Tag

encuestas

Browsing

Parecieran contradictorios los resultados de las encuestas que vemos cuando el sexenio cumple la mitad de su trayecto. Tres años en el poder; muy malos resultados y la popularidad de Andrés Manuel López Obrador está en 60 por ciento. ¿Cómo explicar la diferencia entre lo que dicen las encuestas y la realidad?

En la de Buendía y Laredo publicada esta semana aquí, en El Universal, vemos que lo mejor que ha hecho AMLO de acuerdo con los encuestados son los apoyos para adultos mayores y los programas sociales. En eso mismo coincide la encuesta de Lorena Becerra en Reforma.

También hay más encuestados que dicen que el presidente ha manejado bien la educación, la salud y el combate a la COVID19. ¿Cómo se puede explicar esto cuando en educación transcurrieron 17 meses sin clases presenciales, de total abandono, y el regreso se hizo apresurado y sin estrategia?

¿Cómo hablar de que en salud se han hecho bien las cosas ante la escasez de muchos medicamentos, no solo los oncológicos, aunque en estos es inhumana la desatención? Hay datos del CONEVAL de la disminución en un 38 por ciento en la atención de la salud pública y el aumento en un 26 por ciento de la privada, ósea consultorios y farmacias.

Para quienes estaban inscritos en el Seguro Popular, se los cambiaron por el INSABI que simplemente no ha funcionado y ha dejado a más personas sin seguro para tratarse al momento de enfermar. Según CONEVAL en 2018 había 20 millones de personas sin afiliación a un sistema de salud; ahora hay 35 millones. Muestra clara de que el INSABI ha sido un fracaso.

Y esto ha ocurrido en medio de una pandemia.

Si en 2018 una persona gastaba 2 mil 358 pesos para un servicio de salud, en 2020 el gasto aumentó a 3 mil 299 pesos. Esto es un golpazo del 40 por ciento en la bolsa de los mexicanos. Pero aún así, más personas responden que el presidente ha manejado bien la pandemia que las que contestan que lo ha hecho mal. En la de Reforma es de dejar boquiabierto que un 53 por ciento responde que AMLO ha buscado evitar que aumenten los contagios y muertes por coronavirus frente a un 43 por ciento que opina lo contrario. Para un presidente que se ha negado a lo más elemental, el uso de cubrebocas, estos números son de llamar la atención.

Entonces si las encuestas muestran algo distinto que la realidad hay que pensar que hay una tercera variable: el discurso. Tres años de AMLO como presidente y la gente le cree lo que dice. Le sigue creyendo.

Le creen cuando a pesar de lo mencionado arriba, en uno de sus trece spots AMLO dice: “La atención médica, los medicamentos gratuitos, ya son derechos constitucionales. Son una realidad”.

Y si. Eso dice la constitución, pero la realidad es otra. Imagino que quien llega a buscar su medicamento gratuito y no lo encuentra, busca como pagarlo de su bolsillo o pide prestado y piensa que tuvo mala suerte de no encontrar lo que el presidente dice que ahí esta.

Con tan pobres resultados tener una aprobación del 60 por ciento en promedio está magnífico para López Obrador. Todo indica que lo que dice en las mañaneras y sus mensajes en los spots de cara al informe de hoy se lo creen muchos mexicanos. Al presidente le creen sus otros datos, aun si la realidad reflejada hasta en sus bolsillos, es otra.

 

Columna completa en El Universal

Luego de la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de retirar las candidaturas de Félix Salgado Macedonio, en Guerrero, y Raúl Morón, en Michoacán, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sugirió realizar una encuesta por teléfono para saber si la gente los quiere como candidatos.

«Hay que esperar a lo que resuelva el Tribunal. Sería muy sencillo, ahora que hay sistemas de call centers, que hoy y mañana, el Tribunal, con una empresa especializada, hiciera una encuesta en Guerrero y le preguntara a todos, a todos: ‘¿Quieres que participe este candidato o no? ¿Se le da la oportunidad de participar, se le acepta el registro o no? ’», dijo AMLO.

Y es que el presidente López Obrador aseguró que la decisión del INE de volver a imponer la misma sanción (pérdida de la candidatura) por omitir presentar los reportes de fiscalización de los candidatos de Morena es un «atentado contra la democracia».

Incluso el mandatario apuntó que se estaría ante un hecho inédito, que se enclava en el proceso que se lleva a cabo para lograr una «auténtica democracia». Cuestionó cómo es posible que se golpee así a la democracia: «no es exagerado lo que dije: es un atentado a la democracia».

AMLO reiteró su posición de que en la democracia, es el pueblo el que tiene la última palabra, por lo cual dijo que si se le consulta a la ciudadanía, decidirán que los morenistas participen en la contienda. El presiente intento matizar sus dichos al decir que se debe respetar la resolución del Tribunal Electoral para que se les imponga una sanción, pero dijo que debía ser el quitarles el derecho de ser votados y aparecer en la boleta electoral.

López Obrador reiteró sus dichos acerca de que hay un análisis sobre presentar una reforma para renovar el consejo general del INE.

«Si, está en análisis, si conviene a la democracia, lo que dije ayer, se hace, todo lo que sea bueno para el pueblo, y todo lo que sea buen para acabar con la corrupción, para dignificar al gobierno, para que haya democracia y justicia», dijo en su conferencia de prensa.

Recordemos que ayer, el mandatario dijo que una vez que pasara la elección de junio próximo podría enviar una serie de reformas para reducir el presupuesto al Poder Legislativo, al Poder Judicial y para perfeccionar los organismos electorales.

Sobre los dichos del presidente, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova aseguró que al ser el árbitro del juego, el Instituto no entrará en confrontaciones con ninguno de los actores políticos.

«El INE no se mete con ningún actor político, solo cuida que todos los actores políticos cumplan con lo que dice la ley. Pero es pertinente hacer una reflexión, respecto de esta pregunta. A la democracia la tenemos que cuidar todos, si no la cuidamos todos, la democracia se nos puede ir entre las manos, la democracia es una construcción colectiva, es el producto de las luchas del pueblo de México, en su diversidad política», dijo Córdova Vianello en un evento con la Coparmex.

El consejero presidente dijo que para quienes no estén conformes con su decisión, existe un camino que seguir, en alusión al Tribunal Electoral. “Que bueno que vayan al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cualquier ciudadano lo puede hacer, todas las decisiones del INE se pueden impugnar y será el Tribunal quien las convalidará o las modificará”.

Lorenzo Córdova dejó claro que no caerán en la provocación de confrontarse con ningún actor político, ya que el «árbitro no juega, el árbitro no va a patear ningún balón, porque no le toca. Lo que sí va a hacer el árbitro, y le toca, es vigilar la contienda”.

Finalmente, Félix Salgado Macedonio dijo que respetará la decisión que tome el TEPJF respecto a su candidatura.

 

Termina el mensaje por el 2º año de gobierno del presidente López Obrador y me pongo a escribir este texto. Quisiera ser parte de aquellos que ven el vaso lleno. De los que le aplauden y al escucharlo dicen que es el mejor presidente de México. De los que forman parte del 60 por ciento de apoyo a López Obrador en las encuestas de opinión.

Quisiera escuchar y creerle a López Obrador cuando dice que con todo y la pandemia que implicó la pérdida de un millón 117 mil empleos formales, ya se han recuperado 555 mil 600. Me gustaría poder aplaudirle sin recordar que a mediados de año había dicho que para este mes de diciembre se crearían 2 millones de empleos adicionales con todo y el coronavirus.

Sería extraordinario pensar en la cancelación a rajatabla de los fideicomisos como un triunfo en la lucha contra los gastos discrecionales y la corrupción pero, cuando concluye el año y no se ha presentado una sola prueba de malversación o mal uso de estos recursos y en cambio vemos que ahora sí quedan a disposición del gobierno, surge la maldita sospecha que, si AMLO quiere, este dinero servirá para comprar votos y voluntades para las elecciones del 2021.

Dijo el presidente en su discurso que ya es una realidad la atención médica y los medicamentos gratuitos. Como envidio a quienes aplauden este dicho del presidente e ignoran la cantidad de historias dolorosas de padres que han perdido a sus hijos enfermos de cáncer por falta de medicamentos ante un presidente que ha claramente decidido ni verlos ni escucharlos.

Presumió López Obrador que en materia educativa no han faltado libros de texto; se han construido 140 universidades públicas y hay 7 mil 200 becas de posgrado. La gran pregunta es ¿de qué sirve todo esto ante lo poco que se está haciendo para controlar la pandemia en México y que los alumnos puedan regresar a las aulas? ¿Se preocupa el presidente por los efectos en la salud mental y educativa de las clases a distancia? ¿Cree que la televisión y el internet pueden sustituir el contacto con maestros y compañeros?

El presidente habló de otros datos favorables entre los que incluyó el aumento en el flujo de las remesas. “Esos envíos de dinero llegarán a la suma récord de 40 mil millones de dólares, lo cual beneficiará a 10 millones de familias que están recibiendo en promedio 350 dólares mensuales”, dijo el presidente.

¿De verdad ni él ni sus simpatizantes se dan cuenta que esto no es un logro sino un fracaso? Implica que llega dinero a México de quienes prefirieron abandonar el país para poder buscar un mejor presente y futuro que aquí simplemente no encontraron.

También habló del avance en la solución al grave problema de la inseguridad que dejaron los gobiernos anteriores. ¿Cómo escuchar esto y aplaudir? Señor Presidente, ya basta de hablar del pasado ¿Para eso quería llegar a ser el Jefe del Ejecutivo? ¿Para aventar culpas sin asumir responsabilidades?

Bueno y el cierre con broche de oro es escuchar que lo mueve la convicción de justicia y que en su gobierno no hay impunidad para nadie. ¿Cómo aceptar esto sin voltear a ver a Bartlett; Irma Eréndira Sandoval y Pío López Obrador? Sus simpatizantes argumentarán que estos casos palidecen frente a los excesos del pasado. Flaco consuelo para quien quiere de verdad un país en el que impere el Estado de Derecho.

Anhelo vivir en el maravilloso México de AMLO.

Columna completa en El Universal

El demócrata Joe Biden acumula una pequeña ventaja sobre el presidente Donald Trump en Florida, estado clave para reunir el número de votos electorales necesarios para ganar la elección presidencial.

Además, de Florida, donde el demócrata supera al republicano, se registra un empate en Carolina del Norte y Arizona, según sondeos de opinión de Reuters/Ipsos publicados este lunes.

Una semana atrás, las encuestas de Reuters/Ipsos mostraban a Trump y Biden en un empate estadístico en los tres estados.

El ejercicio de Reuters/Ipsos encuestó a posibles votantes en seis estados (Florida, Arizona, Carolina del Norte, Michigan, Wisconsin y Pensilvania) que desempeñarán un papel fundamental a la hora de decidir si Trump gana un segundo mandato o si Biden lo supera.

En el caso de Florida, donde la encuesta se levantó del 27 de octubre al 1 de noviembre, Biden logra sumar el 50% de la preferencia electoral, mientras que Trump se queda con el 46%. Un sondeo anterior había mostrado una ventaja de Biden de 49%-47%, lo que marcaba un empate debido a que la diferencia se encontraba dentro del intervalo de credibilidad de la encuesta.

En Arizona, la preferencia se encontraba 49% a favor de Biden contra un 47% a favor de Trump. Ambos están estadísticamente empatados ya que el margen se encuentra dentro del intervalo de confianza del sondeo. Una encuesta previa mostraba un empate estadístico, con 48% para Biden y 46% para Trump.

En Carolina del Norte, Biden registra un 49% de las preferencias electorales, mientras que Trump capta el 48%. Debido a que la diferencia está dentro del intervalo de confianza del sondeo, la carrera está estadísticamente empatada, como lo estaba la semana anterior, con Biden con un 49% y Trump con un 48%.

En el caso de Michigan, el demócrata obtiene un 52% de los apoyos, contra un 42% de Trump, una diferencia de diez puntos. Biden tenía una ventaja en el anterior ejercicio de 52% vs 43%.

En Wisonsin la diferencia entre ambos candidatos es la misma, diez puntos. Biden tiene 53% y Trump 43%. La semana anterior, Biden tenía una ventaja de 53% vs 44% del magnate. Finalmente, en Pensilvania, Biden reúne el 51% de las preferencias, mientras que Trump se queda con el 44%.

Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente interino de Morena, hizo un llamado a que un cuerpo colegiado revise la metodología y la forma en que se levantaron las encuestas que ordenó el Instituto Nacional Electoral (INE) para definir al nuevo presidente nacional del partido, ya que dijo, cada vez hay más cuestionamientos y dudas sobre su realización.

“Creo que cada vez surgen más cuestionamientos, más dudas, desde los puntos de vista técnico-metodológico y estadístico de lo que sucedió, pero eso lo podemos saber en la medida en que, de manera oficial, el INE pudiera establecer el mecanismo y la autorización para la realización de esta auditoría que prometió que se realizaría. Eso está todavía en manos de los consejeros del Instituto Nacional Electoral», dijo el morenista.

Ramírez Cuellar acusó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de haberse convertido en un organismo “muy parcial, que asaltó la institucionalidad del partido», pues dijo, le quitó a los militantes de Morena el derecho de elegir a sus dirigentes, además de que borró todos los requisitos para ser presidente y secretario general del partido.

Sin embargo, el dirigente reconoció será difícil echar abajo el fallo que señala a Delgado Carrillo como el próximo dirigente nacional de Morena.

A la par de las declaraciones de Ramírez Cuellar, un grupo de académicos de la Universidad Libre de Berlín concluyeron que el proceso de encuestas fue un fraude, producto de la llamada “alquimia política”.

El doctor Raúl Rojas, matemático de la institución alemana que encabezó el grupo de acádémicos que estudiaron los resultados del proceso, explicó que entre las tantas anomalías encontradas que ponen en duda el resultado de la elección destaca el «intervalo de confianza de 2.3% en el sondeo que dio la victoria a Delgado sobre Porfirio Muñoz Ledo”.

Y es que de acuerdo con Rojas, la encuesta realizada no consideró la distribución de la militancia que participó en el proceso, puesto que de los simpatizantes del partido que formaron parte del ejercicio, 56.6% manifestó desconocer cuál era el objetivo real del ejercicio para el que fueron convocados. Destacó además que del total de participantes en el proceso, el 31.1% dijo no haber votado por ninguno de los dos candidatos mencionados.

Para Raúl Rojas los resultados “no cuadran” puesto que el “intervalo de confianza” de la encuesta es un inverosímil 2.3%. “Ahí está el meollo del asunto”, dijo. El experto expuso que se trata de un caso emblemático de “alquimia electoral”, por lo que no descarta que pronto los tribunales electorales del país descalifiquen el proceso interno, y entonces el partido del presidente tenga que iniciar un nuevo ejercicio de selección.

Después de analizar el proceso, el matemático detectó que, incluso, desde Palacio Nacional se dieron instrucciones precisas para que se llevaran a cabo asambleas regionales de Morena para beneficiar a Delgado, quién era el candidato favorito del titular del Poder Ejecutivo.

Dijo que “la alquimia electoral de la tercera encuesta” se orquestó a partir de la decisión tomada en Palacio Nacional, desde donde también se instruyó el ocultamiento de datos reales sobre el resultado de la encuesta y de sus procedimientos.

En realidad, explicó Rojas, “hubo tres candidatos: Delgado, Muñoz Ledo y la abstención, pues resulta que 34.1% de los encuestados no votaron por ninguno de los dos. Poquito más y la abstención gana”, agregó.

El ex mandatario de Estados Unidos Barack Obama encabezó un evento de la campaña de Joe Biden, en el que llamó a los votantes demócratas a no confiarse en las encuestas que colocan a su candidato como favorito, y movilizarse en masa para lograr la victoria del candidato Biden el 3 de noviembre.

«No podemos confiarnos. No me importan los sondeos», dijo Obama en su primer mitin en apoyo a su compañero en cuando ocupó La Casa Blanca.

Y es que según Biden aventaja a Trump por nueve puntos porcentuales a nivel nacional, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics. Obama recordó que en 2016 «hubo un montón de encuestas» favorables a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y «no funcionó porque mucha gente se quedó en su casa, se volvió perezosa y confiada».

Obama denunció duramente a su sucesor, alegando que Donald Trump ha demostrado ser «incapaz de tomarse el trabajo en serio» en La Casa Blanca. «Esto no es un reality show. Es la realidad», recriminó el ex mandatario.

«Y hemos tenido que vivir con las consecuencias de que él (Trump) demuestre ser incapaz de tomarse el trabajo en serio», añadió ante los asistentes al acto en Filadelfia, capital del estratégico estado de Pensilvania.

Más temprano, en una mesa redonda con líderes de la comunidad negra de esa ciudad, Obama criticó el desempeño de Trump ante la pandemia de covid-19.

«La pandemia habría sido difícil para cualquier presidente, no hemos visto algo así en 100 años. Pero el grado de incompetencia y desinformación, el número de personas que podrían no haber muerto si hubiéramos hecho lo básico», lamentó.

Obama afirmó que los estadounidenses no pueden permitirse otros cuatro años de lo mismo. «Nuestra democracia no va a funcionar si las personas que se suponen son nuestros líderes mienten todos los días y simplemente inventan cosas», dijo.

Más de 40 millones de ciudadanos ya votaron por correo o en persona, lo que significa cerca del 30% de la participación total de las elecciones de 2016.

Biden y Trump volverán a encontrarse esta noche en el segundo y último debate en Nashville, Tennessee. El primero, realizado a fines de setiembre, se caracterizó por las interrupciones constantes de parte de Trump. El segundo debate no se llevó a cabo debido a la renuencia de Trump de participar en un formato virtual.

De acuerdo a la más reciente encuesta de REFORMA, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llega debilitado a su segundo informe de gobierno; 22 puntos menos que al inicio de su mandato.

56% de los mexicanos aprueban su labor al frente del gobierno federal, mientras que 41% lo desaprueba.

Al calificar el trabajo que AMLO ha hecho en diversos rubros, sólo el tema educativo alcanza una evaluación positiva (43% vs 32%); la atención a la salud (38%), el combate a la corrupción (41%), el combate a la pobreza (42%), la seguridad (43%), la economía (49%) y el combate al crimen organizado (49%) son calificados de forma negativa.

Sobre este último rubro, 60% de los mexicanos consideran que la estragia del gobierno federal contra el narcotráfico y el crimen organizado no está dando resultados.

En cuanto al manejo de la pandemia, principal tema que envuelve el segundo informe de gobierno, el 52% cree que ha sido buena la forma en cómo se ha enfrentado la crisis sanitaria. Un 45% cree que no se le ha dado un buen manejo.

Una opinión divida es la que recibe el trabajo del presidente López Obrador al manejo de la economía. 48% cree que la 4T ha tomado buenas decisiones en el manejo de las finanzas. 43% indica que han sido malas decisiones.

56% de los mexicanos consideran que el gobierno federal debe frenar proyectos como el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas, Tabasco, para redirigir esos recursos a enfrentar las crisis sanitarias y económicas que ha provocado la pandemia de coronavirus.

Pese a la relevancia que el presidente ha dado al caso Emilio Lozoya, que asegura servirá para conocer a fondo cómo se actuaba en sexenios pasados, y para recuperar los bienes y recursos desviados, 58% de los mexicanos creen que al final del proceso, no pasará nada; 28% indican que sí habrá encarcelamientos importantes.

Por su parte el diario El País, también publicó una encuesta de cara al informe de gobierno de mañana.

En ella, se indica que el 64.7% de los mexicanos consideran que las políticas de la 4T están sirviendo para reducir la corrupción en el país, frente a un 32% que cree lo contrario.

Sin embargo, 60.6% de los encuestados creen que el gobierno federal no persigue de la misma forma todos los casos de corrupción. Solo el 29.2% consideran que sí lo hacen, sin importar la inclinación política de los acusados.

La encuesta señala que el 45.8% de los consultados creen que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene poca o ninguna independencia respecto al caso Emilio Lozoya, frente a un 43% que considera que sí goza de ella.

El 95,5% de los mexicanos están de acuerdo en que los expresidentes deben ser juzgados; el 58.3% de los consultados considera que es necesaria la celebración de la consulta, y en caso de llevarse a cabo, el 74.4% votaría a favor de que los mandatarios sean juzgados.

En el ejercicio de SIMO y el El País, AMLO tiene un 65.7% de aprobación, contra un 34.2% que lo desaprueba.

A diferencia de lo publicado por REFORMA, la encuestra del diario español refiere que cuando se divide la parobación del presidente en temas específicos, además de la corrupción, la economía y la gestión de la pandemia, son los rubros que concentran más valoraciones positivas para la 4T.

Los rubros que son calificados mayormente de forma positiva son: corrupción (42.1%); economía (44.8%); combate a la pobreza (41.4%), y la emergencia COVID-19 (47%). Los rubros que son calificados principalmente de forma negativa son: obras de infraestructura (51.1%); seguridad pública (50.6%), y los feminicidios (50.8%).

Sobre la encuesta de REFORMA, esta mañana el presidente López Obrador aseguró que está «cuchareada».

«Es que desean, ya me los imagino, su enojo», dijo el mandatario, argumentando que en las mediciones que han hecho, traen entre el 64% y 65% de aprobación, además de que un 70% apoyaría que se quedara en el poder si hoy fuera la consulta de revocación de mandato.

López Obrador negó que su aprobación haya caído, sobre todo ante el manejo de la pandemia. «Me he mantenido», dijo, añadiendo que en una encuesta a nivel internacional, que mide la popularidad de todos los mandatarios, él se encuentra en segundo lugar, pues la pandemia solo le ha restado dos puntos.

Incluso dijo, si fuera como REFORMA señala, que tiene una aprobación de 56%, preguntó cuánto es el 56% de los 80 millones de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. «45 millones, o sea estoy 14 millones arriba aún con la encuesta de REFORMA», precisó el mandatario al recordar que en 2018 ganó con 31 millones de votos.

Concluyó agradeciendo al pueblo de México por el apoyo que le dan. «El pueblo, que es mi ángel dela guarda. Gracias, gracias, muchas gracias, no voy a fallarle. Sino fuera por ese respaldo, no sería nada».

El semanario The Economist ha sacado una página con pronósticos hacia la elección presidencial en Estados Unidos. En ella, el candidato demócrata, Joe Biden, se perfila para ser el ganador del voto popular con un 97 por ciento de probabilidades y del colegio electoral (que es el que realmente importa) con un 89 por ciento de probabilidades.

Si nos asomamos a otras páginas que hacen pronósticos electorales, como RealClearPolitics.com Biden también se perfila para ganar por tener ventaja en todos los estados columpio menos en Georgia, en donde Trump le gana por 1 punto.

FiveThirtyEight también tiene pronósticos de Biden ganando cómodamente a Trump Además, hace un comparativo con índice de aprobación/desaprobación de Trump con todos los presidentes anteriores, desde Harry Truman y ahí se puede ver claramente que al nivel al que se ubica actualmente Trump solo han estado aquellos presidentes que perdieron la reelección (Jimmy Carter y George Bush padre).

Las casas de apuestas también le dan una cómoda ventaja a Biden de 60-40 frente a Trump.

Pero…

Aun con todos estos números favoreciendo a Biden, la elección todavía la podría ganar Trump. Hay que recordar que el sistema electoral de Estados Unidos es una democracia indirecta en la cual no gana quien más votos de la población en general recibe sino quien más votos del colegio electoral logra.

Me da la impresión de que los demócratas han olvidado esto en las últimas elecciones. Hillary Clinton dio por seguro los votos del medio oeste y por ello perdió el Colegio Electoral (306-232), aún habiendo ganado el voto popular por más de 3 millones de votos. Ahora, Trump puede perder el voto popular por cinco millones de votos y aun así ganar la presidencia.

Esto es porque los simpatizantes de Trump, su base electoral, se ubican en estados fundamentales para ganar el colegio electoral: en Florida, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin.

Si, se habla de que Estados Unidos es un país muy diverso y que los ataques de Trump a los hispanos; a la comunidad LGBT y a otros segmentos del electorado progresista y diversos van a llegar a cobrarle la factura a Trump. El problema para los demócratas es que esta población más liberal y progresista se ubica en estados como California y Nueva York que son los que ya están en la bolsa de los demócratas. Aquí incluso podríamos sumar a Texas, pero de todas formas, aun si los demócratas ganan Texas, Trump gana la elección si conserva los estados columpio arriba mencionados.

Para ejemplificar lo anterior basta tomar en cuenta que en 2016 Hillary Clinton ganó California con 4.2 millones de votos. Esto fue 1.2 millones de votos más de los 3 millones que recibió Barack Obama en el 2012, pero esos votos adicionales no significaron ni uno solo más del Colegio Electoral para Hillary.

Esta es la razón por la cual Trump ha gobernado para su base electoral sin importarle el resto del país o pensar en unificar a los estadounidenses. Con que Trump conserve su ventaja del 2016 de .2 por ciento en Michigan .7 por ciento en Pennsylvania y .8 por ciento en Wisconsin, ya la hizo para ganar en noviembre.

Para quienes pensamos que Trump debe abandonar La Casa Blanca para que el mundo pueda dejar atrás sus estridencias y desplantes, las encuestas animan pensando que Biden ganará, pero esta elección está lejos de haberse decidido. Los demócratas deberán dar la batalla hasta el final.

Apostilla: Su elección de Kamala Harris como compañera de fórmula fue irse a la segura. Mujer afro-asiática-americana, sin ser extrema izquierda y con experiencia en Washington deben ayudar a Biden hacia adelante.

 

Columna completa en El Universal

De acuerdo a la más reciente encuesta publicada por El FINANCIERO, el nivel de aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) bajó ocho puntos en mayo, llegando al 60%, cuando en un mes antes se situaba en 68%.

Con el nuevo dato, alcanzó la cifra que registró en marzo 2020. Es el nivel más bajo en la medición que el diario ha hecho desde diciembre 2018.

La probación del presidente contrasta con el 37% de entrevistados que desaprueban la labor que AMLO al frente del país. En el mes previo, abril 2020, la desaprobación fue del 29%, es decir, 8 puntos más.

La caída en la popularidad presidencial se da en el mes en que se han registrado mayor número de contagios y fallecimientos por Covid-19.

Según la encuesta, el 48% de los consultados opina favorablemente de la manera en que el gobierno está abordando el tema de la salud en el país; un 37% desaprueba la dirección que se le está dando.

En cuanto al desempeño de la economía, el 57% opina de manera negativa, mientras que solo el 28% opina favorablemente; en cuanto al empleo, 62% califica como malo el trabajo que hace el gobierno federal, y solo el 22% opina que ha sido bueno.

Sin embargo, la encuesta de EL FINANCIERO no fue la única que se dio a conocer este lunes. EL ECONOMISTA publicó la medición de CONSULTA MITOFSKY.

Para ellos, la aprobación presidencial también se encuentra en el peor nivel desde noviembre 2018, al registrar una opinión positiva del gobierno de 50.1%.

La aprobación del gobierno de la 4T se encuentra tan solo un punto por encima de su desaprobación, que alcanzó un 49.2%.

La aprobación tuvo un ligero repunte, al pasar de 47.8% registrado el mes pasado, cerca de tres puntos más. La desaprobación de su parte, tuvo un ligero descenso al pasar del 52% al 49.2%.

Hay tres tipos de reacciones a las encuestas de opinión respecto a la popularidad de Andrés Manuel López Obrador. Por un lado están los que aplauden que el presidente tenga tanta aprobación; por el otro los que se impresionan que ante tanto error, siga teniendo popularidad elevada; y, por último, los que descalifican a las encuestas como inválidas. ¿Por qué creerles si a mi nunca me han encuestado?, es la duda de algunos.

Lo cierto de las encuestas es que 1) para el país es mejor tener un presidente con alto nivel de aprobación que con bajo, tomando en cuenta que 2) alto nivel de aprobación no necesariamente significa buenos resultados, pero, como dirían los economistas, la popularidad es una condición necesaria más no suficiente para que las cosas caminen en mejor dirección.

Dicho lo anterior, ante un político como Andrés Manuel López Obrador, que llevaba años queriendo ser presidente y finalmente lo logró con una votación muy favorable, el estar perdiendo popularidad no parece que lo va a llevar a un análisis de lo que está haciendo bien y mal, para corregir lo segundo. Parece más un político que, ante la pérdida de popularidad, dobla sus cartas hacia la ruta que le está quitando simpatías y simplemente excusa sus fracasos en conspiraciones en su contra. Lejos de buscar mayor legitimidad democrática – que sería lo deseable – aumenta su impulso autoritario.

En estos días, más de una casas encuestadoras muestran una baja en la popularidad del presidente debido, principalmente a dos razones: su mal manejo de la violencia hacia la mujer y su falta de cumplimiento en materia de combate a la corrupción.

Lejos de preocuparse y corregir, ayer el presidente anunció que la venta de los boletos de la rifa del avión presidencial arrancará el lunes 9, mismo día del movimiento #UnDiaSinNosotras. Así o más claro.

En el combate a la corrupción en el sector salud, el presidente tiene un Secretario de Salud ausente; escasez de medicamentos y explicaciones francamente hostiles hacia, por ejemplo, los padres de niños con cáncer a quienes acusa de dejarse manipular por alguna fuerza contraria al presidente cuando lo único que piden es medicinas para salvar la vida de sus hijos.

En cuanto a sus planes de apoyos a poblaciones vulnerables (algunos dirían que son planes de generación de clientelas), el tiro le está saliendo por la culata. En Sembrando Vida es tal el fracaso que su paisano tabasqueño, Javier May, le renunció. El presidente declaró que no acepta esta renuncia, pero ahora tendrá que permitir que May avance y no sea obstaculizado por la Secretaria del Bienestar, María Luisa Albores.

El fin de semana en Tabasco, la tierra del presidente, sus paisanos lo abuchearon y le reclamaron que las ayudas prometidas no les están llegando.

La respuesta de López Obrador ante estos reclamos y ante la baja en su popularidad es de campeonato: “Estamos bien, tenemos mayoría, la gente nos está apoyando. Y también hay desgastes porque imagínense enfrentar a los conservadores corruptos que no quieren dejar de robar, están molestísimos, no los calienta ni el sol, y desquiciados”.

La baja en la aprobación presidencial es lo de menos. Su respuesta y su falta de autocrítica para mejorar, al ver que hasta sus aliados más fieles y naturales le reclaman los fracasos, es lo que llama la atención.

 

Columna completa en El Universal

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló sobre las más recientes encuestas que muestra, ha perdido apoyo ciudadano a lo largo de poco más de un año que lleva al frente del gobierno.

«Acerca de mi popularidad, estamos bien, tenemos mayoría, la gente nos está apoyando; y también pues sufrimos desgastes porque, imagínense, enfrentar a los conservadores corruptos, que no quieren dejar de robar, están molestísimos, no los calienta ni el sol, y desquiciados», respondió AMLO al ser cuestionado sobre el tema.

López Obrador indicó que a sus opositores no les gusta que sea haya terminado con la condonación de impuestos, que se haya logrado que sea delito grave la facturación falsa o que se haya aprobado lo de la extinción de dominio, pues, había grupos de «robaban y podían ir hasta la cárcel, pero luego salían y les devolvían todos sus bienes».

Acusó que debido a las reacciones de sus detractores, ha habido afectaciones, aunque ninguna significativa o que le preocupe. «Le meten y le meten y le meten, dicen: ya perdió tres puntos. Pues sí», reconoció el presidente.

Sin embargo, aunque aseguró mantener el respaldo de la gente, reiteró que el día que el pueblo no lo quiera, ese día «voy a llorar y me voy a ir a Palenque, Chiapas». Indicó que dicha decisión es personal y no estará como algunos presidentes que tienen el 10 o el 15 por ciento de aprobación, y se aferran a mantenerse en el cargo.

«Está cantado, va a haber reacción, además respetamos a los conservadores, opositores, porque nosotros queremos acabar con la corrupción y queremos que lo que ellos se embolsaban, que era mucho, se le entregue al pueblo y sobre todo a la gente humilde, a la gente pobre», añadió el mandatario.

Otra cosa que dijo, es que tanto él como su gobierno está resistiendo sin pagar publicidad; en ese sentido pidió recordar cuánto se pagaba de publicidad para que les «quemaran incienso a los gobernantes».

AMLO remató asegurando que el hecho de que su popularidad siga cayendo esa es una gran oportunidad para el conservadurismo, pues tal y como se estableció, se someterá a la revocación del mandato y será la gente la que decida si continúa en el cargo o no.

«Entonces, ¿qué le digo a los conservadores? Échenle ganas, ahí la llevan, apúrense», finalizó.

El actual coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, confirmó su intención de postularse para encabezar la dirigencia nacional de su partido político y dijo que en caso de ser electo, dejará el cargo como diputado federal.

“Sí, vamos por Morena, sobre todo si representa un esfuerzo por la unidad. Lo más importante ahora es que haya unidad en el partido, que salga este proceso de renovación interna de manera ordenada, transparente y democrática, sin atropellar a nadie”, indicó el legislador.

El líder parlamentario se pronunció en favor de que se defina la renovación de la dirigencia a través de tres encuestas, como lo planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Siempre hemos dicho que hay que confiar en la gente. El Presidente de la República ha impulsado una democracia participativa, en donde las principales decisiones del país las toma la gente, a través de la consulta, entonces, por qué no en Morena, dejar que la decisión de la dirigencia la tome la gente mediante una encuesta”, subrayó.

En ese sentido, apuntó que sería muy saludable que los órganos de dirección del partido convocaran a un acuerdo político para que se fijen las reglas, fechas, preguntas y las tres instancias que realizarían la encuesta, con el fin de dar certidumbre al proceso.

Delgado Carrillo pidió que el proceso de renovación de la dirigencia nacional de Morena sea transparente y democrático, en el que haya debate, sin excluir a nadie. Llamó a los integrantes de su partido a atender las sugerencias del presidente López Obrador, a fin de evitar que se impongan visiones particulares de unos cuantos y no la visión integral de la Cuarta Transformación.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha dejado de ser el mandatario más popular del continente americano, pues ahora, Nayib Bukele, presidente de El Salvador, ha llegado a arrebatarle dicha distinción al tabasqueño.

Y es que luego de que el mexicano se convirtiera en el presidente más popular de América, ahora Nayib Bukele, quien asumió el poder el pasado 2 de junio, ha desbancado a AMLO.

De acuerdo a Consulta Mitofsky, Bukele es el mandatario con mayor aprobación, de entre 19 mandatarios de América y 9 más en Europa, Asia y Australia.

Ahora los cinco presidentes con mayor aprobación en el mundo son: Nayib Bukele de El Salvador; Marcelo Rebelo de Sousa de Portugal; Vladímir Putin de Rusia; Andrés Manuel López Obrador de México y Danilo Medina de República Dominicana.

Respecto a la aprobación del continente, las diez primeras posiciones quedan de la siguiente manera:

  • Nayib Bukele, El Salvador – 71%
  • Andrés Manuel López Obrador  – 64%
  • Danilo Medina, Dominicana – 62%

Estos tres presidentes, cuentan con una aprobación sobresaliente, es decir, cuentan con más del 60% de apoyo ciudadano.

  • Martín Vizcarra, Perú – 45%
  • Donald Trump, Estados Unidos – 44%

Estos dos presidentes se ubican en la categoría de aprobación media, es decir, arriba del 40% pero menor a 50%.

  • Evo Morales, Bolivia 37%
  • Jair Bolsonaro, Brasil 32%
  • Iván Duque Márquez, Colombia 32%
  • Justin Trudeau, Canadá 31%
  • Daniel Ortega, Nicaragua 29%

Los últimos sitios, pertenecen a los mandatarios que cuentan con una aprobación baja, es decir, menores de 39% pero mayores a 25%.

En cuanto a los presidentes con menor aprobación del continente, se encuentran Nicolás Maduro de Venezuela, quien logra apenas un 15% de aprobación; por encima de él se encuentra Jimmy Morales de Guatemala, quien registra un 21% y Juan Carlos Varela de Panamá con un 22%.

El estudio de Consulta Mitofsky retoma encuestas publicadas en los medios electrónicos de los respectivos países, y aclara que el porcentaje de aprobación registrado para cada uno de los mandatarios es propiedad y responsabilidad exclusiva de cada una de las casas encuestadoras que presentaron sus resultados.

Este miércoles concluyen las campañas electorales en los seis estados que tendrán jornada electoral el próximo domingo.

El Instituto Nacional Electoral (INE) indicó que a partir de mañana, inicia el periodo de tres días en los que se suspende la propaganda electoral para que la ciudadanía pueda reflexionar sobre el sentido de su voto.

La autoridad electoral señaló que a partir del primer minuto de mañana jueves, y hasta el cierre de casillas, el próximo domingo, quedan suspendidos todos los actos de campaña, se prohíbe la propaganda o proselitismo por cualquier medio, la publicación de resultados de encuestas y sondeos sobre preferencias electorales.

Además se suspende cualquier difusión de informes de labores y cualquier tipo de propaganda gubernamental en Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Puebla.

El INE convocó a partidos políticos, candidaturas, gobiernos de todos los niveles, servidores públicos, medios de comunicación, organizaciones sociales y ciudadanía en general a respetar las restricciones contempladas en la ley para el desarrollo de las elecciones el próximo 2 de junio, donde se renovarán 148 cargos.

Aclaró que los resultados de encuestas por muestreo, sondeos de opinión, encuestas de salida o conteos rápidos sobre las elecciones locales podrán darse a conocer hasta el cierre oficial de las casillas de la entidad que corresponda.

Finalizó invitando a los 13.5 millones de ciudadanas y ciudadanos inscritos en la Lista Nominal en dichas entidades a salir a ejercer su voto y decidir en “libertad el sentido de su voto”.

Luego de que el pasado fin de semana dieran inicio de manera formal las campañas electorales para la gubernatura de Puebla, esta semana han comenzado a publicarse las primeras encuestas para medir el apoyo que tienen los candidatos.

La firma Massive Caller publicó su actualización de la encuesta para la elección de gobernador de Puebla, con fecha al 03 de abril.

Reporta que si hoy fueran las elecciones, Miguel Barbosa, candidato de la coalición Morena-PT-PVEM, estaría obteniendo el triunfo con el 34.7% de los votos. En segundo lugar estaría el candidato común del PAN-PRD-MC, Enrique Cárdenas, quien obtendría el 28.7% del apoyo ciudadano.

En tercer sitio, y muy lejano a los dos puntos, aparece el candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino, con tan solo 7.6% del apoyo. Respecto a los indecisos, supera el porcentaje de votos que tendría Cárdenas Sánchez, pues registra un 29.1%.

Pese a que Barbosa mantiene la ventaja, la firma reporta una caída en su apoyo. En su actualización del 30 de marzo, el morenista registraba 38.9%, es decir, perdió cerca de 4 punto porcentuales. Por el contrario, Enrique Cárdenas registró un aumento considerable al pasar en el mismo periodo del 19.6% al 28.7%.

Otra encuesta dada a conocer por el candidato de la coalición que encabeza Morena, y que corre a cargo de Buró de Estrategia y Análisis Político (BEAP), informa que Miguel Barbosa registra un 51.9% de la preferencia electoral.

Enrique Cárdenas sumaría un apoyo de 17.6%, lo que representaría una diferencia de 34.3% a favor del morenista. El priísta Alberto Jiménez Merino se quedaría con el 8.8%.

El presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Julio Santaella Castell, dio a conocer este jueves los ajustes que llevará a cabo, tanto en información, prestaciones y salarios, ante el recorte presupuestal que se le impuso al Instituto.

Indicó que solicitaron recursos por 17 mil millones de pesos, de los cuales, la Cámara de Diputados les aprobó 12 mil millones, 500 millones de pesos pesos, por lo que se vería obligado a cancelar o suspender una serie de proyectos.

Al respecto, el presidente del INEGI no descartó que la posibilidad de presentar una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por el recorte presupuestal; “nos reservamos el derecho a hacerlo”.

Detalló que a 68 altos funcionarios del INEGI se les redujo el salario, más de ocho mil perdieron su seguro de separación individualizada y más de 12 mil se quedaron sin seguro de gastos médicos mayores. Reconoció que los sueldos en el Instituto varían entre los 10 mil a los 106 mil pesos mensuales.

Los proyectos que resultaron afectados son:

  • La Encuesta Nacional de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED).
  • La Encuesta Nacional de Uso de las Tecnologías de Información en los Hogares (ENDUTIH).
  • La Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo.
  • La Encuesta Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (ENAID).
  • La Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE).
  • El Censo Agropecuario.
  • La Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA).
  • La Encuesta Nacional de Gasto en los Hogares (ENGASTO).
  • La Encuesta Nacional de Consumidores de Sustancias Psicotrópicas (ECOSUP).
  • La Encuesta Nacional de los Hogares (ENH).
  • La Encuesta Nacional de Micronegocios (ENAMIN).
  • La Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL).
  • La Encuesta Nacional de Trabajo Infantil.
  • La Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO).

Santaella Castell remató asegurando que pese al recorte, el INEGI mantiene su compromiso de autonomía técnica y de gestión.