Sin que se haya hecho público hasta el momento, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Tramo 5 Sur del Tren Maya, lo que derivó en una suspensión definitiva que impedía que las obras avanzaran.

El resolutivo no se ha hecho público, ya que forma parte de las pruebas que Fonatur presentó ante el Juzgado Primero de Distrito para el desahogo de la audiencia del próximo viernes 1 de julio.

Fue el pasado martes 21 de junio cuando la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Semarnat entregó la resolución, que se dio en tiempo récord.  La autorización condicionada de la MIA en apenas 35 días desde que se presentó el expediente.

De acuerdo a Milenio, una parte de la resolución señala que se determinó que el proyecto del Tren Maya “es ambientalmente viable, por lo tanto, ha resuelto autorizarlo de manera condicionada”, esto en referencia a la Manifestación de Impacto Ambiental.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) presentó la autorización de la MIA ante el Juzgado Primero de Distrito, pues se tiene programado para este viernes 1 de julio que el juez Adrián Fernando Novelo Pérez se pronuncie sobre la suspensión definitiva que impide por el momento que las obras del Tren en este tramo continúen.

Recordemos que el tramo 5 sur del Tren Maya va de Playa del Carmen a Tulum, y las obras se encuentran detenidas desde el pasado 18 de mayo. Posterior a otorgarse la suspensión, Fonatur impugnó el fallo.

El juez definirá este viernes si permiten que se retomen las obras o se mantienen suspendidas.

El diario Excélsior reportó previamente que desde el pasado miércoles, Fonatur informó a través de sus representantes legales que el proyecto ya contaba con la MIA del Tramo 5 Sur, sin embargo no se había confirmado, debido a que Semarnat no ha hecho pública ninguna información al respecto,

Fue el juez primero de distrito en Yucatán quien concedió la suspensión definitiva al reconocer que la construcción no contaba con la Evaluación de Impacto Ambiental, un requisito oficial que tenía que estar listo antes de haber iniciado la obra, por lo que consideró que “existe el peligro inminente que se ejecuten obras con daños irreversibles”.

Desde antes del arranque de las obras del Tren Maya, en junio de 2020, algunas organizaciones civiles presentaron recursos legales contra su construcción. En los últimos meses, activistas y actores crearon la campaña “Selvame del Tren” que pide al gobierno suspender el tramo 5, que va de Playa del Carmen a Tulum, por haber generado la tala de miles de árboles y contaminación a ríos subterráneos.

El presidente López Obrador ha asegurado que su gobierno enfrentaría los amparos en contra de la construcción del tramo 5 del Tren Maya y acusó a «pseudoambientalistas» de promoverlos. Además, ha defendido el decreto que permite que se siga construyendo el Tren Maya sin que haya Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) pues ha dicho que es legal y está validado por la autoridad judicial.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario