Tag

votación

Browsing

Una semana después de que los seguidores del presidente Donald Trump irrumpieran en el Capitolio, la Cámara de Representantes votará este miércoles para acusar al mandatario por su papel en lo que consideran un golpe a la democracia estadounidense y dejó cinco muertos.

El Congreso de Estados Unidos inició esta mañana los debates sobre la apertura de un nuevo juicio político (impeachment) al presidente Trump.

Se espera que la Cámara de Representantes vote la acusación formal alrededor de las 15:00 hora local, aunque el resultado está claro desde ahora, ya que los demócratas tienen mayoría en la Cámara baja.

Al menos cinco legisladores republicanos han dicho que se unirán a los demócratas para acusar a Trump por segunda vez, siete días antes de que deje el cargo y el presidente electo Joe Biden preste juramento el 20 de enero.

Una votación mayoritaria de la Cámara baja pondría en marcha un juicio en un Senado aún bajo control republicano, aunque no está claro si dicha instancia se celebraría a tiempo para sacar a Trump de La Casa Blanca.

Los demócratas avanzaron en una votación de juicio político después de que el vicepresidente Mike Pence rechazara un esfuerzo para persuadirlo de que invocara la 25 Enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituir a Trump.

«No creo que tal acción esté en el mejor interés de nuestra nación ni sea coherente con nuestra Constitución», dijo Pence en una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Pese a la carta, la Cámara aprobó una resolución ayer por la noche pidiendo formalmente a Pence que actúe. La votación final fue de 223-205 a favor.

Mientras, había indicios de que el control dominante de Trump sobre el Partido Republicano estaba comenzando a disminuir. Al menos cinco republicanos de la Cámara de Representantes, incluida Liz Cheney, miembro del equipo de liderazgo de su partido, dijeron que votarían por su segundo juicio político, una perspectiva que ningún presidente antes de Trump ha enfrentado.

«Nunca ha habido una traición mayor por parte de un presidente de Estados Unidos a su cargo y su juramento a la Constitución», dijo Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, en un comunicado. Trump «convocó a esta turba, reunió a la turba y encendió la llama de este ataque», agregó.

Otros cuatro congresistas republicanos, Jaime Herrera Beutler, John Katko, Adam Kinzinger y Fred Upton, dijeron que también respaldarán el juicio político. En una excepción a su procedimiento estándar, los líderes republicanos de la Cámara no instaron a sus miembros a votar en contra de la impugnación de Trump, diciendo que es un asunto de conciencia individual.

Simpatizantes del presidente Donald Trump irrumpieron esta tarde el Capitolio en Estados Unidos, durante una caótica protesta emprendida con el propósito de impedir la transición pacífica del poder, lo que provocó que los legisladores fueran evacuados del inmueble e interrumpió el proceso para confirmar la victoria del demócrata Joe Biden.

Inicialmente, Trump había exhortado a marchar hacia el Capitolio. En un segundo mensaje, utilizando sus redes sociales, Trump pidió a los manifestantes «regresar a casa en paz», pero insistió en que le «robaron unas elecciones» que ganó «por mayoría». «Se tienen que ir a casa ahora, tenemos que tener paz; tenemos que tener ley y orden (…) No queremos a nadie herido es un período muy difícil».

«Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales», dijo el presidente.

El Pentágono dijo que unos 1,100 miembros de la Guardia Nacional del Distrito de Columbia se movilizaron para ayudar a mantener el orden en el Capitolio.

En imágenes que fueron captadas por medios y por usuarios de redes sociales, se vio a manifestantes eludir a la policía e ingresaron en el edificio, gritando y ondeando banderas estadounidenses y en favor de Trump mientras caminaban por el recinto.

Se reportó que una persona fue baleada en el Capitolio, de acuerdo con una persona familiarizada con la situación. De momento se desconocía el estado de salud de la persona.

Los senadores estaban siendo evacuados. Algunos representantes tuitearon que se refugiaron en sus oficinas.

Los manifestantes se enfrentaron con la policía del Capitolio y lograron ingresar al edificio, poco después de que se llevó a cabo un enorme mitin cerca de La Casa Blanca durante el cual Trump les dijo que marcharan hacia el Capitolio.

Aunque algunos republicanos respaldaban la impugnación a la victoria de Biden, que obtuvo 306 votos electorales respecto a los 232 de Trump y que fue confirmada por el Colegio Electoral, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, trató de disminuir las tensiones y se opuso a ello. Advirtió que la nación «no puede seguir a la deriva con dos tribus separadas» con «hechos separados».

El Partido Demócrata habría obtenido ya uno de los dos escaños que se disputaron en la jornada electoral de ayer en el estado de Georgia, con un apretado triunfo de uno de sus candidatos, Raphael Warnock, que según estimaciones de los medios estadounidenses, habría obtenido el 50.5% de los votos frente a su rival republicana Kelly Loeffler.

La carrera para alcanzar los últimos dos asientos por el estado de Georgia en el Senado de Estados Unidos está siendo sumamente reñida como se esperaba, con el 98% de los votos escrutados, todavía queda por saber si será el republicano David Perdue quien logre permanecer en la Cámara o si bien el demócrata Jon Ossoff ocupará el puesto que permitiría a los demócratas tener el control de la Cámara y así dar a Joe Biden una administración más «ligera».

Warnock se ha mostrado «profundamente honrado» por la decisión de los votantes. «Lo que ha hecho Georgia esta noche es su propio mensaje en  un momento en el que mucha gente está intentando dividir a nuestro país», indicó el demócrata en declaraciones a la cadena CNN.

Así, ha hecho hincapié en que ahora tiene por delante «una tarea sagrada» que se tomará «muy en serio». «Espero honrar la promesa con el trabajo que haremos en los próximos días».

Por su parte, Ossoff ha estado recortando hasta el momento la distancia que le han venido separando de Perdue hasta ponerse por delante con el 50.1% de los votos, obteniendo apenas 9,500 votos más que su rival.

De hecho, Ossoff se ha declarado este miércoles como vencedor en las elecciones. «Georgia, muchas gracias por la confianza que han puesto en mí. Me siento honrado, por su apoyo y confianza», según ha informado CNN.

Asimismo, ha reiterado sus promesas de campaña de trabajar contra el coronavirus y entregar ayudas a los afectados. «Esta campaña ha sido sobre salud, trabajos y justicia para la población de este estado (…) y serán los principios que me guíen», añadió.

El secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, celebró la «tremenda participación» de este martes, la cual podría alcanzar cerca de 4.6 millones de electores.

Recordemos que el resultado de estas elecciones resulta fundamental para el porvenir de la próxima Administración de Joe Biden, pues los demócratas necesitan estos dos últimos escaños para controlar el Senado, como ya hacen con la Cámara de Representantes.

En caso de que los demócratas se impongan en Georgia, conseguirían 50 senadores, los mismos que los republicanos, aunque dispondrían del voto de desempate en futuros debates legislativos de la que será presidenta del Senado y vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien durante el fin de semana celebró un multitudinario mitin en la ciudad de Dalton, en el noroeste de Georgia, ha vuelto a lanzar una vez más acusaciones de fraude electoral en sus redes sociales.

Los ciudadanos de Georgia se encuentran en medio de una la jornada de votación en la que se decidirá si el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, deberá lidiar con una mayoría opositora en el Senado, o si tendrá una gestión más cómoda, al definir los dos asientos que faltan para completar la composición de la Cámara.

En un mitin realizado ayer, Trump reiteró sus acusaciones de que la elección presidencial del 3 de noviembre, en la cual obtuvo 74.2 millones de votos frente a los 81.2 millones del candidato demócrata, fue fraudulenta; denunció a los políticos republicanos que han validado el resultado, ratificado por el Colegio Electoral en diciembre pasado.

En Georgia, donde Biden fue el primer triunfador demócrata desde 1992, ninguno de los candidatos al Senado obtuvo una mayoría suficiente y la ley electoral de ese estado hizo necesaria una segunda ronda que pone en juego la mayoría que el Partido Republicano ha mantenido en la Cámara Alta del Congreso federal durante varias legislaturas.

En la votación de noviembre los republicanos se aseguraron 50 curules en el Senado y los demócratas aumentaron uno a los que tenían, para lograr un total de 48. Si los candidatos demócratas ganan hoy en Georgia, habrá un empate de 50 escaños en la Cámara Alta estadounidense, lo cual dejaría las decisiones en manos de la vicepresidenta electa, Kamala Harris.

Una de las contiendas que deberá dirimirse hoy enfrenta al demócrata Raphael Warnock, un pastor de una iglesia de Atlanta en la cual predicó el líder de los derechos civiles Martin Luther King, asesinado en 1968, y Kelly Loeffler, senadora republicana designada hace un par de años.

Según el promedio de encuestas de opinión de la plataforma 270towin.com, Warnock cuenta con el respaldo del 50.2% de los votantes y Loeffler tiene el apoyo del 47.4%.

En la otra contienda, el demócrata Jon Ossof, un exfuncionario legislativo y periodista, compite por un puesto en el Senado federal con David Purdue, un empresario cuyo mandato en la Cámara Alta concluyó el domingo pasado.

El promedio de encuestas de 270towin.com da a Ossoff el 50.2% del apoyo entre los votantes comparado con el 47.4% para Perdue.

En Georgia hay 7,6 millones de votantes registrados, de los cuales unos 4.8 millones de ciudadanos asistieron a votar en noviembre.

Se espera que la participación sea excepcionalmente alta, con más de 3 millones de sufragios que ya han sido emitidos en la votación anticipada, y lo más probable es que los ganadores no se sepan esta misma noche, debido a lo ajustado que se espera sean los resultados.

El secretario de Justicia de los Estados Unidos, William Barr, declaró este martes que su departamento no ha descubierto evidencia alguna de algún tipo de fraude que pudiera cambiar el resultado de las elecciones presidenciales.

Las declaraciones de Barr contrastan con las denuncias y acusaciones del presidente Donald Trump, quien se niega a aceptar su derrota ante el demócrata Joe Biden.

En entrevista con la agencia The Associated Press (AP), Barr divulgó que fiscales y agentes del FBI han estado siguiendo pistas y atendiendo a denuncias que han recibido, pero hasta ahora no han detectado ninguna irregularidad que pueda cambiar el resultado de la votación.

«Hasta la fecha, no hemos visto fraude de una magnitud que pueda llevar a un diferente resultado electoral», indicó Barr.

Lo dicho por el funcionario tienen una gran importancia ya que Barr ha sido uno de los más estrechos aliados del presidente Donald Trump.

Antes de las elecciones, mencionó repetidamente la posibilidad de que los sufragios depositados por correo eran vulnerables al fraude, en momentos en que una parte de la población optó por votar de esa manera a fin de evitar la presencia física en los centros de votación a causa de la pandemia de Covid-19.

El pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) eligió la tarde de ayer al magistrado José Luis Vargas Valdez como presidente de dicho órgano jurisdiccional.

En sesión privada, las y los magistrados realizaron el proceso de votación ante la conclusión del primer periodo de la presidencia de la actual integración, que culminó el magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera, elegido el 23 de enero de 2019.

Recordemos que Vargas Valdez fue elegido en 2016 por el Senado de la República como  magistrado de la Sala Superior.

El ahora nuevo presidente del Tribunal Electoral fue elegido por 4 votos a favor. El magistrado Reyes Rodríguez le siguió en la votación con el apoyo de 3 de los miembros del pleno.

José Luis Vargas Valdez presidirá durante los próximos cuatro años el TEPJF, con lo que será el encargado del Tribunal durante el proceso electoral del próximo año.

Sobre la elección de Vargas Valdez, Margarita Zavala, presidenta de México Libre, a quien el Tribunal le negó el registro como partido político luego de que el INE hiciera lo propio, dijo que el presidente Andrés Manuel López Obrador «recompensó» al magistrado.

Luego de que comenzara el cierre de los centros de votación en distintas partes del país, los primeros resultados de la elección presidencial comenzaron a ser reportados por agencias como Reuters y EFE.

El presidente Donald Trump ganó la elección en Kentucky, mientras que su rival demócrata, Joe Biden, triunfó en Vermont.

Trump se adjudicó así los 8 delegados de Kentucky, y Biden los 3 de Vermont en su objetivo de alcanzar los 270, que es el número necesario para llegar a La Casa Blanca.

Kentucky es catalogado como un estado conservador, mientras que Vermont es considerado uno de los estados más liberales.

En más de la contienda electoral, el más reciente conteo de votos anticipados en Estados Unidos muestra que casi 102 millones de estadounidenses depositaron sus boletas antes del día de las elecciones, 73% de la participación total en la elección presidencial del 2016.

Ocho estados en el país cerraron parte o la totalidad de sus colegios electorales a las 19:00 horas de la costa Este, entre ellos algunos de los estados clave: Florida y Georgia.

Además de Kentucky e Indiana, Florida y Georgia, los otros estados que cerraron sus colegios son: Vermont, Virginia, Carolina del Sur y Georgia.

Los estadounidenses eligen este martes, aparte del futuro presidente del país, a los 435 miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio de los cien miembros del Senado.

A cuatro días de la jornada electoral en Estados Unidos, más de 85 millones de personas ya han emitido su voto, incluyendo 9 millones en Texas, donde la oficina del secretario de estado dijo el viernes que se había superado la participación total de 2016.

La votación anticipada ha establecido récords en todo Estados Unidos, con una participación nacional que supera el 60% del total de 2016, según el Proyecto de Elecciones de Estados Unidos de la Universidad de Florida.

El nivel sin precedentes de votación anticipada refleja tanto el intenso interés en la contienda entre el presidente republicano Donald Trump y el aspirante demócrata Joe Biden, como el deseo de muchos votantes de evitar la exposición al coronavirus en las multitudes el martes.

Más de 20 millones de estadounidenses que habían votado anticipadamente hasta el viernes no lo hicieron en las elecciones de 2016, según TargetSmart, una firma de análisis demócrata.

En total, ha sido 85 millones 755 mil 756 estadounidenses quienes han emitido su voto anticipadamente. 30 millones 518 mil 913 lo han hecho en persona, mientras que 55 millones 236 mil 843 lo han hecho por correo. Sobre el voto por correo, hay 35 millones 578 mil 838 pendientes.

Aunque algunos estados no cuentan con registro por partido de votos emitidos, se sabe que hasta ahora 19 millones 101 mil 431 votos han sido demócratas, mientras que 12 millones 303 mil 222 han sido republicanos. 9 millones 488 mil 840 mil votos han sido de personas sin afiliación a algún partido.

Este viernes es el último día de votación anticipada en varios estados del país, incluyendo Georgia y Arizona.

Texas, el segundo estado más poblado, no ha votado por un demócrata para presidente desde 1976, pero los sondeos de opinión muestran que Biden está liderando entre los votantes que han ayudado a establecer el nivel sin precedentes de sufragios adelantados.

El asesor del presidente Donald Trump para Latinoamérica, Mauricio Claver-Carone, es el único candidato a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El BID confirmó este viernes que la junta de gobernadores recibió una sola nominación presentada por Estados Unidos, El Salvador, Guyana, Haití, Israel y Paraguay.

Ayer cerró el periodo para presentar candidaturas, y la elección para nombrar al sucesor del colombiano Luis Alberto Moreno se llevará a cabo este fin de semana en una reunión virtual entre los 48 miembros de la institución.

Dicha elección ha generado resistencias en la región pues rompería con la tradición de 60 años en que latinoamericanos han estado al frente de la institución.

La decisión del gobierno de Trump de presentar a un candidato generó especial inconformidad en Argentina, Costa Rica, Chile y México, que buscaron que la votación, que ya había sido postergada por la pandemia, fuera aplazada nuevamente, a menos de dos meses de unos comicios presidenciales muy reñidos en Estados Unidos.

Claver-Carone, un abogado de ascendencia cubana conocido por su firme oposición a La Habana y a Venezuela, acusó a los países que presentaron resistencia de «querer robarse el balón».

Estas declaraciones fueron consideradas «agresivas» por el canciller chileno, Andrés Allamand, quien dijo que «confirman que su elección sería muy inadecuada».

Moreno está en el cargo desde 2005, y su periodo concluye el próximo 30 de septiembre. En nuevo presidente del BID tendrá un mandato de cinco años con posibilidad de reelección.

Para ganar, un candidato debe tener el apoyo de al menos 15 de los 28 países americanos y el respaldo de un número de países miembros del BID que le den mayoría de 75% del poder de voto, el cual está vinculado a las aportaciones en el organismo.

Estados Unidos tiene el 30% del poder de voto en el directorio del BID, mientras que Argentina, México, Chile y Costa Rica suman poco más de 22%.

El principal contendiente de Claver-Carone, tras el retiro de la candidatura de la exmandataria costarricense Laura Chinchilla a principios de mes, era el argentino Gustavo Béliz, pero Buenos Aires bajó su postulación la noche de ayer y la Casa Rosada anunció que se abstendrá en la votación.

«Dejamos asentada nuestra coincidencia con las múltiples y respetadas voces de las más varias procedencias políticas, académicas, sociales e ideológicas que han expresado la inconveniencia para América Latina y el Caribe de vulnerar una tradición de gobernanza regional», indicó la presidencia de Alberto Fernández en un comunicado.

Argentina, que invitó al resto de países a abstenerse también, se hizo eco de varias críticas al gobierno de Trump por proponer un candidato para el BID.

El BID, principal fuente de financiamiento para el desarrollo de América Latina y el Caribe, nació en 1959 en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y ha tenido cuatro presidentes: el chileno Felipe Herrera (1960-1970), el mexicano Antonio Ortiz Mena (1970-1988), el uruguayo Enrique Iglesias (1988-2005), y Moreno.

El Pleno de la Cámara de Diputados eligió esta tarde a los cuatro nuevos consejeros y conejeras que se integrarán al Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE).

Tal como se había adelantado, los nuevos consejeros electorales son: Norma Irene de la Cruz Magaña; Carla Astrid Humphrey Jordan; José Martín Faz Mora y Uuc – Kib Espadas Ancona.

Con 399 votos a favor, 5 abstenciones y 5 votos en contra, los aspirantes propuestos alcanzaron la mayoría calificada que se requería; así, tendrán un encargo de nueve años, finalizando su periodo en el INE en 2029.

Aunque Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) indicó que ninguno de los nuevos consejeros del INE corresponde a ninguna cuota partidista,  los cuatro aspirantes electos se encontraban en la lista que el grupo parlamentario de Morena definió ayer para impulsar y presentar al resto de las bancadas.

Incluso, los nuevos consejeros fueron entrevistados por Delgado a nombre de la bancada de Morena, justificando que se debía atender «diversas inquietudes que tienen las y los legisladores de la bancada mayoritaria».

  • Norma Irene de la Cruz Magaña. Licenciada en Periodismo y Comunicación por la FES Aragón y maestra en Gestión del Mantenimiento de la Paz por la Universidad de Turín. Se desempeñó como Asesora Técnica Electoral de la Comisión Nacional Independiente Electoral de Somalia. Coordinadora de observadores en misiones de observación electoral de la Unión Europea en las elecciones extraordinarias de Perú 2020, en las elecciones presidenciales de El Salvador en 2019 y las legislativas de ese mismo país en el 2018. Observadora electoral en Uganda, Uzbekiztán, Ucrania, Sri Lanka, Macedonia.
  • Carla Astrid Humphrey Jordan. Licenciada en Derecho por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM); candidata a Doctor en Gobierno y Administración Pública por el Instituto Universitario Ortega y Gasset y la Universidad Complutense de Madrid. Fue consejera electoral del Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal. Fungió como asesora del Consejo General del Instituto Federal Electoral. Integrante de la Asociación Mexicana de Consejeras Estatales Electorales.
  • José Martín Faz Mora. Licenciado en Filosofía, especialista y maestro en Democracia y Derechos Humanos. Fundó el Centro Potosino de Derechos Humanos, A.C. Consejero Ciudadano del Instituto Federal Electoral (IFE) para la Junta Local del Estado de San Luis Potosí y Consejero Electoral en el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de San Luis Potosí.
  • Uuc-kib Espadas Ancona. Licenciado en Antropología Social por la Escuela de Ciencias de la Universidad Autónoma de Campeche. Diputado federal por Campeche del 2000 al 2003.

Esta tarde, durante un conversatorio virtual, los diputados de Morena y del PT que buscaban tumbar las quintetas propuestas para ocupar una vacante en el Consejo General del INE, dieron a conocer que sí apoyarán a algunos candidatos en la mañana en la votación.

Al afirmar que «se ha política con lo que se tiene y no con lo que se quiere», el vicecoordinador de la bancada del PT, Gerardo Fernández Noroña, indicó que de entre los 20 perfiles de las quintetas, se pueden «sacar perfiles decorosos».

El legislador afirmó que hay perfiles en las quintetas que podrían hacer un papel «decoroso» en el Consejo General del INE.

Reconoció que sería una «irresponsabilidad» no llegar a un acuerdo y dar pie a que sea la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quien defina por insaculación a los nuevos consejeros.

En ese sentido se expresó la diputada de Morena, Dolores Padierna, quien indicó que en las quintetas hay gente «cuya trayectoria no podrían objetar», por lo que adelantó que seguirán revisando los perfiles que integran las quintetas, para encontrar a quienes serán propuestos a las bancadas de Morena, PT, PVEM y PES para ser apoyados, y eventualmente a los coordinadores del resto de las bancadas.

Dijo que presentarán seis o siete nombres a Mario Delgado, presidente de la Jucopo, para que sea entre esos perfiles que se elijan a los nuevos consejeros y consejeras del INE.

Ante los señalamientos que se hicieron en contra de  los diputados que se manifestaron en contra de las quintetas que el Comité Técnico de Evaluación presentó a la Jucopo, la diputada Ángeles Huerta de Morena aclaró que nunca se buscó imponer candidatos“.

Según ha trascendido, los perfiles que podrían obtener el apoyo de los diputados de la Cuarta Transformación son:

  • Quinteta 1: Rita Bell López y Norma Irene Cruz Magaña
  • Quinteta 2: Carla Humphrey Jordan, y Iulisca Zircey Bautista Arreola
  • Quinteta 3: José Martín Fernando Faz Zamora y Luis Octavio Vado Grajales
  • Quinteta 4: Uuc-Kib Espadas Ancona

Para lograr solo cuatro nombres, la bancada de Morena lleva a cabo esta tarde una ronda de entrevistas con los siete perfiles que podrían avanzar, para así definir a quiénes propondrán para que Mario Delgado los presente a la Jucopo y a los coordinadores de bancada.

El día de hoy, en la Asamblea General de la ONU, México fue elegido para ocupar uno de los puestos no permanentes en el Consejo de Seguridad.

México contó con el apoyo unánime del Grupo Regional de América Latina y el Caribe. Recibió 187 votos favorables de los 192 posibles.

Nuestro país ocupará una posición como miembro no permanente en 2021 y 2022 y participará en las decisiones de más alto nivel sobre el órgano de la ONU que se encarga de velar por la paz y la seguridad internacional.

Previamente, México ocupó un escaño similar en 1946, de 1980 a 1981, de 2002 a 2003 y de 2009 a 2010.

Los representantes permanentes de los 193 Estados miembros de la ONU en Nueva York votaron por los candidatos de los países que compitieron por los puestos; se resaltó que la votación se realizó en medio de medidas sanitarias especiales por la pandemia de COVID-19.

El Consejo de Seguridad está formado por 15 miembros. China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia, con poder de veto; todos tienen escaños permanentes. Los otros 10 ocupan puestos no permanentes, y cubren un período de dos años.

Los otros miembros no permanentes electos durante la Asamblea de hoy fueron India, Irlanda y Noruega. Se tiene previsto que mañana se realice una nueva votación para elegir al último miembro no permanente, que disputan Kenia y Djibouti, ya que ninguno obtuvo la mayoría calificada necesaria.

Este año el Canadá, Irlanda y Noruega luchaban por dos escaños occidentales.

Adicional, Volkan Bozkir de Turquía, fue elegido como nuevo presidente de la 75 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) que comenzará en septiembre de 2020. Sin votos en contra, Bozkir tendrá un periodo de un año en el cargo.

Cada año la Asamblea General elige a cinco de los miembros no permanentes (del total de 10) por un período de dos años. Los 10 puestos no permanentes son elegidos por regiones: 5 de los Estados de África y Asia; 1 de los Estados de Europa Oriental; 2 de los Estados de América Latina y el Caribe, y 2 de los Estados de Europa Occidental y otros Estados.

El canciller Marcelo Ebrard confirmó la elección de México como miembro no permanente del Consejo de Seguridad a través de sus redes sociales.

«Gran reconocimiento a nuestro país en todo el mundo. Enhorabuena».

El Partido Laborista de Reino Unido ha cerrado este lunes el plazo para presentar candidaturas a las primarias con cinco candidatos, entre los cuales destaca el diputado Keir Starmer, responsable de las cuestiones relativas al Brexit dentro de la principal formación opositora de Reino Unido.

Para optar al puesto que ocupa actualmente Jeremy Corbyn, que tras la reciente debacle electoral anunció que no repetiría como candidato, los aspirantes debían reunir en una primera fase los avales de al menos 22 diputados o eurodiputados, el diez por ciento de los legisladores electos, antes de las 14:30 horas de este lunes.

Cinco candidatos han superado el requisito, entre ellos Starmer, que encabeza la terna gracias a la obtención de más de 80 apoyos, incluido el del antiguo líder laborista Ed Miliband. Le siguen las diputadas Rebecca Long Bailey, Lisa Nandy, Jess Philips y Emily Thornberry, esta última después de presentar los avales apenas diez minutos antes de que expirase el plazo y gracias en gran medida al desvío de apoyos tras la retirada ‘in extremis’ de Clive Lewis.

Los candidatos, no obstante, también están obligados a lograr antes del 14 de febrero el respaldo del 5 por ciento de las circunscripciones o de tres organizaciones afines, de las cuales al menos dos deben ser sindicatos. Unison, el principal grupo sindical, ya ha dado su apoyo a Starmer.

La fase de votación comenzará el 21 de febrero y a ella están llamados tanto los miembros del Partido Laborista como los simpatizantes que estén registrados. Cada participante deberá establecer un orden entre los distintos candidatos, de tal forma que, si ninguno de ellos obtiene una mayoría, se redistribuyan los votos
hasta que alguno supere el umbral del 50%.

Los resultados se conocerán el 4 de abril, momento en el que se sabrá quién sucede a Corbyn y, por tanto, se convierte en el principal contrapeso político al actual primer ministro, Boris Johnson.

La persona elegida tendrá como reto recuperar la confianza del electorado y calmar las divisiones internas tras el fracaso electoral del 12 de diciembre, cuando el Partido Conservador obtuvo una sólida mayoría absoluta.

El presidente Donald Trump ironizó este miércoles sobre la votación que realizará la Cámara de Representantes sobre los cargos en su contra: abuso de poder y obstrucción del Congreso, con lo llevaría a un juicio político (impeachment).

«Pueden creer que hoy seré acusado por la izquierda radical y los demócratas que no hacen nada, ¡Y NO HICE NADA MALO! Es una cosa terrible. Lean las transcripciones. Esto no debería nunca pasarle a otro presidente. Recen», tuiteó Trump esta mañana.

Recordemos que la semana pasada, el Comité Judicial aprobó los cargos de “abuso de poder y “obstrucción, porque presuntamente Trump presionó a Ucrania para investigar a Joe Biden y su hijo Joe.

Trump citó las palabras del congresista republicano Doug Collin que afirma “solo querían llegar al presidente. No tenían intención de tener una investigación adecuada. No pudieron encontrar ningún delito, por lo que hicieron un vago abuso de poder y abuso del Congreso, lo que ha hecho cada administración desde el principio».

Y es que la Cámara de Representantes se dispone a votar este miércoles dos acusaciones contra Donald Trump, quien está a un paso de convertirse en el tercer presidente de Estados Unidos en enfrentar un juicio político.

La Cámara baja, controlada por la oposición demócrata, decidirá por la tarde, tras una sesión de seis horas, si aprueba las acusaciones contra el presidente.

«La Cámara de Representantes ejercerá una de las atribuciones más solemnes que le otorga la Constitución, cuando se reúna para aprobar dos artículos de acusación contra el presidente», señaló el martes la líder demócrata Nancy Pelosi en una carta a los legisladores de su partido.

En una carta en un tono extraordinariamente iracundo en la que considera «engañosos» y «absurdos» los cargos en su contra, Trump se presenta como una víctima de una «cruzada viciosa», acusa a Pelosi de «minar la democracia» y le advierte que «la historia la juzgará duramente».

El Comité Judicial de la Cámara Baja aprobó este viernes los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con lo que dio luz verde a una votación en el pleno para abrir un proceso de destitución por presiones a Ucrania para que investigara a su rival político y exvicepresidente, Joe Biden.

El comité aprobó las acusaciones políticas contra Trump por 23 votos a favor y 17 en contra.

En mensajes en su cuenta de Twitter poco antes de la votación, el presidente Trump cuestionó: «¿Cómo se puede acusar a alguien que no ha hecho nada malo?». «Hemos creado la mejor economía en la historia del país, reconstituido nuestras fuerzas armadas, cortado los impuestos y las regulaciones, creado empleos, empleos, empleos y mucho más», añadió el presidente, quien aseguró que el proceso de destitución puesto en marcha en su contra «es una locura».

Los legisladores republicanos, que son minoría en la Cámara Baja del Congreso, usaron tácticas dilatorias durante una prolongada audiencia este jueves dentro de sus esfuerzos por impedir la aprobación de los cargos contra Trump, que dada la mayoría de los demócratas tenía prácticamente asegurada la aprobación.

La audiencia de hoy fue la última de un proceso que ha durado casi tres meses y que debe servir para trasladar los cargos contra Trump al pleno de la Cámara Baja, que los votará la próxima semana, formalizando el esperado «impeachment» contra el mandatario.

Después de que los republicanos presentaron y debatieron numerosas enmiendas en la sesión del jueves, que duró hasta casi la medianoche, el presidente del Comité, el demócrata Jerrold Nadler, de Nueva York, suspendió la sesión sorpresivamente hasta esta mañana, en la que la votación se produjo tan pronto se abrió la sesión.

«Han sido dos días muy largos de consideración de estos artículos y ahora es muy tarde en la noche. Quiero que los miembros de ambos partidos piensen en lo sucedido en los últimos dos días y busquen en sus conciencias antes de emitir nuestros votos finales», había sido la petición de Nadler al suspender la sesión en la noche del jueves.

Pese a que la decisión de suspender la sesión fue recibida con enfado por parte de los republicanos, esta mañana accedieron a suspender su estrategia y permitieron que la votación se produjera rápidamente.

El Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano presentó una iniciativa que busca que la Mesa Directiva del Senado realice el computo de las y los legisladores presentes e informe el número de papeletas distribuidas antes de una votación por cédula.

En la propuesta se indica que el Reglamento del Senado de la República prevé, en su artículo 97, las modalidades de votación para la toma de decisiones, mismas que pueden ser de manera nominal, económica o por cédula. La fracción III del artículo mencionado establece que “es por cédula cuando se eligen personas a través de una papeleta que se deposita en una urna”.

Esta modalidad, detalla el texto, garantiza la secrecía del voto, necesaria para efectuar diversos procedimientos de toma de decisión, particularmente la designación de funcionarios de diversos órganos públicos. La votación por cédula es un instrumento que busca proteger a los senadores en lo individual y a las minorías políticas de presiones e interferencias en el razonamiento de sus votos, puntualiza.

No obstante, apunta, no contempla realizar una verificación de las y los senadores presentes previo a efectuar la votación, es decir, no prevé un cómputo de las y los presentes que permita identificar el coeficiente necesario para determinar la validez de una votación por cédula.

Es por eso, que el escrito considera necesario que la Mesa Directiva verifique el número de senadoras y senadores presentes, previo a realizar la votación por cédula, ya que para este tipo de votaciones, la Constitución y diversas legislaciones establecen que la base sobre la cual se determina la mayoría calificada es el número de “senadores presentes”, y no el número de papeletas depositadas.

La iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 101 del Reglamento del Senado de la República fue turnada directamente a las Comisiones Unidas de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias; y de Estudios Legislativos, Segunda.

La iniciativa llega luego de la polémica que se originó con la votación que permitió a Rosario Piedra Ibarra convertirse en la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).