Tag

votación

Browsing

Este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se dijo a favor de que se apoye a las policías municipales y estatales, para que ayuden en las tareas de seguridad, que es su principal responsabilidad.

Sin embargo, dijo que seguirá defendiendo que las Fuerzas Armadas ayuden a la Guardia Nacional en estas tareas.

«Un policía municipal vive ahí, ahí está su familia y ahí sí es muy difícil para ellos, porque es plata o plomo; en cambio, una corporación federal como la Guardia y desde luego la Secretaría de la Defensa y Marina tienen los mismos elementos más protección, y esto significa más independencia, el no someterse a la delincuencia», dijo el mandatario.

Ese tema le sirvió para comentar lo que sucedió ayer en el Senado, donde Morena y aliados no reunieron los votos necesarios para alargar la permanencia de las Fuerzas Armadas en las calles hasta 2028.

Al señalar que les «conviene mucho» que se alargue el proceso, López Obrador reveló que ayer fue informado que a los senadores afines a la 4T les faltaría un voto para aprobar la reforma. Eso significaría que Morena y el gobierno federal lograron «convencer» a cuando menos 8 legisladores de la oposición.

Morena tenía 76 votos de los 86 que necesitaba para completar la mayoría calificada que se requería; sin embargo, como el quórum fue de 127 legisladores, lo que reduciría a 8 los votos que Morena necesitaba conseguir de la oposición.

Se le cuestionó al mandatario si había sido el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien fue señalado por la oposición de haber hecho labor para sumar votos de otras bancadas. «Sí, me reportaron. Va a faltar un voto» contestó.

«Cuando me dicen: vamos a procurar que se retire, que se vaya a comisiones, mi opinión fue: no, voten, voten y no le hace que se pierda, porque yo estoy acostumbrado, yo sé que en estos menesteres no siempre se gana, imagínense cuántas tuve que pasar, y lo importante es seguir caminando y seguir luchando por los ideales, y puede uno caminar y se cae y hay que levantarse, y hay que seguir defendiendo principios y defendiendo convicciones», ventiló el presidente.

Añadió que su recomendación era que el dictamen pasara a votación, pues así se podría saber «quién es quién», en referencia a como votarían los senadores y de qué estados eran.

«Ya hemos visto cómo en el periodo neoliberal todas las reformas a la Constitución que se hicieron, todas, por estos grupos conservadores de legisladores fueron para beneficiar a quienes se dedicaron a saquear a México. No hay en todo el periodo neoliberal reformas constitucionales en beneficio del pueblo, ninguna», recriminó el presidente.

Apuntó que pese a que muchos legisladores de otros partidos están actuando de manera consecuente, aún hay muchos que actúan por capricho, terquedad o por querer triunfar a toda costa, aun si eso significa poner en riesgo la seguridad de la población.

Incluso volvió a insistir en que se podría poner a consulta, preguntarle a la gente, si estaba de acuerdo con que las Fuerzas Armadas siguieran en labores de seguridad hasta 2028.

La contienda para sustituir a Boris Johnson como primer ministro británico alcanzó este martes un final imprevisible, al quedar tres aspirantes, incluidas dos mujeres, tratando de quedar entre los dos finalistas para cuando voten los miembros del Partido Conservador.

Después de la cuarta ronda de votación por parte de los legisladores del partido, quedó eliminada la exministra de Igualdad, Kemi Badenoch, una legisladora poco conocida previamente que se ha convertido en una estrella en ascenso del ala derecha del partido.

Tras la salida de Badenoch, queda el exjefe del Tesoro Rishi Sunak, el favorito de muchos; la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss; y la ministra de Comercio, Penny Mordaunt. Ahora los tres candidatos cabildearán entre los partidarios de Badenoch antes de la votación de eliminación final prevista para mañana.

La terna busca suceder a Johnson, quien renunció como líder del partido después de que crecientes escándalos éticos que provocaron renuncias masivas en su gobierno.

Dos finalistas irán a una segunda vuelta de votación entre los 180,000 miembros del Partido Conservador, y el ganador se anunciará el 5 de septiembre.

En la ronda de hoy, Sunak obtuvo 118 votos, dos menos que el número que le garantizaría ser uno de los dos candidatos que podrán elegir los miembros conservadores. Mordaunt recibió 92 votos, Truss 86 y Badenoch 59.

Los aspirantes que quedan en pie también estaban buscando convencer a los partidarios de Tom Tugendhat, un legislador influyente que fue eliminado de la contienda el lunes.

Tanto Mordaunt como Badenoch tuitearon elogios para Tugendhat después de la votación del lunes. Truss prometió aumentar el gasto militar del 2% al 3% del Producto Interno Bruto (PIB), un tema clave para Tugendhat, un exsoldado que preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes.

La contienda interna ha expuesto divisiones profundas en el Partido Conservador al final del reinado de Johnson, empañado por los escándalos. Los opositores han criticado a Sunak por aumentar los impuestos pese al daño económico que trajeron la pandemia y la guerra en Ucrania.

Sunak ha respondido que sus rivales están vendiendo «cuentos de hadas» económicos.

En una contienda donde cada voto cuenta, el electorado de 358 legisladores conservadores se redujo el martes a 357. Tobias Ellwood, un crítico de Johnson que apoya a Mordaunt, fue suspendido del grupo del partido en el Parlamento por no votar el lunes en una moción de confianza.

La primera ronda de votaciones para escoger al sucesor de Boris Johnson como primer ministro británico y líder del Partido Conservador concluyó este medio día (hora México), con el exministro de Finanzas, Rishi Sunak, como el aspirante con más apoyo.

El Partido Conservador presentó este martes el listado definitivo con los ochos nombres que optan a suceder a Johnson, un proceso del que se irán quedando fuera los candidatos que menos apoyos reciban en las sucesivas votaciones hasta quedar dos contendientes. El resultado final se dará a conocer después de verano.

En esta primera ronda de votación ya han quedado excluidos dos candidatos, que no han logrado recabar los 30 apoyos mínimos para pasar de ronda: el exministro de Sanidad Jeremy Hunt y el que fuera encargado de la cartera de Finanzas Nadhim Zahawi.

En tanto, Sunak encabeza las preferencias con 88 apoyos esta primera votación en la que la secretaria de Estado de Comercio de Reino Unido, Penny Mordaunt, una de las mejores valoradas según las encuestas, ha quedado en segundo lugar con 67 votos.

Tras ellos se sitúa la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, con 50 votos; la exministra de Igualdad Kemi Badenoch, con 40 votos; el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes, Tom Tugendhat, con 37 votos; y la fiscal general Suella Braverman, quien ha recabado 32 apoyos.

Una vez que la lista de aspirantes se reduzca a dos aspirantes, el próximo líder ‘tory’ y, por ende, primer ministro del país, saldrá de una votación más extensa realizada finalmente por correo postal y en la que participarán todos los miembros del Partido Conservador británico.

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, negó que se hayan hecho «trampas” en el recuento de votos en el que se declaró constitucional la Ley de la Industria Eléctrica (LIE).

“Se han repetido mentiras para descalificar el proceso judicial que se llevó de manera pública en directo y televisado durante seis horas”, dijo Zaldívar en conferencia de prensa, en la que detalló que la metodología de votación del asunto fue la “normal”, la que se suele utilizar siempre, por apartados.

El pasado 7 de abril se votó en la Suprema Corte, tras unas seis horas de debate, la constitucionalidad de dicha ley. Según Zaldívar, en la Suprema Corte ningún apartado obtuvo la mayoría calificada de 8 votos que exige la Constitución, pero hubo un momento de confusión que se trató de aclarar.

En primer lugar, los jueces votaron sobre los artículos que violaban la libre competencia y después si iban en contra de un derecho al medioambiente sano. Hubo seis ministros que votaron que ambos apartados eran inconstitucionales pero otros dos votaron por la inconstitucionalidad de uno y no del otro, es decir, cada uno de uno.

Con esto daban siete votos para cada apartado pero si se sumaban, como se pretendió hacer parecer, se llegaba a ocho, que era la mayoría calificada necesaria para declarar la inconstitucionalidad de dicha ley.

Ante esta inédita situación, Zaldívar preguntó “hasta en siete ocasiones” a ambos ministros, Juan Luis González Alcántara y Alfredo Gutiérrez, cómo querían que se computasen sus votos.

Ante la respuesta de González Alcántara, que dijo: “aquí mi voto es por la validez”, y la consulta al pleno para saber si tenían algún inconveniente, Zaldívar concluyó que no se llegó a ocho por lo que se desestimó la acción de inconstitucionalidad.

Zaldívar destacó que sin lugar a dudas, la votación y el conteo se realizaron correctamente.

«Ahí está la sesión, cada quién expresó lo que quiso, entonces, simplemente hay que señalar, porque es muy preocupante que la gente se quede con la percepción que en la Corte se hace trampa, no, aquí no se hace trampa, aquí se suman los votos, como cada quien los emite con absoluta libertad y así se hizo. Y eso es lo único que a mí me toca», sostuvo.

El lunes varios senadores presentaron un escrito en la Suprema Corte para pedir que se corrigiera el conteo, pero el martes los 11 ministros aprobaron por unanimidad el acta de la sesión del 7 de abril.

Ahora, González Alcántara podría emitir un voto aclaratorio “diciendo que no votó como votó”, dijo Zaldívar, pero consideró que esto sería “un escándalo” porque “lo cierto es que votó como votó”. “El asunto es cosa juzgada, cada quién es responsable de su voto”, concluyó.

En Broojula, te presentamos un recuento mas detallado de lo que sucedió, con el análisis de un experto, quien nos ayuda a entender la situación.

Diputados y diputadas del PAN, encabezados por su coordinador, Jorge Romero Herrera, acusaron al gobierno federal y a Morena de emprender una campaña de odio, desprestigio y agresiones en contra de sus legisladores, por haber votado en contra de la reforma eléctrica.

Advirtieron que interpondrán las denuncias correspondientes, toda vez que se les ha tildado de “traidores a la patria”, lo que, dijeron, está considerado como un delito en el Código Penal Federal.

Los y las diputadas expresaron su solidaridad con su compañera de bancada, María Josefina Gamboa Torales, quien este martes fue víctima de la delincuencia, al sufrir un asalto en Paseo de la Reforma, por lo que también exigieron a las autoridades ministeriales investigar y dar con los responsables.

El diputado Jorge Romero denunció que las y los legisladores de su grupo parlamentario, al igual de los del PRI, PRD y MC, han sufrido un franco y abierto acoso en sus casas de gestión, luego de haber manifestado su postura en contra de la reforma eléctrica que fue rechazada el domingo pasado, en donde se les tildó de «traidores a la patria».

“No es un evento aislado lo que pasó con la diputada Gamboa Torales, varias compañeras y compañeros han sufrido en sus casas de enlace ya uno directo y franco, por lo que hago un llamado a que dejen de fomentar el odio y la polarización (…) Si al gobierno federal no le gustó que no se le aprobara su iniciativa está bien, pero no puede cruzar la línea del respeto y hostigar y señalar como delincuentes a quienes no coinciden con sus propuestas», dijo.

La diputada María Josefina Gamboa Torales lamentó que el asalto del que fue víctima ocurriera dos días después de la votación de la reforma eléctrica y responsabilizó al gobierno de Morena de emprender una campaña de odio y polarización entre la sociedad y empoderar, desde Palacio Nacional a los delincuentes con la estrategia de “abrazos y no balazos”.

El diputado Jorge Triana Tena apuntó como responsables al líder nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo y a su secretaria general, Citlali Hernández, de fomentar esta campaña de odio y calumnia, por lo que adelantó que interpondrán denuncias ante las autoridades.

Al respecto, ayer la senadora del PAN, Lilly Téllez, durante su intervención en el Pleno donde se discutía la reforma a Ley Minera, acusó a la morenista Citlalli Hernández de iniciar una campaña de odio contra los diputados de la oposición que votaron contra la reforma eléctrica.

“Le pregunto, senadora Citlalli Hernández, ¿cómo usted se va a responsabilizar por los efectos agresivos contra los legisladores que usted ha boletinado? ¿cómo se va a responsabilizar y qué acciones va a tomar para frenar la campaña de odio que ha emprendido usted contra todos los legisladores que han votado en contra de los deseos de López Obrador, esa campaña que ha iniciado”, dijo ex morenista.

En un intento de defensa, Citlalli Hernández negó las acusaciones y señaló que quien han difundido el odio es “la oposición clasista, racista, que ha bajado el nivel de debate en este país”, y reafirmó que quienes votaron contra la reforma energética son traidores a la patria y “la ciudadanía lo sabe”.

Quien también se sumó al tema fue la senadora del PRI, Beatriz Paredes Rangel, quien al inicio de su intervención lanzó un mensaje a la secretaria general de Morena.

“Decirle, sin entrar en ningún debate, que yo no soy traidora a México ni traidora a la nación”, dijo la senadora del PRI.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que lo sucedió ayer en la Cámara de Diputados relativo a la votación del dictamen de la Reforma Eléctrica, fue un acto de «traición» a México. Acusó a los legisladores que votaron en contra de la iniciativa de «vendepatrias».

«Ayer se cometió un acto de traición a México por parte de un grupo de legisladores que en vez de defender los intereses del pueblo, de la nación, en vez de defender lo público, se convirtieron en francos defensores de empresas extranjeras que se dedican a medrar, a robar», respondió el mandatario al ser cuestionado sobre el tema.

Las declaraciones de López Obrador llegan después de que los Diputados afines a la 4T no consiguieron los votos necesarios para aprobar la reforma constitucional. Obtuvieron 275 votos a favor, mientras que la oposición, con bloque, alcanzó los 223  votos, con lo que frenó las intenciones del mandatario.

«Estos diputados respaldaron a los saqueadores, para decirlo con claridad, muy lamentable lo que sucedió, aunque tampoco es extraño, así ha sucedido en otros tiempos de nuestra historia», comentó.

La reforma buscaba limitar al 46% la participación privada en la generación eléctrica, revisar contratos previos y obstaculizar inversión privada en renovables para favorecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), acusada de tener algunas plantas contaminantes y obsoletas.

Como admitió el presidente, la iniciativa también procuraba revertir aspectos de la reforma energética de 2013 que abrió el sector a la inversión privada.

«En 2013 obtuvieron mayoría absoluta, no hubo oposición porque repartieron dinero, por eso fue la llamada reforma energética, que es la reforma que nosotros estamos enfrentando», mencionó.

El mandatario advirtió que «esto no termina todavía, esto apenas comienza”.

Recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió hace unos días no declarar inconstitucional la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), que prioriza el despacho de las plantas de la CFE sobre las renovables de privados y elimina los sistemas «mañosos» de autoabasto.

“Ya por ahí ya nos protegimos, ya podemos garantizar que no nos va a faltar la luz, que vamos a seguir manteniendo el precio de la luz por eso que hicimos porque ya estamos invirtiendo en la modernización de las hidroeléctricas”, indicó.

López Obrador aseveró que, con esa la LIE, la producción de las hidroeléctricas se elevará de una proporción del 3% de la generación total a 10% este año, y a 20% en 2023.

“Ya somos más productores de energía limpia que Estados Unidos y que otros países del mundo, lo que pasa es que en todo este negocio sucio hablaron mucho de las energías limpias porque les convenía a los corruptos”, afirmó.

López Obrador reconoció que es la primera vez que fracasa una de sus reformas prioritarias, y descartó proponer nuevas iniciativas de reformas a la Constitución para los sectores petrolero y eléctrico en lo que resta de su administración.

Sin embargo, AMLO evitó contestar si el rechazo a su iniciativa había sido un revés para él y para el movimiento que encabeza, y optó por indicar que fue un triunfo para la democracia y que demuestra que se vive en un auténtico estado de derecho y que no hay un presidente autoritario.

«Yo creo que es un triunfo para la democracia. Para demostrar que vivimos en un auténtico Estado de derecho, que no hay un presidente autoritario, que no hay corrupción, que se garantizan las libertades. Yo así lo vería (…) Es espléndido un momento así», enfatizó.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hizo un llamado a los diputados para que voten en contra de la reforma eléctrica, tal como fue presentada por el presidente López Obrador.

Pidieron que en la discusión prevista para este domingo escuchen las voces de los ciudadanos, tomen en cuenta las opiniones de todos los sectores y voten por lo que México necesita, privilegiando las razones técnicas y económicas, así como el bienestar de los mexicanos.

La Coparmex, que en 101 ciudades del país aglutinan a más de 36 mil empresarios, reiteró el llamado a los legisladores a que eviten dañar al país y a las familias con una reforma sin consenso y sin haber atendido los comentarios vertidos en más de 150 horas en el Parlamento Abierto.

“La Reforma Constitucional no debe ser aprobada tal como fue presentada, ya que destruye el Mercado Eléctrico Nacional (MEN) y afecta a toda la cadena de valor del sector energético al eliminar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), así como al Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), y al invertir el despacho eléctrico privilegiando a las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por encima de las más limpias y baratas”, denunció la Iniciativa Privada (IP).

Alertó que en caso de ser aprobada tal cual fue presentada, se permitiría que solo la CFE pueda comprar y vender energía al precio que ella decida. Es decir, en la práctica, la reforma crearía un monopolio, desplazaría al sector privado en beneficio único de la CFE debido a que los privados que hoy compiten para generar energía sólo podrían venderla al precio y cantidad que ésta decida comprar, lo cual terminaría con la competencia en nuestro país.

También alertaron sobre la cancelación de todos los permisos y contratos de generación vigentes y los pendientes de resolución por la CRE, hecho que resulta violatorio de lo previsto por la Ley de Procedimiento Administrativo para cancelación de permisos otorgados por la autoridad. “De darse la reforma, cancelaría todos los contratos entre privados o entre privados y CFE”, señalaron.

Advirtieron que de aprobarse la reforma habría incrementos de por lo menos el 17% para las tarifas domésticas y de por lo menos 150% para las empresas; además de que se generaría un boquete en las finanzas públicas.

Los empresarios indicaron que la reforma atenta contra la sustentabilidad ambiental, por lo que se interrumpiría la transición energética y pondría en riesgo de cumplimiento los tratados internacionales firmados por México, incluido el Acuerdo de París y el T-MEC.

Recordaron que los empresarios asistieron al Parlamento Abierto para expresar su punto de vista y propuestas en torno a este tema, el cual no fue tomado en cuenta.

“En la discusión prevista para este 17 de abril estaremos atentos al actuar de cada uno de los diputados, de sus argumentos y su voto. Vigilaremos que su definición sea acorde a una visión de futuro que nos permita no sólo ser competitivos a nivel internacional para atraer inversión, sino que su actuación siente las bases para devolver a México su liderazgo en el sector energético”, sostuvieron.

Remataron recordaron que México no necesita más división, polarización ni legislaciones dogmáticas o ideológicas.

El coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, parece haber cambiado de discurso y ahora indicó que la reforma constitucional en materia eléctrica podría votarse este semestre, cuando antes su bancada hablaba que se votaría entre abril.

El morenista además señaló que la votación en este semestre ocurrirá siempre y cuando se den las condiciones y consensos necesarios para su dictaminación en Comisiones.

Indicó que luego de que concluyera el Parlamento Abierto, la secretaría técnica de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) prepara los “libros blancos” para que sean avalados y enviados a las Comisiones que dictaminarán la iniciativa.

“La propuesta de Morena es que se aprueban los ‘libros blancos’ en el seno de la Jucopo, se remiten a las Comisiones Unidas, se instalan las comisiones, se declaran en sesión permanente para empezar la dictaminación, proceso que iniciará hasta que tengamos las condiciones necesarias para garantizar que el dictamen sea votado a favor”, dijo Mier Velazco.

El diputado comentó que hasta el momento su bancada analiza cuatro propuestas concretas que se presentaron en el Parlamento; no obstante, cada grupo parlamentario presentará la suya en los próximos días.

Expuso que una es la modificación al artículo cuarto de la Constitución para que el acceso a la electricidad sea considerado un derecho humano, una condición necesaria para garantizar los otros derechos consagrados en la Carta Magna. Otro planteamiento se refiere a la modificación de las leyes sobre el Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Sobre la Renta, a fin de generar estímulos para la compra de vehículos eléctricos y la fabricación de motores eléctricos.

Asimismo, otra propuesta se refiere a la participación del sector social en la cogeneración de la electricidad, y una más se refiere a la revisión de las tarifas para garantizar el precio asequible, como un derecho humano a la energía eléctrica.

Aclaró que estas modificaciones no romperían con el espíritu de la iniciativa del Ejecutivo, donde deberá prevalecer la transición energética, la garantía de la soberanía eléctrica y la seguridad nacional, teniendo como regulador a la Comisión Federal de Electricidad y un esquema de participación público-privado, donde sea el 56% lo genere la CFE.

Al respecto, el coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, Rubén Moreira, afirmó que la iniciativa de reforma, en los términos que está presentada, no tiene viabilidad, por lo que la bancada de Morena «le toca hacer una nueva propuesta».

«La propuesta del Gobierno Federal sobre esta materia no va acompañada por leyes secundarias, es una lista de buenos deseos que muestra imprecisión en temas como el de la nacionalización de la industria, la minería del litio y otros minerales estratégicos», destacó el priísta durante la inauguración del Foro nacional de transición energética. Futuro energético de México, organizado por las y los diputados federales del ´PRI en el Estado de México.

Indicó que los grupos parlamentarios del PRI, PAN y PRD determinaron hacer algunas puntualizaciones y presentarlas pronto ante los ciudadanos. Subrayó que en la Constitución tiene que quedar la transición energética, pero no sometida a una compañía, que es como viene ahora, en referencia a la CFE.

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes aumentar el límite de deuda del gobierno federal en 2.5 billones de dólares, para quedar en alrededor de 31.4 billones de dólares; remitió la medida a la Cámara de Representantes para evitar un incumplimiento sin precedentes.

La votación partidista de 50-49 sigue a un enfrentamiento de meses entre demócratas y republicanos, con estos últimos buscando obligar al partido del presidente Joe Biden a elevar el límite de deuda del nivel actual de 28.9 billones de dólares por sí solo, antes de las elecciones al Congreso de 2022.

Un acuerdo la semana pasada entre el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y su par republicano, Mitch McConnell, preparó el escenario para la votación de hoy, eludiendo reglas normales de la Cámara alta que requieren que 60 de sus 100 miembros acuerden la mayoría de las leyes.

La Cámara baja, liderada por los demócratas, también deberá aprobar el proyecto de ley antes de enviarlo a Biden para su promulgación. Se esperaba que la Cámara abordara el asunto esta misma tarde.

Schumer dijo que el aumento del límite permitiría el endeudamiento hacia 2023, hasta las elecciones de mitad de período del 8 de noviembre que determinarán el control del Congreso.

El aumento es necesario en parte para cubrir la deuda contraída durante la presidencia republicana de Donald Trump, cuando aumentó en alrededor de 7.85 billones de dólares, en parte a través de recortes de impuestos y gastos para combatir la pandemia de COVID-19.

Los republicanos, que se oponen al aumento del techo de la deuda y controlan la mitad de los 100 escaños del Senado, han intentado vincular la votación al proyecto de ley de Biden de 1.75 billones de dólares «Reconstruir Mejor» para reforzar la red de seguridad social y luchar contra el cambio climático.

«Se trata de pagar la deuda acumulada por ambos partidos, así que me complace que republicanos y demócratas se unieran para facilitar un proceso que ha hecho posible abordar el límite de la deuda», dijo Schumer en el Senado.

El Parlamento sueco votará el próximo lunes la nueva elección de la socialdemócrata Magdalena Andersson como primera ministra, tras su dimisión ayer debido a la salida del Gobierno de los ecologistas, apenas unas horas después de recibir el apoyo de la Cámara.

Andersson, primera mujer elegida jefa de gobierno en Suecia, duró cerca de ocho horas en el cargo: el Parlamento toleró su elección al no tener a la mayoría en su contra (175 escaños), pero luego la Cámara aprobó la moción alternativa de los presupuestos del bloque de derecha, lo que causó la reacción de los verdes y luego la renuncia de la socialdemócrata .

El presidente del Parlamento, Andreas Norlén, anunció hoy la votación tras constatar que Andersson mantiene sus apoyos, pero lamentó el «incomprensible» desarrollo de los hechos, «dañino» para la confianza de los suecos en los partidos políticos y la Cámara.

Norlén dirigió sus críticas hacia el Partido del Medioambiente, al que recriminó no haberle informado en las consultas previas de que su permanencia en el Ejecutivo dependía de los presupuestos. «De haberlo sabido, claro que no habría nominado a Andersson y habría esperado a después de la votación de los presupuestos», dijo.

Andersson no llegó a convertirse formalmente en primera ministra, ya que para ello habría sido necesaria una reunión del Consejo de Estado, presidido por el rey, pero su renuncia fue lo «más razonable», señaló Norlén, resaltando que no hay precedentes de un caso así en Suecia y que tampoco está recogido en la Constitución.

El también socialdemócrata Stefan Löfven, que dimitió hace dos semanas cumpliendo la salida anunciada ya en agosto, seguirá ejerciendo de momento como primer ministro de un Gobierno de transición hasta que se formalice la elección de su sucesora.

Andersson se había asegurado hace tiempo la abstención del Partido Centrista y, luego de largas negociaciones, la del Partido de Izquierda Socialista, tras cerrar un acuerdo sobre pensiones.

El pacto con los socialistas hizo que los centristas anunciasen ayer que no apoyarían los presupuestos del Ejecutivo, lo que permitió que saliera adelante la moción de conservadores, democristianos y el ultraderechista Demócratas de Suecia (SD).

La cercanía de las elecciones generales, que se celebrarán en septiembre de 2022, y el hecho de que los presupuestos alternativos solo suponen modificar algunas partidas fueron el argumento esgrimido por Andersson para aceptar gobernar con ellos.

Pero los ecologistas, que llevan meses con malos resultados en los sondeos, rompieron el difícil equilibrio señalando que no podían gobernar con unos presupuestos negociados con el SD y que suponen además que se eliminan varias medidas verdes.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) llevó a cabo esta mañana una sesión privada para elegir al nuevo presidente el Tribunal, en el que de forma unánime se eligió al magistrado Reyes Rodríguez Mondragón.

La convocatoria para la elección del nuevo presidente del Tribunal fue realizada la noche de ayer, tal como se había acordado el pasado 10 de agosto.

Reyes  Rodríguez logró el respaldo unánime de sus pares, luego de que el magistrado José Luis Vargas indicara que respetaría y respaldaría la decisión de la mayoría, y de que el magistrado Indalfer Infante Gonzáles, quien tenía interés de presidir el Tribunal, cerrara filas con Reyes Rodríguez Mondragón.

El nuevo presidente del TEPJF rindió protesta al cargo, cuyo periodo concluirá a finales de octubre de 2024.

Y aunque se logró un acuerdo para la elección del nuevo presidente, la polémica y desencuentros no se hicieron esperar. Desde la noche de ayer, el magistrado José Luis Vargas insistió en que la votación se debía realizar en una sesión pública. Incluso dijo que desde la noche de ayer propuso que el carácter de la sesión se cambiara.

Ayer 1 de septiembre, concluyó la presidencia interina del magistrado Felipe Fuentes Barrera, quien fue nombrado el pasado 10 de agosto tras el llamado “golpe de Estado” al interior del Tribunal.

Y es que la Sala Superior se vio envuelta en una polémica el pasado 4 de agosto, ya que, ante las diferencias y los cuestionamientos a la presidencia de José Luis Vargas, aprovechando un receso decretado, sus compañeros Felipe de la Mata; Indalfer Infante; Janine Otálora y Felipe Fuentes Barrera decidieron removerlo del cargo y nombrar a Reyes Rodríguez como nuevo presidente.

Debido a las inconformidades, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, se reunió con todos los involucrados, y llamó a Vargas Valdez a hacerse a un lado por el bien del Tribunal, pues reconoció que su presidencia ya no era viable.

Finalmente, José Luis Vargas y Reyes Rodríguez presentaron su renuncia a la presidencia, que derivó en la elección de Fuentes Barrera para dar continuidad a los trabajos relacionados con las impugnaciones del proceso electoral.

El proceso de desafuero del diputado del Partido del Trabajo (PT), Mauricio Toledo, podría verse afectado, luego de que durante la votación que se dio en la Sección Instructora, y en el que se dio luz verde, la diputada del PRI, Claudia Pastor, votó en abstención, pero en las actas su voto aparece a favor.

La votación ocurrida este lunes por parte de la Sección Instructora, en la que se determinó continuar con el proceso de desafuero de Toledo, tuvo dos votos a favor, de Pablo Gómez y Martha Patricia Ramírez de Morena; el voto de Claudia Pastor del PRI, y el voto en contra de la diputado del PT, Mary Carmen Bernal.

«El sentido de mi voto en la Sección Instructora significa, únicamente, lo que sea necesario para conformar una mayoría, una vez emitidos los votos por el resto de quienes la integran, pues considero que solo al escuchar directamente a las partes, podré tomar una decisión definitiva sobre mi posición en el asunto (…) Aclaro, que sea lo que sea que decida la mayoría de la Sección Instructora me sumaré, en aras de evitar que por una fortuita coincidencia en el sentido con alguna o alguno de quienes integramos la Sección, el asunto se empate y con esto se impida continuar con los trabajos», dijo Pastor en un video publicado luego de la votación en la Sección Instructora.

Debido a esta situación, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, informó que la Mesa Directiva les remitió el análisis de la revisión del dictamen para determinar si cumple con la normatividad aplicable para su procesamiento ante el Pleno de la Cámara.

“Por lo que hace al caso del diputado Toledo está en previsión, debo precisarlo, porque está en revisión el trámite legislativo por parte de la Mesa Directiva. Eso supone que, en cuanto la Mesa Directiva, a la votación que estableció la Junta de Coordinación, apruebe el trámite legislativo, se incorporará a la iniciativa donde estamos solicitando el periodo extraordinario”, declaró Mier a la prensa.

Se indicó que en el documento (dictamen), se establece que, derivado de la revisión del expediente, «no se cuenta con la votación mínima requerida para su tramitación, de conformidad con el artículo 45, numeral 7 de la Ley Orgánica del Congreso».

Fue la presidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri, quien notificó a la Jucopo que el expediente para desaforar a Toledo no contaba con la votación mínima requerida para poder someterlo a consideración del Pleno.

Sauri Riancho detalló que en la Sección Instructora el desafuero de Mauricio Toledo obtuvo dos votos a favor de Morena; un voto en abstención del PRI y otro en contra del PT, por lo que no reúne el 50% más uno para que lo conozca el pleno. Por ello, señaló que el caso tendrá que volver a debatirse al interior de la Sección Instructora en las semanas que le restan a la 64 Legislatura, con el fin de que pueda ser desahogado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en compañía de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, acudieron esta mañana en punto de las 09:00 horas a emitir su voto.

La pareja presidencial salió de Palacio Nacional por el acceso de la calle moneda, desde donde se dirigió a la casilla electoral que se encontraba ubicada a escasos 30 metros.

Y aunque a su salida de Palacio Nacional, tanto López Obrador como Gutiérrez Müller no portaban cubrebocas, a la llegada a la casilla fueron recibidos por funcionarios de la misma, quienes les tomaron les tomaron la temperatura, y les brindaron gel antibacterial.

Fue en ese punto donde el presidente y su esposa se colocaron el cubrebocas, al ser una de las medidas obligatorias para quienes acuden a emitir su voto.

Y aunque el protocolo que la autoridad electoral señalaba que la credencial de elector no sería tocada por los funcionarios de casilla, debido a las medidas de sanidad, a la escritora Beatriz Gutiérrez le fue solicitada la misma y permaneció por un breve tiempo en manos de la funcionaria de casilla.

Posteriormente les fueron entregadas las papeletas a la pareja presidencial, quienes se trasladaron a las mamparas para emitir su voto. López Obrador y su esposa se dispusieron a depositar las boletas en las urnas, atendiendo a los representantes de los medios de comunicación, quienes le solicitaban posar para las cámaras.

«Viva la democracia», fue el breve y único mensaje que emitió el presidente, para luego regresar a la mesa electoral donde les fue marcada su credencial y su pulgar, como parte de las medidas para identificar que han emitido su voto.

Tan pronto salieron de la casillas, el presidente y su esposa se retiraron el cubrebocas y mostraron su pulgar marcado a los medios.

«Que viva la democracia», reiteró el mandatario, para luego tomar de la mano a su esposa y dirigirse a Palacio Nacional.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reaccionó hoy al pacto de formación de gobierno del bloque de partidos opositores e instó a diputados derechistas del Parlamento (Knéset) a que se opongan a la coalición.

«Todos los miembros de derecha de la Knéset deben oponerse a este peligroso Gobierno de izquierdas», declaró Netanyahu en su primera reacción pública por Twitter tras el acuerdo que se anunció la noche de ayer entre ocho formaciones que pactaron una coalición.

En caso de hacerse realidad, ésta le derrocaría como primer ministro, después de quince años en el cargo, los últimos doce seguidos.

Tras largas negociaciones hasta última hora, el líder centrista y opositor Yair Lapid, encargado de formar gobierno en Israel, informó ayer al presidente de que logró un pacto para un Ejecutivo que aglutina a un amplio conjunto de fuerzas de gran diversidad ideológica, desde la extrema derecha hasta la izquierda, incluyendo un partido árabe, cuyo único elemento en común es su oposición a Netanyahu.

Sin embargo, este acuerdo es solo político y no tiene validez legal, ya que la materialización del Ejecutivo queda pendiente de una votación final en una ceremonia de investidura donde la oposición podría quedarse sin la mayoría de 61 escaños en caso de haber algún tránsfuga que decida oponerse al denominado «gobierno del cambio».

De hecho, Netanyahu está invocando esa posibilidad con mensajes como el de hoy, que busca presionar a diputados de partidos derechistas del bloque opositor como Yamina o Nueva Esperanza, más afines a la ideología de su partido, el Likud, para que cambien de bando.

Según el pacto de coalición, el nuevo Ejecutivo se basaría en la rotación en la jefatura de gobierno: el ultranacionalista Naftali Benet, líder de Yamina, sería primer ministro los dos primeros años, y después sería remplazado por Lapid, que encabeza la formación centrista Yesh Atid, segunda fuerza en Israel con 17 escaños.

Aún así, Yamina no parece tener garantizado el apoyo de sus siete diputados: al menos uno de ellos, reticente al acuerdo, retiró hoy su firma de una petición del bloque opositor para hacer una votación el próximo lunes para escoger a un nuevo presidente del Parlamento.

Este cargo, que hasta ahora ostenta Yariv Levín, miembro del Likud y confidente de Netanyahu, es clave, ya que tiene la última palabra para decidir sobre la agenda parlamentaria y el día de la votación del nuevo gobierno.

Lapid instó ayer a Levín a convocar una sesión especial lo antes posible para llevar a cabo el juramento del nuevo Ejecutivo, algo que debe producirse en el plazo máximo de doce días desde que el líder centrista comunicó formalmente el pacto de gobierno, lo cual ocurrió ayer 2 de junio.

Morena y sus partidos aliados (PT-PVEM) mantendrían su mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones de este domingo, según la más reciente encuesta de Parametría.

La firma estimó que Morena obtendría 239 de los 500 escaños en la cámara baja, frente a los 253 que tiene actualmente. No obstante, Morena y sus aliados alcanzarían en conjunto 315 curules.

En esta nueva composición, el Partido del Trabajo (PT) tendría 31 espacios y el Partido Verde se quedaría con 45, siendo este su mayor crecimiento en su historia.

En tanto, Acción Nacional se estaría alistando para emerger como la fuerza opositora más fuerte con 77 escaños, seguido del PRI con 67 asientos y el PRD con 23 curules; Movimiento Ciudadano sumaría 18 espacios, con lo que la oposición sumaría un total de 167 diputaciones.

La encuesta de Parametría adelanta que Morena obtendrá el 40% de los votos en la elección para diputados federales, seguido del PRI con un 16% y del PAN con 15%. Movimiento Ciudadano y el PVEM obtendrían el 7% cada uno; mientras que el PT se quedaría con el 4% y el PRD con el 3%. Los partidos Encuentro Solidario y Fuerza por México se harían del 2% de los votos, y finalmente Redes Sociales Progresistas apenas alcanzaría el 1%.

El director de Parametría, Francisco Abundis, adelantó que es muy probablemente por primera vez la participación ciudadana rebasará el 50%, probablemente llegando al 55%.

«Con casi 95 millones de ciudadanos registrados (94 millones 700 mil) una participación media de 53% implica más de 50 millones de electores saliendo a las urnas. Cada punto porcentual serían 500 mil votos».

Por otro lado, según la encuesta de Reforma y Latinus, la coalición oficialista Morena-PT-PVEM obtendría entre 261 y 311 de los 500 escaños de la Cámara Baja. De conseguir este resultado, la coalición «Juntos Hacemos Historia» podría aprobar leyes y dar luz verde a los presupuestos, aunque no alcanzaría la mayoría calificada de 334 diputados para reformar la Constitución.

En contraste, la coalición opositora «Va por México», conformada por el PAN-PRI-PRD tendría entre 142 y 197 escaños, mientras que Movimiento Ciudadano (MC), no adscrito en ninguna de las dos coaliciones, funcionaría como partido bisagra con una bancada de entre 17 y 32 diputados.

En cuanto al voto por partido, Morena es el favorito con el 43% de preferencia, seguido del PRI (20%), el PAN (18%), el MC (7%), el PVEM (3%), las candidaturas independientes (3%), el PRD (2%) y el PT (2%).

Una tercera encuesta publicada este miércoles, fue la de El Financiero, que apunta que Morena y aliados atraerían el 46% de la intención del voto a nivel nacional, mientras que PAN-PRI-PRD captarían juntos el 44%.

 

Gráfico: Parametría vía Milenio

Una semana después de que los seguidores del presidente Donald Trump irrumpieran en el Capitolio, la Cámara de Representantes votará este miércoles para acusar al mandatario por su papel en lo que consideran un golpe a la democracia estadounidense y dejó cinco muertos.

El Congreso de Estados Unidos inició esta mañana los debates sobre la apertura de un nuevo juicio político (impeachment) al presidente Trump.

Se espera que la Cámara de Representantes vote la acusación formal alrededor de las 15:00 hora local, aunque el resultado está claro desde ahora, ya que los demócratas tienen mayoría en la Cámara baja.

Al menos cinco legisladores republicanos han dicho que se unirán a los demócratas para acusar a Trump por segunda vez, siete días antes de que deje el cargo y el presidente electo Joe Biden preste juramento el 20 de enero.

Una votación mayoritaria de la Cámara baja pondría en marcha un juicio en un Senado aún bajo control republicano, aunque no está claro si dicha instancia se celebraría a tiempo para sacar a Trump de La Casa Blanca.

Los demócratas avanzaron en una votación de juicio político después de que el vicepresidente Mike Pence rechazara un esfuerzo para persuadirlo de que invocara la 25 Enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituir a Trump.

«No creo que tal acción esté en el mejor interés de nuestra nación ni sea coherente con nuestra Constitución», dijo Pence en una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Pese a la carta, la Cámara aprobó una resolución ayer por la noche pidiendo formalmente a Pence que actúe. La votación final fue de 223-205 a favor.

Mientras, había indicios de que el control dominante de Trump sobre el Partido Republicano estaba comenzando a disminuir. Al menos cinco republicanos de la Cámara de Representantes, incluida Liz Cheney, miembro del equipo de liderazgo de su partido, dijeron que votarían por su segundo juicio político, una perspectiva que ningún presidente antes de Trump ha enfrentado.

«Nunca ha habido una traición mayor por parte de un presidente de Estados Unidos a su cargo y su juramento a la Constitución», dijo Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, en un comunicado. Trump «convocó a esta turba, reunió a la turba y encendió la llama de este ataque», agregó.

Otros cuatro congresistas republicanos, Jaime Herrera Beutler, John Katko, Adam Kinzinger y Fred Upton, dijeron que también respaldarán el juicio político. En una excepción a su procedimiento estándar, los líderes republicanos de la Cámara no instaron a sus miembros a votar en contra de la impugnación de Trump, diciendo que es un asunto de conciencia individual.