Tag

fentanilo

Browsing

La revisión del flujo migratorio y la colaboración para enfrentar el tráfico del fentanilo, fueron los temas que México y Estados Unidos trataron en la reunión de ayer con la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“Fue muy buena la reunión, con la responsable de seguridad de la Casa Blanca, principal asesora en esta materia del presidente Biden”, dijo el mandatario.

López Obrador indicó que el primer tema que se abordó fue el migratorio. Destacó que se planteó que por primer vez en muchos años, el gobierno de Estados Unidos abrió una vía para que los migrantes puedan solicitar su entrada a EUA , mediante una vía legal. Se refirió a los permisos que la administración Biden dará a alrededor de 400 centroamericanos.

AMLO se refirió a la entrega de estos permisos como un “proceso ordenado, muy bueno, pues se evitar el riesgo que significa atravesar México para llegar a Estados Unidos”, un planteamiento que ya había hecho, pues recordemos que el presidente ha reconocido los peligros que los migrantes enfrentan en nuestro país, tales como secuestros o agresiones por parte de grupos del narcotráfico.

Destacó que ha bajado el flujo migratorio a partir de las medidas implementadas por el gobierno de Estados Unidos, aunque reconoció que repunte que se vivió a inicios de mayo cuando finalizó el Título 42.

Otro planteamiento que se hizo en la reunión de ayer, fue el de invertir más en Centroamérica y el Caribe, en las comunidades más pobres. Indicó que México invierte 150 millones de dólares, por lo que se planteó que EUA “mínimo hagan la misma inversión”.

Insistió en que señalar que en lugares donde se invierte mediante programas de apoyo como Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro, baja el flujo migratorio, pues la gente opta por quedarse en sus lugares de origen.

Sobre el tema del fentanilo, indicó que se repasó todo lo que se está haciendo para combatir este problema, como la vigilancia y control de los puertos, el desmantelamiento de laboratorios y el demociso de droga.

AMLO dijo que el propósito es que se tenga información y que no se utilice el tema con propósitos politiqueros, como está sucediendo en Estados Unidos, donde senadores republicanos han culpado a México de ser los responsables de este problema.

“No queremos culpar a nadie, no se gana nada con la confrontación, más cuando está de por medio un asunto humanitario”, recordando que están perdiendo la vida 100 mil personas al año en EUA a causa del fentanilo.

En ese sentido, López Obrador dijo que lo que también se planteó ayer con la asesora de seguridad de la Casa Blanca, es no permitir que se asocie la delincuencia con la autoridad. Recordó que antes eran las organizaciones del narcotráfico las que manejaban la seguridad pública del país al someter a funcionarios federales.

AMLO recordó que con la reunión de ayer, suman tres ocasiones en que se encuentra con la asesora de la Casa Blanca.

La visita previa de la funcionaria estadounidense fue el pasado 8 de mayo, en la que abordaron el tráfico de drogas, armas y migrantes, además de la cooperación para el desarrollo.

En ese sentido, adelantó que ayer se acordó una nueva reunión, en un mes, para dar seguimiento a los trabajos que se tienen. Indicó que se llevará a cabo en Canadá, y en su representación acudirá el canciller Marcelo Ebrard y la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.

“En muy buenos términos, muy buena reunión, muy constructiva”, finalizó el presidente.

Estados Unidos sancionó este martes a una empresa y tres ciudadanos mexicanos, además de a siete compañías y ciudadanos chinos, a los que acusa de estar involucrados en la “proliferación internacional” de equipamiento utilizado para producir drogas como el fentanilo.

Los sancionados, según el Departamento del Tesoro, están directa o indirectamente relacionados con la venta de prensas, moldes y otras herramientas para imprimir marcas comerciales falsificadas para dar apariencia de legal a píldoras ilegales, a menudo mezcladas con fentanilo y con frecuencia destinadas al mercado estadounidense.

Los tres mexicanos son Mario Ernesto Martínez Trevizo, Cinthia Adriana Rodríguez Almeida y Ernesto Alonso Macías Trevizo.

Martínez es representante de ventas de Mexpacking y a finales de 2022 era responsable de administrar las actividades de una red de suministro de prensas de píldoras en México, cuyo jefe suministraba equipamiento utilizado por el cártel de Sinaloa, indica el Tesoro.

Rodríguez también ayudó en la producción de drogas en forma de píldoras y Macías era socio de ventas de Mexpacking, empresa que también ha sido sancionada.

Entre las firmas chinas que las autoridades estadounidenses sancionado está Tdpmolds, que ofrece distintos tipos de prensas y que en 2020 envió a Estados Unidos diversos moldes, incluidos algunos utilizados para producir oxicodona y anfetaminas.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, recalcó en un comunicado que las sanciones impuestas este martes no hubieran sido posibles sin la colaboración del gobierno de México.

En su opinión, estas acciones refuerzan la ofensiva de la Administración estadounidense “para salvar vidas al interrumpir las cadenas ilícitas de suministro de fentanilo en todo el mundo”.

Como resultado de las sanciones, quedan bloqueados las propiedades y activos que esas personas o empresas tengan en territorio estadounidense, y se prohíbe a los estadounidenses tener transacciones con ellos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que se reunirá esta tarde con Elizabeth Sherwood-Randall, asesora de Seguridad Nacional del mandatario estadounidense Joe Biden y considerada la principal estratega de la Casa Blanca contra el fentanilo.

A pregunta expresa sobre si estaba pactada esta reunión, el mandatario mexicano respondió que “sí, sí, sí, a las 6 de la tarde”, sin dar mayores detalles.

Recordemos que apenas el pasado 8 de mayo, López Obrador recibió a Sherwood-Randall y una comitiva del gobierno de Estados Unidos en Palacio Nacional para abordar temas sobre tráfico de drogas, armas y migrantes, además de cooperación para el desarrollo.

Será la tercera vez que Sherwood-Randall visita México en menos de tres meses, ya que el pasado 9 de marzo acudió al país para discutir la estrategia conjunta contra el fentanilo, droga sintética que la Agencia Antidrogas de EUA, la DEA, sostiene que se fabrica en México con químicos de China.

La polémica por el tráfico de esta sustancia ha crecido en los últimos meses entre México y Estados Unidos, a la que el pasado fin de semana se sumó China, país que negó que los precursores químicos de fentanilo vengan de su país y, además, expresó su apoyo a México en la defensa de su “soberanía y dignidad”.

La controversia incluso ha llevado a que el partido republicano de Estados Unidos proponga declarar la guerra a los cárteles mexicanos y designarlos como “organizaciones terroristas”, lo que implicaría que las Fuerzas Armadas estadounidenses pudieran intervenir en nuestro país para hacer frente a los grupos delincuenciales.

La reunión también se da unas semanas después de que el gobierno estadounidense terminara con el Título 42, una medida que adoptó el expresidente Donald Trump y después mantuvo el presidente Biden, que le permitía expulsar a migrantes con el argumento de la pandemia de COVID-19.

Ducha medida fue reemplazada con el Título 8, una norma que históricamente ha regido la migración en Estados Unidos y que incluye deportaciones y medidas de detención del flujo migratorio menos flexibles.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó este martes a China de permitir el envío de precursores químicos a nuestro país, que son utilizados para fabricar el fentanilo que se trafica a territorio estadounidense.

Durante una comparecencia ante un comité del Senado de Estados Unidos, Blinken criticó que Pekín no está “cooperando de forma genuina” con Washington para frenar el narcotráfico, pero avisó que seguirán presionando para que cambie de postura.

“China tendrá que decidir si quiere responder a esta demanda o si va a seguir permitiendo de una forma u otra el desvío de estos precursores químicos”, dijo el líder de la diplomacia estadounidense.

El fentanilo, un opioide sintético entre 50 y 100 veces más potente que la morfina y que se mezcla con otras drogas para potenciar su efecto, ha provocado una crisis de salud pública en Estados Unidos, donde el año pasado murieron 100,000 personas por sobredosis con esta sustancia.

Blinken explicó que muchos de los precursores químicos del fentanilo son legales, pero llegan de forma ilícita a México desde China.

“En todos nuestros contactos con China, hemos estado presionando sobre este tema en particular para que tome medidas para controlar el desvío ilícito de precursores de fentanilo y de otros opioides sintéticos”, afirmó el secretario.

Sin embargo, la respuesta del gigante asiático, explicó Blinken, ha sido que “este es un problema de consumo de Estados Unidos”.

Para presionar a China en ese sentido, el gobierno de Joe Biden está construyendo “una coalición internacional contra el fentanilo” porque este es “un problema global”, afirmó el titular de Exteriores.

Este tema también ha tensado la relación de Estados Unidos con México, dado que Washington ha asegurado que nuestro país debería hacer “más” para frenar el tráfico de fentanilo.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha negado que en México se fabrique fentanilo y ha asegurado que esta droga llega directamente desde China a Norteamérica, en su mayoría a Estados Unidos.

Sin embargo, Pekín negó estos señalamientos, tras una carta que López Obrador envió en abril a su Xi Jinping para pedir ayuda para combatir esta droga.

Blinken explicó en la comparecencia de este martes que Estados Unidos incautó el año pasado suficiente fentanilo como para matar a toda su población, y que el 90% de la droga entra al país escondida a través de los puentes fronterizos oficiales.

Por ello, afirmó que “México es un socio vital y necesario” en esto, y que el presidente Biden ha hablado durante “muchas horas” con López Obrador sobre este tema.

Destacó que México decomisó el año pasado “cantidades récord” de fentanilo, pero insistió en que “claramente se necesitan más esfuerzos y recursos”.

México entregará a China pruebas del tráfico ilegal de fentanilo, que los cárteles del narcotráfico hacen a nuestro país, anunció este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En la conferencia matutina, el mandatario reveló el hallazgo, en días recientes, de un contenedor proveniente de China con el opioide sintético que ha matado a miles de personas en Estados Unidos.

“Ya tenemos las pruebas”, dijo López Obrador, quien en marzo pasado envió una carta a su homólogo chino, Xi Jinping, pidiéndole ayuda para “controlar los envíos de fentanilo que puedan remitirse de China” a México.

Sin embargo, la cancillería china negó la existencia de tráfico ilegal de esa sustancia hacia territorio mexicano, y aseguró que la cooperación antidrogas entre los dos países funciona sin trabas.

López Obrador señaló este viernes que enviará “muy respetuosamente” una nueva carta a Xi solicitando de nuevo información sobre los envíos de fentanilo desde China, junto con el expediente de la incautación.

“Que nos ayuden a informarnos cuando salgan estos químicos y, si es posible, que ellos impidan que (…) salgan de sus puertos, que solo se permita que salgan sustancias o fentanilo utilizado para fines médicos, que no es el caso que se detectó”, sostuvo.

Desde agosto de 2021 a agosto de 2022, 107,735 personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos, dos tercios de ellas por opioides sintéticos, principalmente fentanilo. Autoridades estadounidenses señalan que el problema se ha extendido a México y Canadá, aunque a menor escala.

El decomiso del cual informó López Obrador, se produjo en el puerto de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, tras la inspección de un cargamento de “resina de combustibles” que ocultaba fentanilo y metanfetaminas.

Fue el secretario de Marina, Rafael Ojeda, quien detalló cómo se realizó el decomiso, en donde fueron asegurados en total 600 bultos de unos 35 kilos cada uno.

La carga había sido embarcada en el puerto de Qingdao y antes de llegar a México pasó por Corea del Sur.

“Pero el contenedor no se abrió (en ese país). Desde que salió de China venía ya con este producto”, aclaró López Obrador.

Este reporte se conoce cuando el gobierno federal niega que en nuestro territorio se produzca fentanilo, aclarando que los cárteles importan la sustancia y demás precursores químicos desde China y otros lugares de Asia para manufacturar las pastillas que llegan a Estados Unidos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lamentó este jueves que México esté siendo utilizado en Estados Unidos como una suerte de “piñata”, primero con la cuestión migratoria y ahora con el problema del fentanilo.

México ha sido “agarrado de piñata para sacar raja politiquera” y “ahora van a agregar a la agenda lo del fentanilo”, denunció López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

En lo que respecta al problema del fentanilo, López Obrador señaló que es “injusto” que desde Estados Unidos quieran que toda la responsabilidad recaiga en México, y reiteró que en nuestro país “no se produce la materia prima” de esa droga.

Además, destacó que en lo que va de su administración, son ya siete las toneladas de esa sustancia que se han decomisadas.

“Esa crisis, esa pandemia que no han podido enfrentar, pues quieren utilizarla de manera tramposa para culpar a México y debemos, todos los mexicanos y los estadounidenses, estar informados porque también
hay mucha manipulación”, dijo el mandatario.

López Obrador denunció que se ha extendido la “lamentable” idea entre los ciudadanos estadounidenses de que son los migrantes latinos los responsables de la entrada del fentanilo en Estados Unidos.

En ese sentido, AMLO cuestionó el papel de algunas agencias de Washington, como la DEA, por su “mucha deshonestidad y corrupción”.

Asimismo, criticó a algunas organizaciones en nuestro país, que están dispuestas a seguir con el ideario que les marcan las esferas conservadoras estadounidenses previa financiación, “en plan de traidorzuelos y de intervencionismo”.

López Obrador también reprochó a los medios que, en lugar de informar, manipulan. “Una mentira que se repite muchas veces, puede convertirse en verdad”, recordó a propósito de un reportaje de medios británicos que esta semana se difundió, sobre la supuesta producción de fentanilo en México, en el que dijo, “casi todo es mentira” o “son medias verdades”.

El reportaje, que en México lo replicó Grupo Fórmula, fue analizado  por el secretario de la Marina, el almirante Rafael Ojeda Durán, que ha criticado su contenido por estar “totalmente fuera de contexto”.

Como si fuera un consuelo, el funcionario aseguró que las personas que aparecen en el reportaje no fabrican fentanilo, sino metanfetamina.

Las autoridades de Nueva York informaron este miércoles de un decomiso de fentanilo por un valor de 5 millones de dólares, oculto en el tanque de combustible de un vehículo, un nuevo “modelo” de narcotráfico observado en los últimos meses en el país.

La Fiscalía especial contra narcóticos de la ciudad halló 300,000 píldoras “falsas” de oxicodona, un analgésico opioide, que contenían fentanilo, otro opioide que es mucho más potente que la heroína y la morfina, así como cinco kilos de polvo de esa misma droga.

El fentanilo, que está en el centro de la epidemia de drogadicción que atraviesa el país y ha provocado miles de muertes por sobredosis en los últimos años, estaba en paquetes sellados al vacío y sumergidos en el combustible del tanque, al que se podía acceder desde el suelo de la parte de atrás del vehículo.

El comunicado señala que el caso “encaja con un modelo de tráfico observado en los meses recientes”, en el que residentes de fuera de Nueva York llevan allí grandes cantidades de fentanilo en píldoras y polvo “que valen millones de dólares” utilizando vehículos con placas de otros estados.

El hallazgo se produjo en el distrito de El Bronx, precisamente después de que unos agentes antidrogas que realizaban una redada pararan al conductor de un Ford Expedition con placas de Texas y los perros entrenados de la Policía local detectaran que allí había narcóticos.

Los agentes encontraron fotografías de montones de dinero y de la vía de acceso al tanque de combustible al inspeccionar el teléfono celular del conductor, Enrique Pérez, residente del estado de Ohio, que fue detenido y acusado de dos delitos de posesión de una sustancia controlada.

La Fiscalía cree que el fentanilo decomisado se “originó” en México, ya que la investigación indica que el vehículo había cruzado la frontera con Estados Unidos “en múltiples ocasiones”.

La fiscal encargada de narcóticos, Bridget Brennan, describió como ” alarmante” el descubrimiento de las drogas en una concurrida zona de tiendas cerca de los juzgados del distrito de El Bronx, y en un momento de “récord en las tasas de sobredosis” en la ciudad.

Para el agente especial del departamento federal antidrogas (DEA), Frank Tarentino III, la incautación en un “lugar inverosímil” demuestra una de las maneras en que los cárteles introducen en Estados Unidos el fentanilo de México para que se distribuya en grandes ciudades.

Los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán optaron por dirigir el negocio familiar hacia el fentanilo, estableciendo una red de laboratorios que produce enormes cantidades de esta droga y la trafican a Estados Unidos, según  dieron a conocer fiscales de esta país en un acta de acusación reciente.

Aunque el juicio contra “El Chapo” en Estados Unidos giró alrededor de los cargamentos de cocaína, el caso contra sus hijos expone el funcionamiento interno de un cártel que experimenta un cambio generacional mientras trabaja para “fabricar el fentanilo más potente del mundo y venderlo en Estados Unidos al menor precio”, de acuerdo con el acta de acusación desprecintada el 14 de abril en Manhattan.

Los opioides sintéticos, principalmente el fentanilo, matan actualmente a más estadounidenses al año de los que murieron en las guerras de Vietnam, Irak y Afganistán, llevando a algunos políticos a argumentar que los cárteles deben de ser catalogados como organizaciones terroristas, lo que abriría la posibilidad de una intervención militar estadounidense en territorio mexicano.

La base para la epidemia de fentanilo en Estados Unidos se sentó hace más de 20 años, con la prescripción del opioide sintético oxicodona. Mientras las autoridades estadounidenses reducían las prescripciones del fármaco, los usuarios cambiaron la oxicodona por heroína, que el Cártel de Sinaloa suministró.

Pero fabricar su propio fentanilo, que es mucho más potente y versátil que la heroína, en pequeños y ocultos laboratorios, fue un cambio radical.

El cártel pasó de su primer laboratorio improvisado de fentanilo a una red de laboratorios ubicados en el estado de Sinaloa, en menos de una década.

“Estos no son súper laboratorios, porque dan la impresión de que son laboratorios farmacéuticos, ya saben, muy sofisticados”, comentó Mike Vigil, exdirector de operaciones internacionales de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos. “Estos no son más que tubos de metal y usan palas de madera, e inclusive de metal, para mezclar las sustancias químicas”.

Un sólo “lote” producido por un cártel puede prensar fentanilo en 100,000 pastillas falsificadas cada día para engañar a los estadounidenses haciéndoles creer que están tomando Xanax, Percocet u oxicodona.

Las pastillas se pasan de contrabando por la frontera para abastecer lo que el hijo de “El Chapo”, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, dijo que son “calles de drogadictos”, según la acusación.

El fentanilo es tan barato de producir que el cártel obtiene enormes ganancias, incluso vendiendo la droga a 50 centavos la pastilla, de acuerdo con los fiscales.

La potencia de la droga lo hace particularmente peligroso. La dosis narcótica de fentanilo está tan cerca de la dosis letal que una pastilla destinada a garantizar el subidón de un consumidor habituado puede matar fácilmente a una persona menos experimentada que tome algo que no sabía que era fentanilo.

Luego de que la Cámara de Diputados avalara la reforma para combatir los precursores químicos que sirven para producir fentanilo, el gobierno federal celebró y agradeció por la ayuda que se tendrá en el control y combate a las drogas.

Se avaló con 319 votos a favor y 126 en contra, la propuesta del gobierno para reformar la Ley Federal para el Control de Precursores Químicos, que incluye penas de hasta 15 años de cárcel para quien desvíe estas sustancias y de hasta 10 años de prisión para empresas responsables.

“Esta reforma de ley es importantísima, fue impulsada también por el Ejecutivo en la medida que es muy trascendente porque hace varios cambios que van a facilitar el control de drogas”, declaró Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, al intervenir esta mañana en la conferencia matutina de Palacio Nacional.

Con la reforma, que aún debe pasar al Senado, “toda la industria farmacéutica estará obligada a vigilar el uso de precursores y notificarlo a la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios)”, dijo el subsecretario.

Además, la Secretaría de Marina (Semar) asume facultades para el combate a estas sustancias.

Asimismo, se crea una plataforma flexible para que “nuevas formulaciones de precursores químicos que la delincuencia organizada comúnmente va encontrando puedan ser también vigiladas”, resaltó López-Gatell.

“Es probable que en México exista no solo la ley más amplia de vigilancia de precursores químicos, sino que con esta reforma tendremos este carácter flexible que no se tiene en las demás naciones, y es una innovación interesante”, sostuvo.

La reforma se aprueba en medio de la creciente presión de Estados Unidos a México por los carteles de la droga, en particular los que producen fentanilo.

México ha defendido que en el país solo pasa el 25% de esta droga que consume Estados Unidos y ha presumido el decomiso de más de 7 toneladas durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Durante la discusión de la reforma, la bancada del PAN votó en contra al argumentar que no es una solución al tráfico de fentanilo y no aclara el rol que tendrá la Marina.

Juan Carlos Maturino Manzanera, diputado del PAN, dijo que la redacción del dictamen es confusa y abre la puerta para que la Secretaría de Marina asuma facultades que exceda a su competencia, por lo que planteó la necesidad de reintegrar las funciones del Consejo de Salubridad General a la ley a efecto de que sea ese, en coordinación con la Secretaría de Salud, el responsable de la regulación de los precursores químicos y productos esenciales.

El diputado Salomón Chertorivski de Movimiento Ciudadano (MC)m consideró que el dictamen confunde la salud y el riesgo sanitario con la seguridad. También alertó que se elimina al Consejo de Salubridad General como entidad para atender estos asuntos.

Lamentó que se criminaliza todo lo que lleva precursores químicos y a todos los que fabrican medicamentos, lo cual encarecerá los medicamentos y empeorará su desabasto. “Es un marco punitivo para sustancias que deben ser legales y reguladas”.

Estados Unidos comenzará a usar la inteligencia artificial (IA) para combatir el tráfico de fentanilo, señaló este viernes el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

El funcionario anunció hoy la creación de un grupo de trabajo dentro de su departamento para explorar cómo se puede usar esta tecnología para aumentar la seguridad en el país, incluyendo sus usos para detener el tráfico de fentanilo.

“Exploraremos los diferentes usos de esta tecnología para detectar mejor los cargamentos de fentanilo, identificar e incautar el flujo de precursores químicos y localizar los núcleos de las organizaciones criminales para desmantelarlas”, detalló en una conferencia en la organización Council of Foreign Relations, con sede en Washington.

Están interesados además en explorar cómo se puede usar la IA para contrarrestar los ataques a la ciberseguridad por parte de agentes extranjeros, entre los que mencionó a China y Rusia.

“Debemos abordar las muchas formas en que la inteligencia artificial alterará drásticamente el panorama de amenazas y aumentar las herramientas que poseemos para tener éxito frente a estas amenazas”, subrayó Mayorkas.

Recordemos que el consumo de fentanilo en Estados Unidos, una sustancia que dejó más de 100,000 muertos por sobredosis el año pasado en el país, ha llevado al gobierno de Joe Biden a tomar medidas para frenar la entrada de esa sustancia.

Entre ellas está el intento de reforzar la colaboración con México, a quien Estados Unidos señala como uno de los principales países por los que la droga entra a su territorio.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador(AMLO) ha respondido que la crisis de sobredosis de opiáceos es un tema de salud pública que Estados Unidos debe resolver e incluso ha negado que en el país se fabrique fentanilo, argumentando que esta sustancia llega a Norteamérica desde Asia.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos presentó este viernes cargos contra 28 miembros del cártel de Sinaloa, entre ellos los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en el marco de una extensa investigación sobre el tráfico de fentanilo.

El secretario de Justicia, Merrick Garland, anunció los cargos junto con la directora de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), Anne Milgram, y otros importantes fiscales federales.

Los cargos fueron presentados contra los líderes del cártel, así como presuntos proveedores de productos químicos, supervisores de laboratorio, traficantes de fentanilo, jefes de seguridad, operadores financieros y traficantes de armas.

Las acusaciones imputan a los tres hijos de Guzmán, conocidos como “los Chapitos”, que se han ganado la reputación de ser la facción más violenta y agresiva del cártel.

También se imputa a ciudadanos chinos y guatemaltecos acusados de suministrar los precursores químicos necesarios para fabricar fentanilo. Otros acusados en los casos incluyen a los acusados de dirigir laboratorios de fabricación de drogas y proporcionar seguridad y armas para el narcotráfico, dijeron los fiscales.

Recordemos que “El Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa fue condenado en 2019 por dirigir una operación de contrabando a escala industrial.

Durante el juicio de Guzmán, los fiscales dijeron que la evidencia reunida desde fines de la década de 1980 mostraba que él y su cártel ganaron miles de millones de dólares mediante el contrabando de toneladas de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a Estados Unidos.

Los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron reforzar los trabajos para desmantelar a los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG), así como el tráfico ilegal de fentanilo y armas de fuego en ambos lados de la frontera.

“México y Estados Unidos se comprometieron a continuar los trabajos conjuntos para desmantelar la cadena de suministro de fentanilo y al cartel de Sinaloa y el cartel Jalisco Nueva Generación en ambos lados de la frontera”, destaca la declaración conjunta que firmaron ambas naciones tras el “Entendimiento Bicentenario sobre Seguridad, Salud Pública y Comunidades Seguras entre México y los Estados Unidos”.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard comentó en un video mensaje compartido a través de su cuenta de Twitter que el objetivo central de esta reunión fue “reducir drásticamente el flujo de precursores químicos a México y Estados Unidos que provienen por vía aérea o por vía marítima y que facilitan que se produzca una sustancia que se ha dado en llamar fentanilo”.

También afirmó que esta droga “se consume, sobre todo, en los Estados Unidos en este momento”, pese  los señalamientos del gobierno estadounidense en los que se afirman que México es productor de esta droga.

En el documento firmado por las dos naciones, partes del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), señalaron que la delegación mexicana llevará a cabo la conformación de una comisión presidencial para combatir el tráfico de drogas sintéticas, ilícitas, armas de fuego y municiones.

“Este grupo de trabajo especial mejorará la coordinación entre las agencias federales del Gobierno de México para apoyar la investigación y arresto de individuos involucrados en la producción y tráfico de fentanilo”, se especificó.

Asimismo, los gobiernos resaltaron que, tras la reunión en Washington, se acordó incrementar la cooperación para combatir el tráfico ilegal de armas de fuego entre las dos naciones.

Sobre este apartado, el canciller explicó que también se busca reducir drásticamente el número de armas que entran a México, al ser un tema pendiente en la relación bilateral.

Incluso, mencionó que el gobierno mexicano solicitó un “task force”, un grupo especializado que se dedicará “semana con semana a ver en los puntos de cruce, que ese flujo de armas hacia México se reduzca sustancialmente”.

“Esto (el control del tráfico ilegal de armas en la frontera norte) ya ha sido discutido mucho con Estados Unidos. Desde mi punto de vista fue una buena reunión y pronto vamos a tener buenos resultados”, concluyó Ebrard.

Sobre los esfuerzos del gobierno estadounidense en este último punto, se dio a conocer que se han incrementado “de manera significativa” las investigaciones sobre tráfico de armas con un nexo con México, así como las incautaciones de armas de fuego y municiones.

Esto, a través del Departamento de Justicia y la Operación De norte a Sur, encabezada por el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).

También se puntualizó que estas autoridades han trabajado en coordinación con sus contrapartes mexicanas para incrementar el rastreo de armas de fuego a fin de identificar y cortar el origen de los flujos de armas hacia México.

“El Departamento de Seguridad Interior (DHS) está comprometido con incrementar las incautaciones de armas mediante la Operación Rayo del Desierto, enfocada en corredores conocidos de tráfico como parte de un esfuerzo ampliado bajo la Operación Sin Rastro de DHS”, añadieron en la declaración conjunta.

Por su parte, ambos gobiernos asumieron el compromiso de atacar el consumo del fentanilo y otras drogas a través de una campaña de sensibilización pública binacional de prevención que eduque, en particular a los jóvenes, sobre los peligros de las drogas sintéticas, incluyendo al fentanilo, y que dañan la comunidad binacional.

El secretario de Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que México es el “principal aliado” de Estados Unidos en la lucha contra el fentanilo, opiáceo extremadamente adictivo y que ha provocado una creciente ola de
muertes por sobredosis en territorio estadounidense en los últimos años.

Sus palabras llegan en el marco de la visita de una delegación mexicana, encabezada por el canciller, a Washington, donde se reunirán con altos cargos de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, precisamente para abordar el tema del tráfico del fentanilo, las armas, y donde se buscará  trazar un plan conjunto para frenar el tráfico ilegal de esta droga y de armas en Norteamérica.

Ebrard ha expresado que la prioridad para México es frenar el tráfico de armas de Estados Unidos para “reducir la capacidad de maniobra de organizaciones criminales y aumentar la seguridad en nuestras comunidades”.

Está previsto que las delegaciones de México y Estados Unidos se reúnan en la Casa Blanca. Posteriormente, se realizará un almuerzo de trabajo en la sede del Departamento de Justicia.

“La instrucción que tenemos es identificar cuáles son las acciones adicionales que podemos tomar para que el Entendimiento Bicentenario tenga mejores resultados en dos indicadores: reducción de fentanilo y muertes por fentanilo y reducción de violencia en México por armas de fuego”, dijo Ebrard en el marco de la visita a EUA.

El encuentro se produce dos días después de que Estados Unidos anunciara que reforzará su estrategia contra el consumo y tráfico de fentanilo proveniente de México, después de semanas de críticas y declaraciones entre autoridades de ambos países sobre la lucha contra esta droga sintética.

Ayer, Estados Unidos calificó además oficialmente de “amenaza emergente” en el país el fentanilo adulterado o mezclado con xilacina, un potente sedante animal utilizado como droga del que ya se había prohibido parcialmente la importación.

Y es que durante las últimas semanas, varias voces de la Administración de Joe Biden han señalado que México debería hacer más en el combate contra el fentanilo y el crimen organizado, mientras la oposición republicana ha ido más allá y desea que se autorice al Ejército a intervenir contra las organizaciones responsables “estén donde estén”, lo que incluiría actuar en nuestro país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha respondido que la crisis de sobredosis de opiáceos es un tema de salud pública que Estados Unidos debe resolver e incluso ha negado que en su país se fabrique fentanilo, argumentando que esta sustancia llega a Norteamérica desde Asia.

El Gobierno de Estados Unidos calificó este miércoles oficialmente de “amenaza emergente” en el país el fentanilo adulterado o mezclado con xilacina, un potente sedante animal utilizado como droga.

La Casa Blanca indicó en un comunicado que esta nueva designación se produce tras haber evaluado el impacto de la xilacina en la crisis de opioides y su creciente rol en las muertes por sobredosis “en todas las regiones de Estados Unidos”.

El director de la política antidrogas de la Casa Blanca, Rahul Gupta, indicó que con esta designación la Administración de Joe Biden “está siendo proactiva” en su enfoque por salvar vidas y crear nuevas herramientas de salud y seguridad públicas.

Su gabinete, la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), tiene entre sus misiones el monitoreo de nuevas tendencias de consumo de narcóticos y el establecimiento de criterios que permitan calificarlo de amenaza emergente.

Y es que la mezcla de fentanilo con xilacina entra en esa categoría porque está siendo vendida “ilícitamente” y está vinculada “con significativas consecuencias negativas para la salud que empeoran rápidamente”, entre ellas “sobredosis fatales y morbilidad grave”.

La Casa Blanca recuerda que, según datos de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA), las muertes por sobredosis de xilacina aumentaron un 1,127% en el sur del país entre 2020 y 2021, un 750% en el oeste, más de 500% en el medio oeste y más del 100% en el noreste.

“Si bien las cifras nacionales de muertes por sobredosis se han aplanado o disminuido durante siete meses consecutivos, la xilazina está complicando los esfuerzos para revertir las sobredosis de opioides”, indicó la presidencia estadounidense.

Tras la declaración de esa droga como amenaza emergente, la Administración de Biden pondrá en marcha una estrategia que incluye prevención basada en los datos existentes, tratamiento y reducción del suministro.

Las autoridades estadounidenses pusieron ya en su punto de mira a la xilacina el pasado marzo con la prohibición parcial de su importación.

Esa droga quedó sujeta desde entonces a un mayor escrutinio por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), cuyo personal podrá detener un envío del producto si no se acredita correctamente su uso veterinario legítimo.

El anuncio de este miércoles se produce un día después de que Estados Unidos indicara que reforzará su estrategia contra el consumo y tráfico de fentanilo, después de semanas de críticas y declaraciones cruzadas con México sobre el combate a esta droga sintética.

Hoy mismo viaja a Washington una delegación del gobierno mexicano, encabezada por la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, para mantener con funcionarios del Ejecutivo estadounidense y canadiense una reunión sobre el tráfico de fentanilo y sobre otros temas como migración o armas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó este martes al gobierno de Estados Unidos por autorizar la venta libre de Narcan, un medicamento que revierte las sobredosis causadas por opioides como el fentanilo.

“En vez de ir al fondo, esto lo digo con todo respeto, vamos a paliativos (…) ¿Quién hace ese fármaco? ¿Por qué no atender las causas?” del abuso de drogas, cuestionó el mandatario.

Y es que ambos países mantienen un debate sobre el tráfico de fentanilo, droga sintética 50 veces más potente que la heroína y a la que solo en 2022 se atribuyeron 70,000 muertes por sobredosis en Estados Unidos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el pasado 29 de marzo la venta sin receta médica del Narcan, aerosol nasal de clorhidrato de naloxona que “revierte rápidamente” una sobredosis de opioides y “salva vidas”, según un comunicado del organismo regulador.

“Algunos pueden decir ‘es que así no va a haber fallecimientos’, pero ¿será que esto va a convertirse en un medicamento para que ya no haya la adicción o es nada más prolongar la agonía”, afirmó López Obrador.

Por la mañana, en la conferencia de Palacio Nacional, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, atribuyó la medida de la FDA a un “pensamiento simplista para abordar un problema complejo”.

El funcionario dijo que estas acciones se toman cuando no se tiene “la capacidad o la intención” de atacar la raíz del problema, que a su juicio es la exclusión, y sostuvo que “grupos de interés” presionan para que México replique la decisión de la FDA.

Si bien el gobierno mexicano mantiene una estrecha colaboración con el presidente demócrata Joe Biden en la lucha contra el narcotráfico, la oposición republicana y órganos como la agencia antidrogas (DEA) piden a México “hacer más” contra el tráfico de fentanilo.

El pasado 4 de abril, López Obrador pidió ayuda a China para evitar el contrabando de esa sustancia a Estados Unidos a través de México, pero el gobierno de Pekín respondió que no existe tal práctica ilegal.

El mandatario había solicitado a las autoridades chinas precisiones sobre importadores, cantidades, fechas y puertos de embarque del fentanilo, que el gobierno mexicano propone además sustituir como analgésico.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió este lunes “establecer comunicación” con China después de que Pekín negó que exista tráfico ilegal de fentanilo entre ambos países tras una carta que AMLO envió a su homólogo, Xi Jinping.

“Todavía no tenemos una comunicación formal, una respuesta formal y queremos establecer comunicación con el gobierno de China, con la Cancillería, con la Embajada”, indicó López Obrador en su rueda de prensa matutina.

“Esto lo está haciendo ya el secretario de Relaciones Exteriores (Marcelo Ebrard), para tener una postura clara sobre el pronunciamiento que hizo el Gobierno de China”, añadió el mandatario.

AMLO se refirió a las declaraciones de Mao Ning, portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, quien el viernes pasado afirmó que “no existe el tráfico ilegal de fentanilo entre China y México” como respuesta a la carta de López Obrador a Xi Jinping.

“El origen de la causa de las sobredosis está en Estados Unidos. El problema es totalmente ‘hecho en Estados Unidos’. Ellos deben enfrentarse a sus propios problemas y tomar medidas más significativas para reforzar las normativas nacionales y reducir la demanda”, exhortó la vocera.

López Obrador evadió una respuesta con el argumento de “no cometer alguna imprudencia”, pero indicó que su gobierno tiene “entonces que saber en dónde se produce el fentanilo”.

“Y aquí vuelvo a dejar de manifiesto que en México no se produce fentanilo, no se produce la materia prima para el fentanilo y, si dicen los del Gobierno chino que tampoco producen, entonces es interesante saber quién lo está produciendo, y hay que seguir indagando”, añadió.

Recordemos que López Obrador reveló la semana pasada que envió una carta a Xi Jinping para pedirle ayuda contra el tráfico de fentanilo ante los crecientes cuestionamientos a México de políticos estadounidenses, en particular de legisladores republicanos, quienes piden declarar la guerra a los cárteles mexicanos.

En la carta, el presidente defendió la labor del gobierno de nuestro país en el decomiso de fentanilo, al señalar que el año pasado incautó 7 toneladas y destruyó 1,383 laboratorios clandestinos.

También reiteró que por el país solo ingresa el 30% del fentanilo que consume Estados Unidos.

AMLO también anunció que esta semana viajarán los secretarios del gabinete de seguridad a Washington para abordar el tema.

Asimismo, pidió la cooperación de China y de Estados Unidos para buscar dónde se produce la droga sintética, que la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) sostiene que producen los cárteles mexicanos con materia prima proveniente de China y, en menor medida, de la India.

“Vamos a seguir tratando este asunto, nada más que queremos hacerlo con todos los elementos para ver qué es exactamente lo que ellos (China) sostienen acerca del fentanilo, con el propósito de no cometer alguna imprudencia”, comentó López Obrador.