Tag

tren maya

Browsing

De acuerdo con EL UNIVERSAL, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) presentó ayer ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Manifestación de Impacto Ambiental, modalidad Regional (MIA-R) para el Tramo 5 Sur del Tren Maya, con el fin de evaluar el proyecto.

El diario señala que la dependencia federal dio a conocer el resumen ejecutivo y la MIA, en donde aparecen los logotipos del Conacyt, INECOL y Fonatur, pese a que no se les menciona como instituciones a cargo del estudio de impacto ambiental. Los nombres de los responsables fueron omitidos bajo pretexto de preservar los datos personales.

En los documentos se reconoce que las obras del Tramo 5 Sur del Tren Maya, que va de Playa del Carmen a Tulum, afectará una superficie total de 516,758 hectáreas, con impactos calificados como severos y críticos, incluidos cenotes, algo que se había negado, incluso en voz del presidente López Obrador.

Se menciona que en el trazo actual hay selva mediana, vegetación secundaria, manglar y tular, así como suelos kársticos y flujos subterráneos.

Entre los impactos “adversos moderados” se indica que habrá afectaciones al sistema kárstico en zonas de riesgo y puntos críticos; a la integridad física de los cenotes y daños al suelo. Como impactos “adversos críticos” se mencionan alteraciones del flujo local, procesos de compactación que cambien la permeabilidad del sitio y modificación de infiltración por la remoción de la vegetación y cambio de permeabilidad del suelo. También se señala la pérdida de la cobertura vegetal en 485,476 hectáreas por desmonte.

Como daños “severos”, se menciona la afectación de individuos de especies de flora y fauna en alguna categoría de riesgo en la Norma Oficial Mexicana 059, por el uso de maquinaria; la alteración al paisaje; la modificación del uso del suelo; la alteración de sitios naturales o monumentos en yacimientos arqueológicos. Entre los impactos “irrelevantes”, se señala la reducción de la disponibilidad de agua subterránea.

Como impactos “benéficos”, se menciona la creación de empleos y el mejoramiento y renovación de la infraestructura. Recordemos que la MIA debió presentarse antes de iniciar las obras, que según diversas asociaciones y activistas, ya se ha devastado la selva.

En los documentos entregado, Fonatur señala que se tiene previsto gastar 31 millones 501 mil 606 pesos en la construcción del Tramo 5 Sur del Tren Maya.

El Tribunal Colegiado en Materias de Trabajo y Administrativa del Decimocuarto circuito, con sede en Mérida, Yucatán, confirmaron este viernes la suspensión provisional que había sido otorgada por un juez contra la construcción del tramo 5 del Tren Maya.

Por unanimidad, los magistrados indicaron que su decisión de confirmar la medida se debía a que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), instancia encargada de la obra, no cuenta con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que la ley exige.

Con ello, se declararon infundados los argumentos de Fonatur, quien buscaba se revirtiera la medida, que hace unas semanas, el Juzgado Primero de Distrito en Yucatán otorgó.

Así, la resolución del Tribunal fue que quedaba suspendido «cualquier acto que tenga como finalidad la continuación de la construcción del Tramo Cinco Sur del Tren Maya, de modo que no se permita la ejecución de obras relacionadas con su construcción, infraestructura, remoción o destrucción de la biodiversidad del terreno o cualquier otra actividad que implique su ejecución”.

El tramo 5 Sur del Tren Maya es el que va de Playa del Carmen a Tulum, y que es el que mayor critica y resistencia ha generado al gobierno federal.

Recordemos que las obras del proyecto pudieron iniciarse gracias a una autorización provisional que se dio a partir del acuerdo que el gobierno federal publicó en noviembre pasado, por el cual catalogó a las obras de infraestructura como de interés público y seguridad nacional, lo que permitía que las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal autorizar los proyectos y que así no se detuvieran las obras.

Foto: Twitter @gchristy65

Dice el presidente López Obrador que todo está en orden en la construcción del Tren Maya. Todo menos un pequeño detalle que confirmó que falta la Secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores: la manifestación de impacto ambiental, mejor conocida como la MIA. Como no se tiene la MIA, están avanzando en la obra con permisos ambientales provisionales y esto es un problema muy grave.

La MIA no es un mero trámite. Es un documento que determina la viabilidad o no de que lo que dañe un proyecto de construcción pueda ser reparado y, de ser así, en dónde. En este caso, en el tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, la obra requiere talar 300 mil árboles. Algunos ya han sido retirados y por eso tenemos las fotografías de la selva verde, tupida de vegetación, pero partida por una línea café que es la zona en la que ya no hay árboles, una recta por donde se pretende que pase el Tren.

Cuando el presidente dice que no nos preocupemos por lo que están talando porque en otra parte están sembrando más árboles, o nos está queriendo dar atole con el dedo o no entiende qué es la MIA.

Sin este documento la viabilidad ambiental no solo del Tren Maya, también del proyecto para reparar el daño que ocasiona su construcción no están avalados. La MIA no es un documento engorroso que se otorga a todos los proyectos de infraestructura. Sin viabilidad ambiental, no hay MIA y sin MIA no debe haber obra de infraestructura. Es así de sencillo.

Pero el presidente buscó darle la vuelta a este trámite con la publicación de su decreto que cataloga a ciertas obras como prioritarias y para ellas hay “fast track” o documentación provisional. ¿Qué pasa si ahora la MIA es negada porque se determina que el Tren Maya es un proyecto que no logra ni prevenir, ni mitigar, ni restaurar los daños al ambiente? Los 300 mil árboles ya fueron talados. ¿Cómo van a reparar ese daño que causaron con el permiso provisional?

Las respuestas del gobierno hasta ahora son de espanto. Lejos de calmar las legítimas preocupaciones sobre el impacto ambiental del Tren, las enardecen.

El Coordinador de Comunicación Social de la presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, subió un video en Twitter de otro desarrollo turístico en la zona, de Xcaret, con el siguiente mensaje “La devastación por el Gpo. Xcaret en el parque Xibalbá, Yuc. es un ecocidio. La empresa perforó cenotes, desvío ríos subterráneos y creó canales artificiales. Lástima q esa destrucción no la vean los ambientalistas q protestan vs el Tren Maya. No al desarrollo turístico depredador.”

En el mismo sentido, la Secretaria del Medio Ambiente, María Luisa Albores, se presentó en la conferencia mañanera con un mapa para mostrar los avances en la construcción del Tren Maya y para defender la obra de los reclamos y preocupaciones medioambientales dijo que “solo es un cachito” en el que no se ha obtenido la MIA. Agregó que en esa zona hay muchas empresas que han construido grandes desarrollos sin estudios ambientales.

Supongamos que tanto Xcaret como otros desarrolladores de la zona en efecto causaron daños ambientales y lo hicieron sin los estudios requeridos, ¿eso es razón suficiente para justificar que el gobierno también pueda talar árboles y construir un Tren que afecte la zona?

El titular del Sistema Público de Radiodifusión de México, Jenaro Villamil, parece pensar que sí. Subió a redes el video de la secretaria Albores con el mismo mensaje: Grupo Xcaret nunca ha presentado una manifestación de impacto ambiental en sus proyectos en la zona.

¿Y? ¿Eso qué tiene que ver con que el Tren Maya se esté construyendo sin la MIA? Si otros desarrollos no cumplen con la normatividad, ellos son la autoridad encargada de hacerlos cumplir. Increíble que en lugar de encargarse de ser los primeros en hacer cumplir la ley, justifiquen que dañan el medio ambiente porque otros también lo hacen.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este martes que enfrentarán los amparos que se han presentado en contra de la construcción del tramo 5 del Tren Maya, tal como se hizo con en el AIFA, y acusó a que hay intereses económicos detrás de ellos.

“Se resolverá la lluvia de amparos como se resolvieron los del Aeropuerto Felipe Ángeles”, precisó el mandatario durante su rueda de prensa matutina desde Palacio Nacional.

López Obrador se refirió así a un nuevo amparo otorgado por un juez, esta vez a la asociación Defendiendo el Derecho de un Medio Ambiente Sano (DMAS), para que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) suspendan o paralicen cualquier acto que tenga como finalidad la continuación de la construcción del tramo 5 del proyecto Tren Maya.

La orden prohíbe que las obras relacionadas con el proyecto continúen con sus actividades ya sea de construcción, infraestructura, destrucción o remoción, en esta zona.

El mandatario acusó que quienes promueven esos amparos no son ejidatarios sino pseudoambientalistas. «Cada vez estoy más convencido de que son unos farsantes”, dijo, y adelantó que en breve se informará sobre Calica y Xcaret, que dijo, son los que realmente destruyen el ecosistema de la zona.

López Obrador defendió además el decreto que permite que se siga construyendo el Tren Maya sin que se tengan todos los permisos que la ley marca, tales como la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), pues dijo que es legal y está validado por la autoridad judicial.

«Es que el acuerdo lo suscribí porque tenemos que avanzar y ellos lo que quieren es que no hagamos nada. No me estoy chupando el dedo, si no emito el acuerdo, pues nos paran por completo, eso es lo que ellos quieren, a ellos no les importa que se quede inversión tirada, que es dinero del pueblo, yo tengo que cuidar eso, para eso me eligieron, para defender los intereses de pueblo», afirmó.

AMLO dijo que nadie quiere destruir el medioambiente; aseguró que desde hace muchos años su movimiento lucha por causas justas. «A lo mejor ellos sí, pero nosotros llevamos años luchando por la naturaleza, luchando por las causas justas, luchando por la justicia y ese acuerdo está validado por la autoridad judicial, por la Suprema Corte, es legal”, insistió.

Reiteró que los amparos están en el tramo que va de Cancún a Tulum, una de la zonas más turísticas en el país, afirmando que es justo ahí donde está el «dinero”. “Reto a los expertos, economistas, ambientalistas, ¿dónde hay más dinero, de toda la ruta, dónde está el dinero?”, cuestionó.

Reiteró que la obra se va a inaugurar en diciembre de 2023 y señaló que su deseo es que el tren de pasajeros regrese a México, tal como existe en otros países del mundo. Finalmente, expresó que la obra beneficiará a toda Centroamérica.

“Yo creo que en el caso de Guatemala, de todo Centroamérica se van a beneficiar con el tren. En Guatemala se va a modernizar la vía férrea y van a haber trenes nuevos del Istmo hasta Ciudad Hidalgo, que está en la frontera con Guatemala”, afirmó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó esta mañana la presentación de los avances del Tren Maya, una de las obras emblema de su administración, que defendió ante las críticas y señalamientos de afectar la flora y fauna de la zona, así como los cenotes y ríos subterráneos.

El mandatario reafirmó que el gobierno de México ha demostrado con hechos ser defensor del ambiente, de la justicia y de los derechos humanos: «lo mejor es hablar claro; dar toda la información para que la gente tenga todos los elementos y opine con información y se vaya formando una idea, un criterio sobre la importancia de este proyecto», subrayó.

El director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Javier May, recordó que el Tren Maya tendrá una extensión de mil 554 kilómetros. Tendrá 20 estaciones y 14 paraderos; ofrecerá servicio de transporte a turistas, pasajeros locales y de carga.

Dijo que los trenes serán híbridos, es decir, podrán usar diésel y energía eléctrica en 700 kilómetros de vía entre Mérida y Chetumal, aunque adelantó que se crearán las condiciones para que la vía sea electrificada en su totalidad. «Para el 2030 se estima la mitigación de 392 mil toneladas de dióxido de carbono por el uso del tren en lugar de los automotores”, apuntó.

También dijo que a partir del diálogo, ya se tiene el derecho de vía de los mil 554 kilómetros a través de la realización de 380 asambleas con 39 mil 779 ejidatarios y 2 mil 749 acuerdos con propietarios individuales de predios.

Por su parte la secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores González, detalló que, a través del programa Sembrando Vida, a la fecha se han reforestado 450 mil 216 hectáreas con 450 millones de árboles maderables y frutales en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

Desde 2019, la ruta del Tren Maya registra 142 mil 852 hectáreas reforestadas y 142 millones de árboles sembrados, e indicó que el proyecto ferroviario tendrá el mayor número de pasos de fauna; al día de hoy suman 269 desarrollados.

También se informó sobre el salvamento arqueológico en la región, que según el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, se lleva a cabo la más importante investigación en la materia, la cual incluye la intervención de más de 3 mil vestigios y 500 mil tiestos de cerámica, entre las que destacan vasijas con escritura antigua; pinturas rupestres y templos.

Además, pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) había asegurado que el Tren Maya, en su totalidad de tramos, contaba con todos los permisos de impacto ambiental, el general Gustavo Vallejo Suárez, ingeniero residente general de la SEDENA y encargado de los tres tramos que tienen del Tren Maya, reconoció que Tramo 5, que ha sido el que mayor señalamientos ha provocado por parte de ambientalistas, no cuenta con la Manifestación de Impacto Ambiental que la ley exige, sino que apenas se encuentra en elaboración.

El general dijo que la SEDENA reafirmaba su responsabilidad institucional con el medio ambiente, mediante acciones concretas para el cuidado y preservación de la flora y fauna y demás recursos naturales en los tramos que tienen a su cargo, por lo que adelantó que hay trabajos coordinados entre los tres niveles de gobierno, para dar cumplimiento a la normatividad en materia ambiental.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que las obras del Tren Maya concluirán a finales de 2023 a pesar de los amparos interpuestos, algunos de los cuales están provocando suspensiones temporales en la construcción.

«Piensan que porque tenemos el tiempo encima nos van a poner contra la pared, pues no, vamos a pedir a los jueces que nos resuelvan lo más pronto posible», dijo el mandatario durante su conferencia de prensa matutina. «No nos rendimos a la primera», añadió.

Y es que ayer, un juzgado otorgó, debido a riesgos por derrumbe de acuíferos, cenotes y ríos subterráneos, una nueva suspensión provisional contra las obras del tramo 5 del Tren Maya, que irá de Cancún a Tulum.

Esta obra insignia de la administración federal, ya contaba, al menos, con otra suspensión, otorgada el 18 de abril a un grupo de espeleólogos.

«El tren no va a afectar cenotes» ni tampoco ríos subterráneos, reiteró López Obrador, para luego añadir que «esa es una invención».

Además, el presidente insistió en su planteamiento de que las personas que están en contra de la construcción del Tren Maya defienden intereses ocultos. Incluso dijo que podrían ser de organizaciones financiadas por empresarios o por el propio gobierno de Estados Unidos.

«Hay una serie de intereses que no quieren que avancemos en la construcción del Tren Maya. No son los ejidatarios de esta zona, son intereses aquí, donde hay más dinero (…) son de organizaciones, algunas financiadas por empresarios, otras ncluso finan de Estados Unidos, un poco lo que pasó con el aeropuerto Felipe Ángeles».

Dijo que los amparos y trabas que se presentan provienen de los que quisieran que le fuera mal a su gobierno, «del bloque conservador».

El Tren Maya es un proyecto prioritario para López Obrador que, con una inversión de alrededor de 200,000 millones de pesos, y plantea construir cerca de 1,554 kilómetros de vía férrea en cinco estados del sureste del país: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La obra no ha estado exenta de polémica y ha sido criticada por algunas ONG y colectivos indígenas de la zona debido a su impacto ambiental en la región, la que más ha llamado la atención en las últimas semanas es la campaña #SelvaMeDelTren, en la que participan distintos artistas, líderes de opinión y ambientalistas.

A inicios de semana, se canceló una reunión que AMLO había aceptado con integrantes de dicho colectivo.

Activistas, ambientalistas, artistas y académicos agrupados en la campaña #SelvaMeDelTren, que se oponen a la construcción del Tramo 5 del Tren Maya, aceptaron este miércoles la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLL) para dialogar sobre la obra que consideran que impactará el medioambiente.

«Agradecemos su interés y su invitación para dialogar sobre el Tramo 5 del Tren Maya. Como lo hemos señalado nosotros no tenemos otro interés más que la defensa de la selva, la conservación del acuífero maya, sus ríos y sus cuevas; así como el mejor desarrollo de la región. Estamos ciertos que coincidimos con usted en dichos fines», expusieron los involucrados en un comunicado en redes sociales.

Sin embargo, la propuesta no fue aceptada en los términos que el presidente expuso. Indicaron que para sentarse a conversar, esperaban al mandatario en la zona de construcción del tramo 5, que va de Playa del Carmen a Tulum. Ellos no viajarían a la Ciudad de México para presentarse en Palacio Nacional.

Recordemos que el mes pasado, famosos como Eugenio Derbez, Kate del Castillo, Natalia Lafourcade, Omar Chaparro, Ana Claudia Talancón, Rubén Albarrán y Bárbara Mori se manifestaron en contra del proyecto, difundiendo videos en redes sociales con el hashtag #SelvaMeDelTren.

El Tren Maya es un proyecto prioritario para López Obrador que, con una inversión de alrededor de 200 mil millones de pesos, plantea construir cerca de 1,554 kilómetros de vía férrea en cinco estados del sureste del país: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La obra se ha visto envuelta en la polémica y ha sido criticada por algunas ONG y colectivos indígenas de la zona debido al impacto ambiental que dejará en la región.

López Obrador dijo esta mañana que sería buena idea reunirse con los activistas y artistas que formaron parte de la campaña, para poderles explicar los detalles del proyecto.

«Los voy a invitar a ver si platicamos (para) ver cuáles son sus dudas y se las aclaro, a ver si aceptan y platicamos, porque es desconocimiento, no es mala fe. No creo que les hayan pagado, yo creo que se creyeron lo de la destrucción», expuso López Obrador en su conferencia mautina.

En respuesta, los activistas y artistas señalaron: «Venga a conversar a la zona de construcción del Tramo 5, con alguno de los expertos y comunidades locales de la zona», pues esto implicaría que constate el impacto que las obras están teniendo.

Ayer, López Obrador cuestionó el fallo de un juez que suspendió de forma provisional el tramo 5 del Tren Maya y dijo que, aunque no habían sido notificados, era claro que hay una abierta «una campaña contra el Tren Maya, financiada por organismos internacionales y empresarios».

La campaña #SélvaMeDelTren surgió luego a la modificación del Tramo 5 del tren, que, según denuncian, destruiría el sistema de ríos subterráneos más grande del mundo y con ellos flora y fauna. Además, señalan que los cambios se hicieron sin consultar a la ciudadanía ni realizar los respectivos estudios de impacto ambiental.

Un juez de Yucatán concedió la suspensión provisional de la construcción del tramo 5 del Tren Maya, que correrá entre Playa del Carmen y Tulum, al considerar que dicho proyecto no cuenta con la autorización de impacto ambiental.

«Si bien la sociedad tiene interés en que se construyan vías de comunicación para el servicio público, lo cierto es que también está interesada en que eso se haga conforme a las disposiciones legales que en materia ambiental prevé el derecho mexicano”, indicó el juez en respuesta a un amparo que un grupo de buzos de la zona presentaron el mes pasado.

Es la primera vez que un juez se pronuncia sobre el tramo 5 del Tren Maya, que ha generado gran polémica debido a los cambios que se han hecho en su trazo y que el actual afectaría la zona selvática ya que pasa por áreas de vegetación y por encima de ríos subterráneos, incluidos cenotes.

Los cambios en este tramo ha originado las denuncias de diversos grupos ambientalistas, especialmente la campaña #SelvameDelTren, en la que diversas figuras públicas, como Eugenio Derbez, Natalia Lafourcade o Kate del Castillo denuncian el ecocidio que generaría el Tren.

Hace unos días, el presidente López Obrador aseguró en su conferencia matutina que todo el Tren Maya incluido el tramo 5, contaba con todas las autorizaciones necesarias para poder avanzar en su construcción. Además, recordó el decreto emitido a finales del año pasado, por el que las obras de infraestructura estrella de su administración se catalogan como de seguridad nacional, lo que les permite trabajar en ellas pese a no contar con todos los requisitos que la ley marca.

En su conferencia matutina de hoy, el mandatario fue consultado sobre la suspensión concedida y dijo que el gobierno no ha sido notificado de dicha suspensión, aunque lanzó sus ya conocidas críticas de que detrás de este tipo de decisiones hay política y no justicia.

“Todavía no hay una notificación oficial, no sabemos de qué se trata. Solo lo que ya es de dominio público, hay con propósitos políticos, no ambientalistas, una campaña contra el Tren Maya, financiada por organismos internacionales y empresarios», manifestó.

Añadió que si bien cada quien puede pensar con absoluta libertad, será el Poder Judicial quien resuelva sobre el tema, y enfatizó que «el tren va”.

Insistió en que el tramo 5 del Tren Maya no afecta ningún cenote, ni ríos subterráneo, y argumentó que los jueces que antes callaron, ahora «solo ve escritos» y no lo que sucede en el terreno.

Foto: Twitter @gchristy65

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió este lunes en que los proyectos de desarrollo e infraestructura de su gobierno se guían por una política de sustentabilidad y cuidado ambiental, esto en referencia al Tren Maya y a las críticas que se hacen a su construcción.

Indicó que el Tren Maya, por ejemplo, incluye la creación de parques y áreas naturales protegidas como el Parque Nacional del Jaguar, en Tulum, Quintana Roo; la ampliación de la reserva natural de Calakmul con alrededor de 10 mil hectáreas y el parque natural de Uxmal, terreno rescatado de 2 mil 500 hectáreas, además de la reforestación en la zona.

«Bueno, primero, les voy a repetir, porque fue oportuno y a pesar de estar hecho de manera espontánea, sin actores, sin artistas, la gente da a conocer lo que piensa del Tren Maya. Pero estoy hablando de una comunidad en donde están los cenotes que supuestamente el Tren Maya va a destruir, esto fue la campaña que iniciaron, al día siguiente que inauguramos el aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ la echaron a andar con artistas los que están en contra de la transformación y la misma gente sale a la defensa», dijo AMLO al tiempo que proyectó un video.

En seguida, mostró otro video de lo que calificó como «la destrucción» que ha habido lamentablemente en la zona desde hace muchos años, y por la que nunca los ambientalistas habían protestado.

Se refirió una vez más quienes están detrás del Tren Maya como seudoambientalistas, que dijo, son vividores que están al servicio de grupos de intereses creados. Incluso reveló que hay organizaciones de ambientalistas que están financiadas por el gobierno de Estados Unidos.

«Y es casualidad, pero resulta que empezamos a decidir sobre una empresa que se lleva materiales de esa zona a Estados Unidos, una empresa constructora muy famosa, yo creo que es la empresa constructora más fuerte en Estados Unidos, que tenía un banco, tiene, nada más que ya no se le permite extraer material, les dieron permiso para eso, y están causando un gran daño y es contra el Tren Maya, no contra la empresa, y así en muchos casos», añadió AMLO.

Durante su conferencia aseguró que el Tren Maya cuenta con todos los permisos ambientales necesarios, y ocupó el tema para decir que no es un tema de preocupación por el trazo y por la afectación al medio ambiente. «No es que le tengan amor a los cenotes, a la fauna, no, no, no; es un asunto político o politiquero. Mejor dicho, de intereses. Algunos de los que están oponiéndose ni siquiera conocen las comunidades. Es por interés y, para decirlo con toda claridad, por dinero o por oposición política, o porque están en contra de nosotros».

Fue en ese punto donde recordó el decreto que se emitió para «blindar» las obras del gobierno, pues reveló que al interior del mismo gobierno no solo hay lentitud, sino también hay oposición.

«En torno al Tren Maya ¿desde el interior le estaban metiendo el pie para que no avanzara?», se le preguntó al presidente, a lo que indicó que sí, tanto al interior del gobierno, como fuera de él.

Al respecto, el presidente López Obrador supervisó este fin de semana el inicio de la construcción de los tramos 6 y 7 del Tren Maya, y del nuevo aeropuerto de Tulum, obras a cargo de militares.

Según datos de la página oficial del Tren Maya, el tramo 6, que va de Tulum a Bacalar, tiene una extensión de 254 kilómetros, mientras que el tramo 7, que correrá de de Bacalar a Escárcega, comprende 287 kilómetros.

«El viernes y sábado visitamos cuatro campamentos de ingenieros militares que han iniciado la construcción de 550 kilómetros del Tren Maya y el nuevo aeropuerto de Tulum, Felipe Carrillo Puerto», apuntó López Obrador en un mensaje en redes sociales.

El mensaje estuvo acompañado de un video en el que el mandatario agradeció a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) «su profesionalismo y responsabilidad» en la ejecución de proyectos para la nación.

«Ustedes saben que estas obras (…) son en beneficio de nuestro pueblo, de nuestro querido México. No se trata de obras con fines de lucro, son obras verdaderamente públicas», dijo a los militares.

Al igual que el recién inaugurado Aeropuerto Internacional Félipe Ángeles, el Tren Maya es un proyecto prioritario para la administración de López Obrador con una inversión de alrededor de 200,000 millones de pesos para construir cerca de 1,554 kilómetros de ferrocarril en los cincos estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

En su mensaje, el mandatario precisó que el Tren Maya se construye para potenciar el turismo, el empleo y el desarrollo de la región sureste.

«Estos turistas que lleguen a disfrutar de las playas, de las bellezas del Caribe, del azul turquesa también se introduzcan a la región para disfrutar de la riqueza extraordinaria que tenemos los mexicanos como la riqueza arqueológica, los vestigios de las grandes civilizaciones, de las grandes culturas de Mesoamérica», destacó.

Explicó que el proyecto no representa deuda para el país porque se financia con presupuesto público resultado de no permitir la corrupción.

En su gira de trabajo de dos días el presidente sostuvo reuniones de evaluación con empresas a cargo de los tramos 1, 2 y 3 y ratificó su compromiso de entregar el Tren Maya en diciembre de 2023. Aemás, supervisó la ampliación del Aeropuerto Internacional de Chetumal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió este jueves en que el Tren Maya no va a afectar la zona por donde pasará, además de que insistió en que la mayoría de la gente, habitante de la zona, está a favor, desmintiendo así que haya una oposición generalizada al proyecto.

«La supuesta oposición en favor del medio ambiente, pues tiene que ver con el conservadurismo. No olviden que los conservadores, además de ser autoritarios y corruptos, su verdadera doctrina es la hipocresía, la doble moral.

Explicó que los ejidatarios de Carrillo Puerto por unanimidad aprobaron vender cerca de mil 200 hectáreas para el aeropuerto de Tulum, mientras que otro ejido en Playa del Carmen, todos aceptaron la construcción del Tren Maya, con el compromiso de que se conserven y respeten los cenotes.

López Obrador dijo que quienes protestan son los que está vinculados a intereses creados.

«Es dinero o es pensamiento conservador, retrógrada. No hay elementos, pero en una de esas son los mismos que han destruido el medio ambiente en esa región», dijo el mandatario.

Puso como ejemplo proyectos que se autorizaron en el pasado, como Calica, una empresa que extrae materiales o Xcaret, que hicieron ríos subterráneos afectando cenotes, para decir que dónde estaban las organizaciones que hoy alzan la voz, como Greenpeace

Acusó que este tipo de organizaciones, que se preocupan por la naturaleza, viven de administrar la destrucción del medio ambiente, «aunque parezca increíble».

Explicó que el Tren Maya no atravesará la selva como se ha hecho creer, indicó que corre por la zona de acahuales.

«No van a prosperar porque el pueblo es mucha pieza y ellos piensan que es el tiempo de antes. ‘A ver, convocamos a 10 artistas famosos y decimos que se está destruyendo la selva y no al Tren Maya, y ya con eso paramos la obra, y si eso lo apoyamos en campañas de medios de información de la mayoría de los medios conservadores y de periodistas famosos», dijo AMLO al dar paso a un video que más tarde compartió en sus redes sociales.

Eso sirvió para que López Obrador insistiera en que detrás de las manifestaciones en contra del Tren Maya hay intereses de particulares, pues el proyecto tiene el apoyo del pueblo. Por eso indicó, se va a continuar con la obra.

Además, el mandatario afirmó que se tienen todos los permisos necesarios, incluidos los de impacto ambiental, para todo el proyecto.

«Y no sólo son los permisos, es una convicción. Nosotros no vamos a destruir la selva, no somos iguales. Ya lo he dicho en otras ocasiones, yo me crie en el campo, yo sé lo que significa proteger la naturaleza y lo vamos a seguir haciendo toda la vida», añadió.

También destacó que en toda la ruta por done pasará el Tren Maya se están sembrando árboles frutales, maderables, como nunca.

Indicó que no hay en el mundo un programa de reforestación como el que se está aplicando en México, como parte del programa Sembrando Vida. Aseguró que la inversión que se está haciendo es de mil 500 millones de dólares al año, lo que no se compara con las tareas de reforestación enEstados Unidos, Francia, Rusia o China.

«Tengan, para que aprendan», dijo luego del video que demostraba el supuesto apoyo de diversos ciudadanos y autoridades de la zona al Tren Maya.

Incluso dijo que para que les diera más coraje a los conservadores, propondría que el nuevo aeropuerto de Tulum lleve el nombre de Felipe Carrillo Puerto, que recordó, fue quien defendió a los mayas en contra de los aristócratas hacendados de la época.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó este miércoles la nueva campaña en contra del Tren Maya, en el que participan activistas, actrices, actores y cantantes.

“Convencen o contratan a ambientalistas supuestamente preocupados por la defensa del medioambiente y empiezan una campaña en contra del Tren Maya”, acusó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

Y es que ayer, una serie de videos fueron difundidos en redes sociales donde famosos como Eugenio Derbez, Kate del Castillo, Natalia Lafourcade, Omar Chaparro, Ana Claudia Talancón, Rubén Albarrán, Bárbara Mori y Omar Chaparro se unieron a la campaña «Sélvame Del Tren».

Dicha campaña surgió debido a la modificación del Tramo 5 Sur del tren, mismo que, según lo expresado en los videos de denuncia, destruiría el sistema de ríos subterráneos más grande del mundo y con ellos flora y fauna.

Además, acusaron que los cambios se hicieron sin consultar a la ciudadanía ni realizar los respectivos estudios de impacto.

Al respecto, López Obrador respondió asegurando que se está reforestando como nunca; dijo que se están sembrando árboles equivalentes a 200,000 hectáreas, justificando que la brecha que se está abriendo para un tramo de 50 kilómetros es el equivalente a 100 hectáreas.

Además exaltó que se están creando en el sureste tres parques de 18,000 hectáreas a modo de reservas naturales.

Recordó que ayer se declaró como zona de reserva natural al lago de Texcoco y cuestionó que quienes ahora atacan el proyecto del Tren Maya no se pronunciaron en su momento en contra de la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), que estaba planeado en la zona y que finalmente se logró cancelar.

“¿Cuándo estos artistas, pseudoambientalistas, se pronunciaron por la destrucción que se iba a llevar a cabo del Lago de Texcoco. Estamos hablando del lago con más historia que es el origen de México Tenochtitlan, ¿cuándo dijeron algo? Nunca, nada”, insistió.

Reprochó que tampoco se pronunciaron durante el periodo neoliberal que los gobiernos entregaron el 60% del territorio nacional para explotación minera. Aseguró que es una campaña en contra “porque son muy conservadores, muy fifís”.

El empresario Daniel Chávez Morán, fundador de Grupo Vidanta, emitió un comunicado luego de varios días de silencio, a raíz de la polémica que se generó al saber que el hijo del presidente, José Ramón López Beltrán, trabaja en una empresa de sus hijos, misma que le ayudó a tramitar su visa de trabajo en Estados Unidos.

El comunicado, conformado por ocho puntos, afirma que el Tren Maya será una extraordinaria herramienta que se convertirá en una «locomotora de desarrollo» para todo el país, en especial para el sureste de México. Sin embargo, asegura que su función como Supervisor Honorario de Avance del Tren Maya, no tiene relación de ningún tipo con temas del proyecto como tal, trazo, o administración.

«Mi labor consiste únicamente en tener una revisión y medición fidedigna de los avances de obra», asegura el empresario, a la vez que señala que ni Grupo Vidanta, él o su familia tienen relación comercial o de trabajo de ningún tipo con cualquier nivel de gobierno o funcionarios públicos.

En su comunicado, también señala que Grupo Vidanta no ha solicitado ni recibido concesión alguna de parte del actual gobierno. Señala que todas las concesiones de playa y uso que tiene su empresa fueron obtenidas en administraciones anteriores. Precisa que solo se han ido actualizando y renovando, tal y como lo marca la norma, a excepción de un título de concesión, dada en abril de 2021.

Respecto a las 2,000 hectáreas donadas en Puerto Peñasco, Sonora, para que la CFE construya el octavo parque solar mas grande del mundo, Daniel Chávez señaló que Grupo Vidanta no participará de forma alguna en el proyecto. También desmintió que tengan la intención de invertir en Islas Marías y que Vidanta Cruises tenga planeado llegar a Islas Marías o a un supuesto e imaginario «Nuevo Cancún» en Riviera Nayarit.

Finaliza su comunicado advirtiendo que podrían recurrir a su derecho de denunciar por la vía legal, a toda persona cuyas falsas suposiciones o mentiras, causen daño moral o económico a él, su familia o a sus empresas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) justificó este martes los cambios en la dirección del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), organismo encargado de la construcción del Tren Maya, y reafirmó que la obra será inaugurada a finales de 2023.

Recordemos que la semana pasada, López Obrador anunció que Javier May, entonces titular de la Secretaría de Bienestar, tomaría las riendas del Fonatur, que hasta entonces venía dirigiendo Rogelio Jiménez Pons.

«Es que necesitamos terminar estas obras y necesitamos responsables que estén comprometidos por entero y que no se detengan ante nada y que se apliquen a fondo», explicó López Obrador sobre su decisión de poner a May al frente de Fonatur.

Aunque en un principio no dio nombres, dijo que para poder llevar a cabo una obra se requiere un mando y se requiere una supervisión permanente, constante. «Y si hablamos de la obra de transformación, que es algo de mayores dimensiones, no vamos a estar considerando que son nuestros amigos o nuestros familiares o nuestros compañeros, pero resulta que no dan resultados», agregó.

El mandatario recalcó que, pese a que lamentaba la situación, «por encima de todo está el interés superior, el interés del pueblo y de la nación».

«O sea podemos querer mucho a una persona pero si esta persona no se aplica, no se entusiasma, no tiene las convicciones suficientes, no internaliza de que estamos viviendo un tiempo histórico (…) pues entonces no está entendiendo de que una transformación es un cambio profundo», enfatizó.

Dijo que «no es solo este factor», pero «sí influye mucho» este tipo de pensamiento, y como ejemplo puso el del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que tiene un encargado que está «ahí día y noche», lo que permitirá que se inaugure en dos meses.

López Obrador se mostró confiado en que pese a los «obstáculos» y «a pesar de los pesares» se logrará inaugurar el Tren Maya en diciembre de 2023.

El cambio ocurre mientras el Tren Maya, una obra prioritaria de López Obrador, con una inversión de alrededor de más 200,000 millones de pesos, afronta retrasos por recursos legales presentados por pueblos originarios, burocracia e inestabilidad en el terreno.

El presidente López Obrador aseguró que “llueve, truene o relampaguee”, el Tren Maya, uno de sus proyectos insignia, estará listo como transporte para turistas, pasajeros y carga a finales de 2023.

“Lo podemos terminar antes de que concluya nuestro gobierno. (…) Lo que queremos es terminarlo con anticipación para operarlo, dejarlo operando. No entregarlo 15 días antes de que terminemos, sino poder operarlo desde finales del año próximo”, remarcó.

López Obrador afirmó que las empresas encargadas de construir el Tren están comprometidas a cumplir en tiempo y adelantó que en julio del siguiente año comenzará la recepción de trenes; para ese momento tienen que estar concluidos los mil 500 kilómetros de vías férreas, dijo.

Destacó que las expropiaciones de terrenos que recientemente se llevaron a cabo en Quintana Roo fueron concertadas con los propietarios, por lo que agradeció su colaboración para concretar el proyecto. En ese sentido dijo que la gente está “contentísima” con el proyecto.

Reportó un buen avance en los cuatro tramos más grandes de la obra, los cuales están a cargo de las empresas: Mota Engil, Grupo Carso, Grupo INDI e ICA. Recordó que a Grupo México y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) corresponde la ejecución de Escárcega a Tulum, por lo que se reforzarán los trabajos cuando los ingenieros militares concluyan el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles.

Sin embargo, reconoció dificultades en el tramo de Cancún a Tulum “porque hay mucho tráfico en esta carretera y estamos buscando no afectar o afectar lo menos posible con la obra”. Reveló que se estuvieron contemplando diversas alternativas, como hacer un tramo elevado o rediseñar la ruta, aunque dijo, elevaba los costos o aumentaba el tiempo de construcción.

“No es una obra del gobierno, es una obra de México y los empresarios así lo conciben, la gente está contentísima (…) la gente quiere el tren, va a ayudar mucho a todo el desarrollo del sureste, es una gran obra”, expresó el presidente.

El Tren Maya, una de las obras insignia del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), lleva un retraso de al menos cinco meses debido a la burocracia existente y a fallas geológicas, según reveló este viernes el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons.

“Esos trámites nos han complicado cinco meses de retrasos. El burocratismo de Semarnat, Sedatu y Conagua han retrasado el avance», explicó Jiménez Pons durante una visita de trabajo a las obras en entrevista con la agencia Efe.

Otro factor de retraso se ha dado durante los trabajos en el subsuelo, pues se han tenido que nivelar varios tramos entre tres y seis metros, pues a consecuencia del cambio climático se detectaron irregularidades en los terrenos. “Es increíble ver que en las fallas geológicas de suelo hay una diferencia de hasta seis metros entre el terraplén y las viejas vías”, subrayó Jiménez Pons.

El Tren Maya, que debería estar listo para finales de 2023, es un proyecto prioritario de López Obrador con una inversión de alrededor de 200,000 millones de pesos para construir cerca de 1,554 kilómetros en los cincos estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

A finales de octubre, Jiménez Pons informó al Senado que el costo de la obra había crecido en 60,000 millones de pesos debido al aumento de tramos de doble vía, su electrificación y a un mayor número de estaciones.

La información llega luego de que el pasado lunes, el gobierno federal publicara en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el cuerdo «en relación con los proyectos y obras del Gobierno de México considerados de interés público y seguridad nacional, así como prioritarios y estratégicos para el desarrollo nacional».

El presidente ha defendido dicho acuerdo para que las obras no sean detenidas por obras o falta de permisos.

La Semarnat y la Sedatu, dependencias federales que han dado acompañamiento a las trabajos en 15 áreas naturales protegidas por donde pasa el Tren Maya, han realizado observaciones al proyecto en materia de impacto ambiental y a la fecha aún tienen pendientes la liberación de vías en el tramo 1 y 2.

En este sentido, Adrián Montemayor, gerente de prensa de Fonatur, confió en que los organismos responsables de las autorizaciones en materia ambiental den “luz verde” a principios del 2022 y con ello inicie la fase 2 de las obras con el tendido de durmientes y rieles.

La consultora británica Oxford Business Group (OBG) destacó este jueves el «impacto económico positivo» de las mayores obras de infraestructura del actual gobierno federal, entre los que se encuentran la refinería de Dos Bocas en Tabasco, el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía, Estado de México, así como el Tren Maya.

«Las inversiones en infraestructura y tecnología que planea México tienen el potencial de acelerar el crecimiento económico en estas dos áreas cuya actividad se vio ralentizada debido a la crisis», aseguró Harry Van Schaick, editor regional de OBG en América Latina.

La firma lanzó el informe «Covid-19 response report» sobre la economía de México, que tuvo una contracción histórica de 8.2% del PIB en 2020 por la crisis de la pandemia del COVID-19, que ha dejado en nuestro país casi 2.7 millones de contagios y más de 237,000 muertes.

El reporte consideró clave el ritmo de vacunación para la recuperación económica de México, pero también la capacidad de abordar sus «vulnerabilidades y desigualdades estructurales».

Aunque la refinería, el aeropuerto y el Tren Maya han despertado críticas de la oposición y activistas, principalmente por su impacto ambiental y concentración desproporcionada del presupuesto público, OBG destacó su potencial.

«La inversión público-privada en estos proyectos contribuirá a la integración de la región en las cadenas de valor globales y a la reducción de las diferencias regionales», indicó la firma, que también mencionó el Corredor Transístmico del sureste que se desarrolla.

El documento además enunció las «políticas fiscales caracterizadas por su austeridad» y el haber mantenido «una economía abierta durante la pandemia» para conservar la actividad económica en áreas fundamentales como el turismo, la manufactura y el comercio exterior.

Fue justo la apertura lo que permitió que nuestro país se convirtiera en el tercer país más visitado del mundo en medio de la pandemia, recordó la consultora.

El informe también observó una recuperación de la industria automotriz, el principal sector de la manufactura de México, que «será también muy importante para la salud a largo plazo del sector manufacturero y de la economía en general».

«La digitalización en varios sectores, tal como el sector energético y bancario, pueden corregir vulnerabilidades estructurales en el país y aprovechar nuevas tendencias económicas globales», añadió Van Schaick.

Justo esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió el ambiente de inversión en medio de reclamos de empresarios mexicanos y congresistas estadounidenses para garantizar certeza en medio del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El mandatario presumió del nuevo pronóstico de crecimiento del banco BBVA, que este miércoles elevó a 6.3% su estimación de aumento del PIB para 2021, en línea con organismos como el Banco de México, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“El decir que hay problemas, que hay desconfianza en la inversión, es un discurso que tiene que ver más con la politiquería, con los que no están de acuerdo con nosotros, con la oposición”, sostuvo AMLO.

López Obrador afirmó que va muy bien la economía en el país, indicando que «nos estamos recuperando». Para justificar sus dichos, mencionó la recuperación de empleos perdidos por la pandemia, que dijo, se está muy cerca de volver a niveles precios a la pandemia en cuanto a número de trabajadores inscritos en el Seguro Social.