Tag

wef

Browsing

Latinoamérica irrumpió con fuerza esta semana en las mesas de la edición 53 del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, que este viernes llegó a su fin, y donde presidentes, emprendedores, activistas y ONG’s aprovecharon la atención mundial que atrae el evento para hacer oír su voz.

El WEF, que en los últimos años ha ido acrecentando la presencia latinoamericana, tuvo este año una cifra récord de 137 participantes de la región, según datos de la organización, con 16 países representados, 11 gobiernos y tres presidentes a los que se sumaron activistas, expertos o emprendedores.

Entre las participaciones más destacadas estuvieron las de la ecuatoriana Helena Gualinga, que junto a Greta Thunberg y otras dos activistas de su generación, lanzaron una petición contra las energías fósiles que en pocos días ya está a punto de alcanzar el millón de firmas.

Marina Silva, la ministra del Medio Ambiente de Brasil, que asistió a Davos a defender el proyecto del recién llegado presidente Lula da Silva tras los años del ultraderechista Jair Bolsonaro, al que acusó de «desmantelar» la política medioambiental del gigante latinoamericano.

«Brasil está de vuelta al protagonismo de la escena ambiental multilateral y volvió con el compromiso de la deforestación cero, con toda su contribución para enfrentarse al cambio climático», afirmó en uno de los debates.

Otra de las voces que se hicieron notar fue la de José Manuel Salazar-Xirinachs, nuevo secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), quien señaló el impacto que tendrán en la región en 2023 la inflación, el problema de la deuda o el cambio climático.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, acudió a Davos con una importante delegación de su gobierno y una agenda principalmente medioambiental, en la que considera que el capitalismo es incapaz de enfrentar la crisis climática.

«Si ese capitalismo no es capaz, o la humanidad se extingue con el capitalismo o la humanidad supera el capitalismo para poder vivir en el planeta», sentenció el mandatario.

En Broojula, Ana Paula Ordorica relata sus impresiones sobre lo sucedido en el WEF, y lo que pudo escuchar en la cobertura especial que hico del evento anual.

En el episodio de este viernes, nos presenta charlas exclusivas con distintos expertos, participantes del WEF, como el historiador de la Universidad de Stanford, Niall Ferguson; Ian Bremmer, fundador y presidente de Eurasia Group; Bill Owens, el productor ejecutivo del programa estelar de CBS NEWS, 60 minutes; Ricardo Hausmann, profesor de la Kennedy School en la Universidad de Harvard; el Secretario Ejecutivo de la CEPAL, José Manuel Salazar-Xirianchs; el columnista del Financial Times, Gideon Rachman, y con el único representante de gobierno de México presente en Davos, el gobernador de Nuevo León, Samuel García.

 

El presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF), Klaus Schwab, visitará México, tras la invitación del gobernador del estado de Nuevo León, Samuel García, el único político mexicano de alto perfil que asistió al evento anual en Davos.

El gobierno de Nuevo León, el principal estado industrial del país, informó en un comunicado de la futura visita de Klaus, pero no especificó la fecha.

Samuel García, gobernador de Movimiento Ciudadano (MC), aseguró que la entidad es vista en el mundo como la mejor del país para invertir.

“Nos apuntan en Davos (Suiza) como la mejor zona para invertir, lo que confirmó Klaus Schwab, el fundador de Davos; que ahorita que lo saludé me dijo que conoce muy bien Monterrey, Nuevo León”, compartió el mandatario estatal en referencia a la capital del estado, la segunda zona metropolitana más grande del país.

García remarcó que él invitó de forma personal al presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial para que visite Monterrey “y quedó de ir próximamente”.

Además, el gobernador también sostuvo una reunión con Ilan Goldfajn, el nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con quien abordó proyectos de infraestructura y desarrollo para el estado, que concentra algunas de las principales industrias de México.

El mandatario estatal, quien también es coordinador de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), concluyó su agenda de actividades en Davos.

En el evento participó en el panel “Water, Fire: Urban Risk and Resilience”, además de reunirse con directivos de empresas para atraer mayor inversión al estado.

El Tecnológico de Monterrey recibió una invitación para asistir a la edición 53 del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, Suiza, para participar con un grupo de Universidades que buscan abordar temas enfocados en contribuir al desarrollo educativo y tecnológico del mundo.

En entrevista para Broojula con Ana Paula Ordorica, David Garza Salazar, Presidente Ejecutivo y Rector del Tecnológico de Monterrey, resaltó la presencia de la institución, como la única Universidad de Latinoamérica presente en Davos.

Este grupo de 20 Universidades de 17 regiones del mundo, se reunieron con el Presidente Ejecutivo de WEF, Klaus Schwab, con quien abordaron el rol y la importancia de la educación en la transformación mundial.

Garza Salazar participó en mesas enfocadas en la transición a la digitalización y la brecha digital, ante un panorama donde millones de ciudadanos no están conectados y que no tienen acceso a las nuevas tecnologías.

En la EDISON Alliance, que encabeza el CEO de Verizon Wireless y que contó con el acompañamiento de la ONU, se habló de cómo se puede avanzar para que, al 2025, mil millones de personas que hoy en día no están conectadas y no tienen acceso a servicios de educación, salud y financieros, puedan tenerlos.

Si bien el principal problema en este reto es el acceso a estas tecnologías, la EDISON Alliance busca lograr una sinergia entre los distintos sectores para enfrentar a los obstáculos actuales. Garza Salazar indicó que la iniciativa se fundó hace apenas dos años, y a la fecha se ha logrado que 450 millones que no tenían acceso a las tecnologías ya estén conectadas.

El Presidente Ejecutivo del Tecnológico de Monterrey reveló que ejecutivos del Foro Económico Mundial tiene un interés específico en que, en México, en particular en Nuevo León, se pueda instalar un centro enfocado en temas de manufactura avanzada y cadenas de valor.

En ese sentido destacó el papel del Tecnológico de Monterrey como un actor relevante para concretar dicho proyecto, en el que además del sector educativo, tendrían participación el sector empresarial y el gobierno.

Sobre cómo explicar que sea el Tecnológico de Monterrey y no otra Universidad en México la que esté llamada a esta iniciativa, el rector así lo explicó:

 

Respecto a cuáles son las conclusiones que saca de la edición 53 del WEF, David Garza Salazar aseguró que hay grandes oportunidades para México, específicamente por las dos nuevas transformaciones que se vislumbran a nivel global: la transformación digital y la transformación hacia las energías limpias, que involucra negocios, empresas, gobiernos y ciudades sustentables.

También apunta como ventanas de oportunidad para México, el tema de la reconfiguración de las cadenas de suministro y la escasez de talento que se tiene a nivel global y de la cual nuestro país podría sacar provecho:

Davos, Suiza. Como cada año, enero arranca con el Foro Económico Mundial en este pueblo remoto de los Alpes al que además de converger mentes brillantes, llegan millonarios, billonarios y la crema y nata de la política.

Davos lleva 53 ediciones y en esta el lema es ‘Cooperación en un mundo fragmentado’. Se da en un ambiente en el que se respira ansiedad ante las crisis permanentes a las que se enfrenta el mundo: perma-crisis. Si no es el ataque a la democracia en un país, como sucede en Brasil, es la continua guerra en otro, como es Ucrania, que está a menos de 2 mil kilómetros de estas montañas.

El significado de la guerra de Putin se siente. Ayer habló la Primera Dama del país, Oleana Zelensky, urgiendo a los países europeos a hacer más por Ucrania para que concluya esta guerra. En otra de las mesas a las que atendí se habló sobre las amenazas a la democracia que viven distintos rincones del mundo. Ya afuera de ese salón me topé con Arancha González Laya, la Decana de la escuela de Relaciones Internacionales de Paris, platicando con un joven de Venezuela que está construyendo la estrategia opositora a Maduro que ya Juan Guaidó simplemente no entregó. A ellos se les acercó nada más y nada menos que Sviatlana Tsikhanouskaya, la mujer que encabeza la oposición al gobierno de Bielorusia.

Tsikhanouskaya ganó las elecciones de su país en agosto del 2020 pero el actual dictador, Aliaksandr Lukashenka, simplemente se ha negado a reconocer su derrota.

La posibilidad que da Davos para que dos líderes opositores de países tan diferentes puedan conversar es lo que le da valor a este Foro. Sí, el mundo atraviesa por una perma-crisis, pero sin este tipo de encuentros difícilmente se podría lograr romper las inercias que lleven a sus soluciones.

Ediciones pasadas del Foro Económico Mundial han llevado a la creación de organismos como el G20 (1998) o alianzas importantes como Gavi (2000) que veinte años después resultó sumamente importante para la distribución de vacunas en el mundo golpeado por COVID.

Este año veo dos grandes temas en las mesas de discusión. El primero es ¿qué futuro tiene la globalización? Sabemos que la pandemia rompió las cadenas de suministro y que la guerra en Ucrania ha generado una Europa que no quiere depender más de los energéticos rusos. Pero también es evidente que no se puede regresar a ese mundo en el que cada país producía todo por sí mismo. La interdependencia es irreversible. Entonces ¿cómo va a dibujarse una nueva globalización? Lo más probable es que veamos varios bloques de países y no el mundo bipolar de La Guerra Fría, ni el unipolar que le siguió con Estados Unidos como hegemón.

El otro gran tema es la innovación. Por mucho que veamos y suframos los efectos de las redes sociales en nuestras sociedades, la respuesta que veo en la mesa es más innovación y no menos. Innovación desde para combatir el cambio climático hasta para lograr disminuir las desigualdades.

Por más que se critique que el Foro se lleve a cabo en este sitio remoto al cual llegan en sus aviones privados la crema y nata de la política y economía global, Davos sigue siendo el lugar que marca una agenda relevante para el resto del mundo, para el resto del año.

Columna completa en El Universal

La guerra en Ucrania, la apertura comercial de China y el futuro de Brasil, centraron este martes el arranque formal del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, que reúne cada año en Suiza a la élite económica y política mundial.

Casi un año después de la invasión rusa de Ucrania y pocos días después del bombardeo de un edificio residencial que dejó al menos 40 muertos, la guerra estará muy presente, con una importante delegación ucraniana y una intervención a distancia del presidente Volodimir Zelenski.

La primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, entregó hoy cartas de su esposo, Volodímir Zelenski, dirigidas a varios líderes políticos, entre ellos el presidente de China, Xi Jinping; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de Suiza, Alain Berset.

Zelenska ha sido una de las principales oradoras de la primera jornada de sesiones del Foro, que confirmó su presencia sólo en las últimas horas por razones de seguridad.

En su intervención, la primera dama puso énfasis en la necesidad de actuar con unidad para poner fin a la agresión militar de Rusia contra su país y encontrar «una fórmula para la paz».

Suiza rompió su tradicional neutralidad ante la guerra en Ucrania y se sumó a las sanciones de la Unión Europea contra Rusia, pero mantiene su negativa a permitir que países a los que ha vendido armas las transfieran a Ucrania.

Ante un auditorio de líderes políticos, empresariales y de negocios repleto, Zelenska advirtió que Rusia no se limitará a Ucrania en la persecución de sus ambiciones y que el siguiente paso será «ir a por otros».

No obstante, enfatizó que «su influencia combinada es más grande que los desafíos» y que solo con unidad la paz podrá retornar.

En este sentido, les invitó a explicar cómo el mundo puede alcanzar objetivos comunes, como por ejemplo la neutralidad climática, si no es capaz de detener los ataques de artillería contra los civiles en Ucrania.

Aunque Rusia sigue totalmente ausente del foro, a la distancia, el vicepresidente de Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, calificó de «vergüenza» que el Foro de Davos debata el suministro de tanques a Ucrania.

«¡Qué vergüenza!, por no decirlo más fuerte. En ruso hay una palabra mucho más contundente… en el Foro de Davos debaten el suministro de tanques a Ucrania», escribió Medévedev, presidente de Rusia entre 2008 y 2012, en su cuenta de Telegram.

«Allí ese Duda polaco (por el presidente de Polonia, Andrzej Duda) dijo que reúne una coalición de países occidentales para suministrar tanques a Kiev», señaló el exmandatario, que añadió que «antes en Davos se hablaba de otras cosas».

Médvédev indicó que por lo visto en Davos «confían en que la ‘coalición de tanques’ acercará la esperada partición de Ucrania por los ‘psheki'», palabra rusa despectiva para referirse a los polacos.

Paralelamente, hay una importante presencia china en Davos tras el fin de las estrictas restricciones sanitarias de Pekín por el COVID.

Era muy esperado el discurso del viceprimer ministro Liu He, que dirigió las negociaciones durante la guerra comercial con Estados Unidos, y podría ahora relanzar la apertura comercial del gigante asiático al mundo.

El funcionario chino, el de más alto rango en asistir a una edición del WEF, pidió poner fin a la «mentalidad de Guerra Fría» y reiteró la oposición de Pekín al «unilateralismo y el proteccionismo».

El viceprimer ministro también expresó su preocupación por los «efectos secundarios» para los países emergentes y en desarrollo de las subidas de tasas de interés de los principales bancos centrales.

«Pedimos que los grandes gobiernos presten más atención a los efectos secundarios de sus aumentos de tasas en los países emergentes y en desarrollo, para no cargarlos con más deuda o riesgos financieros», declaró el funcionario chino.

Añadió que China estaba «dispuesta a trabajar con todas las partes para encontrar soluciones a los problemas de deuda de algunos países en desarrollo».

También enfatizó que China ha logrado mantener la estabilidad financiera general, y adelantó que se está elaborando la Ley de Estabilidad Financiera.

Otro de los países que tomó notoriedad este martes en el WEF, fue el nuevo gobierno en Brasil, que está representado en Davos por dos ministros, que prometieron reforzar la democracia, tras el asalto del 8 de enero que puso en jaque sus instituciones, y equilibrar las cuentas públicas tras la presidencia de ultraderechista Jair Bolsonaro.

«No es confortable para ningún gobierno tener una oposición extremista» reconoció el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, que participó junto a la ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, en una sesión dedicada a la «nueva hoja de ruta» del gigante latinoamericano.

Ambos están en Davos para representar al gobierno del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva y buscar inversiones, en un contexto delicado para el gigante latinoamericano.

Latinoamérica vuelve a tener protagonismo en Davos con la presencia de los presidentes de Colombia, Ecuador y Costa Rica, además de representantes de Perú y República Dominicana, entre otros países de la región.

El foro mundial, que se celebra desde 1971 y simboliza para muchos los excesos del capitalismo globalizado. Pero, ¿Qué hay detrás del Foro Económico Mundial y qué oportunidades representa para el avance mundial? Ana Paula Ordorica platica con el periodista Carlos Mota sobre la edición 53 del Foro.

El Foro Económico Mundial (WEF) está de regreso con su primera reunión presencial desde 2020, en la ciudad alpina suiza de Davos, donde los líderes mundiales, buscan soluciones a las divisiones políticas en un mundo polarizado, apuntalar una economía afectada  y abordar las preocupaciones sobre el cambio climático, entre muchas otras cosas.

En las sesiones de la 53ª edición, que iniciaron hoy pero que en los hechos arrancarán de lleno mañana, se abordarán temas tan diversos como el futuro de los fertilizantes, el papel del deporte en la sociedad, el estado de la pandemia de COVID-19 y mucho más.

Se esperan cerca de 600 directores ejecutivos y más de 50 jefes de Estado o de gobierno, aunque como suele suceder año con año, no hay claridad sobre cuántas acciones concretas puedan cerrarse en este evento de élite.

De vuelta en la nieve por primera vez desde la pandemia y sólo ocho meses después de una sesión de primavera de 2022, el evento contará con la presidenta de la Comisión de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, el enviado climático de Estados Unidos, John Kerry, y los nuevos presidentes de Corea del Sur, Colombia y Filipinas.

El viceprimer ministro chino, Liu He, estará en la reunión el martes, un día antes de su primera reunión con su homóloga estadounidense, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en Zúrich. Yellen no estará en Davos.

Tampoco estarán el presidente estadounidense Joe Biden, el presidente chino Xi Jinping, el primer ministro británico Rishi Sunak, el primer ministro indio Narendra Modi y el presidente francés Emmanuel Macron. Y el presidente ruso Vladimir Putin, por supuesto.

La primera dama ucraniana, Olena Zelenska, hablará el martes desde Davos, mientras que su esposo, el presidente Volodymyr Zelenskyy, dará un discurso remoto el miércoles.

Un tema climático importante que surge de las sesiones del panel del foro es la transición energética de los combustibles fósiles a la energía limpia. El ex vicepresidente estadounidense Al Gore hablará sobre la descarbonización, los esfuerzos para crear infraestructura de energía limpia y garantizar una transición equitativa.

En temas medioambientales, según un informe publicado hoy por el WEFA, el costo medio anual de los incendios forestales en todo el mundo asciende a 50,00 millones de dólares.

La organización advierte que los incendios forestales contaminan cada año la atmósfera con seis millones de toneladas de dióxido de carbono, más del doble que los combustibles fósiles emitidos por la Unión Europea en todo el año 2020.

Esta semana, Broojula se realizará desde el Foro Económico Mundial. Ana Paula Ordorica se encuentra desde Davos, desde donde compartirá con los escuchas de Broojula, los detalles más relevantes del evento.

Los conflictos y las tensiones geoeconómicas han desencadenado una serie de riesgos a nivel mundial estrechamente interconectados, de acuerdo con el ‘Reporte de Riesgos Globales 2023’ difundido hoy por el Foro Económico Mundial (WEF).

Entre los riesgos aparecen la escasez en el suministro energético y de alimentos, que advierte probablemente persista durante los próximos dos años, así como los elevados aumentos del costo de la vida y del servicio de la deuda.

Al mismo tiempo, estas crisis podrían socavar los esfuerzos para hacer frente a los riesgos a más largo plazo, especialmente aquellos relacionados con el cambio climático, la biodiversidad y la inversión en capital humano.

En las conclusiones del Reporte se alerta que el plazo para actuar frente a las amenazas más críticas a largo plazo se está agotando rápidamente y que es necesaria una acción concertada y colectiva antes de que los riesgos alcancen un punto de inflexión.

El reporte, elaborado en colaboración con Zurich Insurance Group y Marsh McLennan, se basa en las opiniones de más de 1,200 expertos en riesgos mundiales, encargados de formular políticas y líderes de la industria.

En la actualidad, la pandemia mundial y la guerra en Europa han vuelto a poner en primer plano las crisis energética, inflacionaria, alimentaria y de seguridad. Estas generan riesgos conexos que predominarán durante los próximos dos años: el riesgo de recesión; el creciente sobreendeudamiento; una crisis continua del costo de vida; las sociedades polarizadas como consecuencia de la desinformación; la interrupción de las medidas oportunas para combatir el cambio climático; así como una guerra geoeconómica de ganadores y perdedores.

El documento indica que amenos que el mundo empiece a cooperar más eficientemente en torno a la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo, en los próximos 10 años se producirá un calentamiento global constante y un colapso ecológico.

Además del cambio climático, los desastres naturales, la pérdida de biodiversidad y la degradación ambiental representan cinco de los 10 principales riesgos; específicamente la pérdida de biodiversidad se considera uno de los riesgos mundiales que se agravarán más rápidamente en la próxima década.

Al mismo tiempo, el liderazgo basado en las crisis y las rivalidades geopolíticas podrían generar aflicción social a un nivel sin precedentes, a medida que desaparecen las inversiones en salud, educación y desarrollo económico, deteriorando aún más la cohesión social.

Por último, las crecientes rivalidades no sólo entrañan el riesgo de un mayor armamentismo geoeconómico, sino también de una remilitarización, especialmente a través de nuevas tecnologías y actores corruptos.

Precisa que en los próximos años, los gobiernos se verán obligados a hacer concesiones en torno a inquietudes incompatibles en materia de sociedad, medio ambiente y seguridad.

El reporte llama a los líderes para que tomen medidas de forma colectiva y decidida, equilibrando las perspectivas a corto y largo plazo. Además de las medidas urgentes y coordinadas para combatir el cambio climático, el reporte recomienda hacer esfuerzos conjuntos entre países, así como la cooperación público-privada para fortalecer la estabilidad financiera, la gobernanza tecnológica, el desarrollo económico y la inversión en investigación, ciencia, educación y salud.

El Foro Económico Mundial (WEF), que celebra la próxima semana la 53 edición de su reunión anual, anunció hoy una asistencia récord de líderes políticos, de la economía y de los negocios, que se reunirán en Davos, Suiza.

El título «Cooperación en un mundo fragmentado» elegido para la reunión de este año, busca ofrecer las bases para buscar soluciones a las crisis económica, energética y de alimentos que se están dando simultáneamente, según los organizadores.

«Para resolver las causas profundas de la pérdida de confianza, necesitamos reforzar la cooperación entre gobiernos y el sector privado, creando las condiciones para una recuperación fuerte y durable», dijo el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab.

El WEF indicó que este año contará con la participación presencial de 2,700 líderes de todos los países, entre los que destacó la presencia de los presidentes de Colombia, Gustavo Petro; de España, Pedro Sánchez; de Filipinas, Ferninand Marcos; de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, además del canciller alemán Olaf Scholz, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

También asisten la primera ministra de Finlandia; el presidente de Corea del Sur; el primer ministro de Grecia; el primer ministro de Bélgica; el presidente de Costa Rica; el presidente de Nigeria; el presidente de Ecuador; el primer ministro de Croacia, entre otros.

Por el momento, de México, se desconoce quién integrará la comitiva, aunque se espera que pueda estar encabezada por el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

En total, la organización indicó que tendrá medio centenar de jefes de Estado y de gobierno, de los cuales una treintena serán europeos, lo que refleja las tensiones que afronta el continente por situaciones como la guerra en Ucrania y la inflación.

La economía centrará gran parte de los debates, lo que explica una presencia masiva de ministros de economía, finanzas o comercio, y de una veintena de gobernadores de bancos centrales.

El WEF dijo que también habrá una presencia significativa de Asia y, en particular, una «delegación de alto nivel» de China, sin precisar aún su composición.

«Hay mucho que está en juego en la economía global, sobre todo la forma de evitar una recesión global», explicó Schwab en una conferencia de prensa para presentar el programa de la reunión anual, que cada año marca el inicio de la agenda política y de negocios internacional.

La economista y miembro de la directiva del Foro, Saadia Zahidi, dijo que una de las discusiones centrales girarán en torno a la prosperidad y la forma correcta de repensar el crecimiento y las inversiones, «y que no tiene que ser cómo los hemos visto en el pasado, que dañan el medio ambiente y afectan negativamente a la gente».

El Foro aseguró que pondrá un énfasis especial en la igualdad de género, en la equidad racial y en la diversidad geográfica a lo largo de la semana de discusiones.

Un año después de haber sido reconocido por medio centenar de países como presidente encargado de Venezuela, el opositor Juan Guaidó apareció este jueves en el Foro Económico Mundial (WEF) que se celebra en Davos, Suiza.

Ahí, el líder venezolano pidió a los líderes mundiales ayuda contra la «dictadura» de Nicolás Maduro y aseguró que «solos no podemos».

«Hoy, y por eso estamos aquí, solos no podemos. Nos enfrentamos a un conglomerado internacional, criminal y necesitamos de su ayuda», dijo Guaidó. «Europa, el Grupo de Lima, Estados Unidos, estamos todos reunidos para lograr una elección libre, real, transparente. Nos hemos movilizado una y otra vez, lo vamos a seguir haciendo», añadió.

Su visita a Davos coincide con el primer aniversario de su autoproclamación como presidente encargado de Venezuela, el 23 de enero de 2019 en Caracas.

En su discurso, Guaidó dibujó un panorama sombrío para Venezuela, que enfrenta según él, una tragedia sin precedentes. «Venezuela no es un país en guerra. No oímos las bombas, pero sentimos el llanto, el dolor de las madres», aseguró.

También denunció que el país está en manos de un «conglomerado criminal» donde actúan grupos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia y del Hezbolá.

Violando una prohibición para salir de su país, Guaidó viajó esta semana a Colombia, y desde allí a Europa. El líder opositor venezolano mantuvo encuentros con responsables británicos en el Reino Unido y representantes europeos en Bruselas.

La imposibilidad de desplazar a Maduro del poder hizo caer la popularidad de Guaidó, un ingeniero de 36 años, de 63% a 38.9% en 12 meses, según la encuestadora venezolana Datanálisis. El líder opositor ha tratado de revitalizar las protestas contra Maduro, pero sus llamados han tenido débil respuesta, con cientos de manifestantes frente a las decenas de miles que movilizó un año atrás.

La organización no gubernamental Oxfam International reveló hoy que en América Latina y el Caribe, 20% de la población concentra 83% de la riqueza, con 104 milmillonarios a la fecha respecto de las 27 personas que había en el año 2000.

A ese dato se agrega que cifras del recién terminado 2019, en las que afirman que 66 millones de personas, 10.7% de la población latinoamericana y caribeña, vivía en extrema pobreza, recordó la ONG, con apoyo de datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

En el informe se indica que 2,153 milmillonarios poseen más riqueza que 4,600 millones de personas, es decir el 60% de la población global. En el caso de México, las seis personas más ricas tienen más riqueza que el 50% más pobre.

La desigualdad en el mundo llegó a «un nivel escandaloso», señaló la ONG al difundir este lunes su informe «Tiempo para el cuidado» a un día de la apertura del Foro Económico Mundial que año con año se celebra en la ciudad alpina de Davos, Suiza.

En la última década el número de milmillonarios se ha duplicado, por lo que se necesitan políticas contra la desigualdad aunque muy pocos gobiernos se han comprometido a adoptarlas, estableció Amitabh Behar, director ejecutivo de Oxfam.

El estudio acusa que el actual modelo es sexista y profundiza la crisis de desigualdad, pues permite a la élite acumular vastas fortunas especialmente a costa de las mujeres y niñas en situación de pobreza.

«Los gobiernos han generado esta crisis de desigualdad y ahora deben tomar medidas para resolverla», subraya el estudio que también enfatiza la necesidad de «construir una economía más humana que funcione para todas las personas y no únicamente para unos pocos afortunados».

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, anunció que no asistirá a la reunión anual del Foro Económico Mundial que se realizará en Davos, Suiza, entre el 22 y el 25 de enero, debido a que no puede desatender su trabajo en el país.

En la conferencia de prensa de este martes desde Palacio Nacional, AMLO declaró que serán los servidores públicos de Hacienda los que decidan quién acudirá a esa reunión.

«Van a ser los servidores públicos de Hacienda los que van a decidir, yo no puedo salir, no solo por esto, sino porque tengo que echar a andar todo el Gobierno en estos meses de inicio, no me puedo despegar del trabajo aquí en la ciudad y en el país”, dijo.

En su página de internet, el Foro Económico Mundial informa que la reunión anual es la única que concentra a los líderes de la sociedad global. Jefes de Estado y miembros de más de 100 gobiernos, altos ejecutivos de las mil empresas más importantes del mundo, líderes de organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, líderes culturales y sociales, y las voces disruptivas de los Young Global Leaders, Global Shapers y Technology Pioneers del Foro se reúnen a principios de cada año para definir prioridades y dar forma a las agendas globales, industriales y regionales.

La participación en el Foro Económico Mundial de Davos es solo por invitación y reservada para los miembros de las comunidades del Foro.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), informó sobre el balance de su titular en el 48 Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, Suiza, y en los cuales José Antonio González Anaya, participó en diversos paneles y sostuvo reuniones con diversos actores ante quienes destacó las perspectivas de la economía mexicana.

 

 

Informó que durante sus encuentros, González Anaya resaltó las fortalezas de la economía mexicana, entre ellas las 13 reformas estructurales en los sectores más importantes que impulsó el Presidente Peña Nieto y que aseguró «han tenido recuperación de los precios del petróleo y la estabilidad de los mercados financieros locales».

 

Como parte de los resultados de la reforma financiera, González Anaya resaltó un aumento en la penetración del sector financiero equivalente a 4 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) y un incremento en el número de contribuyentes de alrededor del 50%, entre otros avances importantes.

 

Detalló que en las últimas semanas mejoró la expectativa de crecimiento para México, tanto para el cierre del 2017 como para el 2018, gracias en buena parte a la conducción macroeconómica que la actual administración ha hecho en los últimos años y a la implementación de las reformas estructurales.

 

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aterrizó esta mañana alrededor de las 10:19 horas (hora local), en el Aeropuerto Internacional de Zúrich, Suiza desde donde partió en helicóptero hacia Davos, para integrarse al Foro Económico Mundial (WEF).

 

La llegada de Trump a Davos ha provocado grandes expectativas, pues a pesar de que se ha anunciado un mensaje a favor del multilateralismo y el libre comercio, el magnate acude dispuesto a defender su lema de America first (América primero).

 

 

La agenda de Trump contempla esta misma tarde su primer encuentro bilateral con la Primer Ministro de Reino Unido, Theresa May. Más tarde se reunirá con Benjamin Netanyahu, Primer Ministro de Israel.

 

Previo a su llegada, el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, aseguró que Estados Unidos es el país «menos proteccionista del mundo».

 

El discurso de Ross buscaba convencer a los líderes políticos y empresarios de la actitud de apertura y partidaria del libre comercio del presidente de Estados Unidos. Al igual que Ross, el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el Consejero en Asuntos de Seguridad Nacional, contra terrorismo y ciberseguridad, Thomas Bossert se reunieron con los medios internacionales como parte de la campaña «pro-Trump».

 

Todos reiteraron que la agenda del Presidente Trump en Davos está repleta de reuniones bilaterales, «es más partidario de bilaterales que de multilaterales».

Con información de Reforma / Foto: Twitter

Durante su participación en el Foro Económico Mundual (WEF), de Davos, Suiza, el presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró a los líderes económicos y políticos presentes que «Francia está de vuelta».

 

 

«Francia está de vuelta en el corazón de Europa», aseguró en inglés Macron en un esperado discurso, en el que dijo que seguiría en la senda de las reformas y que no tiene miedo de arriesgarse. Las declaraciones se produjeron en el marco de la presentación que realizó de sus políticas de gobierno y los avances que su país ha tenido.

 

La participación de Macron en Davos era una de las más esperadas, debido a que es la primera vez que el mandatario visita el Foro luego de asumir el poder de su país. Misma situación que sucede con el mandatario estadounidense, Donald Trump, a quien la cadena CNN asegura fue Macron quien lo instó a participar en la edición de este año del WEF.

 

La tarde de ayer el presidente Donald Trump invitó a Macron a la Casa Blanca, aunque aún no se revela la fecha en que se producirá dicha visita. Con esta invitación, Macron será protagonista de la primera «visita de Estado» organizada por el mandatario estadounidense desde su llegada al gobierno hace un año.

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

De acuerdo con el nuevo informe de Oxfam publicado este lunes, el 82% de la riqueza mundial generada durante el pasado año fue a parar los bolsillos del 1% más rico de la población mundial, mientras el 50% más pobre  (3,700 millones de personas) no se benefició lo más mínimo de dicho crecimiento.

El informe llega a un día de que inicie el la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde se reúne las élites políticas y empresariales.

 

 

El informe pone en evidencia cómo la economía mundial posibilita que los más ricos sigan acumulando grandes fortunas, mientras que cientos de millones de personas deben luchar todos los días para sobrevivir con salarios de pobreza.

 

Oxfam señaló que desde el año 2010, la riqueza de la élite económica ha crecido un promedio de 13% al año; seis veces más rápido que los salarios de las personas trabajadoras que apenas han aumentado un promedio anual del 2%. «Entre marzo de 2016 y marzo de 2017 se produjo el mayor aumento de la historia en el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones de dólares, con un nuevo milmillonario cada dos días».

 

El informe de la organización señala los principales motivos por los que las ganancias de accionistas y altos directivos se incrementan, a expensas de las condiciones laborales y salarios de los trabajadores. Entre ellos destaca la erosión de los derechos de las personas trabajadoras, la excesiva influencia de las grandes empresas en la formulación de políticas públicas y el apremio constante de las empresas por minimizar los costes para, así, maximizar los beneficios de los accionistas.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional,señaló que «el boom de los milmillonarios no es signo de una economía próspera, sino un síntoma del fracaso del sistema económico. Se explota a las personas que fabrican nuestras ropas, ensamblan nuestros teléfonos y cultivan los alimentos que consumimos para garantizar un suministro constante de productos baratos, así como engrosar los beneficios de las empresas y sus adinerados inversionistas».

El Foro Económico Mundial (WEF) presentó este jueves el Informe Global de la Brecha de Género 2017 en el que señala que, en general, el 68 % de la brecha de género global se ha cerrado, aunque representa un ligero retroceso desde 2016 y 2015, cuando la brecha fue de 68,3 % y 68,1 % respectivamente.

 

El organismo indicó que detrás del retroceso, los rubros en que se presenta una mayor brecha de género son: educativos, salud y supervivencia, oportunidades económicas y empoderamiento político. Estas dos últimas áreas son particularmente preocupantes porque ya tienen las brechas más grandes y, hasta este año, registraban el progreso más rápido.

 

El WEF puntualizó que al ritmo actual, la brecha de género global tomará 100 años para cerrarse, en comparación con los 83 años que se calculaban hasta el año pasado. En cuanto al rubro laboral, la brecha de género seguirá abierta durante 217 años más.

 

De los 144 países calificados, más de la mitad han mejorado su puntaje en los últimos 12 meses. México se posicionó en el lugar 82, lo que representa una caída de 15 lugares respecto a la posición alcanzada el año pasado.

 

 

Con la información revelada por el WEF, se señala que México reabre su brecha de género en materias de salud y experimenta una disminución en la igualdad salarial para trabajos similares.

 

«La desigualdad de género priva al mundo de un enorme recurso de talento sin explotar en un momento en que es tan importante para abordar los enormes desafíos y las fuerzas disruptivas que enfrentamos. Superar los prejuicios, invisibles o no, que nos impiden cerrar la brecha de género representa un imperativo tanto económico como moral», dijo Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.