El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló este viernes con la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, y el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, durante poco más de media hora, confirmó La Casa Blanca, mientras Turquía amenazó con bloquear la adhesión de estos dos países a la OTAN.

El presidente finlandés dijo en Twitter que había «explicado los próximos pasos de Finlandia para unirse» a la organización de defensa transatlántica y agregó que su país estaba «profundamente agradecido con Estados Unidos por su necesario apoyo».

Sin embargo, Turquía amenazó con impedir que Suecia y Finlandia se unan a la Alianza Atlántica, que solo puede admitir a un nuevo miembro con el voto unánime de sus integrantes.

La actitud turca basta para enfriar el proceso de adhesión de las dos naciones nórdicas, respaldado hasta ahora por la mayoría de los miembros de la OTAN, incluido Estados Unidos, y por el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, quien dijo estar listo para recibirlas «con los brazos abiertos».

Tras décadas sin alianzas militares, Helsinki y Estocolmo, ambas no alineadas, anunciaron oficialmente su candidatura a la OTAN, consecuencia directa de la invasión rusa a Ucrania.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, reiteró el jueves que Washington apoyaría una solicitud de membresía de Suecia y Finlandia.
«Incluso sin que sean miembros de la OTAN, nuestros ejércitos han estado trabajando juntos durante años. Estamos seguros de encontrar formas (…) de abordar cualquier inquietud que estos dos países puedan tener» en el período anterior a la admisión oficial, señaló la vocera.

Ayer, el presidente y la primera ministra de Finlandia dijeron estar a favor a una adhesión «sin demora» a la alianza, lo que era el primer paso para iniciar dicho proceso. Ahora deben oficializar la candidatura del país este domingo tras una reunión del consejo de gobierno.

El mismo día, el partido socialdemócrata sueco debe pronunciarse sobre la candidatura de su país. Su apoyo levantaría el último obstáculo significativo del lado de Estocolmo.

Sin expresar una recomendación formal, un informe elaborado por el gobierno con todos los partidos en el Parlamento se pronunció a favor de una candidatura sueca. «La pertenencia de Suecia a la OTAN (…) tendría un efecto disuasorio», concluye el documento de 40 páginas.

El Kremlin ya ha expresado también su rechazo a cualquier «ampliación de la OTAN». Y aunque Moscú amenazó a Finlandia y Suecia con «consecuencias» en caso de adhesión, el informe considera muy improbable un ataque armado, pero reconoce que «no se pueden descartar» las «provocaciones» y las «represalias» rusas.

Antes de la guerra en Ucrania, el debate en Finlandia y Suecia sobre su adhesión a la OTAN estaba estancado. Pero todo cambió con la invasión rusa. Ambos países buscan ahora una mejor protección militar.

La mitad de los suecos están a favor de la adhesión, según las últimas encuestas. Y dos tercios serían favorables si Finlandia se une también. Más de tres cuartos de los finlandeses quieren contar con la protección de la OTAN.

Ver a los dos países hasta ahora no alineados unirse a la OTAN, y en particular Finlandia con su frontera de 1,300 kilómetros con Rusia, sería un revés estratégico y simbólico para Moscú, según analistas.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario