Tag

Lozoya

Browsing

RAYMUNDO RIVA PALACIO

EL FINANCIERO

Termina la semana de Emilio Lozoya, pero los merolicos siguieron inyectando involuntariamente combustible al sarcasmo, y mostrándose desarticulados, sin ejes claros, con ocurrencias que luego tienen que corregirse, e intentos vehementes para tratar de explicar que estamos mejor que antes, aunque estemos peor que nunca.

Los números no mienten: nunca se destruyó tanto valor en tan poco tiempo como ahora; nunca hubo un periodo más violento en nuestra historia, que en los primeros 18 meses de este gobierno; nunca se tiró tanto dinero público a la basura –¿dónde quedaron los 300 mil millones de pesos que le dejó en caja el gobierno anterior?–, y nunca se gobernó con tantas ocurrencias y contradicciones.

Se apela a que nunca más dependeremos de hidrocarburos del exterior, por lo que se construirán refinerías y se dejará de vender petróleo al mundo, porque la soberanía nacional –con su marco de referencia de hace casi medio siglo– está por encima de todas las cosas. Pero de repente, como el inquilino del Palacio dice que las empresas farmacéuticas son unas sanguijuelas que formaron parte de la corrupción del pasado, se anuncia que México se va a comprar medicinas al mundo, quedando subordinados al extranjero en medicinas.

El Honorable Congreso celebra una sesión extraordinaria para aprobar los caprichos del Presidente. La industria farmacéutica con la que no va a tratar en México es la misma a la que le comprarán lo mismo, a mayor costo, en el extranjero. Si alguien en Palacio revisara los antecedentes, sabría que hubo gobiernos anteriores que hicieron cosas similares y salió peor y más caro. Hoy no importa. Las medidas a rajatabla construyen imaginarios, no atajan realidades. Si se aduce corrupción, debería atacarse la corrupción y dejarse de balandronadas. Si para evitar que la gangrena suba del pie, ¿por qué se asesina al individuo?

La nueva decisión es reconocimiento implícito de que la política de compras consolidadas desde la Oficialía Mayor de Hacienda fracasó. En el caso de las medicinas, el asesor fue el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que a las facturas que tendrá que pagar por el manejo del Covid-19, se le sumará el desabasto de medicinas para el cáncer y para el VIH. Los muertos que se acumularán por esa decisión de gobierno podrían vincularse con la política que decidieron tres personas, porque el primer inquilino de Palacio asumió la punta de la cadena de mando, y plantear en una corte internacional que hubo una política de Estado que tuvo como objetivo un grupo específico de personas que, como resultado, fallecieron. No será Ruanda o Bosnia, pero el principio –aunque aquí por ignorancia o incompetencia– es el mismo.

De palabras estamos llenos. A mediados de junio decía el Presidente que los indicadores de la economía iban mejorando y que ya se había tocado fondo. Ayer, el Inegi reportó que el segundo trimestre del año, al que se refería el inquilino del Palacio, provocó una caída de 17.3 por ciento en términos reales, y 18.9 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019, que es el peor resultado en la historia. Pero como siempre sucede, la fuga es hacia delante. “Ya esperábamos estos datos”, dijo el inquilino de Palacio, desmintiéndose a sí mismo de su afirmación hace cinco semanas. Y para no olvidar, otra perla: la caída en el crecimiento no genera más pobreza. Para Premio Nobel de Economía.

Pero vamos a estar mejor, de cualquier forma, porque la economía repuntará en agosto. Ya veremos, no si tiene razón, sino qué dirá cuando los datos digan lo contrario. Si el primer trimestre del año estuvo mal, el segundo peor, y el tercero no será mejor y arrastrará al cuarto, quizás los bancos, organismos internacionales e instituciones mexicanas, así como los economistas más cercanos a sus proyectos, tienen razón y la contracción alcanzará los dos dígitos. La única forma como podría haber una buena y rápida recuperación es si el rebrote de Covid-19 no es tan severo como en otros países.

Pero sobre esto no sabemos, porque vivimos en la dimensión desconocida, por cortesía del merolico mayor que cobra como subsecretario de Salud, que como dice una cosa dice otra, y luego dice que nunca dijo lo que sí dijo. Pero, en abono a él, es la marca de la casa. ¿Se acuerda cuando la violencia iba a desaparecer en los primeros seis meses de 2019 porque todo se trataba de que los sicarios descubrieran que sembrando árboles o consiguiendo una beca de jóvenes iba a cambiar su modus vivendi?

Ya sabemos qué sucedió. En los primeros 18 meses de este gobierno, casi 100 personas fueron asesinadas cada 24 horas, para un total de 53 mil 628 personas, dos veces las registradas en el gobierno de Felipe Calderón, a quien los fieles del inquilino de Palacio llaman diariamente “asesino”, y 55 por ciento más alta que en el de Enrique Peña Nieto. Todo esto, sin añadir la entrega extraoficial del país a los cárteles de la droga, que como contraprestación, piensa uno, le permiten al inquilino del Palacio viajar sin problema por todo el país, repartiendo abrazos y saludos a quienes, en el pasado eran enemigos del Estado mexicano. Ahora ya no. Los enemigos pagan impuestos y viven bajo el imperio de la ley. Los nuevos amigos son criminales.

Discurso contra realidad es el nombre del juego, mentiras para ocultar verdades. La memoria histórica no existe en el Zócalo, y en algún momento la fuerza de la palabra de los parlanchines llegará al shock de confianza y colapsará. No está cerca ese horizonte, pero la acelerada degradación de la vida en México llevará a ese punto invariablemente. Es cuestión de tiempo, si no cambia el Presidente de administrar un caos creciente, a gobernar. Por cierto, esto no es mala idea.

La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, de recibir más de 10 millones de dólares en sobornos de la brasileña Odebrecht a cambio de gestionar contratos para la firma.

«Usted sabía que los recursos eran de Odebrecht y recibió 10.5 millones de dólares como resultados de sobornos, se asoció con (su) madre, esposa y otra persona con el propósito de delinquir», señaló el fiscal en la audiencia que se lleva a cabo este miércoles.

Con el dinero presuntamente proveniente de los sobornos, Lozoya habría adquirido, por medio de familiares, bienes inmuebles para «ocultar» el origen de los recursos, además de que habría transferido a otros a cuentas bancarias en Europa, según la acusación.

La Fiscalía reiteró que Odebrecht obtuvo en México un «beneficio» de 39 millones de dólares por la «adjudicación de obras».

Tal como sucedió ayer con la audiencia del caso Agronitrogendos, la sesión de hoy se desarrolla por videoconferencia, pues el exfuncionario se mantiene en hospitalización por un cuadro anémico tras llegar extraditado de España el 17 de julio pasado.

Los delegados de Odebrecht «le solicitaron (a Lozoya) su apoyo para resultar beneficiario de contratos de obras públicas y le prometieron 6 millones de dólares para diversas obras como la refinería de Tula», añadió la Fiscalía.

Por transferencias que recibió del extranjero, pese a que sabía que «era ilícito», a Lozoya se le acusó de «operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa.

Lozoya, de acuerdo con la Fiscalía, intentó ocultar diversos movimientos y cuentas bancarias, particularmente cuando era coordinador de la campaña que llevó a la presidencia a Enrique Peña Nieto en 2012.

Lozoya Austin, quien durante el proceso será identificado como ERLA al haber solicitado que quedaran reservados sus datos personales, se declaró inocente de los delitos que se le imputan. «De manera respetuosa hacia la autoridad quiero que sepa que no soy culpable ni responsable de los hechos que se me imputan y en el marco de la investigación», dijo el exfuncionario federal.

Añadió que, en el marco de su compromiso de colaborar con las autoridades en la investigación, dio instrucciones en España a que se agilizaran los trámites de su extradición, «para cumplir mi compromiso en colaborar con las autoridades del estado mexicano en el marco de un posible criterio de oportunidad o la figura que determine la autoridad».

Una vez más, Lozoya Austin indicó que en los hechos que se le imputan fue intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado, y tal como lo dijo ayer, se comprometió a denunciar y señalar a las personas responsables de estos hechos y los posibles beneficiarios de los mismos.

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, enfrenta este miércoles su segunda audiencia ante un juez de control, ahora por el caso Odebrecht.

Lozoya es acusado de gestionar sobornos millonarios de la empresa brasileña, que habrían financiado la campaña que llevó a la presidencia al entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

En la audiencia de hoy se formulará imputación contra el exfuncionario por los delitos de cohecho, asociación delictuosa y lavado de dinero.

Al igual que la audiencia de ayer, la de este miércoles se realizará de manera virtual.

Ayer, Lozoya Austin fue vinculado a proceso por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, aunque evitó pisar prisión gracias a su ofrecimiento de colaborar con la justicia.

Como la Fiscalía no pidió prisión preventiva, el juez estableció vigilancia policial en el hospital donde está internado actualmente, y solicitó la entrega de su pasaporte y visa, que se le ponga un brazalete que él mismo debe pagar y que, una vez que sea dado de alta, se presente ante las autoridades a firmar cada 15 días.

Adicional, el juez dio a la Fiscalía General de la República (FGR) un plazo de seis meses para complementar la investigación.

Durante su primera la audiencia, por el caso Agronitrogenados, el exfuncionario dijo mediante sus abogados que había sido «utilizado» por un «aparato organizado del poder», y aunque no identificó a los responsables, se comprometió a realizar en su momento las denuncias pertinentes y a «esclarecer la verdad en el marco del debido proceso».

Antes de la resolución judicial, la defensa declinó debatir la acusación fiscal, asumiendo los cargos; sin embargo, los abogados alegaron que «fue utilizado en su calidad de instrumento no doloso» por otros.

El exdirector de Pemex reiteró que era inocente de los cargos, y que lo probaría. Señalará «claramente a las personas responsables y los cargos que ocupaban (…) en el ánimo de salvaguardar la edificación de un criterio de oportunidad» con la Fiscalía, agregó la defensa.

El «criterio de oportunidad» es una figura por la que la Fiscalía declina enjuiciar a un acusado pues hacerlo reportaría pocos beneficios o porque el imputado puede ofrecer información sólida para perseguir un delito más grave del que se le imputa.

Durante su primer comparecencia ante un juez de control, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, se declaró inocente del delito de lavado de dinero y de recibir presuntos sobornos equivalentes a 3.4 millones de dólares de la empresa Altos Hornos de México S.A., además de que denunció que fue «sistemáticamente intimidado, presionado e instrumentalizado».

Lozoya Austin enfrentó su primera audiencia esta mañana mediante una videoconferencia, debido a su estado de salud, según indicó la Fiscalía General de la República (FGR), en la que se imputaron los cargos.

«En el momento de la exposición de datos de prueba, demostraré que no soy responsable ni culpable de los delitos que se imputan», dijo Lozoya en una de sus intervenciones.

«Quisiera hacer de su conocimiento, con relación a los hechos objeto de esta investigación, que fui sistemáticamente intimidado, presionado, instrumentalizado», añadió, asegurando que «señalará» a «los autores de estos hechos».

Emilio Lozoya reiteró su «compromiso» de colaborar con las autoridades mexicanas en relación a los casos de Agronitrogenados y Odebrecht.

Durante la audiencia, la Fiscalía solicitó la vinculación a proceso para Lozoya Austin por el delito de lavado de dinero. “Usted alentó una actividad ilícita”, dijeron los fiscales a Lozoya en referencia a la compra de la planta de Agronitrogenados,

Sobre la comparecencia de esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que «es importantísimo» dar seguimiento al caso, porque «va a ayudar a que se destierre la corrupción en México».

Llamó a todos los mexicanos a estar muy pendientes del juicio para que «no sea un asunto nada más de tribunales judiciales», y que por el contrario, sea un asunto de un tribunal ciudadano.

«Que todos los mexicanos nos informemos, que busquemos la manera de informarnos, porque como involucra a la llamada sociedad política, puede haber la intención de que pase de noche este asunto, de no informar lo suficiente», declaró AMLO.

El exdiretor de Pemex, quien llegó a nuestro país el pasado 17 de julio, Emilio Lozoya, enfrenta esta mañana su primera audiencia ante un juez de control del Reclusorio Norte.

La audiencia la sostendrá vía retoma, pues permanece hospitalizado desde el día que arribó a México. Se precisó que el formato será de videoconferencia debido al estado de salud del acusado, además de las restricciones que hay por la contingencia sanitaria por la pandemia de Covid-19.

Según informes del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), la audiencia de Lozoya dio inicio a las 9:00 horas, y es relación al caso de la compra de la planta de Agro Nitrogenados.

Sobre este caso, Lozoya Austin es acusado del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, pues según se señala en el expediente, la compra de la planta a Altos Hornos de México S.A. (AHMSA) se realizó de manera irregular.

En la audiencia, se hará la formulación de imputación en contra de Emilio Lozoya.

Se precisó que el resto de las partes, podrían acudir de forma presencial al Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, o bien sumarse al sistema de videoconferencia.

Adicional, la Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que mañana, miércoles 29 de julio, se llevará a cabo la segunda audiencia de Lozoya, a las 09:30 horas, esta vez por el caso de Odebrecht.

La dirigencia nacional del Partido Acción Nacional (PAN) respondió este viernes a las presuntas declaraciones que hiciera Emilio Lozoya, sobre los pagos en sobornos que se habrían hecho a senadores del blanquiazul para apoyar y aprobar la reforma energética.

El PAN reiteró su compromiso con el combate a la corrupción, por lo que dijo que no consentirá ninguna ilegalidad cometida por ninguna persona; sin embargo señaló, que tampoco permitirá que se use la justicia como instrumento de propaganda para dañar al partido, ni el buen prestigio de sus liderazgos.

«Quien acusa está obligado a probar. Hasta el momento solo son dichos de un presunto criminal que podría acusar a los adversarios del gobierno federal, con tal de salvar su situación jurídica como indiciado», dijo el partido.

Exigió a las autoridades que se conduzcan con legalidad, que aporten las pruebas, que hagan justicia de manera pronta y expedita, para deslindar responsabilidades, y les recordó  que como en todos los casos, se debe respetar la presunción de inocencia y cuidar el debido proceso.

El partido acusó que los dichos del exdirector de Pemex, pretenden ser un distractor y la cortina de humo ante el fracaso del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Afirmó que en su momento los legisladores de Acción Nacional no tenían que ser convencidos de la Reforma Energética, ni de su legislación secundaria, ya que en el partido siempre han estado a favor de abrir la inversión, modernizar y hacer más competitivo el sector energético, impulsando las energías limpias y renovables.

Quien también se manifestó al respecto, fue el grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, quien pidió a AMLO dejar de utilizar el caso Lozoya con fines políticos y permita que la FGR haga su trabajo.

La coordinadora de la bancada perredista, Verónica Juárez Piña, afirmó que desde que se dio a conocer que el exdirector de Pemex aceptó su extradición, el Ejecutivo Federal no ha dejado de filtrar información del caso para lanzar acusaciones sin pruebas, violando con ello la secrecía de la investigación consignada constitucionalmente.

“El presidente de la República está utilizando la investigación contra Lozoya con fines electorales, para dirimir diferencias políticas y no en la búsqueda de la justicia y el combate a la corrupción, en un momento en que la evaluación ciudadana no lo ha favorecido debido a la mala gestión de la crisis sanitaria”, acusó Juárez Piña.

Lamentó que el gobierno federal haya cedido ante Lozoya aceptando que fuera testigo colaborador, cuando es una pieza clave en la red de corrupción, conflicto de intereses y complicidad que permeó toda la administración de Peña Nieto.

«El gobierno de Andrés Manuel lo está tratando con pinzas y privilegios, para fines al parecer completamente ajenos a la justicia y al combate a la corrupción”, resaltó la dirigente perredista.

Emilio Lozoya se habría tomado muy enserio su papel de «testigo colaborador», pues antes de aceptar por escrito su extradición a México, el exdiretor de Pemex ventiló que la empresa Odebrecht pagó 4 millones de dólares que fueron usados en la campaña presidencial de Enrique Peña en 2012.

Aun en España, Lozoya detalló que el dinero que recibieron de la brasiñela fue usado para el pago de consultores extranjeros, que el entonces coordinador de campaña, Luis Videgaray, contrató para asesorar al equipo del priísta durante la contienda electoral.

Sin embargo, no fue el único dinero que se entregó al equipo de EPN. Ya el poder, Odebrecht pagó otros 6 millones de dólares al gobierno de Peña, para recibir contratos y para repartir entre los legisladores mexicanos para garantizar la aprobación de la reforma energética.

Las declaraciones fueron difundidas este viernes por el diario Reforma, quien tuvo acceso al documento que Lozoya compartió con las autoridades. Con los detalles que compartió, buscaba lograr un acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), lo que finalmente hizo que aceptara su extradición y regresara al país bajo la figura de «testigo colaborador».

En dicho documento, Lozoya relata que en una ocasión se reunió con el ahora exdirector de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll, en una panadería de Lomas de Chapultepec, para gestionar y definir la entrega del dinero que la brasileña entregaría. Acudió a dicha reunión por órdenes de Luis Videgaray.

Ahí, Meneses Weyll prometió entregar 4 millones de dólares, de los cuales, 3 millones fueron depositados en una cuenta ‘off shore’ vinculada a Lozoya; sin embargo, él informó de dicho movimiento tanto a Peña Nieto como a Videgaray.

Otro de los sobornos que Lozoya reveló a la FGR fue el pago de Odebrecht por 6 millones de dólares adicionales en 2014, luego de que el gobierno federal le adjudicó un contrato de 3 mil millones de pesos por realizar obras en la refinería de Tula, Hidalgo. Dicho dinero sirvió para sobornar a legisladores, señaló Lozoya.

Entre esos sobornos, se pagó a legisladores de la oposición. El «enlace» designado por EPN fue David Penchyna, quien fungía como presidente de la Comisión de Energía en el Senado. La entrega-recepción de dinero se hacía en una oficina de Montes Urales, en Lomas de Chapultepec.

En total, el gobierno de EPN pagó 52 millones 380 mil pesos en sobornos a legisladores del PAN, para que aprobaran las reformas del Pacto por México.

Entre los detalles que ofreció, Lozoya indicó que Videgaray pidió hacerle llegar 6.8 millones de pesos a Ricardo Anay, quien fue el presidente de la Cámara de Diputados cuando se discutió la reforma energética, y quien en 2014 asumió el cargo de secretario general del PAN.

Otros nombres que Lozoya reveló participaron en las entregas de sobornos fueron los entonces senadores Ernesto Cordero, Salvador Vega, José Luis Lavalle Maury, y los hoy gobernadores Francisco Domínguez y Francisco García Cabeza de Vaca.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió en la importancia que tiene la colaboración del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, quien ofrecerá información sobre cómo se operó la red de corrupción, a cambio de obtener una reducción en la su condena.

«Con la detención de Lozoya, se van a clarar muchas cosas, porque se va a saber si para la aprobación de la reforma energética hubo dinero de por medio. Si se compró la reforma», contestó AMLO al ser cuestionado sobre el tema.

AMLO celebró la decisión de la Fiscalía General de la República (FGR), de haber arreglado jurídicamente la extradición de Lozoya, en calidad de testigo colaborador o testigo protegido.

Afirmó que la información que proporcione Lozoya Austin va a ayudar en el propósito de limpiar de corrupción a México.

Además de la reforma energética, dijo que el exdirector de Pemex informará sobre el caso Odebrecht, los contratos que se le entregaron y los sobornos que recibieron de la brasileña, así como lo relacionado con la planta de Agronitrogenados en Coatzacoalcos, Veracruz.

«Se tiene el compromiso de Lozoya de dar información a cambio de una reducción de pena», dijo AMLO, asegurando que además de conocer qué fue lo que pasó y cómo se operó, se busca recuperar el dinero que se involucró en todas las transacciones en que hubo corrupción.

Incluso ayer, el presidente López Obrador hizo un llamado a la FGR a cuidar a Lozoya ahora que está en el país, pues dijo, según información que se tiene, «ya incluso hizo una primera declaración que presentó formalmente a la fiscalía en donde ya empieza a mencionar a personalidades, a políticos y del manejo de dinero».

AMLO reconoció que incluso podría estar en riesgo la vida de Lozoya.

Esta mañana, Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, arribó a la Ciudad de México proveniente de Madrid, como parte de su proceso de extradición.

Según informó la Fiscalía General de la República (FGR), Lozoya aterrizó a las 00:46 horas en el aeropuerto capitalino. Y aunque el procedimiento señala que debia ser puesto a disposición ante los jueces que ordenaron su captura de manera inmediata, su salida de las instalaciones del AICM demoró alrededor de tres horas.

Los representantes de los medios de comunicación que realizaban la cobertura de su llegada reportaron que el convoy en el que Emilio Lozoya abandonó el aeropuerto se dio minutos antes de las cuatro de la mañana.

Seguido en tiempo real por los medios, el convoy se dirigió al Reclusorio Norte de la Ciudad, al que llegó alrededor de las 4:24 de la mañana.

Ante la presencia de la prensa, la entrada de los vehículos se dificultó, por lo que tomó un aproximado de 15 minutos para que los vehículos pudieran ingresar al complejo penitenciario.

Hasta ahí, todo parecía haber sido un traslado exitoso; sin embargo, rápidamente comenzó a circular en las redes sociales versiones de que dicho operativo había sido un señuelo para que no se supiera la verdadera ubicación del exdirector de Pemex.

La FGR reportó que al practicarle el examen médico que el protocolo señala, a Lozoya se le «encontró anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago, así como una debilidad general en toda su salud, por lo que propuso su internación en un hospital».

Así, la Fiscalía indicó que Lozoya fue trasladado a un hospital de la capital y no al Reclusorio como se hizo creer.

Incluso Alfonso Durazo, quien acompañó al presidente López Obrador en su conferencia matutina, aseguró que Lozoya sí había sido llevado al Reclusorio.

“Efectivamente fue ingresado en este penal pero fue trasladado inmediatamente después a un hospital por algunos síntomas de algunas molestias que presentó. Estoy tratando de localizar el reporte de la Fiscalía” dijo el encargado de la seguridad en el país.

Fue cuestión de horas para que las fotografías del traslado, con la cara de la persona que se pensaba era Lozoya, circularan en las redes, viniéndose abajo la versión de su traslado al reclusorio.

Mientras la mayoría de los internautas acusaban a la FGR de haber «montado un operativo», algunas personas como Juan Omar Fierro, colaborador de la revista Proceso, aseguró que para poderse catalogar como un montaje, «alguna fuente oficial debió avalar el engaño y nadie confirmó en FGR que era Lozoya, nadie. Los medios nos fuimos de bruces con el operativo».

Y es que así ha sucedido, hasta ahora ninguna autoridad ha hecho comentarios al respecto confirmando o desmintiendo el operativo, o bien informando sobre el paradero de Lozoya.

Foto: Twitter

El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, se desmarcó del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, quien llegó en extradición este viernes a nuestro país, así como del proceso que se le seguirá.

El priísta afirmó que “los actos de corrupción son individuales y, quien los cometa, debe enfrentar todo el rigor de la ley”. Rechazó los señalamientos que buscan «igualar la conducta de un individuo (Lozoya) a la de una institución, en este caso, el partido.

Moreno aclaró que no hay registro, ni en el padrón actual ni en el anterior, de que Emilio Lozoya haya militado un solo día en el tricolor.

Aseguró que el PRI «rechaza la corrupción y sus consecuencias y apoya las legítimas causas y demandas de la sociedad civil para combatir la corrupción”.

Coincidió en que será la Fiscalía General de la República (FGR) la responsable de que se lleve el debido proceso, respetando los derechos de Lozoya, como a cualquier ciudadano.

Alejandro Moreno rechazó las calificaciones y acusaciones generalizadas de que la corrupción ha llegado al extremo en el país, y quienes aseguran que todos los mexicanos son corruptos, en especial aquellos señalamientos que se hacen al partido.

“Existen deficiencias en el sector público que llevaron a la deslealtad de funcionarios y desviaciones de su encargo”, subrayó el dirigente del PRI.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que el exdirector de Pemex Emilio Lozoya, quien ya se encuentra en México, será un «testigo colaborador» de la Fiscalía para destapar a implicados en casos de corrupción.

«Tengo información, porque lo ha manifestado la Fiscalía, de que hay un compromiso o un acuerdo para que el señor Lozoya informe de lo que sucedió. Es una especie de testigo protegido, aquí se le llama testigo colaborador», expresó en su conferencia de prensa matutina.

El mandatario confió que gracias a lo que de a conocer Lozoya, «se sabrá quienes están implicados y hasta dónde llegan» los casos de corrupción en la Administración de Enrique Peña Nieto.

El que fuera director de Pemex entre 2012 y 2016 está acusado de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht y participar en un fraude de 280 millones de dólares por la compraventa de una planta de fertilizantes.

Según ha trascendido, Lozoya, que fue capturado en España el pasado 12 de febrero, aceptó ser extraditado a México con grabaciones que implicarían a varios políticos en tramas de sobornos.

«Acerca de esta extradición es algo muy importante para seguir limpiando de corrupción el país, para que no haya repetición de estos hechos vergonzosos», añadió López Obrador.

El presidente defendió que hay que «estigmatizar» la corrupción con este tipo de investigaciones, pero recordó que no es partidario de juzgar a sus predecesores.  «Creo que no debemos anclarnos en el pasado, debemos pensar hacia adelante e iniciar una etapa nueva, como ya está sucediendo, sin permitir la corrupción», expresó.

Recordemos que el mandatario ha dicho en varias ocasiones que para juzgar a los expresidentes, los ciudadanos tendrían que decidirlo en una consulta popular, en la que López Obrador votaría en contra.

AMLO indicó que este mediodía iniciarán las diligencias en el caso de Lozoya Austin; además, adelantó que Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de inteligencia Financiera (UIF) participará en el inicio del proceso.

El avión que traslada a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, despegó esta tarde de Madrid, España, con rumbo a la Ciudad de México.

Así lo confirmaron fuentes de la Policía Nacional a la agencia Reuters, además de que dicha información fue corroborada por una una fuente del gobierno mexicano.

Lozoya Austin abandonó la prisión de Madrid IV, ubicada en la localidad de Navalcarnero, alrededor de las 17 horas (hora española), 10:00 de la mañana hora de México.

Bajo un fuerte dispositivo de seguridad a cargo de la Guardia Civil, el convoy salió con rumbo al aeropuerto, que según medios locales, se trató del aeropuerto madrileño de Barajas.

El avión habría despegado poco después de las 18:00 hrs. y viaja acompañado del agregado en España y Europa de la Fiscalía General de la Repúblic (FGR), Luis Alejandro Cervantes Vázquez.

Debido al proceso, el dispositivo de traslado se mantuvo con gran hermetismo, por lo que no se dieron mayores detalles.

Tal como sucedió en el vuelo de ida, el avión podría hacer una escala, posiblemente en Canadá, por lo que se prevé que Emilio Lozoya arribe a nuestro país entrada la madruga de este viernes.

Lozoya es acusado de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita que involucran a Altos Hornos de México (AHMSA) y a Odebrecht.

La extradición del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, se concretará hasta mañana jueves, cuando vuele con destino a México, luego de ser entregado por las autoridades españolas.

Fuentes españolas consultadas por la agencia EFE confirmaron que el proceso no se complementará este miércoles, pues tal como informó la FGR, se está a la espera de que se cumplan con lostrámites administrativos y migratorios respectivos.

Aunque las fuentes no dieron detalles acerca del horario exacto de despegue, con dicha confirmación, Lozoya Austin estaría arribando a nuestro país la noche del jueves o madrugada del viernes, en función de la hora que despegue de Madrid.

Recordemos que la tarde de ayer, un avión mexicano partió de la Ciudad de México con el propósito de traer de regreso a Lozoya. La Fiscalía General de la República (FGR) informó que Lozoya viajará acompañado del agregado en España y Europa, Luis Alejandro Cervantes Vázquez.

El pasado 6 de julio, la Justicia Española acordó extraditar a México a Lozoya por un presunto fraude de 280 millones de dólares en la compra de una planta de fertilizantes y por haber recibido unos 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

En un auto, los magistrados de la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de España consideraron que se cumplían todos los requisitos establecidos en la legislación para proceder a la entrega, además de que el propio Lozoya accedió a ser extraditado en un escrito presentado el pasado 29 de junio.

Al respecto, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró que Lozoya accediera a su extradición, pues dijo, se podrá conocer qué fue lo que sucedió Pemex, con el trazado de redes de corrupción.

«Nos interesa la verdad en todo porque tenemos que acabar con la corrupción, arrancar de raíz la corrupción y que no sea bien visto el que se dedique a sacar provecho al amparo del poder público. Los servidores públicos estamos más obligados que cualquier ciudadano a actuar con honestidad, mucho más que cualquier ciudadano», dijo AMLO.

El mandatario afirmó que principalmente se conocerá qué sucedió con los casos de Odebrecht, de la Reforma Energética, y de las plantas de fertilizantes de Agronitrogenados y Fertinal.

Incluso López Obrador dijo que hay información de que para obtener los votos de la Reforma Energética hubo sobornos.

La Audiencia Nacional española (AN) acordó este lunes la extradición a nuestro país del exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

Los magistrados de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la AN consideran que se cumplen todos los requisitos establecidos en la legislación para proceder a la entrega a las autoridades mexicanas, luego de que Lozoya presentara un escrito en el que aceptaba su extraditado a México.

Las autoridades mexicanas le atribuye los delitos de cohecho y asociación ilícita, así como el de operaciones con recursos de procedencia ilícita, por pago que recibió de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA), de Alonso Ancira, y por la compra de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados; además se le señala de haber recibido cerca de 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El procedimiento de extradición comenzó el 12 de febrero pasado cuando Lozoya fue detenido en Málaga, después de que en mayo de 2019 fuera puesto en busca y captura internacional por su presunta implicación en la trama de sobornos de Odebrecht.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confió esta mañana que «pronto» se concrete la extradición del exfuncionario.

«Ya pronto va a estar acá. (…) Eso lo está viendo la fiscalía yo creo que va a ser pronto porque ya solicitó voluntariamente la extradición», señaló el mandatario.

López Obrador reiteró que el exdirectivo viene con el acuerdo de «informar» todo lo sucedido en relación a los casos que le tocó atender y por los que se le acusa.

«Va a informar si hubo estos sobornos, quién entregó el dinero, para qué se usó el dinero, si se quedó él con el dinero o lo entregó a otras personas, se va a abrir la investigación», enfatizó el presidente

Asimismo, dijo que conocer todo lo que sucedió va a ayudar «a sanear, a limpiar, a purificar la vida pública» y a que se mande una señal de que no se puede triunfar a toda costa «sin escrúpulos morales de ninguna índole».

Insistió en que esto no solo servirá para prevenir otros casos de corrupción, sino que también se espera recuperar los recursos involucrados, por ejemplo, los obtenidos por la planta fertilizante Fertinal.

Esta mañana, en su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, aceptó su extradición a nuestro país luego de haber alcanzado un acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR) para conocer a detalle qué fue lo que pasó en el caso Odebrecht y en la compra de la planta de Agronitrogenados.

«Él va a declarar. Está, según entiendo, aceptando la extradición por un acuerdo con la fiscalía para lograr algunos beneficios en cuanto a su posible consignación y condena aportando información, es decir, dando a conocer lo que sucedió. Esto es muy importante», dijo AMLO.

El mandatario aseguró que daba mucha vergüenza que en otros países, por el caso de Odebrecht, estaban en la cárcel altos funcionarios, hasta presidentes, y en nuestro país no había sucedido absolutamente nada; refirió que por eso México era el «campeón»en impunidad.

Indicó que con la información que aporte Lozoya Austin se podrá reparar el daño que se hizo, y así ayudar a sanear la vida pública del país. Dijo que se podrá conocer qué sucedió y cómo es que se recibían los soborno, y sobre todo, a dónde iba a parar y a quiénes beneficiaron.

AMLO señaló que en el mensaje que ofreció el Fiscal, Alejandro Gertz Manero, habló un poco de que había personas relevantes, lo que le llamó la atención.

Señaló que tal como lo dijo el titular de la FGR, se podrá esclarecer las responsabilidades de todos los involucrados y sus beneficiarios, incluyendo personas de relevancia, que en términos coloquiales, son los llamado «machuchones», personas de relevancia o grupos políticos.

Añadió que una vez que se conozca toda la verdad, se podrá aclarar y evidencial cómo funcionaba el régimen corrupto, además de que cabe la posibilidad de que se recupere algo de dinero de todo lo que el se involucro en dichas operaciones.

Al ser cuestionado sobre si las investigaciones y lo que de a conocer Emilio Lozoya podría involucrar al expresidente Enrique Peña Nieto, López Obrador dijo que no tenía elementos para opinar, pues será la Fiscalía quien lo determine de acuerdo a la información que reciba y las investigaciones que realice.

El despacho Coello Trejo y Asociados, que encabeza Javier Coello Trejo, informó este martes que desde hace un mes ya no está al frente de la defensa de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

A través de un comunicado,el abogado informó que la separación de la defensa de Lozoya se dio de común acuerdo con el exfuncionario y con su familia.

Explicó que la decisión se debió a que hubo «divergencia sobre las decisiones en las estrategias jurídicas tomadas», pues recordó que el despacho siempre se ha caracterizado en ser leal a sus principios y convicciones.

Por ahora no se conoce qué abogado o qué despacho representará a Emilio Lozoya, pues la confirmación de los cambios en su defensa se dan luego de que se informara que el exdirector de Pemex aceptó su extradición a México, desde España, donde fue detenido en febrero pasado.

El titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, indicó que Lozoya Austin aceptó ser entregado a las autoridades mexicanas, «ofreciendo su colaboración para establecer y esclarecer los hechos que le han sido imputados».

Lozoya enfrentará en México acusaciones por lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, delitos derivados de la transferencia de 12.5 millones de dólares de Odebrecht y de Altos Hornos de México (AHMSA) a cuentas en Suiza ligadas a él y a su familia, que supuestamente sirvieron para adquirir dos residencias.

Tras conocerse la decisión de aceptar la extradición y colaborar con la FGR, la pregunta que se ha generado es qué hay detrás de este vuelco en la defensa de Lozoya Austin, luego de que pasaron más de cinco meses de que se formuló la solicitud de extradición y él la rechazó.

«Don Emilio logró amarrar una negociación para dar con un pez aún más gordo», refiere la columna Bajo Reserva Exprés de El Universal, pues recordaron las declaraciones que su entonces abogado, Javier Coello, hizo en diversas ocasiones: Emilio Lozoya “no se mandaba solo”.