China no puede aceptar el plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para retomar la segunda fase del estudio sobre los orígenes del COVID-19, afirmó el jueves un alto funcionario chino.

Zeng Yixin, viceministro de la Comisión Nacional de Salud, dijo que estaba «un tanto sorprendido» de que el plan incluya una mayor investigación de la hipótesis de que el virus pudo haberse filtrado de un laboratorio chino.

Dijo que la idea de la filtración es un rumor contrario al sentido común y la ciencia. «Es imposible para nosotros aceptar semejante plan del rastreo de los orígenes», dijo en una conferencia de prensa convocada para responder al tema de los orígenes del COVID-19.

La búsqueda del lugar de origen del virus se ha convertido en un asunto diplomático que ha acentuado el deterioro de las relaciones chinas con Estados Unidos y muchos de sus aliados. Washington y otros dicen que China no ha sido transparente acerca de lo que sucedió en los primeros días de la pandemia. China ha respondido que sus críticos tratan de echarle la culpa de la pandemia y politizar un asunto de carácter científico.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció la semana pasada que se dio un «impulso prematuro» al descartar la hipótesis de que el virus pudo haberse originado en un laboratorio del gobierno chino en Wuhan, la ciudad donde se detectó por primera vez el virus a finales de 2019.

La mayoría de los expertos consideran que la filtración no es la causa probable. La cuestión es si es una posibilidad tan remota que conviene descartarla o si merece un estudio más profundo.

La primera fase, meses atrás, estuvo a cargo de un equipo internacional de científicos que fueron a Wuhan a trabajar con sus colegas chinos. Se les acusó de ceder a los reclamos de la parte china al indicar que era innecesario seguir estudiando el asunto.

Zeng dijo que el laboratorio de Wuhan no tiene virus capaces de infectar directamente a seres humanos y destacó la conclusión del equipo de la OMS, de que la filtración era altamente improbable. Añadió que eran falsas las conjeturas de que el personal y estudiantes de posgrado en el laboratorio se habían contagiado accidentalmente y trasmitido el virus a la ciudad.

Yuan Zhiming, director del laboratorio de bioseguridad del Instituto de Virología de Wuhan, dijo que no habían almacenado ni estudiado el nuevo coronavirus antes del brote. «Quiero subrayar que… el Instituto de Virología de Wuhan nunca diseñó, fabricó ni filtró el nuevo coronavirus», dijo.

El equipo de la OMS llegó a la conclusión de que el virus probablemente pasó de animales a seres humanos, quizá de murciélagos a un animal intermedio. Los expertos visitaron mercados de Wuhan que vendían animales vivos y recomendaron un mayor estudio de los criaderos que abastecían los mercados.

«En el próximo paso, creo que el rastreo de los animales debería ser la orientación prioritaria. Es el campo más valioso para nuestros esfuerzos», dijo Liang Wannian, jefe de la parte china, en la conferencia de prensa de este jueves.

Tedros dijo la semana pasada que esperaba una mayor cooperación y acceso a los datos por parte de China. «Pedimos a China que sea transparente, abierta y que coopere sobre todo en la información, en los datos no procesados que pedimos en los primeros días de la pandemia.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario