Tag

Cienfuegos

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) negó este lunes un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos para capturar a Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, a cambio de asegurar la liberación y regreso a nuestro país del exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

“No es como dicen algunos que amenazamos, no, ha habido buena relación de cooperación, de confianza (…) Enviaron la información, se envió esa información a la Fiscalía y se tiene que reponer el procedimiento. Esto es todo, porque el presidente de México no es un florero, no estamos de aquí de adorno, y no hay ningún acuerdo en lo oscurito”, respondió el presidente al ser cuestionado sobre el tema.

La agencia Reuters informó que el gobierno de la 4T se comprometió a arrestar a un líder del narcotráfico, (que medios nacionales identificaron como Oseguera Cervantes) para que el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, accediera a retirar los cargos que enfrentaba el general Cienfuegos.

Recordemos que la semana pasada, Estados Unidos abandonó el caso contra el excolaborador del presidente Enrique Peña Nieto al argumentar que había consideraciones de política exterior «sensibles e importantes» que superaron el interés en perseguir los cargos.

«México se comprometió a colaborar con Estados Unidos en la captura de un objetivo primordial», dijo una fuente de alto nivel en el gobierno a la agencia.

Consultado sobre el tema, Daniel Millán, portavoz de la cancillería, dijo a Reuters que «lo que acordamos (México-Estados Unidos) fue mantener un frente unido contra el crimen y la cooperación que respete la soberanía de cada país». Dijo que no tenía información de un acuerdo sobre una captura de alto nivel.

Por su parte una portavoz del Departamento de Justicia de Estados Unidos negó que existiera tal acuerdo y remitió las declaraciones previamente dadas a conocer, en las que se asegura que el caso contra Cienfuegos fue desestimado en una señal de confianza en la justicia mexicana y debido a consideraciones diplomáticas.

Y es que tras la condena en Estados Unidos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, la atención del gobierno estadounidense se ha volcado hacia el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio «El Mencho» Oseguera, por el que la DEA ofrece 10 millones de dólares de recompensa.

El gobierno de EUA ha señalado al Cártel de Sinaloa y al CJNG como dos de los principales responsables del tráfico de fentanilo a Estados Unidos.

AMLO precisó que Reuters «se equivocó». «Se equivocaron porque insinuaron para que no vayan a decir que no tenemos cuidando en el manejo del lenguaje, insinuaron de que nos mandaban al general Cienfuegos para que nosotros les mandáramos a un jefe de una banda del crimen organizado. ¿Quién sabe que estaban pensando o quien les filtró esa información?», cuestionó el presidente.

El presidente dijo que esa era otra práctica muy arraigada y perversa que imperaba en nuestro país: la filtración de información para generar desconciertos, para quitarle fortaleza a las instituciones mexicanas, y poner así en entredicho al gobierno federal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó esta mañana la versión de algunos diarios estadounidenses de que su gobierno amenazó a Washington con expulsar a miembros de la DEA, luego de que detuvieran al exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, sin dar aviso a nuestro país.

«Están diciendo que amenazamos con expulsar a los agentes de la DEA; no amenazamos a nadie, lo único que hicimos fue, por la vía diplomática, expresar nuestra inconformidad y nos entendieron muy bien», dijo López Obrador.

El mandatario dijo que la intención detrás de todo este asunto no es romper con la operación que existe entre ambos países, sino que se mantenga el respeto mutuo y que se cumpla con los acuerdos que están vigentes.

López Obrador insistió en que no hubo nada a cambio de la decisión de la Fiscalía estadounidense, quien resolvió que su interés en procesar a Cienfuegos era superado por el «interés más amplio» en mantener la cooperación entre las fuerza pública de ambas naciones.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard dijo que la investigación que la Fiscalía General de la República (FGR) seguirá sobre el caso del exfuncionario federal, está «a la altura del prestigio de México y de la dignidad» del país.

«Hay confianza tanto en los Estados Unidos como en México de que la investigación correspondiente será una investigación con los más altos estándares de efectividad y de honestidad», dijo Ebrard al intervenir en la conferencia de AMLO.

Ebrard reiteró que la posición de México es defender su dignidad y la de sus instituciones, sin permitir la impunidad de ningún modo. «Que quienes resulten responsables en su caso de acuerdo a nuestras leyes, sean procesados, juzgados y en su caso sentenciados en México, por México, y no en otros países», afirmó.

El canciller dijo este jueves que sería muy costoso para México no investigar a Cienfuegos Zepeda, tras haber logrado que Estados Unidos desestimara los cargos de narcotráfico en su contra para dejar en manos de la justicia mexicana el caso.

«Diría que sería casi suicida, para eso mejor no decimos nada, que se quede allá», añadió Ebrard.

Y es que ayer, los diarios estadounidenses The Washington Post y New York Times, entre otros, aseguraron que la decisión de la fiscalía de EUA se debió a la amenaza que el gobierno de México hizo sobre limitar los trabajos de la Administración del Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) en sus tareas de investigación en México.

El caso del general Salvador Cienfuegos, su liberación en EUA y su traslado a nuestro país ocupó la primera plana en diversos diarios internacionales tales como The Washington Post, The New York Times, The Wall Street Journal y el Financial Times.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), afirmó esta mañana que «no hay nada oculto» ni «nada a cambio» en el acuerdo que se alcanzó con la Fiscalía de Estados Unidos para retirar los cargos contra el exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, y así quede en libertad.

«No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática, para expresar nuestra inconformidad» por lo haber sido informado nuestro país sobre la investigación que se seguía al exsecretario, dijo el mandatario.

Recordemos que las autoridades de Estados Unidos detuvieron el pasado 15 de octubre en Los Ángeles al general, quien fue titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Cienfuegos Zepeda afrontaba cinco cargos de narcotráfico y lavado de dinero tras una investigación a cargo de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

«No hay nada a cambio, nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios, es algo que teníamos la obligación de hacer porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento», argumentó el presidente esta mañana.

Enfatizó que ahora corresponderá a la Fiscalía General de la República (FGR) determinar si el extitular de la Sedena permanecerá en libertad o si proceden cargos en su contra.

AMLO afirmó que no habrá impunidad para nadie, aunque dijo que no se permitirá que en ningún caso se fabriquen delitos. En ese sentido, rechazó haber recibido presiones de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, reconoció que intervino por la reputación del Ejército, esto pese a que un día después de la detención de Cienfuegos había dicho que todos los miembros «involucrados» iban a ser suspendidos, retirados y, si era el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes.

«No es cualquier cosa, no podemos nosotros permitir sin elementos que se socaven nuestras instituciones fundamentales, además México es un país, que no se olvide, libre, independiente y soberano», sostuvo López Obrador.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard insistió en que en México no hay una orden de aprehensión contra Cienfuegos, por lo que llegará como «ciudadano en libertad», ya que desde Estados Unidos tendrá dicha figura, y a nuestro país simplemente llega como un ciudadano repatriado.

Ebrard dijo que toda la investigación en torno al exsecretario se limita a la evidencia que mandó el gobierno de Estados Unidos, misma que llegó a México el pasado 11 de noviembre. «No hay otra investigación, hasta donde nos ha informado la Fiscalía General de la República».

El titular de la SRE rechazó la presunta condición impuesta por el gobierno de México de retirar la cooperación con la DEA y otras agencias de seguridad de Estados Unidos en el país si no se retiraban los cargos contra Cienfuegos, aunque destacó la importancia de su liberación para la continuidad de la cooperación.

«En esencia, la cuestión aquí es si vamos a mantener la cooperación entre los dos países, entonces tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana», sostuvo el canciller.

Aseguró que la decisión de EUA de desestimar los cargos contra el exsecretario mexicano «establece un precedente en materia de cooperación entre los dos países para que esto no vuelva a ocurrir».

Cuando uno pensaría que el PRI tendría que estar ideando una estrategia para ganarse a la opinión pública que desencantada y enojada con el desempeño del partido durante el sexenio pasado los abandonó y decidió darle el voto a Morena y sobre todo a Andrés Manuel López Obrador, sale la sorpresa de su postura frente a la detención del General Cienfuegos.

El diputado Pablo Guillermo Angulo Briceño presentó un punto de acuerdo ante la Cámara de Diputados solicitando que la Secretaría de Hacienda, ósea, el gobierno mexicano, asuma los costos legales de la defensa del General Cienfuegos, acusado y detenido en Los Ángeles, California, de haber recibido sobornos de los Beltrán Leyva a cambio de protección.

La detención es un tema de enorme relevancia para México; para la relación bilateral con Estados Unidos y para la lucha en contra del crimen organizado que tanto le ha costado al país en dinero, vidas e imagen.

El punto de acuerdo del diputado Angulo Briceño lo subió a twitter el presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno, así que se puede asumir que es la postura del partido. Bajo el argumento de los 54 años de servicio a México del General Cienfuegos y dado que en el país no hay una investigación abierta en su contra, el PRI, bajo el mando de Moreno y con el documento de Angulo Briceño, se inserta en un tema que hace ver al partido como defensor del crimen organizado y la corrupción.

Si, a Cienfuegos no se le ha declarado culpable en ninguna corte. Pero el primero en asumirlo como culpable fue el presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia mañanera del 16 de octubre en donde declaró “Quiero decir que, como en le caso de García Luna, todos los que resulten involucrados en este otro asunto del General Cienfuegos, que estén actuando en el gobierno o en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados y, si es el caso, puestos a disposición de las autoridades”. Y agregó que él no va a encubrir a nadie. “No podemos seguir con un régimen corrupto, de injusticias, de privilegios. Imagínense la vergüenza que detienen al que fue jefe de la Policía con Calderón y ahora al Secretario de la Defensa del pasado gobierno”, remató el presidente.

Más tarde López Obrador intentó retirar lo dicho y decidió que mejor era esperar la sentencia. Pero ese golpe a la credibilidad del ejército ya estaba dado por el actual Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas que es el presidente de México.

Golpe que, según fuentes consultadas con trato directo con el Ejército, tiene sumamente enojados a buena parte de las Fuerzas Armadas que simplemente no entienden como es que el presidente López Obrador, que se ha apoyado tanto en ellos, fue tan rápido en condenar a Cienfuegos.

En lugar de dejar al presidente López Obrador en su laberinto para que resuelva qué debe hacer su gobierno frente a un Estados Unidos que actúo unilateralmente en contra de uno de sus ciudadanos y ex funcionario de tan alto rango, el PRI decide presentar este punto de acuerdo para que la opinión pública los catalogue como defensores de posibles actos de corrupción.

Algunos en el Ejército estarán contentos con el PRI. Pero fuera de ellos, esta postura será vista como la prueba de que los errores del pasado siguen siendo defendidos por el corrupto Partido Revolucionario Institucional. Flaco favor se hace el PRI como oposición en la antesala de las elecciones del 2021.

 

Columna completa en El Universal

En la detención sorpresiva del General Cienfuegos el pasado 15 de octubre hay tres grandes perdedores:

Primero, evidentemente el General Cienfuegos, que aun cuando debe ser considerado inocente hasta no ser declarado culpable, ya ante la opinión pública es culpable de haber recibido sobornos a cambio de protección para Juan Francisco Patrón, conocido como El H2, miembro del cártel de los Beltrán Leyva.

Segundo perdedor, el Ejército, que parecía estar montado en caballo de hacienda en el actual gobierno. Tan solo en estos dos años que lleva López Obrador como presidente, el Ejército ha recibido más de 29 mil millones de pesos en recursos adicionales para desempeñar con honradez y disciplina las múltiples tareas que AMLO les ha asignado.

Ahora, con la acusación al general Salvador Cienfuegos, esta honradez y disciplina queda puesta entre signos de interrogación. Y en su lugar entra en la agenda la discusión de si el titular de la Sedena debe de ser un civil y no un militar.

Se abre a la discusión la autonomía que ha gozado el Ejército mexicano y la falta de contrapesos. Algo que varios investigadores han señalado desde hace décadas, la opacidad con la que opera el ejército que permite abusos e impunidad en materia de Derechos Humanos y cumplimiento del deber, vuelve con fuerza.

Y quedarán en el ojo público miembros del ejército que hoy son cercanos al presidente López Obrador pero que llegaron a sus actuales puestos impulsados por el General Cienfuegos. Ahí está el caso del actual oficial mayor, Agustín Radilla, sobre quien recae la responsabilidad de administrar el presupuesto millonario recibido por la SEDENA.

Un tercer perdedor es el presidente López Obrador por haber puesto casi todas sus canicas en dos bolsas: la buena relación con el Ejército y la buena relación con Donald Trump. Ambas quedan fuertemente dañadas con la detención del General Cienfuegos.

Por el lado del Ejército, el presidente López Obrador quiso lidiar con la detención de Cienfuegos como lo hace con todos los demás temas. Se declaró el triunfador de la lucha contra la corrupción del pasado – aun cuando no tuvo nada que ver con la detención de Cienfuegos – y amenazó con que quienes resulten involucrados en el asunto serían suspendidos o retirados y puestos a disposición de las autoridades. Sin embargo, unas horas más tarde tuvo que reconsiderar esta declaración y mejor decir que se va a esperar a que avancen las investigaciones en Estados Unidos.

Igual podemos esperar que reconsidere la intención de nombrar a un militar al frente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana cuando Alfonso Durazo renuncie para contender por la gubernatura de Sonora. Así que este gran proyecto pro-ejército, queda seriamente dañado.

Por el lado de Estados Unidos, la insultante forma de proceder de la DEA en contra de un ex titular de la Sedena, sin al parecer haber dado aviso previo al gobierno mexicano, es un reflejo de lo que ese Departamento ve en la relación entre el gobierno mexicano y el estadounidense. Si, Trump y AMLO podrán ser muy amigos, pero a Trump solo le interesa esa amistad para sus fines electorales. Ahora, a menos de dos semanas para que saber si Trump se reelige, su última preocupación es si su amigo Juan Trump, ósea AMLO, se siente ofendido con la DEA. Y la DEA sabe esto: Estados Unidos puede insultar al presidente de México y éste nada va a hacer al respecto.

Columna completa en El Universal

Un juez federal de Estados Unidos ordenó este martes que el ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, permanezca detenido sin derecho a fianza, antes de su juicio por cargos de narcotráfico y lavado de dinero, al argumentar que existe riesgo de fuga.

Recordemos que el ex funcionario federal fue arrestado la semana pasada en el aeropuerto de Los Ángeles, California, luego de su arribo a petición de la Administración de Control de Drogas (DEA).

La negativa de conceder la libertad bajo fianza, indicó el juez, fue por miedo a que escape del país para evitar continuar con el proceso judicial en su contra.

«La gravedad de los cargos que enfrenta hace crecer el riesgo de huida para evitar el proceso en su contra. (…) Su influencia y poder político y una potencial condena de cadena perpetua son incentivos para escapar», dictaminó Alexander MacKinnon, juez de la Corte Federal del Distrito Central de California en Los Ángeles.

Esta fue la segunda audiencia contra Salvador Cienfuegos, misma que se transmitió de manera pública y vía la aplicación Zoom.

El ex funcionario mexicano permanecerá unos días más en el Centro de Detención Metropolitano de Los Ángeles, para posteriormente ser trasladado a Nueva York.

El colaborador del ex presidente Enrique Peña Nieto fue acusado el pasado viernes de tres cargos por narcotráfico y lavado de dinero. Los crímenes, según la acusación, se habrían cometido hace tres años, de 2015 a 2017.

El primero de los cargos de narcotráfico es por conspirar para la producción y distribución internacional de heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana; el segundo por conspirar para importar estupefacientes y el tercero por conspirar para distribuirlos.

De acuerdo a los documentos judiciales, la «Operación Padrino», que llevó a la detención de Cienfuegos, está asociada con el proceso judicial contra un ex fiscal mexicano, Édgar Veytia, que fue sentenciado a 20 años de prisión en septiembre del año pasado en Estados Unidos.

Durante la audiencia, el abogado de Cienfuegos Zepeda, Duane Lyons, negó que su cliente quiera huir a nuestro país, pues quiere “lavar su imagen”. Por ello, la defensa presentó una fianza por un valor de 750 mil dólares.

El abogado de Cienfuegos dijo que la cifra ofrecida son los “ahorros de toda la vida” del ex secretario de la Defensa. Además argumentó que permanecer en prisión pone al ex funcionario mexicano en riesgo de contagiarse de Covid-19.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó este lunes que, de acuerdo con los procedimientos legales vigentes, solicitará a Estados Unidos toda la información sobre los presuntos vínculos con el narcotráfico del ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

«Que nos permitan conocer sobre esas operaciones de complicidad en el caso de que se tengan las pruebas» y sólo después se abrirá una investigación en México, dijo el mandatario en la conferencia matutina.

«No podemos permitir que se juzgue a alguien si no hay pruebas sólo por razones políticas o de otra índole», agregó. No obstante, garantizó que no se protegerá ni habrá impunidad para nadie.

Cienfuegos Zepeda, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, fue detenido la semana pasada en el aeropuerto de Los Ángeles, California y al día siguiente los fiscales publicaron los documentos con los cargos en su contra.

Los fiscales estadounidenses lo acusan de ayudar a un cártel a traficar a Estados Unidos miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana a cambio de sobornos. El general tendrá su segunda audiencia mañana martes.

Según López Obrador, que supo de la investigación dos semanas antes del arresto, el grueso de la información recabada por la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, salió de México aunque lo capturaran en Estados Unidos.

«Lo que no se vale es que ellos participen en México, incluso se vinculen a instituciones de México, saquen información y resuelven sin dar a conocer al gobierno de México lo que están investigando», recriminó AMLO. «Es su derecho, porque se trata de un gobierno soberano, pero también nosotros tenemos que hacer lo mismo».

El mandatario criticó el papel histórico que ha jugado la DEA en el país. Comentó que durante las administraciones anteriores, «estaba infiltrado el Gobierno de agencias extranjeras, que eran las que decidían en materia de seguridad y combate al narcotráfico».
El mandatario criticó que en otros tiempos, desde Estados Unidos se introdujeron armas con sensores para detectar a las bandas delictivas. «Parece increíble el nivel de ingenuidad», dijo en relación al polémico operativo «Rápido y Furioso».
López Obrador recordó que el general Cienfuegos está recibiendo asistencia consultar como cualquier otro mexicano en el extranjero.

Aprovechó para defender a las Fuerzas Armadas, tal y como lo ha venido haciendo desde que se conoció la detención del ex funcionario federal, y dijo que solo él se pronunciaría sobre el tema como cabeza del gobierno federal. «Como comandante supremo yo voy a ser el vocero… para que no se preste a un golpeteo injusto contra la institución».

AMLO dijo que aún con lo complejo y vergonzoso del caso, se debe focalizar bien el problema, enfrentarlo y quitar el «mal», pero siempre cuidando a la institución.

Esta tarde, la fiscalía estadounidense pidió al juez del caso que el ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, permaneciera bajo custodia y que no quedara en libertad mientras enfrenta su proceso judicial, ante la posibilidad de que se fugue. La solicitud fue aceptada.

Los fiscales aseguraron que no era recomendable que sea colocado en arresto domiciliario, ya que consideran que también podría escapar.

Los cargos presentados por la corte del distrito este de Nueva York incluyen asociación delictuosa para distribuir e importar drogas y lavado de dinero. Los fiscales señalan que Cienfuegos ayudó al cartel del H-2 mientras fue el responsable de las fuerzas armadas de 2012 a 2018 durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los fiscales indicaron que tienen mensajes interceptados de Blackberry Messenger que incriminan a Cienfuegos, también conocido como «El Padrino», según la fiscalía. Entre las comunicaciones hay mensajes en los que se identifica al general por nombre, título y fotografía.

Cienfuegos apareció esta tarde en la audiencia inicial a través de video desde el centro de detención donde se encuentra en Los Ángeles. Llevaba una chamarra oscura y un cubrebocas. Fue asistido por un intérprete.

Cienfuegos permanecerá detenido sin derecho a fianza hasta la próxima audiencia programada para el martes en Los Ángeles. Su abogado, Duane Lyons, apareció también en video y no respondió a solicitudes de comentarios.

Aunque los fiscales estadounidenses aseguraron que el general ayudó al cartel del H-2, en México las autoridades han descrito a H-2 como un lugarteniente del cartel de los Beltrán Leyva llamado Juan Francisco Patrón Sánchez, quien murió en un enfrentamiento con la Marina en 2017.

Los fiscales neoyorquinos expresaron en una carta a la jueza Carol Amon, de la corte federal de Brooklyn, que esperan que el general sea llevado a Nueva York en las próximas semanas y acusaron a Cienfuegos de asistir al cartel a cambio de sobornos. El general enfrenta un mínimo de 10 años de cárcel.

En su carta, los fiscales describieron al cartel como una organización liderada por Patrón Sánchez, también conocido como H-2, que operaba desde Nayarit y Sinaloa. El cartel, aseguraron los fiscales, tenía cédulas de distribución de drogas en Los Ángeles, Las Vegas, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte y Nueva York, a través de las cuales se distribuyeron miles de kilos de drogas.

Cienfuegos, continuó la carta, ayudó al cartel al asegurar que no se realizaran operaciones militares en su contra y también inició operaciones militares contra grupos rivales. El general localizó transporte marítimo para envíos de cocaína y ayudó a ampliar el territorio controlado por H-2, además de presentar a los narcotraficantes a otros funcionarios corruptos del gobierno.

Cienfuegos también avisaba al cartel de operaciones antidrogas de las autoridades estadounidenses.

Además de comunicaciones interceptadas, los fiscales señalaron que sus acusaciones están corroboradas por numerosos cientos de kilos de cocaína y otras drogas incautadas y por testigos que confirmaron la asistencia de Cienfuegos al cartel.

El general fue acusado formalmente por un jurado investigador en Nueva York el 14 de agosto de 2019.

La detención el ex funcionario federal se realizó ayer en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, a donde llegó  junto a sus familiares quienes fueron dejados en libertad horas después. Cienfuegos fue trasladado al Metropolitan Detention Center.

El ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, fue detenido la tarde de ayer el aeropuerto de Los Ángeles, California, en Estados Unidos, informó el canciller Marcelo Ebrard a través de sus redes sociales, sin ofrecer detalles de la detención.

Según medios de México y Estados Unidos, habría sido la Administración de Control de Drogas​ (DEA) quien pidió su captura, al ser investigado por temas de narcotráfico.

Esta mañana, el canciller confirmó que son 5 cargos relativos a narcotráfico los que se le imputan al ex funcionario federal.

Precisó que será esta tarde, a las 14:30 hora local, que se lleve a cabo la audiencia con el general, quien se prevé sea trasladado a una corte de Nueva York. Además dijo que su abogado está por arribar a Estados Unidos proveniente de México.

Cienfuegos fue detenido por las autoridades estadounidenses al arribar a dicho país en un viaje con su familia.

El diario estadounidense The Wall Street Journal informó en su página web que el ex secretario «fue arrestado (…) a pedido de la Administración de Control de Drogas» y citó como fuente a «altos funcionarios mexicanos».

La revista Proceso reveló por su parte que la captura fue «resultado de una investigación de corrupción por narcotráfico que desde hace unos años venía llevando a cabo el Departamento de Justicia» de Estados Unidos.

Se trataría del segundo militar mexicano de alto rango en ser detenido por acusaciones de nexos con el narcotráfico, luego de que en 1997 fue capturado y condenado a 40 años de cárcel en México el general Jesús Gutiérrez Rebollo.

Según Proceso, que cita fuentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, «hace por lo menos 10 años, antes de que Cienfuegos asumiera como titular de la Secretaría de la Defensa», ya era investigado en bajo la «Operación Padrino».

Otros altos mandos del Ejército también fueron investigados cuando la justicia de Estados Unidos «empezó a recopilar evidencias para fundamentar los casos de narcotráfico en contra de Joaquín Chapo Guzmán Loera», mejor conocido como «El Chapo», apuntó Proceso.

Cienfuegos estuvo al frente de la secretaría de la Defensa Nacional durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto algunos integrantes de las fuerzas armadas fueron acusados por organizaciones internacionales de derechos humanos de desaparición forzada y omisión en el caso de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, en septiembre de 2014.

Cuando era secretario de la Defensa, Cienfuegos llegó a declarar que se oponía a la participación activa de las fuerzas castrenses en seguridad interior, por la falta de un marco legal que las respaldara.

Cienfuegos ingresó al Ejército en 1964, y obtuvo reconocimientos al concluir la maestría en Administración Militar para la Seguridad y Defensa Nacionales en el Colegio de la Defensa Nacional. También desempeñado los cargos de Oficial Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional, Inspector y Contralor General del Ejército y Fuerza Aérea y Comandante de la VII Región Militar, en el estado de Chiapas, sureste.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció que este lunes 22 de octubre se reunirá en privado con el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos.

A la reunión, que se llevará a cabo en las instalaciones del Ejército, López Obrador podría ir acompañado del que será el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Además, el tabasqueño dijo que buscará reunirse con el titular de la Secretaría de Marina (Semar), Vidal Francisco Soberón; y señaló que será a fines de este mes cuando dé a conocer los nombramientos de la instituciones de las Fuerzas Armadas.

Este domingo, AMLO se reunió con el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, para presentar el programa de gobierno del estado y luego tendrá el último mitin por su gira de agradecimiento.

El secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, dijo que la ausencia de Joaquín «El Chapo» Guzmán provoca la violenta disputa del Cártel de Sinaloa entre quienes pelean por asumir el cargo de la organización criminal.

 

Tras la reunión de evaluación sobre inseguridad y violencia que se realizó en las instalaciones de la Novena Zona Militar en Sinaloa, señaló que los recientes hechos registrados en Culiacán y Navolato generaron una percepción de inseguridad que no corresponde a la realidad.

 

Afirmó que el estado no se ha visto rebasado, pues las estadísticas que se tienen revelan avances en materia de seguridad, con excepción de algunas zonas del estado, donde se va a trabajar. Por ello, se determinó reforzar la seguridad en respaldo a las corporaciones policiacas.

 

Sobre el caso de Juan Francisco Patrón Sánchez, conocido como el «H2» y líder del cártel de los Beltrán Leyva, indicó que no tiene la certeza que haya encabezado el ataque contra un convoy militar en Culiacán ocurrido en septiembre pasado, donde cinco efectivos murieron.

 

 

Con información de El Universal / Foto: Archivo APO 

La Secretaría de la Defensa Nacional evalúa la violencia que se ha registrado en Culiacán y Navolato, que en un sólo día dejó un saldo de 11 muertos, entre ellos un elemento de la Marina.

 

El general Salvador Cienfuegos, escribió en Twitter: 

 

 

En la reunión está el gobernador del estado, miembros del gabinete estatal de seguridad, el comandante de la Tercera Región Militar, el procurador de Justicia del Estado y el secretario de Seguridad Pública estatal.

 

 

 

Con información y foto de El Universal 

 

Como parte de la ceremonia por el CIV Aniversario de la Marcha de la Lealtad, misma en la que estuvo presente el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, señaló que «ante escenarios complejos» las Fuerzas Armadas del país seguirán siendo y dando prueba de que son un sólido soporte para la viabilidad del país.

 

Indicó que “la lealtad y la institucionalidad en las Fuerzas Armadas son auténticas y permanentes, sin contradicciones, sin engaños, sin mentiras, sin condiciones, siempre al servicio de este gran país, siempre al servicio de los mexicanos y de sus instituciones”.

 

Hizo un llamado a cerrar filas en torno al Presidente de la República y al llamado que hizo hace unos días, en donde pidió que la unidad nacional “debe ser la piedra angular de nuestra estrategia y acciones hacia adentro del país y hacia el exterior y nos debe dar aliento para trabajar con más energía”.

 

«Ante escenarios complejos las Fuerzas Armadas seguiremos siendo y dando prueba de que somos sólido soporte para la viabilidad del país», señaló el general secretario de la Defensa Nacional ante el Presidente e integrantes del gabinete.

 

 

 

 

Con información de El Universal / Foto: SEDENA