y semanas. «La OPS está haciendo su parte para ayudar a los países a asegurar y distribuir vacunas de manera segura y lo más rápido posible, pero las limitaciones de fabricación, el bajo suministro y la alta demanda de vacunas hacen que esta sea una situación incierta», sostuvo la experta.

 

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva llamó este miércoles a los brasileños a «no seguir ninguna decisión imbécil» del presidente Jair Bolsonaro, quien es un escéptico sobre las vacunas contra el COVID-19, ya ha matado a casi 270,000 personas en el país.

«Quiero hacer propaganda para que el pueblo brasileño no siga ninguna decisión imbécil del presidente de la República ni del Ministerio de Salud. Vacúnense, vacúnense porque esa es una de las cosas que pueden librarnos del Covid», dijo Lula en su primera comunicación pública tras la anulación de las condenas judiciales que le impedían ser candidato en las elecciones del próximo año.

El exmandatario anunció que se aplicará la primera dosis de la vacuna la próxima semana y lamentó que «las muertes se estén naturalizando» en Brasil, fuertemente golpeado por la segunda ola de la pandemia.

«Muchas de esas muertes podrían haberse evitado, si tuviésemos un gobierno que hubiese hecho lo elemental», añadió Lula en el acto en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo. Sus declaraciones fueron replicadas en sus redes sociales.

«Lo primero que tendría que haberse hecho el año pasado era crear un comité de crisis» en participación de científicos, pero «teníamos un presidente que hablaba de cloroquina y de gripecita», prosiguió, en referencia a declaraciones de Bolsonaro que minimizaban la pandemia y alentaban el uso de medicamentos sin pruebas de eficacia contra la enfermedad.

«Este país no tiene gobierno, no tiene ministro de la Salud, no tiene ministro de Economía» y «por eso está empobrecido», acusó Lula.

Pese a que la prensa local ya comienza a perfilarlo, el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) no anunció si tiene la intención de presentarse en los comicios de octubre de 2022.

Según sondeos, Lula es el político con más posibilidades de impedir la reelección del ultraderechista Bolsonaro, aunque su nombre enfrenta igualmente una fuerte resistencia en sectores de la clase media y en otros partidos de izquierda o centroizquierda.

Lula da Silva afirmó también este miércoles que ha sido «víctima de la mayor mentira jurídica» en 500 años de historia de Brasil. «Estaba seguro de que la verdad vencería y ese día llegó», afirmó el exmandatario.

Recordemos que el juez del Supremo Edson Fachin anuló el lunes todas las condenas contra el exmandatario por supuesta corrupción, en el ámbito de la operación Lava Jato, lo que le permitió recuperar sus derechos políticos.

Foto: Twitter @brasildefato

Un juez de la Suprema Corte de Brasil anuló este lunes las condenas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por considerar incompetente al Tribunal que las dictó, con lo que se le abre el camino al líder de izquierda para las presidenciales de 2022.

Lula suma dos condenas emitidas por un Tribunal de Curitiba por casos vinculados a la operación anticorrupción Lava Jato, que descubrió un esquema de sobornos pagados por grandes constructoras a políticos para obtener contratos en la petrolera estatal Petrobras.

El juez Edson Fachin respondió a un pedido de ‘habeas corpus’ presentado por la defensa de Lula en noviembre pasado y decidió que el exmandatario sea juzgado nuevamente por la justicia federal de Brasilia, alegando que los casos concernidos no se limitaban a Petrobras.

El expresidente fue condenado en 2018 por corrupción y lavado como beneficiario de un tríplex en Guarujá (litoral de Sao Paulo) y estuvo detenido desde abril de ese año hasta noviembre de 2019 en una celda especial en la sede de la Policía Federal de Curitiba.

La sentencia fue validada en tercera instancia y totalizaba 8 años, 20 meses y 20 días de cárcel, aunque una decisión de la Suprema Corte le permitió agotar todas los recursos judiciales en libertad.

En 2020 fue condenado a 17 años en segunda instancia, acusado de recibir sobornos de constructoras, relacionados con un sitio en Atibaia a cambio de influir en la obtención de contratos en Petrobras.

Lula siempre negó las acusaciones y se considera blanco de una operación política en su contra orquestada por Sergio Moro, el juez que lideró la Lava Jato, y que en 2019 asumió el Ministerio de Justica del presidente de ultraderecha, Jair Bolsonaro. Moro permaneció en el cargo hasta abril de 2020, cuando se distanció del mandatario.

De acuerdo con el fallo de Fachin, otros dos casos que involucran a Lula en el marco de la Lava Jato deben pasar también a la esfera de Brasilia. La noticia repercutió con fuerza en Brasil. La Bolsa de Sao Paulo retrocedía más de 3% después del anuncio, en tanto que el dólar se aproximaba a 5.8 reales.

El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) confirmó este martes la presencia en México de la mutación E484K, que fue hallada por la Universidad de Guadalajara (UdeG), así como de la variante brasileña del coronavirus SARS-CoV-2.

En un comunicado, José Francisco Muñoz Valle, rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud y coordinador general de la Sala de Situación en Salud por la covid-19 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en donde se detectó la variante, dijo que estas mutaciones son las que más preocupan a científicos.

Señaló que la mutación E484K, que surgió en Sudáfrica y Brasil, se ha asociado con la disminución de la neutralización del virus hasta diez veces, por lo que el virus podría ser resistente a las vacunas y a las terapias con anticuerpos.

«Lo que pudiera pasar es que las vacunas tuvieran una menor eficacia o que se presenten reinfecciones, pero faltan estudios para verificar en qué medida puede bajar la eficacia de la vacuna», señaló.

Recordó que los primeros cuatro casos sospechosos de personas con esta mutación del virus SARS-CoV-2 fueron reportados por la UdG el pasado 29 de enero, aunque los casos no fueron graves, lo cual «nos deja tranquilos».

Explicó que hasta ahora se han analizado más de mil muestras en el estado de Jalisco, donde se detectaron los cuatro casos.

«Tenemos otras nueve muestras por validar, por lo que aún no es suficiente para decir cuál sería la implicación que esto pudiera tener», precisó.

Informó que el InDRE recomienda un seguimiento clínico y epidemiológico, y es por ello que la universidad iniciará un Sistema de Vigilancia Epidemiológica Molecular para SARS-CoV-2 en las muestras de los pacientes positivos, que permitan implementar estrategias de control efectivas contra la Covid-19.

Explicó que este sistema de vigilancia permitirá identificar en qué medida va creciendo la frecuencia de esta mutación, lo que contribuirá al control de la pandemia.

El gobierno de Reino Unido anunció este jueves que prohibirá la llegada de vuelos procedentes de Portugal y de catorce países de Sudamérica, con el fin de evitar la propagación de una nueva variante del coronavirus que se detectó en Brasil.

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, informó de que estarán suspendidas las llegadas a partir de esta madrugada desde Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Indicó que los vuelos de Portugal también se restringirán debido a sus fuertes vínculos de viaje con Brasil. Sin embargo, aclaró que existirá una exención para los transportistas que viajan desde Portugal, para permitir el transporte de bienes de primera necesidad.

Detalló que la medida no se aplicará para los ciudadanos británicos e irlandeses ni a los nacionales de terceros países con derechos de residencia en Reino Unido, aunque dichas personas que regresan de los destinos identificados deberán auto aislarse por diez días.

Recordemos que una nueva variante, originaria de la Amazonía brasileña, cuyo hallazgo anunció el domingo pasado Japón, está siendo analizada y podría impactar la respuesta inmunitaria, según ha indicado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se refiere a ella como una «variante preocupante».

El Reino Unido ya había suspendido los viajes directos procedentes de Sudáfrica, a raíz del descubrimiento de otra variante del virus en ese país.

México esta «en mala situación frente a la epidemia de covid-19, que vio duplicar el número de casos y muertes entre mediados y finales de noviembre», advirtió este lunes el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio», subrayó Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la rueda de prensa quincenal que la OMS dedica al desarrollo de la pandemia.

La Secretaría de Salud indicó que la cifra de muertos llegó a los 105 mil 655, mientras que los contagios alcanzaron un millón 107 mil 71.

«La situación en México es muy preocupante. Los números muestran que el país está en mala situación. Cuando suben los casos y también las muertes es un problema muy serio y pediríamos a México que sea serio”, dijo el director de la OMS.

Un llamado similar hizo la OMS a Brasil, a quien instó a ser «muy muy serio» sobre el aumento del número de infecciones por el coronavirus, una tendencia que Tedros Adhanom describió como «muy muy preocupante».

Y es que Brasil tiene el mayor número mundial de decesos por Covid-19 fuera de Estados Unidos. Más de 6.3 millones de personas se han infectado y casi 173,000 han muerto por el virus, según datos del Ministerio de Salud de Brasil.

En la reunión de hoy, el director general de la OMS aseguró que la misión de investigación del origen del coronavirus comenzará donde se dieron los primeros casos, en la ciudad china de Wuhan, pero a partir de ahí explorará si ha de seguir otras vías».

«La posición de la OMS ha sido muy clara: empezaremos el estudio en Wuhan, veremos qué ocurrió allí, y basándonos en la información obtenida exploraremos si hay otras vías que convenga estudiar», señaló Tedros, quien criticó los intentos de politización alrededor de esta investigación.

Hizo un llamado a no politizar el asunto; dijo que están haciendo todo lo posible basándose en la ciencia y la politización representa un obstáculo para investigar. Tedros sostuvo que entender el origen del coronavirus ayudará a prevenir futuros brotes y pandemias.

La teoría de que el coronavirus pudo surgir fuera de China, dado que algunos estudios científicos han detectado su posible presencia en Europa ya en 2019, es defendida por muchos medios oficiales del país asiático.

Ante la proximidad de las fiestas navideñas y otras fiestas de fin de año, la OMS pidió se eviten las grandes reuniones familiares y los festejos en lugares concurridos, con el fin de reducir la propagación del Covid-19.

«Es recomendable celebrar en casa, evitar reuniones con gente de fuera de ella, y si hay encuentros, preferiblemente deben ser en el exterior, con distanciamiento físico y llevando mascarilla».

Tedros hizo los llamados y recomendaciones tras celebrar que la semana pasada se dio el primer descenso claro en casos globales diarios desde septiembre, gracias sobre todo a la bajada de casos en Europa, pero advirtió que «lo ganado puede perderse fácilmente» y señaló que «no es momento de complacencia, especialmente ahora que se acercan las vacaciones en muchos países».

Un senador brasileño intentó esconder dinero en efectivo dentro de su ropa interior durante un operativo a cargo de la Policía, que tenía como fin investigar el desvío de recursos públicos destinados a combatir la pandemia de Covid-19.

Chico Rodrigues, del partido de derecha DEM, fue objeto ayer de un allanamiento en su casa de Boa Vista, capital del estado de Roraima, al que representa.

La Policía Federal (PF) halló unos 30,000 reales en efectivo, y una parte de los billetes habría sido encontrada dentro de su ropa interior, incluso «entre sus nalgas», reportó la revista Crusoé, y posteriormente por los principales periódicos brasileños, entre ellos O Globo, Folha de S. Paulo y Estadao, citando fuentes involucradas en la investigación.

Según declaraciones de la Policía Federal a la agencia AFP, se limitó a decir que la operación buscaba desarticular un «posible esquema criminal de desvío de recursos públicos» destinados a combatir la pandemia en el estado de Roraima.

Rodrigues emitió un comunicado en el que indicó que la Policía «cumplió su parte» al efectuar el cateo de su domicilio en una investigación en la que reconoció, aparecía como citado. Sin embargo, no hizo mención al lugar en que fueron hallados los billetes.

«Pero mi hogar fue invadido solamente por haber hecho mi trabajo como legislador, trayendo recursos federales al sistema de salud del estado para combatir el Covid-19», indicó el senador, que afirma tener un «pasado limpio» y que dijo confiar en la justicia para aclarar lo ocurrido.

«Parte de la prensa me está acusando de ser amigo de Rodrigues, dicen que lo coloqué como uno de los vicelíderes del gobierno en el Senado y que por eso no combato la corrupción», se quejó Bolsonaro ante seguidores frente al Palacio da Alvorada, residencia oficial en Brasilia.

«Esa operación policial es un ejemplo típico de que en mi gobierno no hay corrupción, de que combatimos la corrupción no importa de quién se trate», añadió.

Bolsonaro, que resultó electo en 2018 con un fuerte discurso anticorrupción, ha enfrentado varios escándalos desde el inicio de su mandato, entre ellos una investigación contra uno de sus hijos, el senador Flávio Bolsonaro, por supuesto desvío de recursos cuando era legislador en Rio de Janeiro.

El propio presidente es investigado tras acusaciones de su exministro de Justicia, el exjuez Sergio Moro, de que intentó interferir en pesquisas de la Policía Federal para blindar a sus aliados y familiares, algo que Bolsonaro niega.

En tanto, el gobierno brasileño ha pedido este jueves al senador que presente su dimisión y abandone su escaño tras el altercado.

El gobierno ha pedido al senador Fernando Bezerra que medie para que Rodrigues abandone el cargo por iniciativa propia. De lo contrario será cesado.

El resto de senadores está estudiando la posibilidad de que la Cámara Alta tome medidas contra Rodrigues, que también podría sufrir la represalia de su propio partido.

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este martes que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus, por lo que llamó a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

«El populismo y el nacionalismo han fracasado. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo», insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. La COVID-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

Señaló que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones.

«Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros», señaló.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Durante la Asamblea General de la ONU, Jair Bolsonaro aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas», dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente», añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump utilizó su discurso ante la Asamblea General para arremeter de nuevo contra China, a la que acusa de plantear «falsedades» sobre la  expansión del coronavirus, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

El inquilino de La Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna, dando pie a «una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», pero alega que, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

Además, ha criticado que el Gobierno chino, «y la Organización  Mundial de la Salud, que está ‘de facto’ controlada por China», aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la  enfermedad», añadió el republicano.

La India superó este lunes a Brasil como el segundo país más afectado por la pandemia de COVID-19, con más de 4.2 millones de casos, además de contar con los récords de contagios diarios más altos del mundo desde el inicio de la pandemia.

El segundo país más poblado del mundo, con 1,350 millones de habitantes, sigue casi 6 meses después sin alcanzar el pico de su curva de contagios, y con 90,802 casos registra el nuevo récord mundial de propagación diaria, superando su propia marca.

La India muestra, como ningún otro país, el rápido avance del virus, muy por encima de la velocidad de propagación de Estados Unidos que, siendo el país más afectado con 6.27 millones de casos, confirmó hoy 31,395 nuevos pacientes en las últimas 24 horas.

El Ministerio de Salud indio informó hoy además de 1,016 nuevas muertes a causa del virus, elevando el total hasta los 71,642 fallecidos, que aunque le deja en el tercer lugar mundial con respecto al número de muertes, está todavía muy lejos de Brasil con 126,650 muertos, o de EEUU con 188,937.

Los datos de la Universidad Johns Hopkins señalan una tasa de mortalidad en India del 1.7%, en la posición 19 en el ránking mundial.

La universidad estadounidense reporta también un bajo número de casos por número de habitantes, con 310 casos por cada 100,000 habitantes, una proporción inferior a la de, por ejemplo, Estados Unidos, con 1,975 por cada 100,000 personas.

Si bien hasta ahora la India no se había enfrentado a una expansión tan rápida de la enfermedad entre su numerosa población, las autoridades continúan destacando su tasa de recuperación que aumenta casi tan rápido como los contagios.

De acuerdo con el Gobierno indio, con más de 69,000 personas recuperadas en las últimas 24 horas, el 77.3% de los pacientes ya ha superado la enfermedad.

Y aunque la curva de contagios disparó su ascenso en junio al tiempo que el país comenzó la desescalada de su régimen de confinamiento impuesto el 25 de marzo pasado, el gobierno avanza de manera firme en la reapertura de una economía en caída libre.

Según los datos del Ministerio de Estadística indio publicados la semana pasada, el PIB del país cayó en el primer trimestre del presente año fiscal, de abril a junio, un 23.9%, con datos negativos en casi todos sus sectores económicos, como resultado de las duras restricciones para contener la propagación de la pandemia.

Además de poner en serio riesgo a una de las economías más importantes del mundo, el periodo de recesión supone un grave impacto para la economía familiar del país con la mayor población pobre del mundo.

Foto: Twitter @MSF_Espana