Tag

democracia

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este martes sobre una carta que envió a los mandatarios de todas las entidades del país, en la que los llamó a formar parte del Acuerdo Nacional por la Democracia, que implica no intervenir en las próximas elecciones del 6 de junio.

“Me dirijo a ustedes para hacerles, con absoluto respeto a sus personas, investiduras, facultades y autonomías constitucionales, una atenta recomendación con miras a las próximas elecciones y con el más sincero propósito de establecer, en definitiva, una auténtica democracia en nuestro país”, se lee en la carta que difundió en la conferencia matutina.

El Acuerdo consiste en actuar con respeto a la legalidad y a la voluntad popular; él mismo se comprometió a actuar con rectitud y en defensa de la soberanía popular.

“A esto mismo los convoco a ustedes, concretamente les exhorto a que no intervengamos para apoyar a ningún candidato de ningún partido; a no permitir que se utilice el presupuesto público con fines electorales; a denunciar la entrega de dinero del crimen organizado o de la delincuencia de cuello blanco para financiar campañas; a impedir la compra de lealtades o conciencias; a no traficar con la pobreza de la gente; a no solapar a tramposos o mapaches electorales; a evitar el acarreo y el relleno de urnas, la falsificación de actas y todas esas abundantes prácticas ilegales y antidemocráticas que tienen que quedar en el pasado de manera definitiva”, añade el texto de López Obrador.

López Obrador expone que en la actualidad hay condiciones inmejorables para convertir en realidad la aspiración histórica de establecer una verdadera democracia en nuestro país. Dijo que hay partidos bien definidos, instituciones electorales en camino de ser libres e independientes, además de que la Presidencia de la República tiene el compromiso de respetar y hacer respetar la voluntad soberana del pueblo.

AMLO sostiene en su texto que la democracia produce los equilibrios necesarios para evitar que una persona o una minoría se adueñe del poder público, además de que ayudan a que la riqueza se concentre en unas cuantas manos.

Tal como lo ha dicho en repetidas ocasiones, López Obrador dijo que se constituirá en el principal guardián de la prerrogativa popular, «en una palabra: voy a ser el principal amigo y defensor de las libertades del pueblo».

El mandatario finaliza su texto asegurando que atrás quedarán los malos recuerdos de siglos de imposiciones y fraudes electorales.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Hasta ahora solo dos mandatarios han contestado públicamente al llamado del presidente López Obrador. Alfredo del Mazo indicó que el Estado de México se sumaba al Acuerdo Nacional, para garantizar a los mexicanos elecciones libres y pacíficas por el bien del país y de la democracia.

El otro gobernador que respondió fue Miguel Barbosa de Puebla, quien dijo que hay una voluntad clara y firme del gobierno federal, para que las próximas elecciones se realicen por primera vez, de forma limpia. Indicó que se compromete en no participar en ninguna etapa del proceso electoral. Adelantó que él hará el mismo llamado a los alcaldes municipales de la entidad.

Quien también reaccionó a la propuesta de AMLO, fue la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), quien a través de un comunicado indicó que celebraran en que coincidencia en que la democracia y la libertad son pilares del bienestar del país.

Señalaron que es el Instituto Nacional Electoral (INE) la autoridad responsable de la organización, certeza, legalidad y libertad de los procesos electorales, por lo que debía ser él quien convoque a los mandatarios estatales a un llamado como el planteado por el presidente.

«El compromiso es cumplir la ley. No podríamos actuar de otra manera puesto que empeñamos nuestra palabra al rendir protesta de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan. No obstante, es preciso refrendar públicamente este compromiso (…) Ser demócrata implica, más que declaración, cumplimiento», indicaron los gobernadores panistas.

Señalaron que en estos tiempos, es preciso, y urgente, evitar la tentación de la politización, incluso en los temas más sensibles y socialmente más preciados. Pidieron evitar la tentación de ver al adversario político como enemigo, «la tentación de dividir para ganar una elección».

Finalmente, le invitaron a emprender una reconciliación nacional en estos momentos de crisis.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presumió esta mañana que en el país no hay «vacunación secreta» de altos funcionarios y puso como ejemplo que buena parte de miembros de su gobierno se han contagiado de Covid-19, incluido él mismo.

«No se ha abusado, (no ha habido) toda esta situación que se ha presentado en varios países de que hay vacunación secreta para los de arriba. Es muy importante esto (…) No hay preferencia para nadie. Es evidente que nos ha dado covid a los servidores públicos del gobierno, del más alto nivel. Al presidente, al secretario de Marina, al secretario de la Defensa, al subsecretario responsable de la campaña contra el Covid y a muchos otros», dijo AMLO.

Y es que López Obrador fue cuestionado sobre lo que ha ocurrido en otros países como Perú o Argentina, donde se destapó el llamado «Vacunagate», un escándalo político de vacunaciones en secreto de altos funcionarios; en el caso de Argentina fue destituido el ministro de Salud por el presunto acceso privilegiado a la vacuna por parte de allegados al poder.

El tema sirvió para que AMLO se lanzara una vez más en contra de los opositores del gobierno, quienes dijo pasaron 36 años sosteniendo que lo mejor era lo privado y por eso había que desmantelar al Estado. Dijo que avanzaron en su propósito pero no acabaron de socavar al Estado mexicano, pues además no contaban con que el pueblo iba a decir «basta».

López Obrador dijo que sus adversarios tenían la esperanza de que si él llegaba a la presidente iba a hacer lo mismo que sus antecesores y que «me iban a meter al aro».

«Pues no, imagínese cuántos años de lucha ¿para venir a hacer lo mismo?, ¿para permitir el saqueo?, ¿para permitir, como era, que los de arriba no paguen impuestos? ¿Para permitir que vengan del extranjero y nos saqueen como en la época colonial? ¿Para permitir que se empobrezca nuestro pueblo?, que México se convierta, como sucedió, en fosas clandestinas, en un país de violencia, con decadencia por la pérdida de valores culturales, morales, espirituales. ¿A eso, a eso quieren que regresemos? No, no, no, y están por eso completamente despistados».

Reiteró sus dichos de este fin de semana, en los que aseguró que en México hay una oposición fifí, que no sabe cómo defender la democracia, cómo hacer valer la justicia y cómo defender las libertades. Afirmó que los principales perfiles de la oposición no saben como llevar a cabo esa función. «En la desobediencia civil, en la no violencia, uno aprende de cómo ser opositor; por ejemplo, no puede uno poner en riesgo la vida de las personas, un dirigente puede poner en riesgo su vida, pero no tiene el derecho de poner en riesgo la vida de los demás».

Puso como ejemplo que tras el llamado que hicieran para que los mexicanos ayudaran a disminuir sus consumos de energía ante los apagones que se vivieron, la oposición llamó a consumir más luz, a prender los focos, a encender la luz y a dormir con la luz encendida.

López Obrador aseguró que siempre debe de haber oposición, aunque la oposición tiene que ser digna, respetable y eficaz.

Indicó que una democracia implica oposición. Mientras en la dictadura es pensamiento único, es autoritarismo; la democracia es pluralidad, es suposición, es competencia, son contrapesos necesarios para que nadie se sienta absoluto en ningún nivel de la escala. Dijo que eso era la democracia y a eso aspira su gobierno.

Los dirigentes nacionales del PAN, PRI y PRD presentaron este miércoles las «10 soluciones por México”, que buscan ayudar a enfrentar los problemas por lo que atraviesa el país, esto luego de acusar al Gobierno federal de malas decisiones.

Aseguraron que el gobierno de Morena no ha cumplido nada de lo que prometieron, pues actualmente hay crisis económica, de desempleo, de inseguridad y un severo deterioro del sistema de salud. «Estos dos años han estado marcados por la indiferencia, la ineptitud, la corrupción y la falta de resultados».

«El día de hoy estamos aquí para refrendar el acuerdo que firmamos el pasado 22 de diciembre, materializarlo en un compromiso puntual a través de una agenda legislativa común. Este plan cuenta con 30 acciones concretas que refrendan el compromiso de un trabajo en conjunto, cuyo eje primordial es la defensa y el fortalecimiento de la democracia; la lucha contra la corrupción y la impunidad; la salud digna; la educación; el rescate y apoyo al campo, igualdad sustantiva, así como el bienestar de las y los mexicanos», se indicó en el evento que estuvo encabezado por los dirigentes del PAN, Marko Cortés; del PRI, Alejandro Moreno, y del PRD, Jesús Zambrano.

Los líderes políticos aseguraron que el Gobierno federal marcha hacia la construcción de un régimen con tendencias autoritarias mediante el debilitamiento de los controles y contrapesos, el desmantelamiento de programas e insumos públicos y la constante polarización a la que incita el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En materia económica, se indicó que buscan impulsarán oportunidades de trabajo para jóvenes, y que el gobierno se enfoque en generar ingresos, evitando el derroche de recursos públicos en proyectos como la Refinería Dos Bocas.

En cuanto al apartado de la justicia social, proponen crear un Ingreso Básico Alimentario para 25 millones de personas en pobreza extrema, así como mejorar los apoyos para los adultos mayores, estudiantes, grupos vulnerables.

También buscan garantizar que las y los trabajadores del campo cuenten con recursos necesarios para producir, competir, vender a precio justo y puedan ofrecer productos de mejor calidad y precio para el consumidor. En todos los apoyos, enfatizaron que no deben estar sujetos al voto.

Sobre el tema de corrupción, se menciona la necesidad de contar con una Fiscalía autónoma y eficaz, despolitizada, así como reformas para prohibir el uso del dinero en efectivo en los tres niveles de gobierno. En seguridad, proponen la creación de un Servicio Civil de Carrera Policial para los tres órdenes de gobierno.

En salud, sugieren implementar una Ley de Emergencia en Salud para reglamentar y vigilar la estrategia de combate a la COVID-19 para que el gobierno asuma su responsabilidad, además de que nadie se quede sin medicamentos por la negligencia de las autoridades.

En educación, se incluye el tener escuelas de tiempo completo, preparatorias de calidad, garantizar acceso a las universidades, “calidad en la educación”, e incorporar mecanismos de medición de la calidad de la educación. En seguridad e igualdad sustantiva para las mujeres, buscan restituir estancias infantiles para madres trabajadoras, mantener las casas de resguardo y los albergues para víctimas de violencia.

En protección y aprovechamiento responsable del medio ambiente, aseguraron que no permitirán reformas que dejen de lado las energías limpias, así como aquellas que excluyan a la iniciativa privada de las actividades de generación.

En uno de los puntos más importantes de su documento, el relativo a la democracia, señalaron que votarán en contra de cualquier cambio que implique mayor concentración de poder en el Ejecutivo Federal, así como ir en contra de la eliminación o debilitamiento de los órganos autónomos.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este miércoles en su discurso de investidura que «la democracia ha prevalecido» en su país, esto tras el mandato de su predecesor, Donald Trump.

Con la mano sobre la Biblia de la familia, el nuevo mandatario recitó el texto protocolario ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, lo que formalmente culmina una transición convulsa marcada por el rechazo de Trump a reconocer su  derrota.

«Celebramos el triunfo de una causa, la causa de la democracia. Es frágil, preciosa. La democracia ha prevalecido», aseveró Biden en su discurso tras haber jurado como presidente número 46 de Estados Unidos. «Es un día histórico y de esperanza, de renovación y resolución», agregó.

Biden se refirió a los turbulentos días que ha vivido su país tras el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero por una turba de seguidores del ahora expresidente Trump. En este sentido, aseguró que aún queda mucho para «curar» las heridas del país y llamó a confrontar el «extremismo político, el supremacismo blanco y el terrorismo doméstico», que aseguró derrotará.

Sobre el asalto al Capitolio prometió que no volverá a pasar «ni hoy ni mañana». Pidió seguir el «camino de la unidad» para superar las múltiples crisis que enfrenta el país, porque sin ella «solo hay amargura y furia».

Afirmó que pretender ser presidente de «todos los estadounidenses», para lo cual ha prometió «trabajar duro» con el objetivo de ayudar también a quienes no le apoyaron en noviembre pasado. A ellos les ha dicho que no es nuevo que haya diferencias, pues eso sucede en una democracia, aunque sí ha dejado claro que «las discrepancias no deben llevar a la desunión».

Biden destacó que Estados Unidos finalmente completó una transición «pacífica», pese a que cree que queda «mucho por recorrer». Considera que el país ha demostrado a lo largo de la historia que es capaz de superar los obstáculos y ha puesto como ejemplo de esta capacidad para avanzar en aras de la igualdad que haya sido una mujer, Kamala Harris, quien haya tomado posesión minutos antes de su discurso como nueva vicepresidenta.

Momentos antes de la juramentación de Biden, llamó la atención que la cantante y actriz Jennifer López introdujo el español en la ceremonia de investidura, al recitar la parte final del juramento de lealtad en español.

«Una nación, bajo un Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos», recitó la neoyorquina de orígenes puertorriqueños al cierre de su actuación, en la que interpretó «This Land Is Your Land» («Esta tierra es tu tierra»), compuesta por Woody Guthrie y convertida en un himno nacional, patriótico y antifascista.

En tanto, Lady Gaga fue la encargada de interpretar el himno nacional, mientras que Garth Brooks cantó «Amazing Grace».

La ausencia de Trump en la ceremonia marcó un hito en 150 años de tradición republicana, aunque su gobierno estuvo representado por el vicepresidente saliente, Mike Pence.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó esta tarde los hechos que se registraron ayer en el Capitolio, indicando que los manifestantes, la mayoría seguidores de él que estuvieron el el mitin que ofreció horas antes cerca de La Casa Blanca, «profanaron la sede de la democracia estadounidense».

Poco más de dos meses después de los comicios, Trump reconoció su derrota.

«Estados Unidos es y debe ser siempre una nación de ley y orden, los manifestantes que se infiltraron en el Capitolio han profanado la sede de la democracia estadounidense», ha dicho Trump, quien ha prometido una transición de poder «sin problemas».

«Para aquellos que participaron en los actos de violencia y destrucción, no representan a nuestro país. Y para aquellos que violaron la ley, pagarán», dijo Trump en un mensaje que se difundió vía redes sociales. El republicano asegurado sentirse, como cualquier otro estadounidense, «indignado por la violencia, la anarquía y el caos» ocurrido ayer.

«Ahora, el Congreso ha certificado los resultados y la nueva Administración será inaugurada el 20 de enero. Mi enfoque ahora se centra en asegurar una transición de poder sin problemas y ordenada. Este momento exige reconciliación», añadió.

Con estas palabras, el todavía presidente de Estados Unidos reconoce por primera vez de manera pública su derrota frente a Joe Biden en las pasadas presidenciales del 3 de noviembre, aunque ha justificado la campaña legal para impugnar estos resultados afirmando que «sólo luchaba por defender la democracia estadounidense».

«Sigo creyendo firmemente que debemos reformar nuestras leyes electorales para verificar la identidad y elegibilidad de todos los votantes y garantizar la fe y la confianza en todas las elecciones futuras», insistió.

Trump, quien ha pedido ahora que se «enfríen los ánimos» y se «restablezca la calma», ha apelado a la unión de los estadounidenses para «derrotar» la crisis del coronavirus, que «ha trastornado» la vida del país, dañado «la mayor economía del mundo» y que además ha cobrado la vida de miles de estadounidenses.

Por último, Trump señaló que ha sido «el honor» de su vida haber ejercido como presidente de Estados Unidos, y ha querido animar a sus «maravillosos seguidores», los cuales, ha dicho, sabe «que están decepcionados», que su «increíble viaje» juntos «apenas ha comenzando».

Horas antes, la secretaria de prensa de La Casa Blanca, Kayleigh McEnany, calificó a los manifestantes que protagonizaron los hechos de ayer, como «violentos agitadores» que «socavaron los legítimos derechos de la primera enmienda (de la Constitución) de las muchos miles de personas que han hecho oír sus voces pacíficamente en nuestro Capitolio».

La funcionaria indicó que condenaban los hechos «el presidente y esta Administración, en los más enérgicos términos posibles», destacando que lo ocurrido es «inaceptable» y los involucrados «deben ser castigados con todo el peso de la ley».

McEnany «lamentó» la muerte de cuatro personas durante el incidente y agradeció a los agentes de Policía, a los que ha llamado «valientes» y «verdaderos héroes americanos», su labor.

Después de la irrupción en el Capitolio, «todas las opciones están sobre la mesa» para encausar a los miembros de la violenta turba de simpatizantes del presidente Donald Trump, incluidos cargos de sedición, informó este jueves Michael Sherwin, el fiscal federal interino del Distrito de Columbia.

Sherwin dijo que los fiscales planean presentar 15 casos federales el jueves por delitos como acceso no autorizado y robo de propiedad. Señaló que los investigadores están revisando montones de evidencia para presentar cargos adicionales.

Y es que más de 90 personas han sido arrestadas por la policía de Washington y es probable que se realicen más detenciones. Los fiscales estadounidenses a lo largo y ancho de la nación han prometido encontrar a cualquier residente que haya participado en la insurrección emprendida para obstruir la transición pacífica del poder y llevarlo ante la justicia.

ARTURO SARUKHÁN

EL UNIVERSAL

 

Y de repente, el dique finalmente se venció. A las 11:24 am del sábado, CNN declaró a Joe Biden como el ganador de la elección y a los pocos segundos, NBC, seguido de CBS, MSNBC, ABC y AP, hicieron lo propio.Fox News fue de los últimos medios en hacerlo. El júbilo explotó en las calles de Washington, con una sinfonía de claxonazos que duró todo el día en las calles de la ciudad.

Es evidente que no todo es -ni será- miel sobre hojuelas en las semanas y meses por venir. Como escribía en estas páginas en una columna especial poselectoral el jueves pasado (https://www.eluniversal.com.mx/opinion/arturo-sarukhan/algo-huele-podrido-en-dinamarca), el presidente electo Biden hereda un país profundamente polarizado y fracturado. No es la primera vez que un mandatario de nuevo cuño recibe a Estados Unidos en una situación crítica: Franklin D. Roosevelt, sin duda, heredando en 1932 el caos de la era de la Depresión. El tigre que ahora se gana Biden en la rifa trae consigo retos estructurales y coyunturales similarmente endiablados:

una pandemia en expansión, un desempleo altísimo a largo plazo, una deuda federal estratosférica, un presidente saliente tuiteando que le robaron las elecciones, una nación partida y la desinformación pululando a gran escala en redes sociales y plataformas digitales.

Cualquiera de estas crisis requeriría de un período presidencial completo para poderla domar. Seis, de manera simultánea, parecen casi intratables por su escala y complejidad. Y debido a que los Demócratas no ganaron todo lo que aspiraban a controlar en la Cámara de Representantes, el Senado (pendiente hasta las elecciones de segunda vuelta para los dos escaños de Georgia el 5 de enero) y sobre todo en asambleas estatales (donde se define el tema crítico de la redistritación electoral), así como el que muchos simplemente no pueden creer que 70 millones de sus conciudadanos votarían para reelegir a un hombre tan profundamente viciado y corrupto, se tiende a alimentar un doble rasero analítico que distorsiona nuestra visión de la decisión que tomó el país el 3 de noviembre.

Los mitos políticos a menudo surgen de primeras impresiones erróneas. Por ello hay que subrayar que no obstante este panorama poco halagüeño, la pesadilla de la gestión de Trump se acabó (si bien el trumpismo, lo que lo encarna y lo que lo alimenta, seguirá ahí), y que fue Biden el artífice de su caída. Por lo tanto, es necesario afirmar de manera inequívoca que su victoria es mucho más sustancial de lo que la opinión convencional sugiere en este momento y más reveladora sobre el futuro que la elección de Trump hace cuatro años.

Han sido y serán necesarios muchos días para asimilar la magnitud de la victoria de Biden: la movilización excepcional de votantes afroamericanos y los jóvenes, la consolidación del avance Demócrata en los suburbios o el éxito de Biden en recuperar una proporción suficiente de votantes de cuello azul. “Contratado” por los Demócratas en marzo para reconstruir el muro azul que habían representado los estados de Wisconsin, Michigan y Pennsylvania en el colegio electoral desde la década de los ochenta y que Trump derribó en 2016, Biden hizo precisamente eso, incluso mientras extendía el alcance del partido en el sur y el suroeste.

Miren lo que lograron el ex vicepresidente y su compañera de fórmula, Kamala Harris. Ganaron con 75 millones de votos, más que cualquier otro candidato presidencial en la historia del país, y disfrutan de una ventaja de más de 4 millones de votos populares, la cual muy probablemente crecerá sustancialmente a medida que se vayan finalizando los conteos. Los márgenes de victoria de Biden en Wisconsin y Pennsylvania son comparables a los de Trump en 2016, mientras que en Michigan es más de 10 veces mayor. Biden quizás acabe incluso arrebatándole dos estados Republicanos de cepa, Georgia y Arizona, y el presidente electo podría acabar hasta con 306 votos electorales, exactamente igual que Trump hace cuatro años. Y Biden no mordió el anzuelo durante esta campaña atípica marcada por la pandemia: supo que la estridencia y la flatulencia de Trump no se combaten con más de lo mismo, sino con decencia y empatía.

La emoción de ver a la primera mujer de color (hija de inmigrantes jamaicano e india) encarar la vicepresidencia como lo hizo Harris en su gran discurso de victoria la noche del sábado, apuntando al país multiétnico, abierto, plural y diverso y, ojalá, tolerante, hace que la ardua ruta por delante, para Biden y para la democracia estadounidense, se vea un poco menos empinada, por lo menos durante unos cuantos días más. Y esta victoria es además un primer revés palmario para la cofradía de líderes demagogos y populistas que en el mundo ven a Trump como su fuente de inspiración.

Biden recurrirá a normas y valores democráticos y a coaliciones de los decentes, tanto al interior del país como en el sistema internacional, para enfrentar un futuro incierto y peligroso. Algunos cambios serán inmediatos. Comenzará su mandato restaurando la aptitud en los altos cargos del gobierno federal, desplazando al régimen corrupto, nepotista y kakistocrático de Trump. Durante sus décadas de experiencia política, el ex vicepresidente se ha rodeado de algunos de los funcionarios y servidores públicos más capaces de Washington. Algunos, como el posible jefe de gabinete de Biden en la Casa Blanca, Ron Klain, cuentan con currículos casi tan largos como el de Biden. Otros, como Harris, son de recién arribo a la escena nacional. Pero el atributo común de todo el equipo es un historial de logros en el servicio público. Y al asumir el cargo, detendrá rápidamente algunas de las decisiones más deplorables de Trump: la destrucción vertiginosa de las regulaciones ambientales; la falta de sustento científico en la estrategia para contener y mitigar la pandemia; el esfuerzo sistemático para socavar el Obamacare en las agencias federales y en los tribunales; la presión constante sobre el Departamento de Justicia para que procese a los enemigos políticos de Trump por cargos falsos, mientras perdona los actos criminales de sus amigos. Biden buscará reincorporar a EU a organismos y acuerdos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y el acuerdo climático de París y reinstaurará las protecciones ejecutivas a los llamados «soñadores», los inmigrantes indocumentados traídos a este país cuando eran niños. Y todo esto podría ser solo durante el primer día de su gestión.

A pesar de que ha tenido sobradas razones para hacerlo, y más ahora a partir de la negativa de la gran mayoría de ellos a admitir la derrota de Trump, se ha resistido a romper lanzas con los Republicanos, una postura que le valió las burlas y críticas de los progresistas en la primaria, pero que podría serle útil para construir un mínimo de consenso y coaliciones legislativas a la carta en un país partido a la mitad. Como en algún momento apuntó el ex gobernador Mario Cuomo, se hace campaña en poesía, pero se gobierna en prosa. Y vaya que Biden tendrá que gobernar con el lenguaje árido de la negociación y el compromiso. Los mandatarios suelen enfrentan circunstancias y crisis que nadie anticipó. Pero los estadounidenses pueden estar seguros de que una vez más, la persona sentada en la Oficina Oval se preocupa por los mejores intereses de la nación, terminando de paso con la demonización de los “otros”. Trump empeoró los problemas más grandes y, trágicamente, manejó mal las crisis que enfrentó. Se necesitará mucha paciencia y mucha mano izquierda así como sensibilidad social y política para que los Demócratas puedan construir la coalición que necesitan para gobernar eficazmente y revertir las secuelas nocivas del trumpismo. Pero en una era en la que los demagogos han sido ascendentes, cualquier victoria hoy vale para celebrar.

Este viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo un llamado a todos los ciudadanos a que entre todos se establezca un verdadero sistema político democrático.

Pidió a los ciudadanos no permitir que se regrese a los tiempos en que predominó el fraude, la compra del voto, el relleno de las urnas, la falsificación de actas, entre otras prácticas. Dijo que eso debe quedar atrás.

AMLO insistió en que mucho de los problemas de México, sobre todo el problema de la corrupción, se pudo afianzar en el gobierno por la falta de democracia.

«Cuando hay democracia nadie puede sentirse absoluto en ningún nivel de la escala. La democracia es equilibrios, es competencia, la democracia obliga al que está en el gobierno a hacer bien la cosas porque, si no, en la elección futura sale ese partido y entra otro. Es competencia y eso es bueno», sostuvo el mandatario.

Lamentó que anteriormente en México un solo grupo era el que tenía el predominio y por lo tanto no había democracia; acusó que durante ese tiempo hubo puras imposiciones.

Dijo que se debe garantizar que no haya simulación, pues era costumbre que en el discurso político siempre se hablaba de democracia, pero en los hechos no había. Recordó que hubo fraude en diversas elecciones, señalando específicamente las elecciones del 1988, 1994, 2000, 2006 y 2012.

Puso como ejemplo una de las «traiciones a la democracia más lamentables»: después de muchos años de dominio del PRI, en el año 2000 ganó Vicente Fox, quien permitió que se hiciera fraude al término de su gobierno. «El que llegó con la bandera del cambio democrático propicia el fraude y lo peor de todo es que lo dice, lo confiesa (…) entonces, lamentable».

Señaló que con su triunfo en 2018, se puso un alto al fraude en las elecciones. Prometió no fallarle al pueblo de México, además de que reiteró que su gobierno dejará como herencia que haya democracia.

En ese sentido reiteró que en las elecciones del próximo años, todos los mexicanos tienen que ayudar, «ser guardianes» para que se respete el voto, para que sean elecciones limpias, libres, y en caso de que se presenten irregularidades, denunciarlos.

El gobierno de México cuestionó este miércoles al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por la misión del organismo a las elecciones bolivianas anuladas en 2019. Lo acusó de haber lastimado la democracia de dicho país.

«Ustedes han deslegitimado a las misiones electorales», acusó el representante de México Maximiliano Reyes, Subsecretario para América Latina.

Aseguró que la secretaria general de la OEA utilizó de manera facciosa a la misión de observación lectoral para denunciar prematuramente un supuesto fraude en Bolivia que nunca existió.

«Las elecciones del domingo pasado en Bolivia rarificaron la tendencia electoral de 2019. Este uso faccioso generó inestabilidad, violencia y desorden constitucional en el ese país, y creó un entorno internacional de confrontación», añadió el funcionario mexicano.

Dijo que la secretaría general de la OEA no está para calificar elecciones o gobiernos, por lo que sugirieron a Luis Almagro someterse a un proceso de reflexión y autocrítica, «a partir de sus acciones en contra de la carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia», para determinar si aun cuenta con la autoridad moral necesaria para seguir encabezando la organización.

«Mi país denuncia el afán del secretario general de intervenir en los asuntos internos de nuestros estados y de lastimar nuestras democracias. Lo que ocurrió con la OEA en Bolivia no debe repetirse jamás», denunció el subsecretario.

Y es que la votación de octubre de 2019 fue anulada tras una auditoría de la OEA que estableció una «manipulación dolosa» en favor del entonces presidente Morales, que buscaba un cuarto mandato.

Morales terminó renunciando en medio de violentas protestas y presiones del Ejército y se asiló en México para después trasladarse a Argentina en donde permanece hasta hoy.

Casi un año después, el domingo pasado, el candidato del partido de Morales, Luis Arce, se impuso en las elecciones con cerca del 53.58% de los votos, según los conteos preliminares.

Sobre las acusaciones del gobierno mexicano, la canciller de Bolivia, Karen Longaric, que representa al gobierno interino que asumió tras la salida de Morales, dijo que hay países que tienen problemas mucho más graves, problemas como el narcotráfico y sin embargo, se obstinan en asuntos de otros países.

Y es que las principales críticas están en la paralización de un conteo preliminar durante la noche de los comicios de 2019 y su reanudación un día después, con un considerable aumento de la ventaja de Morales.

La Misión de Observación Electoral (MOE) de la OEA expresó su preocupación por cambio de tendencia que calificó como «drástico» y «difícil de explicar». Según investigadores de las universidades de Pennsylvania y de Tulane, en Estados Unidos, la ruralidad y las regiones explican la mayor parte de la tendencia y lo que se presentó como evidencia de irregularidades en realidad fue un «error en el análisis».

Frente a las críticas, Almagro ha denunciado «una maliciosa campaña de desinformación contra la OEA, con evidentes objetivos políticos».

A cuatro días de que se lleven a cabo las elecciones para elegir presidentes municipales en Hidalgo y diputados locales en Coahuila, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo un llamado a la ciudadanía a participar este domingo en la jornada electoral y elegir libremente a sus representantes.

El mandatario exhortó a que sean unos comicios limpios y libres, y que no haya injerencia e intervencionismo de los gobiernos estatales, municipales ni del gobierno federal.

«Que no se compren votos; que se termine la práctica deleznable de entregar despensas y traficar con la pobreza de la gente para obtener votos; que se haga valer el voto libre, secreto. Que no haya presiones de ninguna índole, que no haya acarreos, que no se rellenen las urnas, que los funcionarios de las mesas actúen con rectitud, con imparcialidad, que no se falsifiquen las actas; en fin, que no haya fraude electoral”, dijo López Obrador.

Afirmó que la Cuarta Transformación significa que haya democracia, por lo que se deben desterrar las “prácticas nefastas” del pasado que afectaron la democracia, como la compra del voto o el uso de recursos públicos en beneficio de cualquier candidato.

Aseguró que su gobierno actuará con rectitud, legalidad y libertad, además de que refrendó que no habrá imposiciones como solía suceder.

Debido a que la jornada electoral se realizará en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19, el presidente exhortó a los ciudadanos a mantener la sana distancia y medidas de higiene durante los comicios.

Sobre la jornada electoral de este fin de semana, el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, afirmó que la organización de elecciones avanza sin contratiempos.

“El mérito de este proceso electoral que se vio interrumpido durante varios meses por la pandemia de COVID-19, es que se ha retomado el curso y no se han contrapuesto los derechos de participación política de las y los hidalguenses con el resguardo y la salvaguarda de su derecho a la salud”, enfatizó.

El Presidente del INE detalló que el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, le informó que la evolución de la curva epidémica del estado de Hidalgo demuestra, desde hace 11 semanas, una tendencia gradual a la baja.

Por ello destacó que el arranque de las tareas de proselitismo no ha detonado un incremento de la curva, o una inversión de la curva de contagio, lo cual habla bien de cómo se ha administrado la elección por parte las autoridades electorales, y también de la responsabilidad con la que han actuado las y los ciudadanos, y los actores políticos que, dijo, no han convertido a las campañas electorales en foco de contagio.

Informó que, según el último corte realizado, las autoridades electorales cuentan ya con 27 mil 118 funcionarios que se requieren para operar las 3 mil 874 casillas. Recordó que en Hidalgo se renovarán 84 ayuntamientos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aplaudió que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya avalado la legalidad de la consulta que abre la puerta a enjuiciar a los expresidentes de México, considerando que es un avance «importantísimo» para lograr una verdadera democracia.

«Lo importante es que se resolvió que se consulte al pueblo, que se le pregunte a los mexicanos. Esa es la esencia de la democracia y se apegaron los ministros al espíritu del artículo 39, que el poder emana del pueblo y que el pueblo tiene en todo momento el derecho de cambiar la forma de su gobierno. Esa es la democracia, no solo representativa sino la democracia participativa», dijo el mandatario.

López Obrador añadió que «nadie se preocupe más de la cuenta», alegando que el pueblo es «sabio» y «va a votar por lo que considere más importante».

El presidente consideró «genérica» y poco clara la pregunta elaborada por los Ministros; dijo que se irá aclarando.

Y es que los Ministros resolvieron modificar la pregunta que se realizará, quedando de la siguiente manera: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?».

AMLO dijo que de acuerdo a lo que entendía, los ciudadanos que estén a favor de que se haga la investigación sobre el comportamiento de los expresidentes tendrían que votar por el ‘Sí’ y los no están de acuerdo tendrían que votar por el ‘No’.

Recordemos que ayer, Corte rechazó el proyecto que solicitaba declarar inconstitucional la consulta, que fue solicitada al Senado por López Obrador, al considerar que la Constitución establece que se puede «votar en las consultas populares sobre temas de trascendencia» para el  país, como sería el caso.

El respaldo a la consulta fue por seis de los once Ministros, cinco votaron en contra.

El dirigente nacional, Marko Cortés, aseguró que la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (AMLO) de avalar la constitucional de la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes es muy lamentable, pues resulta una clara estrategia electoral del presidente López Obrador.

“Esta consulta a todas luces es ilegal e inconstitucional y es muy penoso que algunos ministros se presten a las artimañas electorales del Presidente. Además de que con esta decisión se vulneró la autonomía de la Suprema Corte y quedó en evidencia que está sometida a las presiones del Ejecutivo”, acusó el dirigente panista.

Aseguró que si algún expresidente incurrió en algún delito, sin consulta alguna de por medio, se le debe denunciar, y en caso de resultar responsable, juzgarlo como lo marca la ley y la Constitución.

Desde la dirigencia nacional del PAN condenaron las presiones ejercidas por López Obrador hacia el Poder Judicial.

Indicaron que al declarar válida la consulta solicitada por AMLO contra los expresidentes de la República se pone en riesgo los derechos humanos y la división de poderes.

Afirmaron que lo único que busca López Obrador es crear un «circo» para distraernos de los graves problemas que vive el país, como es el alto desempleo, la crisis en salud y uno de los peores momentos en seguridad que ha vivido México durante varias décadas.

Cortés Mendoza convocó a todos los sectores de la sociedad a manifestarse en contra de la decisión de la Suprema Corte y a favor de la defensa de las instituciones y poderes del Estado.

Por su parte el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, aseguró que la decisión de la SCJN representa un paso trascendental para la construcción de una verdadera democracia.

«Hoy el pueblo de México gana una lucha de décadas, por la que millones lo han entregado todo», afirmó en sus redes sociales, mostrando los nombres de los ministros y cómo ejerció cada uno su voto.

Líderes de opinión, académicos, periodistas y analistas, como Agustín Basave, Alejandro Hope, Daniel Krauze, Isabel Turrent ,Jorge Castañeda, Luis Rubio, Ma. Elena Morera, Rafael Pérez Gay, Raúl Trejo Delarbre y Ricardo Pascoe, emitieron un desplegado en el que acusaron al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de atentar contra la libertad de expresión.

Aseguraron que la libertad de expresión está bajo asedio en México, lo que provoca que también esté amenazada la democracia.

Señalaron que el presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que llama sus adversarios; al hacerlo, dijeron, agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante.

«El presidente profiere juicios y propala falsedades que siembran odio y división en la sociedad mexicana. Sus  palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno», precisaron los firmantes.

Tal como lo sugiriera el director del Fondo de Cultura Económica (FCE), lamentaron la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el país.

Aseguraron que el presidente ha despreciado la lucha de las mujeres y el feminismo, así como el dolor de las victimas por la violencia.

Indicaron que AMLO ha ignorado los reclamos ambientalistas, ha lesionado presupuestalmente a los organismos autónomos, ha tratado de humillar al poder judicial, ha golpeado a las instituciones culturales, científicas y académicas, y ahora pretende socavar la libertad de expresión.

Entre los firmantes también aparecen Lourdes Morales, Beatriz Pagés, Carlos Bravo Regidor, Carlos Elizondo Mayer-Serra, Catalina Pérez Correa, Claudio X González, Gabriel Negretto, Guillermo Sheridan, Héctor Aguilar Camín, Héctor de Mauleón, Julieta Fierro, Katia D’Artigues Beauregard, León Krauze, Mauricio Merino Huerta, Mauricio Meschoulam.

Son más de 650 los líderes que respaldan el desplegado, quienes coinciden en el llamado a que «esto tiene que parar».

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que no hay «nada extraño» en el hecho de que 10 mandatarios estatales decidieran abandonar la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

«Están en libertad, somos libres, y no veo yo nada extraño. Creo que es una asociación de los gobernadores y no es obligatorio. Los que se salen es porque están ejerciendo su derecho, su libertad», opinó el mandatario.

Y es que ayer, 10 gobernadores anunciaron su decisión de salir de la Conago por diferencias con su funcionamiento.

Los gobernadores que comunicaron su salida son.  Javier Corral (Chihuahua), Enrique Alfaro, (Jalisco), Miguel Riquelme (Coahuila), Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas), Silvano Aureoles (Michoacán), José Rosas Aispuro (Durango) José Ignacio Peralta (Colima), Diego Sinhue Rodríguez (Guanajuato), Martín Orozco (Aguascalientes) y Jaime Rodríguez (Nuevo León).

La salida de estos 10 gobernadores, integrantes de la llamada Alianza Federalista, demuestra para el presidente que «se garantiza en México el derecho a disentir, que hay libertades y eso es la democracia».

Javier Corral, en nombre de los 10 mandatarios, dijo este lunes que abandonaban el organismo porque «se ha alejado de su espíritu» y veían «pocas o nulas posibilidades a partir de la integración actual».

La Conago, integrada por los 32 gobernadores, gobernadora y Jeda de Gobierno del país, fue creada en 2001 para que los titulares de los Ejecutivos estatales discutieran en reuniones periódicas sobre temas de la federación.

Preguntado por la prensa sobre quienes le acusan de ser un peligro para la democracia, López Obrador negó las acusaciones y atacó a los medios de comunicación.

«De eso me acusan el (periódico) Reforma y todos los días los medios de información, los que pertenecen al agrupamiento conservador y quisieran que se mantuviera el mismo régimen de corrupción, de injusticias y de privilegios. Es legítimo que me acusen», indicó.

El presidente, sin embargo, aceptó que seguirá recibiendo esos comentarios por ser contrario a lo que ellos hicieron de mantener un sistema autoritario.

«Estamos llevando a la práctica una verdadera democracia, pero imagínese convencer a tanta gente que se vio favorecida por el régimen de corrupción y de injusticia», remató.

Al visitar la zona afectada por el huracán Willa, en Tecuala, Nayarit, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mandó ‘al carajo’ a todas aquellas prácticas que solían hacerse para cometer fraude electoral.

El mandatario dijo que una de las principales asignatura que tiene pendiente, es dejar establecida una verdadera  democracia en el país.

«Nada de compra de votos, nada de estar repartiendo despensas, frijol con gorgojo, nada de estar utilizando el presupuesto, que es de todos, para apoyar a partidos o a candidatos, nada de estar acarreando gente para ir a votar, nada del ‘ratón loco’, de las ‘urnas embarazadas’, de las actas falsificadas, todo eso al carajo», dijo el mandatario.

Dijo que se debe garantizar que todos los mexicanos pueden ejercer un voto libre y secreto, y que así sea la gente quien decida quiénes serán sus gobernantes.

López Obrador dijo que les costó mucho trabajo vencer todas esas «mañas y trampas» que se empleaban en el pasado, por lo que reiteró su compromiso de no permitir que se sigan cometiendo.

Durante su mensaje, AMLO recordó que ya es delito grave el fraude electoral; dijo que todo aquel que entregue despensas, use dinero público para favorecer a candidatos, y que haga trampa «va para adentro» (a prisión) sin derecho a fianza.

Como ya se ha hecho costumbre, dijo que el gobierno es del pueblo, para el pueblo y con el pueblo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta tarde, durante el mensaje que ofreció con motivo del segundo aniversario de su victoria electoral, que encabeza una autentica transformación, tanto en lo político, en lo económico, social y cultural.

El tabasqueño dijo que sus acciones al frente del gobierno siempre son guiadas por los ideales y principios de la honestidad, la justicia, la libertad, la democracia y la fraternidad.

Reprochó que ha sido el mandatario mexicano más «insultado» del último siglo. «Nunca en más de un siglo, se había insultado tanto a un presidente de la República y la respuesta ha sido la tolerancia y la no censura» como ocurría antes, dijo AMLO.

Agradeció a sus seguidores por «el apoyo tanto para la victoria como para gobernar enfrentando la reacción conservadora»; señaló que con él en el poder, la oposición se manifiesta en libertad y que «se eliminó la tortura y las violaciones a los derechos humanos» que, según dijo, aplicaban sus predecesores.

El presidente adelantó que en las elecciones del próximo año, estará «atento para que sean verdaderamente libres y limpias»; y dijo que siempre se respetarán las decisiones de los órganos electorales autónomos como el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

«La democracia implica en primer lugar el respeto al mandato del pueblo, un mandato que en el pasado fue atropellado por prácticas del fraude impulsadas desde la cúspide del poder político y económico», dijo. Afirmó que nada lo detener en su propósito de transformar a México, siempre optando por la vía pacífica.

Anunció que el próximo 1 de diciembre, cuando se cumpla el segundo aniversario desde su investidura, «estarán establecidas las bases de hacer política» pues se habrán terminado las reformas que prometió en campaña para erradicar la corrupción, su principal promesa.

Al hacer referencia de los logros que ha tenido su administración, López Obrador mencionó que ya no se permite la corrupción y que el robo de combustibles, el llamado huachicol, un mal que encontró cuando tomó posesión. También resaltó su plan de austeridad, que ha permitido grandes ahorros, mismos que han sido destinados en beneficio del pueblo.

AMLO resaltó que «está haciendo justicia» en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Indicó que las grandes empresas, tanto nacionales como extranjeras, ahora pagan los adeudos que tenían pendientes con la hacienda pública. Recordó que se eliminó al Cisen, pues ya no se espía desde el gobierno como solía suceder. Añadió que también desapareció el Estado Mayor Presidencial.

Destacó que también se cancelaron las pensiones millonarias a expresidentes de la República. Además mencionó que no se han otorgado nuevas concesiones mineras, no se permite el uso de semillas de maíz transgénico ni las prácticas del fracking.

Destacó los apoyos que se entregan por medio de los programas sociales que se echaron a andar, tales como las becas a estudiantes, a adultos mayores, jornaleros, jóvenes aprendices, campesinos y pescadores, entre otros.

AMLO destacó que la nueva política de seguridad comienza a dar resultados. Afirmó que durante el tiempo que lleva en el gobierno, se ha podido mantener sin aumentos sensibles el delito de homicidio y se ha roto la tendencia histórica de su crecimiento.

De cara a la contienda electoral del próximo año, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre si apoyaría a algunos miembros de su gabinete en sus intenciones por contender a cargos públicos, a lo que respondió que prefiere no meterse en esos temas.

Dijo que aunque algunos de sus colaboradores estén bien posicionados y tengan intenciones de participar en el proceso electora, serpa responsabilidad de cada quien decidirlo en momento, y dejó en claro que el gobierno federal no se entrometerá.

López Obrador aprovechó para asegurar que «vamos a estar pendientes para que no haya fraude electoral. Me voy a convertir en guardián para que se respete la libertad de los ciudadanos a elegir libremente a sus autoridades».

Y aunque dijo que eso puede ser una tarea que le corresponda al INE, él denunciará si hay intentos de fraude. Recordó la reforma que convirtió al fraude electoral en delito grave.

Dijo que «es en serio» que a la persona que se le acuse de fraude electoral por estas comprando votos, condicionando el voto, utilizar dinero del presupuesto para favorecer a partidos o candidatos, o el que se falsifique actas o embarace urnas, se irá a la cárcel sin derecho a fianza.

AMLO dijo que él padeció el fraude electoral, además de que provocó que el país se estancara y retrocediera por la antidemocracia.

Acusó que anteriormente, las autoridades resolvían todo con dinero y con el aparato. «Se acaban los fraudes electorales», remató el mandatario.

López Obrador también aprovechó para hacer un llamado a sus simpatizantes a no responder a sus opositores con caravanas de automóviles tal y como se ha comenzado a convocar en redes sociales, pues dijo, la Cuarta Trasformación no lo necesita. Señaló que en caso de hacerlo, se caería en la trampa y solo se haría bulla.

“Hago un llamado muy respetuoso, que no se vaya a malentender, porque me enteré de que simpatizantes nuestros, a favor de la transformación de México, están organizando una caravana de vehículos de apoyo al gobierno entonces yo les pido que por favor ojalá y no lo hagan, no hace falta hacer lo mismo».